Atletico Madrid 1-0 Arsenal: De la mano de Diego Costa, los rojiblancos se plantan en la final de Lyon.

post

Un solitario gol en el tiempo de descuento del primer tiempo del hispanobrasileño -que acabó lesionado- da el pase a la Final a los del ‘Cholo’ Simeone.

El Atlético de Madrid estará en la Final de la Europa League que se disputará en Lyon después de eliminar al Arsenal (1-0) gracias a un solitario gol de Diego Costa en el descuento del primer tiempo. Los Gunners no cesaron de intentarlo pero no lograron el tanto que habría forzado la prórroga.

La primera parte empezó con malas noticias para el Arsenal, y es que no habían pasado ni diez minutos cuando Koscielny tuvo que dejar el terreno de juego con lo que parece ser una grave lesión, dando entrada a Chambers. A pesar de ello los Gunners no acusaron el golpe y dominaron durante buena parte del primer tiempo, aunque sin llegar a inquietar a Jan Oblak en prácticamente ningún momento.

En éstas, cuando los primeros cuarenta y cinco minutos estaban a punto de agotarse, llegó el delirio a las gradas del Wanda Metropolitano. Griezmann robó un balón volcado en la banda derecha y habilitó a Diego Costa en carrera, como le gusta al hispanobrasileño, con espacio. El ’18’ se plantó ante Ospina, esperó a que se dejara caer, y la puso por encima para mandarla a las mallas en lo que supuso el 1-0.

Poco cambió el guión de la segunda parte, ya que el Arsenal seguía siendo el equipo exigido, el que debía marcar al menos un gol para forzar la prórroga y seguir vivo en la Semifinal. Los Gunners continuaron dominando, esta vez con mucho más peligro en el área de Oblak, sirviendo centros laterales que obligaron a la zaga rojiblanca a emplearse a fondo, sobre todo un Diego Godín que fue un coloso.

El partido se rompió, pero ni el Arsenal encontró el tanto de la prórroga ni el Atlético supo aprovechar ninguno de los contragolpes que lanzó. Precisamente en una de esas jugadas Diego Costa acabó pidiendo el cambio por molestias musculares, que habrá que ver hasta dónde llegan.

Sea como fuere, el Atlético de Madrid estará en una nueva final europea y peleará por la Europa League en Lyon dentro de dos semanas.

Roma 4-2 Liverpool: Los Reds lucharán con el Real Madrid por la Champions League.

post

El conjunto inglés se medirá a los blancos en Kiev con el título europeo en juego. Los romanistas se quedaron sin tiempo para realizar el milagro.

El Liverpool completó su trabajo el miércoles en la Semifinal de la Champions League y se metió en la Final que se jugará el 26 de mayo, en Kiev, ante el bicampeón de la competición, el Real Madrid. El conjunto Red cayó por 4-2 ante la Roma en el Estadio Olímpico y le valió para avanzar tras el 5-2 de la Ida en Anfield.

Aunque los de Jürgen Klopp nunca perdieron los estribos, ‘La Loba’ no se lo puso fácil yendo al ataque en cada momento y presionando bien arriba. De cualquier manera, los Reds aprovecharon bien sus espacios en el primer tiempo y lograrían marcar dos goles que después serían irremontables.

Primero apareció Sadio Mané, tras un gran pase de Roberto Firmino, mientras que Georginio Wijnaldum volvió a poner en ventaja a los ingleses tras el empate parcial por el gol en propia de Milner. El que estuvo bastante impreciso fue Mohamed Salah, pero esta vez su equipo no lo necesitó. En cambio, el que fue clave fue el portero, Loris Karius, quien evitó varios goles del rival, sobretodo en la segunda parte cuando la Roma se fue con todo al ataque.

Los italianos dejaron la competición con la cabeza en alto: Edin Dzeko logró empatar en el segundo tiempo y Nainggolan marcó dos goles más para cerrar el 4-2. No le alcanzó para pasar, pero sí para evidenciar las carencias defensivas de un Liverpool que deberá mejorar si quiere soñar con arrebatarle la ‘Orejona’ al Real Madrid.

