Marsella 0-3 Atletico Madrid: Griezmann corona al Atletico en Lyon.

post

El delantero rojiblanco, ha dejado su firma en la Final de la Europa League con un brillante doblete.

No salió muy metido en el encuentro el Atlético de Madrid. Estaba nervioso, agarrotado, impreciso; y el Olympique de Marsella tuvo varias ocasiones peligrosas, pero si no aprovechas esas situaciones con un equipo como el de Diego Pablo Simeone, sabes que puedes acabar sucumbiendo. Y de eso se encargó Griezmann.

Mediada la primera parte, el ‘7’ rojiblanco aprovechó un error del Olympique de Marsella en la salida de balón para batir a Mandanda por abajo. Y justo tras la reanudación, asistido por Koke, el delantero volvió a ajusticiar a los franceses para finiquitar una Final que, salvo los primeros compases, ha sido completamente rojiblanca.

Quién sabe si éste ha sido su último servicio como jugador del Atlético de Madrid, pero si finalmente así fuera, no puede marcharse con mayor gloria que haber dado a los rojiblancos un nuevo título europeo en un torneo donde ha anotado en cada eliminatoria, incluida una Final para el recuerdo.

Arsenal 1-1 Atletico Madrid: Griezmann absuelve a Vrsaljko.

post

El lateral croata fue expulsado en el minuto diez, pero un tanto del delantero francés basta para equilibrar la balanza que movió Lacazette.

Un Atlético muy Atlético y un Arsenal muy Arsenal firman un empate a uno con el que los rojiblancos se sienten victoriosos vistas las circunstancias. Los colchoneros, con un jugador menos desde el minuto 10 por la expulsión de Vrsaljko, y sin Diego Pablo Simeone, también expulsado minutos después, sobreviven al temporal y al tanto de Alexandre Lacazette para partir con ventaja gracias al enésimo gol de Antoine Griezmann y a la, enésima también, exhibición de Jan Oblak.

No habían pasado diez minutos de partido cuando Sime Vrsaljko fue expulsado por doble cartulina amarilla. Estaba pasado de revoluciones el lateral y lo pagó excediéndose con una entrada sobre Lacazette cuando ya tenía amonestación. Lo protestó Simeone durante un puñado de minutos, hasta que el técnico también acabó en la caseta antes de tiempo. Panorama complicado para los rojiblancos, con un jugador menos y sin su líder espiritual en la banda.

Ahí es cuando empezó el ejercicio de supervivencia del Atlético, que bajó al barro y defendió como mejor sabe. Mientras tanto, Jan Oblak iba erigiéndose en el héroe del partido a medida que avanzaban los minutos y las ocasiones del Arsenal. Una vez más el guardameta desplegó todo su catálogo de intervenciones, a cada cual más espectacular, para guardar su marco. Cosa que no pudo hacer con el testarazo de Alexandre Lacazette, que abrió el marcador ya en la segunda parte, tras un gran centro de Wilshere.

El Arsenal seguía perdonando la vida a los rojiblancos, u Oblak dándosela, como ustedes quieran verlo. Hasta que los Gunners sacaron su peor cara en defensa, algo que no ocurre por primera vez. Koscielny cometió un error grosero que no desaprovechó Griezmann para batir a Ospina y poner así el empate a uno. Una vez más, el Atlético optimizando sus recursos hasta límites insospechados: dos ocasiones claras en todo el partido, 80 minutos con un jugador menos, perdiendo en el Emirates Stadium…y rescatando un buen resultado.

A pesar de ello no está nada dicho y en siete días el Wanda Metropolitano dictará sentencia. El Arsenal está obligado a anotar al menos un gol si quiere tener opciones de clasificarse para la final de la Europa League. Abróchense los cinturones.

Bayern Munich 2-1 Atletico Madrid: Griezmann pone a los colchoneros en la Final.

post

El conjunto de Guardiola comenzó ganando el partido, pero un gol de Griezmann mandó al Atletico a la final.

El Atlético de Madrid elimina al Bayern y es el primer finalista de la Liga de Campeones 15/16. Las cosas se pusieron muy complicadas para el conjunto de Diego Pablo Simeone puesto que el conjunto bávaro fue un rodillo y empató la eliminatoria en la primera mitad e incluso pudo ponerse por delante gracias a un penalti detenido por Jan Oblak, auténtico héroe del partido. Pero el Atlético tiró de orgullo en la segunda parte y en una combinación magistral de Fernando Torres con Antoine Griezmann se convirtió en el gol rojiblanco. Pero el partido no terminó ahí. Lewandowski volvió a adelantar a los muniqueses de cabeza y Fernando Torres desperdició un penalti en los últimos minutos. Al final, el Atlético podrá resarcirse de la final perdida en Lisboa y Pep Guardiola no podrá conquistar la Champions con el Bayern.

