Real Madrid 79-80 Olympiacos: El Real Madrid pierde la última posesión y deja la victoria al Olympiacos.

post

El Real Madrid no supo ni pudo aprovechar la última posesión de balón, con 15 segundos por delante y ya el que sería 79-80 definitivo en el marcador, dejando la victoria a un Olympiacos muy serio.

En el último segundo y sin que nadie se atreviera a lanzar, la colegiada alemana Anne Panther pitó personal sobre Facundo Campazzo, pero la repetición del vídeo dejó al Madrid con la derrota.

Jeffery Taylor sobre Vassilis Spanoulis y Kostas Papanikolaou sobre Luka Doncic, los mejores defensores de cada equipo sobre los líderes del rival. Ni Pablo Laso ni Ioannis Sfairopoulos se salieron del guión previsto, dado el respeto que ambos equipos se tienen.

Así las cosas y con alguna imprecisión en ataque por parte del equipo madrileño, el partido comenzó igualado, pese a que el Madrid estuvo tres minutos y medio sin anotar, del 13-9 (min.4.45) al 15-17 (min.8.15).

Pasado el primer momento de peligro el primer cuarto finalizó con un 20-21.

En el segundo acto y ya con las rotaciones instauradas en los dos equipos, el Olympiacos comenzó a mostrar sus grandes virtudes. Y una de las más importantes es la continuidad en el juego esté quien esté en pista, figuras o menos habituales.

Los griegos manejaron el balón con soltura y su paciencia y circulación de balón empezaron a verse reflejados en el marcador, 32-38 (min.15). El Madrid comenzó a ponerse nervioso ante la seguridad del rival.

Punto a punto, jugada a jugada, minuto tras minuto, el Madrid fue perdiendo terreno en el marcador con Luka Doncic abusando del bote, sin que hubiera movimiento ni opciones de puntos, más allá de las acciones individuales.

Los rebotes en este segundo cuarto fueron chivatos de la situación, 5-10 para el Olympiacos. El Madrid perdió el dominio bajo los tableros, no movió el balón en ataque y se desquició ante el buen hacer de los del Pireo.

El 39-45 con el que se llegó al descanso casi fue corto para los merecimientos de unos y otros. Otro dato revelador tras veinte minutos de juego, 6-12 en asistencias, cuando el Madrid suele destacar siempre en este aspecto.

Con los quintetos iniciales en pista en el arranque del tercer periodo el Madrid intentó retomar las riendas del choque. En ese momento comenzaron a aparecer las figuras de cada equipo.

Doncic liberado de subir el balón por un Facundo Campazzo muy entonado pudo mirar más al aro y abrir espacios, mientras que Papanikolaou, Spanoulis y Printezis comenzaron a dar muestras de su calidad.

Con todo, el Madrid volvió a nivelar el marcador, 49-49 (min.24.20) tras un parcial de 10-4, gracias su mejora defensiva y a su mayor mordiente en ataque.

A todo esto el Olympiacos vino vacunado sobre el efecto Edy Tavares y cada vez que el caboverdiano intentaba recibir se cerraban sobre él hasta tres jugadores, recuperando de inmediato su posición defensiva en cuanto el balón salía de las manos del pívot madridista.

Trey Thompkins, autor de 4 triples en cinco intentos y de 15 puntos hasta el minuto 26.30 (57-58) fue el fiel escudero anotador de un Doncic más reconocible.

Pasados los primeros minutos, el equipo griego retomó su circulación de balón y su paciencia franciscana en busca siempre de la mejor opción para anotar, 60-60 (min.27.45).

Dos tiros libres de Doncic parecieron firmar la igualada a 62 a 4 segundos para el final del tercer cuarto, pero Kule Wilyjer, al más puro estilo Sergio Llull, clavó un triple en el último instante dejando el marcador en 62-65 y al Madrid sin ponerse por delante desde el minuto 7 del primer acto.

