Nadal logra un histórico octavo título en Roma.

post

El español levanta su 32º ATP World Tour Masters 1000.

Una jornada para la historia en Roma. En una tarde ya imborrable sobre la tierra batida del Foro Itálico, Rafael Nadal levantó su octava corona del Internazionali d’Italia – ampliando su registro como jugador más destacado en la historia del torneo. En uno de los eventos clave de la gira de arcilla, el español tomó su 78º título ATP World Tour y aseguró su ascenso al N° 1 mundial desde este lunes por 174ª semana en su carrera.

El balear subrayó su autoridad en la superficie más lenta del circuito para desmontar por 6-1, 1-6 y 6-3 el juego del alemán Alexander Zverev, destronando así al vigente campeón del torneo. Nadal levanta así el 32º título ATP Masters 1000 de su carrera y el segundo de este calibre en la temporada 2018 (Montecarlo), remarcando su estatus como líder histórico de coronas de la categoría en el ATP World Tour.

La Final de Roma congregó a los dos grandes protagonistas de la gira de arcilla. Con dos copas en la superficie en 2018 incluyendo un ATP Masters 1000 por cabeza (si Nadal coronó el Barcelona Open y el Monte-Carlo Masters, Zverev respondió con el Open de Munich y el Madrid Open), Rafa y Sascha pisaron la pista con credenciales más que probadas.

Y las curvas no tardaron en llegar. Con determinación para lanzar dejadas y acelerar como un rayo, Zverev rompió el servicio de Nadal en el primer juego del encuentro. La amenaza no pudo ser mejor aceptada por el español, que enlazó los seis siguientes juegos adivinando siempre las intenciones su rival.

Ante las bolas cortas de Sascha, Rafa respondió con unos reflejos perfectos en la cinta (8/8) y una voracidad temible al resto. Si Zverev coronó la Caja Mágica días atrás sin conceder una rotura en todo el torneo, Nadal le infligió hasta tres quiebres apenas en la primera manga. Con una posición muy retrasada al resto, comenzando el intercambio a más de cuatro metros de la línea de fondo, Nadal ganó tiempo hasta hacer que el alemán apenas ganara cinco puntos con su servicio en el primer parcial.

Que Zverev es un jugador especial quedó claro de inmediato. Ante un rival jamás batido, con la primera manga todavía caliente y la responsabilidad de proteger la copa entre manos, el de Hamburgo levantó un 0-5 en un puñado de minutos para sentenciar el segundo parcial. En una manga donde Nadal apenas pudo conectar un golpe ganador por los 12 de Zverev, el jugador de Hamburgo encontró la oportunidad para restablecer el equilibrio.

La supervivencia fue la clave para tomar la corona de Roma. Zverev mantuvo el impulso del segundo parcial, sumiendo a Nadal en un amenazador 1-3 hasta la llegada de la lluvia. Intentos por reanudar el encuentro fueron en vano hasta que, con 2-3 en el marcador y una rotura favorable a Zverev, los jugadores acudieron durante una hora al vestuario.

El regreso a pista fue el puro reflejo del campeón español. Con el agua al cuello y el margen de error justo para aspirar a la copa surgió la mejor versión de Nadal. Con una velocidad de piernas antológica, una fe infinita y cruzando el juego sobre la derecha de Zverev, el mallorquín encadenó los últimos cuatro juegos del partido para tomar una victoria histórica en Roma.

Un esfuerzo total que permitió a Nadal frenar una racha de 13 victorias consecutivas de Zverev, reciente campeón sobre la tierra batida de Múnich y Madrid.

Enfrentado a uno de sus principales rivales en la actualidad, Nadal aprovechó el duelo de Roma para trazar una línea firme. El español estiró su impecable dominio ante el joven jugador alemán, al que ya domina por 5-0 en su historial head to head.

En Roma, conocida como la Ciudad Eterna, Nadal grabó a fuego su respeto en el ATP World Tour.

