Real Madrid 3-0 Roma: Isco y Bale también tiran del carro en Europa.

post

Un gran partido de los blancos a nivel colectivo acaba con una cómoda victoria en el arranque de la Champions.

El Real Madrid comenzó la era post Cristiano Ronaldo en la UEFA Champions League con una cómoda victoria por 3-0 ante la Roma gracias a los goles de Isco Alarcón y Gareth Bale y Mariano.

Los merengues fueron muy superiores a unos italianos muy desdibujados y que aún están acusando los múltiples cambios en su plantilla del pasado verano. Sin embargo, a los blancos les costó mucho hacer el 1-0 y necesitaron hasta 17 disparos.

Ante la falta de claridad, el primero llegó gracias a un espectacular disparo de falta de Isco, que hizo gol en su primer disparo de libre directo en la máxima competición europea. A poco de comenzar la segunda parte, Bale sentenció con el 2-0 a pase de Modric.

El resto del partido sirvió para que Mariano Díaz debutase con golazo incluido en el descuento y Asensio dejara la que a buen seguro será una de las jugadas más destacadas de esta edición de la Champions pero que no acertó a coronar con gol en la definición.

Athletic Bilbao 1-1 Real Madrid: Isco evita la debacle mayor en San Mamés.

post

El equipo blanco empata en La Catedral y pierde el coliderato que compartía con el Barcelona.

El Real Madrid no pudo pasar del empate contra el Athletic Club de Bilbao en un partido en el que fue de menos a más pero en el que nunca marcó las diferencias como para llevarse los tres puntos que hubiesen facilitado que compartiera el liderato de La Liga con el Barça. Así las cosas, el equipo dirigido por Lopetegui se deja los primeros puntos de la temporada en el curso liguero a escasos días de recibir a la Roma en el Santiago Bernabéu, en el que será el estreno de una nueva edición de la Champions League.

Berizzo dibujó desde el inicio un plan que no hizo sentirse cómodo a un Real Madrid que tenía problemas a la hora de sacar el balón jugado desde atrás gracias a la alta e insistente presión que realizaban jugadores como Raúl García y como Muniain. Al equipo blanco le costó llegar a campo contrario, con un excelente trabajo desde lo táctico de Dani García, un pulmón que tapó en todo momento a Luka Modric. Ni Bale, especialmente desaparecido en el primer periodo, ni Marco Asensio encontraron la forma de destacar en la zona central del terreno de juego, donde el Athletic siempre tuvo superioridad numérica con respecto a su contrincante.

En el vaivén de intercambios de ocasiones acabó por reinar ‘Los Leones’, que aprovecharon una tibia presión de Gareth Bale para atacar el costado derecho. Óscar de Marcos rompió por el lado de Marcelo explotando la escasa oposición de sus contrarios y puso un balón al área que entre Williams y Muniain acabaron por marcar en boca de gol, siendo el de la Chantrea el último en tocar el balón en una jugada en la que participaron en la construcción hasta nueve jugadores distintos con once pases previos al gol en apenas 26 segundos.

La diana de Muniain precipitó el juego de un cuadro merengue con excesivas prisas y escasas ideas. No es buen cóctel para cambiar el guion de un partido que jugaba en su contra. Por pasajes del partido perdió confianza en su plan, se rindió a la repetida imprecisión y terminaron por plantear un partido de ida y vuelta que satisfacía más la propuesta del Athletic.

El reloj acabó por pesar al equipo de Lezama, que acusó el cansancio como consecuencia del disciplinado trabajo que realizaron durante la primera hora de partido. Las coberturas ya no llegaban a tiempo y se empezaron a abrir los primeros huecos que explotó Gareth Bale. En la primera ocasión que el galés tuvo la oportunidad de correr a campo a través puso un balón al punto de penalti con su pierna derecha que remató a gol Isco Alarcón, que tan solo llevaba dos minutos en el campo tras la sustitución de un gris Luka Modric.

Berizzo, consciente del cansancio acumulado de sus jugadores, midió los esfuerzos y oxigenó al equipo con cambios que reforzaron la zona medular y que buscaban amarrar el empate. El equipo blanco no tocó corneta en una recta final marcada por las tarjetas amarillas que mostró González González y que rompieron cualquier intento de remontada.

