Dimitrov, campeón del Masters Cup.

post

Grigor Dimitrov ha coronado la mejor temporada de su carrera de la mejor manera posible. El guión perfecto. El búlgaro, se estrenará como N° 3 del Ranking ATP por detrás de Rafael Nadal y Roger Federer, se convirtió en el campeón del Masters Cup después de superar en un apretado duelo de dos horas y 30 minutos al belga David Goffin: 7-5, 4-6 y 6-3.

De esta manera, Dimitrov logra el título más importante de su carrera y se convierte en el primer debutante capaz de ganar el trofeo desde Álex Corretja en 1998 (v. a Moyà). Un título que le dará un total de 1500 puntos en el Ranking ATP y un premio en dinero de 2,5 millones de dólares. Es el cuarto título del curso para el búlgaro, que también venció en Brisbane (v. a Nishikori), Sofía (v. a Goffin) y el ATP World Tour Masters 1000 de Cincinnati (v. a Kyrgios).

“Me siento increíble ahora mismo”, acertó a decir Dimitrov. “Sin duda es el trofeo más importante de mi carrera y sólo puedo dar gracias a mi equipo y a mi familia por haberme apoyado en este año que ha sido tan especial para todos”.

“Creo que David es uno de los jugadores que más ha mejorado durante el año y para mí ha sido maravilloso compartir este momento con él en la final y estoy seguro que compartiremos entrenamientos durante la pretemporada”, halagó a su rival.

Los dos jugadores ya habían hecho historia antes de la Final. Dimitrov, por ser el primer búlgaro en clasificarse para el último evento del año. Goffin, por ser el primer belga. Ambos firmaron un nuevo capítulo en la historia del torneo: por primera vez desde que empezaron las Finales ATP en 1970, dos debutantes disputaban el partido decisivo (Goffin fue reserva la pasada temporada).

Dimitrov llegaba al encuentro definitivo sin haber perdido un partido en todo el torneo. El búlgaro, además, se había enfrentado a Goffin en round-robin con un contundente triunfo por 6-0 y 6-2, ampliando así el head to head a 4-1, con los últimos cuatro encuentros disputados este mismo año. Y en el sexto duelo entre ambos, más apretado que el inmediatamente anterior, Dimitrov amplió la ventaja a 5-1.

El partido arrancó con los nervios propios del escenario y la oportunidad. Tres quiebres consecutivos en el inicio del partido situaron a Goffin con 2-1. En el cuarto juego, el belga pudo amarrar su servicio con dos saques directos consecutivos desde un 30-30 para ponerse por delante en el marcador con una ligera ventaja.

Por su parte, Dimitrov trataba de encontrar su juego para golpear winners, con 3-4 y media hora disputada, sólo había conectado dos ganadores. En el octavo juego, varios errores enlazados de Goffin entregaron el segundo quiebre al búlgaro y el partido empezó de nuevo con 4-4.

Dimitrov fue sintiéndose más y más cómodo hasta que en el momento en el Goffin sirvió por llevar el parcial a la muerte súbita, se hizo con dos puntos de set. El primero fue negado. El segundo neutralizado con una derecha paralela. Se hizo con un tercero, pero Goffin respondió de nuevo con un saque ganador. Dimitrov tampoco aprovechó la cuarta bola de break y disparó una derecha que se fue larga. A la quinta fue la vencida para el próximo No. 3 del mundo, que se llevó la primera manga gracias a un error de derecha de su rival.

El segundo set, a diferencia del primero, empezó con ambos jugadores sintiéndose fuertes desde el servicio. En el sexto juego, Dimitrov tuvo bola de break a favor, la primera del parcial, pero una vez más Goffin neutralizó el quiebre. No sólo eso. Respondió inmediatamente después con un break que le situó 4-3 y saque. Ese break fue suficiente para cerrar el set y llevar el encuentro al tercer y definitivo parcial.

Dimitrov tuvo que resistir los embistes de Goffin ya de entrada, pues en el primerísimo juego el búlgaro se vio obligado a salvar cuatro bolas de break. Su esfuerzo tuvo recompensa y en el sexto juego, tras doce puntos peleadísimos, se hizo con el quiebre que terminaría siendo la llave de su victoria. Cuando Goffin trató de mantenerse con vida en el partido, salvando tres puntos de partido y pidió la ayuda del público. Aunque se llevó una ovación sonada, no pudo evitar lo inevitable: Dimitrov fue campeón.

