Real Madrid 3-2 Borussia Dortmund: Reacción en la competición fetiche.

post

Lucas Vázquez firma la victoria a diez minutos del final, pero el conjunto blanco se marcha preocupado por una nueva lesión de Varane.

El Real Madrid ha sufrido más de lo esperado para arrancar la victoria en la última jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones. Su rival el Borussia Dortmund, que se jugaba la clasificación para Europa League, llegó a empatarle una ventaja de dos goles gracias a sendos tantos de Aubameyang. Sin embargo, el equipo español despertaría de su letargo y Lucas Vázquez hizo la sentencia a diez minutos del final.

Para solucionar su crisis particular, el Real Madrid se valió de un rival en peor situación: un Borussia Dortmund que no gana en liga desde septiembre y que saldría con tres centrales y dos carrileros. Los blancos aprovecharon los espacios concedidos por las bandas para hacer dos tantos en cuarto de hora: el primero de Mayoral, tras un toque afortunado de Isco, y el segundo obra de Cristiano Ronaldo desde la frontal. El portugués se ha convertido así en el primer futbolista que ha marcado en todos los encuentros de una fase de grupos de la Champions League.

La relajación de la temprana ventaja, sumada a la tercera lesión de Varane esta temporada, desconectó a los blancos y animó al rival a encadenar llegadas. Bajo ese panorama Aubameyang hizo acto de presencia: el gabonés recortó distancias con un remate en plancha al filo del descanso, y tras la reanudación aprovechó un regalo de Kagawa para empatar de cuchara. Con el Madrid volcado en ataque para recuperar el marcador, el plan alemán pasó por balones largos al contragolpe que aprovechaban la velocidad de su línea atacante.

Las entradas de Ceballos y Llorente sirvieron para mejorar el juego local, pues permitieron una reordenación táctica que terminaría encerrando al Borussia. A diez minutos del final, Lucas Vázquez recuperó la ventaja madridista merced a una volea mordida. Y a pesar de que Kagawa estuvo a punto de empatar de nuevo, previo recorte a Casemiro en la frontal, el conjunto de Zidane fue capaz de mantener el resultado e incluso de sentenciarlo. El Real Madrid no se jugaba nada, más allá de llegar con buenas sensaciones al próximo encuentro de Liga, mientras que el Dortmund deberá conformarse con la Europa League.

Real Madrid 3-0 Las Palmas: El mediocampo vuelve a salvar los muebles.

post

Los goles de Casemiro, Asensio e Isco devuelven al conjunto capitalino a la senda de la victoria ante un equipo insular sin sangre.

Victoria helada del Real Madrid, que fue superior a la UD Las Palmas aunque sin terminar de dar luz sobre su juego, además de seguir mostrando unas carencias muy preocupantes en las líneas de arriba. Muchos errores de Cristiano Ronaldo y Benzema, que se marchó con una sonora pitada, los teóricos referentes de cara a gol y que no terminan de encontrar puerta con la facilidad que mostraban en las pasadas temporadas. Marcelo vistió la camiseta merengue durante 300 encuentros en la Liga. Casemiro abrió la lata con el primer gol de cabeza de los capitalinos en esta campaña. Asensio volvió a deslumbrar al mundo con un zambombazo de los suyos e Isco cerró el resultado.

Comenzaba el partido con un tono y ritmo apático. Ni el conjunto peninsular llegaba a apagar las dudas sobre su estado de forma ni el insular daba muestras de querer ganar algo en la noche madrileña. Sin embargo, Benzema tuvo un mano a mano increíble en el minuto 4 que desaprovechó. Ningún ariete debería fallar una ocasión como la desperdiciada por el francés. El primer tiempo transcurría sin mucha historia, y no fue hasta el minuto 27 cuando Cristiano Ronaldo tuvo la siguiente ocasión clara del partido, pero su remate al segundo palo se marchó fuera tras golpear el palo derecho de la meta de Lizoain. El primer tanto del partido llegó en el 41, después de que Casemiro aprovechara una prolongación de un jugador de Las Palmas al primer palo para estrenar el marcador con el primer gol de cabeza de los merengues esta temporada.

Tras la reanudación de un partido que no tuvo complicidad para el colegiado José María Sánchez Martínez, se vio una claridad en el dominio de un Real Madrid que ganaba con comodidad y que no parecía volver a perder puntos. Asensio se encargó de eliminar cualquier atisbo de crecimiento de la escarcha en la portería con una de sus mejores firmas: un zurdazo desde fuera del área que fue en ascenso desde el césped hasta perforar la escuadra de la portería. Corría el minuto 56. Cinco minutos más tarde, Kroos pondría a prueba a Lizoain, que tuvo que sacar como pudo el disparo del alemán después de que hiciera un efecto extraño. El dominio era claro y el tercer gol era cuestión de tiempo. Contragolpe fulgurante del Real Madrid que acaba con una asistencia de Cristiano Ronaldo desde la banda derecha para que Isco fusilara la red con la zurda a bocajarro en el 74.

