GP Brasil: Vettel triunfa y Hamilton deslumbra.

post

El alemán logró la quinta victoria de la temporada.

Por fin, Sebastian Vettel y Ferrari acabaron con la mala racha que les perseguía desde el parón veraniego. En el GP de Brasil de F1, el teutón de Ferrari logró su quinta victoria de la temporada tras una larga sequía que duraba desde el pasado GP de Hungría, justo antes de unas vacaciones de verano que no le sentaron nada bien a ‘Seb’ ni al equipo italiano. Después de aquel 30 de julio, tuvieron que pasar más de tres meses y medio para ver a Vettel de nuevo en lo más alto, un triunfo que sirve para que los italianos recuperen la sonrisa perdida tras perder el Mundial con una desastrosa gira asiática. La victoria de ‘Seb’ ante Bottas y Raikkonen fue una simple consolación para Ferrari, con el título ya en manos de Hamilton. Eso sí, la victoria del teutón tuvo a los dos pilotos de Mercedes como grandes cómplices: Bottas, muy blando en la salida dejando hueco al germano, y Hamilton, que de no haberse accidentado en clasificación, habría sido el gran favorito al triunfo.

Una victoria siempre provoca alegría, y en este caso, alivio. Pero si miramos fríamente lo ocurrido en Interlagos, Ferrari no debería estar muy feliz de su resultado. La explicación es sencilla, y es que Lewis Hamilton terminó a tan sólo 5.468 segundos de Vettel en carrera ¡saliendo desde el pit lane! e incluso estuvo a punto de adelantar a Raikkonen para subir al podio en las últimas vueltas. Para que entendamos la magnitud de la hazaña de Hamilton hay que mirar el resultado de Ricciardo, que sufrió un trompo en la primera vuelta con la que se fue hasta el fondo de la clasificación. Con una gran remontada, sólo pudo acabar sexto a más de 43 segundos de Lewis. Así pues, Hamilton demostró que la pareja que forma con su Mercedes W08 era imbatible en Interlagos en condiciones normales, no es de extrañar pues que se quedara unos segundos dentro de su monoplaza cuando la carrera ya había terminado, pensando en la gran ocasión que perdió con su error en la ‘qualy’ de sumar una victoria más a su tremendo palmarés.

Lewis pues, le sacó los colores a Ferrari pese a que estos se dedicaron a celebrar el resultado de sus pilotos, y lo visto sólo debe servir para que los del ‘cavallino Rampante’ se pongan la pilas de cara al 2018 si quieren realmente pugnar por el campeonato. A otro que le dio un severo tirón de orejas fue a Valtteri Bottas, que de nuevo volvió a decepcionar. Saliendo desde la pole y sin Hamilton en cabeza no pudo cumplir con su objetivo y dejó de nuevo latente que está a años luz del rendimiento de un Lewis que iba con el cuchillo entre los dientes.

GP Japon: Hamilton gana y Vettel abandona.

post

Lewis conquista el triunfo en Suzuka y podría ser campeón en Estados Unidos, donde llegará con 59 puntos más que Vettel.

Lewis Hamilton ha puesto la directa hacia su cuarto título al llevarse el triunfo (octavo de la temporada) en una carrera del Gran Premio de Japón en la que Sebastian Vettel fue el gran damnificado del día al abandonar y firmar su segundo ‘cero’ de lo que va de curso. Verstappen y Ricciardo completaron el podio.

Se presentaba Hamilton en Suzuka con la intención de afianzar su liderato, y lo consiguió. El caballero británico se vistió de samurai en Suzuka, y logró la victoria aunque no con demasiada comodidad por culpa de un voluntarioso Max Verstappen que cerca estuvo en los últimos compases de darle un disgusto a los fans del de Mercedes.