“Ha sido una semana fantástica”, apuntó Goffin, elegante en la derrota. “Me gustaría felicitar a Grigor por su gran año y el gran equipo que tiene a su alrededor. Ha sido una semana con muchas emociones, mucha fatiga y ahora mismo me siento muy cansado. Pero al mismo tiempo, a pesar de lo duro que fue la semana, ha sido genial vivir esta experiencia”.

En Londres, Dimitrov cerró un 2017 de ensueño. Y a Goffin le queda una prueba más. La final de Copa Davis.

 

Sock conquista su primer Masters 1000 en Paris.

post

El estadounidense certificó, además, su presencia en el Masters Cup.

Jack Sock no dejó escapar la mejor oportunidad de su carrera para levantar un título ATP World Tour Masters 1000. El estadounidense superó en la Final al serbio procedente de la fase previa Filip Krajinovic por 5-7, 6-4, 6-1 en una hora y 58 minutos, para conseguir además su billete al Masters Cup.

Era una oportunidad única tanto para el balcánico como para el estadounidense, la primera vez que se encontraban a un solo partido de conquistar un trofeo ATP Masters 1000. La tensión y los nervios asomaron muy pronto en el partido, aunque fue Sock el primero en padecerla.

El americano, único de los dos jugadores en la última ronda de París-Bercy en portar la condición de cabeza de serie (No. 16), sufrió el primer break del duelo en el sexto juego del encuentro. Valiente y sin miedo a acercarse a la red, Krajinovic se despegó 4-2 tras aprovechar su segunda opción de quiebre del partido.

Pero fue entonces cuando el serbio sintió el vértigo de verse por delante en una Final de esta categoría. Y, de inmediato, vio cómo Sock recuperaba el terreno perdido. Si bien Krajinovic se llevó uno de los puntos más largos del primer set, una serie de errores –con doble falta incluida– permitieron al estadounidense devolver el break, para confirmar su recuperación poco después con su saque (4-4).

Sin embargo, el jugador nacido en Sombor hace 25 años no perdió la cara al set, a pesar de dejar escapar su posición de privilegio. Si bien Sock dominó en golpes ganadores (16 frente a los 11 del serbio) y en puntos totales ganados en la primera manga (35-38), fue Krajinovic quien volvió a recoger premio en el resto. Convirtió su segundo break (2/3) para cerrar el set por 7-5 en 46 minutos.

Los dos primeros puntos en juego en la segunda manga parecían advertir que Krajinovic se había desatado tras firmar el primer set de su lado. Sin embargo, Sock dio la vuelta a un 30-0 inicial para arrancar con un break. El serbio perdió feeling con su raqueta y la presión de verse más cerca que nunca del título le pasaron factura. Otro break más permitió al americano adelantarse (4-1).

Sin nada que perder, el balcánico soltó la muñeca, volvió a disfrutar en la pista y a ser peligroso desde todos los lados de la pista. Correoso e incisivo. Krajinovic reaccionó devolviendo un quiebre (4-3), pero ya era demasiado tarde. Sock dejó su estadística con el primer servicio en un 90% de puntos ganados con este golpe para llevar el partido al set definitivo (6-4).

El No. 22 del Ranking ATP asumió sus galones y en el tercer juego dio un golpe definitivo a la Final en forma de break. Era el cuarto del estadounidense en el partido para asumir el control del set 3-1. Krajinovic se resistió a marcharse de la Final, incluso cuando Sock disfrutó de dos break points más en el quinto juego. Pero al tercero sucumbió (4-1).

El jugador nacido en Nebraska hace 25 años levantó el cuarto título de su carrera, primero de categoría ATP Masters 1000. Antes también se hizo con las coronas de Auckland y Delray Beach esta temporada, además de Houston en 2015.

Federer conquista Shanghai ante Nadal.

post

Se impuso el suizo en la Final de Shanghai por 6-4 y 6-3.

