Zverev alcanza su primera Final en Londres.

post

El alemán se impone al seis veces campeón Federer.

La última vez que un alemán había alcanzado la Final del Masters Cup, Alexander Zverev no había nacido. Sabía que el reto era harto complicado, pero el benjamín demostró por qué es el líder de su generación. El alemán de 21 años se impuso a su ídolo Roger Federer por 7-5 y 7-6 (5) en hora y 35 minutos y alcanzó así su primera Final del Masters Cup. El partido más importante de su carrera.

Sascha se convierte así en el primer alemán en alcanza el partido decisivo desde Boris Becker en 1996 en Hanover (p. ante Sampras). Hay que remontarse un año antes para ver a un alemán ganar el evento, precisamente Becker (en Frankfurt). El alemán, además, iguala el head to head con Federer, que queda en empate: 3-3.

Zverev es además el finalista más joven del Masters Cup desde Juan Martín del Potro en 2009 (p. ante Davydenko).

“Ante Roger tienes que ser agresivo”, reconoció Zverev. “Tienes que quitarle tiempo, porque de otra manera no va a perder el partido, especialmente uno importante en un torneo grande, si ya ha encontrado su ritmo. Eso fue lo que traté de hacer. Funcionó bien”, declaró el alemán, preparado antes de medir en la Final al N° 1 mundial y cinco veces campeón Novak Djokovic.

”Novak es el mejor jugador del mundo actualmente. Es muy complicado de batir. Apenas ha cedido un encuentro en los últimos seis meses. Está jugando un tenis increíble. Tienes que mostrar tu mejor nivel para tener alguna opción”.

El primer set fue frenético. Con tremendo respeto, ambos jugadores se centraron en su propio servicio durante los primeros compases, fortaleciéndose desde el ataque. Todo parecía indicar que el parcial se decidiría en la muerte súbita, pero Zverev tenía otra idea en mente. El alemán se hizo con la primera bola de break de todo el encuentro y no perdonó.

Una estadística resultó esclarecedora: Sascha se impuso en los intercambios cortos, los más prominentes del set. En los intercambios de menos de 5 golpes, Zverev fue superior a Federer (23-14), mientras que el suizo se hizo con uno más en los intercambios de 5-9 golpes (10-9) y los más largos, superiores a 9 (3-1).

La primera ocasión de break a favor de Federer llegó en el tercer juego de la segunda manga. Y aunque Zverev neutralizó dos de ellas, no pudo frenar el quiebre del suizo a la tercera. La reacción del alemán no se hizo esperar. Sabía que sus opciones pasaban por mantenerse siempre cerca en el marcador y firmó un inmediato contrabreak que dejó las tablas en el set.

El parcial prosiguió con ambos jugadores resistiendo los embistes del contrario, con Federer viéndose obligado a servir por dos veces para mantenerse en el partido. En la primera, no le tembló el pulso. En la segunda, tampoco. Llegaba el momento de la verdad. Un tie-break que era el todo para Zverev o la opción de seguir soñando para Federer.

En el momento más decisivo, Zverev fue superior. La victoria era suya. También el pase a la Final. La cita más importante de su fulgurante y joven carrera.

“Me enorgullece seguir siendo tan competitivo con 37 años y me siento feliz por jugar al tenis”, dijo Federer. “Desde ese punto de vista, estoy triste por haber perdido este partido. Pero, si pienso en ello, estoy muy contento con mi temporada. Ha sido un año histórico para mí de alguna forma. Volví al N° 1. Eso fue un gran momento en mi vida y en mi carrera. Nunca pensé que volvería a estar ahí”.

“Creo que no he dirigido bien los tiros en gran parte del partido”, admitió Federer. “Lo logré hacia el final, y eso me hizo ser más competitivo y cerrar algo el encuentro. Podría haber restado mejor los primeros saques de Sascha. Sufrí con su primer servicio al inicio. Logré después un mejor ritmo. Tener la rotura y perderla de inmediato fue negativo. Me recordó a la situación vivida ante Nishikori”.

