Valencia 1-4 Real Madrid: El regreso de la BBC y de la esperanza blanca.

post

Dos goles de penalti de Cristiano, uno de Marcelo y otro de Kroos le permiten al conjunto de Zidane ganar en el feudo valencianista.

Después de 279 días sin coincidir en el once titular, Gareth Bale, Cristiano Ronaldo y Karim Benzema volvieron a encabezar la lista de jugadores que saltarían al terreno de juego en Mestalla para medirse al Valencia. Después de volver a los horrores de las segundas partes, Marcelo acabaría con la fobia para sentenciar un partido en los minutos finales tras parecer más cerca el empate y el regreso de las dudas en las mentes madridistas. Montoya hizo dos penaltis claros que marcó Cristiano Ronaldo en la primera parte, Santi Mina recortó al inicio del segundo tiempo y el lateral sentenció el choque cerca del final. Kroos volvió a finalizar una obra de arte desde fuera del área cerca del 90.

Dudas, dudas y más dudas. Así comenzó el primer tiempo en Mestalla entre los tercer y cuarto puestos de la Liga. Los pupilos de Zidane se mostraban muy inseguros y el Valencia apenas se atrevía a intentar hacer daño a la meta de Keylor Navas. No fue hasta que, en un contragolpe tras un saque de esquina del Valencia, apareció Cristiano Ronaldo dentro del área de Neto y Montoya le derriba claramente. Penalti claro. El portugués agarró el balón y se dispuso a lanzar para marcar el primer tanto de la tarde. Corría el minuto 16. 9 minutos más tarde, el guardameta costarricense evitaría el empate tras un remate de Kondogbia desde fuera del área.

El Real Madrid se comenzaba a sentir mucho más cómodo gracias a la ventaja en el marcador y presionaba y cercaba a un Valencia que bajó un par de marchas. Montoya se convertiría una vez más en protagonista del partido tras provocar un penalti más, esta vez en el 38 y sobre Benzema. Si bien en directo no parecía, las repeticiones dieron la razón a Estrada Ferrnández, que estuvo muy acertado durante el transcurso de todo el choque. Cristiano volvería a lanzar para poner una ventaja de dos goles a los merengues. Al filo del descanso, el Valencia tuvo una doble ocasión, primero de Rodrigo con la puerta vacía y después de Guedes. Sin embargo, el resultado se mantuvo al término del primer tiempo.

Tras el paso por los vestuarios, volvió a aparecer el pecado del equipo de Zinedine Zidane en lo que llevamos de temporada: las segundas partes. Se desinfló el cuadro blanco, sucumbiendo a la presión del Valencia y a las imprecisiones en el ataque. Parecía otro equipo. De esto se aprovechó el equipo de Marcelino, siendo más inherente en las ofensivas, aunque fue a balón parado cuando encontró el recorte en el marcador. Centro desde la esquina de Parejo que cabeceó Santi Mina al primer palo para poner el 1-2 en el luminoso. El Valencia apretaba y en el minuto 66 tuvo que intervenir Keylor Navas para salvar a su equipo del empate. Marcelo sentenciaría el encuentro en el 84 tras una gran jugada de combinación con Asensio. Sin embargo, todavía quedaría tiempo para que Kroos enviara uno de sus típicos pases a la red para cerrar el partido.

Victoria contundente del Real Madrid en Mestalla que da un golpe de autoridad tras la dolorosa eliminación de Copa ante el Leganés. Los tres puntos ante el tercer clasificado del campeonato permiten al equipo de Zidane poder ocupar la tercera plaza de ganar el choque aplazado en Butarque. Santi Mina hizo ver las pesadillas a los merengues, pero Marcelo y Kroos impidieron que las sombras sobrevolasen el Santiago Bernabéu. Parece que la bestia, herida, todavía tiene mucho que decir.

Valencia 82-86 Real Madrid: El Real Madrid gana en La Fonteta y sigue invicto.

post

16 puntos, 10 asistencias, 7 rebotes y 25 de valoración. La última genialidad de Luka Doncic, clave en el triunfo madridista en la cancha del Valencia.