Ya en los instantes previos a la salida saltaron en Ferrari unas alarmas que presagiaban que no iba a ser un buen día para los de Maranello. Sus mecánicos, en pleno pitlane, se apresuraron a solucionar un problema surgido en cuanto a una bujía del SF70H de Vettel para que éste pudiera comenzar la carrera, pero tan solo un giro después de que se apagasen los semáforos, el alemán comunicó por radio que tenía problemas de potencia.

Surgió entonces una bandera amarilla causada por una salida de pista y abandono de Carlos Sainz, pero cuando se reanudó la carrera, Vettel comenzó a perder posiciones con suma facilidad hasta que en el cuarto giro le llamaron desde el box confirmándose su abandono.

Esto significó todo un ‘harakiri’ para sus aspiraciones de título, ya que acudía a este Gran Premio con 34 puntos menos que Hamilton, y ahora, con solo cuatro carreras por disputarse y tras el triunfo de Hamilton, la diferencia entre ambos ha aumentado hasta los 59, facilitando que en Estados Unidos Lewis pueda ser campeón dependiendo de los resultados.

Con Vettel fuera de carrera y Bottas algo retrasado tras su penalización de cinco puestos en parrilla, los dos Red Bull de Max Verstappen y Daniel Ricciardo rápidamente adoptaron el papel de perseguidores de Hamilton tras deshacerse del Force India de Ocon, que había salido muy bien.

Viendo su ritmo, Verstappen era el elegido para ponerle las cosas difíciles a Hamilton, y así fue, porque a pesar de que Lewis siempre estuvo por delante suyo, la distancia entre ambos nunca llegó a ser suficiente como para descartar que el holandés diese la sorpresa.

Ni siquiera las paradas en boxes y diferencias en cuanto a estrategias de carrera agitaron demasiado la clasificación de la carrera, y Hamilton incluso necesitó la ayuda de su compañero Bottas para librarse del acoso de Verstappen.

Mediada la lucha, Bottas, que todavía no había parado, marchaba líder mientras que se le acercaban Hamilton y Verstappen con el holandés presionando cada vez más al británico. Así que Valtteri dejó pasar a su compañero e intentó hacer tapón.

La jugada salió bien, pero la incertidumbre se prolongó hasta la bandera a cuadros. Porque en los últimos giros, Verstappen redujo la distancia tanto como para pensar que en las dos últimas vueltas podía adelantar a Hamilton, pero sus opciones fueron mínimas al encontrarse ambos a Massa y Alonso, que fueron doblados mientras andaban inmersos en la lucha por los puntos.

Al final, Hamilton ganó, mientras que Verstappen y Ricciardo completaron el podio después de que el australiano aguantase ante Bottas, que en el tramo final también tuvo opciones de colarse en los cajones.

GP Hungria: Vettel gana gracias a Raikkonen.

post

El alemán tuvo que pilotar con problemas en el volante y Kimi le defendió de las acometidas de Mercedes.

Dicen que la F1 es un deporte individual, en el que el compañero de equipo no es más que el primer rival, y que la mayoría de pilotos son egoístas por el simple hecho de que llevan batallando durante toda su vida solos, encima de un kart o un monoplaza. Pero lo visto este domingo en el GP de Hungría demuestra que este deporte es mucho más que eso, con Raikkonen haciendo una función vital, tirando a la basura sus grandes opciones de triunfo, para proteger a su compañero del acoso de los Mercedes y permitir que Sebastian sumara su cuarta victoria del año y se marche de vacaciones más líder del Mundial. El teutón sufrió para alcanzar la meta en primera posición, con problemas en su volante y en la dirección, pero con la espectacular ayuda de su escudero finlandés, se libró de lo que podía haber sido una debacle en Ferrari.

Prueba de fuego para Vettel superada con éxito. Tras una gran salida y un ritmo vertiginoso al principio de carrera, todo se torció para el alemán, que vio peligrar seriamente su victoria cuando se percató de un problema en su volante, que se le iba hacia el lado y rodaba muy lento, algo que no cambió tras su única parada. El teutón tuvo que mantener la calma y pilotar lejos de los pianos, sabiendo que por detrás le ‘cazarían’ rápidamente. pero fue ahí cuando Kimi entró en acción para que su compañero pudiera seguir al frente de la general y firmar un doblete en el que su firma fue clave.

