Zverev se corona en el Masters Cup.

post

Con carácter, personalidad y determinación. Alexander Zverev se coronó el Domingo con el título en el Masters Cup, al derrotar al N° 1 del Ranking ATP Novak Djokovic por 6-4 y 6-3 en una hora y 20 minutos, sólo un día después de dejar fuera al cabeza de serie N° 2 Roger Federer también en dos sets.

El O2 los reunía por segunda vez en la misma semana. Y es que el Miércoles se enfrentaron en el segundo partido del Round Robin, con victoria cómoda para el serbio por 6-4 y 6-1. Pero esta vez, fue el alemán el que logró igualar el head to head (2-2), devolviéndole la moneda en la última ronda en Londres.

Zverev, que se confirma con 58 victorias como el jugador que más partidos ha ganado esta temporada (58-19), dejó el récord de Djokovic en 35-3 desde Wimbledon además de impedir que el serbio iguale a Federer con seis coronas en el Masters Cup.

Hubo intensidad desde el inicio del duelo. Zverev saltó a la pista rápida sin especular, sin esperar al error del rival, buscando hacer daño en la otra zona de la red en cada tiro. El segundo punto del encuentro, un intercambio de 29 golpes para el serbio, ya fue el preludio de lo que podría esperarse en los primeros minutos. Una lucha encarnizada en cada rally.

Sin concesiones de los servicios, Djokovic fijó un 79% de puntos ganados con su saque, mientras que el alemán -agresivo como durante toda la semana (promedia 22 golpes ganadores y el domingo hizo 20)- mejoró el porcentaje de su rival con un 83% hasta el 4-4.

Fue entonces cuando Zverev dio un paso adelante. Con 13 winners en el primer set supo contrarrestar la precisión de Djokovic desde el fondo para encontrar las líneas y así llegó el primer break del choque en su primera oportunidad. De esta manera, el germano terminó con una racha de 40 juegos consecutivos ganados con el servicio de su rival.

Con su saque, el alemán conectó 3 aces consecutivos (7 en total en el set) para anotarse la primera manga 6-4. Fue el primer set que concedió Djokovic en todo el torneo, que perseguía en ser el primer hombre en levantar el título en el Masters Cup sin ceder un parcial. El último en conseguirlo había sido precisamente el entrenador de Zverev, Ivan Lendl en 1986.

Zverev logró mantener la inercia del final del set anterior, y casi sin tiempo a que Djokovic encajara el golpe, se colocó 30-40. Obligó al serbio a trabajar por mantenerse con vida en el partido, pero el alemán aún fue capaz de trabajarse una nueva opción de break más que resolvió con una derecha paralela ganadora para convertir un nuevo break (1-0).

El cinco veces campeón en el Masters Cup parecía noqueado por primera vez en todo el torneo por un rival que estaba desplegando un juego descarado y suelto. Pero en apenas dos minutos, Djokovic respondió con su primer break, en la primera oportunidad que dispuso tras colocarse 15-40. Pero en el caos de los servicios, cuando los restos dominaron el duelo, Zverev volvió a quebrar para adelantarse (2-1).

Esta vez sí consolidó la ventaja (3-1), con un nivel de efectividad al servicio asombroso. A cada juego con su saque demostraba que el break anterior sólo había sido un espejismo (4-2). Djokovic renunció a decir la última palabra y contrarrestó una larga lista de 23 errores no forzados con actitud para seguir en el partido, sobre todo cuando entraba su primer servicio con un 79% de éxito (4-3).

Pero Zverev aún tuvo tiempo para fabricar dos opciones de break más, esta vez en forma de puntos de partido que sirvieron al alemán para caer rendido sobre la pista dura londinense. Después de que el serbio salvara el primero, un espectacular passing de revés le dio la victoria en el título más importante de su carrera.

Zverev alcanza su primera Final en Londres.

post

El alemán se impone al seis veces campeón Federer.