El capítulo N° 38 de la rivalidad entre el actual N° 1 del Ranking ATP Rafael Nadal y el N° 2 Roger Federer se escribió este domingo en Shanghai. El español y el suizo pelearon por levantar el Masters 1000 asiático y dar un importante golpe en la Carrera a Londres para terminar el año como el mejor jugador del mundo. Federer necesitó una hora y 12 minutos para cerrar la victoria por 6-4, 6-3.

A pesar de que Nadal dominaba el head to head por 23-14, el de Basilea quien ha conseguido imponerse en los últimos cinco enfrentamientos, cuatro de ellos este mismo año: en la Final del Open Australia, así como en los ATP Masters 1000 de Miami, Indian Wells y Shanghai.

Federer saltó a la pista dura asiática con la intención de conservar el mismo guion que había dictado durante la temporada en sus duelos cara a cara. En el primer juego del partido, el suizo dispuso de dos opciones para romper el saque de Nadal (15-40), aunque el manacorense respondió con dos winners: una derecha y un saque directo. Eso sí, otros dos ganadores de Federer con el revés, dieron el primer break del partido, que supo conservar con su servicio (2-0).

El suizo continuó presionando el saque del español, colocándose 30-30 en el tercer juego. A pesar de que Nadal que presentaba un 50% de puntos ganados con el servicio en sus dos primeros juegos, consiguió estrenarse en el partido (2-1). Pero el suizo seguía sin mostrar síntomas de flaquezas con su saque con un 85% de puntos con primeros servicios, firmó un espectacular juego en sólo 50 segundos con 3 aces y otro saque más sin respuesta (4-2).

El segundo favorito en Shanghái no concedió opciones a su rival al resto. Si no era capaz de lograr un ace, apenas necesitaba tres golpes para fabricar los puntos desde el fondo (5-3). Para entonces, el español ya había conseguido ajustar su saque, pero el break era una distancia suficiente para permitir a Federer sacar para cerrar la primera manga. El saque del helvético marcó la diferencia en un set en el que sólo dejó escapar el 17% de los puntos al resto (6-4).

Las condiciones –pista rápida y techo cerrado debido a la lluvia sobre la ciudad china– favorecieron a Federer que consiguió imprimir un ritmo frenético durante todo el partido. En este contexto, Nadal sólo pudo resistir hasta el 2-2 sin tener los primeros problemas con su saque.En el quinto juego de la segunda manga, el suizo volvió a dar un zarpazo al marcador firmando otro break (2/5) para adelantarse 3-2.

Inspirado con el revés y sólido con su servicio -no cedió una sola opción de break en todo el encuentro- Federer ya había acelerado hacia la victoria. Encadenó un nuevo parcial de 3-1 para asegurarse el 27º título de categoría ATP Masters 1000 de su carrera. El suizo terminó el encuentro con 10 saques directos y un 83% de efectividad con su primer servicio. Por su parte, Nadal sólo pudo arrebatar 8 puntos de 44 a su rival en el resto.

Con la victoria de este domingo en Shanghai, Roger Federer suma ya seis títulos en 2017 igualando a Rafael Nadal como los dos jugadores que más trofeos han conseguido esta temporada. El Open Australia, Wimbledon, los ATP Masters 1000 de Indian Wells, Miami y Shanghái, así como la corona de Halle son los premios que presenta este curso el N° 2 del mundo.

Nadal logra su Grand Slam número 16.

post

El español alza su tercer US Open al superar a Anderson.

Un nuevo capítulo de la historia del tenis. Con puño y raqueta de Rafael Nadal. El No. 1 del mundo logró hoy su tercer US Open (también 2010 y 2013) al superar en la Final disputada en la pista Arthur Ashe al sudafricano y No. 32 del mundo, Kevin Anderson. En dos horas y 27 minutos de encuentro, que dominó de principio a fin, el español se impuso por un sólido 6-3, 6-3 y 6-4.

De esta manera, el mallorquín logra su corona de Grand Slam No. 16 (16-7 en finales) y reduce distancias una vez más con Roger Federer, que posee el récord absoluto con 19. Es más, nunca antes el suizo y Nadal habían logrado repartirse por igual los títulos grandes en una misma temporada: este año Federer se alzó en el Open de Australia y Wimbledon, mientras que Nadal lo ha hecho en Roland Garros y US Open.

