Real Madrid 0-0 Atletico Madrid: Courtois y Oblak mandan en la capital.

post

Los porteros de ambos equipos evitaron los goles en el derbi. La primera parte fue rojiblanca y la segunda madridista.

El Bernabéu recibía un derbi madrileño cargado de morbo. Real Madrid y Atlético se enfrentaban tras la Supercopa de Europa ganada por los rojiblancos en verano. Los blancos llegaban con dos puntos de ventaja pero tras la dura derrota encajada entre semana en Sevilla (3-0). El Atlético en cambio encadenaba 2 victorias consecutivas en Liga.

Simeone sacó su once más ofensivo, con Rodri, Lemar y Filipe. Mientras Nacho sustituía al lesionado Marcelo en el lateral izquierdo blanco. El tropiezo de Barça horas antes otorgaba una gran oportunidad a los dos conjuntos de dar un golpe a la Liga.

Comenzaron mejor los visitantes que inquietaron la meta de Courtois con un remate lejano de Saúl y una media chilena de Griezmann. El Madrid se sacudió los agobios a base de toque aunque adoleció de profundidad. La ocasión más clara llegó pasado el cuarto de hora cuando Griezmann erró un mano a mano frente al portero madridista. Courtois se hizo grande y salvó el 0-1 con fortuna…y la cabeza.

El Madrid pudo marcar en una jugada de estrategia rematada por Bale pero su disparo salió fuera por poco. El Atlético era más directo en ataque y creaba peligro con Lemar y Saúl como principales amenazas. Con el paso de los minutos el control del balón pasó a ser de los visitantes, con Rodri como principal director de orquesta.

Los colchoneros volvieron a disfrutar de otro mano a mano frente a Courtois pero esta vez fue Costa el que estrelló el esférico contra el guante del belga. Bale puso a prueba a Oblak con un remate lejano pero el marcador no se movería. Al descanso 0-0.

La segunda parte comenzó con un sorprendente cambio. Caballos salió por el lesionado Bale y el Madrid pasó a jugar con un 4-4-1-1. La entrada del centrocampista dio dinamismo a los locales que se hicieron con el control del partido. Asensio llevó el principal peligro de los madridistas. El balear tuvo una clara ocasión en el minuto 66 pero Oblak, emuló a Courtois salvando el primero de la noche.

Con el paso de los minutos el Atlético cedió más terreno. Los colchoneros parecían fundidos mientras los locales embotellaban a sus vecinos en el área. Oblak volvió a lucirse tras un remate de Carvajal. El Madrid perdió fuerza en los minutos finales y ni la entrada de Lucas Vázquez ni el debut de Vinícius (salió en el 87) agitaron la coctelera.

Al final empate a cero. La gran actuación de los porteros evitó que se rompiera el empate. Los rojiblancos mantienen su racha de 6 años sin perder en el Bernabéu y se llevan un punto para seguir a dos puntos de distancia de la cabeza. El Madrid acaba líder empatado con el Barcelona pero con la sensación de volver a desaprovechar un pinchazo azulgrana.

Real Madrid 3-0 Roma: Isco y Bale también tiran del carro en Europa.

post

Un gran partido de los blancos a nivel colectivo acaba con una cómoda victoria en el arranque de la Champions.

El Real Madrid comenzó la era post Cristiano Ronaldo en la UEFA Champions League con una cómoda victoria por 3-0 ante la Roma gracias a los goles de Isco Alarcón y Gareth Bale y Mariano.

Los merengues fueron muy superiores a unos italianos muy desdibujados y que aún están acusando los múltiples cambios en su plantilla del pasado verano. Sin embargo, a los blancos les costó mucho hacer el 1-0 y necesitaron hasta 17 disparos.

Ante la falta de claridad, el primero llegó gracias a un espectacular disparo de falta de Isco, que hizo gol en su primer disparo de libre directo en la máxima competición europea. A poco de comenzar la segunda parte, Bale sentenció con el 2-0 a pase de Modric.

