Barcelona 3-0 Liverpool: Messi y la suerte dejan al barça a las puertas de la Final.

post

El que perdona siempre la paga. La máxima del fútbol se cumplió en la Ida de la Semifinal de Champions. El Liverpool fue infinitamente mejor que el Barça, pero la fortuna y Leo Messi determinaron que los culés hayan conseguido poner pie y medio en la Final de Madrid del próximo mes de Junio.

Los chicos de Klopp quitaron el balón al Barça, le hicieron correr, les hicieron sufrir como nunca y se fueron con tres goles en contra para la vuelta en Anfield Road. Los culés, con muy poco, consiguieron marcar gracias a la inspiración de Luis Suárez –en su versión más marrullera y letal– y un rato de Messi –vaya obra de arte marcó–.

Los británicos, totalmente desatados y descarados, perdonaban a la hora de dar el último pase, mientras que Coutinho amenazaba a sus ex compañeros con varios disparos de fogueo. El Barça lo estaba pasando mal y no lo ocultaba la cara de un Valverde descompuesto. Pero cuando peor parecían los culés apareció la conexión entre Jordi Alba y Luis Suárez para que el uruguayo culminase en plancha un gol de cazador.

El impresionante ritmo de juego del Liverpool dejaba al Barça con la lengua fuera y eran hasta los propios culés los que perdían tiempo para tomar un poco de aire. Los visitantes, sin embargo, seguían empeñando en dar el último pase más difícil todavía sin llegar a conseguir rematar la faena para empatar.

Los culés, sin embargo, necesitaban muy poco para conseguir un gol y eso quedó demostrado en el minuto 74. Una acción embarullada obró el segundo tanto azulgrana. Messi buscó en profundidad a Sergi Roberto y el rechace cayó en la rodilla de Luis Suárez estrellando el balón en el larguero. La suerte se alió con los locales cayendo el rechace en las piernas de un Messi que sólo tuvo que empujarla. ¿Quizá era el guiño a la suerte del futuro campeón?

Klopp, quien tardó muchísimo en hacer los cambios, sacó a Firmino a diez minutos del final en busca del tanto que les pudiese meter en la eliminatoria. Pero el que ya se estaba desatado fue un Messi que firmó una obra de arte para poner el tercero culé. Él se lo guiso sacando una falta que en realidad realizó él aprovechando que el arbitro no estaba atento para propinar un puñetazo a Fabinho y él se lo comió culminando una falta impresionante desde 30 metros que entró por la escuadra.

Los locales se colgaron del larguero en los minutos finales. Perdieron tiempo como si fuesen un equipo pequeño para conservar un resultado que les pone con pie y medio en la final. El Liverpool no tuvo su noche de cara al gol, mientras que los locales consiguieron un premio excesivo para el fútbol desplegado. La noche en la que el Barça fue menos Barça que nunca se llevó el premio gordo.

Manchester United 0-1 Barcelona: Los culés pegan primero.

post

Un autogol de Shaw tras un cabezazo de Luis Suárez da la ventaja a los españoles en los Cuartos de Final de la Champions League.

Paso adelante para el Barcelona camino de la Semifinal de la Champions League. En Old Trafford, un autogol de Luke Shaw le dio a los catalanes la victoria sobre el Manchester United, que deberá ganar en el Camp Nou la próxima semana si quiere eliminar a los españoles.

En los primeros minutos, el Barcelona tuvo el balón y el Manchester United no se acercó. Hasta que Suárez cabeceó un centro de Messi y un desvío en Shaw dio la única ventaja del partido a los catalanes, VAR mediante. Desde entonces, apuró el equipo local pero sin dañar. El conjunto de Ernesto Valverde supo cuidar esa diana hasta el final, mientras que el propio técnico azulgrana gestionó bien los cambios en la segunda parte y el triunfo nunca estuvo en peligro.

Con este resultado, al Barcelona le alcanzará con ganar o empatar en la ciudad condal para quedarse a un paso de la ansiada Final del Metropolitano. Una victoria del Manchester United por 0-1 llevaría la eliminatoria a la prórroga, mientras que cualquier otro triunfo de los ingleses dejaría eliminado a los azulgrana por el valor extra de los goles marcados fuera de casa.

Cabe recordar que el Barcelona no pasa la barrera de los Cuartos de Final desde la temporada 2014/15, cuando consiguieron un histórico triplete de la mano de Luis Enrique Martínez. Desde entonces, siempre se ha encontrado con un obstáculo insuperable en la Ronda de 8: Atletico Madrid en 2016, Juventus en 2017 y Roma en 2018.

