Real Madrid 7-1 Deportivo: Gareth Bale y Nacho despiertan al Santiago Bernabéu.

post

Espectacular partido de los blancos, con tres dobletes del galés, del portugués y de Nacho. Regresó la BBC tras 273 días.

Volvió el mejor Gareth Bale y el mejor Cristiano Ronaldo. Echaba de menos el Santiago Bernabéu a la estrella de Gales y de Portugal. Doblete y mucho protagonismo en el terreno de juego, ofreciéndose y lanzando carreras por parte de ambos. Parece que, nuevamente, regresa el Expreso de Cardiff y el Balón de Oro. El Real Madrid fue claramente superior sobre el césped, aunque eso no le privó de una imagen muy habitual en esta temporada: muchas ocasiones y la sensación de perdonar demasiados goles al rival. Adrián López fue el encargado de adelantar al Deportivo de La Coruña en la primera mitad, y Nacho igualó la contienda poco después. Modric anotó el cuarto y Cristiano Ronaldo culminó el set con otro doblete. El central remató el partido para firmar otro doblete. Mosquera se retiró lesionado. La BBC volvió a coincidir sobre el césped 43 partidos después.

Comenzaba el choque con el conjunto merengue enchufado, activo, pero sin ofrecer excesivo peligro ante la portería de un Rubén Martínez que impidió durante los 90 minutos una goleada aún mayor. Sin embargo, la sorpresa saltó en la capital de España cuando una jugada combinada entre los tres atacantes del Deportivo la culminara Adrián López al segundo palo para adelantar a su equipo. Era el minuto 23. La respuesta del Real Madrid no se hizo esperar. Primero Cristiano Ronaldo y luego Marcelo en las siguientes jugadas, pero ambos se estrellaron contra Rubén.

El runrún sonaba en las gradas del Santiago Bernabéu fruto de ver a su equipo por detrás en el marcador una vez más. Los jugadores de Zidane, aun así, seguían sus acometidas buscando un gol que llegaría en el minuto 32. Salida de un córner que acabó con una pared entre Marcelo y Nacho, y fue el central quien remató de primeras libre de marca desde dentro del área para poner el empate. 10 minutos más tarde, al filo del descanso, el Real Madrid culminaría la remontada mediante el primer gol de Bale de la tarde. Recibió de Marcelo en el lado derecho, se perfiló para la zurda, y envío medido a la escuadra del segundo palo. Impresionante.

Tras la reanudación llegó la mala fortuna para Cristóbal Parralo después de que tuviera que retirar a Mosquera del terreno de juego por lesión. A partir de entonces, todo fue un carrusel y monólogo constante por parte del Real Madrid. Una versión merengue casi irreconocible durante la temporada, siendo la mayor goleada de esta campaña para los capitalinos. Gareth Bale anotó en el minuto 59 con un remate tras un córner. Modric, recibiendo de espuela de Cristiano Ronaldo, marcó el cuarto desde fuera del área con un disparo medido en el 68.

El portugués se sumaría a la fiesta con su doblete particular en los minutos 78 y 84. El primero de ellos fue de volea tras un centro desde la banda derecha de Casemiro al segundo palo, y el doblete de Cristiano llegó tras un gran remate de cabeza a media altura a un centro de Lucas Vázquez, que acababa de entrar al partido. El Balón de Oro, sin embargo, se retiró del campo después de sufrir una patada en la cara por parte de Schar en el remate. El séptimo y último gol del choque ante el Deportivo fue por parte de Nacho, que firmó el tercer doblete de la tarde al filo del final.

Cura extrema y radical para el Real Madrid. Goleada que sirve para dar esperanza a una hinchada que se comenzaba a ver cansada por un equipo que no terminaba de ofrecer su mejor nivel. Uno que sí ha mostrado para batir a un Deportivo que apenas se opuso en los primeros 25 minutos y que se desinfló tras el empate. Terapia de choque con miras a buscar una remontada peligrosa hacia una cima que no parece ser entregada por el Barcelona.

Real Madrid 1-0 PSG: Nacho encuentra petróleo y sella el pase a octavos.

post

El conjunto merengue consiguió un triunfo importante en el Santiago Bernabéu gracias a un gol de Nacho.

Suma y sigue, aunque con matices. El Real Madrid de Rafa Benítez logró rubricar un triunfo por la mínima ante el PSG en la cuarta jornada de la fase de grupos de la UEFA Champions League y selló su clasificación para los octavos de final de la máxima competición continental por la vía rápida.

El conjunto de Rafa Benítez, que ya alcanza 14 partidos consecutivos sin conocer la derrota y volvió a mantener la portería a cero con Keylor Navas de vuelta bajo los palos, continúa sin embargo con un desfase de sensaciones entre lo que dice su estadística y lo que transmite su fútbol. Y es que el PSG, que mordió el polvo en el Santiago Bernabéu, fue superior sobre el césped al combinado merengue.

Los franceses tuvieron más posesión, más jugadas de peligro, más protagonismo y más argumentos, aunque al final un solitario tanto de Nacho, que asumió el papel de héroe inesperado tras sustituir al lesionado Marcelo, fue suficiente para desnivelar la contienda. El polivalente zaguero sólo llevaba dos minutos en el campo cuando se encontró un rechace dentro del área del PSG tras un tiro de Kroos, y no desaprovechó la oportunidad ejecutando un disparo cruzado ante el que nada pudo hacer un mal colocado Kevin Trapp.

A pesar del mazazo que supuso el tanto merengue para los visitantes en la primera parte, los de Laurent Blanc siguieron apostando por mantener la calma y respondieron inmediatamente con un trallazo desde la frontal de Rabiot que se fue a la madera. La consigna era clara: tocar, tocar y tocar hasta que apareciera el hueco, mientras el Real Madrid hipotecó sus opciones a correr detrás de la pelota y aprovechar su potencial ofensivo y su velocidad para intentar sentenciar el encuentro. Cristiano, mientras tanto, se mostraba desconectado…

Ibrahimovic, Cavani, el propio Rabiot… El PSG rondó el empate, pero de forma paulatina fue dejando más espacios tras el descanso. Su rival, un especialista nato en potenciar los errores del rival, iba encontrando espacios y se presentaba en el área rival con más asiduidad, con Trapp sacando dos buenas manos. Benítez no lo veía claro desde el banquillo y pedía a sus hombres que adelantasen las líneas, aunque lo cierto es que la sensación en la recta final era que el Real Madrid estaba más cerca de sentenciar.

A pesar de ello, Di María fue protagonista, manteniendo al aficionado merengue al borde del infarto. El argentino, que a punto estuvo de marcar un gol olímpico, mandó un espectacular remate a la escuadra cuando el encuentro agonizaba. Dos tiros al palo que ejemplifican que el Real Madrid hizo equilibrios al borde del abismo.

Al final, el marcador señaló como ganador al combinado merengue. Los números son una ciencia exacta, y esta dice que los blancos estarán en octavos de final. Benítez puede tomar las dos próximas jornadas de la máxima competición continental con más tranquilidad para repartir descansos y dar minutos a los menos habituales, aunque a partir de la ronda de cruces un partido como el que se vio hoy puede dejarte fuera de la lucha por el título.