Zverev conquista en Madrid su tercer Masters 1000.

post
El alemán suma las coronas de Madrid, Canadá y Roma.
Era el duelo del futuro, de dos raquetas que lideran el relevo generacional del ATP World Tour y que todos los especialistas señalan como herederos naturales de la élite que ha dominado el circuito en la última década. Alexander Zverev ganó el pulso que sobre la tierra batida de la pista Manolo Santana del Madrid Open mantuvo ante Dominic Thiem por 6-4 y 6-4, en una hora y 18 minutos.

A pesar de sus 21 años, el alemán exhibió una madurez que le permitió encadenar la tercera corona ATP World Tour Masters 1000 de su carrera en la Caja Mágica, añadiendo a las que conquistó la pasada temporada en el Internazionali d’Italia en Roma (v. a Novak Djokovic) y la Rogers Cup de Canadá (v. a Roger Federer). Además, hace apenas unas semanas en el Miami Open (p. con John Isner).

Zverev se convirtió en el primer jugador en activo en alcanzar la cifra de tres ATP Masters 1000 ganados sin ser Rafael Nadal, Novak Djokovic, Roger Federer y Andy Murray. En total, hay 15 jugadores que sepan lo que es levantar un torneo de esta categoría.

Un break inicial marcó la historia de un partido en el que Zverev apenas tardó en tomar el mando. El jugador nacido en Hamburgo en 1997 aseguró el 78% de los puntos que puso en juego con su servicio y aprovechó la única oportunidad de todo el set para cerrar de su lado el marcador por 6-4.

El segundo parcial arrancó de la misma manera que el anterior: quiebre sobre el saque de Thiem. La agresividad del alemán desde el fondo y una serie de errores no forzados, sobre todo desde el lado del revés del austriaco, generó aún más nervios en la raqueta del austriaco que buscaba su primer ATP Masters 1000 en su segunda final en el Madrid Open.

Zverev consiguió mantener la ventaja en el marcador sin ceder una sola opción de break en el partido, elevando su porcentaje de éxito con el primer servicio a un 94%.

El N° 3 del Ranking ATP levantó el octavo título de su carrera en Madrid, uniendo a su palmarés lo que antes había conseguido en Múnich 2018, Canadá 2017, Washington 2017, Roma 2017, Múnich 2017, Montpellier 2017 y San Petersburgo 2016. Ahora viajará a Roma para defender su corona con un impecable récord de 9 victorias consecutivas.

Nadal muerde La ‘Undécima’ en Montecarlo.

post

El español hace historia y se desmarca con 31 títulos Masters 1000.

Sobre la tierra batida de Montecarlo, Rafael Nadal se erige como dueño y señor. El español logró hoy su particular ‘Undécima’ al lograr el título N° 11 en el Masters 1000 de Montecarlo. Kei Nishikori no pudo evitar el triunfo del N° 1 del Ranking ATP, que se impuso por 6-3 y 6-2 en hora y 33 minutos. No hay quien detenga al amo de la tierra batida, que ha arrancado el curso con siete imponentes triunfos.

¿Récords? Rutina para Nadal. En el Principado el español ha conquistado once veces el título en doce finales y ante ocho rivales distintos: Guillermo Coria, Roger Federer, Novak Djokovic, Fernando Verdasco, David Ferrer, Gael Monfils, Albert Ramos-Viñolas y Kei Nishikori. Con la corona de 2018 el mallorquín además se desmarca en la lista histórica de ganadores de ATP World Tour Masters 1000 y se convierte en líder en solitario con 31 trofeos, uno por delante de Novak Djokovic.

Otro de los récords que Nadal amplió fue una estadística demoledora: lleva 36 sets consecutivos ganados en polvo de ladrillo y en ese tiempo ningún rival ha conseguido ganarle más de cuatro juegos en un parcial.

Nadal además amplía a 10-2 (4-0 en tierra) su head to head particular con Nishikori.

El primer set fue una titánica batalla entre ambos jugadores. Nishikori no salió en ningún caso amedrentado por los grandes récords de su rival y respondió a un break inicial del español con un rápido contra break. Sin embargo, Nadal se hizo poderoso a medida que avanzaba el parcial y en el sexto juego quebró una vez más al japonés para tomar impulso en el set.

En la segunda manga, el español subió el nivel de intensidad al resto y amenazó el servicio de Nishikori ya en el primer juego. En el tercero, certificó el quiebre y transitó con total autoridad hacia su corona N° 11 en Montecarlo. Un hito sin precedentes. Una marca solo para elegidos.