El Atlético del Cholo Simeone se ha aferrado durante los últimos tiempos a la celebérrima frase del monstruoso Mike Tyson: “Todo el mundo tiene un plan, hasta que le sueltas la primera hostia”. Así han ido cayendo todos sus rivales, sobre todo, los de mayor enjundia. El Real Madrid de Zinedine Zidane fue incapaz ni siquiera de crear algo de peligro en el último derbi. El terrible Barça sufrió con la MSN al frente ante un Atlético con nueve en el duelo liguero del Camp Nou, además de caer eliminado ante los rojiblancos en los pasados Cuartos de Final. Y Pep Guardiola y su Bayern de salón sufrieron la mordaza colchonera en el partido de ida.

Porque en el pasado duelo del Calderón, el conjunto bávaro lo intentó de todas las maneras posibles. Pero siempre se estrelló con el entramado defensivo del Cholo Simeone –y en el larguero de la portería de Jan Oblak–. Por dentro fue imposible hacer daño –Lewandowski apenas pisó el área rival y solo realizó un remate– y por fuera, donde el Bayern castiga a sus rivales a través de la verticalidad, los pupilos de Diego Pablo Simeone siempre impusieron su mayor intensidad.

Esta noche la guerra ha sido diferente. Ya lo avisó Pep Guardiola en la previa, que lo intentarían de todas las maneras posibles. Y así fue. Porque todo es más fácil con Thomas Müller y el técnico español optó por el internacional alemán en su once titular. Su movilidad y lectura de espacios resultó providencial para intentar desconcertar a una siempre bien plantada zaga rojiblanca. La otra novedad en el último once de Guardiola en el Allianz Arena en la máxima competición continental fue Frank Ribéry, con tanta veteranía como con ganas de demostrar que sus eslálones no tienen fecha de caducidad.

El Bayern no fue un equipo de fútbol. Fue un huracán. Y con la misma compasión que un león. Desde el primer minuto, el combinado de Pep Guardiola salió dispuesto a igualar la eliminatoria y tras un par de tímidos arreones rojiblancos en forma de disparos de Gabi, siempre muy lejanos, por lo tanto, fáciles para Manuel Neuer, la maquinaria teutona comenzó a someter al conjunto rojiblanco con su fútbol de posesión y posicionamiento hasta tal punto de lograr 16 remates en los primeros 45 minutos –récord negativo de los rojiblancos en un primer tiempo esta temporada–.

A pesar del asedio muniqués, el Atlético sujetó bien las llegadas de Lewandowski y Müller por el centro y las apariciones por banda de Ribéry y Douglas Costa. Así, Arturo Vidal hizo de todocampista y con un par de derechazos desde fuera del área fue metiendo en su propia guarida al conjunto de Diego Pablo Simeone. El Bayern se acercaba peligrosamente. Y comenzó a probar en serio a Jan Oblak, destinado a héroe en la noche de hoy. Primero con una de las mejores jugadas del conjunto bávaro. En el minuto 20 un balón largo de Boateng dejó completamente solo a Müller y este cedió a Lewandowski que se topó con el portero esloveno y su valiente salida balonmanística.

Fue el prolegómeno de la tortura rojiblanca. En apenas cinco minutos, el Bayern empató la eliminatoria e incluso desperdició una pena máxima. Xabi Alonso inició la tortura con un gol de esos feos pero que valen su peso en oro. Una falta desde la frontal ejecutada por el de Tolosa con rabia en lugar de precisión se alojó en el fondo de las mallas rojiblancas tras ser desviada por José María Giménez. Poco después, el central charrúa se pasó de garra uruguaya a la salida de un córner y cometió penalti sobre Javi Martínez. Thomas Müller al lanzamiento pero Jan Oblak volvió a aparecer con una doble intervención prodigiosa, primero al disparo del 25 muniqués y después al rechazo.

El Atlético salió vivo del envite y decidido a cambiar el sino del partido en el segundo tiempo. Yannick Carrasco al césped y Augusto Fernández al banco, primera decisión de Simeone en el partido. Más velocidad en ataque y menos control en el centro. Al Bayern le dio igual porque siguió a lo suyo, tocar, tocar y tocar y rematar, rematar y rematar. Le dio tan igual que en un aparente balón en largo totalmente inofensivo terminó en una fulgurante combinación de Fernando Torres en forma de pase en profundidad que dejó solo a Antoine Griezmann para terminar fusilando a Manuel Neuer en su salida.