La última vez que un alemán había alcanzado la Final del Masters Cup, Alexander Zverev no había nacido. Sabía que el reto era harto complicado, pero el benjamín demostró por qué es el líder de su generación. El alemán de 21 años se impuso a su ídolo Roger Federer por 7-5 y 7-6 (5) en hora y 35 minutos y alcanzó así su primera Final del Masters Cup. El partido más importante de su carrera.

Sascha se convierte así en el primer alemán en alcanza el partido decisivo desde Boris Becker en 1996 en Hanover (p. ante Sampras). Hay que remontarse un año antes para ver a un alemán ganar el evento, precisamente Becker (en Frankfurt). El alemán, además, iguala el head to head con Federer, que queda en empate: 3-3.

Zverev es además el finalista más joven del Masters Cup desde Juan Martín del Potro en 2009 (p. ante Davydenko).

“Ante Roger tienes que ser agresivo”, reconoció Zverev. “Tienes que quitarle tiempo, porque de otra manera no va a perder el partido, especialmente uno importante en un torneo grande, si ya ha encontrado su ritmo. Eso fue lo que traté de hacer. Funcionó bien”, declaró el alemán, preparado antes de medir en la Final al N° 1 mundial y cinco veces campeón Novak Djokovic.

”Novak es el mejor jugador del mundo actualmente. Es muy complicado de batir. Apenas ha cedido un encuentro en los últimos seis meses. Está jugando un tenis increíble. Tienes que mostrar tu mejor nivel para tener alguna opción”.

El primer set fue frenético. Con tremendo respeto, ambos jugadores se centraron en su propio servicio durante los primeros compases, fortaleciéndose desde el ataque. Todo parecía indicar que el parcial se decidiría en la muerte súbita, pero Zverev tenía otra idea en mente. El alemán se hizo con la primera bola de break de todo el encuentro y no perdonó.

Una estadística resultó esclarecedora: Sascha se impuso en los intercambios cortos, los más prominentes del set. En los intercambios de menos de 5 golpes, Zverev fue superior a Federer (23-14), mientras que el suizo se hizo con uno más en los intercambios de 5-9 golpes (10-9) y los más largos, superiores a 9 (3-1).

La primera ocasión de break a favor de Federer llegó en el tercer juego de la segunda manga. Y aunque Zverev neutralizó dos de ellas, no pudo frenar el quiebre del suizo a la tercera. La reacción del alemán no se hizo esperar. Sabía que sus opciones pasaban por mantenerse siempre cerca en el marcador y firmó un inmediato contrabreak que dejó las tablas en el set.

El parcial prosiguió con ambos jugadores resistiendo los embistes del contrario, con Federer viéndose obligado a servir por dos veces para mantenerse en el partido. En la primera, no le tembló el pulso. En la segunda, tampoco. Llegaba el momento de la verdad. Un tie-break que era el todo para Zverev o la opción de seguir soñando para Federer.

En el momento más decisivo, Zverev fue superior. La victoria era suya. También el pase a la Final. La cita más importante de su fulgurante y joven carrera.

“Me enorgullece seguir siendo tan competitivo con 37 años y me siento feliz por jugar al tenis”, dijo Federer. “Desde ese punto de vista, estoy triste por haber perdido este partido. Pero, si pienso en ello, estoy muy contento con mi temporada. Ha sido un año histórico para mí de alguna forma. Volví al N° 1. Eso fue un gran momento en mi vida y en mi carrera. Nunca pensé que volvería a estar ahí”.

“Creo que no he dirigido bien los tiros en gran parte del partido”, admitió Federer. “Lo logré hacia el final, y eso me hizo ser más competitivo y cerrar algo el encuentro. Podría haber restado mejor los primeros saques de Sascha. Sufrí con su primer servicio al inicio. Logré después un mejor ritmo. Tener la rotura y perderla de inmediato fue negativo. Me recordó a la situación vivida ante Nishikori”.

“A veces las diferencias son pequeñas y las oportunidades escasas. Un punto aquí y allá no cayeron de mi parte. Quizá hoy no tuviera energía para marcar la diferencia. Casi siempre he estado por detrás en el marcador. Al final, eso te pasa factura”.

