Manchester United 0-1 West Bromwich Albion: El Manchester City se proclama campeón.

post

El conjunto de José Mourinho perdió en Old Trafford y así le terminó cediendo la celebración a su máximo rival, que ya le había ganado a Tottenham.

Manchester City es el nuevo campeón del fútbol inglés. Tras la derrota de Manchester United por 0-1 ante West Brom en Old Trafford, el equipo de Pep Guardiola logró por fin coronar con la gloria una temporada casi perfecta en la Premier League.

El equipo ciudadano ya había hecho su trabajo tras vencer el sábado a Tottenham por 1-3 en Wembley. Así, el domingo solo debía esperar un tropiezo de su máximo rival ante el débil West Brom, último en la tabla de posiciones. Y eso ocurrió: los de José Mourinho se quedaron cortos en su propio estadio y luego, cerca del final, West Brom los terminó vacunando con un gol de Jay Rodriguez.

Así, pese a que la celebración del City era segura y los de Mou habían logrado al menos retrasarla en el clásico de Manchester, esta vez los de rojo no tuvieron nada que hacer y así Pep y los suyos celebraron el título a cinco jornadas del final.

Manchester City 1-2 Liverpool: Salah y Firmino dejan fuera de la Champions a Guardiola.

post

El elenco red tuvo que sufrir en el primer tiempo ante los “Citizens”, pero Salah encontró el empate en la segunda parte que terminó de sellar Firmino.

El Liverpool se clasificó para la Semifinal de la Champions League tras ganarle por 1-2 como visitante al Manchester City y así liquidar la serie de cuartos a su favor tras la gran victoria por 3-0 en Anfield.

Aunque le tocó sufrir a los de Jürgen Klopp en el primer tiempo: en una de las primeras de riesgo para el City, Gabriel Jesús marcó para darle esperanzas a sus fanáticos. El resto de los primeros 45 minutos fueron todos celestes, pero no pudieron encontrar el gol que los ponía a un paso de la remontada.

 Lo peor ya había pasado para el Liverpool, que salió de vestuarios con las energías renovadas. Ya con las líneas más adelantadas, los de rojo terminarían encontrando el gol vital para su clasificación desde los pies de Mohamed Salah, tras un rebote largo de Ederson. Firmino volvía a golpear en la portería de Ederson tras una mala salida de Otamendi.

Así, el Liverpool logró aguantar la embestida celeste en el Etihad Stadium y pasa a la ronda de los cuatro mejores de la máxima competencia europea. Mientras tanto, las grandes expectativas del equipo de Pep Guardiola se evaporaron en los Cuartos de Final.

Liverpool 3-0 Manchester City: Noche historica en Anfield.

post

Los Reds jugaron una primera parte fenomenal y ahora viajarán a Manchester con un pie en las semifinales.

En el duelo de Ida de los Cuartos de Final de la Champions League el Liverpool le ganó en Anfield 3-0 al Manchester City, uno de los favoritos de la competición, y quedó muy bien parado de cara al partido de Vuelta del próximo martes.

El conjunto rojo fue eléctrico en los primeros 30 minutos de partido. Primero, abrió la cuenta a través de Mohamed Salah, quien aprovechó un rebote dentro del área para liquidar a Ederson. Luego, aumentó Oxlade-Chamberlain, con un estupendo remate de 25 metros. Mientras que Sadio Mané se encargó de sacar tres goles de ventaja con un gran cabezazo al segundo palo.

Un primer tiempo perfecto para los de Jürgen Klopp, quienes se aprovecharon de un Manchester City que arrancó el partido desaparecido. Los de Guardiola intentaron mostrar alguna forma de reacción en la segunda parte, pero el daño ya estaba hecho.

Manchester City 1-2 Basilea: El City se dio el lujo de clasificarse con una derrota.

post

El conjunto celeste perdió como local frente a Basilea, pero el 0-4 conseguido en la Ida había dejado la eliminatoria virtualmente sentenciada.

Sólo 90 minutos le habían alcanzado a Manchester City para cumplir el objetivo. El 0-4 en territorio suizo dejó encaminada la serie de Octavos de Final, que debía cerrarse este miércoles en el Etihad Stadium.

Como muestra de la tranquilidad que reinaba en los Citizens, Pep Guardiola decidió dejar en el banquillo a Sergio Agüero, Kevin De Bruyne y Nicolás Otamendi. Y la calma fue tanta, que llevó al equipo inglés a clasificarse a los cuartos con una derrota por 1-2 con Basilea.