Real Madrid 2-2 Bayern Munich: El Rey de Europa peleará de nuevo por su corona.

post

El Real Madrid vuelve a una Final de la Champions League tras eliminar a un duro Bayern de Heynckes, que cayó con dignidad y peleó hasta el final.

El Real Madrid vuelve a clasificarse a una Final de la UEFA Champions League. Por calidad, por empuje, por suerte… cada uno dirá lo que le convenga, pero la realidad es que el equipo blanco volverá a tener la oportunidad de ser Campeón de Europa el próximo 26 de mayo en Kiev.

A pesar de todo, los blancos sufrieron de lo lindo para jugar su tercera Final consecutiva. El Bayern no llegó a la capital de España de turismo y embotelló al Real Madrid durante gran parte del encuentro. Los de Heynckes fueron toda una apisonadora en el Santiago Bernabéu, pero los Merengues se defendieron con uñas y dientes. El club alemán no fue como aquel manso equipo de Pep Guardiola que pasó años atrás.

El primer tanto llegó a los tres minutos de partido cuando Kimmich remató a gol un balón suelto en el área que Sergio Ramos no acertó a despejar. Pero solo ocho minutos más tarde, Benzema remató a gol un gran centro desde la izquierda de Marcelo, que nada pudo hacer el guardameta Ulrich, quien sería protagonista tras el descanso, aunque todo pudo cambiar si el colegiado hubiera señalado como penalti una mano de Marcelo en su propia área.

El portero realizó un error imperdonable a este nivel tras un saque de banda. No acertó ni a despejar, ni a regatear, ni a tocar la pelota. Se escurrió ante la presión de Benzema, quien no perdonó el regalo del alemán y puso el 2-1 en el marcador que ponía las cosas cuesta arriba para los bávaros.

James Rodríguez consiguió dar esperanzas a los alemanes gracias a un gol en el minuto 63. El colombiano, cedido por el Real Madrid en Múnich, no quiso celebrar el tanto y levantó las manos con un claro gesto de perdón. Así todo, hasta el final el Bayern fue una apisonadora, aunque los chicos de Zidane fueron un muro en defensa, liderados por un imperial Sergio Ramos y un magnifico Keylor Navas que llevó la batuta de la zaga durante todo el encuentro.

Real Madrid 1-3 Juventus: Cristiano Ronaldo nunca falla.

post

El ‘7’ salva al Real Madrid con un penalti en el descuento después de un partido dramático donde la Juventus acarició una remontada histórica.

Dicen que la primavera la sangre altera, y desde luego que la presente semana es buen reflejo. El lunes se despidieron Fernando Torres y Fabio Capello. El martes lo hicieron en la Champions League tanto Barcelona como Manchester City. Y este miércoles la Juventus puso el corazón en un puño a todo el madridismo. Parecía que el 0-3 en Turín con aquella majestuosa chilena había puesto siete candados a la eliminatoria, pero Mandzukic se empeñó en negarlo desde el primer minuto. Literalmente. Porque fue lo que tardó en poner el 0-1 en el marcador aprovechando un fallo en defesa y una laguna en el segundo palo.

Era el gol más tempranero que encajaban los blancos en su estadio en la historia de la competición. Y aunque entonces nadie quiso acordarse de los fantasmas de Roy Makaay, lo cierto es que el partido llevó aquel mismo guión. Con un Real Madrid errático y nervioso en casi cada jugada. Dicen que un equipo juega lo que juegan sus mediocentros, y en este caso, el equipo blanco era el reflejo de lo que hacían sus centrales. Zidane apostó por Vallejo de inicio haciéndole debutar en Europa, y el central español nunca terminó de quitarse los nervios.

Al contrario, contagió a Varane y a todos los suyos mientras la Juventus olía la sangre a kilómetros de distancia. Sólida en el centro del campo, fue armándose hasta terminar la primera parte con cada jugador midiendo 30 centímetros más por lo menos. El segundo gol de Mandzukic al borde del descanso en similares circunstancias al primero bien lo valía.