El primer set consistió en un ejercicio de paciencia para Nadal. El español escaneó con rapidez el servicio de Anderson, que se vio constantemente presionado por el resto del No. 1 del mundo. Si bien resistió en sus primeros juegos al saque -en larguísimos games- Anderson no pudo evitar que del 3-2 pasase a perder el set con un parcial de 4-0 de Nadal, que muy concentrado, sólo cometió 5 errores no forzados (por los 23 de Anderson).

Sin ocasiones de break en los primeros cinco juegos del segundo set, la tregua terminó en el sexto. Nadal se hizo con dos bolas de quiebre y si bien Anderson salvó la primera, no pudo evitar que el español se escapase en el marcador en la segunda, con un un punto pegado a la red creando un muro infranqueable para el sudafricano.

La tercera manga arrancó con break del español, que se encaminó decidido hacia su corona No. 16 de Grand Slam. Sin mirar atrás. Sin conceder ocasiones de break. Imparable.

Nadal se une así al grupo de jugadores capaces de ganar el US Open al menos en tres ocasiones con Jimmy Connors (5), Roger Federer (5), Pete Sampras (5), John McEnroe (4) e Ivan Lendl (3). No sólo eso, por cuarta vez en su carrera, el español gana más de un Grand Slam por curso. Ya lo hizo en en 2010 (3: Roland Garros, Wimbledon, US Open); 2013 (2: Roland Garros y US Open) y 2008 (2: Roland Garros y Wimbledon).

La lucha por el No. 1 del Ranking ATP a final de año queda con un Nadal en posición privilegiada y un buen colchón de puntos para lo que queda de curso. Las matemáticas son fáciles de aquí a noviembre. El español defiende 100 puntos de aquí a final de año mientras que Federer sólo sumará.

En Nueva York, siguió la tradición del Big Four. Y es que en 45 de los últimos 50 Grand Slams han acabado en manos de Roger Federer, Rafael Nadal, Novak Djokovic o Andy Murray. Flushing Meadows fue el paraíso una vez más para Nadal.

Un imponente Nadal avanza a la Final.

post

El español remonta ante Del Potro y peleará por su tercer US Open.

Imponente. Así es como Rafael Nadal llegó a la Final del US Open. El español se llevó el duelo de Semifinal ante Juan Martín del Potro remontando una manga de desventaja. Tras más de dos horas y 31 minutos de encuentro, el No. 1 del mundo se impuso por 4-6, 6-0, 6-3 y 6-2.

De esta manera, Nadal eleva a un 23-3 en partidos de Semifinal en Grand Slam, 4-2 en el US Open, por lo que competirá en su Final No. 23 de un grande, con un récord de 15-7. El campeón de 15 Grand Slam buscará el próximo domingo distanciarse aún más de Pete Sampras, a quien ya superó en la lista histórica de títulos grandes, quedándose sólo por detrás de Roger Federer y sus 19.

Era el decimoquinto capítulo de la rivalidad entre el español y el argentino, con una ventaja de 8-5 en el head to head a favor de Nadal. Sin embargo, Del Potro contaba con un 5-4 a favor sobre pista dura y sobre todo, sumó como victoria el enfrentamiento más reciente entre ambos en las semifinales de los Juegos Olímpicos de Río.

También comportaba un rematch de la Semifinal de 2009, año en el que Del Potro logró su único Grand Slam. En esa ocasión, el argentino superó a Nadal por un triple 6-2. Esta vez el guión fue distinto.

Un break fue suficiente para que Del Potro, que no concedió una sola de break en el parcial, se llevase la primera manga ante Nadal. El intercambio de golpes más natural se dio con la derecha zurda del español y el revés de Del Potro, que supo resistir del que a priori es su golpe menos bueno hasta poder confirmar con su derecha el golpe ganador. Pero también los hubo de revés.

La respuesta de Nadal no se hizo esperar en la segunda manga. En la primera ocasión de break que dispuso en todo el partido, quebró a Del Potro para ponerse con un 3-0 de entrada. El correctivo no quedó ahí, y con el argentino más desconcentrado, Nadal puso una marcha más. Y cuanto a más fue el español, a menos lo hizo el argentino. Contundente 6-0, con 13 golpes ganadores por sólo un error no forzado, para poner tablas y empezar un nuevo partido.