La energía y ambición del equipo local se apagaron con el correr de los minutos. Porque empezó con entusiasmo e intentó demostrar que quería hacer más abultado el marcador global. Y lo consiguió rápido, gracias a la conducción de Leroy Sané, quien asistió a Bernardo Silva y el portugués que brindó el pase debajo de porteria para que el brasileño Gabriel Jesus sólo la tuviera que empujar a los 7 minutos de juego.

Marchó de mayor a menor el líder de la Premier League y le concedió la posesión -de esa que tanto presume el equipo de Pep- al conjunto helvétivo. Es por eso que no tardó en llegar con riesgo al área local. Y a los 16′ fue Mohamed Elyounoussi el que sacó rédito de una estática defensa y remató fuerte ante un Claudio Bravo que no pudo evitar la igualdad.

Pese a la desconexión, el elenco de Manchester consiguió sostener el resultado y sufrió el segundo golpe a los 25′ de la segunda parte, a partir del tanto de Michael Lang. Brahim Diaz -en lugar de Ilkay Gündogan- y Tosin Adarabioyo (por Phil Foden) fueron las únicas modificaciones del técnico catalán, que no se desesperó ante la caída y su equipo sólo debió consumir minutos hasta el final.

Segundo traspié de los Citizens en la actual edición de la Champions League, otra vez en un partido de relleno como fue en la fase de grupos con Shakhtar Donetsk, que juegan con margen y administran energías para la recta final de la temporada.

Basilea 0-4 Manchester City: Goleada en Suiza.

post

Un doblete de Gundogan y los restantes tantos de Bernando Silva y de Agüero sentenciaron la serie en la ida para el equipo de Guardiola ante Basilea.

Manchester City ofreció una nueva exhibición de su fútbol que le sirvió para aplastar por 0-4 a Basilea en Suiza en la ida de una serie de Octavos de Final de Champions League que parece sentenciada, a falta de la revancha del 7 de marzo en Inglaterra.

La primera ventaja llegó desde arriba, con el córner ejecutado por Kevin De Bruyne al primer palo y que encontró el cabezazo de Ilkay Gundogan directo hacia el fondo de la red al minuto 14.

Con la confianza a pleno tras el 0-1, el City aceleró por izquierda con Raheem Sterling, listo para sacar un centro hacia Sergio Agüero, un desvío le dejó el balón servido para el ingreso de Bernardo Silva y, al minuto 18, el portugués resolvió para sacar un zurdazo que se clavó contra el palo.

A los 23′, Agüero subió su tanto al marcador al tomar el balón fuera del área y con un remate bien esquinado que dejó sin reacción al arquero Tomas Vaclik bajo los tres palos.

Basilea no reaccionó en ningún momento del encuentro y el segundo tiempo sólo sirvió para aumentar el resultado. Agüero tocó con Gundogan y el alemán, al minuto 53, probó desde media distancia con total éxito para sellar el 0-4 que deja al equipo de Pep Guardiola con la cabeza en cuartos de la máxima competencia europea de clubes.

Manchester City 2-2 Tottenham: La remontada de los Spurs alarga la pesadilla de Guardiola.

post

Los Spurs revierten un 2-0 para llevarse un punto del Etihad. Los citizens siguen fuera de puestos de Champions League.

El Manchester City se dejó dos puntos más al dejarse remontar un partido que ganaba 2-0 ante el Tottenham. Los tantos de Alli y Son neutralizaron las dianas de Sané y De Bruyne y dejan a los citizens fuera del Top 4.

El City fue mejor en la primera mitad pero se llegó al descanso sin goles. Silva y Aguero se mostraron muy activos pero la zaga de los spurs mantenía a raya las ofensivas locales. Consciente de la superioridad rival, Mauricio Pochettino cambió las cosas en el intermedio, dando entrada a Heung Min Son. Y fue en la segunda mitad cuando el partido se animó y llegaron los goles.

Se adelantaron los de Guardiola, por partida doble gracias a dos acciones de poca fortuna de Hugo Lloris. Leroy Sané 49′ y Kevin De Bruyne 54′ ponían el 2-0 en el electrónico y el Etihad celebraba ya tres puntos importantes pero este Tottenham llevaba 6 victorias consecutivas y llegó su reacción. Menos de cinco minutos tardó Dele Alli, en un estado de forma envidiable, en recortar distancias. Y en el 77′, Son daba la razón a Pochettino logrando las tablas tras una buena asistencia de Harry Kane.

