Fenerbahçe 80-85 Real Madrid: La Decima se viste de blanco.

post

El Real Madrid se llevó una Euroliga trabajada y se tomó su propia ‘vendetta’ ante Fenerbahçe. Un espectacular tercer cuarto de Causeur con 12 puntos dinamitó la Final, dándole la vuelta al encuentro. Laso consigue su segunda Euroliga y le arrebata a Obradovic su décimo título. Los blancos se sobrepusieron a Nicolo Melli con 29 puntos, el mejor del partido de largo.

El partido comenzó con los de Obradovic mandando, con ventajas de hasta 4 puntos, y solo con Doncic tirando del carro madridista. El esloveno comenzó con 6 puntos consecutivos, sin que ningún compañero le ayudara en la anotación.

Pero salió Llull y cambió el guion del partido. 3 triples consecutivos (RudyLlull Randolph) pusieron por delante a los de Laso y en el segundo cuarto un parcial de 14-2 abrió brecha. El Real Madrid lo bordaba ante un equipo de Obradovic que fallaba canastas fáciles. Hasta que apareció Nicole Melli. 11 puntos en el segundo cuarto que dio ventaja a los otomanos, y volvía a cambiar el guion del partido.

El conjunto blanco se marchaba al descanso con 2 puntos abajo, le tocaba remar y darle la vuelta en una segunda parte que se avecinaba apasionante.

La segunda parte comenzó con Causeur en modo estrella, el francés con 8 puntos en los primeros 5 minutos, y sobre todo aguantando en defensa, revitalizó a los blancos para darle la vuelta de nuevo al marcador. Melli volvió a responder con 5 puntos consecutivos, el hombre de la Final ponía las cosas difíciles.

En el último cuarto, Melli volvió a aparecer con 6 puntos consecutivos de inicio, pero una falta antideportiva de Vesely Doncic puso 10 puntos de ventaja a favor de los blancos que iba a ser definitiva.

Un triple de Melli metía de nuevo en el partido a los turcos, pero la defensa blanca, fundamentada en Causeur y Thompkins conseguía mantener la distancia. Wannamaker tiró de los otomanos, pero Doncic le respondió, aunque terminó excluido el encuentro.

Dos tiros libres de Causeur, hombre del Madrid en la Final, cerraron definitivamente el partido. Los turcos se quedaron sin tiempo y los tiros libres dieron la victoria a los blancos. Obradovic se quedó sin su décimo entorchado, mientras que Laso sale triunfador y suma su segunda Euroliga en 4 años.

Real Madrid 83-86 Fenerbahçe: Sloukas pone tierra de por medio.

post

El Real Madrid cayó derrotado ante Fenerbahçe y se aleja de las tres primeras plazas de la Euroliga. Un brillante último cuarto de Kostas Sloukas, que aportó 20 puntos, y el gran acierto de Nunnally desde el triple (16 puntos), sentenció a los de Pablo Laso. Los blancos finalizan la jornada en quinta posición con 14-10, muy alejados del 17-7 de los turcos y de Olympiacos.

El Madrid salió espeso en ataque, muy espeso, y a los cinco minutos perdía por un claro 2-14. Sólo dos puntos en cinco minutos. Todos los planes previos de Pablo Laso saltaron por los aires y el quinteto alternativo que presentó de inicio con Santi Yusta y Jaycee Carroll lo tuvo que recomponer.

También cambió el entrenador del Real Madrid el juego interior, dando entrada a Felipe Reyes y Gustavo Ayón para que pusieran orden atrás, porque solo con el trabajo de Taylor en defensa no era suficiente, ante un Fenerbahçe que contó con un James Nunnally más que inspirado en los primeros compases.

El buen hacer de Luka Doncic, sus puntos y, sobre todo, el mayor rigor defensivo del Real Madrid obró el efecto deseado y la diferencia comenzó a menguar, hasta que Rudy Fernández con seis puntos consecutivos, un triple y tres tiros libres, logró la igualada a 20 con la que acabó el primer cuarto, tras un parcial de 18-6 entre el minuto cinco y el diez.

Restituido el orden inicial, Madrid y Fenerbahçe fue como si comenzaran de nuevo el partido, pero ya con todas las piezas engranadas. Luigi Datome, con dos triples consecutivos, volvió a adelantar al vigente campeón de Europa, pero el Madrid, ya con la lección aprendida, no dejó que los otomanos camparan a sus anchas como en los primeros diez minutos.

El Real Madrid siguió defendiendo y se quitó de encima esa sensación de poco poder ofensivo. De hecho una contra de Randolph tras asistencia de Doncic puso una ventaja de 37-34 (min.17), pero además traspasó la sensación de duda al Fenerbahçe.

Una defensa zonal y la especial dedicación de Taylor al organizador de juego del rival dieron sus frutos y con el control del rebote, sin pérdidas en el segundo acto (cuando en el primero habían tenido siete), y una aceptable circulación de balón en la ofensiva determinaron el 45-40 con el que los equipos se fueron al descanso.

