Sevilla 0-1 Real Madrid: Benzema vuelve a salvar a un Real Madrid líder.

post

Un gol de Benzema le da los 3 puntos y el liderato a un Real Madrid serio ante el Sevilla.

El Real Madrid ha dado un doble golpe sobre la mesa. No solo se ha impuesto y supo sufrir ante el Sevilla en un complicado duelo en el Ramón Sánchez Pizjuan. El liderato de La Liga también es del conjunto blanco gracias a un tanto de Karim Benzema, que vuelve a ser el referente de los hombres de Zidane cuando más lo necesitaban.

El cuadro de Zinedine Zidane quiso tener el control del encuentro desde el principio. Por ello, los jugadores del Real Madrid entendían que marcar rápido era fundamental para sus intereses para conseguir el liderato. Sin embargo, Vaclik detuvo las dos grandes ocasiones que tuvo el equipo blanco, un disparo de Hazard y otro de Carvajal.

La idea de los de Julen Lopetegui es lo que afirmaba el técnico vasco en la previa. Tener una defensa sólida para aguantar los ataques del cuadro de la capital de España y con jugadores como Ocampos, intentar explotar las carencias defensivas de los blancos, que tras el encuentro ante el PSG, salieron a luz más claras que nunca.

Otra de las claves del planteamiento del Real Madrid estuvo en los espacios. Intentar conseguir el mayor número de espacios posibles para aprovechar la velocidad de Bale era una prioridad para Zidane, que intentaba hacer diferentes variantes para intentar romper el marcador a su favor. Además, la apuesta por tener el control de la posesión con James como uno de los timones, junto al galés, del equipo, estaba dando bastantes réditos al cuadro blanco.

El juego por las bandas y el uso de los laterales fue otro de los puntos en los que hacer hincapié de este encuentro. Reguilón, por parte del Sevilla, tuvo doble protagonismo: tuvo la tarea de aguantar la velocidad de Bale, mientras que intentaba suministrar a los atacantes sevillistas de balones para intentar poner en dificultades a Courtois. Además, la entrada de Oliver Torres para soltar a Jordán en la circulación de balón fue otra de las medidas del técnico sevillista para contener a un Real Madrid muy activo durante el encuentro.

En las situaciones de ataque merengues, Hazard, la gran estrella, quiso hacerse ver pero no terminaba de deshacerse de la defensa del Sevilla, que tenía clara la misión de detener al talentoso jugador belga. En este aspecto, los laterales tuvieron una tarea complicada y es por ello que los dos jugadores hispalenses no tuvieron su mejor actuación en el Sánchez Pîzjuan, estando algo apagados, especialmente en el ataque.

Ante los ataques del Sevilla, Zidane tomó una decisión algo llamativa. Cuando había que defender, Eden Hazard pasó a ser un lateral más para contener los ataques del rival y se encargaba de ir sacando los diferentes balones que le iban llegando a su zona. Mientras, los centrales blancos eran los encargados de ir sofocando las aproximaciones del equipo local, que a medida que iban pasando los minutos en el partido, iban en aumento, al contrario que los intentos de ataque del Real Madrid, que mantenía el control para no dejarse llevar.

Por otra parte, hay una constante que se debe evitar en todo partido: equivocarse con los pases cortos. En alguna ocasión, el Sevilla tuvo esos despistes. En ese aspecto, el Real Madrid estuvo en líneas generales perfecto. Además, el agobio en las primeras fases de la segunda parte del cuadro local fue resuelto por el Madrid con el gol de Benzema.

Una situación de dos contra uno fue aprovechada por el delantero francés, que no dudó y estrenó el marcador en Sevilla, dando oxígeno a su equipo, que estaba pasando en aquel momento su peor fase dentro del terreno de juego. En un encuentro serio por parte del Real Madrid, los jugadores pusieron todo lo que tienen para llevarse los tres puntos de un campo que en los últimos años se le ha atragantado especialmente.

