GP China: Ricciardo triunfa en la locura china.

post

El australiano se impuso a Bottas y Raikkonen, Verstappen arruinó la carrera de Vettel.

“La Fórmula 1 es aburrida” . Cuando alguien pronuncie esta frase cada vez más gratuita, debería posteriormente ver la carrera del domingo. Adelantamientos y, sobre todo, brutal juego de estrategias que hizo que en la mente de los aficionados hubiera hasta tres ganadores virtuales durante toda la cita. Pero ni los dos Ferrari pudieron defender su ventaja, ni Bottas pudo culminar su gran remontada. El más listo de la clase en el GP de China fue Daniel Ricciardo, que le comió la tostada a todos sorprendiendo y mostrando su enorme clase y temple con adelantamientos de gran talla para conseguir su primera victoria del año y estrenar el casillero de Red Bull en 2018 en una carrera absolutamente loca e impredecible. El australiano se aprovechó de la enorme lucidez mental del muro de Red Bull para realizar una ultima parada cuando salió el coche de seguridad en la vuelta 31 y poner la guinda con un último stint con gran ritmo en el que le quitó las pegatinas a HamiltonVettel Bottas con adelantamientos espectaculares con el mismo temple que un artista pone el broche de oro a sus obras. El australiano dio toda una clase magistral de la que deberá aprender y mucho su compañero Max Verstappen, que volvió a enloquecer y destrozó la carrera de Vettel con un toque en una acción muy temeraria del neerlandés que relegó al teutón a la octava posición. Ricciardo Verstappen fueron la cara y la cruz dentro de un mismo equipo en una carrera que demostró que la regularidad del australiano no es flor de un día y que su clase puede superar al desparpajo y talento precoz de un Max que cometió su tercer error grave de la campaña en 3 carreras.

La carrera iniciaba con una salida sorprendente de Bottas, que pasaba a un Raikkonen sin sangre. Empezó entonces el ataque de Mercedes desde el muro con una parada de Hamilton en la vuelta 19 y de Bottas en la 20 para realizar un ‘undercut’ sobre los Ferrari, que se durmieron en los laureles y entregaron el liderato de Vettel Valtteri cuando el teutón entró a boxes. Demasiado tarde, el tren del triunfo se había pasado para el germano y el finlandés de Mercedes debía ir a por Raikkonen. Las pocas opciones que le quedaban a ‘Seb’ pasaban por que Raikkonen consiguiera frenar a Bottas, pero el de Nastola se acercaba cada vez más al triunfo con otro paso más al frente, adelantando a Kimi en el momento justo, cuando ya tenía a Sebastian muy cerca. Con un espectacular adelantamiento por fuera sobre ‘Iceman’, el ex de Williams se defendió de los ataques de Vettel y logró abrir el hueco suficiente sobre el teutón beneficiándose de lo difícil que es seguir a un F1 en curvas tan rápidas como algunas de las que componen el Circuito de Shanghai. Ello impidió que el líder del Mundial lo pudiera probar en la larga recta de atrás y exhibió uno de los claros males endémicos de la actual F1, donde la carga aerodinámica del alerón delantero tiene una importancia crucial.

El pescado parecía que estaba todo vendido y que Bottas ganaría la carrera, pero a la lonja llegó un barco inesperado, el del ‘Safety Car’, y el único en aprovechar la sabrosa ‘pesca’ que éste ofrecía fue el equipo Red Bull. Verstappen ocupaba la tercera plaza y Ricciardo la quinta y con el coche de seguridad en pista cambiaron ruedas para tener un compuesto fresco que le diera un ritmo frenético al final de carrera para tratar de remontar. Los de la bebida energética usaron la cabeza para poder desplegar sus alas. Pegados ya a sus presas en la relanzada, los dos Red Bull empezaron su ataque final con un desenlace muy distinto.

Max, pecó de optimista con las gomas nuevas. Primero ante Hamilton, buscando una trazada imposible en una curva rápida en paralelo ante el inglés. A veces, hay que levantar el pie y esperar tu momento, regla que Max todavía desconoce y ello le hizo salirse de la pista y entregar su posición a Ricciardo.

Posteriormente, pese a tener un ritmo muy superior a Vettel, no supo materializarlo y de nuevo fue demasiado agresivo en la curva posterior a la recta de atrás. El germano abrió un poco la puerta y Max entró desde su casa, o incluso casa del vecino, tocando al alemán y arruinando su carrera. Trompo para ambos que dejaba en la octava posición a Vettel con el coche muy dañado en la dirección y a Max en la quinta plaza. El joven neerlandés pudo volver a adelantar a Hamilton en pista pero finalmente finalizó quinto al ser sancionado con 10 segundos de penalización por su acción con ‘Seb’.

Mientras, Ricciardo hacía todo lo contrario. Fino, inteligente, y encontrando el momento adecuado en todas sus pasadas. Daniel realizó un auténtico trabajo de orfebrería pasando antes a Hamilton, Vettel y finalmente a Bottas para alzarse con el triunfo y dejar claro que es uno de los mejores adelantadores de la parrilla, sin duda.

GP China: Hamilton devuelve el golpe a Vettel.

post

El inglés se vio beneficiado de la entrada del Safety Car por un accidente de Giovinazzi cuando podía haber perdido la carrera en la estrategia.

