GP Tailandia: Márquez se corona campeón por la puerta grande.

post

El de Cervera logra su sexto título mundial al conquistar una emocionante carrera en Buriram sobre Quartararo y Viñales.

Marc Márquez lo ha vuelto a hacer. El de Cervera ya es seis veces campeón del Mundo después de cumplir con los pronósticos el Domingo en el Circuito Internacional de Chang. El ’93’ lo consiguió, además, por la puerta grande, al llevarse un triunfo agónico sobre un Fabio Quartararo que tendrá que esperar para firmar su primera victoria.

Marc se adjudicó un preciado triunfo por delante del rookie francés y de un Maverick Viñales que volvió a repetir podio sin tener que preocuparse de Andrea Dovizioso. Pese a partir con la idea de aplazar el alirón de Márquez, el italiano no pudo seguir el ritmo de los más rápidos y deberá centrarse en la lucha por el subcampeonato con permiso de Álex Rins.

La carrera más decisiva del año arrancó con sorpresa por parte de Jack Miller, que se vio obligado a pasar por el box para partir desde el pitlane. Una auténtica lástima después del ritmo acreditado durante el fin de semana. La salida de Márquez fue impecable, logrando adelantar a Viñales para seguir rápidamente la estela del ‘poleman’ Quartararo.

Tras ellos irrumpiría con fuerza Dovizioso, al colocarse 4º después de ganar 3 posiciones. Márquez, por su parte, sufriría un pequeño susto al colarse después de haber superado a Quartararo en primera instancia. ‘El Diablo’, que vuelve a contar con 500 revoluciones más en su M1, aprovechó la circunstancia para recuperar la posición y apuntalar su liderazgo en Buriram.

La emoción también se haría notar por detrás de la cabeza de carrera, con Valentino Rossi batallando con las dos Suzuki pilotadas por Joan Mir Álex Rins. El que se quedaría fuera rápidamente sería Mika Kallio, candidato a seguir en Red Bull KTM Factory Racing el próximo año, al irse al suelo en la curva 8 durante la quinta vuelta.

Llegados a la octava vuelta, la ventaja de Quartararo Márquez sobre Viñales ascendía ya a más de 2 segundos. Todo apuntaba a un nuevo duelo vibrante como el que ambos nos brindaron en Misano. Al mismo tiempo, ‘Dovi’ tenía serios problemas para alcanzar a Viñales. Las opciones de podio del piloto de Forlí se complicaban de forma importante, mientras era encimado por su compatriota Franco Morbidelli.

Un par de vueltas más tarde, la novedad en cabeza vendría por el acelerón de ‘El Diablo’, que trataría de tomar aire respecto a Márquez, abriendo una pequeña brecha de 7 décimas entre ambos. Sin embargo, el rookie de Niza no conseguiría consolidar dicha ventaja debido, en buena medida, a la necesidad de conservar el neumático trasero y a la mayor potencia de la RC213V en las rectas.

Varias vueltas después, llegaría el momento de que se girasen las tornas, cuando el de Cervera apretó los dientes para asediar de lleno a un piloto que, según él mismo aseguró en la rueda de prensa del Jueves, será el próximo año un serio candidato al título de 2020 por derecho propio. Con todo aún por decidir en Buriram, Márquez buscaba repetir un guion similar al de Misano. ¿Volvería a decidirse todo en la última vuelta?

Tras ellos emergía con fuerza de forma paulatina un Rins que había partido 10º. El catalán, cuyo objetivo hasta final de año pasa por acechar la segunda plaza de la general que ostenta Dovizioso, se colocaba 5º tras superar a Morbidelli. La Desmosedici GP de ‘Dovi’ asomaba por el horizonte, aunque el objetivo de darle caza se confirmaría prácticamente como una quimera con el paso de las vueltas.