Una entrada de Fabien Causeur devolvió al Madrid la ventaja en el electrónico, 66-65 (min. 30.45), 23 minutos después, que consolidó Thompkins con un nuevo triple, 5 de 6 intentos a estas alturas, 69-65.

El Madrid tocó a rebato y comenzó a disfrutar de los mejores momentos de baloncesto del partido, con una buena defensa y con opciones en ataque, jugando con garra y con el ánimo de unas gradas que entendieron también que era el momento clave del partido.

Un triple fallado por Jaycee Carroll pudo haber sido definitivo para abrir brecha en el marcador pero no entró y Olympiacos siguió jugando a lo suyo, con la precisión de un cirujano y la paciencia de una madre, para dejar claro que todavía estaba en el partido, 71-67 (min. 34).

Una antideportiva de Spanoulis y una técnica a Felipe Reyes, por dar una patada al balón en su frustración por haber fallado los dos tiros libres, dieron paso a un triple de Printezis para que el Olympiacos volviera a positivo, 73-74 (min.35.30).

Cada balón valía, a estas alturas, su peso en oro y la tensión creció de forma exponencial, con Thompkins y Printezis, que además se defendían uno al otro, calientes en ataque.

A minuto y medio para el final, el Madrid acabó una posesión sin lanzar a canasta y en la jugada siguiente Spanoulis intentó el triple definitivo que no entró, 76-77.

Doncic, que sufrió más de lo habitual desde el lanzamiento libre (10 de 15) puso el empate a 79 a 30 segundos para el final, y Janis Strelnieks sólo anotó 1 de 2 desde el mismo punto, 79-80 a falta de 15 segundos.

Con dos tiempos muertos consecutivos, Laso y Sfairopoulos prepararon la táctica. El Madrid pareció comerse la posesión, pero la colegiada alemana Anne Panther pitó personal sobre Campazzo. La revisión del vídeo dejó al Madrid con una derrota por 79-80.

Real Madrid 83-65 Olympiacos: Arranque de Euroliga con paliza liderada por Llull.

post

El Real Madrid se apuntó de nuevo, como en el año 2000 en el nacimiento de la Euroliga, a un debut victorioso por 83-65 ante el Olympiacos.

El Real Madrid se apuntó de nuevo, como en el año 2000 en el nacimiento de la Euroliga, a un debut victorioso por 83-65 ante el Olympiacos, guiado de la mano de un Sergio Llull que fue el máximo anotador con 22 puntos. No fue una victoria tan sencilla como puede indicar el marcador a primera vista, ya que el equipo madridista sólo pudo respirar con cierta tranquilidad en los últimos minutos, cuando el equipo griego arrojó la toalla. Un triple de Vassilis Spanoulis, después de casi minuto y medio de partido, inauguró la nueva Euroliga, aunque fue Sergio Llull el jugador más destacado del primer cuarto, anotando 15 puntos casi sin fallo, con 3 de 3 en triples, 2 de 2 en canastas de dos puntos y 2 de 3 en tiros libres. ElMadrid salió con la lección aprendida y con el objetivo de intentar atar lo más corto posible a Spanoulis. Llull fue el encargado inicial, contando con la ayuda del resto de sus compañeros.

El Olympiacos no acabó de encontrar el camino al aro, por su falta de efectividad en el lanzamiento, pero consiguió cerrar el primer acto con un 24-17. La buena circulación de balón del Real Madrid no se vio reflejado en el marcador porque el Olympiacos ajustó más su defensa y en los locales hubo algún que otro desajuste en defensa, con Jaycee Carroll como protagonista al ser superado claramente por Daniel Hackett. Esto unido a la superioridad griega en el rebote (14-19) y a que los madridistas sólo capturaron uno en ataque por ocho de los atenienses, dio como resultado que al descanso las fuerzas estaban más que igualadas, 42-40. Algo a destacar fue el mal funcionamiento del marcador, algo imperdonable en una competición que desea dar un salto de calidad en todos los sentidos. Los espectadores apenas supieron cual fue el marcador real en cada momento.

