Real Madrid 7-1 Deportivo: Gareth Bale y Nacho despiertan al Santiago Bernabéu.

post

Espectacular partido de los blancos, con tres dobletes del galés, del portugués y de Nacho. Regresó la BBC tras 273 días.

Volvió el mejor Gareth Bale y el mejor Cristiano Ronaldo. Echaba de menos el Santiago Bernabéu a la estrella de Gales y de Portugal. Doblete y mucho protagonismo en el terreno de juego, ofreciéndose y lanzando carreras por parte de ambos. Parece que, nuevamente, regresa el Expreso de Cardiff y el Balón de Oro. El Real Madrid fue claramente superior sobre el césped, aunque eso no le privó de una imagen muy habitual en esta temporada: muchas ocasiones y la sensación de perdonar demasiados goles al rival. Adrián López fue el encargado de adelantar al Deportivo de La Coruña en la primera mitad, y Nacho igualó la contienda poco después. Modric anotó el cuarto y Cristiano Ronaldo culminó el set con otro doblete. El central remató el partido para firmar otro doblete. Mosquera se retiró lesionado. La BBC volvió a coincidir sobre el césped 43 partidos después.

Comenzaba el choque con el conjunto merengue enchufado, activo, pero sin ofrecer excesivo peligro ante la portería de un Rubén Martínez que impidió durante los 90 minutos una goleada aún mayor. Sin embargo, la sorpresa saltó en la capital de España cuando una jugada combinada entre los tres atacantes del Deportivo la culminara Adrián López al segundo palo para adelantar a su equipo. Era el minuto 23. La respuesta del Real Madrid no se hizo esperar. Primero Cristiano Ronaldo y luego Marcelo en las siguientes jugadas, pero ambos se estrellaron contra Rubén.

El runrún sonaba en las gradas del Santiago Bernabéu fruto de ver a su equipo por detrás en el marcador una vez más. Los jugadores de Zidane, aun así, seguían sus acometidas buscando un gol que llegaría en el minuto 32. Salida de un córner que acabó con una pared entre Marcelo y Nacho, y fue el central quien remató de primeras libre de marca desde dentro del área para poner el empate. 10 minutos más tarde, al filo del descanso, el Real Madrid culminaría la remontada mediante el primer gol de Bale de la tarde. Recibió de Marcelo en el lado derecho, se perfiló para la zurda, y envío medido a la escuadra del segundo palo. Impresionante.

Tras la reanudación llegó la mala fortuna para Cristóbal Parralo después de que tuviera que retirar a Mosquera del terreno de juego por lesión. A partir de entonces, todo fue un carrusel y monólogo constante por parte del Real Madrid. Una versión merengue casi irreconocible durante la temporada, siendo la mayor goleada de esta campaña para los capitalinos. Gareth Bale anotó en el minuto 59 con un remate tras un córner. Modric, recibiendo de espuela de Cristiano Ronaldo, marcó el cuarto desde fuera del área con un disparo medido en el 68.

El portugués se sumaría a la fiesta con su doblete particular en los minutos 78 y 84. El primero de ellos fue de volea tras un centro desde la banda derecha de Casemiro al segundo palo, y el doblete de Cristiano llegó tras un gran remate de cabeza a media altura a un centro de Lucas Vázquez, que acababa de entrar al partido. El Balón de Oro, sin embargo, se retiró del campo después de sufrir una patada en la cara por parte de Schar en el remate. El séptimo y último gol del choque ante el Deportivo fue por parte de Nacho, que firmó el tercer doblete de la tarde al filo del final.

Cura extrema y radical para el Real Madrid. Goleada que sirve para dar esperanza a una hinchada que se comenzaba a ver cansada por un equipo que no terminaba de ofrecer su mejor nivel. Uno que sí ha mostrado para batir a un Deportivo que apenas se opuso en los primeros 25 minutos y que se desinfló tras el empate. Terapia de choque con miras a buscar una remontada peligrosa hacia una cima que no parece ser entregada por el Barcelona.