En el nuevo escenario, Nadal ejerció de No. 1 del Ranking ATP. Un parcial total de 9-0 entre el segundo set y el tercero puso al español con todo de cara, mientras Del Potro trató de detener el tren al poner el primer juego de su raqueta en el tercer set. Sin embargo, Nadal ya había cogido carrerilla. El español no dio opción.

Ya en la cuarta manga, Nadal quebró en el tercer juego y aceleró hacia la Final sin mirar atrás. El primero fue en 2010 ante Novak Djokovic. El segundo tres años después ante mismo rival. Y en 2017, Nadal peleará por su segundo Grand Slam del año, en su tercera Final de un grande del curso. Buscando el triplete en Flushing Meadows. Su rival será alguien a quien conoce desde niño, el sudafricano Kevin Anderson, con quien tiene un cara a cara favorable de 4-0.

Este 2017 está siendo un año para enmarcar para el español. Campeón en Montecarlo (v. a Ramos Viñolas), Barcelona (v. a Thiem), Madrid (v. a Thiem), Roland Garros (v. a Wawrinka) y finalista en el Abierto de Australia (p. ante Federer), Acapulco (p. ante Querrey) y Miami (p. ante Federer), Nadal buscará el quinto título del curso. El mallorquín va por más.

Nadal acelera a Semifinales del US Open.

post

El español se medirá a Juan Martín del Potro en la penúltima ronda.

Rafael Nadal no quiso dejar lugar a la sorpresa en Flushing Meadows. El español realizó su parte del trato al superar en tres mangas (6-1, 6-2 y 6-2) y hora y 36 minutos a Andrey Rublev, que no tuvo opciones ante el No. 1 del Ranking ATP, que impuso la ley del favorito.

Rublev, de 19 años y cuartofinalista más joven desde Andy Roddick en 2001, se encontró ante su ídolo al otro lado de la red pero nada pudo hacer ante el poderío de Nadal, que se llevó el duelo generacional. El español cumplió así con la tradición en el US Open, pues nunca desde que elRanking ATP es oficial, un teenager eliminó a un No. 1 del mundo.

“Para mí es una importante victoria”, apuntó el español. “Creo que para Andrey han habido más nervios de lo normal porque eran sus primeros Cuartos de Final”.

“Yo también viví lo que es jugar ante jugadores que admiras y que has visto por la televisión. Supongo que ser ahora el jugador al que admiran es la parte negativa de hacerte mayor”, bromeó Nadal antes de augurar un gran futuro a la siguiente generación. “Esta generación tiene un gran futuro por delante y le deseo lo mejor a Andrey”.

Nadal aplicó un correctivo en las tres mangas, con estadísticas muy sólidas desde el resto. Y es que Rublev sólo pudo ganar 4 juegos al servicio, perdiendo 7 en total, y su cuenta de errores no forzados se disparó a 43. El mallorquín, en cambio, se encontró muy cómodo desde el primer momento y no perdió un ápice de concentración.

Rublev se despide del US Open con su mejor resultado en Grand Slam y con la garantía que el próximo lunes, estrenará nuevo mejor ranking y multiplicará sus opciones de clasificarse para las Next Gen ATP Finals en Milán. Por su parte, Nadal además ha dado un paso hacia adelante a la hora de mantener la primera plaza de la clasificación, algo por lo que depende de sí mismo. Y por primera vez en la historia del US Open, dos españoles competirán al mismo tiempo en Semifinal (Pablo Carreño se medirá a Kevin Anderson).

Hasta en seis ocasiones Nadal y Federer han estado a un partido de cruzarse en el US Open, único Grand Slam en el que no se han medido.Esta vez ha sido Juan Martín del Potro quien ha evitado el encuentro, superando al suizo por 7-6, 3-6, 7-6 y 6-4. En el head to head entre Nadal y Del Potro, el español domina por 8-5.

Nadal firma su triunfo N° 50 en el US Open.

post

El dos veces campeón avanza a Cuartos de Final tras superar a Dolgopolov.