El resto del partido sirvió para que Mariano Díaz debutase con golazo incluido en el descuento y Asensio dejara la que a buen seguro será una de las jugadas más destacadas de esta edición de la Champions pero que no acertó a coronar con gol en la definición.

Athletic Bilbao 1-1 Real Madrid: Isco evita la debacle mayor en San Mamés.

post

El equipo blanco empata en La Catedral y pierde el coliderato que compartía con el Barcelona.

El Real Madrid no pudo pasar del empate contra el Athletic Club de Bilbao en un partido en el que fue de menos a más pero en el que nunca marcó las diferencias como para llevarse los tres puntos que hubiesen facilitado que compartiera el liderato de La Liga con el Barça. Así las cosas, el equipo dirigido por Lopetegui se deja los primeros puntos de la temporada en el curso liguero a escasos días de recibir a la Roma en el Santiago Bernabéu, en el que será el estreno de una nueva edición de la Champions League.

Berizzo dibujó desde el inicio un plan que no hizo sentirse cómodo a un Real Madrid que tenía problemas a la hora de sacar el balón jugado desde atrás gracias a la alta e insistente presión que realizaban jugadores como Raúl García y como Muniain. Al equipo blanco le costó llegar a campo contrario, con un excelente trabajo desde lo táctico de Dani García, un pulmón que tapó en todo momento a Luka Modric. Ni Bale, especialmente desaparecido en el primer periodo, ni Marco Asensio encontraron la forma de destacar en la zona central del terreno de juego, donde el Athletic siempre tuvo superioridad numérica con respecto a su contrincante.

En el vaivén de intercambios de ocasiones acabó por reinar ‘Los Leones’, que aprovecharon una tibia presión de Gareth Bale para atacar el costado derecho. Óscar de Marcos rompió por el lado de Marcelo explotando la escasa oposición de sus contrarios y puso un balón al área que entre Williams y Muniain acabaron por marcar en boca de gol, siendo el de la Chantrea el último en tocar el balón en una jugada en la que participaron en la construcción hasta nueve jugadores distintos con once pases previos al gol en apenas 26 segundos.

La diana de Muniain precipitó el juego de un cuadro merengue con excesivas prisas y escasas ideas. No es buen cóctel para cambiar el guion de un partido que jugaba en su contra. Por pasajes del partido perdió confianza en su plan, se rindió a la repetida imprecisión y terminaron por plantear un partido de ida y vuelta que satisfacía más la propuesta del Athletic.

El reloj acabó por pesar al equipo de Lezama, que acusó el cansancio como consecuencia del disciplinado trabajo que realizaron durante la primera hora de partido. Las coberturas ya no llegaban a tiempo y se empezaron a abrir los primeros huecos que explotó Gareth Bale. En la primera ocasión que el galés tuvo la oportunidad de correr a campo a través puso un balón al punto de penalti con su pierna derecha que remató a gol Isco Alarcón, que tan solo llevaba dos minutos en el campo tras la sustitución de un gris Luka Modric.

Berizzo, consciente del cansancio acumulado de sus jugadores, midió los esfuerzos y oxigenó al equipo con cambios que reforzaron la zona medular y que buscaban amarrar el empate. El equipo blanco no tocó corneta en una recta final marcada por las tarjetas amarillas que mostró González González y que rompieron cualquier intento de remontada.

Real Madrid 4-1 Leganes: Karim Benzema se sienta en el trono blanco.

post

Tremendo juego del conjunto merengue para quedarse con los tres puntos y casi mantener el liderato antes del parón internacional.

