GP Rusia: Hamilton sale de Sochi con medio título en el bolsillo.

post

El inglés se impuso en el cuerpo a cuerpo a Vettel y vio como Bottas le cedía el liderato para aumentar su ventaja en el Mundial hasta los 50 puntos.

Lewis Hamilton tiene medio título en el bolsillo, o incluso más, después de que el domingo lograra su octava victoria de la temporada en el GP de Rusia de F1, la número 70 de su carrera deportiva y que le sirve para dar un golpe prácticamente definitivo a un Vettel que ya no tiene prácticamente motivos para creer en una remontada. El inglés, con su quinto triunfo en las últimas 6 carreras, deja al teutón a la deriva y se escapa en solitario hacia su quinto título, con el que lograría igualar al mítico Juan Manuel Fangio. 50 son ya los puntos que separan al vigente campeón del germano de Ferrari, que en esta ocasión se vio de nuevo superado por la astucia, clase y calidad del de Stevenage en un día en el que además, Mercedes pudo exhibir su enorme mejora en las últimas carreras, batiendo a los transalpinos, con mejor coche durante todo el año. Pero esta vez, los de Brackley supieron reaccionar a tiempo, y con sus últimas evoluciones y una gran mejora en la gestión de los compuestos, lograron imponerse con claridad con un nuevo doblete, con Bottas en las segunda posición y Vettel, en la tercera, como espectador de lujo.

Como ya anunciábamos en los días precedentes, la salida iba a ser algo clave. Vettel, pese a partir desde la tercera plaza lo tenía todo para hacerse con el rebufo de los de la estrella en la larga recta principal de Sochi y conseguir la primera posición para poner nervioso a Hamilton. Pero a la práctica, no pudo hacerlo. Hamilton cerró extremadamente bien la puerta para mantener las cosas como estaban para empezar a escaparse junto a Bottas.

Sin movimientos de inicio pese a lo tensa que fue la salida, la carrera parecía que pasaría a decidirse en la estrategia. Bottas entró antes que Hamilton y y el inglés trató de alargar su parada para pasar a su compañero con un ‘overcut’ de libro. Pero ni una cosa, ni la otra, y el muro de Mercedes empezaba a sudar de nervios al ver que, por buscar la primera plaza de Lewis, habían comprometido la posición de su líder con respecto a Vettel. ‘Seb’ entró antes a boxes en busca del ‘undercut’ y en la vuelta 15, Hamilton salía de boxes por detrás del germano. Se complicaba la situación, pero ahí, aparecieron las manos de Lewis.

Con un neumático más joven, presionó tremendamente a su rival por el título, le cogió el rebufo y se preparó para pasarlo por el interior, pero Vettel reaccionó de una forma fea y sucia. Cerró su trazada en plena frenada y de esta manera obligó al inglés a bloquear ruedas para evitar lo que habría sido una colisión polémica. Vettel no estaba dispuesto a vender su piel, y Hamilton, lejos de quejarse por radio y desconcentrarse, dio toda una demostración de temple. Posiblemente, la acción del británico fue el adelantamiento del año por todo lo que significa. Tras un feo gesto de ‘Seb’, Lewis se recompuso inmediatamente, se volvió a pegar al Ferrari del germano y lo pasó de forma espectacular por el interior en la curva 5.

El polvo que levantó el inglés por la zona sucia también parecía aplaudir el tremendo ‘hachazo’ que le pegó a su mayor contrincante. Y a partir de ahí, tan sólo su compañero Valtteri le podía apartar del triunfo. Sin embargo, Mercedes pidió al finlandés que dejara pasar a Hamilton en la vuelta 25. Y el finlandés obedeció sin rechistar. Hamilton ya era segundo, líder virtual de la carrera ya que Verstappen, que ocupaba la primera plaza, perdería su posición al entrar a boxes.

Mercedes volvió a recurrir a órdenes de equipo de forma acertada para proteger a su campeón de los posibles ataques de Vettel debido al blistering que empezaba a acosar Lewis en sus compuestos por haberlos sobrecalentado en su pasada a Vettel. Así, Bottas, que tenía mejor ritmo y hubiera ganado la carrera sin problemas, tuvo que cumplir con su función de escudero para evitar males mayores, lo que hizo que la alegría en Mercedes no fuera completa. “Ha sido un buen resultado para el equipo, pero personalmente ha sido una carrera muy difícil, como todo el mundo ha visto”, decía Valtteri tras beneficiar a un Hamilton que vuela cada vez más alto, con las complicaciones que pasó este curso ya en el olvido.

“Lo impresionante de él es el desarrollo constante en la búsqueda de ese rendimiento óptimo. Es un perfeccionista, y siempre lo busca, año tras año. Por eso es un piloto tan completo”. Ya lo decía Wolff el viernes pasado. Hamilton ha vuelto a reinventarse este año ante el Ferrari más fuerte de los últimos tiempos y volverá a ser campeón gracias a victorias como las del domingo y a haber aprendido a sufrir como hizo al principio de año.