GP Belgica: Hachazo de Vettel a Hamilton en Spa.

post

El germano sumó 52 triunfos en Spa, superando a Alain Prost como tercer piloto con más victorias de la historia de la F1 en una carrera marcada por un fuerte accidente de Alonso.

Ni errores de equipo, ni lluvia, ni mala suerte. El domingo, Vettel sacó todo su pundonor tras volver a ganar tras dos carreras para olvidar y empezar así de la mejor manera su remontada sobre Lewis Hamilton en la lucha por el título tras el parón veraniego, colocándose a 17 puntos del líder. Spa, lugar histórico y majestuoso, se convirtió en el mejor escenario para que Vettel enviar un claro mensaje a su contrincante por el cetro: Todavía está muy vivo en la lucha por el Mundial. El germano se supo rehacer como los grandes campeones y no tirará la toalla. Sigue con la moral intacta pese a los grandes golpes recibidos en las últimas semanas. Se chocó en Alemania cuando era líder con la aparición de la lluvia, y el agua le quitó una pole segura en Hungría. la última desilusión llegaba el sabado, con el enésimo fallo de su equipo en la estrategia en calificación, incapaz de reaccionar con las gotas. Tenían el mejor coche, eran favoritos, y Hamilton les volvió a ‘robar’ la cartera con otra pole. Pero Vettel, lejos de hundirse, salió con el cuchillo entre los dientes y en la curva 7 ya era líder tras una enorme salida. Ahí fue donde ganó el Gran Premio, sin dar opción a Hamilton con un Ferrari que volvía a tener un mejor ritmo que Mercedes en una pista de pura potencia, otra demostración de que los italianos han cazado y superado al coche de Brackley que en años anteriores se mostraba intratable en este tipo de pistas. Ya se demostró en China, Bakú o Canadá, y los transalpinos, con ‘Seb’ al frente, ahora sueñan en seguir remontando en otra pista de pura velocidad, Monza, ante su casa, ante su afición, en sólo 7 días. Con este triunfo, Vettel sumó 52 triunfos, superando a Alain Prost como tercer piloto con más triunfos de la historia por detrás de Schumacher Hamilton.

El Mundial está tremendamente apasionante entre Vettel y Hamilton, como fue la primera vuelta de carrera. El alemán, con una gran salida, se pegaba a Hamilton y aprovechaba el rebufo para superar al inglés en la Chicane de Les Combes después de que en la recta de Kemmels hasta cuatro coches se colocaran en paralelo. Los invitados de lujo en esta pugna eran los coches ‘rosa’ del nuevo Racing Point Force IndiaOcon, que salía tercero, intentaba lograr el liderato o la segunda plaza por el interior. Pérez, lo hacía por el exterior, al lado de Hamilton. Y la acción terminó con el teutón haciéndose fuerte ante Hamilton y Pérez arrebatándole la posición a su compañero.

Con el accidente del asturiano, Leclerc y Hülkenberg y las piezas que quedaron en el suelo, el Safety Car salió a pista y se mantuvo hasta la vuelta 5. Las opciones de Lewis pasaban por atacar a Vettel en la resalida, pero el germano lo bordó y no dio opción al inglés. A partir de ahí, el de Ferrari impuso un buen ritmo para abrir un colchón de más de 3 segundos la inicio que le sirvió para defenderse de un intento de ‘undercut’ de Hamilton. Y tras ello, a ‘Seb’ tan sólo le hacía falta no cometer errores. Posiblemente recordó su accidente de Alemania, y esta vez, no falló.

En cabeza, la carrera ya estaba decidida y se convirtió en una pura procesión tras la locura inicial. Gran contraste, pero que muestra las dos caras que puede exhibir la F1 actual. Lo bonita que podría ser si la aerodinámica y la tecnología no contara tanto, y lo aburrida que puede ser cuando estos elementos se imponen. Entre la parte media y la delantera no hay lucha, y eso es lo que ejemplificó perfectamente Verstappen, que al hacerse con la tercera plaza, se pudo ir a tomar un café. Los coches de delante eran más rápidos y los que le perseguían, más lentos, y así, no tuvo ni que defender ni atacar, tan sólo rodar a un buen ritmo para alcanzar una posición de podio que se encontró con la locura inicial y su superioridad ante los Force India.

