GP Japon: Hamilton, con el Mundial a tiro en Austin tras otro drama de Vettel en Suzuka.

post

El inglés ganó plácidamente ante Bottas (2º) y Verstappen (3º) mientras Vettel se chocó con Verstappen en plena remontada para despedirse casi definitivamente del título.

Lewis Hamilton no tuvo rival en el GP de Japón de F1 y ya tiene el título a tocar tras lograr la victoria en una carrera que se convirtió en el gran ejemplo de lo que está siendo la segunda parte del Mundial de F1, un plácido paseo para el inglés, que no tuvo que hacer nada más que esperar otro drama de su rival para acercarse todavía más al cetro. Y eso mismo sucedió. Vettel se volvió a meter en líos para despedirse casi de forma definitiva de la corona tras un toque con Verstappen mientras el actual rey se encaminaba hacia su victoria consecutiva, la sexta en las últimas 7 carreras. Triunfo número 71 para el de Mercedes en su trayectoria que le sirve para dirigirse con paso firme a igualar a Juan Manuel Fangio con su quinto título. El británico amplió el domingo su ventaja en el liderato respecto al teutón hasta los 67 puntos, hundiendo un poco más a ‘Seb’ en otro fin de semana para olvidar para Ferrari. Así, Hamilton solo necesita sumar 8 puntos más que Vettel en Estados Unidos para ser campeón en Austin. Le basta por ejemplo con ganar y que Vettel no sea segundo.

Los transalpinos empezaron a perder sus opciones en clasificación con un error garrafal en la estrategia en clasificación que condenó a Vettel a tener que arriesgar saliendo desde la octava plaza. Salió con el cuchillo entre los dientes a por todas pese a saber que sus opciones eran mínimas. El alemán quiere morir con las botas puestas y no tiene previsto arrodillarse ante la superioridad final del vigente campeón y recuperó nada más y nada menos que cuatro posiciones en una salida espectacular. Fulmino a los dos Toro Rosso y a Grosjean en la primera vuelta y, al llegar a la chicane final, superó a Raikkonen después de que Verstappen tocara al finlandés defendiéndose de forma demasiado agresiva.

El neerlandés fue sancionado con 5 segundos por la acción con el nórdico y, tras la entrada del Safety Car por un pinchazo de Magnussen por otra fea jugada del danés ante Leclerc, se produjo otro golpe al Mundial con Vettel de nuevo como gran perjudicado. En la resalida, el germano era virtualmente tercero por la penalización de Verstappen, pero no quería perder segundos tras el de Red Bull para tratar algo imposible, dar caza a los Mercedes. Por lo menos, quería optar a la segunda plaza de Bottas, aunque para ello debía arriesgar ante el siempre correoso Max. Pero ‘Seb’ se topó con un Max enfadado por la decisión de los comisarios y lo pagó muy caro. Vettel le metió el coche por el interior de la rápida y conocida curva de Spoon. Es cierto que lo hizo a la desesperada y con poca paciencia, pero la acción de Max volvió a ser discutible. Cerró la puerta de nuevo sin importarle que en su retrovisor ya no viera una mancha roja y la carrera de Vettel quedó totalmente arruinada. Trompo para Sebastian, que pasó del podio a la 19ª plaza.

Vettel no tiró la toalla y ‘reseteó’ sus fuerzas. Tocaba remontada. Y pese a lo tocado que tenía el coche, la superioridad de los Ferrari respecto a los equipos de la Segunda División de la parrilla es tal que el germano no tuvo ningún problema para colocarse sexto a mitad de carrera. Su próximo destino era Raikkonen, aunque su compañero ya estaba demasiado lejos para que Seb sumara algún punto más para tratar de alargar la espera de un Hamilton que en Japón no ganó el título, pero sí lo reservó para una de las próximas carreras.

GP Japón: Segundo asalto en Motegi, Dovi se moja y aprieta el Mundial.

post

Se batió en duelo con Márquez bajo la lluvia y está a 11 puntos en el campeonato; Petrucci fue 3.º y Viñales 9.º, pierde fuelle.

Ambos demostraron que quieren la corona. Emulando el duelo que vivieron en Austria, pero esta vez en el asfalto mojado de Motegi, Andrea Dovizioso y Marc Márquez volvieron a hacer chocar sus codos. El final fue el mismo y la forma en la que se produjo fue idéntica.

Fueron superando a pilotos hasta quedarse solos, con las espadas en alto, donde se ven a los grandes campeones: la última vuelta fue una lucha en la que Márquez sufrió un susto que permitió acercarse al italiano. El desenlace fue el mismo: el de Cervera intentó superar a la Ducati, pero volvió a irse largo y Dovizioso salió victorioso. Desde el año 2010, una Ducati no ganaba en Motegi, cuando lo hizo Casey Stoner.