“A veces las diferencias son pequeñas y las oportunidades escasas. Un punto aquí y allá no cayeron de mi parte. Quizá hoy no tuviera energía para marcar la diferencia. Casi siempre he estado por detrás en el marcador. Al final, eso te pasa factura”.

La leyenda de Federer es eterna.

post

El suizo logra su Grand Slam N° 20 al lograr su sexto Open Australia.

En su raqueta siempre estuvo desafiar a la historia. La eternidad pareció destinada a su nombre y apellido. El reloj hizo un pacto con él: la leyenda crecería cuando muchos ya hubieran dicho basta. Roger Federer, el hombre de los récords, volvió a firmar con su puño y letra uno más: la corona de Grand Slam N° 20. No quedan calificativos para describir la hazaña del suizo, que a sus 36 años sigue ampliando un palmarés bañado en oro.

Cuando el reloj marcó poco más de tres horas de encuentro, la realidad superó al sueño: Federer se hacía con su sexto Open Australia por 6-2, 6-7(5), 6-3, 3-6 y 6-1.

Nada pudo hacer un Marin Cilic, que en su tercera final de Grand Slam se encontró con el mismo hombre que le negó el julio pasado la posibilidad de ampliar su palmarés. Si Federer ya le privó de hacerse con el título de Wimbledon, también lo hizo con el Open Australia. De esta manera, el croata ha sido testigo de primera mano en los dos últimos trofeos grandes del suizo: el N° 19 y el N° 20.

En la final N° 30 de Grand Slam para Federer, los nervios no estuvieron presentes. Su sexto Open Australia le sitúa junto a Novak Djokovic y Roy Emerson, ambos con seis trofeos. Y a sus 36 años y 173 días, el suizo se convierte en el tercer hombre en la Era Abierta en ganar cuatro o más Grand Slams después de alcanzar la treintena junto a Rod Laver (4) -presente en la grada- y Ken Rosewall (4).

Federer supo adaptarse al guión de cada set. En un primer parcial de poderío absoluto, rozó la perfección sin dar opción a Cilic. En el segundo aceptó que su rival había subido el nivel y no perdió la compostura cuando el gigante de 29 años se llevó el tie-break.

Con la tranquilidad de no haber cedido su servicio hasta el momento, el jugador procedente de Basilea enderezó su camino en el tercer set, donde de nuevo elevó el nivel para frustración de su rival. En la cuarta manga, Federer arrancó con decisión pero cedió por primera vez su saque. Otro break a favor de Cilic llevaría el partido a un quinto y definitivo set.

Allí, en el momento álgido, Federer supo resistir para luego asestar el golpe definitivo. La gloria esperaba y el suizo no quería faltar a la cita. El título era suyo.

Pese a la derrota, Cilic se garantiza ascender a su mejor puesto en la clasificación mundial. Escalará hasta el puesto N° 3 del Ranking ATP, sólo por detrás de Rafael Nadal (1) y un Roger Federer que se quedará a 135 puntos del español, activando así la carrera por el primer escalafón tenístico.

Federer alcanza su Final número 30 en Grand Slam.

post

El suizo busca su sexto Open de Australia y defender su corona.

Llegar a una final de Grand Slam es un camino que sólo unos pocos privilegiados han vivido. Roger Federer es el mayor de los afortunados pues este domingo disputará su final N° 30 (¡30!) en uno de los cuatro torneos grandes. Nadie más que él ha estado en tantas citas decisivas. Ningún hombre tiene más títulos major que él y en dos días buscará su corona No. 20. Un número redondo. Una cifra mágica.

La manera en la que alcanzó la Final fue del todo inesperada. El suizo se encontró con un Chung que no pudo continuar por problemas en el pie (ampollas) y tuvo que retirarse cuando Federer dominaba por 6-1, 5-2 y RET.