Zverev conquista en Madrid su tercer Masters 1000.

post
El alemán suma las coronas de Madrid, Canadá y Roma.
Era el duelo del futuro, de dos raquetas que lideran el relevo generacional del ATP World Tour y que todos los especialistas señalan como herederos naturales de la élite que ha dominado el circuito en la última década. Alexander Zverev ganó el pulso que sobre la tierra batida de la pista Manolo Santana del Madrid Open mantuvo ante Dominic Thiem por 6-4 y 6-4, en una hora y 18 minutos.

A pesar de sus 21 años, el alemán exhibió una madurez que le permitió encadenar la tercera corona ATP World Tour Masters 1000 de su carrera en la Caja Mágica, añadiendo a las que conquistó la pasada temporada en el Internazionali d’Italia en Roma (v. a Novak Djokovic) y la Rogers Cup de Canadá (v. a Roger Federer). Además, hace apenas unas semanas en el Miami Open (p. con John Isner).

Zverev se convirtió en el primer jugador en activo en alcanzar la cifra de tres ATP Masters 1000 ganados sin ser Rafael Nadal, Novak Djokovic, Roger Federer y Andy Murray. En total, hay 15 jugadores que sepan lo que es levantar un torneo de esta categoría.

Un break inicial marcó la historia de un partido en el que Zverev apenas tardó en tomar el mando. El jugador nacido en Hamburgo en 1997 aseguró el 78% de los puntos que puso en juego con su servicio y aprovechó la única oportunidad de todo el set para cerrar de su lado el marcador por 6-4.

El segundo parcial arrancó de la misma manera que el anterior: quiebre sobre el saque de Thiem. La agresividad del alemán desde el fondo y una serie de errores no forzados, sobre todo desde el lado del revés del austriaco, generó aún más nervios en la raqueta del austriaco que buscaba su primer ATP Masters 1000 en su segunda final en el Madrid Open.

Zverev consiguió mantener la ventaja en el marcador sin ceder una sola opción de break en el partido, elevando su porcentaje de éxito con el primer servicio a un 94%.

El N° 3 del Ranking ATP levantó el octavo título de su carrera en Madrid, uniendo a su palmarés lo que antes había conseguido en Múnich 2018, Canadá 2017, Washington 2017, Roma 2017, Múnich 2017, Montpellier 2017 y San Petersburgo 2016. Ahora viajará a Roma para defender su corona con un impecable récord de 9 victorias consecutivas.

Isner levanta el título en Miami.

post

El americano logró el primer ATP Masters 1000 de su carrera.

Estados Unidos y pista dura han sido una combinación ganadora para John Isner. A lo largo de su carrera, el americano siempre ha sacado su mejor tenis ante su público, pero aún se exigía hacerlo en territorio ATP Masters 1000, algo que no había ocurrido. Después de dejar escapar el título en tres finales antes, esta vez no falló en Miami ante Alexander Zverev para acabar conquistando su primera corona por 6-7(4), 6-4, 6-4, en dos horas y 29 minutos.

Antes de la última cita en el Crandon Park Tennis Center, el americano había cedido en las finales de Indian Wells 2012 (p. con Federer), Cincinnati 2013 (p. con Nadal) y París 2016-Bercy (p. con Murray). Eso sí, después de completar una semana en la que terminó con la racha de 15 victorias consecutivas de Juan Martín del Potro en Semifinal y superar a tres Top 10 (Cilic, Del Potro y Zverev), se aseguró su regreso a la posición más alta de su carrera con el No. 9 del Ranking ATP.

El espigado americano de 2,08 m inauguró su casillero de títulos ATP Masters 1000 logrando derrotar a Zverev por primera vez en su carrera, dejando el head to head en 1-3. El alemán se había impuesto en las dos finales anteriores que había disputado de ATP Masters 1000 en Roma (d. a Djokovic), mientras que unos meses más tarde consiguió la Rogers Cup en Canadá (d. a Federer).

El estadounidense saltó a la pista con confianza y más agresivo al resto. A la seguridad con su servicio –máximo artífice de aces del torneo con 79– se unió la capacidad para generar dudas en el servicio de Zverev. En el segundo juego trabajó 3 opciones de break, mientras que en el sexto volvió a firmar otras dos. Pero el alemán encontró recursos para escapar del peligro y mantener su saque (5/5) hasta el tie-break.