El debut de Gabriel Jesus en el 82′ fue insuficiente para la machada final y el encuentro acabó en un empate que sabe mejor a los Spurs, que siguen segundos tras el pinchazo del Liverpool. Por su parte, los de Guardiola quedan a nueve puntos del Chelsea -con un partido menos- y en la quinta posición.

Manchester City 1-3 Chelsea: Conte le gana la partida a Guardiola.

post

Los Citizens se adelantaban al filo del descanso con un tanto de Cahill en propia meta, pero los Blues remontaron en una gran segunda parte con goles de Costa, Willian y Hazard.

El Chelsea ha remontado el encuentro que abría la jornada en la Premier League ante el Manchester City (1-3) para ampliar ventaja sobre el equipo de Pep Guardiola y poner presión al Liverpool, que mañana se enfrenta al Bournemouth.

Los locales lograban adelantarse en el marcador con un tanto de Gary Cahill en propia portería, un gol psicológico que llegaba justo al filo del descanso. Pero el conjunto de Antonio Conte se encontraba consigo mismo en el segundo acto para remontar con brillantez el partido.

Diego Costa ponía las tablas en el marcador al aprovechar un pase en largo de Cesc Fàbregas. El hispano-brasileño controló, le ganó la partida a Otamendi y batió a Claudio Bravo. Diez minutos después era Willian el que adelantaba a los Blues con un disparo cruzado inalcanzable para el chileno.

Con el Manchester City volcado buscando el empate, en el tiempo de descuento Eden Hazard cerraba el partido con una acción individual al contragolpe. En el descuento, Sergio Agüero veía la roja directa por una durísima entrada sobre David Luiz, fruto de la desesperación, al igual que Fernandinho, que también fue expulsado tras agarrar del cuello a Fàbregas.

Real Madrid 1-0 Manchester City: Gareth Bale lleva a los merengues a Milán.

post

El cuadro que dirige Zinedine Zidane consiguió el pase para la final de la Champions League.

Si lo de 2014 pareció un hito irrepetible, apenas dos años después ha vuelto a suceder. Hasta ese momento, dos equipos de la misma ciudad jamás se habían cruzado en la final de la máxima competición continental, pero Real Madrid y Atletico repiten la hazaña y los dos equipos españoles se citan de nuevo en Milán tras lo sucedido en Lisboa. Si ayer el conjunto colchonero asaltó el Allianz Arena, hoy los blancos han hecho lo propio ante el Manchester City en un partido que se resolvió con un solitario tanto de Fernando en propia puerta tras desviar un lanzamiento de Gareth Bale. Apenas inquietaron los citizen, pero la falta de acierto goleador del equipo madridista dejó con opciones a los ingleses hasta el pitido final.

El choque comenzó con dominio alterno, pero con un serio contratiempo para los de Pellegrini, puesto que Kompany se tuvo que retirar del terreno de juego lesionado cuando apenas se habían disputado diez minutos. Al central belga le sustituyó Mangala. Al conjunto blanco le estaba faltando continuidad en su juego ante un City que no rehuía la disputa por la posesión del cuero. Trataba de tocar con paciencia, pero le estaba costando encontrar profundidad y faltaba claridad en la zona de tres cuartos, en ese último pase que habilitara el remate de algunos de los atacantes que puso en liza Zidane.

El choque estaba atascado hasta que una eléctrica combinación entre Carvajal y Bale permitió que el club español inaugurara el marcador. El galés le pegó de primeras tras recibir un gran balón en profundidad, el balón rebotó en Fernando y se envenenó haciendo inútil la estirada de Hart. Bale se consolidaba como el jugador que está tirando del carro en el apartado goleador ante la ausencia de Cristiano Ronaldo por lesión en los tres últimos compromisos de su equipo.

El tanto del equipo madrileño pareció despejar muchas incertidumbres. Los locales dominaban y llevaban la iniciativa y, con los celestes obligados a adelantar sus líneas, podría encontrar más espacios en ataque, pero lo cierto es que los blancos no terminaban de dar excesiva sensación de peligro en sus llegadas. Cierto que tampoco los citizen tenían demasiada presencia ofensiva, pero Agüero y compañía eran conscientes de que llegaría su oportunidad y que un gol lo cambiaría todo. Instantes antes de la llegada del descanso, Fernandinho dispuso de la mejor opción de su equipo con un lanzamiento desde la frontal que impactó en la parte exterior del poste del arco blanco antes de perderse por la línea de fondo.