Real Madrid 2-0 Espanyol: Isco da alas al Real Madrid.

post

El equipo de Zidane consigue su primera victoria como local en la presente Liga gracias a los dos tantos del malagueño.

El Real Madrid y el Espanyol repartieron el control. Los de Zidane se adueñaron de la primera mitad mientras que los blanquiazules lo hicieron en la segunda, sin embargo, Isco gobernó en las dos porciones. El malagueño adelantó a los blancos en su mejor momento y metió la puntilla cuando peor lo estaban pasando. Pau López impidió que el resultado fuese más abultado.

El dominio del Real Madrid comenzó en el mismo momento que González González pitó el inicio del partido. No pasaron ni veinticinco segundos e Isco ya estaba totalmente solo ante Pau López. La jugada vino de un pase en largo de Sergio Ramos, el cual la zaga perica no acertó en despejar, y que dejó al malagueño a un respiro de marcar el primero. En esta ocasión, el victorioso fue el guardameta que adivinó el remate de Isco y consiguió evitar la pronta debacle de los de Quique Sánchez Flores.

El gran comienzo del conjunto blanco se iba nutriendo de continuas llegadas blancas. Un disparo de Modric que se fue al lateral de la red, un lanzamiento mordido de Asensio que puso el nervio en el área del Espanyol o el cabezazo de Sergio Ramos que tuvo que sacar Pau López a córner. Cristiano Ronaldo lo intentó en múltiples ocasiones pero o el balón no le llegó con claridad o el portugués no estuvo acertado de cara a portería.

Y fue a la media hora de partido cuando llegó el ansiado gol. Cristiano encontró a Isco que le dejó ante Pau López y esta vez sí, el ‘22’ blanco superó al guardameta para hacer el primer tanto de la noche. Isco metió la puntera y celebró su primer gol en esta campaña liguera. Cristiano dio la asistencia pero en los siguientes minutos quiso su tanto que no llegó. Su primer lanzamiento se fue alto y el siguiente se topó con el cancerbero catalán que fue el mejor jugador perico de la primera mitad.

Los de Quique Sánchez Flores sufrieron tanto que apenas gozaron de ocasiones ofensivas pero, casi sin quererlo, Gerard Moreno se encontró con un error de Casemiro dentro del área que acabó con una volea del delantero perico al poste. Por primera vez el Real Madrid veía peligro en su portería pese a que la defensa, con Achraf en el lateral derecho como novedad, se había mostrado sólida. Antes del pitido final Asensio buscó responder pero otra vez apareció Pau López.

Tras el descanso, el técnico perico decidió dar un giro en la idea principal de su equipo con la entrada de Sergio García y Marc Navarro. Y vaya si lo consiguió. Solo en cuatro minutos, el Espanyol creó más peligro que en toda la primera mitad. Marc Navarro, uno de los recambios, hizo trabajar a Keylor Navas con un disparo. Posteriormente, el propio Marc lo volvió intentarlos, así como Sergio Sánchez con un cabezazo a la salida de un córner.

Al Madrid le costó reengancharse y esto lo aprovecharon los catalanes para meter miedo al área blanca. La imprecisión en los pases merengues se conjugaron con la velocidad de Baptistao. Los pericos robaban el balón y asistían al ariete brasileño que si no llega a ser primero por Varane y luego por Keylor, hubiésemos hablado del empate del Espanyol.

Sin embargo, cuando peor lo estaba pasando el Madrid apareció esa aura que hace grande a este equipo. Asensio vio a Isco que desde la frontal cruzó el esférico con su pierna zurda para marcar el segundo tanto del encuentro. Todo esto llegó tras un verdadero susto en el área blanca y es que Sergio Ramos se pasó de confianza y perdió el balón en el área chica ante la presencia de Gerard Moreno. Un intento que quedó en nada con el fallo de Baptistao a la hora del remate.

El segundo gol dejó tocado al Espanyol que vio como su paso al frente en la segunda parte quedó en nada. Isco siguió a lo suyo y cerca estuvo de dibujar un golazo que no pudo rematar Lucas Vázquez. El partido fue muriendo poco a poco entre los cambios y la posesión blanca en el que se convierte en la primera victoria del Real Madrid en el Santiago Bernabéu en la presente Liga tras dos empates y una derrota.

Sporting 2-3 Real Madrid: Isco evita el tropiezo del plan B de Zidane.

post

El Real Madrid ha vencido al Sporting con dos golazos del malagueño y una espectacular actuación.