Al descanso, en el ambiente del Santiago Bernabéu flotaba la sensación de que la clasificación estaba pendiendo de un hilo con el 0-2. Zidane también lo sintió. Porque hizo un doble cambio en vestuarios para revolucionar el once: Bale y Casemiro se quedaron fuera para dar entrada a Asensio y Lucas en un 4-5-1 con el que recuperar la temperatura al partido. La Champions fue la tumba del galés. Merecida, por otra parte. Las circunstancias así lo demandaban. Sin embargo, apenas cambiaron matices en el equipo. Un poco más de control, pero la Juventus nunca se quitó el disfraz del Milan de Sacchi que estaba luciendo y los locales parecían todos fuera de su sitio sobre el césped. Cada error blanco llevaba el drama a las gradas. Y a la hora de partido, se terminó por consumar: cantada de Keylor para regalarle el gol a Matuidi.

El tercer gol. Un 0-3 en sesenta minutos en el Santiago Bernabéu. Impensable, pero cierto. Vuelta a empezar, y la Vecchia Signora con la ventaja del campo. La sangre de todos, alterada definitivamente.

Sin embargo, justo en ese momento en el que a todos les tiemblan hasta las pestañas, el Real Madrid empezó a ser el Real Madrid en el último tramo del partido. Moviendo el balón de banda a banda, castigando por su flanco izquierdo con Asensio y Marcelo, cercando cada vez más el área bianconera. Así, hasta que en el descuento, el equipo blanco encontró una fuga de escape mientras la Juventus pedía la hora. Un centro de Kroos que dejó atrás Cristiano de cabeza y que acabó con Lucas arrollado dentro del área y con Buffon expulsado por reclamar el penalti al trencilla Michael Oliver. Puede ser su despedida, el Bernabéu se lo reconoció cuando se marchaba a vestuarios con una ovación de gala. Porca miseria acabar así tu carrera, sea como fuere. Cristiano Ronaldo, el que nunca falla, marcaba desde los once metros para meter a los blancos en Semifinal.

La Juventus estaba fuera de la Champions habiendo muerto en la orilla después de tanto y tanto remar. El Real Madrid, rescatado por el de siempre cuando el agua le llegaba al cuello. Nunca una derrota se celebró más. Nunca un jugador fue tan decisivo e influyente en los éxitos de un equipo campeón.

Roma 3-0 Barcelona: Remontada imperial.

post

Los blaugranas firmaron su peor partido en años y abandonan la Champions a pesar de ganar 4-1 en la ida.

La Roma obró el gran milagro de la temporada en la UEFA Champions League y eliminó al Barcelona tras vencer por 3-0 en el Stadio Olímpico gracias a los goles de Dzeko, De Rossi y Manolas para remontar el 4-1 de la ida.

Los italianos se metieron en el partido desde muy pronto gracias a un tanto de Dzeko en los primeros compases. Di Francesco arriesgó jugando con una defensa de tres y el bosnio y Schick eran dos torres que sacaban las carencias de Piqué y Umtiti.

Lejos de despertar con el 1-0, el Barça siguió sufriendo en la primera parte y difícilmente tuvo la posesión. De hecho, Messi sólo apareció en el partido para mandar dos faltas por encima del larguero. El descanso estaba destinado a cambiar el duelo pero no para el Barcelona, sino para la Roma que dio un segundo zarpazo.

Dzeko volvió a ganar la partida a Piqué y el central tuvo que derribarlo dentro del área. De Rossi no falló desde los once metros y dejó a los culés definitivamente en shock. El 3-0 era cuestión de tiempo y acabó llegando con un remate de cabeza de Manolas a la salida de un córner en el que se anticipó a Semedo. El Barça no pudo reaccionar ni colocando a Piqué de delantero y volvió a fracasar contra todo pronóstico en la UEFA Champions League.

Manchester City 1-2 Liverpool: Salah y Firmino dejan fuera de la Champions a Guardiola.

post

El elenco red tuvo que sufrir en el primer tiempo ante los “Citizens”, pero Salah encontró el empate en la segunda parte que terminó de sellar Firmino.