El Real Madrid se llevó la victoria de la pista del Valencia Basket en un duelo lleno de alternativas en el que si bien fueron Luka Doncic y Anthony Randolph los que sofocaron la revolución que montaron los locales en la segunda parte, fueron tres ‘secundarios’ como Jeff Taylor, Gustavo Ayón y Facundo Campazzo lo que sellaron el triunfo en el último minuto.

El encuentro arrancó intenso desde el inicio, como si no hubiera acabado aún la final de la liga que ambos equipos disputaron la pasada campaña. Pablo Laso decidió tratar de agobiar desde el inicio al conjunto valenciano situando a Taylor sobre Erick Green su gran referencia anotadora y lo consiguió.

Pero, paradójicamente, no le fue bien pues ‘obligó’ al resto de jugadores del Valencia Basket a involucrarse más en los ataques e hizo a su rival más peligroso. Ese juego coral y el control del rebote, con una buena labor de Will Thomas, permitió a los locales seguir el ritmo anotador de los madrileños liderado por un activo Ayón e incluso ponerse por delante (18-17, m.10).

La aparición de Doncic cambió el guión. Nueve puntos casi seguidos suyos dieron confianza al Real Madrid y aunque el ímpetu de Alberto Abalde y la reaparición de Green, más cómodo defendido por el debutante Randle, permitió al Valencia Basket resistir, la iniciativa volvió a ser del conjunto visitante.

Aunque el esloveno se refugió en el banquillo, el nervio de Campazzo la extendió hasta el descanso y eso que el choque se fue a los vestuarios con un triple de Joan Sastre sobre la bocina (39-43, m.20).

Bajo la batuta de Doncic, el Real Madrid mantuvo el control unos minutos pero al sentarse en el banquillo el partido enloqueció. El apabullante control del rebote compensó la falta de acierto local y permitió al Valencia estrechar el marcador. Y cuando se encadenaron una antideportiva de Ayón y una técnica a Laso por protestar, Doornekamp y Pleiss le pusieron por delante (58-53, m.29).

Volvió el esloveno y volvió a funcionar el conjunto visitante que, con ocho puntos seguidos de Randolph, se metió en el choque y puso nervioso al Valencia Basket. En unos minutos de una impresionante inspiración, el interior estadounidense asestó un duro golpe a su rival.

Pero los locales no se arrugaron. Con cuatro triples casi seguidos castigaron el poco movimiento de la defensa visitante y se pusieron por delante. Pero en el minuto decisivo, un triple desde la esquina de Jeff Taylor, un robo de Gustavo Ayón y una ‘bomba’ de Campazzo, sentenciaron el choque.

Real Madrid 2-2 Valencia: Marco Asensio rescata al Real Madrid.

post

Afectados por las ausencias defensivas y el desacierto en ataque, los madridistas salvaron los muebles gracias a dos goles del mallorquín.

Encuentro igualadísimo entre Real Madrid y Valencia, en el que los blancos sufrieron más de lo esperado para arrancar un punto de su propio feudo. El equipo de Marcelino dio un golpe de autoridad y su planteamiento desarboló a los de Zidane, afectados tanto por las bajas como por los más de veinte remates desaprovechados. Sin embargo, Marco Asensio llegó al rescate y pudo reivindicarse con dos goles que salvaron el empate.

Marco Asensio partía como titular y no desaprovechó la oportunidad para brillar con luz propia. A los nueve minutos, interceptó una pérdida de Kondogbia y se escapó a toda velocidad hasta la media luna del área. Los centrales esperaban que Benzema se desmarcara en el interior para recibir el pase en profundidad. Sin embargo, el mallorquín prefirió deleitarles con la especialidad de la casa: un remate lejano y seco, en carrera, con todo el espacio del mundo. Más que suficiente para estrenar el marcador.