El 7 de 10 en triples del Fenerbahçe, incluido uno a tablero desde Estambul de Ali Muhammed al acabar una posesión, y el 5 de 15 en tiros de dos habla bien de la defensa madridista. Una canasta de Carroll y dos triples consecutivos de Nunnally, 47-46, dejaron bien claro que ninguno de los dos equipos había dicho su última palabra. El equipo de Laso no se desperdigó como en los primeros minutos y tiró de calidad de Randolph, de la altura de Edy Tavares y del trabajo de todos para responder a los turcos, 52-50 (min.23.30).

Fue el momento de la calidad. Kostas Sloukas, Datome, Brad Wanamaker y Nikola Kalinic la pusieron sobre el parqué en cantidades industriales pero el Madrid no se quedó atrás con Carroll, Facu Campazzo, Rudy y Ayón. El marcador apenas registró ventajas considerables para nadie y el 65-68 con el que finalizó el tercer acto dejó las puertas abiertas a cualquier desenlace.

La batuta y los tiros de Sloukas dieron más ventaja al Fenerbahçe, 67-73 (min.32), que en el último cuarto dominó con claridad el rebote.

A falta de cuatro minutos para el final el equipo turco dominaba por 71-77 y cada balón pasó a valer su peso en oro. Los dos equipos alargaron las posesiones buscando asegurar canastas que, a estas alturas, fueron todas y cada una trascendentales.

Apareció Carroll con cinco puntos consecutivos, apareció Nunnally, 76-79, y Sloukas siguió con su particular recital. También apareció la versión buena de la defensa madridista y el marcador volvió a estrecharse, 78-81 (min. 37.30). Al menos hasta que Sloukas descerrajó otro triple en la línea de flotación de los de Pablo Laso, 78-84.

El entrenador vitoriano puso toda la artillería posible en pista, aún a costa de debilitar la defensa, pero no surgió efecto, pese al triple casi imposible de Rudy desde una esquina, 83-84 a falta de 11 segundos. El Madrid perdió otra oportunidad de oro para ir cimentando su posición y al perder por 83-86 sumó la cuarta derrota en las últimas seis jornadas. Doncic intentó inventarse una personal de tres tiros al más puro estilo James Harden en la NBA, pero los árbitros no lo entendieron así.

Real Madrid 61-56 Fenerbahçe: Victoria y campeones de grupo.

post

El Real Madrid se repuso a una floja primera parte para acabar superando al Fenerbahçe (61-56) en un choque en el que la falta de aliciente le pasó factura en los primeros minutos. Después de llegar con tres puntos de desventaja al descanso, los triples de Rudy Fernández despertaron a su equipo, que acabó por rematar la faena en un último cuarto en el que se terminaron de despegar en el luminoso.

El Real Madrid salió a la cancha con la certeza de saberse cabeza de serie en los cercanos playoffs de la Euroliga. Precisamente ese era el objetivo del Fenerbahçe, que comenzaba el choque sabiendo que la victoria iba a ser crucial de cara a poder luchar por la cuarta plaza de la clasificación.

Con todo ello el tanteador empezó muy igualado gracias a los triples de Llull y Bogdanovic, que mantenían a sus conjuntos en los minutos iniciales del primer cuarto. Eran los blancos, los que conseguían las primeras mínimas ventajas, para nada definitivas, ante un equipo turco que iba a más conforme pasaba el tiempo. Al final del cuarto, el conjunto de Pablo Laso, lideraba el luminoso (20-16).

Pero Obradovic pareció insuflarle aire a su equipo, que cortocircuitó el ataque madridista y encontró mejores opciones de tiro para dejar en 9 puntos en todo el cuarto a los blancos, y darle la vuelta totalmente al marcador. Se notaba la necesidad de un equipo y la tranquilidad excesiva del otro, algo que ni mucho menos estaba gustando a Pablo Laso. Con todo por decidir se llegó al descanso, pero con sensaciones contrapuestas después de 20 minutos jugados (29-32).

El Real Madrid reaccionó tras el paso por los vestuarios. Los tiros de tres de Rudy Fernández dieron otro aire al ataque blanco, que encontraba la canasta con mayor facilidad. Además, las tres faltas personales de Bogdanovic y Antic les mandaban al banco para desesperación de Obradovic. En esta ocasión el atascado era el Fenerbahçe, que se caía presa de los errores a falta de 10 minutos para que finalizará el partido (48-43).

Sin embargo, el conjunto blanco no terminó de rematar la faena hasta el último minuto de partido, después de que una técnica a Sergio Llull desestabilizara al quinteto del Real Madrid. No lo aprovecharon los turcos, más necesitados de la victoria, y finalmente, el partido se quedó en casa. Un partido con poco brillo, pero que le sirvió al Real Madrid para alzarse matemáticamente con el primer puesto de la liga regular de la Euroliga.