En el día del trabajador en Estados Unidos, Rafael Nadal lo celebró como mejor sabe. En una pista de tenis. El español firmó su triunfo No. 50 en Flushing Meadows al superar a Alexandr Dolgopolov en un duelo que se estiró por hora y 41 minutos y terminó con 6-2, 6-4 y 6-1 en el marcador.

“Estar en cuartos es un gran resultado para mí”, apuntó Nadal. “He jugado muy sólido. No he cometido muchos errores y Alexandr es muy impredecible y ha combinado muchos golpes buenos con errores por lo que he tratado de mantenerme concentrado”.

De esta manera, el español avanza a sus séptimos Cuartos de Final en el US Open, donde se ha coronado en dos ocasiones (2010 y 2013, v. en ambas a Djokovic). Nadal no regresaba a la ronda de los ocho mejores desde 2013.

El No. 1 del mundo amplía su head to head a 7-2 con el ucraniano, que se queda con un 1-9 ante jugadores situados en el puesto más alto de la clasificación mundial. Su única victoria ante un No. 1 vino precisamente ante Nadal en Indian Wells 2014.

El primer break del partido llegó en el tercer juego, cuando con 30-30 Dolgopolov enlazó una doble falta con un error no forzado. Desde la ventaja, Nadal se fue sintiendo más y más cómodo y salvó las dos únicas ocasiones de break que enfrentó.

La segunda manga, más pareja, se decidió en el noveno juego. De nuevo sólo un break fue necesario para Nadal, que sólo cometió 5 errores no forzados en el parcial y se llevó un 82% de puntos con su primer servicio y un perfecto 100% con los puntos disputados con su segundo servicio.

Nadal pisó el acelerador en la tercera manga, con un rápido doble break de entrada y ya no dejó escapar el triunfo. El campeón de 15 Grand Slam se medirá a Andrey Rublev, que superó a David Goffin en tres sets.

Dimitrov corona su primer Masters 1000 en Cincinnati.

post

El búlgaro se impone en Cincinnati sin perder un set.

La espera terminó. Grigor Dimitrov subrayó su enorme potencial levantando a sus 26 años en Cincinnati el primer Masters 1000 de su carrera. El búlgaro se proclamó campeón de Cincinnati sin ceder un set, tras derrotar por 6-3, 7-5 al australiano Nick Kyrgios en una hora y 25 minutos de partido, sumando el séptimo título de su carrera en el ATP World Tour y el tercero de la temporada 2017 tras coronar Brisbane y Sofía.

El triunfo reportó un gran botín a Dimitrov, que aseguró su regreso al Top 10 del Ranking ATP. Además, sumó 1.000 puntos y ascendió del No. 9 al No. 6 en la Carrera ATP a Londres, ocupando virtualmente una plaza para disputar por primera vez en su carrera las ATP Finals – a celebrar en el O2 Arena londinense del 12 al 19 de noviembre.

El partido alumbró la lucha entre dos talentos primerizos, el primer choque entre dos jugadores nacidos en la década de los 90 peleando un título de esta categoría. El respeto mutuo entre dos debutantes en una final de Masters 1000, enorme oportunidad a ambos lados de la cinta, marcó los cuatro primeros juegos exentos de opciones de rotura.

Cuando llegó su primera oportunidad, Dimitrov mostró unos brillantes reflejos. El búlgaro lanzó un resto directo con su derecha, con el cuerpo suspendido en el aire, para mandar la pelota a los pies de Kyrgios. Un tiro convencido para asestar el primer golpe al encuentro y auparle en el marcador (4-2).

Ni siquiera las dudas inmediatas (dos dobles faltas situaron el 0-30 en el marcador) detuvieron el ritmo de Grigor, eléctrico en cada tiro para voltear el juego, confirmar su rotura y abrir una brecha definitiva en el primer parcial.

La frialdad del búlgaro fue in crescendo, hasta el punto de cerrar en blanco un primer set, vertiginoso, decidido en su favor en 34 minutos de juego. Una primera manga donde dominó con maestría el fondo de pista, haciendo suyos 17 de los 21 puntos decididos tras la línea.