Así terminaron las cosas, devolviendo al Real Madrid al camino del triunfo y vuelve a sumar tres triunfos para buscar el perdón de una afición que no se encuentra muy cómoda y segura ante el inicio de temporada de los suyos. El parón de selecciones puede venir muy bien para los jugadores de Zidane, y más teniendo en cuenta que el próximo partido de liga será en el Wanda Metropolitano ante el Atlético de Madrid. Las Palmas continúa de derrota en derrota y Pako Ayestarán pende de un hilo muy flojo al mando del equipo insular, que solo realizó un remate a puerta.

Tottenham 3-1 Real Madrid: Se alarga el luto.

post

El equipo merengue, de riguroso negro en Wembley, sufrió una de las derrotas más deshonrosas en mucho tiempo (3-1). Impotente en todo momento.

El Real Madrid alarga el luto. Lo de Girona no era casual. Tampoco lo de Valencia, Betis y otros tantos partidos en los que los blancos no jugaron a nada. Y ante el Tottenham volvió a quedar demostrado que el equipo de Zidane no está para nada en este arranque de temporada. Es más, en Wembley el Real Madrid sufrió una de las derrotas más deshonrosas en mucho tiempo: 3-1, y sin enterarse completamente de nada. Ni por fútbol, ni por táctica, ni por corazón.

Sólo en minúsculas fases del encuentro, el Real Madrid pareció querer pelear por la victoria. Demasiado pocas. El resto del tiempo, fue persiguiendo sombras en defensa y totalmente cegado en ataque, sin encontrar huecos ni saber por dónde forzarlos siquiera. El Tottenham, mientras tanto, con su trabajado 3-5-2 pareció tener bajo control el partido en todo instante. Marcó el 1-0 antes del descanso en una jugada aprovechando un fuera de juego, como en el partido en el Santiago Bernabéu. La sensación fue que hubiera llegado igualmente siguiendo cualquier otro camino. Y fue el peor desencadenante posible para los visitantes, de riguroso negro, como manda la festividad de Todos Los Santos en España, porque reforzó al Tottenham en su táctica y desquició al Real Madrid.

Al descanso, Zidane optó por cambiar de dibujo y probar un 3-5-2 para igualar los espacios y posiciones con el Tottenham. Más sencillo para sus jugadores. Pero ni con ésas. Dele Alli marcó el 2-0 aprovechándose de un rebote en Sergio Ramos. Y poco después, en el minuto 65, Eriksen anotaba el 3-0 en un contraataque. En la primera parte, a Pochettino se le había lesionado Alderweireld, y aun así, parecía que jugaba con 15 jugadores. Empequeñecieron totalmente a un irreconocible Real Madrid. El resultado era más que merecido, además.

En el último cuarto de hora, Zidane tiró de Borja Mayoral, Marco Asensio y Theo Hernández para revitalizar su once. Aunque fuera por casta, los blancos sacaron la cara en el tramo final. Incluso Cristiano Ronaldo marcó un gol, y hubo alguna que otra ocasión para recortar distancias. Maquillaje, tan sólo. Este Real Madrid no puede camuflarlo más. La crisis se extiende a España, a Europa, al Santiago Bernabéu y a los partidos fuera de casa. Riguroso luto en la Casa Blanca.

Real Madrid 3-0 Eibar: Un triunfo sin luces.

post

Oliveira en propia puerta, Asensio y Marcelo marcaron los goles del campeón español en el Bernabéu.

La asignatura pendiente del Real Madrid en esta temporada es ganar en su feudo, en el Santiago Bernabéu. Solo habían ganado al Espanyol en Liga. Y parece que los de Zidane han cogido los libros esta semana y han hincado los codos para revertir la situación. Los tantos de Asensio, Marcelo y de Paulo Oliveira en propia meta dieron la segunda victoria consecutiva de los blancos en casa.

La lección estaba aprendida e Isco estuvo cerca de ser el primero en pasar la prueba segundos después del pitido inicial. Asensio rompió las líneas con su velocidad y asistió al malagueño que, inexplicablemente, no ejecutó la idea que tenía en la cabeza. Isco dibujó con su cuerpo una definición perfecta pero el balón salió más centrado de lo debido encontrando al guardameta Dmitrovic.

