Fognini se corona en Montecarlo.

post

El italiano conquista su primer ATP Masters 1000.

En una final bien inesperada cualquier cosa podía suceder. Fabio Fognini se coronó el Domingo en el Masters 1000 Montecarlo 2019 el título más importante de su carrera, colocando en su palmarés una copa a la altura de su talento. El tenista de San Remo se convirtió en el primer jugador italiano en levantar una copa ATP Masters 1000, categoría inaugurada en la temporada 1990, y dejó su nombre grabado en uno de los torneos más históricos del calendario.

El N° 18 mundial desbordó por 6-3 y 6-4 al serbio Dusan Lajovic en 1 hora y 38 minutos en una Final marcada por los nervios de ambos debutantes. El balcánico, presente en el primer Final ATP Tour de su carrera, sucumbió en una jornada de cielos pesados, bastantes rachas de viento y, sobre todo, una monumental tensión por la copa que tenían entre las manos. Una presión evidente que se notó desde los primeros puntos del encuentro.

Después de avanzar hasta la Final sin ceder una manga, Lajovic creyó en sus opciones desde el desorden. Ante la figura de Fognini, un tenista tan impredecible como definitivo, Dusan procuró ser un objetivo nada fácil de localizar. El serbio comenzó la Final durmiendo la pelota con su revés cortado, tomando la red con decisión y rompiendo cualquier guión desde el fondo en la arcilla. Sin ritmo y alejado de cualquier lógica en el polvo de ladrillo, llegó a romper el saque de Fognini y situarse 2-1 en el marcador.

Si algo caracteriza a Fognini es su indiferencia ante las circunstancias. Con ese aparente temple del que ha hecho firma, el italiano logró imponer su golpe de revés con el paso de los minutos. Un golpe de aceleración máxima, con una capacidad innata para la apertura de ángulos, comenzó a desmontar el difuso plan de Lajovic. Fabio logró ganar cinco de los últimos seis juegos del primer set desde el silencio, apoyado por una grada que lo apoyó mayoritariamente.

El italiano, que superó al 11 veces campeón Rafael Nadal en la Semifinal, tuvo razones de sobra para confiar en que la ocasión sería gloriosa. Fognini rompió a Lajovic en el primer juego del segundo set y comenzó a vislumbrar una opción real de campeonato. Y los problemas nunca desaparecieron: Lajovic recuperó de inmediato la rotura, un vendaje en su pierna derecha fue colocado en mitad de la segunda manga y la agresividad de su rival fue en ascenso hacia el final del partido.

Con todo, la mano de Fognini siempre estuvo un paso por delante. Las derechas invertidas del italiano fueron un martillo contra el revés a una mano de Lajovic. Sus pasos cortos, un arma clave para medir los durísimos golpes de su rival y su intuición, siempre alerta en momentos decisivos, fundamentales para alcanzar las dejadas de emergencia de su adversario. Cuando lo necesitó, Fabio siempre tuvo la respuesta adecuada.

El título supone un balón de oxígeno para Fognini, que asciende a la mejor posición de su carrera en el N° 12 mundial. Montecarlo estrenó nuevo rey.

Nadal muerde La ‘Undécima’ en Montecarlo.

post

El español hace historia y se desmarca con 31 títulos Masters 1000.

Sobre la tierra batida de Montecarlo, Rafael Nadal se erige como dueño y señor. El español logró hoy su particular ‘Undécima’ al lograr el título N° 11 en el Masters 1000 de Montecarlo. Kei Nishikori no pudo evitar el triunfo del N° 1 del Ranking ATP, que se impuso por 6-3 y 6-2 en hora y 33 minutos. No hay quien detenga al amo de la tierra batida, que ha arrancado el curso con siete imponentes triunfos.