Los dos equipos demostraron que estamos en los albores de la temporada y que todavía les faltan entrenamientos para alcanzar la forma física ideal de sus jugadores y el acoplamiento necesario para que la maquinaria funcione a la perfección. Aunque también demostraron que el espíritu competitivo lo tienen a tope. Tras el descanso el marcador se frenó. Las defensas subieron un par de escalones su presencia y tanto Madrid comoOlympiacos tapiaron su aro para el rival, 49-46 (min.25) con un exiguo parcial en cinco minutos de 7-6. Los griegos se adelantaron en el marcador de manera fugaz, 49-51 (min.26), momento en el que RudyFernández, Llull y el mexicano Gustavo Ayón comenzaron a tirar de calidad, entrega y galones para reconducir la situación, 58-51 (min.28.30), con un parcial de 9-0 en dos minutos y medio. El tercer cuarto finalizó con un más tranquilizador, para el Real Madrid, 62-53, después de una buena reacción y de una notable mejora en el rebote.

El Real Madrid aumentó su renta a los once puntos, tras un triple deCarroll (67-56, min.31.30), pero los helenos lejos de tirar la toalla redoblaron esfuerzos, con Matt Lojeski especialmente certero en el tiro, para acercarse en el marcador. Las faltas antideportivas, por novedosas, deberán tener un tiempo de aceptación y entendimiento por parte de jugadores y aficionados. Un parcial de 4-7 en cuatro minutos (71-63, min.35.30) volvió a frenar el marcador. Los fallos en los lanzamientos y las imprecisiones volvieron a hacer su aparición en los dos bandos. Lasoparó el partido con un tiempo muerto y puso veteranía y experiencia en pista, con la vuelta de Felipe Reyes, para intentar atar la victoria. LukaDoncic, que ya es un jugador decisivo a sus 17 años, elevó la renta a 12 puntos, 75-63, a falta de tres minutos, y a 13, con un triple (78-65) a falta de poco más de un minuto. El Madrid supo dormir el partido para cuajar un debut victorioso por 83-65.

EL REAL MADRID LEVANTA LA CABEZA EN EUROLIGA

post

El Real Madrid hizo los deberes en casa, ganando 84-72. Repitiendo la final del año pasado ante Olympiacos. Está victoria era necesaria , ya que no se puede permitir perder  en casa y mas con las difíciles salidas, que les queda por jugar. El conjunto de Pablo sabía que para frenar a los griegos, tenía que parar a Spanoulis. Y vaya que si lo hizo, ya que dejo su casillero en un solo punto y repartió cuatro asistencias, porcentajes muy bajos para la estrella griega. El Real Madrid dio un respiro en las posiciones de base ya que Llull se incorporaba totalmente a la rotación del equipo además llevándose el MVP  del partido con 18 puntos 5 asistencias y 22 de valoración.

El partido comenzaba favorable al equipo blanco (8-3) que salió de inicio con los dos “sergios”. Primaban las defensas en  este primer cuarto. El tanteo se quedaba parado durante varios minutos, pero Lojeski y Papapetrou acercaban a los griegos. Pero siempre dejando a su líder Spanoulis sin entrar en el partido con grandes defensas y cambiando siempre en los bloqueos sin dejarle tiempo para pensar. El primer cuarto acababa con 17-19 para los visitantes.

El segundo cuarto comenzaba con mucho más intensidad por parte del equipo blanco. Se notó en la primera posesión ,ya que con el reloj parado Llull ( que había descansado unos minutos, volvía a la pista) robaba el balón en el inicio de cuarto.  El Real Madrid conseguía una ventaja  gracias a un parcial que conseguían  por el acierto de Carroll y las buenas acciones de Hernan-gomez. Olympiacos no bajaba los brazos y gracias a los errores del Madrid en el rebote defensivo y a la entrada del siempre incomodo Georgios Printezins, ajustaba el marcador y terminaba en  41-35 para los locales.