Así las cosas, Dovi recorta 5 puntos a Márquez y se sitúa a 11. Maverick Viñales queda a 41, parece que pierde fuelle a falta de 75 puntos: no consiguió ritmo en ningún momento del fin de semana y se tuvo que conformar con ser 9º.

El podio lo completó un Danilo Petrucci, que acabó pagando su elección de neumáticos extrablandos. El piloto de Terni salió desde la primera línea y se colocó líder, llegando a tener una ventaja de 2 segundos. Finalmente fue superado y logró su tercer podio del año.

Mejor resultado del año para Andrea Iannone con la cuarta plaza en Japón. Superó a su compañero Álex Rins en el día de Suzuki, que repite éxito tras lo logrado el año pasado.

Se esperaba más de un Jorge Lorenzo que completó, una vez más, una carrera de más a menos. Rodó segundo durante varias vueltas, pero trascurridas cinco vueltas vio reducido su ritmo se tuvo que conformar con ser 6º.

No fue un buen día para Valentino Rossi. El siete veces campeón del mundo se fue al suelo en sexta vuelta cuando rodaba en plena remontada  en la curva 8.

GP Japon: Hamilton gana y Vettel abandona.

post

Lewis conquista el triunfo en Suzuka y podría ser campeón en Estados Unidos, donde llegará con 59 puntos más que Vettel.

Lewis Hamilton ha puesto la directa hacia su cuarto título al llevarse el triunfo (octavo de la temporada) en una carrera del Gran Premio de Japón en la que Sebastian Vettel fue el gran damnificado del día al abandonar y firmar su segundo ‘cero’ de lo que va de curso. Verstappen y Ricciardo completaron el podio.

Se presentaba Hamilton en Suzuka con la intención de afianzar su liderato, y lo consiguió. El caballero británico se vistió de samurai en Suzuka, y logró la victoria aunque no con demasiada comodidad por culpa de un voluntarioso Max Verstappen que cerca estuvo en los últimos compases de darle un disgusto a los fans del de Mercedes.

Ya en los instantes previos a la salida saltaron en Ferrari unas alarmas que presagiaban que no iba a ser un buen día para los de Maranello. Sus mecánicos, en pleno pitlane, se apresuraron a solucionar un problema surgido en cuanto a una bujía del SF70H de Vettel para que éste pudiera comenzar la carrera, pero tan solo un giro después de que se apagasen los semáforos, el alemán comunicó por radio que tenía problemas de potencia.

Surgió entonces una bandera amarilla causada por una salida de pista y abandono de Carlos Sainz, pero cuando se reanudó la carrera, Vettel comenzó a perder posiciones con suma facilidad hasta que en el cuarto giro le llamaron desde el box confirmándose su abandono.

Esto significó todo un ‘harakiri’ para sus aspiraciones de título, ya que acudía a este Gran Premio con 34 puntos menos que Hamilton, y ahora, con solo cuatro carreras por disputarse y tras el triunfo de Hamilton, la diferencia entre ambos ha aumentado hasta los 59, facilitando que en Estados Unidos Lewis pueda ser campeón dependiendo de los resultados.

Con Vettel fuera de carrera y Bottas algo retrasado tras su penalización de cinco puestos en parrilla, los dos Red Bull de Max Verstappen y Daniel Ricciardo rápidamente adoptaron el papel de perseguidores de Hamilton tras deshacerse del Force India de Ocon, que había salido muy bien.

Viendo su ritmo, Verstappen era el elegido para ponerle las cosas difíciles a Hamilton, y así fue, porque a pesar de que Lewis siempre estuvo por delante suyo, la distancia entre ambos nunca llegó a ser suficiente como para descartar que el holandés diese la sorpresa.

Ni siquiera las paradas en boxes y diferencias en cuanto a estrategias de carrera agitaron demasiado la clasificación de la carrera, y Hamilton incluso necesitó la ayuda de su compañero Bottas para librarse del acoso de Verstappen.

Mediada la lucha, Bottas, que todavía no había parado, marchaba líder mientras que se le acercaban Hamilton y Verstappen con el holandés presionando cada vez más al británico. Así que Valtteri dejó pasar a su compañero e intentó hacer tapón.

La jugada salió bien, pero la incertidumbre se prolongó hasta la bandera a cuadros. Porque en los últimos giros, Verstappen redujo la distancia tanto como para pensar que en las dos últimas vueltas podía adelantar a Hamilton, pero sus opciones fueron mínimas al encontrarse ambos a Massa y Alonso, que fueron doblados mientras andaban inmersos en la lucha por los puntos.

Al final, Hamilton ganó, mientras que Verstappen y Ricciardo completaron el podio después de que el australiano aguantase ante Bottas, que en el tramo final también tuvo opciones de colarse en los cajones.