Varias noticias que destacar en el encuentro que ha enfrentado al Real Madrid y al Leganés en el Santiago Bernabéu. Todo comenzó con el cambio en la portería, puesto que Keylor Navas partió desde el banquillo para que Thibaut Courtois pudiera estrenarse en el feudo madridista con la elástica blanca. Poco trabajo para el belga, pero eficiente salvo en un penalti que, en la mayoría de los casos, depende de la suerte. Julen Lopetegui también optó por devolverle la titularidad a Luka Modric por primera vez desde su regreso de la selección. Bale abrió la lata en la fiesta Blanca en el Santiago Bernabéu. Carrillo empató de un penalti cometido por Casemiro. Benzema marcó los dos siguientes -provocando que haya conseguido anotar a los 33 equipos a los que se ha enfrentado en LaLiga- y Ramos cerró con otra pena máxima ganada por Asensio. El Leganés apenas tuvo ocasiones de poner en peligro el resultado.

El dominio del conjunto dirigido por Julen Lopetegui fue latente y protagonista durante todas las facetas de un partido que solo tenía un nombre: el del Real Madrid. Avisó Asensio con un remate por encima de Cuéllar que se marchó rozando el larguero. No tardó mucho el cuadro blanco en adelantarse en el marcador. El reloj marcaba el minuto 17 cuando Carvajal puso con la cabeza un pase medido al punto de penalti, donde Gareth Bale, más listo que nadie, enganchó completamente solo con la derecha un remate que no pudo repeler Cuéllar. Sin embargo, las pretensiones del Real Madrid parecían verse amenazadas después de que, tan solo siete minutos después, Casemiro cometiera un claro penalti sobre Eraso. Carrillo fue el encargado de probar a Courtois en su primera acción decisiva en el Santiago Bernabéu, pero el argentino le ganó la partida. A partir de ahí, los de Julen Lopetegui se durmieron momentáneamente, aunque Benzema tuvo con una volea la oportunidad de poner el 2-1 en el marcador a falta de escasos minutos para el final del primer tiempo. Cuéllar, con una gran parada, lo evitó.

Tras el paso por vestuarios, el Real Madrid salió más que enchufado ante un Leganés que no fue capaz de ver por dónde le venían los golpes. Llegó el segundo en el minuto 48 después de que el VAR diera por válido un tanto que, previamente, había anulado el colegiado por una falta inexistente de Benzema. El francés remató de cabeza en un forcejeo con un defensor un centro de Asensio. Pase medido y testarazo impecable para el 2-1. El rodillo comenzó a circular solo era cuestión de tiempo que el resultado fuera aumentando su diferencia. A punto estuvo Toni Kroos de hacerlo en el 58 tras un precioso remate de volea que se marchó lamiendo la cepa del poste. No tardó Karim Benzema en firmar su doblete, tan solo tres minutos después. Jugada combinativa preciosa en la frontal del área que acaba con una pared con Luka Modric y el ariete galo se encargó de rematar cruzado pegado a la madera, imposible para Cuéllar. El Leganés, completamente vencido, apenas pudo resistir las ofensivas del Real Madrid. Con tal ventaja, Asensio quiso hacer más daño y provocó un nuevo penalti tras los dos cometidos durante la jornada anterior en Gerona. Sergio Ramos, de nuevo, materializó la pena máxima en el minuto 66.

Así las cosas, la escuadra capitalina decidió mantener la posesión y buscando más tantos con el paso de los minutos, pero el resultado no volvió a moverse y el árbitro del partido pitó el final. La superioridad del Real Madrid de Julen Lopetegui en estas tres primeras jornadas de LaLiga es más que evidente, un gran nivel que esperarán no disminuya tras el parón internacional. De esta manera, el Santiago Bernabéu ha sido testigo de un gran fútbol. El regreso de la cuarta jornada liguera se tornará, sin duda, interesante para la Casa Blanca.

Girona 1-4 Real Madrid: Remontada blanca en Montilivi.

post

Los merengues remontan con dos claros penaltis y golean tras una gran segunda mitad de Asensio. Ramos, Bale y Benzema (2), los tantos.

Montilivi recibía por segunda vez en su historia al Real Madrid. El campeón de Europa regresaba al campo donde comenzó su debacle liguera el curso pasado ante un Girona muy renovado.