Ante uno de los equipos más complicados, ya no solo de ganar, sino de hacer ocasiones, el Real Madrid dio un paso adelante. Confirma de esta manera que siempre vuelve cuándo más difíciles están las cosas.

La reacción sevillista, que incluyó dos grandes ocasiones de Ocampos y De Jong, además de un gol anulado de Chicharito, no fueron suficientes para conservar el liderato, que se marcha a la capital de España ante un encuentro más que aseado de los blancos.

Atletico Madrid 1-3 Real Madrid: El blanco adorna la capital de España.

post

Merecido triunfo de los merengues en el Wanda Metropolitano para conseguir el segundo puesto y mucho ánimo para afrontar un más que complicado Febrero.

Partido más que importante el que se jugaba en el Wanda Metropolitano. No solo estaba en juego el título de dominador de la capital de España, sino también el honor, el orgullo y la segunda posición. Perder este partido podía descolgar tanto a Atlético de Madrid como a Real Madrid de la pelea por el liderato de un Barcelona que aguanta hasta la extenuación con su más que solvente colchón de seguridad. Así las cosas, en un encuentro muy disputado durante el transcurso de los 90 minutos y donde, cómo no, tuvo sitio la polémica en varias acciones, fue el conjunto merengue quien consiguió los tres puntos gracias a los goles de Casemiro, Sergio Ramos de penalti y de Gareth Bale. Griezmann anotó el tanto de la honra.

Comenzó fuerte el Atlético de Madrid, superior y con mucha intensidad. Durante los diez primeros minutos, los jugadores de Simeone tenían a los merengues contra las cuerdas, encerrados en su área con la presión baja y sin oportunidad de poder organizar alguna jugada ofensiva. Sin embargo, fue el Real Madrid el que abrió la lata. Lo hizo a balón parado tras un saque de esquina. Centró Kroos y los jugadores rojiblancos se obcecaron en marcar a Sergio Ramos. Hasta cuatro defensas cubrieron al de Camas. Fruto de eso, Casemiro estaba completamente solo al segundo palo, se encontró con el rechace, y fusiló a Jan Oblak con un remate de chilena.

El Atlético de Madrid parecía estar dormido. El gol supuso un duro golpe difícil de encajar, hasta que la polémica decidió aparecer en el Wanda Metropolitano; en el 25, en un contragolpe. Correa se encargó de robarle la cartera a Vinícius (previa falta no pitada por Javier Estrada Fernández) y encarar campo contrario. Allí observó el desmarque de Griezmann y el francés se quedó solo en el mano a mano ante Courtois para poner el empate a uno en el marcador. Fue entonces cuando el choque vivió sus momentos más igualados, con mucho juego en el centro del campo. Tuvo que intervenir el VAR para secundar la decisión del colegiado. Corría el minuto 42 cuando Giménez derribó a Vinícius en el límite del área. Sergio Ramos, quién si no, se encargó de materializar el penalti, aunque esta vez optó por no lanzarlo a lo Panenka.

Tras el paso por los vestuarios, el guion pareció cambiar. Ahora era el Real Madrid quien tenía más el balón y cercaba al Atlético en su propia área y, tal como ocurriera en el primer tiempo, sería el equipo rojiblanco quien lograra marcar… Aunque anulado. Morata se quedó solo en el mano a mano ante Courtois y, tras un gran control, batió al belga con una preciosa vaselina. Sin embargo, el VAR dio órdenes al colegiado de que el ariete estaba ligeramente en posición ilegal. Fuera de juego y siguió el 1-2 en el marcador. Las cosas pintaban mal para el equipo de Simeone, que apenas volvía a suponer peligro alguno tras el tanto que no subió al marcador, y se pusieron peor a falta de 15 minutos para el final.