Ante Chung, el suizo impuso jerarquía y experiencia. Su primer deseo fue restar en lugar de servir para entrar en el partido. Romper el hielo le correspondía al debutante. Federer quebró de entrada e impuso un correctivo de 6-1 en 33 minutos con tres quiebres.

El segundo set no mejoró para el surcoreano, que mermado físicamente vio cómo con bolas a media pista y variedad de alturas, Federer dictaba los puntos a su antojo. Bajo techo, además, el suizo se creció. Si fuera de la Rod Laver la tormenta era protagonista en el Día de Australia, bajo el paraguas del techo Federer fue un huracán para su rival, que no pudo continuar.

“Es agridulce llegar de esta manera a la final”, apuntó Federer. “Le deseo todo lo mejor a Hyeon. Sé lo difícil que es jugar con ampollas en el pie y es mejor parar antes de hacerse más daño. Le espera un futuro brillante por delante. El Top 10 seguro, pero no quiero ponerle demasiada presión”.

El dato curioso: Con 36 años y 173 días, Federer es 14 años y 284 días más mayor que Chung, que tiene 21 años y 254 días. Es la primera vez que habiendo tanta diferencia de edad, el veterano es quien se ha llevado el duelo de semifinales.

Federer conquista Shanghai ante Nadal.

post

Se impuso el suizo en la Final de Shanghai por 6-4 y 6-3.

El capítulo N° 38 de la rivalidad entre el actual N° 1 del Ranking ATP Rafael Nadal y el N° 2 Roger Federer se escribió este domingo en Shanghai. El español y el suizo pelearon por levantar el Masters 1000 asiático y dar un importante golpe en la Carrera a Londres para terminar el año como el mejor jugador del mundo. Federer necesitó una hora y 12 minutos para cerrar la victoria por 6-4, 6-3.

A pesar de que Nadal dominaba el head to head por 23-14, el de Basilea quien ha conseguido imponerse en los últimos cinco enfrentamientos, cuatro de ellos este mismo año: en la Final del Open Australia, así como en los ATP Masters 1000 de Miami, Indian Wells y Shanghai.

Federer saltó a la pista dura asiática con la intención de conservar el mismo guion que había dictado durante la temporada en sus duelos cara a cara. En el primer juego del partido, el suizo dispuso de dos opciones para romper el saque de Nadal (15-40), aunque el manacorense respondió con dos winners: una derecha y un saque directo. Eso sí, otros dos ganadores de Federer con el revés, dieron el primer break del partido, que supo conservar con su servicio (2-0).

El suizo continuó presionando el saque del español, colocándose 30-30 en el tercer juego. A pesar de que Nadal que presentaba un 50% de puntos ganados con el servicio en sus dos primeros juegos, consiguió estrenarse en el partido (2-1). Pero el suizo seguía sin mostrar síntomas de flaquezas con su saque con un 85% de puntos con primeros servicios, firmó un espectacular juego en sólo 50 segundos con 3 aces y otro saque más sin respuesta (4-2).

El segundo favorito en Shanghái no concedió opciones a su rival al resto. Si no era capaz de lograr un ace, apenas necesitaba tres golpes para fabricar los puntos desde el fondo (5-3). Para entonces, el español ya había conseguido ajustar su saque, pero el break era una distancia suficiente para permitir a Federer sacar para cerrar la primera manga. El saque del helvético marcó la diferencia en un set en el que sólo dejó escapar el 17% de los puntos al resto (6-4).

Las condiciones –pista rápida y techo cerrado debido a la lluvia sobre la ciudad china– favorecieron a Federer que consiguió imprimir un ritmo frenético durante todo el partido. En este contexto, Nadal sólo pudo resistir hasta el 2-2 sin tener los primeros problemas con su saque.En el quinto juego de la segunda manga, el suizo volvió a dar un zarpazo al marcador firmando otro break (2/5) para adelantarse 3-2.