El Liverpool se clasificó para la Semifinal de la Champions League tras ganarle por 1-2 como visitante al Manchester City y así liquidar la serie de cuartos a su favor tras la gran victoria por 3-0 en Anfield.

Aunque le tocó sufrir a los de Jürgen Klopp en el primer tiempo: en una de las primeras de riesgo para el City, Gabriel Jesús marcó para darle esperanzas a sus fanáticos. El resto de los primeros 45 minutos fueron todos celestes, pero no pudieron encontrar el gol que los ponía a un paso de la remontada.

 Lo peor ya había pasado para el Liverpool, que salió de vestuarios con las energías renovadas. Ya con las líneas más adelantadas, los de rojo terminarían encontrando el gol vital para su clasificación desde los pies de Mohamed Salah, tras un rebote largo de Ederson. Firmino volvía a golpear en la portería de Ederson tras una mala salida de Otamendi.

Así, el Liverpool logró aguantar la embestida celeste en el Etihad Stadium y pasa a la ronda de los cuatro mejores de la máxima competencia europea. Mientras tanto, las grandes expectativas del equipo de Pep Guardiola se evaporaron en los Cuartos de Final.

Tottenham 1-2 Juventus: Higuain y Dybala resucitan a la Juventus.

post

La Vecchia Signora era superada por Tottenham en Wembley, pero aparecieron los argentinos en tres minutos y sentenciaron la eliminatoria a su favor.

Impensado. No lo merecía para nada, pero Juventus apeló a sus figuras, a los argentinos, para avanzar a los Cuartos de Final de la Champions LeagueGonzalo Higuaín Paulo Dybala marcaron los goles en momentos justos y dieron vuelta en Wembley, para dejar en el camino a Tottenham, que se había llevado un valioso empate por 2-2 en Turín.

Los Spurs fueron muy superiores en la primera mitad. Dominaron la pelota, los tiempos del partido y las ocasiones de gol. Pero esa fue la faceta que le terminaría costando al dueño de casa, que se perdió grandes oportunidades de abrir el marcador. Finalmente, el que pudo abrir la cuenta fue el coreano Son Heung-Min, una de las figuras de su equipo en ese aspecto.

En la segunda parte, la Juventus, obligada a dar la vuelta, pareció ir más al ataque. Pero este equipo de Allegri ya no es el de la temporada pasada, cuando era infalible en la defensa y creativo en ataque.

Desaparecidos todo el partido, los argentinos solo necesitaron un momento de lucidez para dejar su marca: primero el Pipa definió después de una bonita jugada colectiva y luego fue “La Joya”, tras una asistencia descomunal del 9 argentino, quien definió ante la salida de Lloris.

¿Qué tuvo que hacer la Juve el resto del partido? Defender. Lo que más le gusta y sabe hacer. Y lo hizo y de qué manera. Con Barzagli y Chiellini sacando todo, la Vecchia Signora lo aguantó y terminó sacando su pase a Cuartos de Final.

Manchester City 1-2 Basilea: El City se dio el lujo de clasificarse con una derrota.

post

El conjunto celeste perdió como local frente a Basilea, pero el 0-4 conseguido en la Ida había dejado la eliminatoria virtualmente sentenciada.

Sólo 90 minutos le habían alcanzado a Manchester City para cumplir el objetivo. El 0-4 en territorio suizo dejó encaminada la serie de Octavos de Final, que debía cerrarse este miércoles en el Etihad Stadium.

Como muestra de la tranquilidad que reinaba en los Citizens, Pep Guardiola decidió dejar en el banquillo a Sergio Agüero, Kevin De Bruyne y Nicolás Otamendi. Y la calma fue tanta, que llevó al equipo inglés a clasificarse a los cuartos con una derrota por 1-2 con Basilea.