Cambió de signo el partido tras el paso por los vestuarios. El Manchester comenzó a tener más contacto con el balón, mientras que los locales trataron de sorprender al contragolpe. Y lo cierto es que a través de mayor velocidad en las transiciones, comenzaron a explotar las carencias defensivas del conjunto ‘sky blue’. Cristiano comenzó a aparecer tras un primer periodo en el que pasó prácticamente inadvertido. Tuvo varias ocasiones el luso, pero la más clara fue de Gareth Bale, con un tremendo cabezazo que buscaba la escuadra de la meta de Hart y que acabó impactando en el travesaño. Los merengues iban coleccionando ocasiones, pero no terminaba de llegar el gol que despejara definitivamente el camino de la final y aunque los jugadores de referencia del City apenas entraban en contacto con el balón, se vivía un ambiente de gran tensión.

El cuadro inglés llegó al Bernabéu con dos balas en la recámara. Si Fernandinho tuvo la mejor opción de su equipo en el tramo final del primer periodo. Agüero lo intentó en los últimos compases del encuentro. El argentino se sacó de la manga un tremendo zapatazo desde fuera del área que buscaba la escuadra de Keylor. El esférico se marchó ligeramente desviado sin encontrar portería. Ese fue el último intento de un equipo que adoleció gran falta de pegada en los dos encuentros de la semifinal.

Manchester City 0-0 Real Madrid: El Bernabéu dictará sentencia.

post

Merengues y ‘citizens’ empatan en un partido aspero en el que los blancos merecieron más, sobre todo en los últimos 20 minutos, donde se toparon contra el palo y Joe Hart.

Por primera vez en la historia el Real Madrid empató a cero en un partido de ida de semifinales de la Copa de Europa. Se dice pronto. Ayer el City, con el planteamiento de Manuel Pellegrini, lo consiguió. Ese era su objetivo y se llevan para la vuelta un resultado tramposo para el rival. “El Ingeniero”, el técnico con al menos una temporada con mayor porcentaje de victorias en la historia del Real Madrid (81,5%), sabía que su contrincante se presentaba sin su máxima estrella, su artillero en ataque y que sus mejores resultados este año en la máxima competición de clubes han sido a domicilio. De ello deberá estar alerta un conjunto blanco que, hoy, mereció más, sobre todo en los últimos 20 minutos, después de un partido duro y trabado. Tanto es así que los blancos igualaron su record de faltas (20) y de recuperaciones (73) en un partido de esta Champions League.

La primera hora fue de desgaste. Por rellenar crónica podemos decir que el protagonista sin duda fue el colegiado, que se hartó a avisar a jugadores de uno y otro equipo para que fuera la última vez que hacían entradas de tarjetas. En otro contexto, este encuentro podía haber terminado como el Rosario de la Aurora. Otamendi, Sergio Ramos, Kompany, Casemiro y Toni Kroos fueron avisados sin ver la amarilla. A quien no se la perdonó fue a Pepe que, como un tren, embistió en el lateral del área a Kevin De Bruyne.

Y es que, en estos compases, el choque fue eso: un choque. Por ejemplo, el City completó, en la primera mitad, su partido de Champions League de esta temporada con más faltas (10). Todo ello en un envite donde brillaron por su ausencia los remates. Fue el primer tiempo con menos disparos no bloqueados de toda la competición. Un par de remates que se fueron fuera. Un cabezazo forzado de Fernandinho y un disparo a las nubes de Karim Benzema cuando los primeros 45 minutos morían.

¿Y qué pasó hasta entonces? Pues el centro del campo fue el que se ganó el sueldo. Por parte madridista, Casemiro estuvo soberbio en los primeros 20 minutos, Luka Modric se ofrecía para combinar buscando a Benzema y Bale, y Toni Kroos asegurando. Tanto que al descanso no falló ninguno de sus 43 pases. Por parte citizen, Fernandinho cogió el relevo de Casemiro y se agigantó hasta el descanso. Ejerció de box to box, llegaba y se desplazaba por todo el campo, ayudando también en defensa. En ataque se apoyaban en Jesús Navas y en Kevin de Bruyne pero adolecían de profundidad.

El partido era tan trabado que hasta el jugador con más magia dimitió. David Silva, tarjeteado, abandonó el terreno de juego con un problema en la rodilla antes del descanso. En el mismo, Karim Benzema se quedó en los vestuarios por los problemas que arrastraba desde Vallecas. En definitiva, todos se acordaban de Cristiano Ronaldo. Exceptuando un remate del Kun Agüero que no vio justo después de la reanudación que Keylor Navas estaba mal colocado, el choque siguió por los mismos derroteros, aunque los blancos amanecieron apretando. De hecho, Sergio Ramos fue el primero en rematar a puerta (minuto 54) en un testarazo “made in Lisboa”.