Liverpool 0-0 Bayern Munich: Valioso empate en Anfield para los reds.

post

El club inglés empató 0-0 con los bávaros en el partido de Ida de los Octavos de Final de la Champions League.

Liverpool no pudo sacar diferencia en su casa en el partido de Ida de los Octavos de Final de la Champions League ante Bayern Munich, empató 0-0 y ahora se aferrará a lograr un gol de visitante para eliminar al club bávaro. En cambio para los alemanes la noche hubiera sido redonda si hubiera logrado algún gol de visitante y no el 0-0 final.

Liverpool dominó la pelota en gran parte del juego y fue el equipo que más insistió en ataque, no obstante, el orden de los alemanes fue clave. En la primera parte los locales tuvieron dos claras opciones de gol, pero no fueron efectivos. Con el paso del tiempo, los visitantes se sintieron cómodos y lograron entrar en una zona de confort, pendientes de algún error de los reds, que nunca apareció.

El próximo 13 de Marzo se jugará el partido de Vuelta en el Allianz Arena de Múnich, en donde el club alemán deberá cuidarse de no recibir goles en condición de local. Uno de estos dos grandes de Europa avanzará a los Cuartos de Final.

Ajax 1-2 Real Madrid: El VAR y Vinicius sacan a flote al Real Madrid en Amsterdam.

post

El Real Madrid arranca un valioso triunfo en Amsterdam con goles de Benzema y Asensio, que salió al final.

El Real Madrid ha sabido sufrir en el Johan Cruyff Arena de Amsterdam y regresa a la capital de España con un valiosísimo 1-2 que deja las puertas abiertas de los Cuartos de Final de la Champions League para los hombres de Solari. Benzema (60′) y Asensio (87′) han sido los autores de los dos tantos blancos que han neutralizado el gol de Ziyech (75′) que significó el empate a uno para los holandeses.

Ha sido otro partido muy serio dentro del repertorio de este Real Madrid disciplinado de Solari. El Ajax ha dado más trabajo del previsto, pero en este Real Madrid todos tiran del carro, todos son solidarios y todos están dispuestos a remar en la misma dirección atacando y defendiendo.

Esta vez el VAR ha sido protagonista, especialmente por el gol anulado a Tagliafico que significaba el 1-0 para el Ajax. El VAR se tomó con calma el análisis de la jugada y finalmente el colegiado Skomina decidió anularlo por falta de Tadic sobre Courtois. Era el minuto 37 de un partido que se hubiera puesto 1-0 a favor del Ajax. Pero el gol no subió al marcador y Ajax y Real Madrid siguieron con su toma y daca en un partido de mucho desgaste que Vinicius, el de siempre, empezó a desnivelar cuando en el minuto 60 de partido le dio una asistencia a Benzema, nunca mejor dicho lo de asistencia, después de una extraordinaria jugada individual.

La sociedad Vinicius-Benzema volvía a dar resultado, El Ajax se lanzó en tromba en busca del empate. Y lo encontró en el minuto 75 por medio de Ziyech, el jugador más peligroso de los holandeses. Pero el Real Madrid no le perdió nunca la cara al partido. Es cierto que en varias fases se vio superado por los holandeses (la posesión acabó en tablas: 50% para cada uno), pero la clase individual y la pegada de este Madrid volvió a imponer su ley. A poco del final una jugada por la derecha de Carvajal acaba en centro para que Asensio coloque el esférico en el fondo de la portería.

El gol de Asensio hacía justicia a los merecimientos de unos y otros. El Ajax, más guerrero de lo esperado. Nada que ver con el fútbol clásico de la escuela holandesa. Esta vez el Ajax fue pelea, pelea y pelea. El 1-2 es tranquilizador, pero habrá que ir con cuidado en la Vuelta porque estos tipos no dan por perdido un balón.

Fenomenal Vinicius y Benzema.  Y el Madrid, de nuevo a buen nivel. Sin llegar a la excelencia del Wanda en el derbi madrileño, el Real Madrid ha sabido arremangarse y plantarle cara al Ajax. Con el 1-2 hay ya mucho trecho recorrido. Pero mejor que no se confíen. De Jong y compañía puede deparar un disgusto en el Bernabéu si el Real Madrid se confía en  exceso.