Precisamente, el mayor ‘picante’ de la carrera fue la lucha final de uno de los coches rosa, ‘Checo’ Pérez, con su defensa sobre la ‘flecha de plata’ de Valtteri Bottas, que tras cocinar a fuego lento su adelantamiento, pasó al mexicano a falta de cuatro vueltas para el final gracias a la gran superioridad de su coche. El finlandés salía desde atrás y animó la carrera con su remontada, aunque el ‘animar’ sea mucho decir, debido a que nadie podía oponerse ante la velocidad de su Mercedes.

GP Belgica: Hamilton aprieta el Mundial con una defensa increíble.

post

El inglés se sitúa a 7 puntos de Vettel tras un auténtico recital, aguantando la presión constante del alemán en cabeza.

Fin de semana de ensueño para Lewis Hamilton. Un día después de igualar a Schumacher en cabeza del ránking de pilotos con más poles en la historia de la F1 con 68, redondeó su actuación en Spa-Francorchamps con una carrera perfecta. El inglés, que antes del parón veraniego se mostraba errático y nervioso, volvió relajado, concentrado y con su mejor pilotaje al GP de Bélgica. “He venido aquí a hacer esto”, expresó el inglés, emocionado por ganar en un circuito muy especial para él. Spa fue el primer trazado que pisó junto a su padre. “No éramos nadie y soñábamos con estar aquí arriba. Es la demostración de que no hay que dejar de insistir. Los sueños se cumplen”. Y precisamente esa constancia en lograr su objetivo fue el que le llevó al triunfo. El británico no sólo volvió a demostrar que es el mejor a una vuelta, sino que en carrera, dio una clase magistral a sus rivales, ganando una prueba que se le complicó mucho al final debido a la entrada del coche de seguridad. Con una estrategia peor que Vettel, que lo intentó de forma incesante con una presión constante, se defendió de forma magistral para sumar su victoria número 58 y acercarse a tan sólo 7 puntos del germano en la lucha por el título. El podio lo completó Daniel Ricciardo, que pasó a Bottas tras la salida del Safety Car.

Lewis Hamilton sabía que no podía fallar en Spa. Es un circuito de los denominados Mercedes debido a que la potencia de los de Brackley les da una ventaja respecto a sus contrincantes. Y precisamente el propulsor fue clave en el triunfo del británico. Tras una salida sin percances, en la que Hamilton pudo aguantar la primera plaza, la victoria del inglés parecía clara. Pero todo cambió en la vuelta 31, cuando los dos Force India pusieron el ‘picante’ que le faltaba a la prueba para originar así un final apasionante. Pérez cerró en el muro previo a Eau Rouge a su compañero y esto abrió de nuevo la carrera. La mayoría de pilotos aprovecharon la situación para realizar su última parada a boxes, entre ellos, Hamilton y Vettel, pero con una gran diferencia que daba ventaja a Vettel: A Hamilton no le quedaban neumáticos ultrablandos.

El inglés tuvo que poner el compuesto blando, que se iba a enfriar mucho durante las vueltas que estuviera tras el coche de seguridad, y que le iba a dar un menor ritmo ante un Vettel desatado con los ultrablandos. Todo parecía en contra para el británico, pero Lewis se hizo más fuerte que nunca, posiblemente utilizando el mapa motor de calificación de Mercedes para defenderse del teutón en la relanzada. El tetracampeón se pegó a el, le cogió el rebufo y ambos se pusieron en paralelo en Kemmel, pero el motor Mercedes exhibió todo su potencial, aguantando la velocidad punta del germano por el interior, y haciendo que Lewis pudiera mantener la posición con peores compuestos.

A partir de ahí, el de Stevenage empezó a pintar una obra maestra sobre el lienzo belga con unos neumáticos con los que debía ir más lento que el teutón. Sacó su martillo y con 10 vueltas de ‘Hammertime’ acabó de forma sensacional la carrera ante un Vettel muy constante, que no tiró la toalla en ningún momento, pero que terminó como el gran derrotado pese a su gran carrera.

La carrera de Hamilton se puede definir como hazaña si se compara con la de Bottas. El finlandés perdió la tercera posición, en detrimento de Ricciardo, y fue quinto por detrás de Raikkonen. Todo ello, tras montar el neumático blando con el coche de seguridad en pista, igual que su compañero, que sin embargo, aguantó y ganó.