Zinedine Zidane ha logrado su objetivo de ganar al Sporting con el plan B del Real Madrid, al disponer sobre El Molinón de un once inédito con el objetivo de rotar a la plantilla de cara a la vuelta con el Bayern y el trascendental choque del Clásico. Y donde ha terminado destacado por encima de todos un Isco descomunal, excelso, en ocasiones maradoniano, autor de dos bellos tantos claves para sumar los tres puntos y mantener la apuesta madridista por La Liga.

El partido empezaba de forma adversa para el líder, con un pase de ensueño de Vesga a Cop que superaba la zaga merengue y era rematado por el croata con extraordinaria tranquilidad, batiendo por bajo a Casilla. Poco duró la alegría para los rojiblancos ya que dos minutos después, todavía sobre el primer cuarto de hora, Isco bailaba con el balón dentro del área alrededor de un bosque de piernas para empatar el encuentro con un sutil chut a la escuadra, preámbulo de una tarde mágica del andaluz.

El Real Madrid no terminaba por imponer su estilo en el segundo tiempo. Es más, los gijoneses se adelantaban poco después del descanso a través de una falta que Babin se encargaba de amortiguar en el área para que un posterior cabezazo parabólico de Vesga sorprendiera de nuevo al meta Casilla.

Antes de alcanzar la última media hora de juego, y de que los nervios afloraran por el resultado adverso, Danilo colocaba otro servicio preciso desde el lateral que esta vez sí era aprovechado con un potente testarazo de Álvaro Morata que devolvía las tablas al electrónico, el cual, se volvería a mover definitivamente sobre la bocina, cuando Isco culminaba la actuación redonda con la diana de la victoria, rematando con precisión a través de las piernas de Babin para colocar el 2-3 definitivo y evitar así el tropiezo en esta versión más alternativa del Real Madrid.

Osasuna 1-3 Real Madrid: Isco y Cristiano Ronaldo mantienen líder al Real Madrid en El Sadar.

post

Los blancos sufrieron más de lo previsto pero acabaron sumando un trabajado triunfo ante Osasuna para volver a mandar en La Liga.

El Real Madrid sudó y durante muchos minutos pareció mortal en El Sadar pero finalmente los merengues encontraron las fisuras en el armazón de Osasuna y lograron una victoria de mérito que les devuelve al liderato de La Liga a pesar de tener dos partidos menos.

Los navarros salieron queriendo morder pero Cristiano Ronaldo pronto les dio un golpe de realidad haciendo el 0-1 tras sólo 24 minutos de juego. El delantero portugués recibió el pase de Benzema, armó el disparo y acabó marcando con la colaboración de Sirigu, poco acertado al intentar blocar.

Sin embargo, Osasuna no iba a vender barata su derrota e hizo honor a la leyenda de que los blancos siempre sufren en El Sadar y aprovecharon un error defensivo para empatar. Sergio León le ganó la espalda a toda la zaga del Real Madrid y batió con tranquilidad a Keylor Navas picando el balón con mucha calidad.

El empate volvió el partido completamente loco y ambos pudieron cobrar ventaja antes del descanso. Navas salvó al Madrid en un disparo de Riviere y Sirigu hizo el milagro de la noche con una magnífica estirada cuando Benzema estaba a punto de empujar el balón a puerta vacía. Los rojillos siguieron sacando partido al efecto que produjo el empate en el arranque del segundo acto y Sergio León obligó a Keylor a sacar un remate cruzado que llevaba veneno.

El equipo de Zidane recuperó el balón, durmió el partido y cuando volvió a arrinconar a Osasuna aprovechó para dar el golpe de gracia al partido con un tanto de Isco, que cazó un rechace dentro del área para hacer el 1-2.

Cristiano Ronaldo tuvo la sentencia pero se encontró con una buena parada de Sirigu, después el luso y Lucas Vázquez pidieron dos penaltis que parecieron claros, el colegiado no pitó nada y Keylor Navas concluyó su gran partido volviendo a cerrar la puerta a Sergio León cuando buscaba el empate de los rojillos.

Lucas Vázquez hizo el tercero en el descuento y el Madrid salió vivo de El Sadar en un partido en el que tuvo que ponerse el mono de trabajo como siempre le ha pasado cuando viaja a Pamplona.