A pesar del gol en contra, el Valencia no bajó los brazos y encontró el empate en su primera ocasión clara. Todos los protagonistas fueron canteranos: Gayá desbordó por banda a Carvajal gracias a la llegada atrás de Toni Lato, y el del filial se encargó de servir un centro lateral a Carlos Soler, dispuesto a resolver con frialdad. Todo un jarro de agua fría para los de Zidane; creían tenerlo bajo control y se toparon con la realidad.

El empate reflejaba algunas de las carencias que el Real Madrid debió afrontar: con Casemiro de central por la baja de Varane y Ramos, su papel tuvo que ser cubierto por el resto de centrocampistas. En ataque no bastaba la calidad de Asensio frente a la solidez del conjunto che. Sin embargo, al filo del descanso las llegadas blancas fueron sucediéndose, con hasta tres remates claros protagonizados por un laborioso Benzema. No basta solo con voluntad; al tercer error, algunos espectadores del Bernabéu no dudaron en pitarle.

De cara a la segunda parte, Zidane tuvo que reordenar el mediocampo con la entrada de Kovacic. El croata asumió labores defensivas para que Kroos pudiera adelantar su posición, y eso mejoró drásticamente la movilidad blanca. Sin embargo, el Valencia no se dejó impresionar y logró cortarles la continuidad en numerosas ocasiones. Cuando aun así los blancos llegaban al área, faltaba el acierto de sus delanteros  y la suerte al resto del ataque: Neto se empleó a fondo para despejar sendos disparos de Casemiro y Modric.

Poco a poco, la defensa merengue fue cargándose de tarjetas y las llegadas de los che se sucedieron. A falta de un cuarto de hora, Parejo dio el primer aviso con un remate desde la frontal del área que fue salvado Keylor Navas en efectiva estirada. Lo que no pudo evitar el meta costarricense fue la jugada posterior: Rodrigo conduce por banda, salva la marca de Kovacic y cede hacia atrás para que Kondogbia llegara al remate desde la segunda línea. Kroos no metió la pierna para cortarle el pase.

Cuando el Real Madrid parecía noqueado, Marco Asensio tuvo que tirar del carro cual estrella del equipo. En el minuto 83, empató para los suyos gracias a una falta directa en la frontal del área. Con mucha inteligencia, el mallorquín esperó a un leve movimiento de Neto para sorprenderle a pie cambiado con su chut, imparable para la barrera. Y a partir de ahí fue creciéndose: centros laterales, conducciones y desmarques que levantaban de sus asientos al público del Bernabéu. Es su primer doblete con los merengues.

El único punto negro del ataque madridista fue Benzema, quien no tuvo el día. Al filo del tiempo reglamentario, el francés mandó a línea de fondo un remate que parecía gol seguro, pues tenía espacio de sobra. Era tan claro que ni Zidane se podía creer. Y ya dentro del descuento, el ariete colocó de cabeza un remate que se estrellaría en el poste, en buena parte por otra mano salvadora de Neto. Hasta 22 remates totales cayeron en saco roto.

Sin embargo, la última jugada tuvo protagonismo visitante: Zaza y Santi Mina se colocaron en solitario en área rival, y solo el cansancio del italiano impidió lo que habría sido una sorpresa. Clara muestra de que el Valencia ha cambiado por completo: ya no es el caos de la temporada pasada, y la llegada de Marcelino ha servido para que la entidad vuelva a ofrecer la imagen competitiva de la que históricamente ha hecho gala. Todo ello en menos de tres meses.

Real Madrid 2-1 Valencia: Marcelo se agarra a la Liga.

post

Un gol del brasileño en la recta final da tres puntos vitales al Real Madrid, instantes después del empate de Parejo. Cristiano anotó y falló un penalti.

El Real Madrid ha salvado los muebles ante el Valencia al más puro estilo Real Madrid, con un gol en la recta final del partido cuando las cosas se habían puesto demasiado cuesta arriba. Esta vez ha sido Marcelo el que se ha convertido en héroe con un derechazo imparable.