El Madrid no volvió a rematar a la puerta armera hasta el gol que abrió el marcador, y ni siquiera fueron los blancos quienes acabaron la jugada. Isco y Asensio se asociaron en un mini-córner y el centro del ‘22’ fue teledirigido al a cabeza de Sergio Ramos, sin embargo, la cabeza de Paulo Oliveira se cruzó por su camino convirtiendo el tanto blanco.

Desde ahí, los merengues fueron un ciclón. Asensio afinó su puntería y, tras un primer intento, voleó un centro de Isco a las mallas. El mallorquín anotó su tercer gol en Liga con bastante fortuna ya que un bote despistó al cancerbero serbio y vio como el esférico pasó muy cerca de sus guantes.

Solo había pasado media hora de partido y Zidane y cía ya habían hecho los deberes. Llegó el momento de Casemiro. El brasileño fue una roca en el centro del campo y se las vio con Charles y Cote, lo que le significó la cartulina amarilla, pero el de Sao Paulo también sabe jugar al fútbol y cerca estuvo de hacer el tercero con un disparo lejano. Por su parte, el Eibar fue tímido en su estancia en el Bernabéu. Un disparo desde el centro del campo de Charles, que quedó en anécdota por su resbalón, y un zapatazo de Cote que lamió el lateral de la red, fue lo más destacado de los armeros en la primera mitad.

La vuelta de vestuarios fue igual que el inicio de partido. Isco Alarcón volvió a verse las caras con Dmitrovic y otra vez fue el portero el vencedor del mano a mano. El siguiente en fallar fue Cristiano. El portugués aprobó el habitual ritual antes del lanzamiento de falta pero la ejecución fue de suspenso ya que mandó el balón a la grada.

Benzema entró a formar parte del juego y fue en ese momento cuando Cristiano volvió a gozar de una nueva ocasión para resarcirse. El ‘7’ no superó a Dmitrovic -el mejor de los guipuzcoanos- en un nuevo mano a mano seguido por el posterior remate muy por encima del larguero del delantero francés. Marcelo y Lucas Vázquez fueron los siguientes cambios de Zidane que entraron por los jugones Isco y Dani Ceballos. Marco Asensio ya llevaba varios minutos en el banquillo.

El partido pudo cambiar minutos antes por un penalti de Casemiro sobre Inui que el colegiado no señaló. El ‘14’ tocó el empeine del japonés en lo que hubiese supuesto su segunda amarilla pero no fue así y el partido siguió su camino. Esa fue casi la única ocasión armera en una segunda parte donde tuvieron el balón más de lo que se pudieron imaginar.

Si alguien necesitaba reivindicarse era Benzema. El francés creó una jugada de otro partido, y es que en este, salvo un caño de Modric al borde del área, pocas florituras se habían visto sobre el césped del Bernabéu. Karim dejó de tacón el balón a Theo que recorrió el carril zurdo hasta que se encontró con Marcelo que tiró una pared de tacón con el ‘9’ y chutó a la red haciendo el tercer tanto.

Cristiano siguió estrellándose contra Dmitrovic en una segunda mitad donde la ansiedad por solo llevar un tanto en su casillero liguero le pudo. Con esta victoria, el Madrid es tercero en la clasificación y vuelve a ganar en su feudo por segunda vez consecutiva. Los de Zidane vuelven a recuperar la confianza en el Santiago Bernabéu.

Real Madrid 1-1 Tottenham: Empate bajo palos en el Santiago Bernabéu.

post

Impresionante actuación de Keylor Navas y Hugo Lloris, que evitaron que hubiera más goles en el coliseo blanco.

Un punto para Real Madrid y Tottenham en un duelo al más puro estilo Champions League. El liderato del grupo en juego a falta de tres jornadas más y ambos conjuntos buscaban los tres puntos que le colocarían en lo alto de la tabla. Comenzó golpeando el Tottenham gracias a un tanto de Varane en propia puerta, pero Cristiano se encargaría de poner el resultado final desde los once metros. Espectacular encuentro realizado por Keylor Navas y Hugo Lloris, claros artífices de que el choque terminara en empate.

Comenzaban bien las cosas para los pupilos de Zinedine Zidane después de una doble ocasión clarísima para que se pudieran adelantar en el marcador. Achraf, que realizó un muy buen partido haciendo la labor de sustituir a Carvajal –tarea nada sencilla-, llegó forzado a línea de fondo para poner un centro al primer palo, donde Cristiano remató directo a la madera. El rechace le cayó a Benzema solo en el punto de penalti con Lloris vencido, pero mandó, de manera últimamente habitual, el esférico desviado. Muchos errores del ariete que le cuestan la mayoría de las críticas por parte de la afición madridista.