Eusebio Sacristán siguió apostando por el joven Pedro Porro en el lateral derecho aunque no pudo contar de inicio con Stuani. En los blancos, Lopetegui mantuvo a Keylor en la portería y dejó a los finalistas del Mundial (Varane y Modric) en el banquillo.

 El Girona comenzó con ganas y aprovechó la inerte posesión merengue para hacer daño a la contra. La velocidad de Portu, Lozano y Borja García inquietó a la zaga blanca en varias ocasiones. Isco perdonó un remate franco en el minuto 15 y el Girona respondió marcando el 1-0. Borja García aprovechó un rechazo dentro del área, tumbó a Keylor con un amago y colocó el esférico en la escuadra.

El Madrid acusó el golpe y no reaccionó hasta pasada la media hora. Fue en el último cuarto de hora cuando los madrileños aprovecharon el bajón físico de los catalanes. Ramos avisó con dos cabezazos peligrosos pero el gol del camero no llegaría de cabeza sino de penalti. Un remate de Isco fue repelido por Bono pero le cayó a Asensio, que fue derribado dentro del área. Sergio Ramos no se puso nervioso y anotó con un lanzamiento de panenka con el que puso la igualada en el marcador antes del descanso (minuto 39).

Después del tiempo de descanso el Real Madrid salió a la búsqueda del segundo gol. Bale avisó con una bonita volea a los 50 minutos y Asensio protagonizó otra nueva internada para forzar otro penalti en el 52. La ingenua patada de Pere Pons la transformó Benzema en el 1-2.

El Girona acusó el tanto visitante y el Madrid aprovechó la buena ola para sentenciar el partido. Isco encontró con un gran pase al espacio a Bale, que no perdonó para aprovechar su arrancada y marcar el tercero (1-3).

Con el partido sentenciado el Madrid jugó sus mejores minutos y confirmó el gran entendimiento de su tridente de ataque. Asensio fue el hombre más destacado aunque fue Bale el que asistió a Benzema, que fusiló en el área pequeña para macar el 1-4 con el que finalizó el encuentro. Segunda victoria del Real Madrid en Liga, que se pone líder.

Real Madrid 2-0 Getafe: Dominio, control y efectividad para olvidar la Supercopa.

post

Superioridad total de los blancos en el derbi madrileño ante los azulones, que únicamente remataron una vez a puerta. Marcaron Carvajal y Bale.

El Real Madrid se presentó ante su público con las sombras de la falta de ilusión y de dudas sobre el Santiago Bernabéu. Un mercado de fichajes decepcionante frente a las bajas de Cristiano Ronaldo -como el principal goleador y ya leyenda del club- y la de Zinedine Zidane al cargo del barco después de lograr las tres últimas Champions League de manera consecutiva. Con esta situación, Julen Lopetegui se hizo cargo del equipo y gustó su juego durante la pretemporada, pero la derrota frente al Atlético de Madrid en la Supercopa de Europa ha puesto la mira en las necesidades del conjunto merengue. El examen ante el Getafe se tornaba como fundamental para comprobar cómo comenzaría el equipo en La Liga, una competición que casi se antoja necesaria ante la continua superioridad nacional del Barcelona. Lo aprobó con nota y sumó los primeros tres puntos gracias a los tantos de Dani Carvajal y Gareth Bale.

El encuentro comenzaba con el particular guion que lo acompañaría durante el transcurso del tiempo reglamentario: el Real Madrid controlando la posesión sin ceder espacios y con un juego precioso. Sin embargo, a pesar del resultado final, se seguía notando por momentos la ausencia de un ariete con más hambre. Si bien Karim Benzema y Gareth Bale han cuajado un gran encuentro, la posible lesión de cualquiera de ellos pone en un serio problema la faceta ofensiva del cuadro blanco. Fue el galés el encargado de avisar al Getafe, primero con un remate en fuera de juego a la misma escuadra nada más comenzar y, pasado el primer cuarto de hora, con un remate con la testa al larguero de la portería. El primer tanto de la noche madrileña llegó en el minuto 20 después de que Gareth Bale colgara desde la izquierda un balón que despejó de mala manera el guardameta azulón, permitiendo a Dani Carvajal marcar el primer tanto merengue de la temporada con la cabeza superando por encima al cancerbero. El resto del primer tiempo pasó sin pena ni gloria con el conjunto getafense cometiendo multitud de faltas.