Raikkonen podía adelantar a Vettel ya que tenía un ritmo muy superior, pero se mantuvo en la segunda plaza actuando del escudero más fiel de ‘Seb’. Sufría mucho tras el alemán, con aire sucio, degradando más de lo debido sus ruedas, y teniendo que aguantar el acoso de Hamilton.

Lewis Hamilton no se atrevió a pasar a Bottas en la salida y esto le costó la posición con Verstappen,que fue a por todas con otro gran arranque. El holandés iba tan cegado hacia delante que se chocó con su compañero Ricciardo, al que obligó a abandonar. Sea por “inmadurez” como dice el australiano, o por la ambición que le caracteriza, el holandés perdió sus opciones al triunfo en dicha acción ya que fue penalizado con 10 segundos. Esto dejaba a Bottas y Hamilton justo detrás de los Ferrari, y Valtteri, com Raikkonen, tuvo que dejar pasar a su compañero para que el de Stevenage, con mejor ritmo, fuera a por los dos coches de Maranello.

El inglés lo intentó en las últimas vueltas. Los cuatro primeros clasificados rodaban en un pañuelo, en solo 4 segundos, y el británico le enseñaba el morro al finlandés de Ferrari sin suerte. El tapón que ejerció Kimi fue magistral y Lewis, al ver que no podía pasar al veterano piloto, decidió cumplir con la promesa que hizo cuando Bottas le dejó pasar, y le devolvió la posición de podio al ex de Williams en otra muestra más de compañerismo y deportividad en este GP de Hungría.

De rebote, las actuaciones de Raikkonen y Bottas pueden ser claves para su futuro. Antes de la carrera, se especulaba con que los dos pilotos de Ferrari pudieran renovar en el próximo GP de Italia en Monza, y tras la carrera que hizo Kimi, el finlandés se ganó dicho privilegio.

GP Austria: Recital de Bottas ante Vettel.

post

El finlandés tuvo que defender su posición en la última vuelta ante los ataques de Vettel; Hamilton (4º) no pudo con Ricciardo (3º) en una intensa batalla final.

Si por algo se destaca Austria del resto del mundo es, entre otras cosas, por su música, y entre sus conciertos y festivales de música clásica y ópera y un sinfín de artistas, este domingo, un finlandés de Nastola se coló en Spielberg con un auténtico recital. No era el cabeza de cartel antes de iniciar un fin de semana en el que todavía sonaba muy fuerte el ruido generado por la polémica entre Vettel y Hamilton de Bakú. Pero con trabajo, constancia y silencio, Valtteri logró hacerse con el triunfo en casa de Red Bull para colocarse a tan sólo 35 puntos del liderato del Mundial con una victoria sobre Vettel y Ricciardo.

El finlandés logró su segunda victoria de la temporada y de su trayectoria en tan sólo 9 carreras con Mercedes. Si el sábado, con su segunda pole, empezaba a mostrar méritos para pedir su renovación, el ex de Williams se encargó de pedirla a gritos con un carrerón de película. El de Nastolasupo dominar la presión desde el inicio con un arranque imponente. Incluso Vettel creía por radio que el de Mercedes se había saltado la salida. Bottas empezó la carrera como lo haría una hormiga, trabajando lo más rápido posible y aprovechando al máximo su neumático ultrablando para conseguir un colchón que le serviría en caso de problemas. Y así fue. Aguantó s neumático durante 45 vueltas sin ningún error y pudo deshacerse de Raikkonen (el piloto de cabeza que más tardó en cambiar gomas) a la primera de cambio sin perder tiempo evitando así el intento de tapón de su compatriota, que quería ayudar a que Vettel diera caza a Bottas.