Gareth Bale, que acababa de entrar al terreno de juego en el lugar de Vinícius, robó el cuero, se la dejó a Benzema en el centro del campo y el francés, con una gran pausa y control, se dio la vuelta para darle el cuero a Modric. El croata pudo presenciar el desmarque del galés por banda izquierda y le dejó solo en el área ante Oblak, que no pudo hacer nada para evitar el remate cruzado y el 1-3 subió al marcador. Con todo el pescado vendido, el Atlético de Madrid perdió su segundo partido en el Wanda Metropolitano en La Liga, el primero de esta temporada en la competición. Los de Santiago Solari siguen con su buena racha y ya se colocan segundos en la clasificación, con una inyección tremenda de moral para ahora afrontar la Ida de los Octavos de Final de la Champions League en Ámsterdam. Espera el Ajax.

Real Madrid 2-0 Sevilla: Zapatazo a la crisis.

post

El equipo de Solari derrota con justicia al de Machín gracias a un golazo de Casemiro y a otro de Modric.

Derechazo a las críticas. Con su mejor cara, el Real Madrid dio golpetazo (o al menos de momento) a la crisis que, una semana sí y otra casi que también, golpea al equipo de Solari. Con una primera parte gris, pero un segundo tiempo notable, los blancos derrotaron a un Sevilla poco ambicioso gracias a los tantos de sus falsos nueves (2-0). A falta de un delantero con gol, Casemiro y Modric hicieron las veces de decisivos para volver a ganarse el perdón de la casa blanca.

Amagaron, así, los de Solari con deshacerse de forma definitiva de un estigma convertido en suyo. El de un equipo más pobre en argumentario futbolístico de lo que está llamado a ser. Pero no pasó, sin embargo, de ser un chispazo y un simple arreón que bien pudo, eso sí, traer consigo el gol de la esperanza blanca. Lanzado en carrera por un Karim Benzema vuelto esencial, Vinícius erró en uno de sus aspectos más mejorables, el de la definición, dando paso a un Sevilla que a partir de entonces se creció.

Se acomodó el equipo del Pizjuán sobre el verde la Castellana, aparentando normalidad un conjunto que, sin embargo, no gana allí desde el año 2008. Creció el Sevilla al tiempo que se hizo monótono el juego de un conjunto, el madridista, que cambió de semblante tras el descanso. Si la primera mitad dejó el amargo sabor del que no sabe dominador, siendo la opción más clara un mano a mano de Escudero con Courtois, bien distintas fueron las sensaciones que dejaron los vigentes campeones de Europa en el segundo asalto.

Puso la directa el Real Madrid, dispuesto a dejar de parecer al fin una montaña rusa de emociones. Contagiados por el hambre y la electricidad de Vinícius, los de Solari tomaron el mando del duelo para no volver a soltarlo. Anestesió a su rival por medio del balón y estrechó el cerco a la portería de Vaclik, temblorosa tras un zapatazo de Ceballos al larguero. Fue esa oportunidad la antesala de un gol que sirvió como bálsamo para las heridas blancas. Un zapatazo de Casemiro a la escuadra empujó a un equipo que navega en un mar de críticas (78’) y Modric (90’+2) confirmó una victoria que reengancha a la parroquia blanca. La que, de uno u otro modo, siempre le sirve una segunda oportunidad a un Madrid que siempre amenaza con volver.

Betis 1-2 Real Madrid: Ceballos disimula el escándalo del VAR.

post

Un gol de falta directa en el tramo final sirve los tres puntos al Real Madrid de Solari y tapa un error estrepitoso, una jornada más, del polémico sistema usado en España.

Con Cristo, pero sin ser gracias a él, el Real Madrid salvó su enésimo juicio final (1-2). Un gol de falta directa de Ceballos convirtió en cara un duelo tornado en cruz tras la lesión de Benzema y una nueva decisión errónea del VAR.

Le dio seriedad, y lo que es más importante, serenidad al conjunto blanco el nuevo sistema puesto en liza por Santiago Solari. El técnico argentino abrigó a su equipo con tres centrales y dos carrileros (ninguno de ellos Marcelo), controló más el tempo del partido y sufrió menos en defensa. O al menos en la primera mitad, porque el Real Betis no logró encontrar fisura alguna en el entramado defensivo blanco.