El encuentro transcurría con un dominio pasmoso del Real Madrid ante un Tottenham apático que apenas ofrecía peligro durante los primeros minutos en el Santiago Bernabéu. Cristiano volvería a disfrutar de otra ocasión clarísima cuando el crono del colegiado Szymon Marciniak, muy acertado durante los 90 minutos, señalaba el minuto 17. Sin embargo, su remate cruzado se marchó lamiendo la cepa del poste derecho de un Lloris que desesperó sobremanera a los blancos. Dos minutos más tarde aparecía Keylor Navas para evitar el primero de los ingleses después de un testarazo de Kane.

En el momento donde el Tottenham comenzó a disfrutar de algo más el balón llegó a tener acto de presencia un importantísimo Aurier en el carril derecho. Sería gracias a él cuando llegaría el primer tanto de la noche madrileña. Internada por la derecha que centra buscando a un Harry Kane que no logró enchufar un remate de tacón, pero Varane en la cobertura no se esperó el fallo del ariete y termina introduciendo el esférico en su propia portería. Corría el minuto 27.

El Real Madrid, sin embargo, no se vino abajo y sabía de la importancia de lograr devolver la igualada al marcador antes de que el colegiado internacional polaco señalara el camino a los vestuarios. Primero fue Benzema a centro de Achraf, pero no terminó de enganchar correctamente el remate con la testa 10 minutos tras el gol. Fue en el minuto 42 cuando llegó un penalti clarísimo de Aurier sobre Kroos, que llegó hasta la cocina. Cristiano se encargaría de lanzar la pena fatídica con potencia y no perdonó a Lloris.

La situación no parecía moverse después de que los protagonistas de ambas escuadras regresaran tras el tiempo de descanso, aunque con ambos porteros siendo los actores principales de esta magnífica obra. El guardameta francés del Tottenham volvió a dar muestra de su habilidad y detuvo a bocajarro un testarazo de su compatriota: Benzema. El ariete del Real Madrid remató en la frontal del área pequeña, pero Lloris voló de manera instintiva para detener el disparo.

El cancerbero de los Spurs aparecería en dos ocasiones casi consecutivas, minutos 62 y 64, para evitar que Cristiano Ronaldo firmara un nuevo doblete en otra jornada de Champions League. Primero con un lanzamiento muy potente desde la derecha y después tras un jugadón maradoniano del portugués que terminó disparando con la zurda por bajo, donde Lloris pudo estirarse para evitar un auténtico golazo.

El Tottenham despertó entonces en ataque tras haber levantado un muro defensivo prácticamente impenetrable, rechazando cualquier tipo de acercamiento por parte del ataque madridista. Ahora le tocaba el turno a Keylor Navas de brillar bajo una lluvia que se echaba de menos en la capital de España. El cronómetro señalaba los minutos 71 y 73. Primero Harry Kane se quedó solo ante el costarricense, que se estiró por bajo para desviar con la yema de los dedos un gol cantado. Acto seguido se vistió de héroe para rechazar un lanzamiento fortísimo de Eriksen desde la derecha al primer palo. Puro espectáculo, y pura vida.

Comenzaron Zinedine Zidane y Mauricio Pochettino a mover el banquillo tratando de encontrar la solución que resultara eficaz en vistas de poder alzarse con unos tres puntos valiosísimos. Poca incisión tuvieron en el guión del choque. El Real Madrid volvía a hacerse con el control del balón y encerró al Tottenham en su área, donde estaba jugando muy cómodo e hizo ver fácil la tarea defensiva ante las acometidas merengues.

Así las cosas, se terminó señalando el final del encuentro con el 1-1 en el luminoso. Un auténtico partidazo vivido en el Santiago Bernabéu donde ambos equipos se jugaban ser líder de grupo en solitario. De continuar igual en la fase de grupos, el primer puesto se decidirá en Wembley. Una final anticipada en un estadio de ensueño.

Real Madrid 2-0 Espanyol: Isco da alas al Real Madrid.

post

El equipo de Zidane consigue su primera victoria como local en la presente Liga gracias a los dos tantos del malagueño.

El Real Madrid y el Espanyol repartieron el control. Los de Zidane se adueñaron de la primera mitad mientras que los blanquiazules lo hicieron en la segunda, sin embargo, Isco gobernó en las dos porciones. El malagueño adelantó a los blancos en su mejor momento y metió la puntilla cuando peor lo estaban pasando. Pau López impidió que el resultado fuese más abultado.