Isner levanta el título en Miami.

post

El americano logró el primer ATP Masters 1000 de su carrera.

Estados Unidos y pista dura han sido una combinación ganadora para John Isner. A lo largo de su carrera, el americano siempre ha sacado su mejor tenis ante su público, pero aún se exigía hacerlo en territorio ATP Masters 1000, algo que no había ocurrido. Después de dejar escapar el título en tres finales antes, esta vez no falló en Miami ante Alexander Zverev para acabar conquistando su primera corona por 6-7(4), 6-4, 6-4, en dos horas y 29 minutos.

Antes de la última cita en el Crandon Park Tennis Center, el americano había cedido en las finales de Indian Wells 2012 (p. con Federer), Cincinnati 2013 (p. con Nadal) y París 2016-Bercy (p. con Murray). Eso sí, después de completar una semana en la que terminó con la racha de 15 victorias consecutivas de Juan Martín del Potro en Semifinal y superar a tres Top 10 (Cilic, Del Potro y Zverev), se aseguró su regreso a la posición más alta de su carrera con el No. 9 del Ranking ATP.

El espigado americano de 2,08 m inauguró su casillero de títulos ATP Masters 1000 logrando derrotar a Zverev por primera vez en su carrera, dejando el head to head en 1-3. El alemán se había impuesto en las dos finales anteriores que había disputado de ATP Masters 1000 en Roma (d. a Djokovic), mientras que unos meses más tarde consiguió la Rogers Cup en Canadá (d. a Federer).

El estadounidense saltó a la pista con confianza y más agresivo al resto. A la seguridad con su servicio –máximo artífice de aces del torneo con 79– se unió la capacidad para generar dudas en el servicio de Zverev. En el segundo juego trabajó 3 opciones de break, mientras que en el sexto volvió a firmar otras dos. Pero el alemán encontró recursos para escapar del peligro y mantener su saque (5/5) hasta el tie-break.

En el desempate se desató la locura. Después del respeto mutuo durante todo el set, se sucedieron los errores a partir del quinto punto. Si bien Zverev se adelantó 3-2, Isner firmó dos puntos seguidos al resto (3-4), una acción que repitió el alemán para recuperar la ventaja (5-4) y sacar para cerrar el tie-break (7-4).

El mismo guion dominante de los servicios continuó en el segundo set hasta el noveno juego. Hasta que por primera vez se llegó al deuce y fue Isner el que aprovechó su sexta oportunidad (1/6) para anotar el primer break del encuentro (5-4). A pesar de que Zverev consiguió sus dos primeras oportunidades de quiebre para intentar devolver de inmediato el break, el estadounidense acabó cerrando el set en los minutos de mejor nivel de tenis del partido.

En el set definitivo, una vez más fue Isner el que logró hacer más daño al resto y prácticamente en todos los turnos al servicio de Zverev cuestionó su saque con opciones de break. En el tercer juego no pudo convertir la que tuvo, tampoco las cuatro que registró en el quinto juego, pero en el noveno llegó el segundo break en 12 oportunidades para cerrar el encuentro con su saque.

Isner levantó el título ATP World Tour número 13 de su carrera y 11 en Estados Unidos. Auckland es el único trofeo que ha levantado lejos de su país (2010, 2014), mientras que Newport (2011, 2012, 2017), Winston-Salem (2011, 2012), Houston (2013), Atlanta (2013, 2014, 2015, 2017) y Miami (2018) componen todo su palmarés.

Del Potro Levanta Su Primer Masters 1000.

post

El argentino logra su primer ATP Masters 1000 en Indian Wells al superar a Roger Federer salvando tres puntos de partido.

Un guión perfecto. En el paraíso del tenis. Ante el N° 1 del Ranking ATP en una batalla épica en la que tuvo que salvar tres (¡tres!) puntos de partido. Juan Martín del Potro logró su primer ATP World Tour Masters 1000 en Indian Wells y lo hizo con todas las de ley y por todo lo alto: venciendo al cinco veces campeón Roger Federer, actual N° 1 del mundo, el mismo hombre que no había perdido en todo 2018. El argentino supo recomponerse a tiempo y tras dos horas y 42 minutos de combate sin cuartel, se impuso por 6-4, 6-7(8) y 7-6(2).