Inspirado con el revés y sólido con su servicio -no cedió una sola opción de break en todo el encuentro- Federer ya había acelerado hacia la victoria. Encadenó un nuevo parcial de 3-1 para asegurarse el 27º título de categoría ATP Masters 1000 de su carrera. El suizo terminó el encuentro con 10 saques directos y un 83% de efectividad con su primer servicio. Por su parte, Nadal sólo pudo arrebatar 8 puntos de 44 a su rival en el resto.

Con la victoria de este domingo en Shanghai, Roger Federer suma ya seis títulos en 2017 igualando a Rafael Nadal como los dos jugadores que más trofeos han conseguido esta temporada. El Open Australia, Wimbledon, los ATP Masters 1000 de Indian Wells, Miami y Shanghái, así como la corona de Halle son los premios que presenta este curso el N° 2 del mundo.

Federer logra su octavo Wimbledon.

post

El suizo eleva a 19 el récord de títulos de Grand Slam.

Desafiar a la historia. Una vez más. Roger Federer amplió aún más su leyenda. En el All England Club, escenario de sus más especiales logros, el suizo alzó su octavo Wimbledon y su Grand Slam número 19. El partido para la historia se estiró por una hora y 41 minutos y terminó con un 6-3, 6-1 y 6-4 en el marcador.

El suizo se convierte en el primer hombre capaz de ganar ocho Wimbledon en la Era Abierta, distanciándose de Pete Sampras y sus siete coronas. No sólo eso. Se convierte también a los 35 años y 342 días en el hombre de más edad en ganar Wimbledon en la Era Abierta.

Y eso que el No. 5 del Ranking ATP tuvo que afrontar una opción de break en contra en el cuarto juego del encuentro, cuando sacaba para igualar a 2 el primer set (1-2, 30-40). Sin embargo, fue el propio Federer el que asestó el primer golpe con un quiebre de inmediato (3-2). Con un 82% de puntos con su primer servicio no dio más opciones al croata en el set.

A partir de entonces el suizo soltó la muñeca y, tal y como lo ha hecho a lo largo de las dos semanas, controló de principio a fin. Marcó el tiempo del partido, dominó con el servicio, disfrutó con el revés y mandó con la derecha. En apenas una hora, Federer ya mandaba 6-3, 6-1, mientras Cilic buscaba de manera agónica sacudirse la presión de un rival que conoce las medidas de la Centre Court al milímetro.

El helvético, que no cedió un solo set en esta edición de Wimbledon, cierra otra gira sobre hierba impecable. Además de levantar su octava corona en el All England Club, sumó en el Open de Halle su noveno título, para terminar la temporada sobre el verde con un récord de 12 victorias en 13 partidos. Sólo una derrota en Stuttgart (p. con Tommy Haas) luce en su registro desde su regreso el pasado mes de junio.

En la tercera manga, Cilic elevó su nivel de agresividad con 7 subidas a la red. Sin embargo, Federer contuvo cualquier intento de remontada. El ocho veces campeón de Wimbledon terminó con 23 golpes ganadores y un 81% de puntos con el primer saque.

“Es mágico. No puedo creérmelo aún. Es demasiado. Es increíble poder conseguir estos límites. No estaba seguro si estaría de nuevo en una final después del pasado año, especialmente tras las duras derrotas con Novak [Djokovic] en 2014 y 2015. Pero mantuvo la fe. Aquí estoy con el octavo título. Es fantástico”

Esta es la quinta vez en la historia en la que Federer y Rafael Nadal se han dividido los tres primeros Grand Slams del año: 2006, 2007, 2009 y 2010.

Campeón del Abierto de Australia (v. a Nadal), Indian Wells (v. a Wawrinka), Miami (v. a Nadal), Halle (v. a Zverev) y Wimbledon, Federer ascenderá hasta el tercer puesto del Ranking ATP cuando se actualice la clasificación.

Federer vuelve a la Final de Wimbledon.

post

El suizo venció a Tomas Berdych en Semifinal y luchará con Marin Cilic por ganar el octavo título de su carrera en el torneo.