Salió bien plantado el conjunto de ZInedine Zidane, sabiendo lo que se jugaba una jornada más, aunque la primera ocasión del partido fue para Santi Mina, que estrelló un balón en el poste izquierdo del marco de Keylor Navas.

La conexión entre Dani Carvajal y Cristiano Ronaldo sigue dando réditos al Real Madrid, como se demostró en el primer tanto de los blancos. Internada del lateral por su banda para sacar el guante de su pie derecho y servir en la cabeza del portugués un caramelo que no desaprovechó el ‘7’.

Tuvo la oportunidad ya en el segundo acto de encarrilar la victoria el propio Cristiano Ronaldo desde el punto de penalti, pero nuevamente se erigió imbatible en esa suerte Diego Alves, que le detuvo la tercera pena máxima al portugués.

Cuando el partido encaraba sus últimos minutos, Dani Parejo se sacó de la chistera un golazo de libre directo que ponía las manos en la cabeza de la afición madridista y las prisas de su equipo por revertir una situación complicada.

Y ahí apareció Marcelo, solo dos minutos después del empate, para dar una victoria vital para los blancos en la carrera por el título liguero.

Real Madrid 85-71 Valencia: Hasta que la defensa y Llull dijeron basta.

post

El Real Madrid doblega con autoridad a Valencia Basket (85-71) y conserva el liderato de la Liga ACB con 14 victorias en 17 jornadas. El equipo de Pablo Laso remontó un marcador en contra con un aplastante parcial de 26-8 en el tercer cuarto. Sergio Llull sumó 16 puntos y 13 asistencias, secundado por 14 puntos de Rudy Fernández. Guillem Vives, autor de 10 puntos, lideró la anotación rival.

Los locales mantienen una jornada más su buena racha en su pista, donde no pierden en Liga desde el 27 de diciembre de 2015, aunque durante muchos minutos vieron peligrar su buena trayectoria ante un oponente que completó una muy buena primera mitad y al que se le fundieron los plomos tras el paso por vestuarios, lo contrario que le ocurrió al Madrid.

Dos triples de Guillem Vives en los primeros instantes fueron la tarjeta de presentación de un equipo valenciano muy serio y rocoso que no tardó en tomar las primeras ventajas gracias su mejor puesta en escena y su superioridad en ambas zonas (2-10, min 2.30).

A los quince minutos, el Madrid logró, acercarse a un punto con buenos lanzamientos exteriores, lo que no puso nervioso a su rocoso oponente que, con un baloncesto muy práctico y su dominio en el rebote, supo mantener el control e irse al descanso siete puntos arriba (38-45). Los 22 puntos en la pintura de los valencianos frente a los diez de los madridistas y su superioridad en el rebote (18-12) decantaron a su favor una primera mitad en la que los locales sumaron más desde el triple que en sus lanzamientos de dos puntos.

El intercambio de canastas con el que arrancó el tercer acto benefició más al Real Madrid que fue mejorando con el paso de los minutos y minando la resistencia valenciana punto a punto hasta que Anthony Randolph, su mejor hombre en esa fase del juego, les puso con un triple por primera vez por delante tras 25 minutos de sufrimiento (51-49). El panorama cambió radicalmente, con un Madrid cada vez más enchufado y que metió una marcha más tras el descanso y un Valencia venido a menos que frenó en seco su producción ofensiva y se dejó medio partido en un tercer cuarto para olvidar (64-53).

Las dinámicas de ambos conjuntos se mantuvieron en los últimos diez minutos. Los locales disfrutaban con el juego de Rudy Fernández, Sergio Llull y Andrés Nocioni, que dejaron el partido resuelto en el ecuador del cuarto. Con ventajas que se mantuvieron en torno a la decena de puntos, los últimos minutos solo sirvieron para corroborar el triunfo blanco que le mantiene en solitario en lo más alto de la tabla, ahora con dos victorias más que los valencianos.