Faltaban 10 vueltas para el final y la hoja de ruta estaba muy definida. Sin embargo, a diferencia del precedente de San Marino, Márquez trataría de hacer los deberes antes de hora. El de Cervera lo intentaría una y otra vez en la frenada de la curva 3, pero Quartararo conseguiría desquitarse una y otra vez tirando de talento y pundonor.

Por detrás, la noticia negativa la daría Aleix Espargaró al verse obligado a abandonar por problemas mecánicos después de haber estado peleando por el Top 10. Después de llegar a Buriram con la motivación de prolongar el ‘feeling’ positivo de Aragón, el mayor de los Espargaró se quedó sin premio pese a haber conseguido el objetivo de colarse en la Q2 el Sábado.

Con el paso de las vueltas el mano a mano entre Quartararo Márquez incrementaría su intensidad, mientras Rins trataba de forma infructuosa de acechar a ‘Dovi’. A falta de 4 vueltas, Marc daría uno de sus primeros golpes, al intentar pasar a su rival protagonizando, eso sí, una nueva colada de la que conseguiría reponerse rápidamente, emplazando el desenlace a la última vuelta. Una vez más.

Tras el penúltimo paso por línea de meta, Marc conseguiría rubricar su adelantamiento después de una fabulosa maniobra por el exterior, en la que haría valer la mayor potencia de la HondaQuartararo, pese al mazazo, pelearía hasta el final, llegando a pasar al líder en el último giro, pero Márquez, tirando de veteranía, recuperaría la posición para cruzar la línea de meta en cabeza y proclamarse campeón con victoria como ya hiciera en Japón 2016.

Con su noveno triunfo en 2019, Márquez acumula ya 325 puntos, elevando su ventaja sobre ‘Dovi’ (215) hasta los 110 puntos, certificando su título a falta de 4 Grandes Premios y 100 puntos por disputar. La tercera plaza es para un Rins (167) que sigue centrado en dar caza al italiano, pese a la diferencia de 48 puntos que separa a ambos. Viñales, con 163 puntos, se mantiene a 4 de Rins y 1 por encima de Petrucci (162), mientras que Rossi (145) comienza a ver amenazada su sexta plaza por el empuje de Quartararo (143).

GP Tailandia: Márquez hace de Dovi y lo bate en la última curva de Buriram.

post

Emuló las victorias del piloto de Ducati para ganarle en Tailandia; mejoría de Yamaha con Viñales 3º y Rossi 4º.

No se cansa de ganar. Una vez más, podría haberse quedado segundo, pero Marc Márquez sigue sin saber lo que significa conformarse. Volvió a ganar por segunda vez consecutiva y lo hace al estilo de su verdugo de otras ocasiones y su rival: Andrea Dovizioso. Aumenta su liderato hasta los 77 puntos de ventaja y tendrá su primer opción de ser campeón dentro de dos semanas en el GP de Japón.

La carrera fue muy estratégica. Hasta 8 pilotos rodaron con opciones de victoria al inicio. Nadie quería apretar y todos optaron por guardar gomas debido a la alta exigencia a la que se ven exigidos los neumáticos en Tailandia. Las Yamaha y los dos favoritos se superaban unos a otros hasta que, a falta de cinco vueltas, el 04 y el 93 cambiaron de ritmo.

Dovizioso comandaba a falta de dos vueltas y Márquez comenzó a construir su ataque. Lo intentó en varias ocasiones, pero no fue hasta la última vuelta cuando consiguió asentarse en cabeza. La última curva sentenció finalmente: el de Forlí intentó adelantar por el interior, pero el de Cervera traccionó mejor para llevarse su séptima victoria de la temporada.

Las motos de Iwata mejoraron y se quedaron entre los cuatro primeros. Valentino Rossi llegó a liderar, pero fue Maverick Viñaes quien aceleró al final y se llevó la tercera plaza del podio. Quinto fue Johann Zarco, que crece enteros en la lucha por ser el mejor piloto independiente.