A la cuarta fue la vencida para el jugador de Tandil, quien tras caer en Montreal 2009 (p. ante Murray), Indian Wells 2013 (p. ante Nadal) y Shanghái 2013 (p. ante Djokovic), consiguió el tan ansiado Masters 1000. Su segundo título en importancia tras el US Open de 2009. Y los dos trofeos, ante el mismo jugador: Federer. Aunque el suizo sigue dominando el head to head (18-7), es Del Potro quien domina por 4-2 el cara a cara de finales entre ambos.

Del Potro se convierte en el primer argentino en lograr el prestigioso título de Indian Wells (desde 1976) en una semana en la que ha superado la barrera de los 400 triunfos y ha dejado (de momento) en 11 la racha de victorias consecutivas y dos títulos seguidos en Acapulco e Indian Wells. O lo que es lo mismo, 1500 puntos.

El primer quiebre del encuentro llegó cuando el parcial rozaba el cuarto de hora. Del Potro aprovechó la primera oportunidad que dispuso para hacerse con el break, atacando el segundo servicio del suizo. Desde el fondo de la pista, Del Potro dominó los intercambios y se hizo más fuerte cuanto más lejos de la red estuvo. En 34 minutos, con ese único quiebre, el argentino se hacía con el primer set: 10 golpes ganadores por tan solo 3 errores no forzados ante un Federer que dejó su contador a 0. Firmó 11 golpes ganadores pero sumó el mismo número de errores no forzados.

El segundo set empezó con opciones de quiebre para Del Potro, pero esta vez Federer le negó la oportunidad de escaparse en el marcador. El parcial, muy parejo, llegó al undécimo juego, cuando Del Potro dudó por primera vez en todo el encuentro y concedió sus primeras bolas de break, que además significaban dos bolas de set para el suizo. Primero con un derechazo y después forzando el error de su rival, el argentino salvó ambas. Con total resistencia.

El set llegó a su punto álgido: la muerte súbita. El momento clave. El desempate en sí fue un thriller en el que Federer danzó hasta el 6-3, Del Potro regresó de sus cenizas salvando cuatro puntos de set más hasta poner el 7-7 y hacerse con punto de campeonato. De nuevo volvió el suizo para negarle esa opción y en su séptima oportunidad, en su séptima vida, igualó el encuentro.

El tercer y definitivo set fue una demostración de resistencia de ambos jugadores, que no quisieron dar una grieta a su rival. Los ocho primeros juegos transitaron con Federer y Del Potro amarrando sus servicios con decisión y compostura, entrando en la fase decisiva del campeonato con nervios de acero. ¿Quién pestañearía? ¿Quién dudaría por un segundo? De nuevo, como en la segunda manga, la tensión y electricidad fueron in crescendo. Primero quebró Federer -su primer break en todo el partido-, momento que pareció decisivo pues el suizo serviría por el triunfo. Pero eso no entraba en el guion de Del Potro, que tras salvar tres puntos de partido, quebró a su rival para poner el 5-5. Las pulsaciones se disparaban a ambos lados de la red.

Como no podía ser de otra manera, el título se decidió en una muerte súbita. Todo o nada. La gloria para un solo jugador tras una batalla entre dos gladiadores. La fe inquebrantable de Del Potro tuvo sus frutos, pues en un despliegue de poderío en el tie-break, resucitó para reinar en el paraíso.

Sock conquista su primer Masters 1000 en Paris.

post

El estadounidense certificó, además, su presencia en el Masters Cup.

Jack Sock no dejó escapar la mejor oportunidad de su carrera para levantar un título ATP World Tour Masters 1000. El estadounidense superó en la Final al serbio procedente de la fase previa Filip Krajinovic por 5-7, 6-4, 6-1 en una hora y 58 minutos, para conseguir además su billete al Masters Cup.

Era una oportunidad única tanto para el balcánico como para el estadounidense, la primera vez que se encontraban a un solo partido de conquistar un trofeo ATP Masters 1000. La tensión y los nervios asomaron muy pronto en el partido, aunque fue Sock el primero en padecerla.