Algo que sí hizo el conjunto blanco y bien pronto. Modric cazó un rechace en el balcón del área para fusilar la escuadra derecha de Pau López (13’) y cargar de razones el argumento futbolístico madridista. Le bastó con replegarse bien a partir de entonces y agarrarse a unas rápidas transiciones ofensivas que casi siempre nacieron de los pies de Vinícius. De un servicio del brasileño a Valverde pudo llegar el segundo, pero el uruguayo se creyó Guti sin serlo. En un intento de emular al genio que vestía el ‘14’, alcanzó el área pequeña y dejó de tacón para la llegada de Benzema, quedando el balón muerto en tierra de nadie.

Muerto como pareció quedarse el conjunto blanco sin la figura del ‘9’ francés. Lesionado en el tramo final del primer asalto, tuvo que dejar su sitio a Cristo y con ello el Madrid perdió la calma que tantas veces le trasmitió Karim. Creció el Real Betis, haciendo de menos a un rival que apenas volvió a superar el centro del campo, y creyó en lo que hacía, a diferencia del primer tiempo. Pero no fue su creencia en una filosofía lo que le dio la llave del empate, sino una brillante definición de Canales, bien servido por Lo Celso, pero mal ratificada por el VAR ya que la posición era en fuera de juego (67’).

Y si no hincó la rodilla el Madrid de Solari, poco le faltó. Entregó las armas el equipo de Concha Espina, esperando un pitido final al que le cambió la cara un ex del Betis. De falta directa, Dani Ceballos (88’) cambió el frustrado semblante de un conjunto que deambula por La Liga esquivando cuantas trampas puede por su camino.

Real Madrid 1-0 Rayo Vallecano: Benzema devuelve la calma a la casa blanca.

post

Un solitario gol del francés derrota a un Rayo Vallecano que sigue en descenso y deja al Real Madrid a cinco puntos del líder.

Volvió la calma a Concha Espina. Acostumbrado a los vértigos de una montaña rusa, le tocó al Real Madrid achicar agua para devolver la tranquilidad a la casa blanca. Y lo hizo, empujado por el hecho de enfrentarse a un Rayo Vallecano en descenso, con un solitario gol de Karim Benzema (1-0). Suficiente para derrotar a los de la franja y mantener enganchado a los suyos al tren delantero de la liga española.

Y eso que se plantó bien el equipo vallecano sobre el césped del Santiago Bernabéu. Tal es así que había pasado casi un cuarto de hora y poco o nada había generado un Real Madrid que, eso sí, a la primera que tuvo, acertó con el marco visitante. Tanto se había empeñado Míchel, con Tito y Advíncula, en tapar la banda izquierda que el gol llegó por el otro lado. Lucas Vázquez trazó un brillante pase interior hacia Benzema, que por bajo abrió el muro rayista (13’).

Un tanto que, aunque pudo tener respuesta inmediata por medio de un cabezazo de Velázquez, acomodó a unos blancos deseosos de paz después de una semana de desencuentros. Por delante en el marcador, masticaron y masticaron las jugadas hasta encontrar espacios en el entramado defensivo franjirrojo. Acertó a avistarlos el Madrid, como Asensio en un contragolpe del que salió vencedor Dimitrievski, pero no a definirlos. Y es que hasta con la madera se toparon los de Solari. Bien habilitado por un buen Benzema, con el palo derecho chocó el trallazo de Kroos desde el balcón del área, manteniendo la tensa calma del que se sabe solo un paso por delante de su rival.

En ese hilo, el de la amenaza del uno a cero, vivió de forma constante el equipo blanco. Si bien no sufrió acometida alguna del Rayo, tampoco hizo el conjunto de Solari por incrementar su renta. Salvo un gol bien anulado a Sergio Ramos por fuera de juego (64’) y una doble ocasión rayista sobre la hora, parecieron firmar ambos la paz. Aquella que permite a los vallecanos superar de forma digna lo que siempre parece un trámite y a los blancos volver a ganar en tranquilidad. Tres puntos como bálsamo para un equipo que, pese a su convulso inicio, sigue subido al tren de La Liga.