¿Récords? Rutina para Nadal. En el Principado el español ha conquistado once veces el título en doce finales y ante ocho rivales distintos: Guillermo Coria, Roger Federer, Novak Djokovic, Fernando Verdasco, David Ferrer, Gael Monfils, Albert Ramos-Viñolas y Kei Nishikori. Con la corona de 2018 el mallorquín además se desmarca en la lista histórica de ganadores de ATP World Tour Masters 1000 y se convierte en líder en solitario con 31 trofeos, uno por delante de Novak Djokovic.

Otro de los récords que Nadal amplió fue una estadística demoledora: lleva 36 sets consecutivos ganados en polvo de ladrillo y en ese tiempo ningún rival ha conseguido ganarle más de cuatro juegos en un parcial.

Nadal además amplía a 10-2 (4-0 en tierra) su head to head particular con Nishikori.

El primer set fue una titánica batalla entre ambos jugadores. Nishikori no salió en ningún caso amedrentado por los grandes récords de su rival y respondió a un break inicial del español con un rápido contra break. Sin embargo, Nadal se hizo poderoso a medida que avanzaba el parcial y en el sexto juego quebró una vez más al japonés para tomar impulso en el set.

En la segunda manga, el español subió el nivel de intensidad al resto y amenazó el servicio de Nishikori ya en el primer juego. En el tercero, certificó el quiebre y transitó con total autoridad hacia su corona N° 11 en Montecarlo. Un hito sin precedentes. Una marca solo para elegidos.

Un histórico Nadal logra ‘La Décima’ en Montecarlo.

post

Nadal logró en Montecarlo su título No. 50 sobre tierra batida. El español supera a Vilas en títulos sobre tierra y agranda aún más su leyenda.

Sobre la tierra batida de Montecarlo, Rafael Nadal volvió a reescribir la historia. Aquella en la que siempre es el rey de la tierra. El español logró su corona No. 10 en el Masters de Montecarlo después de superar en la Final a su compatriota Albert Ramos-Viñolas, a quien venció por 6-1 y 6-3 en hora y 16 minutos.

En la cuarta final de Montecarlo entre dos españoles, Nadal volvió a confirmar que sobre tierra, él es eterno favorito. El mallorquín se convirtió en el primer jugador en la Era Open en ganar 10 títulos en un mismo torneo. Su ‘Décima’ particular.

Récords y más récords. El mallorquín sumó su título 50 en tierra batida, superando al argentino Guillermo Vilas en número de torneos ganados sobre arcilla. Nadie logró números tan estratosféricos como el ganador de 14 Grand Slam. De sus 70 títulos, el 71% han sido sobre polvo de ladrillo.

Además, Nadal redondea su número de títulos a 70 en su carrera y se acerca a Novak Djokovic en la clasificación histórica de coronas de ATP World Tour Masters 1000: suma su No. 29, a una de las 30 del serbio.

Intratable en la Final, Nadal confirmó su condición de favorito y salió con todo ante un Ramos que disputaba su primerísima final de un ATP World Tour Masters 1000. El español se llevó la manga inicial conectando el 86% de primeros servicios, una estadística que le ayudó a volar en pista: cerró con un saque directo un parcial en el que además disparó 9 golpes ganadores y apenas cometió errores no forzados.

En la única faceta en la que Ramos fue superior a su rival fue en los intercambios de más de 9 golpes (6-3), si bien el parcial se decidió en puntos cortos, donde Nadal estuvo intratable.

Aunque el catalán se relajó más en la segunda manga, Nadal se hizo con un break en el quinto juego y se encaminó decidido hacia el triunfo. Sin conceder una sola oportunidad de quiebre, un fuerte servicio disparó su confianza al resto.

Los derbis, a su favor. Nadal acumula además un impresionante 15-0 ante rivales españoles en finales ATP World Tour. A la de Ramos se unen victorias sobre David Ferrer (8), Nicolás Almagro, Juan Carlos Ferrero, Alberto Martín, Albert Montañés, Tommy Robredo y Fernando Verdasco.

Nadal sigue siendo el Rey.

post

Levanta su noveno título en Montecarlo y el número 68 de su carrera.

