post

GP Estados Unidos: Hamilton se queda con la miel en los labios en una carrera épica.

El inglés necesita 5 puntos, ser séptimo como mínimo en México para ganar su quinto título tras una carrera loca ganada por Raikkonen. Kimi volvió a ganar 115 Grandes Premios después, seguido de Verstappen y Hamilton, con Vettel cuarto tras enmendar otro fallo garrafal.

El rey tendrá que esperar. Hamilton no pudo coronarse el domingo como pentacampeón del mundo de F1 después de una carrera épica con una enorme tensión hasta la última vuelta. Raikkonen volvió a ganar 115 Grandes Premios después, pero su alegría quedó en un segundo plano debido a la pugna por el título.

El triunfo del finlandés de Ferrari, la tercera posición de Hamilton y la cuarta de un Vettel que se salvó por los pelos, hizo que el británico se quedara con la miel en los labios por muy poco. El teutón consiguió así posponer la celebración de Lewis una semana más, hasta México, donde Hamilton lo tiene todo para finiquitar el trabajo que no pudo culminar en Austin. El de Stevenage necesita tan solo 5 puntos, es decir, ser séptimo en el Autódromo Hermanos Rodríguez si Vettel gana la próxima semana para coronarse de nuevo.

Haciendo honor a los Estados Unidos, grandes amantes y productores de espectáculo, la cita norteamericana empezó con ‘show’ y un nuevo drama para Vettel. Justo antes, las cosas parecían pintar bien para Ferrari, con Raikkonen pasando en la primera curva a Hamilton, pero el germano pudo tirar por la borda el trabajo del finlandés con su enésimo error del año. El teutón, que salía quinto por una penalización que pudo evitar, volvía a ser víctima de la presión y la ansiedad. Primero, se salió en la primera curva para evitar un toque con Ricciardo. Pudo volver a pista y, como le pasó en Japón con Verstappen, volvió a precipitarse al adelantar por el interior al australiano. Toque con el de Red Bull y nuevo trompo con el que bajaba a la 13ª plaza y el coche aparentemente tocado.

Sin embargo, se aferró a la enorme superioridad de su coche para colocarse quinto en pocas vueltas. En cabeza, Lewis quería ganar a lo grande y arriesgó al máximo con una estrategia a dos paradas, el único de los favoritos. Sufrió en su segundo stint con muchas ampollas en los neumáticos y ello le hizo perder la posición con Verstappen, pero al volver a entrar a boxes, empezó el ‘Hammer Time’.

Con neumáticos más frescos que el resto, Bottas le dejó pasar y Hamilton tenía en su mano ser campeón. Para ello necesitaba pasar al siempre correoso Max. Siempre es un riesgo, pero no para Lewis, que fue a por él. Pero no todo dependía de él. Necesitaba que Bottas defendiera la cuarta posición ante los ataques de un Vettel encendido que si pasaba al finlandés podía alargar la espera del rey inglés. Y para colmo, Verstappen estaba enganchado a Kimi en busca del triunfo. Así transcurrieron las últimas vueltas, con tres luchas paralelas que iban a afectar directamente al título.

Trepidante final en grupo. Espectacular. Todos a la espera de un desenlace impredecible. Todos estaban muy cerca, Hamilton de Verstappen, y Vettel de Bottas, con Raikkonen liderando la carrera con Max también pegado.

A dos vueltas del final, Hamilton puso fin a la tregua y fue al ataque. Derrapando en varias curvas en un magnífico baile con Verstappen , no pudo pasar a un holandés que volvió a demostrar su enorme clase. Y en la última vuelta, Vettel acabó con cualquier esperanza de ‘alirón’ de Lewis avanzando al escudero del británico, Bottas, que se pasó de frenada ante el acoso del teutón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *