Real Madrid 3-1 Getafe: Aguarda el tango en Paris.

post

Partido previo a la importante noche europea que tiene por delante el conjunto blanco, que se llevó a pesar del colegiado.

Victoria cómoda en una noche fría y lluviosa de la capital madrileña, que vio el enfrentamiento entre dos equipos de la Comunidad Autónoma. El Real Madrid pudo derrotar al Getafe gracias a un gol de Gareth Bale y a un doblete de Cristiano Ronaldo, que alcanzó la cifra de 300 goles en La Liga. Portillo se encargó de firmar el tanto azulón gracias a un penalti inexistente que se sacó de la manga el colegiado. La escuadra azulona jugó contra 10 durante toda la segunda mitad debido a una expulsión clara de Loic Rémy.

La primera parte no tuvo mucha trascendencia. El Getafe mantuvo una actitud defensiva total desde que el colegiado Mario Melero López, que también quiso ser protagonista, señalara el inicio del derbi madrileño. Con un total de tres remates a portería, las circunstancias parecían indicar un panorama triste y aburrido. Sin embargo, las dos que tuvo el Real Madrid acabaron en la red. Primero en el minuto 24, después de una asistencia sin querer de Isco con la espalda. El balón quedó muerto en el punto de penalti, donde Gareth Bale remató con la zurda al fondo de la red. El segundo llegó al filo del descanso y lo firmó Cristiano Ronaldo. El portugués entra en la historia de la Liga como el segundo jugador en llegar a la cifra de 300 goles en la competición (en 48 encuentros menos que Lionel Messi). Lo hizo tras una gran jugada después de recibir un brillante pase entre líneas de Karim Benzema.

El dominio merengue era más que notable en el Santiago Bernabéu. Se hizo más latente aún cuando en el inicio del segundo tiempo el Getafe se quedó con un jugador menos. Remy vio la segunda amarilla del choque tras un golpe claro sobre el rostro de Nacho. Primera vez en esta temporada liguera que el Real Madrid juega con superioridad numérica. El encuentro comenzó a romperse a partir del minuto 60, siendo en el 65 cuando llegó la primera jugada polémica del partido. Nacho robó de manera limpia el esférico a Jorge Molina dentro del área, el delantero cayó y Mario Melero López señaló un penalti inexistente que Portillo se encargó de materializar. Dos minutos después, el árbitro andaluz anuló, de manera equivocada, un gol por fuera de juego de Cristiano Ronaldo.

A pesar de que el Getafe podría igualar el derbi en cualquier jugada aislada, los jugadores de Zidane no se vinieron abajo. Emiliano Martínez evitó que el portugués pudiera anotar el doblete en primera instancia con una maravillosa estirada a bocajarro, pero no pudo impedirlo en el minuto 78, cuando Marcelo centró desde la banda izquierda y Cristiano Ronaldo cabeceó en el primer palo hacia el fondo de las mallas. Así las cosas, el Real Madrid comenzó a tocar sin riesgo gracias a la ventaja en el resultado y sobre el terreno de juego. El final llegó y toca pensar en la importante noche que le espera a los blancos en la capital de Francia. Los Cuartos de Final de la Champions League en juego, y la plantilla blanca tendrá que bailar un tango en París para poder salvar la única bala que le queda en la recámara esta temporada.

Real Madrid 4-1 Getafe: Goleada para lamer las heridas.

post

Los blancos resuelven por la vía rápida un fácil encuentro y aplacan los ánimos de la afición.

El Real Madrid vivió una tarde plácida ante un Getafe que compareció con 45 minutos de retraso en el Bernabéu. Los de Benítez, liderados por un resurgido Benzema, despacharon el encuentro por la vía rápida.

No dio tiempo ni a averiguar en qué rompería el partido cuando Pepe, que había salido hiperactivo, dobló a Lucas Vázquez en ataque poniendo una rosca al más puro estilo Backham para que Benzema remachara absolutamente solo en el segundo palo, haciendo el 1-0.

El Getafe aún ni había decidido si ser convidado de piedra o invitado molesto pero la alineación de Fran Escriba pareció una declaración de intenciones. Y es que el técnico valenciano optó por plagar el centro del campo con mediapuntas, dejándo a Lacen como único armazón para sujetar el equipo desde la media. Nunca sabremos sí, de no recibir un gol tan tempranero, el plan de Escriba podría haber buscado las cosquillas a una defensa del Madrid de circustancias, pero tras el 1-0 el equipo se descosió totalmente.

Con el Getafe en modo “laissez faire”, la BBC aprovechó para hacer sangre y recuperar sensaciones largo tiempo perdidas. Golpearía de nuevo Benzema tras dejada de cabeza de Bale en el área que no llegó a atrapar Cristiano. Sí conectarían en el tercero, en el que el galés aprovechó una gran dejada de cabeza de espaldas del luso para poner el 3-0 en el marcador. El último, a la contra al más puro estilo Madrid de Mourinho, llegó tras una gran arrancada de Kroos que dejó a Cristiano solo  en el mano a mano con un pase de 25 metros y el luso no perdona. 4-0 y el partido más que muerto, convirtiéndose de paso en el tercer goleador histórico de la Liga, con 235 tantos.

La segunda parte sirvió para poco más que para un tímido lavado de imagen del Getafe. Los blancos se dejaron ir y los azulones despertaron con la entrada de Pedro León y la actividad de Sarabia. Dos exmadridistas que pusieron en algún problema a la defensa blanca, hoy de circustancias. De las botas del primero llegaría el gol de la honra azulón, en un gran córner que remató Alexis sin oposición, pues a estas alturas pedirle a un defensor blanco que metiera la cabeza era pedirle demasiado.

El resto de la segunda parte sirvió para que Benítez repartiera descansos, omitiendo en ellos esta vez a James. La relación del técnico con el colombiano se mira con lupa y si hoy Rafa respondió, no lo hizo el cafetero, de largo el jugador más gris de los 11 que hoy defendieron el escudo madridista. Al final, victoria cómoda que sirve para paliar heridas recientes para el Madrid y preocupación para el Getafe, que puede acabar la jornada a un punto del descenso.