Lewis Hamilton respondió a Ferrari y logró su primera victoria de la temporada convirtiéndose en el auténtico emperador de China, siendo el único en alcanzar las cinco victorias en este trazado imponiéndose en una carrera llena de emoción. El inglés llegaba a Shanghai con la necesidad de dar un golpe sobre la mesa tras perder la carrera de Australia frente a Vettel, que este fin de semana confirmó que la escudería italiana ha vuelto para quedarse y aspirar al triunfo carrera a carrera. La lluvia, que mojó el asfalto durante todo el día, concedió un respiro a la carrera y el agua fue un invitado más en la salida. Pero la rapidez con la que esta se secaba fue la que marcó el destino de la prueba. La estrategia parecía no acompañar a Hamilton pero la suerte terminó decantando la moneda de parte del inglés, que terminó por delante de Vettel y un Verstappen totalmente desatado, que salía desde la posición 17 y terminó en el podio de forma sorprendente.

Vettel pareció el más listo de la clase al entrara boxes antes que Lewis aprovechando el virtual safety car provocado por la salida de pista de Stroll en la vuelta 3. Ello le daba una ventaja sobre el inglés, que perdía tiempo con los intermedios en la primera plaza y estaba a punto de perder la posición de privilegio en detrimento del teutón, pero un accidente de Giovinazzi y la consiguiente entrada del safety car, le devolvió la vida. Hamilton aprovechó esta situación para enmendar su error y cambiar neumáticos sin perder posición para dirigirse hacia su primera victoria del año de forma contundente. El destino dio una segunda oportunidad al inglés, que ganó la carrera curiosamente por el accidente del piloto reserva de Ferrari, que esta vez corría su segundo GP al volante de un Sauber en sustitución del lesionado Wehrlein.

En tercera posición quedó Verstappen, que salió de forma espectacular desde la posición 17. El holandés salió sin nada que perder en Shanghai y dio un auténtico recital de adelantamientos con una salida al alcance de muy pocos. El joven de 18 años pasó a 9 coches en la primera vuelta, con trazadas muy distintas, arriesgando al máximo para pasar octavo por línea de meta en la primera vuelta.

Los accidentes de Stroll y Giovinazzi le dejaron en la tercera posición tras cambiar neumáticos en la vuelta 4 y tras su posterior paso por boxes se deshizo de forma fulminante de su compañero Ricciardo y de Raikkonen, que estaba ralentizando el ritmo de los dos Red Bull. Incluso pensó en tirar hacia Hamilton, pero la inferioridad de su coche respecto a los Mercedes y los Ferrari en estas alturas de la temporada le impiden todavía mirar más arriba.

GP China: Nico Rosberg, imperial en China.

post

El alemán gana en Shanghái la tercera carrera del año y se queda solo en el liderato del Mundial.

El cambio de papeles en Mercedes ya no ofrece dudas después del insultante triunfo de Nico Rosberg en China, con más de medio minuto de ventaja sobre Sebastian Vettel, y la séptima posición de Lewis Hamilton, que salió último en Shanghai pero al que benefició la bandera roja en la cuarta vuelta. Carlos Sainz acabó en la novena posición, sumando dos puntos, y Alonso en una decepcionante duodécima posición en su vuelta a los circuitos tras el accidente de Australia.

Rosberg ganó con mucha autoridad la tercera carrera de la temporada y lidera el Mundial con pleno de triunfos. El piloto alemán ya suma seis triunfos consecutivos si se contabilizan los tres últimos de la pasada temporada. Nadie discute su hegemonía en Mercedes esta temporada ante los errores del díscolo Hamilton.

Rosberg pareció tocado por los astros en Shanghai. Se vio superado por Daniel Ricciardo en una salida en la que la noticia estuvo en el choque de los dos Ferrari que acabó dejando fuera de carrera momentáneamente a Kimi Raikkonen. El golpe acabó decidiendo la estrategia de buena parte de los pilotos y resultó decisivo para el triunfo del alemán de Mercedes.

Los restos del accidente, del que Sebastian Vettel culpó a Daniil Kvyat, provocaron el pinchazo de una rueda de Ricciardo y que Rosberg pasara a dominar la carrera ya hasta el final. El australiano acabó cuarto por delante de su compañero de equipo mientras que el piloto de Ferrari ocupó la segunda posición.

Carlos Sainz sumó dos nuevos puntos al acabar en la novena posición tras sumar a Valteri Bottas en las últimas dos vueltas, mientras que Fernando Alonso tuvo una decepcionante actuación y perdió un puesto respecto al lugar en el que comenzó la carrera. Su McLaren acabó por delante del de su compañero Jenson Button pero el asturiano no sumó puntos en su vuelta a las carreras y sigue cerrando la clasificación.

Alonso se colocó decimotercero de salida pero cuando entró en boxes en la vuelta 17 para cambiar neumáticos ocupaba la quinta posición. Por su parte, Carlos Sainz se colocó cuarto tras evitar el choque de los Ferrari pero posteriormente se vio superado hasta quedar relegado a luchar por entrar justos en los puntos.

Mercedes empezó a ganar la carrera en la Q2 de ayer en la que eligió neumáticos blandos para el bólido de Nico Rosberg. El alemán salió y acabó con ellos la prueba y el más de medio minuto que le sacó a Vettel habla por sí solo. Por su parte, Hamilton remontó hasta la séptima posición después de salir último y estuvo rodando en alguna vuelta en la quinta posición. Al final prefirió no arriesgar y confirmarse con la séptima posición.

Nico Rosberg dio un golpe en la mesa en China con una carrera que, salvo la salida, fue perfecta para él, con una estrategia perfecta que dio sus frutos. Los Mercedes siguen siendo más rápidos que los Ferrari a pesar de que los dos Red Bull se colocaron entre los dos bólidos italianos.