La energía y ambición del equipo local se apagaron con el correr de los minutos. Porque empezó con entusiasmo e intentó demostrar que quería hacer más abultado el marcador global. Y lo consiguió rápido, gracias a la conducción de Leroy Sané, quien asistió a Bernardo Silva y el portugués que brindó el pase debajo de porteria para que el brasileño Gabriel Jesus sólo la tuviera que empujar a los 7 minutos de juego.

Marchó de mayor a menor el líder de la Premier League y le concedió la posesión -de esa que tanto presume el equipo de Pep- al conjunto helvétivo. Es por eso que no tardó en llegar con riesgo al área local. Y a los 16′ fue Mohamed Elyounoussi el que sacó rédito de una estática defensa y remató fuerte ante un Claudio Bravo que no pudo evitar la igualdad.

Pese a la desconexión, el elenco de Manchester consiguió sostener el resultado y sufrió el segundo golpe a los 25′ de la segunda parte, a partir del tanto de Michael Lang. Brahim Diaz -en lugar de Ilkay Gündogan- y Tosin Adarabioyo (por Phil Foden) fueron las únicas modificaciones del técnico catalán, que no se desesperó ante la caída y su equipo sólo debió consumir minutos hasta el final.

Segundo traspié de los Citizens en la actual edición de la Champions League, otra vez en un partido de relleno como fue en la fase de grupos con Shakhtar Donetsk, que juegan con margen y administran energías para la recta final de la temporada.

PSG 1-2 Real Madrid: Siguen tachando cuentas.

post

El equipo de Zidane consiguió dos bombazos por primera vez: ganó en el Parque de los Príncipes y eliminó al conjunto francés.

De todo un poco en la victoria del Real Madrid ante PSG. Historia, pura historia. El equipo de Zinedine Zidane consiguió por primera vez dos cuentas pendientes: logró ganar en el Parque de los Príncipes, por un lado, y liquidó al equipo francés en un mano a mano, en su segundo enfrenamiento.

En un partido más bien cómodo para el conjunto de Zidane, Real Madrid ganó 2 a 1 en el partido de vuelta, con goles de Ronaldo y Casemiro, y se clasificó a los Cuartos de Final de la Champions League.

De esta manera, tachó algunas de las espinas que tenía clavada en un torneo que le sonríe cada vez más.

Liverpool 0-0 Oporto: Liverpool cerró su pase a la siguiente ronda con un empate.

post

Tras el 5-0 en la ida, los Reds igualaron sin goles frente al Oporto, en Anfield, y se metieron dentro de los ocho mejores equipos del continente.

Las hazañas ocurren en contadas ocasiones. Y el encuentro de este martes entre Liverpool y Oporto no fue una de ellas .Tras el 5-0 en el Estadio do Dragao, los Reds igualaron 0-0 frente al elenco dirigido por Sérgio Conceição, en Anfield, y avanzaron a los Cuartos de Final de la Champions League.

La abultada ventaja en el partido de ida le permitió a Jurgen Klopp cuidar a sus dos máximas figuras, el delantero egipcio Mohamed Salah y el defensor holandés Virgil Van Dijk. Más allá de esa elección, el entrenador alemán dispuso de un equipo con mayoría de titulares, que mantuvo la posesión de balón en la primera mitad, pero inquietó poco a Iker Casillas.

Durante la segunda parte, la pasividad que mostró el conjunto portugués, prácticamente obligó al dueño de casa a ir por una victoria que decorase la clasificación. Sin apuro, monopolizó el balón y avanzó hacia la porteria rival.

En una de las pocas ocasiones claras que tuvo el encuentro, Roberto Firmino ingresó con balón dominado al área, superó al exportero de Real Madrid con una gambeta y definió débil para que la defensa visitante se luciera sacando el balón en la línea.

Sobre el final, el técnico local decidió hacer ingresar a Salah por Sadio Mané -que se fue ovacionado por todo el Anfield-, para darle vértigo al ataque. Sin embargo, el extremo poco pudo hacer y no consiguió darle el triunfo a su equipo, que, gracias a la avasallante victoria conseguida en Portugal, se metió entre los ocho mejores equipos del continente.