El choque fue un regalo para observar el despliegue de Dimitrov, de pies rapidísimos en busca de su tiro de derecha. Su golpe cortado de revés, además, fue una clave importante en el encuentro. Una solución táctica para buscar oxígeno ante los morteros de Kyrgios y, también, una forma impecable de mantener la pelota a baja altura, lejos del golpeo cómodo del agresivo australiano.

En una segunda manga plana, Kyrgios trató de variar el guión, poblando el encuentro con puntuales subidas a mitad de pista. Una propuesta arriesgada ante la capacidad atlética de Dimitrov, que conectó numerosos passing shots como respuesta.

El servicio de Kyrgios le mantuvo a flote ante la estabilidad de fondo de Grigor, al que no amenazó el saque en todo el segundo set. El australiano resistió con 3-3 a dos pelotas de rotura, anticipando el sufrimiento que padecería al cierre del encuentro.

Tras resistir a contracorriente y estirar la manga hasta el 5-5, un juego para olvidar destruyó las opciones de Kyrgios. En el undécimo juego del segundo set, el australiano cometió tres dobles faltas y envió una derecha al muro entregando a Dimitrov la opción de servir para coronar Cincinnati. Grigor no desaprovechó la oportunidad y logró la copa más importante de su carrera.

“Enhorabuena por la gran semana que has hecho. Es bonito verte jugando a tu mejor nivel, siempre lo has tenido dentro de ti”, reconoció deportivamente Kyrgios en su discurso sobre la pista.

“Es uno de mis torneos favoritos y estoy realmente feliz por haber ganado aquí”, reconoció Dimitrov tomando la copa de campeón. “Siento una enorme confianza tras conseguir este título. Es el más grande que he logrado hasta el momento. Lo voy a disfrutar un par de días y me enfocaré en el US Open”, señaló el búlgaro.

Zverev reina en Montreal.

post

El alemán vence a Federer y celebra su quinto título del año, segundo ATP World Tour Masters 1000.

Siguiendo con su imparable progresión, que ya le ha convertido en uno de los mejores jugadores de la temporada, Alexander Zverev derrotó este domingo a Roger Federer en la Final del Masters 1000 Montreal por un marcador de 6-3 y 6-4 en una hora y 8 minutos de duración y levantó su quinto título de 2017, el segundo ATP World Tour Masters 1000 (Roma) y el segundo consecutivo (Washington, la semana pasada). Desde este lunes, Zverev estrenará su mejor posición en el Rankings ATP (7) y llegará lanzado a Cincinnati, el torneo previo al US Open

Zverev, que ya había ganado a Federer (semifinales de Halle 2016) tardó 18 minutos en colocarse 4-1 en el marcador, abriendo una importante ventaja en la Final y demostrándole a Federer lo que es capaz de hacer.

Con golpes profundos y agresivos, el alemán apartó a su contrario de cualquier opción en ese primer set, que controló sin ceder una sola oportunidad de break y que coronó de la mano de su saque, en el que se apoyó una vez tras otra para salir de las pocas situaciones de presión a las que fue llevado por Federer.

La segunda manga fue por los mismos derroteros que la primera, pese a que Federer dispuso de tres bolas de rotura que Zverev anuló en el inicio. Con 3-3 en el marcador, Zverev consiguió arrebatar el servicio del suizo y enfiló a toda velocidad el camino hacia el título, de nuevo sin dudar, de nuevo sin dejarse impresionar por su rival, de nuevo con un paso ganador arrollador.

El alemán, que ya tiene cinco títulos en 2017 (los mismos que Federer, líder de la clasificación), completó otra semana fantástica y siguió construyendo su propia historia, que ya es fantástica, en un año que todavía no ha terminado. Ni mucho menos.

“Ganar dos Masters 1000 en el mismo año es algo increíble. Jugué bien en Washington y aquí también. Es fantástico poder hacerlo en dos semanas consecutivas”, dijo Zverev. “Me siento muy bien, jugando el mejor tenis de mi vida”.

Zverev consiguió su segundo trofeo ATP World Tour Masters 1000 y se convirtió en el primer tenista fuera del Big-4 (Federer, Rafael Nadal, Novak Djokovic y Andy Murray) que gana varios Masters 1000 en una temporada desde David Nalbandian en 2007. Además, es solo el segundo jugador en activo fuera de ese grupo que ha ganado más de un Masters 1000, uniéndose a Jo-Wilfried Tsonga.