Manchester United 0-2 PSG: De la mano de Di María el PSG ganó en Old Trafford.

post

Pese a las ausencias de Neymar y Cavani, el conjunto parisino contó con la claridad ofensiva del Fideo y Mbappé para doblegar por 0-2 al Manchester United.

Las ausencias de dos de sus máximas estrellas ofensivas no privaron a Paris Saint-Germain de sacar un estupendo resultado ante Manchester United en Old Trafford, en la Ida de Octavos de Final de la Champions. Lo que pasa es que el conjunto parisino tiene otras dos grandes figuras en ataque como el francés Kyllian Mbappé y el argentino Ángel Di María, quienes fueron determinantes en Inglaterra para ayudar a su equipo a obtener un importante 0-2.

Se esperaba que, con las ausencias de Neymar y Edinson Cavani, ambos lesionados, PSG iba a tener una postura bastante defensiva ante un United que llegaba en el mejor momento de su temporada, invicto bajo las órdenes de Ole Gunnar Solskjaer, con once victorias y solo un empate. Pero nada de eso ocurrió en Manchester; en cambio, el equipo de Thomas Tuchel fue inteligente, con una defensa impenetrable, un centro del campo de buen pie (Dani Alves jugó como mediocampista y Marco Verratti la rompió hasta que tuvo que dejar el campo lesionado) y un ataque que mostró su velocidad cada vez que se lo propuso.

Esa faceta fue la que terminó sacando provecho el PSG en la segunda parte, con un United ya algo cansado después de agotar la mayoría de sus variantes en unos primeros 45 minutos totalmente inefectivos. Primero Di María puso un centro perfecto en un saque de esquina para Kimpembe, quien la empujó en el segundo palo, y luego el argentino volvió a aparecer para dejarle servido el gol a Mbappé, quien solo tuvo que empujarla ante el español De Gea. El Fideo además sería protagonista por cuestiones extrafutbolísticas, insultando a los hinchas del equipo inglés tras el primer tanto.

Y pudieron ser más goles para PSG en los próximos minutos, pero el portero español demostró por qué es considerado como uno de los mejores en su puesto en el mundo. Del otro lado, pese a las entradas del chileno Alexis Sánchez y el belga Romelu Lukaku, el United no encontró por dónde. Como si fuese poco, Paul Pogba vio la roja en los instantes finales y se perderá la Vuelta.

Así las cosas, PSG sacó un resultado importantísimo en territorio enemigo y puso un pie en la próxima fase. El que tiene que reagruparse es el equipo de Solskjaer, quien tendrá varias semanas para pensar en cómo hacer para dar la vuelta en Francia.

Real Madrid 4-2 Girona: A los blancos sí les mola esta Copa.

post

El equipo de Solari dió la vuelta al 0-1 inicial y llegará a Montilivi con ventaja en esta eliminatoria de Cuartos de Final.

El Real Madrid ha firmado un sufrido triunfo ante el Girona, quienes contaban con notables ausencias por decisión técnica, y que sirve a los blancos para llegar con ventaja a Montilivi de cara a la Vuelta en este duelo de los Cuartos de Final de la Copa del Rey. Los gerundenses han sido de nuevo ese rival rocoso y complicado en el torneo del K.O. que sorprendiera en la ronda anterior al Atlético Madrid.

Los blancos afrontaban el partido ilusionados, ante la oportunidad de avanzar en un torneo donde los principales rivales –Atlético Madrid y Barcelona- o están fuera del cuadro o pueden caer antes de tiempo. Ese espíritu se vio momentáneamente roto cuando una internada por el carril izquierdo del conjunto albirrojo se traducía en el primer tanto con apenas 6 minutos de juego. Un gol que es un tesoro en una eliminatoria a doble partido con doble valor de goles en campo contrario. Y eso que Portu y Stuani, los dos artilleros de los gerundenses habían visto la jugada desde el banquillo.

El tanto del ‘Choco’ Lozano espoleaba a los pupilos de Solari, a quienes se les ve con ganas en esta edición de Copa, no tardando en igualar el electrónico con una contra finalizada por Lucas Vázquez a servicio de Odriozola. La cuenta anotadora invitaba a crecer tanto por las constantes llegadas madridistas como por los certeros coletazos que ofrecían los hombres de Eusebio, amenazando cada vez que estiraban las líneas.

El otro estímulo para el Real Madrid llegaba con la crispación con la que el graderío del Bernabéu, y por momentos el propio equipo, afrontaba cada decisión arbitral de Undiano Mallenco. Precisamente el colegiado era protagonista al pitar penalti antes del descanso por derribo a Vinicius, oportunidad que no desaprovechaba Ramos para exhibir sus dotes como lanzador –volviendo a emular al mítico Panenka- y ampliando la renta para los merengues.