Real Madrid 2-0 Valencia: El equipo de Solari mantiene la calma.

post

El trabajo colectivo del equipo blanco, con especial protagonismo de Carvajal y Llorente, deja atrás el tropiezo de Ipurua.

El Real Madrid quiso olvidar el shock de Eibar con una convincente victoria frente al Valencia (2-0). Los blancos fueron muy superiores en la primera parte, aprovecharon el gol en propia meta de Wass para controlar a su rival, y Lucas Vázquez hizo la sentencia a diez minutos del final. Después de dos triunfos seguidos, el equipo ché ha vuelto a dejarse puntos fuera de Mestalla.

Lo mejor que pudo hacer el Real Madrid fue dejar atrás la semana pasada, convulsa por la derrota en Ipurua y las dudas respecto a Isco, con un dominio arrollador desde el principio. A los ocho minutos los locales se adelantaron con un gol en propia meta de Wass, propiciado por el centro de un inspirado Carvajal tras haber recuperado en área propia. Era el tanto más tempranero de los madrileños en lo que llevamos de temporada, lo cual dice mucho de lo que están pasando.

Durante toda la primera parte los blancos tuvieron el control, en buena parte gracias a Marcos Llorente. El canterano vio correspondido su buen partido ante la Roma con una nueva titularidad, propiciado en parte por las bajas de Casemiro y Kroos. La intensidad blanca contrastó con unas dudas valencianistas que llegaron incluso a reflejarse en la salida de balón. Guedes, duda hasta última hora por molestias físicas, apenas tuvo impacto en el Santiago Bernabéu.

Si la renta madridista al descanso no fue mayor se debió a la falta de pegada que este curso les ha costado tantos puntos. Y estuvo cerca de aprovecharlo el Valencia, pues lograron partirles por la mitad en tramos del encuentro gracias a la irrupción de Parejo. La más clara, protagonizada por Santi Mina, fue un balón al espacio de la defensa que terminó enviando por encima del larguero.

Para evitar males mayores, Solari sentó a Bale por Marco Asensio y después logró recuperar el control con las entradas de Fede Valverde e Isco, este último cuestionado tras quedarse fuera de convocatoria en la Liga de Campeones. Todas estas entradas dotaron al Real Madrid de superioridad al contragolpe, y a siete minutos del final Lucas Vázquez hizo la sentencia con un remate facilitado por Benzema. El francés estuvo en todas partes, tanto arriba como abajo, por lo que era natural que prestara atención al balón dividido que propició la jugada.

La alegría en el vestuario blanco contrasta con la decepción valencianista, en una semana aciaga por la eliminación en Champions. La próxima semana el Real Madrid visitará El Alcoraz para enfrentarse al Huesca, mientras que el Valencia recibe en Mestalla al Sevilla.

Celta 2-4 Real Madrid: Benzema se agarra a La Liga.

post

El francés tira del conjunto merengue para vencer en Balaídos.

El Real Madrid se agarra a Karim Benzema y éste se agarra a La Liga. Cuando más obstáculos se encontró delante el conjunto blanco, emergió el siempre criticado, para bien o para mal, delantero francés, para allanar la senda del Real Madrid en la siempre difícil plaza de Balaídos y estrechar el cerco al liderato, del que le separan ahora cuatro puntos.

Así, fue mejor el Real Madrid durante la primera parte y pronto se pudo predecir. Transcurridos menos de tres minutos, ya había tenido dos oportunidades Karim Benzema. Señal de que algo tenía guardado en su lámpara un mago francés que no siempre está cuando lo pide su equipo.

Pero sí estuvo, en cambio, en Balaídos. Con el Celta aún lamentando un remate a la madera a la salida de un córner, el francés bajó de forma magistral un servicio en largo de Modric para batir por bajo a Sergio Álvarez mediada la primera parte. Una genialidad que repitió el ‘9’ poco después. Aislado de un partido vuelto por momentos duro, el francés se inventó una internada por el flanco derecho del área para servirle el balón atrás a Toni Kroos.

