Real Madrid 4-2 Girona: A los blancos sí les mola esta Copa.

post

El equipo de Solari dió la vuelta al 0-1 inicial y llegará a Montilivi con ventaja en esta eliminatoria de Cuartos de Final.

El Real Madrid ha firmado un sufrido triunfo ante el Girona, quienes contaban con notables ausencias por decisión técnica, y que sirve a los blancos para llegar con ventaja a Montilivi de cara a la Vuelta en este duelo de los Cuartos de Final de la Copa del Rey. Los gerundenses han sido de nuevo ese rival rocoso y complicado en el torneo del K.O. que sorprendiera en la ronda anterior al Atlético Madrid.

Los blancos afrontaban el partido ilusionados, ante la oportunidad de avanzar en un torneo donde los principales rivales –Atlético Madrid y Barcelona- o están fuera del cuadro o pueden caer antes de tiempo. Ese espíritu se vio momentáneamente roto cuando una internada por el carril izquierdo del conjunto albirrojo se traducía en el primer tanto con apenas 6 minutos de juego. Un gol que es un tesoro en una eliminatoria a doble partido con doble valor de goles en campo contrario. Y eso que Portu y Stuani, los dos artilleros de los gerundenses habían visto la jugada desde el banquillo.

El tanto del ‘Choco’ Lozano espoleaba a los pupilos de Solari, a quienes se les ve con ganas en esta edición de Copa, no tardando en igualar el electrónico con una contra finalizada por Lucas Vázquez a servicio de Odriozola. La cuenta anotadora invitaba a crecer tanto por las constantes llegadas madridistas como por los certeros coletazos que ofrecían los hombres de Eusebio, amenazando cada vez que estiraban las líneas.

El otro estímulo para el Real Madrid llegaba con la crispación con la que el graderío del Bernabéu, y por momentos el propio equipo, afrontaba cada decisión arbitral de Undiano Mallenco. Precisamente el colegiado era protagonista al pitar penalti antes del descanso por derribo a Vinicius, oportunidad que no desaprovechaba Ramos para exhibir sus dotes como lanzador –volviendo a emular al mítico Panenka- y ampliando la renta para los merengues.

La segunda mitad arrancó con ingredientes similares, con ninguno de los dos equipos olvidándose de la meta contraria, siendo el cuadro catalán más atrevido y los madridistas más imprecisos. Tanto es así, que unas inocentes -e incomprensibles- manos de Llorente provocaban una pena máxima que Álex Granell se encargaba de transformar y subir de nuevo el empate, silenciando Chamartín con su potente chut.

La locura se instaló en el tramo final donde el resultado no valía al Madrid, con constantes idas y venidas, pérdidas y recuperaciones. Un carrusel de acontecimientos que se vio acelerado por dos goles casi consecutivos en apenas tres minutos de margen: primero a través de un testarazo de Ramos –a pase de Marcelo- y, acto seguido era Benzema el que daba la puntilla con el cuarto tanto, el que permite al conjunto de Solari acudir con algo más de tranquilidad a Montilivi.

Girona 1-4 Real Madrid: Remontada blanca en Montilivi.

post

Los merengues remontan con dos claros penaltis y golean tras una gran segunda mitad de Asensio. Ramos, Bale y Benzema (2), los tantos.

Montilivi recibía por segunda vez en su historia al Real Madrid. El campeón de Europa regresaba al campo donde comenzó su debacle liguera el curso pasado ante un Girona muy renovado.

Eusebio Sacristán siguió apostando por el joven Pedro Porro en el lateral derecho aunque no pudo contar de inicio con Stuani. En los blancos, Lopetegui mantuvo a Keylor en la portería y dejó a los finalistas del Mundial (Varane y Modric) en el banquillo.

 El Girona comenzó con ganas y aprovechó la inerte posesión merengue para hacer daño a la contra. La velocidad de Portu, Lozano y Borja García inquietó a la zaga blanca en varias ocasiones. Isco perdonó un remate franco en el minuto 15 y el Girona respondió marcando el 1-0. Borja García aprovechó un rechazo dentro del área, tumbó a Keylor con un amago y colocó el esférico en la escuadra.

El Madrid acusó el golpe y no reaccionó hasta pasada la media hora. Fue en el último cuarto de hora cuando los madrileños aprovecharon el bajón físico de los catalanes. Ramos avisó con dos cabezazos peligrosos pero el gol del camero no llegaría de cabeza sino de penalti. Un remate de Isco fue repelido por Bono pero le cayó a Asensio, que fue derribado dentro del área. Sergio Ramos no se puso nervioso y anotó con un lanzamiento de panenka con el que puso la igualada en el marcador antes del descanso (minuto 39).

Después del tiempo de descanso el Real Madrid salió a la búsqueda del segundo gol. Bale avisó con una bonita volea a los 50 minutos y Asensio protagonizó otra nueva internada para forzar otro penalti en el 52. La ingenua patada de Pere Pons la transformó Benzema en el 1-2.

El Girona acusó el tanto visitante y el Madrid aprovechó la buena ola para sentenciar el partido. Isco encontró con un gran pase al espacio a Bale, que no perdonó para aprovechar su arrancada y marcar el tercero (1-3).

Con el partido sentenciado el Madrid jugó sus mejores minutos y confirmó el gran entendimiento de su tridente de ataque. Asensio fue el hombre más destacado aunque fue Bale el que asistió a Benzema, que fusiló en el área pequeña para macar el 1-4 con el que finalizó el encuentro. Segunda victoria del Real Madrid en Liga, que se pone líder.