Dominaba el Real Madrid. Acechaba el Real Madrid. Y mareaba el balón el Real Madrid con un Toni Kroos que completó con acierto todos sus pases menos uno y que lo probó raso desde lejos. El Manchester City esperaba de forma paciente. Y, en cuanto podía, fútbol directo “made in England”. Jesús Navas y Kevin de Bruyne estaban más preocupados en Marcelo y Dani Carvajal. La premisa era no encajar goles.

Y la misión del Real Madrid marcarlos. Cruzamos el umbral del minuto 70 y el conjunto merengue fue a por la victoria. Tres ocasiones consecutivas donde destacó el cabezazo con suspense de Jesé al travesaño que avisó al City de que el mayor campeón de la historia de Europa quería la victoria. Y así lo reivindicó en dos acciones de corners puestos a la perfección de Toni Kroos al primer palo. En el primero picó Casemiro. En el segundo peinó Bale. En el primero Joe Hart sacó la pierna izquierda. En el segundo, Pepe remató a bocajarro y Joe Hart respondió cual Joseja Hombrados. Espectacular.

Ahí murió el partido, porque ambos en los últimos compases firmaron tablas. Se echó de menos a Cristiano Ronaldo, la gran ausencia. Este encuentro justificó que el 77% de los goles capitalinos en Champions League pasan por sus botas (20 de 26). El máximo goleador de esta competición (16 goles) tendrá que ser decisivo en el partido de vuelta dentro de ocho días. Como lo fue Chicharito Hernández hace una temporada ante el Atlético, la última vez que se trajo un 0-0 en Liga de Campeones al Santiago Bernabéu, que dictará sentencia.

Chelsea 0-3 Manchester City: Agüero avisa al Real Madrid.

post

Un hat-trick del argentino da el triunfo a los Citizens en Stamford Bridge; el Kun, que brilló junto a De Bruyne, es la gran amenaza de los blancos en semifinales de Champions.

El Manchester City ha enviado este sábado un mensaje amenazante al Real Madrid, si es que así traducen los blancos la contundente victoria del equipo de Manuel Pellegrini sobre el Chelsea (0-3) en la capital inglesa, por una nueva jornada de la Premier League.

El rival que el Real Madrid tendrá en las semifinales de la Champions League firmaría en Londres un excelente encuentro. Si de algo tendrá que cuidarse Zinedine Zidane es de los contragolpes que el City elabora con la velocidad de Kevin De Bruyne y de Sergio Agüero. De hecho, así nació el 0-1 en Stamford Bridge. Como balas salieron disparados los delanterosCitizens tras un saque de esquina en contra para que el Kun acabe anotando el primer gol de la tarde con un remate preciso ejecutado desde la frontal. Una doble pared que tuvo premio para el argentino pese al esfuerzo de un Thibaut Courtois clave hasta esa acción.

Y es que el exarquero del Atlético de Madrid había sido el sostén de los Blues, el argumento por el que el conjunto ciudadano no se había adelantado antes en el luminoso. Un par de paradas suyas evitaron que el resultado fuera más abultado previo paso por los vestuarios.

El City era muy superior y buena parte de la culpa la tenía Yaya Touré. El ex del Barcelona, de gran nivel en la etapa inicial, dio un recital de pases que Jesús Navas, De Bruyne y Agüero supieron aprovechar gracias a la movilidad mostrada por todo el frente de ataque. Incluso Samir Nasri contaría con alguna situación clara de gol. El Chelsea apelaba a las salvadas de Courtois y de Gary Cahill, providencial en más de una oportunidad.

La segunda parte fue un plagio de la primera, incluso en el autor del 0-2. Agüero remató la faena tras otro contragolpe conducido por De Bruyne, aunque esta vez el Kun fue asistido por Nasri. El atacante sudamericano llegaba a 20 dianas en el campeonato, pero tendría tiempo de firmar la número 21 desde el punto del penalti, tras Courtois derribar a Fernandinho dentro del área y dejar a los Blues con diez hombres en el terreno de juego.

El City pudo aumentar la ventaja pero acabó apiadándose de un Chelsea muy inferior. Mientras persiguen el objetivo de terminar la Premier en puestos de Champions, el equipo de Manuel Pellegrini aceita la máquina pensando en el Real Madrid.