En la segunda parte el Real Madrid estaba más seguro de su juego y se empezaba a dejar pinceladas del campeón del año pasado. A pesar de la defensa que fijaron sobre “chacho” ,haciendo dos contra uno. Pero no surgió efecto ya que el Madrid en este cuarto  llego a estar a 18 puntos, gracias a dos triples de S.Rodriguez y otro grandísimo triple de Sergio Llull. A esta fiesta se sumaba el titán Ayón que se inflaba a coger rebotes y ayudar a dirigir el equipo desde el poste. Los griegos recortaron antes de irse al último cuarto dejando el marcador en  63-48.

Comenzaba el último cuarto y el Olympiacos se resignaba a bajar los brazos. Empezaban con un parcial de 0-5. Pero el Chapu Nocioni saltaba a la pista y volvía  a dar un respiro al marcador con grandes acciones defensivas y aportando en ataque. Spanoulis  ya no saltaba a la pista y parecía que los griegos bajaban los brazos. Unido al gran acierto de Llull que seguía anotando canastas imposibles.  Para terminar de completar la noche perfecta para Serio Llull, Pablo Laso le cambiaba a falta de pocos segundos para llevarse la ovación del palacio. El partido acabo  84-72 favorable al Real Madrid, que realizó un buen partido ante un equipo que no suele encajar demasiados puntos.

La mala noticia del partido fue la lesión de Sergio Rodríguez, que volvió a sentir molestias en los abductores debido a la gran carga de minutos que ha tenido en este último mes.

El M.V.P  del partido fue el Sergio Llull que anoto 18 puntos  7 asistencias y 22 de valoración.

Por parte del Olympiacos  el mejor del partido fue Othelo Hunter con 14 puntos 7 rebotes y 20 de valoración.

En la rueda de prensa  se le pregunto a Pablo Laso, por los pocos minutos que disputa Willy Hernan-Gomez.

A lo que respondió que viene haciendo un buen trabajo y que disputo un grandísimo partido antes Olympiacos, en los que participo 9 minutos. Pablo Laso comento que le encantaría darle mas minutos en la cancha,pero que solo dispone de 40 minutos para repartir entre todos sus jugadores.

 

 

 

 

Olympiakos 0-3 Arsenal: Olivier Giroud se sabía el camino hacia octavos.

post

El delantero francés jugó el mejor partido de la temporada y marcó tres goles.

El Arsenal se plantó en Grecia consciente de que sólo le quedaba una bala en Champions League. El margen de error se había reducido tanto que ni siquiera un 0-1 le valía ante Olympiakos. Tocaba ser ofensivos y buscar una goleada. Wenger apostó por Cech, Bellerin, Mertesacker, Koscielny, Monreal, Ramsey, Flamini, Walcott, Özil, Campbell y Giroud. Un 4-2-3-1 que se volvía 4-1-4-1 cuando Ramsey aparecía en zona de tres cuartos durante las posesiones largas.

Le costó arrancar al Arsenal, que se mostró tímido en los primeros minutos. Sin embargo, la luz se encendió en cuanto Özil se dejó ver. El alemán empezó a asociarse cerca del área y sus compañeros lo agradecieron. Olympiakos fue cediendo metros con el paso del tiempo, un error que le costó caro al filo de la media hora. Ramsey subió la banda izquierda y Özil conectó con él con un pase preciso. El galés levantó la cabeza y centró para que Giroud, de cabeza, pusiera el 0-1. Roberto llegó a tocar el esférico, pero no pudo evitar el tanto londinense.

El Arsenal encarriló el partido antes del descanso, un guión que seguro firmaban los ‘Gunners’ antes del pitido inicial. La mitad del camino estaba hecha, aunque quedaba la otra mitad. Walcott mandó fuera un contragolpe que olía a sentencia y Koscienly despejó a córner una contundente respuesta de Olympiakos. La primera mitad murió con la sensación de que todo podía pasar.