El americano, único de los dos jugadores en la última ronda de París-Bercy en portar la condición de cabeza de serie (No. 16), sufrió el primer break del duelo en el sexto juego del encuentro. Valiente y sin miedo a acercarse a la red, Krajinovic se despegó 4-2 tras aprovechar su segunda opción de quiebre del partido.

Pero fue entonces cuando el serbio sintió el vértigo de verse por delante en una Final de esta categoría. Y, de inmediato, vio cómo Sock recuperaba el terreno perdido. Si bien Krajinovic se llevó uno de los puntos más largos del primer set, una serie de errores –con doble falta incluida– permitieron al estadounidense devolver el break, para confirmar su recuperación poco después con su saque (4-4).

Sin embargo, el jugador nacido en Sombor hace 25 años no perdió la cara al set, a pesar de dejar escapar su posición de privilegio. Si bien Sock dominó en golpes ganadores (16 frente a los 11 del serbio) y en puntos totales ganados en la primera manga (35-38), fue Krajinovic quien volvió a recoger premio en el resto. Convirtió su segundo break (2/3) para cerrar el set por 7-5 en 46 minutos.

Los dos primeros puntos en juego en la segunda manga parecían advertir que Krajinovic se había desatado tras firmar el primer set de su lado. Sin embargo, Sock dio la vuelta a un 30-0 inicial para arrancar con un break. El serbio perdió feeling con su raqueta y la presión de verse más cerca que nunca del título le pasaron factura. Otro break más permitió al americano adelantarse (4-1).

Sin nada que perder, el balcánico soltó la muñeca, volvió a disfrutar en la pista y a ser peligroso desde todos los lados de la pista. Correoso e incisivo. Krajinovic reaccionó devolviendo un quiebre (4-3), pero ya era demasiado tarde. Sock dejó su estadística con el primer servicio en un 90% de puntos ganados con este golpe para llevar el partido al set definitivo (6-4).

El No. 22 del Ranking ATP asumió sus galones y en el tercer juego dio un golpe definitivo a la Final en forma de break. Era el cuarto del estadounidense en el partido para asumir el control del set 3-1. Krajinovic se resistió a marcharse de la Final, incluso cuando Sock disfrutó de dos break points más en el quinto juego. Pero al tercero sucumbió (4-1).

El jugador nacido en Nebraska hace 25 años levantó el cuarto título de su carrera, primero de categoría ATP Masters 1000. Antes también se hizo con las coronas de Auckland y Delray Beach esta temporada, además de Houston en 2015.

Federer conquista Shanghai ante Nadal.

post

Se impuso el suizo en la Final de Shanghai por 6-4 y 6-3.

El capítulo N° 38 de la rivalidad entre el actual N° 1 del Ranking ATP Rafael Nadal y el N° 2 Roger Federer se escribió este domingo en Shanghai. El español y el suizo pelearon por levantar el Masters 1000 asiático y dar un importante golpe en la Carrera a Londres para terminar el año como el mejor jugador del mundo. Federer necesitó una hora y 12 minutos para cerrar la victoria por 6-4, 6-3.

A pesar de que Nadal dominaba el head to head por 23-14, el de Basilea quien ha conseguido imponerse en los últimos cinco enfrentamientos, cuatro de ellos este mismo año: en la Final del Open Australia, así como en los ATP Masters 1000 de Miami, Indian Wells y Shanghai.

Federer saltó a la pista dura asiática con la intención de conservar el mismo guion que había dictado durante la temporada en sus duelos cara a cara. En el primer juego del partido, el suizo dispuso de dos opciones para romper el saque de Nadal (15-40), aunque el manacorense respondió con dos winners: una derecha y un saque directo. Eso sí, otros dos ganadores de Federer con el revés, dieron el primer break del partido, que supo conservar con su servicio (2-0).

El suizo continuó presionando el saque del español, colocándose 30-30 en el tercer juego. A pesar de que Nadal que presentaba un 50% de puntos ganados con el servicio en sus dos primeros juegos, consiguió estrenarse en el partido (2-1). Pero el suizo seguía sin mostrar síntomas de flaquezas con su saque con un 85% de puntos con primeros servicios, firmó un espectacular juego en sólo 50 segundos con 3 aces y otro saque más sin respuesta (4-2).