Con todo a favor y la sensación de estar ante el segundo tanto blanco, el alemán falló, tal vez castigado por el exceso de confianza. Mantuvo esto con vida a un Celta que ni mucho menos lo aprovechó. Ni verse ante un rival obligado a hacer dos cambios en la primera mitad incitó a ir al ataque a un Celta al que siguió castigando la varita de Benzema. Tras el descanso y después de toparse con el larguero, una genialidad dentro del área del francés, que se aprovechó de un error de Roncaglia en la salida de balón, acabó con un disparo al palo.

El infortunio se topó entonces con los gallegos, ya que el rechace pegó en la cara de Cabral, significando el segundo de los blancos. Un tanto que amansó toda posible reacción celtiña, simple utopía con el tanto de Hugo Mallo. Aunque inquietó y estuvo cerca del tanto del empate, que pudo llegar de los pies de Aspas, un inocente penalti de Juncá, convertido por Sergio Ramos, y un golazo de Ceballos desde la frontal escribieron el punto final del choque. El mismo que vuelve a meter de lleno al Real Madrid en la lucha por el título de Liga.

Real Madrid 2-0 Valladolid: Courtois y Vinicius ponen la luz en la oscuridad.

post

El belga sacó una mano magistral con 0-0 y fue ayudado por el larguero hasta en dos ocasiones. El brasileño provocó la jugada del primer gol.

Tras la victoria conseguida en Melilla en la ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, el Real Madrid de Santiago Solari se presentaba ante su afición para tratar de enmendar la mala situación deportiva por la que pasa el equipo. El triunfo en la ciudad africana de poco servía de cara a tener que pelear por un camino liguero que transcurría tropiezo tras tropiezo y con la cabeza cada vez más lejos. La prueba de fuego era recibir a un Valladolid en tremenda racha en el campeonato regular desde que un ex madridista y leyenda del club, Ronaldo, se hiciera cargo del conjunto pucelano. De hecho, los de Sergio González, aventajaba en dos puntos y se situaba tres puestos por encima de los merengues antes del comienzo del encuentro. Si bien las cosas pintaban feas con hasta dos remates al travesaño de los vallisoletanos, Courtois prorrogó el 0-0 hasta la salida al campo de Vinicius, que provocó el tanto en propia de Kiko Olivas. Calero hizo un penalti claro a Benzema y Sergio Ramos lo marcó a lo Panenka para dejar los tres puntos en Madrid después de cinco partidos ligueros sin ver la victoria.

La situación no podía ser más desesperada para el Real Madrid. Es por ello por lo que comenzó como un tren con dos ocasiones peligrosas ante la meta de Masip. En la primera, en el minuto 4, fue con un remate cruzado de Karim Benzema que se marchó lamiendo la cepa del poste. La segunda, en el minuto 12, un golpeo con la testa de Gareth Bale a centro de Reguilón que detuvo el cancerbero del Valladolid. Gran partido del lateral zurdo, con muchas incorporaciones en ataque y con numerosos centros, la mayoría de ellos generando un remate a la portería rival. Entonces, con el paso de los minutos, comenzó el encuentro a equilibrarse y a perder la intensidad del principio con los de Sergio González situándose mejor en defensa para poder armar mejor la ofensiva. Alcanzó el minuto 32 cuando tuvo las dos primeras ocasiones claras. En primera instancia con una vaselina de Antoñito aprovechando un balón al hueco, pero mandó el esférico por encima de la portería. En la siguiente jugada, un remate de Toni Villa que se marchó cerca de la madera. Sería Gareth Bale quien gozara de la última oportunidad antes del final del primer tiempo con otro remate con la testa a otro centro de Reguilón, pero sin encontrar la portería.