Real Madrid 1-0 Manchester City: Gareth Bale lleva a los merengues a Milán.

post

El cuadro que dirige Zinedine Zidane consiguió el pase para la final de la Champions League.

Si lo de 2014 pareció un hito irrepetible, apenas dos años después ha vuelto a suceder. Hasta ese momento, dos equipos de la misma ciudad jamás se habían cruzado en la final de la máxima competición continental, pero Real Madrid y Atletico repiten la hazaña y los dos equipos españoles se citan de nuevo en Milán tras lo sucedido en Lisboa. Si ayer el conjunto colchonero asaltó el Allianz Arena, hoy los blancos han hecho lo propio ante el Manchester City en un partido que se resolvió con un solitario tanto de Fernando en propia puerta tras desviar un lanzamiento de Gareth Bale. Apenas inquietaron los citizen, pero la falta de acierto goleador del equipo madridista dejó con opciones a los ingleses hasta el pitido final.

El choque comenzó con dominio alterno, pero con un serio contratiempo para los de Pellegrini, puesto que Kompany se tuvo que retirar del terreno de juego lesionado cuando apenas se habían disputado diez minutos. Al central belga le sustituyó Mangala. Al conjunto blanco le estaba faltando continuidad en su juego ante un City que no rehuía la disputa por la posesión del cuero. Trataba de tocar con paciencia, pero le estaba costando encontrar profundidad y faltaba claridad en la zona de tres cuartos, en ese último pase que habilitara el remate de algunos de los atacantes que puso en liza Zidane.

El choque estaba atascado hasta que una eléctrica combinación entre Carvajal y Bale permitió que el club español inaugurara el marcador. El galés le pegó de primeras tras recibir un gran balón en profundidad, el balón rebotó en Fernando y se envenenó haciendo inútil la estirada de Hart. Bale se consolidaba como el jugador que está tirando del carro en el apartado goleador ante la ausencia de Cristiano Ronaldo por lesión en los tres últimos compromisos de su equipo.

El tanto del equipo madrileño pareció despejar muchas incertidumbres. Los locales dominaban y llevaban la iniciativa y, con los celestes obligados a adelantar sus líneas, podría encontrar más espacios en ataque, pero lo cierto es que los blancos no terminaban de dar excesiva sensación de peligro en sus llegadas. Cierto que tampoco los citizen tenían demasiada presencia ofensiva, pero Agüero y compañía eran conscientes de que llegaría su oportunidad y que un gol lo cambiaría todo. Instantes antes de la llegada del descanso, Fernandinho dispuso de la mejor opción de su equipo con un lanzamiento desde la frontal que impactó en la parte exterior del poste del arco blanco antes de perderse por la línea de fondo.

Cambió de signo el partido tras el paso por los vestuarios. El Manchester comenzó a tener más contacto con el balón, mientras que los locales trataron de sorprender al contragolpe. Y lo cierto es que a través de mayor velocidad en las transiciones, comenzaron a explotar las carencias defensivas del conjunto ‘sky blue’. Cristiano comenzó a aparecer tras un primer periodo en el que pasó prácticamente inadvertido. Tuvo varias ocasiones el luso, pero la más clara fue de Gareth Bale, con un tremendo cabezazo que buscaba la escuadra de la meta de Hart y que acabó impactando en el travesaño. Los merengues iban coleccionando ocasiones, pero no terminaba de llegar el gol que despejara definitivamente el camino de la final y aunque los jugadores de referencia del City apenas entraban en contacto con el balón, se vivía un ambiente de gran tensión.

El cuadro inglés llegó al Bernabéu con dos balas en la recámara. Si Fernandinho tuvo la mejor opción de su equipo en el tramo final del primer periodo. Agüero lo intentó en los últimos compases del encuentro. El argentino se sacó de la manga un tremendo zapatazo desde fuera del área que buscaba la escuadra de Keylor. El esférico se marchó ligeramente desviado sin encontrar portería. Ese fue el último intento de un equipo que adoleció gran falta de pegada en los dos encuentros de la semifinal.