El segundo favorito en Shanghái no concedió opciones a su rival al resto. Si no era capaz de lograr un ace, apenas necesitaba tres golpes para fabricar los puntos desde el fondo (5-3). Para entonces, el español ya había conseguido ajustar su saque, pero el break era una distancia suficiente para permitir a Federer sacar para cerrar la primera manga. El saque del helvético marcó la diferencia en un set en el que sólo dejó escapar el 17% de los puntos al resto (6-4).

Las condiciones –pista rápida y techo cerrado debido a la lluvia sobre la ciudad china– favorecieron a Federer que consiguió imprimir un ritmo frenético durante todo el partido. En este contexto, Nadal sólo pudo resistir hasta el 2-2 sin tener los primeros problemas con su saque.En el quinto juego de la segunda manga, el suizo volvió a dar un zarpazo al marcador firmando otro break (2/5) para adelantarse 3-2.

Inspirado con el revés y sólido con su servicio -no cedió una sola opción de break en todo el encuentro- Federer ya había acelerado hacia la victoria. Encadenó un nuevo parcial de 3-1 para asegurarse el 27º título de categoría ATP Masters 1000 de su carrera. El suizo terminó el encuentro con 10 saques directos y un 83% de efectividad con su primer servicio. Por su parte, Nadal sólo pudo arrebatar 8 puntos de 44 a su rival en el resto.

Con la victoria de este domingo en Shanghai, Roger Federer suma ya seis títulos en 2017 igualando a Rafael Nadal como los dos jugadores que más trofeos han conseguido esta temporada. El Open Australia, Wimbledon, los ATP Masters 1000 de Indian Wells, Miami y Shanghái, así como la corona de Halle son los premios que presenta este curso el N° 2 del mundo.

Dimitrov corona su primer Masters 1000 en Cincinnati.

post

El búlgaro se impone en Cincinnati sin perder un set.

La espera terminó. Grigor Dimitrov subrayó su enorme potencial levantando a sus 26 años en Cincinnati el primer Masters 1000 de su carrera. El búlgaro se proclamó campeón de Cincinnati sin ceder un set, tras derrotar por 6-3, 7-5 al australiano Nick Kyrgios en una hora y 25 minutos de partido, sumando el séptimo título de su carrera en el ATP World Tour y el tercero de la temporada 2017 tras coronar Brisbane y Sofía.

El triunfo reportó un gran botín a Dimitrov, que aseguró su regreso al Top 10 del Ranking ATP. Además, sumó 1.000 puntos y ascendió del No. 9 al No. 6 en la Carrera ATP a Londres, ocupando virtualmente una plaza para disputar por primera vez en su carrera las ATP Finals – a celebrar en el O2 Arena londinense del 12 al 19 de noviembre.

El partido alumbró la lucha entre dos talentos primerizos, el primer choque entre dos jugadores nacidos en la década de los 90 peleando un título de esta categoría. El respeto mutuo entre dos debutantes en una final de Masters 1000, enorme oportunidad a ambos lados de la cinta, marcó los cuatro primeros juegos exentos de opciones de rotura.

Cuando llegó su primera oportunidad, Dimitrov mostró unos brillantes reflejos. El búlgaro lanzó un resto directo con su derecha, con el cuerpo suspendido en el aire, para mandar la pelota a los pies de Kyrgios. Un tiro convencido para asestar el primer golpe al encuentro y auparle en el marcador (4-2).

Ni siquiera las dudas inmediatas (dos dobles faltas situaron el 0-30 en el marcador) detuvieron el ritmo de Grigor, eléctrico en cada tiro para voltear el juego, confirmar su rotura y abrir una brecha definitiva en el primer parcial.

La frialdad del búlgaro fue in crescendo, hasta el punto de cerrar en blanco un primer set, vertiginoso, decidido en su favor en 34 minutos de juego. Una primera manga donde dominó con maestría el fondo de pista, haciendo suyos 17 de los 21 puntos decididos tras la línea.