En el desempate se desató la locura. Después del respeto mutuo durante todo el set, se sucedieron los errores a partir del quinto punto. Si bien Zverev se adelantó 3-2, Isner firmó dos puntos seguidos al resto (3-4), una acción que repitió el alemán para recuperar la ventaja (5-4) y sacar para cerrar el tie-break (7-4).

El mismo guion dominante de los servicios continuó en el segundo set hasta el noveno juego. Hasta que por primera vez se llegó al deuce y fue Isner el que aprovechó su sexta oportunidad (1/6) para anotar el primer break del encuentro (5-4). A pesar de que Zverev consiguió sus dos primeras oportunidades de quiebre para intentar devolver de inmediato el break, el estadounidense acabó cerrando el set en los minutos de mejor nivel de tenis del partido.

En el set definitivo, una vez más fue Isner el que logró hacer más daño al resto y prácticamente en todos los turnos al servicio de Zverev cuestionó su saque con opciones de break. En el tercer juego no pudo convertir la que tuvo, tampoco las cuatro que registró en el quinto juego, pero en el noveno llegó el segundo break en 12 oportunidades para cerrar el encuentro con su saque.

Isner levantó el título ATP World Tour número 13 de su carrera y 11 en Estados Unidos. Auckland es el único trofeo que ha levantado lejos de su país (2010, 2014), mientras que Newport (2011, 2012, 2017), Winston-Salem (2011, 2012), Houston (2013), Atlanta (2013, 2014, 2015, 2017) y Miami (2018) componen todo su palmarés.

Zverev reina en Montreal.

post

El alemán vence a Federer y celebra su quinto título del año, segundo ATP World Tour Masters 1000.

Siguiendo con su imparable progresión, que ya le ha convertido en uno de los mejores jugadores de la temporada, Alexander Zverev derrotó este domingo a Roger Federer en la Final del Masters 1000 Montreal por un marcador de 6-3 y 6-4 en una hora y 8 minutos de duración y levantó su quinto título de 2017, el segundo ATP World Tour Masters 1000 (Roma) y el segundo consecutivo (Washington, la semana pasada). Desde este lunes, Zverev estrenará su mejor posición en el Rankings ATP (7) y llegará lanzado a Cincinnati, el torneo previo al US Open

Zverev, que ya había ganado a Federer (semifinales de Halle 2016) tardó 18 minutos en colocarse 4-1 en el marcador, abriendo una importante ventaja en la Final y demostrándole a Federer lo que es capaz de hacer.

Con golpes profundos y agresivos, el alemán apartó a su contrario de cualquier opción en ese primer set, que controló sin ceder una sola oportunidad de break y que coronó de la mano de su saque, en el que se apoyó una vez tras otra para salir de las pocas situaciones de presión a las que fue llevado por Federer.

La segunda manga fue por los mismos derroteros que la primera, pese a que Federer dispuso de tres bolas de rotura que Zverev anuló en el inicio. Con 3-3 en el marcador, Zverev consiguió arrebatar el servicio del suizo y enfiló a toda velocidad el camino hacia el título, de nuevo sin dudar, de nuevo sin dejarse impresionar por su rival, de nuevo con un paso ganador arrollador.

El alemán, que ya tiene cinco títulos en 2017 (los mismos que Federer, líder de la clasificación), completó otra semana fantástica y siguió construyendo su propia historia, que ya es fantástica, en un año que todavía no ha terminado. Ni mucho menos.

“Ganar dos Masters 1000 en el mismo año es algo increíble. Jugué bien en Washington y aquí también. Es fantástico poder hacerlo en dos semanas consecutivas”, dijo Zverev. “Me siento muy bien, jugando el mejor tenis de mi vida”.

Zverev consiguió su segundo trofeo ATP World Tour Masters 1000 y se convirtió en el primer tenista fuera del Big-4 (Federer, Rafael Nadal, Novak Djokovic y Andy Murray) que gana varios Masters 1000 en una temporada desde David Nalbandian en 2007. Además, es solo el segundo jugador en activo fuera de ese grupo que ha ganado más de un Masters 1000, uniéndose a Jo-Wilfried Tsonga.