El dominio del Real Madrid comenzó en el mismo momento que González González pitó el inicio del partido. No pasaron ni veinticinco segundos e Isco ya estaba totalmente solo ante Pau López. La jugada vino de un pase en largo de Sergio Ramos, el cual la zaga perica no acertó en despejar, y que dejó al malagueño a un respiro de marcar el primero. En esta ocasión, el victorioso fue el guardameta que adivinó el remate de Isco y consiguió evitar la pronta debacle de los de Quique Sánchez Flores.

El gran comienzo del conjunto blanco se iba nutriendo de continuas llegadas blancas. Un disparo de Modric que se fue al lateral de la red, un lanzamiento mordido de Asensio que puso el nervio en el área del Espanyol o el cabezazo de Sergio Ramos que tuvo que sacar Pau López a córner. Cristiano Ronaldo lo intentó en múltiples ocasiones pero o el balón no le llegó con claridad o el portugués no estuvo acertado de cara a portería.

Y fue a la media hora de partido cuando llegó el ansiado gol. Cristiano encontró a Isco que le dejó ante Pau López y esta vez sí, el ‘22’ blanco superó al guardameta para hacer el primer tanto de la noche. Isco metió la puntera y celebró su primer gol en esta campaña liguera. Cristiano dio la asistencia pero en los siguientes minutos quiso su tanto que no llegó. Su primer lanzamiento se fue alto y el siguiente se topó con el cancerbero catalán que fue el mejor jugador perico de la primera mitad.

Los de Quique Sánchez Flores sufrieron tanto que apenas gozaron de ocasiones ofensivas pero, casi sin quererlo, Gerard Moreno se encontró con un error de Casemiro dentro del área que acabó con una volea del delantero perico al poste. Por primera vez el Real Madrid veía peligro en su portería pese a que la defensa, con Achraf en el lateral derecho como novedad, se había mostrado sólida. Antes del pitido final Asensio buscó responder pero otra vez apareció Pau López.

Tras el descanso, el técnico perico decidió dar un giro en la idea principal de su equipo con la entrada de Sergio García y Marc Navarro. Y vaya si lo consiguió. Solo en cuatro minutos, el Espanyol creó más peligro que en toda la primera mitad. Marc Navarro, uno de los recambios, hizo trabajar a Keylor Navas con un disparo. Posteriormente, el propio Marc lo volvió intentarlos, así como Sergio Sánchez con un cabezazo a la salida de un córner.

Al Madrid le costó reengancharse y esto lo aprovecharon los catalanes para meter miedo al área blanca. La imprecisión en los pases merengues se conjugaron con la velocidad de Baptistao. Los pericos robaban el balón y asistían al ariete brasileño que si no llega a ser primero por Varane y luego por Keylor, hubiésemos hablado del empate del Espanyol.

Sin embargo, cuando peor lo estaba pasando el Madrid apareció esa aura que hace grande a este equipo. Asensio vio a Isco que desde la frontal cruzó el esférico con su pierna zurda para marcar el segundo tanto del encuentro. Todo esto llegó tras un verdadero susto en el área blanca y es que Sergio Ramos se pasó de confianza y perdió el balón en el área chica ante la presencia de Gerard Moreno. Un intento que quedó en nada con el fallo de Baptistao a la hora del remate.

El segundo gol dejó tocado al Espanyol que vio como su paso al frente en la segunda parte quedó en nada. Isco siguió a lo suyo y cerca estuvo de dibujar un golazo que no pudo rematar Lucas Vázquez. El partido fue muriendo poco a poco entre los cambios y la posesión blanca en el que se convierte en la primera victoria del Real Madrid en el Santiago Bernabéu en la presente Liga tras dos empates y una derrota.

Borussia Dortmund 1-3 Real Madrid: Bale y Cristiano conducen a la victoria en Dortmund.

post

Primera victoria del conjunto blanco en el feudo del Borussia con doblete de un Ronaldo que se reencuentra con el gol en su competición fetiche.

Le ha costado, pero a la séptima fue la vencida. Esas han sido las visitas del Real Madrid al Signal Iduna Park en la máxima competición continental. Hasta ahora, el triunfo se había resistido, con tres empates y tres derrotas en los seis desplazamientos anteriores. La historia ha sido bien distinta en este encuentro, con los pupilos de Zidane destrozando literalmente la zaga germana a base de verticalidad ofensiva y contragolpe. Bale abrió el marcador y Cristiano, con un doblete, sigue engrosando su condición como máximo goleador histórico de la Liga de Campeones.