Roger Federer sigue encantando sin necesidad de desgatarse. Este viernes, aunque por primera vez en dos semanas pasó la barrera de las dos horas de juego (2h18m), superó 7-6(4), 7-6(4), 6-4 al checo Tomas Berdych para alcanzar su undécima Final en Wimbledon y ganar el partido No. 90 de su carrera en el torneo. El suizo llega a 26 sets adjudicados de manera consecutiva contando también los partidos del ATP 500 de Halle que conquistó antes del tercer Grand Slam del año.

Tal vez fue el encuentro menos cómodo de Federer en dos semanas: abanicó bolas, intentó sorprender con drops que no tocaron la red, se reprochó en voz alta en varios fallos. De hecho llegó por primera vez a 20 errores no forzados (cometió 15 en 2R ante Dusan Lajovic). Pero esa incomodidad no le impidió mandar en la mayoría de los puntos ni tampoco deleitar al público con sus golpes fantásticos. En total se apuntó 53 tiros ganadores.

Habrían sido más, también habría errado menos, si Tomas Berdych no hubiera representado la gran amenaza que fue este viernes, fastidiando al suizo con su potencia (conectó 9 aces y 31 winners), también exigiéndolo a que usara todo su repertorio para vencerlo. Por eso todos los sets se definieron por pequeños detalles.

Después de una ruptura por cada lado en la primera manga, el tie-break se desequilibró por un error no forzado de derecha del checo en el 4/3. En la segunda manga volvieron al desempate luego de tres break points sin convertir y en el 1-1 fue un tiro ganador de revés de Federer el que marcó el primer mini quiebre, definitivo para encaminarse a la victoria.

En el último set, el tercer cabeza de serie rompió la paridad quebrando por segunda vez en el partido. En el séptimo juego se aprovechó de tres errores rivales y una volea ganadora. Y esta vez, a diferencia de la primera manga, sí pudo sostener la ventaja para evitar el desempate y quedarse con el triunfo No. 19 ante Tomas Berdych. Para así sacar revancha de la derrota en los Cuartos de Final de Wimbledon 2010.

Con esta victoria (la No. 1,110 de su carrera), el suizo se convierte en el segundo jugador más veterano (35 años y 342 días) en alcanzar una final de Wimbledon, tras Ken Rosewall que fue subcampeón en 1974 (con 39 años y 246 días). Además, luego de superar por octava vez consecutiva a Berdych, vuelve más inalcanzable su récord en clasificaciones a finales del torneo, con 11 en total, y también de Grand Slams, con 29.

En la siguiente ronda medirá a Marin Cilic, contra el que tiene récord positivo de 6-1. Los dos últimos duelos entre ambos han sido clave en la confrontación. En los Cuartos de Final de Wimbledon 2016, el suizo remontó un 0-2 en sets y salvó tres match points, mientras que el croata se impuso en la Semifinal del US Open 2014 antes de ganar su único título de Grand Slam. Quien gane este domingo, se llevará un cheque de £2.2m.

Federer, que busca su octava corona en Wimbledon y la No. 19 en Grand Slams, deberá ser campeón para pasar a Stan Wawrinka y Novak Djokovic, y así aparecer el próximo lunes como el nuevo No. 3 del Ranking ATP. Además, quedaría a 1,205 puntos del No. 1 Andy Murray y con muchas posibilidad de desbancarlo teniendo en cuenta que no defiende puntos hasta el final de temporada.

Federer pone la directa en Wimbledon.

post

El siete veces campeón supera a Raonic y avanza a semifinales.

En su partido 100 en Wimbledon fue sencillamente imparable. Roger Federer firmó una actuación impecable en los Cuartos de Final de Wimbledon al superar por 6-4, 6-2 y 7-6(4) al finalista de la pasada edición, Milos Raonic, en hora y 58 minutos de encuentro.

Federer avanza así a sus semifinales No. 12 en el All England Club, lo que le deja en primera posición histórica por delante de Jimmy Connors (11). El jugador de Basilea también extiende su récord de semifinales en Grand Slam, que asciende ahora a 42.

