GP Singapur: Hamilton se hace fuerte en el desastre de Ferrari.

post

Vettel, Raikkonen y Verstappen se chocaron en la salida y tuvieron que abandonar; Max se llevó por delante a Alonso, que no pudo continuar. El inglés aumenta a 28 puntos su ventaja en el Mundial respecto a Vettel tras una victoria inesperada.

“Necesito un milagro para ganar”, decía Lewis Hamilton tras la clasificación del sábado, totalmente hundido, incapaz de ser competitivo en un trazado tan revirado como Singapur. Y pocas horas después, el milagro llegó. Primero lo hizo en forma de fuerte lluvia justo antes de la salida, y en la primera curva, Lewis recibía el regalo del año por parte de Ferrari. Vettel, Raikkonen y Verstappen abandonaron tras chocarse en el arranque y el británico se encontró de forma sorprendente con el liderato tras escasos 300 metros. El resto lo puso el de Stevenage con un buen ritmo de carrera que le permite sumar su tercera victoria consecutiva tras el parón veraniego en el peor trazado para Mercedes de todo el calendario. Lewis se impuso a Ricciardo y Bottas, que completaron el podio, y sale de Singapur con 28 puntos de ventaja sobre ‘Seb’, que tiró por la borda gran parte de sus aspiraciones a luchar por el título. Igual de feliz que Lewis estaba Carlos Sainz, que logró el mejor resultado de su carrera en la F1 con la cuarta posición muy sufrida.

El Gran Premio de Singapur fue lo más parecido a una gran película de suspense. Ferrari se preparaba para poner al rojo vivo el Mundial con un triunfo de Vettel, pero igual que en los mejores thrillers, todo cambió cuando nadie lo esperaba. Verstappen no arrancó bien y se fue ligeramente a la derecha, dejando un hueco por el que Kimi se coló. Esto le ubicó entre los dos Ferrari, después de que Vettel tampoco estuviera muy afortunado en la salida. El teutón trató de defender su posición cerrándose hacia la izquierda y obligó a Max a hacer lo mismo, sin darse cuenta el holandés de que Raikkonen ya había ocupado su espacio. El resto, fue lo más parecido a un ‘strike’ de bolos. El neerlandés se tocó con Kimi y éste acabó con la carrera de Vettel, regalando la victoria a Hamilton y una parte muy importante del Mundial.