Tras el paso por vestuarios, el equipo de Julen Lopetegui salió con las mismas ganas e ideas de juego. No tardó en anotar el segundo gol, tan solo habiendo pasado seis minutos desde la reanudación. Djené cometió el error de querer aguantar en la frontal del área el balón ante un Marco Asensio vertiginoso, quien le terminó robando el balón y poniendo un pase raso al segundo palo donde Gareth Bale remató de primeras al fondo de la red. Escasos minutos después, el balear se sacó de la manga un potente disparo con su pierna menos buena, la derecha, que retumbó los cimientos de la portería del Getafe tras golpear en el palo derecho. El conjunto de José Bordalás continuaba viéndose tremendamente superado por su rival, hecho marcado por su primer remate en el minuto 70 y que acabó en uno de los anfiteatros del estadio. El VAR tuvo oportunidad de aparecer en el Santiago Bernabéu tras un empujón claro de Bruno González sobre Marco Asensio en el interior del área, pero el colegiado Javier Estrada Fernández no señaló nada.

Así las cosas, el marcador del Coliseo Blanco no volvió a moverse. Las tarjetas fueron siguiendo las protagonistas en el Getafe, que aparecieron mucho más -hasta siete amonestados- que el juego que querría José Bordalás. El Real Madrid comienza con buen pie esta nueva temporada liguera, aunque con sensación de que debería buscar alguna solución ofensiva teniendo en cuenta que parece que Borja Mayoral no cuenta mucho para Julen Lopetegui y la nula participación de Vinicius en los dos primeros partidos oficiales de la temporada. Courtois también tendrá que esperar para su debut en la portería, sobre todo después de que Keylor no tuviera ni que aparecer más que en un remate fácil en el descuento del segundo tiempo. Tres puntos para intentar olvidar el fracaso de la Supercopa y contentar a una masa que no está del todo satisfecha con la administración del mercado estival. Aún hay tiempo para limpiar esa ligera mancha.

Real Madrid 3-1 Liverpool: Bale corona a un Real Madrid de leyenda.

post

El galés, desatado con un doblete. El 2-1, con una tijera para la Historia. El club blanco conquista la Decimotercera y una marca majestuosa.

El fútbol es un deporte de engaño. Y como tal, la Final de Kiev comenzó como nadie hubiese imaginado. Lo que se esperaba un combate entre pesos pesados repartiendo puñetazos por doquier resultó ser una primera parte con más amagos que golpes reales. Bueno, al menos en lo que se refiere a los goles. Porque para golpes, los de Salah y Carvajal, que a la media hora y con apenas cuatro minutos de diferencia tuvieron que abandonar el campo lesionados y entre lágrimas. Lo del egipcio, el primero en caer, es en su hombro tras una mala caída en una acción con Ramos. Lo de Carvajal es muscular al dar un taconazo in extremis en línea de fondo. El uno iba camino de ser la figura mundial del año, mientras que el otro, desconsolado por pensar que dice adiós a Rusia, ya se perdió la EURO 2016 por lesión también en la Final de Milán. La competición más feroz vista antes del descanso fue la de la crueldad de las lesiones con dos jugadores que siempre merecen otro final diferente.

El descanso sirvió para que ambos equipos se quitarán el corsé que reflejaba el marcador. Todos los goles racaneados en la primera mitad empezaron a caer sin descanso. Y es que apenas tardaron diez minutos en convertir dos goles. Al igual que las lesiones, los tantos también llegaron a pares. Primero fue el de Benzema, haciendo de Raúl para retratar a Karius. Iba a sacar con la mano y puso el pie por medio para que el balón se introdujese llorando en las mallas. Ni el ‘7’ trató tan mal a sus porteros nunca. Eso sí, le duró muy poco la alegría a los blancos, pues apenas en la jugada siguiente Mané logró la igualada al desviar un testarazo de Lovren por encima de Ramos en un córner. Quién lo iba a decir: Benzema siendo el pillo, y Ramos siendo el pillado.