Valtteri tiró al máximo al inicio de su stint pero sufrió problemas con los neumáticos al final de carrera, algo que estuvo cerca de aprovechar Vettel. El alemán presionó durante las últimas vueltas al ex de Williams, que supo aguantar la presión como un auténtico campeón para conseguir el triunfo por tan sólo 6 décimas de ventaja sobre Vettel.

La segunda posición del teutón tiene más sabor a victoria que nunca para el de Ferrari, puesto que sale del GP de Austria de F1 con 20 puntos de margen en el Mundial sobre Lewis Hamilton después de que el británico terminara cuarto tras una carrera en la que sufrió problemas en sus gomas. El británico terminó frustrado por otro fin de semana en el que no logró encontrar el equilibrio correcto de su monoplaza pero logró una buena remontada. Saliendo desde la octava posición, el inglés se impuso fácilmente en su cara a cara con Raikkonen por la cuarta posición y, con un buen final de carrera pese a sus dificultades con las gomas, puso en muchas dificultades a Ricciardo. El australiano, autor de un gran arranque, puso el broche de oro a un nuevo podio cerrando la puerta al británico sin que le temblara el pulso.

GP Azerbaiyan: Ricciardo gana en Bakú mientras Hamilton y Vettel se pelean.

post

El teutón de Ferrari fuera sancionado por golpear a Lewis deliberadamente, mientras que el inglés perdió el liderato por un problema con una protección.

Daniel Ricciardo fue el más listo de la clase en el GP de Azerbaiyan de 2017. El australiano, discreto, sin meterse en líos fue avanzando posiciones mientras veía que todos sus rivales perdían sus opciones de triunfo en una carrera de pura eliminación. El de Red Bull se vio beneficiado por la pelea entre Lewis Hamilton y Sebastian Vettel en el segundo coche de seguridad que entró en pista, que terminó con una fea acción del teutón que le llevó a ser sancionado con 10 segundos y así olvidarse de la victoria. Bottas y Stroll acompañaron al australiano en el podio, ambos beneficiados de la locura de prueba que se vivió este domingo en Bakú.

La carrera empezó con una salida con muchos toques. Hamilton logró aguantar la primera plaza. Vettel estuvo a punto de adelantar a Raikkonen pero finalmente el finlandés fue tocado por su compatriota por el interior. Bottas tocó el piano y salió salpicado contra Kimi, que vio como sus opciones de podio parecían esfumarse. No obstante, la carrera cambió completamente poco después con el abandono de Kvyyat. El ruso paró su coche en medio de la pista y ello obligó a que entrara el primero de los safety car que hubo en carrera en la vuelta 12. A partir de ese instante, empezó la carrera más alocada de la temporada.

La mayoría de pilotos aprovecharon para cambiar ruedas para llegar hasta el final, y después de que se relanzara la carrera en la vuelta 17, los trozos de deflector izquierdo que Raikkonen dejaba en pista debido al golpe que se llevó con Bottas al inicio de la carrera obligaban a que volviera a entrar el coche de seguridad durante dos vueltas más, dando así pie a que se produjera el momento más tenso del día y puede que de la temporada.

Hamilton frenó de golpe de forma inesperada antes de que se relanzara la carrera, rozando así los límites del reglamento y provocó una reacción violenta por parte de Vettel. El alemán no pudo hacer nada ante el frenazo inesperado de Lewis y golpeó su coche contra la parte trasera del Mercedes de su contrincante, dañando así el alerón delantero de su Ferrari. ‘Seb’ enfureció con las manos por encima de su cockpit y trató de tomarse la justicia por su mano, algo que le costó una sanción de 10 segundos de penalización.

El alemán no dudó en ponerse en paralelo de Hamilton y girar su volante contra Hamilton, chocando así con el coche de su rival de forma lateral. Con el alerón delantero dañado, el alemán tuvo muchos problemas para aguantar el envite de los dos Force India en la relanzada, pero finalmente pudo lograrlo. Acto seguido, Pérez dio un golpe por el interior a su compañero Ocon en un intento de adelantamiento arriesgado que dejaba a los dos Force India fuera de la lucha por el podio.