Pero el Bayern, tras unos minutos en los que estuvo en estado de shock pero que el Atlético no aprovechó, volvió a su sometimiento particular. El Atlético repelía todos los ataques, bien a base de despejes o de paradas de Jan Oblak. Hasta que el conjunto muniqués volvió a materse en la eliminatoria gracias a su segundo tanto, logrado gracias al enésimo centro al área y a una dejada en el segundo palo de Arturo Vidal que dejó completamente solo a Robert Lewandowski, que solo tuvo que cabecear el balón al fondo de las mallas.

Atletico Madrid 2-0 Barcelona: Griezmann nunca dejó de creer.

post

Dos goles del francés dan el pase a las semifinales a los de Diego Simeone en un partido intensísimo.

No era una empresa fácil, pero el Atletico Madrid hizo gala y llevo a buen puerto el lema que han mantenido los aficionados a lo largo de toda la semana: ‘Nunca dejes de creer’. Creyeron los jugadores, creyó Simeone y creyó el público que llevó en volandas a su equipo por segunda vez a las semifinales de la Champions League. Y lo hizo eliminando de nuevo en cuartos de final al Barcelona. De este modo, el conjunto colchonero estará el próximo viernes en el bombo acompañando a Real Madrid, Bayern Munich y Manchester City. Son los cuatro equipos elegidos y solo puede quedar uno.

El inicio de partido fue frenético. Estaba escrito en el guión y los pupilos de Simeone lo desempeñaron a la perfección. Intensidad, presión, empuje. Los locales trataban de impedir a toda costa una circulación de balón fluida por parte de los azulgranas. En los primeros compases del partido dispusieron los locales de sus dos primeras oportunidades, con un remate de Gabi que se fue por encima del travesaño y un remate de cabeza de Griezmann a las manos de Ter Stegen.

Dado que era imposible aguantar 90 minutos – y quién sabe si la prórroga –, los futbolistas del Atlético decidieron esperar ligeramente replegado, mientras que los barceloneses comenzaron a tener más protagonismo en la posesión, aunque lo cierto es que fue un dominio estéril, puesto que el Barça tuvo escasa presencia en ataque y no llegaban apenas balones de garantías a la MSN. Los colchoneros, por su parte, se mostraban más incisivos en la zona de tres cuartos, con Carrasco y Saúl haciendo mucho daño por ambos flancos. Precisamente un magistral centro lateral de Saúl, con el exterior de la bota, encontró la testa de Antoine Griezmann. El galo, de inapelable cabezazo, superó la estirada del arquero azulgrana en el tramo final del primer periodo para adelantarse en el marcador y darle la vuelta a momentáneamente a la eliminatoria.

El equipo de la ribera del Manzanares ya había hecho lo más difícil. Ahora solo le bastaba para mantener su portería imbatida. Eso obviamente son palabras mayores ante uno de los equipos con mayor potencial ofensivo del mundo. Pero no hay que olvidar los madrileños se presentaban en este encuentro tras haber conseguido mantener su portería a cero en 12 de sus últimos 14 partidos jugados de Champions League disputados en el Vicente Calderón.

Trató de salir con más mordiente el conjunto barcelonés tras el paso por los vestuarios, pero fue el cuadro colchonero el que siguió poniendo el susto en el cuerpo de los aficionados culés. Nada más comenzar, Saúl realizó un remate con la testa que se estrelló contra el travesaño en una inmejorable oportunidad para haber podido ampliar la renta en el electrónico. A partir de ese momento, el partido ya se sumió en el rodillo de un Barça que buscaba desesperadamente el gol que le hacía falta para superar los cuartos de final. Los de Luis Enrique comenzaron a ejercer la versión a la que estamos acostumbrados y comenzaron a llegar con fluidez hasta los dominios de Oblak. Tocaba sufrir. Nadie dijo que fuera fácil, pero el partido se le iba a hacer tremendamente largo a los rojiblancos.

El conjunto culé apretó de lo lindo, pero Messi sigue desaparecido y solo Luis Suárez parecía mantener opciones reales de volver a darle aire a su equipo. Los locales estaban totalmente replegados, pero conscientes de que podían rematar la faena en alguna contra. Lo intentó Godín, pero perdió el balón en el último pase a Griezmann y a falta de dos minutos para la conclusión, otro contragolpe conducido por Filipe Luis acabó con penalti por una clara mano de Iniesta. Griezmann asumió la responsabilidad de ejecutar la pena máxima y, con suspense porque Ter Stegen llegó a tocar el cuero, acabó alojando el cuero por segunda vez en el interior de la portería catalana.