Sin embargo, la cosa no iba a quedar ahí. En sólo quince minutos se vio más fútbol que en quince partidos de Liga. De cualquier liga, en realidad. Y por si no fuera suficiente, también se vio un gol de esos que no se repiten en quince años. O dieciséis, por ser más concretos. Porque desde que Zidane metiese su histórico gol de volea en Glasgow en 2002 no se veía nada igual en una Final de Champions League. La rúbrica era de Gareth Bale, que llevaba un minuto en el campo y seguramente ni había tocado el balón aún. Ni había salido a calentar siquiera. Y aun así, dibujó un gol de tijera inimaginable, de dibujos animados. Menos plástico que el de Ronaldo en Turín, pero más importante. Una chilena directa a la Historia para poner en ventaja a los blancos. God Save The Welsh.

Como ya sucedió en Turín, tal gol ejerció de anestesia para el rival, que no supo cómo responder a semejante peso de belleza y contundencia. Y así el Liverpool se fue consumiendo poco a poco. Se sabía que era difícil que le aguantase el físico hasta los minutos finales, pero si le añades además la lesión de Salah, y el guantazo que supuso la remontada de Bale nada más lograr el empate, levantarse de todo a la vez fue imposible ya. De ahí que los Reds poco a poco se fueran difuminando ante el abrumador dominio blanco. Entre Arnold y Karius alargaron la agonía, pero el meta del Liverpool volvió a quedar en evidencia a un tiro lejano de Bale que tampoco fue capaz de despejar.

Quién se lo iba a decir al galés, nombrado mejor jugador del partido con sus dos goles. Máxime cuando se quedó fuera del once de Kiev. Quién se lo iba a decir a Benzema, el más criticado durante toda la temporada. Pero sobre todo, quién se lo iba a decir a Zidane, cuando llegó al Real Madrid hace tres años. Con el galo en el banquillo, el club merengue ha conseguido tres Champions consecutivas, lo que sólo habían logrado antes el Bayern de Beckenbauer, el Ajax de Cruyff y el Real Madrid de las Cinco Copas. Ahora, este Madrid de Zidane marcha por la Historia del fútbol ya sólo detrás de ese equipo merengue de los años 50. Con cuatro Orejonas en cinco años se ha ganado todo el derecho. Ni la Gran Bretaña pudo esta vez con la Armada Invencible.

Marsella 0-3 Atletico Madrid: Griezmann corona al Atletico en Lyon.

post

El delantero rojiblanco, ha dejado su firma en la Final de la Europa League con un brillante doblete.

No salió muy metido en el encuentro el Atlético de Madrid. Estaba nervioso, agarrotado, impreciso; y el Olympique de Marsella tuvo varias ocasiones peligrosas, pero si no aprovechas esas situaciones con un equipo como el de Diego Pablo Simeone, sabes que puedes acabar sucumbiendo. Y de eso se encargó Griezmann.

Mediada la primera parte, el ‘7’ rojiblanco aprovechó un error del Olympique de Marsella en la salida de balón para batir a Mandanda por abajo. Y justo tras la reanudación, asistido por Koke, el delantero volvió a ajusticiar a los franceses para finiquitar una Final que, salvo los primeros compases, ha sido completamente rojiblanca.

Quién sabe si éste ha sido su último servicio como jugador del Atlético de Madrid, pero si finalmente así fuera, no puede marcharse con mayor gloria que haber dado a los rojiblancos un nuevo título europeo en un torneo donde ha anotado en cada eliminatoria, incluida una Final para el recuerdo.