El safety car volvía a salir, pero las piezas que había en pista hicieron que Raikkonen pinchara y tuviera que abandonar. Ante esta situación, Dirección de Carrera paró la prueba con una bandera roja para que se limpiara el trazado. El escenario cambiaba de nuevo, puesto que Vettel podría reparar su morro y en Mercedes podrían revisar el difusor de Hamilton, dañado por el golpe trasero de ‘Seb’.

Con la carrera relanzada, Vettel y Hamilton se despidieron del triunfo. El primero, al recibir la sanción de diez segundos por su reacción desproporcionada. El segundo, al verse obligado a entrar a boxes para colocar bien su reposacabezas después de varias vueltas conduciendo prácticamente a una mano tratando de colocarlo correctamente en marcha.

Ello hizo que Ricciardo, que no se había metido en ningún lío hasta entonces, se encontrar con el triunfo en sus manos. Vettel cumplió su sanción y salió en la séptima plaza a pista, por delante de Lewis, y ahí inició una dura batalla entre el teutón y el británico, que adelantaron posiciones hasta terminar la cuarta y la quinta plaza respectivamente. No pudieron alcanzar a Bottas, que pese al choque del inicio de carrera se vio sorprendido por poder lograr la segunda plaza.

La locura que reinó en la carrera lo devolvió a posiciones de podio y en la entrada meta pudo exprimir al máximo el rebufo sobre Stroll para arrebatarle la segunda plaza al joven de Williams. Al canadiense pareció no importarle mucho, ya que días después de lograr sus primeros puntos en Canadá, se subió por primera vez al podio con tan sólo 18 años con una carrera sin errores.

GP Monaco: Vettel saca tajada del patinazo de Hamilton.

post

El alemán afianza su liderato logrando el primer triunfo de Ferrari en Montecarlo desde el año 2001. Lewis logró cazar 6 puntos y su desventaja respecto a Vettel en la lucha por el título queda ahora en 25.

El #5 rojo de Sebastian Vettel resultó la apuesta ganadora en un trazado urbano de Montecarlo en el que Kimi Raikkonen y Daniel Ricciardo acompañaron al alemán en un podio sin presencia de Mercedes mientras que Carlos Sainz defendió con éxito su 6º puesto en parrilla y Lewis Hamilton cazó 6 puntos gracias a su 7º lugar tras arrancar como 13º.

Ferrari acudía a este Gran Premio de Mónaco con el objetivo de lograr un triunfo que en este escenario se le resistía desde 2001 y las balas rojas no fallaron en su cometido. Raikkonen partía desde la pole y en los primeros compases de la carrera apuntaba al triunfo, pero en el paso por boxes la estrategia seguida por Vettel fue superior a la del finlandés, por lo que el líder del campeonato ni siquiera necesitó adelantar en pista a su compañero.

No hubo incidentes en la salida como siempre se esperan en Montecarlo y hubo que esperar hasta el cambio de neumáticos para que se agitase algo la carrera. Los damnificados por ello fueron un Kimi al que se le escapó la victoria y un Max Verstappen privado de la lucha por el podio en beneficio de su compañero en Red Bull Daniel Ricciardo, que completó una foto de los cajones sin presencia de Mercedes.

Desde el Gran Premio de España del curso pasado en el que Rosberg y Hamilton quedaron fuera de carrera al coprotagonizar un accidente no se daba esta situación de no tener en el podio a ningún piloto de los de la estrella. Se antojaba difícil esta carrera para Mercedes por las características del trazado ratonero de Mónaco y se cumplieron las expectativas en cuanto a que ni Bottas ni Hamilton estuvieron en ningún momento en disposición de luchar por el triunfo.