En la reanudación, Giroud decidió ser protagonista. Un mal gesto estuvo a punto de mandarle a vestuarios. Se torció el tobillo derecho y Wenger llegó a temerse lo peor. Sin embargo, pudo continuar y lo hizo de la mejor manera: marcando el 0-2. Campbell la bajó con el muslo en la frontal, recortó a su par, la pisó para dejar atrás a un segundo rival y finalizó la acción con una asistencia maravillosa para que el francés rematase a la red.

El 0-2 hizo mucho daño a un Olympiakos que intentó reaccionar a base de colgar balones desde las bandas. Cech, seguro por alto, evitó apuros innecesarios. El Arsenal, cómodo y sereno, se mostraba veloz en ataque. En una de sus apariciones en área contraria, Monreal forzó un penalti -mano de Elabdellaoui- que Giroud se encargó de transformar. Hat Trick del galo en la noche decisiva. El infierno se congeló hasta el punto de convertirse el silencio en un inesperado protagonista.

Wenger aprovechó la sentencia para quitar a Walcott y dar entrada a Gibbs. Más piezas en defensa y descanso para uno de los titulares. Marco Silva, mientras tanto, metió en el campo a Alejandro Domínguez y Hernani en busca de una reacción que nunca llegó. La hinchada que se daba cita en el Georgios Karaiskáki asumió con aparente naturalidad el adiós a la Champions League.

El Arsenal vuelve a pisar los octavos de final un año más. Lo hace como segundo de grupo. ¿Algún ‘gigante’ quiere visitar el Emirates en febrero?

Arsenal 2-3 Olympiacos: Histórico golpazo ‘Gunner’.

post

Primer triunfo por Champions en Inglaterra para los griegos, que enmudecieron el Emirates con goles de Pardo, Ospina -p.p- y Finnbogason.

El Arsenal ha sido derrotado este martes por el Olympiacos en el Emirates Stadium de Londres, por la segunda jornada de la Liga de Campeones.

El conjunto de Grecia se adelantó en el marcador a los 33 minutos del primer tiempo a través de Felipe Pardo, quien desde afuera del área logró batir a David Ospina poniendo el cuero junto al palo izquierdo. Konstantinos Fortounis le había dado el balón con un centro al área tras un saque de esquina. Esa acción del juego, el córner, iba a ser una desgracia para los Gunners en la primera parte.

Enseguida, a los 35 minutos, una gran jugada individual por izquierda de Alexis Sánchez derivó en el empate para los ingleses. El delantero chileno, ex del Barcelona se la puso entre líneas a Theo Walcott y éste definió con pierna derecha para quebrar la floja respuesta del portero español Roberto Jiménez: 1-1.

Sin embargo, antes de finalizar la primera parte, llegaría otro saque de esquina lapidario para el Arsenal. A los 40, un envío de Fortounis se convirtió en el 1-2 para los visitantes. Sí, fue con fortuna: Ospina tomó el balón, pero éste se le escurrió entre los dedos y, según el juez de puerta, pasó la línea de gol.

En la segunda parte, Walcott y Alexis intercambiarían roles y sería el inglés quien iba a asistir al chileno para el cabezazo del 2-2 parcial. El ex del Barça alargaba su buena racha, después del hat-trick en la Premier frente al Leicester el último fin de semana.

No bastaría para el conjunto británico, que un minuto después, al 66′, volvería a sufrir un cachetazo griego. Alfred Finnbogason, el hombre que pasara sin mucha pena ni tanta gloria por la Real Sociedad, firmaría el 2-3 a pase de Pardo. El Arsenal lo intentó hasta el final pero sólo vio celebrar a un sorpresivo Olympiacos, ganador de tres puntos clave en la lucha por ir a octavos de final.