El choque fue un regalo para observar el despliegue de Dimitrov, de pies rapidísimos en busca de su tiro de derecha. Su golpe cortado de revés, además, fue una clave importante en el encuentro. Una solución táctica para buscar oxígeno ante los morteros de Kyrgios y, también, una forma impecable de mantener la pelota a baja altura, lejos del golpeo cómodo del agresivo australiano.

En una segunda manga plana, Kyrgios trató de variar el guión, poblando el encuentro con puntuales subidas a mitad de pista. Una propuesta arriesgada ante la capacidad atlética de Dimitrov, que conectó numerosos passing shots como respuesta.

El servicio de Kyrgios le mantuvo a flote ante la estabilidad de fondo de Grigor, al que no amenazó el saque en todo el segundo set. El australiano resistió con 3-3 a dos pelotas de rotura, anticipando el sufrimiento que padecería al cierre del encuentro.

Tras resistir a contracorriente y estirar la manga hasta el 5-5, un juego para olvidar destruyó las opciones de Kyrgios. En el undécimo juego del segundo set, el australiano cometió tres dobles faltas y envió una derecha al muro entregando a Dimitrov la opción de servir para coronar Cincinnati. Grigor no desaprovechó la oportunidad y logró la copa más importante de su carrera.

“Enhorabuena por la gran semana que has hecho. Es bonito verte jugando a tu mejor nivel, siempre lo has tenido dentro de ti”, reconoció deportivamente Kyrgios en su discurso sobre la pista.

“Es uno de mis torneos favoritos y estoy realmente feliz por haber ganado aquí”, reconoció Dimitrov tomando la copa de campeón. “Siento una enorme confianza tras conseguir este título. Es el más grande que he logrado hasta el momento. Lo voy a disfrutar un par de días y me enfocaré en el US Open”, señaló el búlgaro.

Zverev reina en Montreal.

post

El alemán vence a Federer y celebra su quinto título del año, segundo ATP World Tour Masters 1000.

Siguiendo con su imparable progresión, que ya le ha convertido en uno de los mejores jugadores de la temporada, Alexander Zverev derrotó este domingo a Roger Federer en la Final del Masters 1000 Montreal por un marcador de 6-3 y 6-4 en una hora y 8 minutos de duración y levantó su quinto título de 2017, el segundo ATP World Tour Masters 1000 (Roma) y el segundo consecutivo (Washington, la semana pasada). Desde este lunes, Zverev estrenará su mejor posición en el Rankings ATP (7) y llegará lanzado a Cincinnati, el torneo previo al US Open

Zverev, que ya había ganado a Federer (semifinales de Halle 2016) tardó 18 minutos en colocarse 4-1 en el marcador, abriendo una importante ventaja en la Final y demostrándole a Federer lo que es capaz de hacer.

Con golpes profundos y agresivos, el alemán apartó a su contrario de cualquier opción en ese primer set, que controló sin ceder una sola oportunidad de break y que coronó de la mano de su saque, en el que se apoyó una vez tras otra para salir de las pocas situaciones de presión a las que fue llevado por Federer.

La segunda manga fue por los mismos derroteros que la primera, pese a que Federer dispuso de tres bolas de rotura que Zverev anuló en el inicio. Con 3-3 en el marcador, Zverev consiguió arrebatar el servicio del suizo y enfiló a toda velocidad el camino hacia el título, de nuevo sin dudar, de nuevo sin dejarse impresionar por su rival, de nuevo con un paso ganador arrollador.

El alemán, que ya tiene cinco títulos en 2017 (los mismos que Federer, líder de la clasificación), completó otra semana fantástica y siguió construyendo su propia historia, que ya es fantástica, en un año que todavía no ha terminado. Ni mucho menos.

“Ganar dos Masters 1000 en el mismo año es algo increíble. Jugué bien en Washington y aquí también. Es fantástico poder hacerlo en dos semanas consecutivas”, dijo Zverev. “Me siento muy bien, jugando el mejor tenis de mi vida”.