Con Vettel afianzando su liderato del campeonato con 25 puntos de renta ya sobre Lewis Hamilton el Mundial vivirá su próxima cita en dos semanas, con la celebración del Gran Premio de Canadá en el que Fernando Alonso volverá al ‘cockpit’ de su McLaren tras haber causado baja en esta cita de Mónaco.

GP España: Hamilton le gana la batalla de gallos a Vettel.

post

Lewis Hamilton logró su segunda victoria de la temporada en el GP de España de F1 tras librar una batalla que será difícil de olvidar con Vettel, segundo por delante de Ricciardo, que se encontró en posiciones de podio tras el abandono de Bottas por un problema con el motor Mercedes.

La carrera catalana, como el pasado curso, estuvo llena de adelantamientos, emoción y polémica, y cuando hay acción, el piloto inglés es siempre uno de los protagonistas. A sus 32 años, el británico tiró de veteranía y se impuso con otra clase magistral gracias en buena parte a un gran acierto en la estrategia de Mercedes, que volvió a doblegar a Ferrari tras el triunfo de Sochi. Pero si hay algo que destacar tras lo vivido en esta apasionante carrera, es que la gran batalla entre las primeras espadas de las dos escuderías no hace más que reafirmar, con más fuerza, que la igualdad entre ambas marcas es máxima y que el ‘show’ ha vuelto al ‘gran circo. La afición española no sólo pudo disfrutar de toda la emoción de la F1 en estado puro, sino además, pudo ver a Alonso cruzar la meta por primera vez esta temporada y festejar como si de un triunfo se tratara la séptima posición de Sainz, que logró dos puntos tras otra buena remontada, beneficiado por los abandonos de Bottas y una sanción de cinco segundos a Wehrlein.

Si la salida del pasado curso se mantenía en la memoria de todos los aficionados hasta este curso, la de este año no tuvo mucho que envidiar a la de 2016. Vettel arrancó de forma excepcional logrando la primera plaza ante Hamilton, sabiendo que sería una de las claves de la carrera si quería ganar. Por detrás, Bottas tocó a Raikkonen, que a su vez echó fuera de la pista a Verstappen, por lo que el finlandés de Ferrari y el holandés se vieron obligados a abandonar. Esta vez pero, el destino hizo justicia y Valtteri quedó fuera de carrera en la vuelta 40 por un problema en su motor Mercedes, algo que a los de Brackley no les sucedía desde Malasia 2016.

Empezó entonces una intensa lucha de estrategias por la cabeza. Vettel entró en la vuelta 24 para realizar su primera parada y todo parecía ir rodado para el teutón, pero la marca de la estrella sorprendió alargando su parada y aprovechando un safety car virtual para colocar el compuesto medio en el coche de Lewis. Bottas quedaba como líder de la carrera y fue clave en el triunfo de su compañero, haciendo un tapón sobre le germano que hizo que ‘Seb’ perdiera hasta cuatro segundos hasta que lo consiguió adelantar en la vuelta 25 con un doble cambio de dirección digno de los grandes maestros.

El Circuit no cesaba de aplaudir y gritar ante tales maniobras, especialmente en la curva 1. Justo después, Bottas cumplió con su tarea como escudero de Lewis dejando pasar al inglés en recta sin que éste perdiera tiempo. El inglés, con neumático más nuevo y después de que Vettel perdiera tras Bottas las mejores vueltas de su compuesto blando, fue a por Sebastian y se vivió una de las luchas más bonitas que se recuerda en los últimos años. Vettel y Hamilton, cara a cara. Sí señores, la carrera se iba a decidir en pista, ya Lewis no le tembló el pulso. Ambos pilotos pararon a boxes. Lo hizo primero Hamilton en busca del ‘undercut’, pero Vettel salió justo por delante del inglés y ahí empezó una lucha increíble. ‘Seb’ pudo salvar el primer asalto, pero el británico hizo honor a su dorsal y pasó al ferrarista poco después, en la vuelta 44, con un adelantamiento lleno de potencia y clase en la curva 1.