El suizo, superlativo en todas las facetas del juego, enlaza así una racha de ocho victorias consecutivas ante rivales miembros del Top 10. No cae ante un rival entre los diez mejores del mundo desde las semifinales de Wimbledon de la pasada edición, donde precisamente perdió ante el canadiense.

Federer conectó un total de 46 golpes ganadores y tan sólo cometió 9 errores no forzados en un duelo en el que salvó las cinco ocasiones de break que enfrentó y además logró lo más complicado: romper el poderoso servicio de Raonic. Hasta en tres ocasiones (una en el primer set y dos en el segundo).

Con 35 años y 342 días, Federer se convierte también en el segundo jugador de más edad en alcanzar las semifinales de Wimbledon en la Era Open por detrás de Ken Rosewall en 1974 (con 39 años y 246 días acabó como finalista).

El objetivo sigue siendo el mismo para el suizo: ser el primer hombre en la historia en ganar ocho títulos de Wimbledon. ¿Lo logrará?

Federer se impone a Nadal en Miami.

post

El suizo logra por tercera vez el Doblete del Sol: Indian Wells y Miami en un mismo año.

Donde todo empezó. Una de las rivalidades más especiales de la historia del tenis tuvo su comienzo en el Miami Open un 28 de marzo de 2004. Trece años después, Rafael Nadal y Roger Federer se encontraron en el 37º capítulo de su cara a cara.

Y por primera vez en la historia de esta rivalidad, Federer enlazó cuatro victorias ante su némesis, a quien superó en hora y 34 minutos por 6-3 y 6-4 para hacerse con su tercera corona en Miami. Así, el suizo se ha llevado los tres grandes títulos en lo que va de curso: Abierto de Australia (v. a Nadal), Indian Wells (v. a Wawrinka) y Miami. O lo que es lo mismo: 4.000 puntos en el Ranking ATP.

Este es el título No. 91 para Federer, que suma su corona No. 26 en ATP World Tour Masters 1000.

En la primera final entre dos treintañeros (Federer tiene 35 y Nadal 30) en los 33 años, el partido ya empezó con alternativas. Nadal se hizo con dos bolas de break en el primer juego. Federer las salvó y sumó su primer juego al servicio en seis minutos. En el cuarto juego, el suizo devolvió la presión y se hizo a su vez con dos bolas de break pero el español las neutralizó.

El partido entró así en constantes alternativas. En el quinto juego, Federer tuvo que salvar otra ocasión de quiebre, pero aún así, resistió. Nadal, lo mismo. Mismo guión en el séptimo juego. Hasta que en el octavo, Federer encontró una grieta en el servicio de Nadal y se hizo con el único break del parcial. Sirvió con éxito la primera manga y se avanzó en el marcador.

El primer set mostró la apuesta de Federer: ser agresivo en la medida de lo posible. Y las estadísticas así lo confirmaron: 18-9 en golpes ganadores y un empate en errores no forzados (10-10), algo que benefició al suizo.

El segundo parcial empezó con total igualdad y a diferencia del primer set, no hubo oportunidades de quiebre en los primeros seis juegos. No fue hasta el séptimo juego cuando, de nuevo, fue Federer quien volvió a golpear haciéndose con dos bolas de break. Nadal se agarró con todo y las salvó.

Pero con 4-4 en el marcador, el español no pudo frenar el impulso de Federer. El suizo fue con todo, dio un paso al frente y se hizo con el break que necesitaba. En su raqueta, tenía la oportunidad de vencer a su archirrival y conseguir un nuevo título. Y cuando tuvo la ocasión, no la desaprovechó.

Doblete del Sol: Indian Wells y Miami, seguidos. Desde 1991, siete jugadores han ganado los dos primeros torneos ATP Masters 1000 de la temporada (11 veces en total) en Indian Wells y Miami. Federer, que ganó ambos trofeos en 2005-06, logra en 2017 el triplete y se acerca a Djokovic, quien ostenta el récord de esta hazaña con cuatro ocasiones (2011, 14-15-16).