El choque fue un combate de boxeo, un intercambio de golpes con dos equipos que salieron a buscar el gol y eso suele terminar beneficiando al que más pólvora tiene arriba. Tras un impetuoso inicio del conjunto germano, los de Zidane se encontraron cómodos saliendo al contragolpe y encontrando ingentes espacios con los que desarmar a la frágil retaguardia local. Así, fueron llegando varias ocasiones muy claras del cuadro español: una de Carvajal, otra de Bale tras recibir un gran servicio de Cristiano. Y a la tercera clara llegó la vencida… Fue el propio Carvajal el que metió un gran centro al segundo palo. Arrastró a la defensa del Dortmund Cristiano y Bale, sin dejarla caer, la pone con el interior en la escuadra de la portería teutona.

El Dortmund trató de sobreponerse al mazazo, pero le faltó continuidad al equipo Peter Bosz y no fue capaz de generar excesivas oportunidades. En uno de esos acercamientos se reclamó mano de Sergio Ramos en el interior del área madridista al intentar despejar un remate de Phillip, aunque el colegiado interpretó que no existió voluntariedad. Mientras, el conjunto visitante aprovechaba la más mínima oportunidad para continuar encontrando petróleo en la defensa local. Cristiano dispuso de dos lanzamientos en el tramo final del primer periodo, pero se interpuso Toprak en primera instancia y posteriormente su lanzamiento se marchó lamiendo el palo de la meta defendida por Bürki.

Tras el paso por los vestuarios, la intensidad y las constantes llegadas al área fueron la norma. Tras una gran opción del Dortmund en la que Varane le robó el gol a Aubameyang cuando el africano solo tenía que empujar el balón al fondo de las mallas. Sin embargo, en el enésimo contragolpe madridista, Ronaldo puso tierra de por medio en el marcador y continúa con su idilio con la Liga de Campeones. Bale recibió un gran servicio en profundidad, el galés divisó la llegada en carrera de CR7 y Ronaldo, esta vez, no falló en la definición. Parecía que el conjunto español dejaba al conjunto negro y amarillo contra las cuerdas, pero reaccionaron rápido y Aubameyang acortó distancias tras adelantarse a Sergio Ramos y rematar un centro de Philipp.

El gol dio alas a los germanos. En esos momentos los locales sí creían en una hipotética remontada y Aubameyang ofreció en todo momento sensación de peligro. Fueron minutos de agobio, aunque cada vez que el cuadro merengue armaba alguna contra, se podía vaticinar que antes o después acabaría por llegar el tanto de la sentencia. En una nueva contra, Modric volvió a fulminar a la zaga alemana con su visión de juego y puso el balón sobre la carrera de CR7. El luso fusiló sin contemplaciones al meta helvético para dejar el partido visto para sentencia.

Alaves 1-2 Real Madrid: Ceballos apaga la crisis con un doblete.

post

El Real Madrid se impone en Mendizorroza con dos goles del debutante como titular. El Alavés mejoró pero no lo suficiente para evitar la derrota.

El Real Madrid se llevó una sufrida victoria de Mendizorroza. No por el dominio, que lo acaparó, en especial en la segunda mitad. Sí por la escasez de goles, recurso que está siendo preciado por su ausencia en este primer mes de competición de los blancos. Y es que tuvo que ser un no habitual, el debutante como titular Dani Ceballos, el que pusiera los tantos en otro partido en el que los madrileños las tuvieron de todos los colores para fallar una y otra vez, mérito muchas de ellas de un enorme Pacheco.

Le costó carburar al Real Madrid en los primeros minutos, quizás presa del nerviosismo de saberse ante el abismo. Tras la derrota ante el Betis y con el Barcelona ya a siete puntos, el margen de error es inexistente y los jugadores lo notaban. Dominaban el esférico sí, pero sin riesgos ante un Alavés que colaboraba parapetándose atrás. Solo a través de balones largos a un bregador Munir podían salir los vitorianos.

Y en esa superpoblación del Alavés en su propio campo comenzó a aparecer Isco y la situación fue mejorando para los blancos, con esos balones filtrados que él mete como nadie y que le abren grietas al muro más sólido. Por ahí empezó a crear peligro el Madrid y el primero en aprovecharlo sería un Marco Asensio que rompió por banda para poner un balón con veneno a la frontal del área donde apareció Dani Ceballos y con mitad suerte, mitad calidad, se deshizo de un defensor vitoriano para colocarla al palo largo de Pacheco. Golazo del exbético en su primer partido como titular con su nuevo equipo.