Atletico Madrid 1-0 Arsenal: De la mano de Diego Costa, los rojiblancos se plantan en la final de Lyon.

post

Un solitario gol en el tiempo de descuento del primer tiempo del hispanobrasileño -que acabó lesionado- da el pase a la Final a los del ‘Cholo’ Simeone.

El Atlético de Madrid estará en la Final de la Europa League que se disputará en Lyon después de eliminar al Arsenal (1-0) gracias a un solitario gol de Diego Costa en el descuento del primer tiempo. Los Gunners no cesaron de intentarlo pero no lograron el tanto que habría forzado la prórroga.

La primera parte empezó con malas noticias para el Arsenal, y es que no habían pasado ni diez minutos cuando Koscielny tuvo que dejar el terreno de juego con lo que parece ser una grave lesión, dando entrada a Chambers. A pesar de ello los Gunners no acusaron el golpe y dominaron durante buena parte del primer tiempo, aunque sin llegar a inquietar a Jan Oblak en prácticamente ningún momento.

En éstas, cuando los primeros cuarenta y cinco minutos estaban a punto de agotarse, llegó el delirio a las gradas del Wanda Metropolitano. Griezmann robó un balón volcado en la banda derecha y habilitó a Diego Costa en carrera, como le gusta al hispanobrasileño, con espacio. El ’18’ se plantó ante Ospina, esperó a que se dejara caer, y la puso por encima para mandarla a las mallas en lo que supuso el 1-0.

Poco cambió el guión de la segunda parte, ya que el Arsenal seguía siendo el equipo exigido, el que debía marcar al menos un gol para forzar la prórroga y seguir vivo en la Semifinal. Los Gunners continuaron dominando, esta vez con mucho más peligro en el área de Oblak, sirviendo centros laterales que obligaron a la zaga rojiblanca a emplearse a fondo, sobre todo un Diego Godín que fue un coloso.

El partido se rompió, pero ni el Arsenal encontró el tanto de la prórroga ni el Atlético supo aprovechar ninguno de los contragolpes que lanzó. Precisamente en una de esas jugadas Diego Costa acabó pidiendo el cambio por molestias musculares, que habrá que ver hasta dónde llegan.

Sea como fuere, el Atlético de Madrid estará en una nueva final europea y peleará por la Europa League en Lyon dentro de dos semanas.

Roma 4-2 Liverpool: Los Reds lucharán con el Real Madrid por la Champions League.

post

El conjunto inglés se medirá a los blancos en Kiev con el título europeo en juego. Los romanistas se quedaron sin tiempo para realizar el milagro.

El Liverpool completó su trabajo el miércoles en la Semifinal de la Champions League y se metió en la Final que se jugará el 26 de mayo, en Kiev, ante el bicampeón de la competición, el Real Madrid. El conjunto Red cayó por 4-2 ante la Roma en el Estadio Olímpico y le valió para avanzar tras el 5-2 de la Ida en Anfield.

Aunque los de Jürgen Klopp nunca perdieron los estribos, ‘La Loba’ no se lo puso fácil yendo al ataque en cada momento y presionando bien arriba. De cualquier manera, los Reds aprovecharon bien sus espacios en el primer tiempo y lograrían marcar dos goles que después serían irremontables.

Primero apareció Sadio Mané, tras un gran pase de Roberto Firmino, mientras que Georginio Wijnaldum volvió a poner en ventaja a los ingleses tras el empate parcial por el gol en propia de Milner. El que estuvo bastante impreciso fue Mohamed Salah, pero esta vez su equipo no lo necesitó. En cambio, el que fue clave fue el portero, Loris Karius, quien evitó varios goles del rival, sobretodo en la segunda parte cuando la Roma se fue con todo al ataque.

Los italianos dejaron la competición con la cabeza en alto: Edin Dzeko logró empatar en el segundo tiempo y Nainggolan marcó dos goles más para cerrar el 4-2. No le alcanzó para pasar, pero sí para evidenciar las carencias defensivas de un Liverpool que deberá mejorar si quiere soñar con arrebatarle la ‘Orejona’ al Real Madrid.