Tras el paso por los vestuarios y después de ser despedidos por pitidos de la grada, el Real Madrid volvió a salir enchufado sobre el terreno de juego y encerrando al Valladolid, pero sin generar demasiado peligro. Hubo que esperar a que transcurrieran 10 minutos para ver la primera ocasión clara del segundo tiempo. Disparo ajustado de Casemiro desde fuera del área que obligó a Masip a sacar una mano salvadora. Fue entonces cuando Solari decidió retirar al centrocampista brasileño y dio entrada a Isco con vistas a mejorar el carácter ofensivo. Sin embargo, tuvo consecuencias en los niveles defensivos y el Valladolid copó las siguientes ocasiones con mucho peligro. Dos lanzamientos al larguero, primero de Alcaraz en el minuto 58 y después de Toni Villa en el minuto 66. Previamente, en el 60, el propio Toni Villa encontró un remate in extremis dentro del área que tuvo que sacar Courtois con una grandísima mano abajo. Verde obligó a Courtois a sacar los puños con un misil con la izquierda desde fuera del área.

Las cosas no parecían mejorar para el conjunto de Solari y circulaba un murmullo incesante en las gradas, con muchísimo castigo y presión del público hacia sus jugadores. Fue entonces cuando Vinicius, que había entrado hacía pocos minutos, penetró en el área por la izquierda y centró en el minuto 82 al segundo palo, Kiko Olivas quiso desviar y lo hizo hacia su propia portería para poner el 1-0. La sentencia llegó en el 88, cuando Benzema fue derribado con claridad por Calero dentro del área. Gil Manzano señaló el punto de penalti y Sergio Ramos lanzó el penalti a lo Panenka para poner el 2-0. Así las cosas, el encuentro llegó a su final y el Real Madrid de Santiago Solari, que se ha estrenado con buen pie, aunque sin la efectividad que se espera del equipo blanco, regresa a la senda de la victoria ante un Valladolid que dio la cara y pudo, sin lugar a duda, poder haber sacado, como mínimo, un empate del Santiago Bernabéu, pero Courtois y los palos lo impidieron.

Real Madrid 1-2 Levante: VARaPALO a Lopetegui.

post

Las acertadas decisiones del VAR y los tres remates contra la madera dejan en el alambre al técnico blanco.

El Santiago Bernabéu abría la jornada del sábado con un interesante Real Madrid-Levante. Los blancos llegaban después de 4 partidos sin ganar y tras una losa de 409 minutos sin anotar un gol. El equipo granota lo sabía y mostró una declaración de intenciones con una presión asfixiante desde el primer minuto. Los blancos parecían haber resuelto la situación hasta que un balón largo de Postigo fue aprovechado por Morales. Varane no midió bien y el extremo marcó el 0-1 a los 6 minutos tras regatear a Courtois.

El partido acababa de empezar pero las cosas empeorarían 6 minutos después. Varane cometió una mano imprudente, que primero se señaló fuera pero que el VAR corrigió indicando el punto de penalti. Roger marcó desde los 11 metros y puso un increíble 0-2 en el minuto 12. A partir de ahí la ansiedad invadió al Real Madrid, que se volcó sobre la portería de Oier creando infinidad de ocasiones. En el minuto 16 Ramos estrelló un cabezazo al larguero pero en el rechace Asensio marcó bajo la línea de gol. El balón no entró en el primer remate y el VAR comprobó que Asensio estaba en fuera de juego. El colegiado anuló el tanto.

Los locales insistieron pero con la misma suerte. Mariano cabeceó otro remate al travesaño y Lucas perdonó un disparo a escasos metros de la línea de gol. Oier desvió ese remate y otros tantos. Hasta 17 disparos realizó el equipo blanco en el primer tiempo. El partido parecía de patio de colegio y con el Madrid rotó, el Levante estuvo cerca del 0-3. Morales fue una pesadilla para Varane y Ramos, al que desarboló en varias ocasiones. Incluso Rochina marcó el tercero al borde del descanso pero el tanto no subió al marcador por fuera de juego. Al descanso 0-2 y muchos pitos para el equipo blanco y Lopetegui.