Tras el gol el Madrid siguió a lo suyo y el Alavés no cambió, más por incapacidad que por decisión propia. Solo los balones largos a Munir a la espalda de un ofensivo Carvajal inquietaban algo las inmediaciones de Keylor Navas. Pero el Madrid no acababa de concretar su dominio, el marcador era corto y pasó lo inevitable. Gran balón de Burgui para la carrera de Munir que sacó un centro medido para la entrada taurina de Manu García que de cabeza le quitaba las telarañas a la portería de Keylor, haciendo el primer gol del Alavés del partido y de la temporada, tras seis partidos.

Pero las alegrías no duran mucho en la casa del pobre y prácticamente en la siguiente jugada, un centro de Carvajal buscando a Cristiano y una mala coordinación entre Pacheco y su defensa dejaron la portería vacía y el balón en la frontal en los pies de Dani Cebollas, que volvió a ajusticiar a los babazorros.

En la segunda parte, aunque parezca increíble por el rosario de ocasiones que se vio, no se volvió a mover el marcador. El Madrid doctoró a Pacheco, como lleva haciendo cada jornada con el meta al que se enfrenta mientras que el Alavés hizo lo propio con el palo, por mediación de Pedraza que estrelló dos veces el balón en la madera. Por los blancos las tuvo Cristiano, también dos balones a la madera, Isco, Lucas, Asensio… todas se marchaban por muy poco, dejando patente que el  equipo de Zidane sigue regañado con el gol. Pero esta vez los puntos no volaron, y los blancos se recuperan de la minicrisis que desató la derrota ante el Betis.

Real Madrid 0-1 Betis: Adán y Sanabria le niegan el récord y la victoria al Real Madrid.

post

El conjunto blanco suma su tercer pinchazo consecutivo en Liga en el Bernabéu. Adiós al récord goleador y el Barcelona se escapa a siete puntos.

Tanto se habló del récord goleador en la previa, 74 partidos seguidos anotando podía alcanzar el conjunto blanco, que el final estaba casi predestinado. No solo no llegó el susodicho registro sino que además el Betis remató su gesta en el tiempo añadido, llevándose los tres puntos del Bernabéu y dejando al Real Madrid en una evidente crisis liguera. No tanto por juego, tuvo ocasiones más que de sobra para ganar, pero sí por números, con el Barcelona de la mano de un goleador Messi escapado ya a siete puntos.

Los primeros 45 minutos fueron de un ritmo endiablado, con un Madrid que dominaba y apretaba pero sin puntería y un Betis que se defendía con solvencia y castigaba los errores de los blancos, frecuentes en la salida de balón en especial durante los primeros 25 minutos.

Dominaba el Madrid a lomos de un imperial Luka Modric que dejó 45 minutos de esos que le certifican como el mejor centrocampista del planeta. Robó, trazó, condujo, asistió y remató, solo le faltó la guinda del gol que pudo llegar en dos ocasiones, la segunda con una volea espectacular desde la frontal del área a un buen centro de Carvajal.

El Madrid se sentía cómodo en ataque cuando el croata batía líneas. El menudo 10 blanco era el único centrocampista del conjunto local al que no se le atragantaba la pegajosa presión visitante, una presión que provocó varios errores en salida, en especial de Isco y Casemiro que pudieron acabar en disgusto. Uno de los errores del brasileño provocó la intervención milagrosa de Carvajal, que sacó en línea de gol de tacón un balón con el que Sanabria ya había superado a Keylor. Una acción que compensa el flagrante error en saque de banda que regaló a Fabián para provocar el paradón del meta tico.

Tuvo también trabajo Adán, aunque la mayoría de los ataques blancos adolecieron de claridad en última línea. Pero sí tuvo que emplearse a fondo el exmadridista cuando el excelso Modrid sacó un pase filtrado con la zurda para conectar con Isco que tras un recorte y disparo obligó a la espectacular estirada del portero. Cristiano por su parte, aportó más energía que acierto en la primera mitad, pero a punto estuvo de dejar el gol de la jornada con un taconazo de espaldas que sacó Feddal en línea de fondo.

La segunda parte fue acoso y derribo blanco y doctorado de Adán, el enésimo ex que le niega el pan a su anterior equipo. De todos los colores las tuvo el conjunto blanco pero una y otra vez negaba el gol el meta formado en la Fábrica. Con el paso de los minutos, el Madrid se entregó al caos con la entrada de Lucas y Mayoral por Marcelo y Modric. El Madrid cerraba por momentos solo con Casemiro, pero la acumulación de hombres ofensivos no conseguía derribar la resistencia de Adán. Se notó la falta de ritmo competitivo de un Cristiano que las tuvo de todos los colores con muy poco acierto. Estuvo mejor Bale, al que Adán le arrebató el golazo del campeonato, con una potentísima espuela que entre el meta y el poste mandaron a córner.