La segunda mitad arrancó con ingredientes similares, con ninguno de los dos equipos olvidándose de la meta contraria, siendo el cuadro catalán más atrevido y los madridistas más imprecisos. Tanto es así, que unas inocentes -e incomprensibles- manos de Llorente provocaban una pena máxima que Álex Granell se encargaba de transformar y subir de nuevo el empate, silenciando Chamartín con su potente chut.

La locura se instaló en el tramo final donde el resultado no valía al Madrid, con constantes idas y venidas, pérdidas y recuperaciones. Un carrusel de acontecimientos que se vio acelerado por dos goles casi consecutivos en apenas tres minutos de margen: primero a través de un testarazo de Ramos –a pase de Marcelo- y, acto seguido era Benzema el que daba la puntilla con el cuarto tanto, el que permite al conjunto de Solari acudir con algo más de tranquilidad a Montilivi.

Real Madrid 3-0 Leganes: El Real Madrid ahoga sus penas en la Copa.

post

Los blancos encarrilan la clasificación con goles de Ramos, Lucas y un notable Vinicius. Debutó Brahim.

El Real Madrid encarrila la eliminatoria de Copa ante el Leganés después de vencer en el Santiago Bernabéu en el partido de ida (3-0). Los blancos sufrieron en la primera parte, como acostumbran, pero el gol 100 de Ramos al borde del descanso y otros dos más de Lucas y Vinicius (de primorosa volea) en la segunda sirvieron para ahogar parte de sus penas en este año 2019. Vinicius volvió a ser de lo más destacable en un equipo que fue de menos a más en un día donde Isco siguió sin tener su espacio. Ni con seis lesionados para unos Octavos de Final de Copa del Rey.

La primera parte en el Santiago Bernabéu fue más propia de un partido de Liga que de uno de Champions. O lo que es lo mismo, con un Real Madrid fatigoso, impreciso, desencantado y plano frente a un rival que minuto a minuto se iba creciendo conforme comprobaba que no lo hacían los locales. La historia mil veces vista esta temporada. Y que pudo haber acabado como las de la Real, Levante, Barcelona, Eibar, etcétera. Porque el Leganés tuvo sus ocasiones claras para haberse adelantado en el marcador en la figura del debutante Braithwaite. Primero con un mano a mano que mandó lamiendo el poste por fuera, y después con un testarazo al saque de un córner que obligó a Keylor a un despeje todo reflejos que levantó al desangelado público del Bernabéu.

El quid con respecto a otros partidos fue que, mientras el Leganés no lo hacía, esta vez el Real Madrid sí tuvo el gol de cara. Y un penalti. No hizo falta VAR para que Gil Manzano decretase la pena máxima al borde del descanso en una caída de Odriozola. No fue ni tan aparatosa ni tan clara como la de Vinicius el Domingo, pero sí que habían sido varias internadas ya en el área pepinera cortadas al límite de la pena máxima. Sergio Ramos transformó desde los once metros para convertir el gol 100 en su carrera. Una cifra extraordinaria. Un gol balsámico para el devenir del Real Madrid.

Y es que el 1-0 al borde del descanso desanimó al Leganés, que seguramente se marchase a la caseta con la sensación de haber merecido más en la primera mitad. Fue su suicidio, paradójicamente. Porque incluso un Madrid a medias puede hundir a cualquier otro equipo que no esté al 100%. Y eso fue precisamente lo que pasó. Con los blancos creciéndose al ver que el resultado a favor se traducía en un juego cada vez mejor, especialmente por la banda donde jugó Vinicius. El brasileño es un puñal. Es cuestión de tiempo que acabe por tirar la puerta abajo. Y ante el Leganés lo volvió a demostrar.

No obstante, el ‘28’ fue partícipe de los dos goles que dejan prácticamente apuntillada la eliminatoria. En el 2-0, y toda vez que Benzema aprovechó un fallo del Leganés en su campo, Vinicius asistía a Lucas para que marcase a placer. Y en el 3-0, voleando un centro desde la derecha para dibujar un bellísimo gol. Con permiso del ausente Isco (que saltó para jugar los últimos veinte minutos), y del debutante Brahim, los focos fueron para el brasileño. De lo mejor en un equipo que por fin pudo darse una alegría en este nuevo año.

