Real Madrid 101-89 Baskonia: Campeón de la Liga regular al ritmo de Rudy.

post

El Real Madrid selló matemáticamente su condición de líder de la fase regular de la Liga, que le garantiza la ventaja de campo hasta la final, tras derrotar en un partido aplazado y con poca historia a un apagado Baskonia que le permitió afinar su puesta a punto para la Final Four.

El conjunto blanco mantuvo su buena línea de las últimas semanas y no acusó el reparto de minutos entre los menos habituales ni el descanso a Luca Doncic pensando en la cita de Belgrado. A ello contribuyó el buen trabajo de hombres como Trey Thompkins, Felipe Reyes, Sergio Llull o Rudy Fernández.

Contagiados por el frío ambiente en el Palacio, los dos primeros clasificados de la competición salieron relajados en defensa y con jugadores no habituales en sus quintetos iniciales, lo que se tradujo en canastas fáciles en ambos aros.

Comenzó dominando el equipo vasco hasta que un parcial de 8-0 rematado con un triple de Jeffery Taylor igualó el marcador y dio paso a unos minutos de igualdad y de ventajas alternas que se mantuvieron hasta el final del primer cuarto (25-24).

La aparición en cancha de Sergio Llull en su segundo partido liguero tras su grave lesión de rodilla metió una marcha más a la producción ofensiva de su equipo, que empezó el segundo acto mejor que un Baskonia falto de tensión en defensa y que acumulaba pérdidas y errores en ataque.

Un triple del propio Llull subió a diez la diferencia en el minuto 15 (40-30). El base balear volvió entonces al banquillo con los deberes hechos y diez puntos en seis minutos que permitieron abrir brecha con un Baskonia falto de tensión que se iba apagando con el transcurrir del encuentro.

Los hombres de Pablo Laso se fueron al descanso ocho arriba y transmitiendo buenas sensaciones (52-44). Ni el descanso a Doncic ni los minutos que tuvieron jugadores como el canterano Melwin Pantzar mermaron las prestaciones del líder de la Liga. Como los locales seguían con más ganas de triunfo y todos sus hombres aportaban mientras los visitantes seguían sin carburar a su nivel habitual, el colchón estuvo rondando la docena de puntos durante prácticamente todo el tercer cuarto.

Felipe Reyes aprovechaba cada balón y fue el encargado de subir la máxima ventaja del choque, quince puntos (67-52, min 27). También estuvieron a buen nivel Trey Thompkins y Rudy Fernández, que dejaron el partido encarrilado a falta de los últimos diez minutos (75-62). Diez puntos seguidos del argentino Luca Vildoza, máximo anotador de su equipo con 22, despertaron al Baskonia y, de paso, encendieron las alarmas en los de Pablo Laso, que se vio obligado a pedir tiempo muerto al verse con solo siete de renta a seis minutos del final. Aunque el partido ganó algo en emoción, el Madrid supo controlarlo y, en un gran final de Rudy, selló su vigésima séptima victoria liguera, que le asegura el liderato al término de la fase regular.

Real Madrid 100-72 Fuenlabrada: Rudy y Reyes hacen la victoria más cómoda.

post

El Real Madrid alcanza las doce victorias seguidas en todas las competiciones tras superar con holgura al Fuenlabrada (100-72), en la que es su sexta consecutiva en Liga ACB.

El líder de la Liga Endesa, el Real Madrid, no dio opciones a la sorpresa de la primera mitad del campeonato, el Fuenlabrada, al que derrotó por 100-72 con un partido muy serio en el que el equipo visitante apenas dio sensación de poder dar la campanada.

Poco pudo hacer ante esto el Fuenlabrada del argentino Néstor García, un equipo que había sorprendido a varios de los grandes en su cancha, pero que en casa ajena no encontró la llave de la zona blanca y solo pudo acercarse con los puntos del croata Marko Popovic, que anotó 18 puntos.