Y con el toque de corneta y el vacío defensivo, el Betis aprovechó una de sus pocas contras para rematar la faena, en un balón medido de Barragán que casi sin oposición remató Sanabria para finiquitar el partido. Una derrota dolorosa que finiquita un récord histórico y que le deja la Liga muy cuesta arriba demasiado pronto a los de Zinedine Zidane.

Real Madrid 1-1 Levante: Otro tropezón en el Santiago Bernabéu.

post

Los granotas hicieron gala de su mejor defensa para sorprender a los madridistas, marcados por las rotaciones. Kroos se topó con el poste.

El Real Madrid ha vuelto a dejarse puntos en su feudo. Si la pasada jornada fue ante el Valencia, esta vez ha sido un equipo de la misma comunidad, el Levante, quien ha evidenciado las carencias del conjunto blanco: falta de tensión, escasez de remate y algunos errores en ataque ante un rival bien replegado. Aunque los de Zidane estuvieron a punto de camuflarlo, esta vez también les faltó suerte: Kroos estrelló un balón al poste con el tiempo ya cumplido.

Si bien los blancos quisieron imponerse desde el principio, con un once marcado por las rotaciones, se encontraron a un Levante rocoso que monopolizaba el centro del campo. Los granotas dieron la sorpresa a los 13 minutos; en un saque de banda que Iván López puso a la perfección, Ivi aprovechó el bote del esférico dentro del área pequeña para despistar a Carvajal y batir la portería en dos tiempos. Cero a uno.

El tanto en contra tuvo una lenta reacción por parte madridista. Aunque Theo y Marcelo permutaban posiciones continuamente, ninguno de ellos lograba desbordar a los valencianos por las bandas. Tampoco había una buena circulación, obligando a Ramos a intervenir. Si el panorama ya parecía complicado de por si, Zidane tuvo que afrontar la lesión de Benzema sin cumplirse la media hora. Dada la ausencia de Mayoral, fue Bale quien tuvo que reemplazarle, casi sin calentar.

No obstante, los madridistas hicieron gala de su acierto para empatar a los 36 minutos. Kroos puso un saque de esquina al primer palo, peinado por Sergio Ramos para dejar vencido al guardameta. Aunque Raúl se esmeró en la parada, tuvo que ver sobre el césped como Lucas Vázquez empujaba el rechace.

La marcha de Benzema convirtió a Bale en delantero improvisado durante lo que restaba de primera mitad, y el galés mostró su mejor cara con continuos desmarques y dos ocasiones sin recompensa. En primer lugar, un cabezazo desviado. Y después, un pase largo de Ramos con el que el extremo pudo escaparse en solitario. La mano salvadora de Raúl evitó que los blancos fueran con ventaja al descanso.

Aunque la entrada de Bale dio un toque de desborde, el Levante de Muñiz reaccionó igualmente bien con veloces repliegues, hasta tres centrales para cerrar huecos, y un brillante Lerma en todos los cortes. Con media hora para terminar, Zidane reemplazó a un correcto Llorente por el más imaginativo Isco para variar el dibujo táctico. Y al ver que con eso no bastaba, tuvo que dar entrada a Kovacic a quince del final. La búsqueda de un espacio en la poblada zaga levantina se antojaba misión imposible.

Los errores dieron paso a las precipitaciones, a punto de ser aprovechadas por el Levante en el filo del juego. Boateng aprovechó una mala salida de Casilla que Nacho debió despejar a córner. Y en la acción posterior, Campaña intentó el gol olímpico sin éxito. Ambas concesiones fueron el plus que al Madrid le faltaba para despertar, pero ni Asensio ni Marcelo abrieron la lata porque Raúl, el hombre más inspirado de los suyos, hizo dos intervenciones salvadoras. Bale tampoco tuvo su mejor día, al mandar un cabezazo directo a la grada.

Marcelo vio la roja directa en el minuto 90, después de propinarle un golpe a Lerma tras caer ambos al suelo. Y con el Real Madrid volcado al ataque, el Levante marchó a tumba abierta con un remate de Pedro López atajado por Casilla. Al contragolpe, Asensio buscó la heroica y se la cedió a Toni Kroos para hacer el tanto del triunfo. No fue posible: el remate que otras veces si entraría, esta vez se estrelló en el poste.