GP Austria: Mercedes entrega el triunfo a Verstappen y el liderato del Mundial a Vettel.

post

El neerlandés se impuso a Raikkonen y Vettel, que completaron el podio en una carrera desastrosa para Mercedes.

Mercedes se las prometía muy felices en el GP de Austria de Fórmula 1, pero en medio de las montañas de Zeltweg, pareció recibir un embrujo. Todo cambió de un momento a otro para que los de la estrella entregaran un triunfo que tenían en la mano a Verstappen en una victoria histórica para Red Bull en su circuito, ante su gente, algo absolutamente inesperado en una pista que nunca se les había dado nada bien a los de la bebida energética. Max ganó su cuarta carrera por delante de Raikkonen y Vettel, que recuperó el liderato del Mundial por el abandono de Hamilton. La carrera se antojaba decidida desde el principio, pero sorprendió desde sus primeros metros con una salida apasionante y, cuando Hamilton parecía dirigirse al triunfo con Bottas en la segunda posición para aumentar su ventaja en el liderato del Mundial, el abandono de su escudero finlandés por un problema hidráulico marcaba el inicio del desastre de los de Brackley, que terminaron con Hamilton retirado a 6 vueltas para el final.

Kimi Raikkonen, quien ya parece más fuera que dentro en Ferrari para 2019, salió lanzado en el Red Bull Ring para revindicarse. Pero lo hizo pasado de revoluciones. El finlandés iba con el ‘cuchillo entre los dientes’ y se colocó entre Hamilton Bottas en paralelo en el arranque. Le robó la posición a su compatriota en la primera curva pero no pudo atacar a Lewis pese a que se acercó mucho. Se pasó de frenada en la primera curva y en la tercera saliéndose del trazado en dos ocasiones. Al volver a pista se colocó de nuevo por delante de Verstappen en la segunda plaza, pero ahí entró en acción Valtteri Bottas. El nórdico de Mercedes había realizado una muy mala salida perdiendo tres posiciones, pero consiguió rehacerse con un doble adelantamiento espectacular en la recta precedente a la curva 3. El de Nastola pasó de una tacada a Verstappen Raikkonen para colocarse segundo y ponerse como escudero del líder del Mundial para que Hamilton aumentara su ventaja en la general sobre un Vettel que también salió muy mal (llegó a ser octavo pero recuperó las dos posiciones).

La carrera pintaba muy favorable para Mercedes, pero todo cambió de un momento a otro por el abandono de Bottas en la vuelta 13. Ahí inició la debacle para los de Brackley. El abandono de Valtteri provocó la entrada del ‘Safety Car Virtual’ y la gran mayoría de pilotos aprovecharon para realizar su primera parada. Todos los favoritos menos Hamilton, que sólo ante el peligro se vio perjudicado por la actitud conservadora y la falta de reacción de su muro, que posteriormente le debía pedir perdón al ver como Lewis perdería el liderato cuando entrara a boxes poco después. La carrera había cambiado por completo. Mercedes pasó de tener un doblete asegurado a entregarlo por completo.

 Hamilton paró en la vuelta 25 y salió entre los dos Ferrari, en la cuarta posición, con Vettel justo por detrás. Verstappen y Ricciardo pasaban a liderar la carrera, pero no pudieron completar el doblete de Red Bull por los problemas que el australiano tuvo de blistering.

Antes, Raikkonen había logrado pasar a Ricciardo y se colocaba como el máximo peligro de Verstappen. Había dos carreras, la del triunfo y la lucha por el Mundial, y bien lo sabía el germano de Ferrari, que olió sangre en Hamilton y fue con todo a por su rival por el título, al que pasó con un gran interior en la vuelta 39, después de haber pasado a un australiano que en la vuelta 54 se vio obligado a abandonar por un fallo de motor que lo dejó fuera, cuando ya había dicho adiós al podio.

Hamilton sufría mucho con las gomas y tuvo que parar por segunda ocasión antes del abandono de Ricciardo. Posteriormente, la carrera se estabilizó, con los Ferrari recortando vuelta a vuelta a un Verstappen que trataba de defenderse como podía. A falta de 8 vueltas, la diferencia de 7 segundos que tenía había reducido a 3, pero el neerlandés logró defender su posición con una espectacular gestión de neumáticos, demostrando que no solo es agresivo y rápido, sino también inteligente.

La enorme película que se vio en el circuito de Spielberg deparaba un final todavía más sorprendente, con Lewis Hamilton abandonando a falta de 6 vueltas para el final, dejando a los dos Mercedes fuera de carrera, algo muy raro de ver en la escudería más fiable de los últimos 4 años y que sirvió para cerrar un Gran Premio absolutamente loco en el que Hamilton tuvo la victoria a tocar y terminó fuera, entregando el liderato del Mundial a Vettel en una auténtica pesadilla.

GP Austria: Un duelo para el recuerdo, Dovizioso gobierna ante Marquez.

post

El italiano reaviva sus opciones de título en el Red Bull Ring en una batalla épica que se dilucidó en la última vuelta.

Por duelos como este amamos MotoGP. La última curva del Red Bull Ring fue jueza de uno de los mejores duelos de los últimos años: Andrea Dovizioso ya había demostrado su regularidad, mas confirmó que no teme el duelo cuerpo a cuerpo. Salió victorioso nada más y nada menos que contra Marc Márquez, experto en este tipo de hazañas. Tercera victoria para Dovizioso esta temporada.