Los hombres que consiguieron el ansiado doblete son:
Novak Djokovic: 2011, ’14-15-16
Roger Federer: 2005-06 y 2017
Andre Agassi: 2001
Marcelo Rios: 1998
Pete Sampras: 1994
Michael Chang: 1992
Jim Courier: 1991

Dominio del Big Four. Con Federer y Nadal en la final, el Big 4 se garantiza otro título. Murray, Djokovic, Nadal y Federer han ganado 58 de los últimos 63 torneos ATP Masters 1000, desde que Nadal inició la racha en Montecarlo 2010. Esta es el desglose de títulos que cada miembro del Big 4 se ha adjudicado desde entonces: Djokovic (25), Nadal (13), Murray (10) y Federer (10). Los únicos jugadores que han podido interponerse en territorio ATP Masters 1000 en este período son Robin Soderling (París 2010), David Ferrer (París 2012), Stan Wawrinka (Montecarlo 2014), Jo-Wilfried Tsonga (Toronto 2014) y Marin Cilic (Cincinnati 2016).

Federer recorta distancias. Aunque Nadal sigue dominando el head to head por 23-14, Federer se ha llevado los cuatro últimos enfrentamientos. Nadal mantiene un 14-9 en finales y un 12-6 en torneos ATP Masters 1000 (7-4) en finales.

Federer agranda su leyenda en Indian Wells.

post

El suizo conquista su quinto título en Indian Wells al derrotar a Stan Wawrinka.

Seguir haciendo historia. Eso consiguió Roger Federer este domingo en Indian Wells. El suizo derrotó 6-4 y 7-5 a Stan Wawrinka en una hora y 19 minutos de juego, celebró su segundo título de la temporada (tras el Abierto de Australia), que fue el 90 de su carrera (25 de Masters 1000), y se convirtió en el campeón más longevo de la historia del torneo, superando a Jimmy Connors, que levantó el título en 1984 con 31 años y 5 meses, por los 35 años y 7 meses de Federer.

Los suizos escribieron un nuevo capítulo de su rivalidad en el desierto californiano después de haber jugado hace unos meses en semifinales del Abierto de Australia, donde ganó Federer, confirmando así el dominio que tiene sobre Wawrinka en el cara a cara (19-3). Además, las únicas tres victorias del del jugador de Lausana llegaron sobre tierra batida (Montecarlo 2009, 2014 y Roland Garros 2015), por lo que el campeón de 18 torneos del Grand Slam apareció en la final de Indian Wells invicto ante su contrario en pista rápida, blandiendo un contundente 14-0.

Además, ambos llegaron a la final para hacer historia: desde 2001, cuando Andre Agassi derrotó a Pete Sampras en el mismo escenario, no había una final de Indian Wells entre dos tenistas del mismo país, por lo que Federer y Wawrinka se aseguraron un hueco en los libros de gestas al competir entre ellos por la copa de campeón.

Federer, vencedor el día anterior de Pablo Carreño, se plantó en el encuentro decisivo buscando sumar su título número 90, 25 de Masters 1000, mientras que Wawrinka fue tras su trofeo 16, segundo en un torneo de la categoría de Indian Wells. El número 10 del Ranking ATP, sin embargo, contó con una importante estadística de su parte: apareció en la lucha por el título sin haber perdido ni sets ni servicios durante todo el torneo.

Bajo esas bases, Federer jugó amparado en la seguridad de su saque en una primera manga vertiginosa en la que Wawrinka consiguió aguantarle el ritmo. El de Basilea, en cualquier caso, aprovechó la primera bola de rotura que se procuró, que casualmente fue también la primera de set, para echarle el lazo al primer parcial y abrir brecha con su oponente, al que superó en el balance entre golpes ganadores y errores no forzados (10-5, por 7-7) en esa manga inaugural.