El Imperio del Rey de la tierra batida no tiene límites. En el Masters de Monte-Carlo, Rafael Nadal amplió los territorios que forman parte de sus dominios, en forma de su novena corona sobre el polvo de ladrillo monegasco, igualando el récord que presenta en otro escenario teñido por la arcilla: Roland Garros. El español superó a Gael Monfils por 7-5, 5-7, 6-0 en dos horas y 46 minutos.

Y es que a los títulos cosechados de manera consecutiva entre 2005 y 2012, el número 5 del Ranking ATP añadió un nuevo éxito este curso. Además, amplió su racha de victorias en Montecarlo, dejando un espectacular balance de 58 triunfos en 62 encuentros, o lo que es lo mismo, gana el 93,5% de lo que juega.

Por otro lado, Nadal continúa aumentando sus récords sobre la superficie, donde se ha destacado como el máximo dominador de todos los tiempos. Ya encadena 48 títulos en tierra batida y un total de 68 a lo largo de toda su carrera.

El español propuso una guerra de desgaste que Monfils aceptó desde el primer intercambio. Los 20 minutos iniciales fueron impecables por parte de Nadal. Trabajaba cada punto, tirando ángulos para tratar de finalizar con la derecha y evitar los latigazos del francés desde el fondo, capaz de conectar derechas por encima de los 170 km/h.

A pesar de que el galo fue el primero en disfrutar de dos opciones de break, fue Nadal el que no perdonó su primera oportunidad para adelantarse (3-1). Parecía que el partido se encontraba en la zona de confort del manacorense, acostumbrado a bregar sobre el albero. Pero Monfils reaccionó y aprovechó los problemas de su rival con el segundo servicio (14%) para igualar (3-3).

Entonces el Monfils más peligroso apareció en escena: disfrutando de cada punto con el público y con la muñeca suelta. Así enlazó 6 puntos seguidos, pero Nadal cortó la brecha. Movió al francés, sin repetir dos golpes a la misma zona, y encontró premio en forma de un nuevo break (5-3).

Sin embargo, los servicios se rendían al poderío de los restos. Nadal no pudo cerrar el set. Tirando con el alma y afinando con el corazón, el español encaró 3 bolas de set a favor en el décimo juego, pero Monfils salvó la situación (5-5). Eso sí, a la quinta oportunidad el balear no falló y cerró el parcial (7-5).

El número 16 del mundo saltó en el segundo set aún más agresivo y apenas tardó tres juegos en recoger sus frutos. Un break inicial que supo conservar más tarde, evitando que Nadal convirtiese hasta 3 oportunidades para quebrarle, le permitieron escaparse (1-3).

La paciencia de Nadal tuvo recompensa. Pegando desde el fondo, continuó su batalla de desgaste sobre el francés, que resistía el ‘péndulo’ que imponía su rival. Así, en el sexto juego puso las tablas (3-3). Pero, cuando parecía más agotado, Monfils devolvió la moneda con otro break, con una serie de golpes ganadores con la derecha (3-4).

Como si el servicio quemara a los dos finalista, el partido continuó la espiral de los break. Nadal, con 2/6 en opciones de quiebre hasta entonces en el set, recuperó el terreno perdido (4-4). Y es que si bien Monfils únicamente había podido ganar el 33% con su segundo saque, el español hacía lo propio con un 25%.

El jugador nacido en París hace 29 años puso orden en el caos, sumando tres juegos seguidos para forzar la tercera manga (5-7).

Lejos de dar un paso atrás, Nadal activó su derecha para retomar el dominio de la central de Montecarlo, unas medidas que conoce a la perfección. Dos dobles faltas de Monfils ayudaron para cerrar el primer break (2-0) y una exhibición desde el fondo con el drive consumaron la ventaja con otro quiebre (5-0). Monfils, prácticamente sin fuerzas, concedió un nuevo quiebre y el partido.

El primer título de Nadal en 2016 sirvió para volver a encabezar la lista de jugadores con más trofeos de categoría ATP World Tour Masters 1000 con 28, una cifra que comparte con Novak Djokovic.