La carrera comenzó con Jorge Lorenzo escapado en la primera vuelta, el mallorquín salió como un resorte desde la primera línea y acumuló más de un segundo y medio en cabeza. Las gomas blandas del 99 duraron lo que duraron, y perdió su ventaja en pocos giros.

Así las cosas, seis pilotos se quedaron en cabeza por este orden: Lorenzo, Dovizioso, Márquez, Valentino Rossi, Johann Zarco y Maverick Viñales.

El ritmo de los dos favoritos se imponía y Márquez se puso a comandar: Dovi era consciente de que no podía dejar liderar al de Cervera: existía riesgo de escapada. No le dejó, los adelantamientos se sucedieron: el 93 siempre adelantaba en la Curva 7, le tiene tomada la medida a esa curva. Márquez cometió un error a falta de 11 vueltas, que hizo que el hombre de Ducati se pusiera a liderar. Durante algún momento, viendo esta batalla, incluso Dani Pedrosa, que venía remontando desde atrás, se acercó.

Pero el destino estaba escrito: era una batalla de dos y la última vuelta fue el testigo. Dovi se plantó por delante en la última curva, imposible para adelantar. Imposible para los mortales, no para Márquez: tomó mucho riesgo, pero sobrepasó al italiano. Sin embargo, el transalpino traccionó mejor y supero al de Cervera en la última recta. Dovizioso tiene hambre de título.

Por detrás, un genial Dani Pedrosa volvió a subir al cajón por tercera vez este año. Partía 8º en parrilla, pero demostró que tenía ritmo para ser competitivo: fue superando a todos los favoritos, e incluso llego a rodar con los dos primeros. No pudo alcanzarles. Brillante podio para Pedrosa.

Le siguió un Lorenzo que esperaba más de esta carrera. Teniendo la moto más favorable para este circuito tampoco pudo subir al podio. Margen de mejora para el balear. Un gran Zarco se coló en el top 5: el francés fue la mejor Yamaha. Esperaba algo más de su neumático blando, con el que tenía más feeling.

Restó puntos a las dos Yamaha oficiales. Dos errores en la Curva 1 lastraron sus opciones: primero Viñales, cuando rodaba 5º en cabeza en la vuelta 4, y Rossi, a falta de trece vueltas, tiraron por la borda todas sus posibilidades de luchar por el podio. Finalmente, fueron 6º y 7º respectivamente.

GP Austria: Recital de Bottas ante Vettel.

post

El finlandés tuvo que defender su posición en la última vuelta ante los ataques de Vettel; Hamilton (4º) no pudo con Ricciardo (3º) en una intensa batalla final.

Si por algo se destaca Austria del resto del mundo es, entre otras cosas, por su música, y entre sus conciertos y festivales de música clásica y ópera y un sinfín de artistas, este domingo, un finlandés de Nastola se coló en Spielberg con un auténtico recital. No era el cabeza de cartel antes de iniciar un fin de semana en el que todavía sonaba muy fuerte el ruido generado por la polémica entre Vettel y Hamilton de Bakú. Pero con trabajo, constancia y silencio, Valtteri logró hacerse con el triunfo en casa de Red Bull para colocarse a tan sólo 35 puntos del liderato del Mundial con una victoria sobre Vettel y Ricciardo.

El finlandés logró su segunda victoria de la temporada y de su trayectoria en tan sólo 9 carreras con Mercedes. Si el sábado, con su segunda pole, empezaba a mostrar méritos para pedir su renovación, el ex de Williams se encargó de pedirla a gritos con un carrerón de película. El de Nastolasupo dominar la presión desde el inicio con un arranque imponente. Incluso Vettel creía por radio que el de Mercedes se había saltado la salida. Bottas empezó la carrera como lo haría una hormiga, trabajando lo más rápido posible y aprovechando al máximo su neumático ultrablando para conseguir un colchón que le serviría en caso de problemas. Y así fue. Aguantó s neumático durante 45 vueltas sin ningún error y pudo deshacerse de Raikkonen (el piloto de cabeza que más tardó en cambiar gomas) a la primera de cambio sin perder tiempo evitando así el intento de tapón de su compatriota, que quería ayudar a que Vettel diera caza a Bottas.

Valtteri tiró al máximo al inicio de su stint pero sufrió problemas con los neumáticos al final de carrera, algo que estuvo cerca de aprovechar Vettel. El alemán presionó durante las últimas vueltas al ex de Williams, que supo aguantar la presión como un auténtico campeón para conseguir el triunfo por tan sólo 6 décimas de ventaja sobre Vettel.

La segunda posición del teutón tiene más sabor a victoria que nunca para el de Ferrari, puesto que sale del GP de Austria de F1 con 20 puntos de margen en el Mundial sobre Lewis Hamilton después de que el británico terminara cuarto tras una carrera en la que sufrió problemas en sus gomas. El británico terminó frustrado por otro fin de semana en el que no logró encontrar el equilibrio correcto de su monoplaza pero logró una buena remontada. Saliendo desde la octava posición, el inglés se impuso fácilmente en su cara a cara con Raikkonen por la cuarta posición y, con un buen final de carrera pese a sus dificultades con las gomas, puso en muchas dificultades a Ricciardo. El australiano, autor de un gran arranque, puso el broche de oro a un nuevo podio cerrando la puerta al británico sin que le temblara el pulso.