Zverev dominó todas las facetas del juego el domingo. El alemán sacó con agresividad y sus potentes golpes de fondo abrieron la pista a los lados para acabar los puntos. El alemán también se coloca tercero en la Carrera a Londres, con posibilidades de clasificarse para el Masters Cup tras recibir un impulso significativo.

Ganador de 894.585 dólares en premios y 1.000 puntos para el Ranking ATP, Zverev es el campeón más joven en el Masters 1000 Montreal desde Djokovic en 2007. También es el primer campeón alemán en más de 30 años, desde que Boris Becker lo hizo en Toronto, en 1986. Ahora, Zverev pondrá rumbo a Cincinnati para intentar seguir su racha victoriosa.

“Tengo un cuadro duro en Cincinnati. No sé si seré capaz de llegar lejos porque estoy un poco cansado, pero llego a tope de confianza”, avisó el alemán, que tiene otra buena oportunidad de seguir sumando antes del US Open.

Federer logra su octavo Wimbledon.

post

El suizo eleva a 19 el récord de títulos de Grand Slam.

Desafiar a la historia. Una vez más. Roger Federer amplió aún más su leyenda. En el All England Club, escenario de sus más especiales logros, el suizo alzó su octavo Wimbledon y su Grand Slam número 19. El partido para la historia se estiró por una hora y 41 minutos y terminó con un 6-3, 6-1 y 6-4 en el marcador.

El suizo se convierte en el primer hombre capaz de ganar ocho Wimbledon en la Era Abierta, distanciándose de Pete Sampras y sus siete coronas. No sólo eso. Se convierte también a los 35 años y 342 días en el hombre de más edad en ganar Wimbledon en la Era Abierta.

Y eso que el No. 5 del Ranking ATP tuvo que afrontar una opción de break en contra en el cuarto juego del encuentro, cuando sacaba para igualar a 2 el primer set (1-2, 30-40). Sin embargo, fue el propio Federer el que asestó el primer golpe con un quiebre de inmediato (3-2). Con un 82% de puntos con su primer servicio no dio más opciones al croata en el set.

A partir de entonces el suizo soltó la muñeca y, tal y como lo ha hecho a lo largo de las dos semanas, controló de principio a fin. Marcó el tiempo del partido, dominó con el servicio, disfrutó con el revés y mandó con la derecha. En apenas una hora, Federer ya mandaba 6-3, 6-1, mientras Cilic buscaba de manera agónica sacudirse la presión de un rival que conoce las medidas de la Centre Court al milímetro.

El helvético, que no cedió un solo set en esta edición de Wimbledon, cierra otra gira sobre hierba impecable. Además de levantar su octava corona en el All England Club, sumó en el Open de Halle su noveno título, para terminar la temporada sobre el verde con un récord de 12 victorias en 13 partidos. Sólo una derrota en Stuttgart (p. con Tommy Haas) luce en su registro desde su regreso el pasado mes de junio.

En la tercera manga, Cilic elevó su nivel de agresividad con 7 subidas a la red. Sin embargo, Federer contuvo cualquier intento de remontada. El ocho veces campeón de Wimbledon terminó con 23 golpes ganadores y un 81% de puntos con el primer saque.

“Es mágico. No puedo creérmelo aún. Es demasiado. Es increíble poder conseguir estos límites. No estaba seguro si estaría de nuevo en una final después del pasado año, especialmente tras las duras derrotas con Novak [Djokovic] en 2014 y 2015. Pero mantuvo la fe. Aquí estoy con el octavo título. Es fantástico”

Esta es la quinta vez en la historia en la que Federer y Rafael Nadal se han dividido los tres primeros Grand Slams del año: 2006, 2007, 2009 y 2010.

Campeón del Abierto de Australia (v. a Nadal), Indian Wells (v. a Wawrinka), Miami (v. a Nadal), Halle (v. a Zverev) y Wimbledon, Federer ascenderá hasta el tercer puesto del Ranking ATP cuando se actualice la clasificación.