Zverev consiguió su segundo trofeo ATP World Tour Masters 1000 y se convirtió en el primer tenista fuera del Big-4 (Federer, Rafael Nadal, Novak Djokovic y Andy Murray) que gana varios Masters 1000 en una temporada desde David Nalbandian en 2007. Además, es solo el segundo jugador en activo fuera de ese grupo que ha ganado más de un Masters 1000, uniéndose a Jo-Wilfried Tsonga.

Zverev dominó todas las facetas del juego el domingo. El alemán sacó con agresividad y sus potentes golpes de fondo abrieron la pista a los lados para acabar los puntos. El alemán también se coloca tercero en la Carrera a Londres, con posibilidades de clasificarse para el Masters Cup tras recibir un impulso significativo.

Ganador de 894.585 dólares en premios y 1.000 puntos para el Ranking ATP, Zverev es el campeón más joven en el Masters 1000 Montreal desde Djokovic en 2007. También es el primer campeón alemán en más de 30 años, desde que Boris Becker lo hizo en Toronto, en 1986. Ahora, Zverev pondrá rumbo a Cincinnati para intentar seguir su racha victoriosa.

“Tengo un cuadro duro en Cincinnati. No sé si seré capaz de llegar lejos porque estoy un poco cansado, pero llego a tope de confianza”, avisó el alemán, que tiene otra buena oportunidad de seguir sumando antes del US Open.

Zverev alza su primer Masters 1000 en Roma.

post

El alemán ingresa este lunes en el Top 10 del ATP World Tour.

Un talento sin tiempo que perder. A sus 20 años, Alexander Zverev logró levantar este domingo su primer título ATP World Tour Masters 1000 en Roma, derrotando a Novak Djokovic por 6-4, 6-3 sobre la tierra batida del Foro Itálico. El jugador de Hamburgo completó una semana histórica en su carrera profesional y se garantizó un lugar en el Top 10 del Ranking ATP desde este lunes, probando su peso en el circuito como líder de la #NextGenATP siendo el primer jugador nacido en los 90 que gana un Masters 1000.

En una demostración de frialdad competitiva, Zverev derribó numerosas barreras que colocan su figura en la primera línea del ATP World Tour con precocidad: se convirtió en el campeón más joven de Roma desde que Rafael Nadal coronara la edición de 2006, firmó el título de Masters 1000 a más temporada edad desde que Novak Djokovic alzara la copa en Miami 2007 y aseguró un hueco entre los 10 mejores del circuito, siendo el miembro más bisoño en tocar ese estatus desde que Juan Martín del Potro desembarcara en la temporada 2008.

La entereza del jugador germano se dejó notar desde el arranque del encuentro, con una habilidad marcada para sostener el ritmo de fondo a Djokovic. Zverev arrebató el servicio al serbio en el primer juego del partido, una declaración de intenciones en un primer set en el que no volvería a aparecer una sola opción de quiebre. Con ventaja en el marcador, y sin temor a certificar el objetivo, Alexander rompería hasta en dos ocasiones el servicio de Novak en el segundo set, mostrando la tranquilidad necesaria para competir ante el cuatro veces campeón. Ganando el 62% de los puntos sobre el segundo saque del balcánico, el alemán trazó una línea recta hacia la copa.

Lejos de dejarse impresionar por la ocasión, el rival o el escenario, Zverev también completó un partido notable al saque, conservando sus nueve turnos de servicio ante Djokovic sin sufrir una sola pelota de rotura. Un logro elevado sobre la superficie más lenta del circuito ante uno de los restadores más hábiles del ATP World Tour. Su consistencia con el primer saque (27 de 32 intercambios ganados) y el tino en la selección de tiro (16 golpes ganadores, 14 errores no forzados) fueron dos de las grandes claves para mantener bajo control al jugador de Belgrado (que apiló hasta 27 imprecisiones, el doble que su rival).

La historia fue escrita también a nivel nacional. Zverev se convirtió en el primer alemán campeón de Masters 1000 desde Tommy Haas en Stuttgart 2001. Además, es el cuarto alemán campeón de Masters 1000 tras el mencionado Tommy Haas (Stuttgart 2001), Boris Becker (Stuttgart 1996, Estocolmo 1991-92, 1994, Paris 1992) y Michael Stich (Hamburgo 1993, Estocolmo 1993).