Si alguien esperaba un inicio plácido para el Real Madrid, es que no conocía a este Fuenlabrada, caracterizado por ser un equipo correoso en defensa y acertado en ataque, con tres triples en sus primeros cuatro intentos que le adelantaban 12-17 (min. 7), al que respondía el Madrid con un vendaval 12-0 con un imparable Thompkins y dos triples de Rudy Fernández, uno sobre la bocina (24-17). Siguió el Real Madrid haciendo camino y el parcial iba por quince tantos seguidos hasta que el mexicano Paco Cruz embocó un triple (27-20, min. 12). Los fuenlabreños solo podían hacer daño por fuera, ya que la zona era territorio blanco, propiedad primero de Tavares y luego del hombre del día, Felipe Reyes, el segundo jugador con más partidos de la Liga ACB. De la mano del menor de los hermanos Reyes, disputando su duelo número 737 -se dice pronto, solo está a 19 partidos de los 756 de Rafa Jofresa- el Real Madrid llegó a ponerse a tiro de la decena de diferencia, con los tiros libres del cordobés y un contraataque iniciado por él para que lo terminara el estadounidense Jaycee Carroll (34-25, min. 16), la misma distancia al descanso: 45-36.

El ‘Fuenla’ perseguía encadenar la racha que le permitiera apretar el partido y llegar a uno de esos finales igualados que tan bien se le dan, pero para cortar eso apareció la inteligencia de Rudy Fernández, quien tras anotar dos tiros libres forzó un campo atrás de Eyenga y coronó la jugada con un triple (75-58, min. 32). Una bandeja de Reyes colocó las dos decenas de diferencia (79-58, min. 33), que llegaron a ser 30 tantos cuatro minutos después (97-67, min. 38) ante un Fuenlabrada ya desquiciado al que no salía nada y que tendrá que esperar otra ocasión para batir al vecino de la capital, que hoy puso oficio para evitar cualquier atisbo de sorpresa y cerró el duelo en 100-72.

Real Madrid 107-78 Andorra: Victoria sin apuros en la vuelta de Rudy.

post

El Real Madrid consiguió una cómoda victoria ante el Morabanc Andorra por 107-78, en la que lo más positivo fue la reaparición de Rudy Fernández, que con 4 de 6 triples demostró estar plena y felizmente recuperado.

El regreso del balear en busca de sensaciones, después de tres meses y medio lesionado, y el partido en Barcelona de Euroliga de la próxima semana apenas dejaron sitio en el pensamiento madridista para el Morabanc Andorra, aparentemente un rival sin la entidad necesaria para crear muchos problemas.

Con estas premisas, y con las ausencias del mexicano Gustavo Ayón, del estadounidense KC Rivers y del senegalés Maurice Ndour, la tensión local fue escasa y el marcador campó a sus anchas ante la ausencia de defensas.

Fue un primer cuarto al tran-tran, como en el mus, con los dos equipos buscando el aro rival sin poner demasiadas trabas al contrario en el camino contrario. De ahí el 27-25 con el que finalizó.

Con Rudy ya en la pista en los últimos tres minutos del primer periodo, el alero internacional, en el inicio del segundo, demostró que su recuperación es total, al clavar tres triples consecutivos que dieron el pistoletazo de salida al despegue de su equipo en el marcador, 36-27 (min.13.30).

El acierto desde más allá de la línea de 6,75 metros fue casi el único argumento que esgrimió el Real Madrid para marcharse en el marcador. Con 10 de 16 triples (63 por ciento) al descanso, al Madrid le bastó para alcanzar el vestuario con un 54-45.

El Morabanc Andorra no dio mucha guerra y se limitó a intentar no descolgarse definitivamente en el marcador, a la espera de que el Madrid se despistara y dejara alguna puerta abierta para intentar dar la sorpresa y ganar el partido. Daniel Clark y Vojdan Stojanovski fueron los más acertados en los primeros veinte minutos de juego.

Un 9-0 de salida en el tercer cuarto, en apenas minuto y medio, (63-45) prácticamente sentenció un partido sin alma que cerró el tercer cuarto con un 83-64 y una única duda, saber la diferencia final a favor del Real Madrid.

A estas alturas, la defensa del Real Madrid ni estaba ni se la esperaba. No hacía falta. Rudy demostró estar a punto (4 de 6 triples) y la victoria se quedó en casa con un 107-78 final.