Arsenal 1-1 Atletico Madrid: Griezmann absuelve a Vrsaljko.

post

El lateral croata fue expulsado en el minuto diez, pero un tanto del delantero francés basta para equilibrar la balanza que movió Lacazette.

Un Atlético muy Atlético y un Arsenal muy Arsenal firman un empate a uno con el que los rojiblancos se sienten victoriosos vistas las circunstancias. Los colchoneros, con un jugador menos desde el minuto 10 por la expulsión de Vrsaljko, y sin Diego Pablo Simeone, también expulsado minutos después, sobreviven al temporal y al tanto de Alexandre Lacazette para partir con ventaja gracias al enésimo gol de Antoine Griezmann y a la, enésima también, exhibición de Jan Oblak.

No habían pasado diez minutos de partido cuando Sime Vrsaljko fue expulsado por doble cartulina amarilla. Estaba pasado de revoluciones el lateral y lo pagó excediéndose con una entrada sobre Lacazette cuando ya tenía amonestación. Lo protestó Simeone durante un puñado de minutos, hasta que el técnico también acabó en la caseta antes de tiempo. Panorama complicado para los rojiblancos, con un jugador menos y sin su líder espiritual en la banda.

Ahí es cuando empezó el ejercicio de supervivencia del Atlético, que bajó al barro y defendió como mejor sabe. Mientras tanto, Jan Oblak iba erigiéndose en el héroe del partido a medida que avanzaban los minutos y las ocasiones del Arsenal. Una vez más el guardameta desplegó todo su catálogo de intervenciones, a cada cual más espectacular, para guardar su marco. Cosa que no pudo hacer con el testarazo de Alexandre Lacazette, que abrió el marcador ya en la segunda parte, tras un gran centro de Wilshere.

El Arsenal seguía perdonando la vida a los rojiblancos, u Oblak dándosela, como ustedes quieran verlo. Hasta que los Gunners sacaron su peor cara en defensa, algo que no ocurre por primera vez. Koscielny cometió un error grosero que no desaprovechó Griezmann para batir a Ospina y poner así el empate a uno. Una vez más, el Atlético optimizando sus recursos hasta límites insospechados: dos ocasiones claras en todo el partido, 80 minutos con un jugador menos, perdiendo en el Emirates Stadium…y rescatando un buen resultado.

A pesar de ello no está nada dicho y en siete días el Wanda Metropolitano dictará sentencia. El Arsenal está obligado a anotar al menos un gol si quiere tener opciones de clasificarse para la final de la Europa League. Abróchense los cinturones.

Bayern Munich 1-2 Real Madrid: Los cuatro millones de euros más rentables del fútbol.

post

Asensio dinamita el partido para un Real Madrid que estuvo contra las cuerdas, tuvo que remontar un 1-0 y confirmó su condición de ‘Bestia Blanca’.

Campeón francés. Campeón italiano. Y campeón alemán. El Real Madrid ha tenido un camino de espinas en la presente Champions League. Y parece que, uno tras otro, fueron creciendo haciendo lógico el paso de las rondas. Porque el Bayern tuvo una imponente primera parte en el Allianz Arena poniendo al Real Madrid contra las cuerdas como no le puso ni la Juventus en el Santiago Bernabéu siquiera. Se lesionaron Robben y Boateng en la primera media hora, y aun así fueron en ventaja en el marcador hasta el minuto 44. Si hubiera sido un partido de Bundesliga, el Bayern se habría marchado a vestuarios con un saco de goles al hombro. Lo saben todos de Múnich a Filipinas.

El premio del gol les llegó a los alemanes a la media hora de percutir. Marcó Kimmich en una inteligente jugada colectiva, aprovechando que el Real Madrid estaba descolocado, y que Keylor Navas salió a cazar una mariposa que vio por el rabillo de su ojo derecho mientras el lateral germano remataba a puerta desde su izquierda. Imperdonable en general. Pero es que los blancos nunca se encontraron sobre el verde, perdiendo el centro del campo tanto en la presión como en la salida del cuero. Como el que pierde una estrella en el cielo, que no sabe ni por dónde empezar a buscarla. De ahí que, además del gol, hubiese hasta seis ocasiones francas para los bávaros en boca de gol desde el primer minuto de juego. ¡Seis! De las que salen en los resúmenes. Pero unas veces por un mal control, otras por un pertinente rechace y las demás por mala puntería, el caso es que el Bayern dejó con vida a un Real Madrid con ganas de tocar el balón pero nula profundidad.