A partir de ahí, el británico se dedicó a marcar un ritmo vertiginoso, dos segundos más rápido que Vettel, para alcanzar un colchón suficiente que le permitiera mantener sus neumáticos hasta el final de carrera. De esta manera, el inglés resurgió con una victoria de mucho peso después de fracasar en Sochi con un rendimiento muy pobre y respondiendo a las críticas por su pasotismo en Rusia con un auténtico carrerón.

GP Bahrein: Vettel aprovecha el caos de Mercedes.

post

Los de Brackley dejaron en bandeja el triunfo al alemán por una mala estrategia.

Sebastian Vettel y Ferrari han devuelto la emoción que le faltaba al Mundial en los últimos años y lo confirmaron en el GP de Bahrein con la segunda victoria del tetracampeón del mundo en la tercera cita de la temporada 2017. El piloto germano se aprovechó a la perfección de los constantes errores de Mercedes en la estrategia y pescó en el río revuelto de los de la estrella, que dejaron a Hamilton, el hombre más rápido en pista, sin opciones de luchar por el triunfo con el teutón. El inglés logró la segunda posición tras pasar muchas dificultades por delante de un Bottas que le molestó en exceso debido a su ritmo inferior por la degradación de los neumáticos. La mala estrategia y poco poder reacción de Mercedes, unidos a la desafortunada salida de Lewis y una penalización totalmente innecesaria de 5 segundos que se ganó el piloto de Stevenage, entregaron el triunfo a un Vettel muy seguro.

Lewis Hamilton se empezó a alejar el triunfo desde el arranque, saliendo mal por la parte sucia y perdiendo la segunda plaza en detrimento de Sebastian, que completó su remontada gracias a la habilidad de Ferrari en la estrategia. Los italianos llamaron a box a Vettel antes para aprovechar los problemas de degradación que tenía Bottas y superar al finlandés completando un undercut de libro. Otra demostración de que la picaresca italiana vuelve a ser superior a las ideas previsibles de los de Brackley.

Por si esto fuera poco, Mercedes se encargó de empeorar la situación dejando a sus dos coches en pista con Bottas haciendo tapón a su propio compañero, eliminando las opciones de sus dos pilotos de evitar la victoria de Vettel. Ambas ‘flechas de plata’ aprovecharon el accidente de Carlos Sainz y Stroll para realizar su primera parada juntos, otro grave error que terminó por acabar con cualquier opción de Lewis, que tuvo que perder unos segundos clave en el pit lane mientras el finlandés terminaba de realizar su parada.

Pero poco antes, Hamilton había cometido otro error innecesario por el que fue penalizado con cinco segundos al ralentizar a Ricciardo en la entrada al pit lane. Esta sanción le complicaba mucho las cosas al inglés, que pese a ello seguía creyendo en la victoria tras su segunda parada a boxes. Con neumáticos más nuevos y tras cumplir su penalización, empezó su particular persecución sobre Vettel volando sobre el trazado de Sakhir, pero incluso en estas condiciones, Mercedes volvió a cometer un fallo de principiante, haciendo que Hamilton perdiera tiempo al adelantar a su propio compañero en una curva.

Vettel controló en todo momento la carrera desde la cabeza, sin ponerse nervioso y exhibiendo el buen ritmo de carrera que tiene Ferrari este curso, siendo capaz de ganar con más de 6 segundos de ventaja sobre un Lewis al que le salió todo mal en Bahrein.

GP China: Hamilton devuelve el golpe a Vettel.

post

El inglés se vio beneficiado de la entrada del Safety Car por un accidente de Giovinazzi cuando podía haber perdido la carrera en la estrategia.

