Egan Bernal, el chico de oro.

post

Primer colombiano que gana la ronda francesa.

Egan Bernal entró en el olimpio de los dioses del ciclismo al conquistar el Tour de Francia 2019. El ciclista lo logra con apenas 22 años convirtirse en uno de los más jóvenes en conseguirlo y en el primer colombiano de toda la historia. El del Ineos sube a lo más alto del podio de París en un cierre de fiesta donde Caleb Ewan se llevó la última etapa, una vez más resuelta al esprint.

La edad y el ser el primero de su país en conseguirlo son dos hitos, pero también su impresionante irrupción en la élite del ciclismo mundial. Su llegada no ha podido tener una una puerta más grande, puesto que es habitual que los jóvenes talentos que vienen con fuerza primero prueben fortuna en el Giro de Italia o en la Vuelta a España como hemos visto en los últimos años: Froome hizo podio en Vuelta (que finalmente ha sido suya) antes de lanzarse a por el Tour; Dumoulin lo hizo ganando el Giro de 2017, Nibali también en la ronda italiana o, más recientemente, Richard Carapaz en el pasado Giro.

Pero Bernal es un caso de lo más atípico. Este Tour es su segunda participación en una gran vuelta, y la segunda, además, en el país galo. Todavía no sabe lo que es correr en la de nuestro país o en Italia. El año pasado debutó como gregario de Froome y terminó siéndolo para Thomas, y este año, con la baja del primero, se convirtió en el colíder junto al segundo. Así, el Ineos contaba con dos bazas: el vigente campeón y el hombre que está llamado a dominar el ciclismo la próxima década. Y más atípico aún es su caso si tenemos en cuenta que hablamos de un colombiano que no sólo sabe escalar, también se defiende en las pruebas contra el reloj, el histórico talón de Aquiles de sus compatriotas en este deporte.

Y eso que en esta edición no pudo demostrarlo en Pau, donde perdió más tiempo del esperado en la crono. Pero en la montaña no tuvo rival. Sólo Pinot en los Pirineos pareció poder animar la carrera, pero el francés abandonó en los Alpes, donde el colombiano asestó el golpe definitivo. Era su terreno y el momento que con más impaciencia esperaba para dejar claro que el mando del Ineos debía ser para él y no para Thomas, siempre elegante en pos de su compañero. Alaphilippe, la otra gran sensación de esta edición al ganar dos etapas y vestir dos semanas el maillot amarillo con un desparpajo que ha cautivado al mundo, no pudo aguantar el pulso final debido a su perfil explosivo, no de escalador puro.

Pero estuvo cerca. De hecho, si Bernal no decide atacar en Iseran, penúltimo puerto de la etapa 19, ‘Balaphilippe‘, apodado así por su similitud en la forma de correr con Valverde, podría haber llegado con más opciones en la última y recortada jornada alpina. Pero el colombiano no escatimó y lanzó el mejor ataque de una edición algo descafeinada por la falta de combatividad en los grandes puertos. Un alud obligó a anular el último puerto en una de las imágenes que quedarán para el recuerdo de esta histórica prueba y el colombiano sacó más de dos minutos al francés y sentenció la carrera. El deporte de las dos ruedas era justo, por fin, con Colombia, que llevaba décadas persiguiéndolo. Ni Parra, ni Nairo, que volvió a atragantarse con la ronda gala y que maquilló con un triunfo de etapa, ni Urán , todos ellos con podios en Francia, pudieron lograrlo. Tuvo que ser este ‘chaval’ de 22 años el que llegara y besara el santo.

Otros nombres que nos deja esta edición son los de Mikel Landa, que venía con un Giro en las piernas y se vació hasta el último día, Thomas que confirma que lo del año pasado no fue casualidad, Kruijswijk que sube al tercer cajón, Sagan que se convierte en el ciclista con mayor número (7) de victorias del maillot verde de toda la historia; Romain Bardet que se tuvo que consolar con ser el rey de la montaña, Caleb Ewan, el mejor esprinter de la edición con tres victorias, y el Movistar Team, que volvió a ser el mejor equipo de la carrera.