Valencia 1-1 Barcelona: Reparto de puntos con polémica.

post

Santi Mina apareció en la recta final para neutralizar el gol ilegal de Luis Suárez, que además debió ser expulsado en la jugada anterior.

Un gol de Luis Suárez en posición antirreglamentaria –y cuando, tras dos acciones inmediatamente anteriores, tendría que estar en los vestuarios- fue suficiente para que estallase la polémica en Mestalla. Sin embargo Santi Mina, tras una gran jugada de Alcácer, culminó el orgullo mostrado por el Valencia para lograr la igualada en el marcador. Voro ha cumplido tras la dimisión de Nuno y ahora será Gary Neville quien se haga cargo del equipo.

Empezó muy fuerte el conjunto catalán en los pies de Messi y Neymar. Primero el brasileño y después el argentino, ambos quedándose frente a frente con Jaume, pero los dos delanteros mandaron el cuero, de forma inexplicable, al cielo de Mestalla. El partido comenzó a ser una secuencia de ida y vuelta con salidas vertiginosas del esférico de un campo al otro, pero sin llegar a poner en aprietos las porterías rivales. Rodrigo de Paul tuvo la más clara del Valencia en el minuto 10’ desde la frontal, pero se marchó fuera. Claudio Bravo apenas pudo sentir el tacto del balón durante los primeros 45’ minutos.

La jugada más polémica de la primera mitad fue, sin duda, un posible penalti de Piqué –muy pitado hoy por el público ‘ché’, y no creo que sean muy madridistas- sobre Enzo Pérez. El central sujetaba del hombro al jugador del Valencia e impidió, presuntamente, que pudiera rematar un pase de Alcácer delante de Claudio Bravo. Desde ese momento, el conjunto de Luis Enrique se hizo con el control del encuentro y asedió la portería de Jaume. Si antes tuvieron Messi y Neymar el gol en sus botas, ahora lo tendría Luis Suárez en hasta dos ocasiones. Un remate de volea que se marchó por arriba y un centro-chut hacia el brasileño ante un Jaume vencido que salió por la línea de fondo fueron sus ocasiones.

La segunda parte comenzó como terminó la primera. El Barcelona era dueño pleno del partido y los de Voro –hoy técnico del conjunto ‘che’- no podían hacer nada contra la calidad del club catalán. Sin embargo Luis Suárez afeó determinados minutos del partido. Pisó –parece que de forma intencionada- a Abdennour y pocos instantes después cometió una falta sobre Jaume ante una clara ventaja del guardameta del Valencia. Los árbitros perdonaron la amonestación al uruguayo en ambas ocasiones, lo que habría supuesto su expulsión y un cambio en la dinámica de lo que pasaría a continuación.

El delantero del Barcelona se queda solo –en fuera de juego- y con gran velocidad deja atrás a Abdennour hasta meterse en el área. Allí se acerca a la línea de fondo en el área pequeña y fusila con su pierna derecha en el primer palo donde Jaume debería haber podido hacer más. Gol polémico donde los haya que, sin duda, no debió subir al marcador. El Valencia no lograba levantar cabeza tras el tanto recibido y comenzaron a acusar el cansancio de una semana que se les estaba haciendo muy larga.

Neymar estuvo a punto de poner el 2-0 en el marcador en el minuto 74’, resultado que habría sido definitivo y que acabaría con las ilusiones que el Valencia estaba poniendo a base de orgullo. Una jugada del delantero yéndose de varios jugadores terminó con él dentro del área, pero su disparo final buscando el palo se marchó fuera por muy poco. Escasos minutos más tarde, De Paul y Bakkali tuvieron el empate tras un contraataque del Valencia, pero sus disparos no encontraron la red defendida por Claudio Bravo. Fue Santi Mina quien puso el empate en el 86. Un pase en largo controlado de forma magistral por Alcácer, que se zafó de Piqué y Mascherano, deja el balón muerto para que su compañero fusile al guardameta chileno. La justicia hizo presencia en Mestalla y se produjo el reparto de puntos.