Lewis Hamilton respondió a Ferrari y logró su primera victoria de la temporada convirtiéndose en el auténtico emperador de China, siendo el único en alcanzar las cinco victorias en este trazado imponiéndose en una carrera llena de emoción. El inglés llegaba a Shanghai con la necesidad de dar un golpe sobre la mesa tras perder la carrera de Australia frente a Vettel, que este fin de semana confirmó que la escudería italiana ha vuelto para quedarse y aspirar al triunfo carrera a carrera. La lluvia, que mojó el asfalto durante todo el día, concedió un respiro a la carrera y el agua fue un invitado más en la salida. Pero la rapidez con la que esta se secaba fue la que marcó el destino de la prueba. La estrategia parecía no acompañar a Hamilton pero la suerte terminó decantando la moneda de parte del inglés, que terminó por delante de Vettel y un Verstappen totalmente desatado, que salía desde la posición 17 y terminó en el podio de forma sorprendente.

Vettel pareció el más listo de la clase al entrara boxes antes que Lewis aprovechando el virtual safety car provocado por la salida de pista de Stroll en la vuelta 3. Ello le daba una ventaja sobre el inglés, que perdía tiempo con los intermedios en la primera plaza y estaba a punto de perder la posición de privilegio en detrimento del teutón, pero un accidente de Giovinazzi y la consiguiente entrada del safety car, le devolvió la vida. Hamilton aprovechó esta situación para enmendar su error y cambiar neumáticos sin perder posición para dirigirse hacia su primera victoria del año de forma contundente. El destino dio una segunda oportunidad al inglés, que ganó la carrera curiosamente por el accidente del piloto reserva de Ferrari, que esta vez corría su segundo GP al volante de un Sauber en sustitución del lesionado Wehrlein.

En tercera posición quedó Verstappen, que salió de forma espectacular desde la posición 17. El holandés salió sin nada que perder en Shanghai y dio un auténtico recital de adelantamientos con una salida al alcance de muy pocos. El joven de 18 años pasó a 9 coches en la primera vuelta, con trazadas muy distintas, arriesgando al máximo para pasar octavo por línea de meta en la primera vuelta.

Los accidentes de Stroll y Giovinazzi le dejaron en la tercera posición tras cambiar neumáticos en la vuelta 4 y tras su posterior paso por boxes se deshizo de forma fulminante de su compañero Ricciardo y de Raikkonen, que estaba ralentizando el ritmo de los dos Red Bull. Incluso pensó en tirar hacia Hamilton, pero la inferioridad de su coche respecto a los Mercedes y los Ferrari en estas alturas de la temporada le impiden todavía mirar más arriba.

GP Australia: Vettel y Ferrari ganan en la nueva era de la F1.

post

El alemán logró el triunfo gracias a una mejor estrategia tras un año y medio de sequía de Ferrari.

Sebastian Vettel vuelve a ganar un año y medio después para Ferrari. Tras las muchas críticas recibidas el pasado curso en Italia, el germano volvió a dar un triunfo a la escudería italiana para confirmar que ‘el ‘Cavallino Rampante’ puede volver a dar guerra a las ‘flechas de plata’ este curso. El cambio de reglamentación de esta campaña ha conseguido algo que no se vio en todo el año pasado como es el triunfo de Ferrari. Y además los dos Mercedes el pasado curso sólo dejaron escapar el triunfo en Barcelona y Malasia, donde se impusieron los Red Bull de Versappen y Ricciardo respectivamente. El cambio de la normativa no ha traído más emoción en cuanto a adelantamientos, tampoco ayudaban las características de Albert Park, pero sí que ha acercado las diferencias entre las principales potencias y Vettel aprovechó su primera gran ocasión para devolver la sonrisa a todo un país, Italia, que en los últimos años había sufrido mucho por la situación de su equipo.

Por detrás del germano terminaron Hamilton y Bottas. El inglés se equivocó en la estrategia y Ferrari acertó de pleno. Desde Brasil de 2013, Mercedes no perdía el liderato en el Mundial de constructores. La primera carrera de la nueva era de la F1 demuestra que algo puede haber cambiado en el ‘gran circo’, y falta que se confirme en las próximas citas mundialistas, a la espera que Red Bull pueda sumarse a esta pugna a corto plazo.