No le hizo falta para marcar justo antes del descanso, sea como fuere. Por algo es su competición fetiche. Le bastó que Carvajal centrase con la cabeza desde la derecha y que Ronaldo amagase con otra chilena para que el balón le llegase a Marcelo en el balcón del área franco para tirar a puerta. El cuero pasó entre los defensas sin que Ulreich pudiese detenerlo. El Bayern hizo todo lo que estaba en su mano en la primera parte, y se llevó un resultado peor que antes del pitido inicial. Y todavía a los diez minutos de la reanudación, echaría de menos incluso el empate. Porque fue lo que tardó Asensio en correr hacia la banda enseñando su dorsal a la grada después de batir a Ulreich en un mano a mano a la carrera que le brindaron entre Rafinha y Lucas Vázquez. Se repetía el guión del año anterior: apreturas en la primera parte, salta el mallorquín desde el banquillo cuando aún hay un hilo de vida, y revoluciona el partido para los españoles. Asensio tiene algo especial. Con el Allianz Arena, sí, y con el fútbol en general. Los cuatro millones de euros más rentables de la historia de este deporte.

El gol madridista fue una losa sobre las espaldas del Bayern de Munich. Se vieron superiores, y sin darse cuenta, se encontraron por debajo. Aun así, durante la segunda parte siguieron probando a una defensa que fue un muro y a un Keylor Navas que fue mitigando los nervios a base de paradas hasta completar un partido digno. Pero a excepción de un postrero mano a mano al limbo de Lewandowski, fue sólo a base de empuje y orgullo, bombardeando el área blanca, sin ni siquiera la pericia para abusar de un Lucas Vázquez que tuvo que tomar la banda derecha que dejó huérfana el lesionado Carvajal. De ahí que el partido muriese con ese 1-2. Y si no llega a ser porque Ulreich sacó un tiro franco a Benzema, quizás hubiera sido una ventaja mayor. Anelka lo metió, pero no Karim. Sea como fuere, el Madrid se lleva una gran ventaja al Bernabéu. No es ni mucho menos definitiva, visto lo visto con la Juventus y lo que pasó el año pasado con este mismo Bayern. Pero oigan, ni tan mal para la ‘Bestia Blanca’ del campeón bávaro.

Liverpool 5-2 Roma: Goleada agridulce.

post

El equipo de Klopp sacaba una clara ventaja, pero dos tantos del conjunto italiano en los últimos 10 minutos cambiaron el panorama.

Liverpool confirmó el mote de temido que tan bien le había atribuido Steven Gerrard, una leyenda del club de Merseyside, previo a la Ida de la Semifinal de la UEFA Champions League. Los Reds demostraron su enorme poderío en Anfield al derrotar con contundencia por 5-2 a la Roma, resultado que lo deja prácticamente clasificado para Kiev.

El equipo italiano apenas pudo apretar y hacer sentir rigor en los primeros instantes del partido, en el que presionó alto y hasta llegó a asustar al dueño de casa con un fuerte disparo de Aleksandar Kolarov al poste. Pero los siguientes minutos fueron de dominio absoluto de los pupilos de Jürgen Klopp.

Sadio Mané fue el más peligroso por su velocidad aunque careció de efectividad: falló un mano a mano con Alisson e impactó mal otro remate dentro del área. Luego, el juez de línea invalidó su gol por clara posición adelantada y el Liverpool, pese a la superioridad, no conseguía romper la igualdad.

Hasta que el monumental Mohamed Salah golpeó a los 35 minutos al acomodarse rápido en el área grande y despacharse con un zurdazo que dio en el travesaño y se coló en el ángulo superior derecho de la portería del portero brasileño. A segundos de marcharse al descanso, Roberto Firmino habilitó al egipcio y éste definió al picar el balón por encima del portero para desatar una nueva celebración.

El segundo tiempo no cambió la tónica y Liverpool lució aún más arrollador: Salah asistió a Mané, quien sólo debió empujar la pelota a portería vacía para extender la diferencia. Más tarde, el protagonismo lo tuvo Firmino, con su doblete en apenas 7 minutos tras las habilitaciones de Salah y James Milner, acciones que terminaron por hundir a los de Eusebio Di Francesco.

Aunque la tranquilidad local y la necesidad visitante se puso en evidencia en los últimos 10 minutos de juego. Edin Dzeko recorto distancias y no perdonó a Loris Karus al quedar cara a cara y el argentino Diego Perotti castigó de penalti para un nuevo tanto que hace que los romanos se sintieran con vida.