La reacción de Wawrinka no se hizo esperar. En el primer juego del segundo set, el suizo le arrebató el saque a Federer y rompió la racha de su rival en el torneo, donde acumulaba 42 turnos de servicio ganados de forma consecutiva. Eso no amedrentó a Federer. En lugar de dejarse ir, el número 10 le devolvió el golpe a su contrario y empató el set, colocando el 2-2 en el marcador y poniendo de nuevo la pelea al rojo vivo.

Con todo empatado, Federer sacó a relucir su mejor versión y le dio otro zarpazo definitivo a Wawrinka, cuando su oponente buscaba asegurarse el desempate. En la red, donde tantos puntos ha ganado a lo largo de su carrera, el suizo cerró el encuentro y levantó el título de campeón, uno más que añadir a su leyenda.

Open Australia: Djokovic se deshace de Federer en Semifinal.

post

El serbio Novak Djokovic, defensor del título, se adueñó de una plaza en la final del Abierto de Australia, primer Grand Slam de la temporada que se está disputando en Melbourne, al superar este jueves al suizo Roger Federer, por 6-1, 6-2, 3-6 y 6-3.

En dos horas y 20 minutos certificó su quinta presencia consecutiva en la final de un grande el primer cabeza de serie, campeón el pasado año de Wimbledon y de los Abiertos de Australia y los Estados Unidos y subcampeón de Roland Garros, torneo que todavía se le resiste.

Bajo un cielo parcialmente nublado y una temperatura de 25 grados centígrados saltaron Djokovic y Federer al cemento azul del Rod Laver Arena. El actual dominador del circuito masculino y el jugador con más Grand Slams -17- de la Era Open se citaron por cuadragésima quinta vez desde 2006 para quebrar la igualdad que entre ellos estipuló el resultado de los duelos precedentes.

El rendimiento de uno y otro, sin embargo, fue hoy desigual en el arranque: un Djokovic pletórico se midió con un Federer disminuido, superado en todas las facetas por el cinco veces campeón del torneo.

El jugador de Belgrado, de 28 años y poseedor de diez major, llevó el duelo adonde quiso y desde el fondo de la pista construyó un triunfo que supondrá su decimonovena aparición en la final de un Grand Slam. El británico Andy Murray o el canadiense Milos Raonic, quienes mañana protagonizarán la otra semifinal, será su adversario en el definitivo encuentro por el trofeo.

Sin atisbos del mejor Federer, el suizo acumuló sobre todo números negativos. Doce errores no forzados y apenas once puntos ganados, seis de ellos con golpes ganadores, explican el 6-1 que encajó en la primera manga.

El exnúmero uno del mundo, de 34 años, se vio no solo sometido al resto sino también con su servicio y, sin el golpe que le permite solventar en muchas ocasiones situaciones incómodas, luchó igualmente desarmado en el segundo set. Por 6-2 se anotó Nole ese parcial.

Con solo 54 minutos de disputa sobre sus piernas, el serbio encaró el tercer set con la determinación de quien se sabe superior. No en vano, se mantiene invicto en 2016 tras su triunfo en Doha y desde el 1 de enero de 2015 cuenta con solo seis tropiezos.

Federer, responsable de tres de ellos, se rebeló contra la derrota, multiplicó sus aproximaciones a la red y soñó con la remontada tras romper el saque de Djokovic en el sexto juego. Ese quiebre le acabó por entregar la manga (3-6).

El cierre del techo, motivado por la lluvia, interrumpió momentáneamente la semifinal. Un paréntesis que precipitó la recuperación de Djokovic, menos descansado que el suizo.

En su camino hacia este compromiso, el serbio empleó 12 horas y 35 minutos. Federer, en cambio, 9 horas y 9 minutos.

En el octavo juego del cuarto set dinamitó definitivamente el partido el dominador del circuito masculino. Tomó una ventaja de 5-3 tras sumar al resto y avistó su sexta final en Melbourne Park, escenario que conquistó en 2008, 2011, 2012, 2013 y 2015.

Un título más, el número 61 de su carrera, persigue Djokovic en la vigente edición del Abierto de Australia.