El técnico vasco se la jugó en el descanso y dio entrada a Bale por Odriozola. Con Lucas de lateral derecho el Madrid fue al ataque sin tregua…pero sin control. Los blancos no cercaron la meta de Oier hasta el minuto 60, cuando Lopetegui agotó los cambios dando entrada a Ceballos y Benzema por Isco y Asensio. Con ellos sobre el césped Bale comenzó a aparecer. Primero con un remate mordido dentro del área y después con un golpe franco que hizo volar a Oier. Los merengues lo siguieron intentando y Marcelo rompió la mala racha del equipo sin marcar. El brasileño marcó en el 72 y dejó la marca negativa en 481 minutos sin gol.

El Madrid tiró de la heróica  en los últimos minutos pero la muralla defensiva del Levante acabó aguantando la ventaja. Benzema estrelló otro balón al poste y el colegiado anuló un tanto a Mariano por fuera de juego. El descontrol final provocó que Morales estuviera cerca de marcar el tercero pero su remate salió desviado. Al final 1-2, y una nueva derrota del Madrid. Los blancos acumulan 5 partidos sin ganar y la situación de Lopetegui se complica antes de “El Clásico”. El Levante suma su tercera victoria consecutiva y consigue la segunda victoria de su historia en el Santiago Bernabéu.

Real Madrid 0-0 Atletico Madrid: Courtois y Oblak mandan en la capital.

post

Los porteros de ambos equipos evitaron los goles en el derbi. La primera parte fue rojiblanca y la segunda madridista.

El Bernabéu recibía un derbi madrileño cargado de morbo. Real Madrid y Atlético se enfrentaban tras la Supercopa de Europa ganada por los rojiblancos en verano. Los blancos llegaban con dos puntos de ventaja pero tras la dura derrota encajada entre semana en Sevilla (3-0). El Atlético en cambio encadenaba 2 victorias consecutivas en Liga.

Simeone sacó su once más ofensivo, con Rodri, Lemar y Filipe. Mientras Nacho sustituía al lesionado Marcelo en el lateral izquierdo blanco. El tropiezo de Barça horas antes otorgaba una gran oportunidad a los dos conjuntos de dar un golpe a la Liga.

Comenzaron mejor los visitantes que inquietaron la meta de Courtois con un remate lejano de Saúl y una media chilena de Griezmann. El Madrid se sacudió los agobios a base de toque aunque adoleció de profundidad. La ocasión más clara llegó pasado el cuarto de hora cuando Griezmann erró un mano a mano frente al portero madridista. Courtois se hizo grande y salvó el 0-1 con fortuna…y la cabeza.

El Madrid pudo marcar en una jugada de estrategia rematada por Bale pero su disparo salió fuera por poco. El Atlético era más directo en ataque y creaba peligro con Lemar y Saúl como principales amenazas. Con el paso de los minutos el control del balón pasó a ser de los visitantes, con Rodri como principal director de orquesta.

Los colchoneros volvieron a disfrutar de otro mano a mano frente a Courtois pero esta vez fue Costa el que estrelló el esférico contra el guante del belga. Bale puso a prueba a Oblak con un remate lejano pero el marcador no se movería. Al descanso 0-0.

La segunda parte comenzó con un sorprendente cambio. Caballos salió por el lesionado Bale y el Madrid pasó a jugar con un 4-4-1-1. La entrada del centrocampista dio dinamismo a los locales que se hicieron con el control del partido. Asensio llevó el principal peligro de los madridistas. El balear tuvo una clara ocasión en el minuto 66 pero Oblak, emuló a Courtois salvando el primero de la noche.

Con el paso de los minutos el Atlético cedió más terreno. Los colchoneros parecían fundidos mientras los locales embotellaban a sus vecinos en el área. Oblak volvió a lucirse tras un remate de Carvajal. El Madrid perdió fuerza en los minutos finales y ni la entrada de Lucas Vázquez ni el debut de Vinícius (salió en el 87) agitaron la coctelera.

Al final empate a cero. La gran actuación de los porteros evitó que se rompiera el empate. Los rojiblancos mantienen su racha de 6 años sin perder en el Bernabéu y se llevan un punto para seguir a dos puntos de distancia de la cabeza. El Madrid acaba líder empatado con el Barcelona pero con la sensación de volver a desaprovechar un pinchazo azulgrana.