El equipo de Luis Enrique estaba a un gol de la prórroga y al final llegó la polémica. Gabi cortó un esférico con la mano. Las repeticiones dejan claro que lo hizo en el interior del área, pero el colegiado decretó falta en lugar de penalti ante las protestas de los jugadores visitantes. Messi lanzó la falta, pero el argentino sigue sin encontrar portería en una de sus peores rachas sin marcar de los últimos tiempos. El Barça se quedó sin el gol necesario y se queda fuera de las semifinales de la Champions League por segunda vez en los nueve últimos años.

Real Madrid 0-1 Atletico Madrid: Griezmann acaba con la esperanza de Zidane.

post

El francés marcó el gol del triunfo en una grandísima jugada con Filipe Luis.

El Real Madrid de Zinedine Zidane no pasó su primera prueba de juego y cayó derrotado en casa ante el Atlético de Madrid por 0-1. Los blancos no dieron la talla en un choque en el que se impuso la fortaleza defensiva de los de Simeone que se adelantaron en el marcador en el inicio de la segunda mitad con un tanto de Griezmann quien se reencontró con el gol tras cinco jornadas ligueras sin marcar.

El inicio esperanzador de los blancos se fue diluyendo con el paso de los minutos y el entramado defensivo del Atlético se impuso a los intentos de un inoperante Real Madrid. Tras una primera mitad anodina y sin goles iba a llegar el tanto para los rojiblancos, obra de Griezmann, en el inicio del segundo tiempo. Las prisas animaron al equipo de Zidane que lo intentó en los minutos finales.

El Real Madrid salió más enchufado en los primeros compases del encuentro y se hizo con el control del esférico mientras que los rojiblancos trataban de quitarse de encima la presión. Pasados los minutos iniciales el quipo de Simeone consiguió rehacerse y frenar con mayor facilidad las acometidas blancas. Koke lo intentó a los once minutos, en una de escasas llegadas de los suyo, buscando el gol olímpico pero el balón no encontró portería. Después Varane peinó el esférico que también se marchó desviado.

Las defensas se imponían a los ataques y los de Zidane veían como sus acciones morían con demasiada frecuencia al llegar al borde del área, merced al fuerte trabajo defensivo de su oponente. Los blancos trataban una y otra vez de llegar a la meta de Oblak pero cada vez les costaba más superar el centro del campo con opciones de generar peligro. El primer disparo a portería llegó en el minuto 33 con un lanzamiento de falta de  Cristiano que despejó de puños el meta del Atlético. La jugada continuó y el remate de Benzema a la media vuelta se marchó fuera.

Se entonó el Real Madrid con esa doble ocasión pero le seguía costando llegar con peligro al área contraria. Y fue el Atlético el que tuvo la mejor oportunidad de desestabilizar el marcador con un potente disparo de Griezmann que obligó la estirada de Keylor Navas para evitar el tanto. El equipo rojiblanco se animó en el tramo final del primer tiempo y Koke puso a prueba a Navas poco después con un disparo algo escorado que despejó el costarricense.

La segunda mitad arrancó con un disparo cruzado de Cristiano Ronaldo que se marchó a la derecha de la meta de Oblak. El poco peligro que generaba el Real Madrid llegaba de las botas del jugador portugués que no encontraba el camino al gol. Pero no tardó en llegar el tanto para el Atlético de Madrid en un error en la marca de los blancos. Griezmann vio la llegada en solitario por banda izquierda de Felipe Luis, se la dejó al brasileño quien se la devolvió para que batiera a Keylor Navas.

Zidane quitó a James Rodríguez, era su segundo cambio tras haber tenido que sustituir a Benzema con molestias en el descanso, y dio entrada a Lucas Vázquez en busca de soluciones. Saúl tuvo el segundo para los rojiblancos en una acción que desbarató Keylor Navas y poco después Cristiano cabeceó en muy buena posición pero directamente a las manos de Oblak. Las prisas acuciaron al Real Madrid que comenzó a ponerle más intensidad a su juego. Borja Mayoral disparó y Oblak metió la mano para despejar el esférico.

La jugada polémica llegó en el minuto 75 cuando Gabi parecía tenerle ganada la posición a Danilo para controlar el balón en el área pero el jugador blanco se anticipó y pudo ser derribado. El colegiado Clos Gómez no indicó nada. Lo intentó tímidamente el equipo de Zidane con un cabezazo de Cristiano a las manos de Oblak a falta de cinco minutos para el final. Después fue Danilo el que intentó culminar una rápida jugada de su equipo con un disparo cruzado que mandó a córner el meta esloveno.

El público comenzó a abandonar el estadio antes de la conclusión, desencantado con su equipo y afectado por otra dura derrota, la primera en el Bernabéu tras el 0-4 ante el Barcelona. Los minutos fueron pasando y el Atlético certificó su triunfo para hacer historia: convertirse en el primer equipo que le gana tres partidos consecutivos como visitante al Real Madrid en La Liga.