Zverev dominó todas las facetas del juego el domingo. El alemán sacó con agresividad y sus potentes golpes de fondo abrieron la pista a los lados para acabar los puntos. El alemán también se coloca tercero en la Carrera a Londres, con posibilidades de clasificarse para el Masters Cup tras recibir un impulso significativo.

Ganador de 894.585 dólares en premios y 1.000 puntos para el Ranking ATP, Zverev es el campeón más joven en el Masters 1000 Montreal desde Djokovic en 2007. También es el primer campeón alemán en más de 30 años, desde que Boris Becker lo hizo en Toronto, en 1986. Ahora, Zverev pondrá rumbo a Cincinnati para intentar seguir su racha victoriosa.

“Tengo un cuadro duro en Cincinnati. No sé si seré capaz de llegar lejos porque estoy un poco cansado, pero llego a tope de confianza”, avisó el alemán, que tiene otra buena oportunidad de seguir sumando antes del US Open.

Zverev alza su primer Masters 1000 en Roma.

post

El alemán ingresa este lunes en el Top 10 del ATP World Tour.

Un talento sin tiempo que perder. A sus 20 años, Alexander Zverev logró levantar este domingo su primer título ATP World Tour Masters 1000 en Roma, derrotando a Novak Djokovic por 6-4, 6-3 sobre la tierra batida del Foro Itálico. El jugador de Hamburgo completó una semana histórica en su carrera profesional y se garantizó un lugar en el Top 10 del Ranking ATP desde este lunes, probando su peso en el circuito como líder de la #NextGenATP siendo el primer jugador nacido en los 90 que gana un Masters 1000.

En una demostración de frialdad competitiva, Zverev derribó numerosas barreras que colocan su figura en la primera línea del ATP World Tour con precocidad: se convirtió en el campeón más joven de Roma desde que Rafael Nadal coronara la edición de 2006, firmó el título de Masters 1000 a más temporada edad desde que Novak Djokovic alzara la copa en Miami 2007 y aseguró un hueco entre los 10 mejores del circuito, siendo el miembro más bisoño en tocar ese estatus desde que Juan Martín del Potro desembarcara en la temporada 2008.

La entereza del jugador germano se dejó notar desde el arranque del encuentro, con una habilidad marcada para sostener el ritmo de fondo a Djokovic. Zverev arrebató el servicio al serbio en el primer juego del partido, una declaración de intenciones en un primer set en el que no volvería a aparecer una sola opción de quiebre. Con ventaja en el marcador, y sin temor a certificar el objetivo, Alexander rompería hasta en dos ocasiones el servicio de Novak en el segundo set, mostrando la tranquilidad necesaria para competir ante el cuatro veces campeón. Ganando el 62% de los puntos sobre el segundo saque del balcánico, el alemán trazó una línea recta hacia la copa.

Lejos de dejarse impresionar por la ocasión, el rival o el escenario, Zverev también completó un partido notable al saque, conservando sus nueve turnos de servicio ante Djokovic sin sufrir una sola pelota de rotura. Un logro elevado sobre la superficie más lenta del circuito ante uno de los restadores más hábiles del ATP World Tour. Su consistencia con el primer saque (27 de 32 intercambios ganados) y el tino en la selección de tiro (16 golpes ganadores, 14 errores no forzados) fueron dos de las grandes claves para mantener bajo control al jugador de Belgrado (que apiló hasta 27 imprecisiones, el doble que su rival).

La historia fue escrita también a nivel nacional. Zverev se convirtió en el primer alemán campeón de Masters 1000 desde Tommy Haas en Stuttgart 2001. Además, es el cuarto alemán campeón de Masters 1000 tras el mencionado Tommy Haas (Stuttgart 2001), Boris Becker (Stuttgart 1996, Estocolmo 1991-92, 1994, Paris 1992) y Michael Stich (Hamburgo 1993, Estocolmo 1993).