Real Madrid 87-75 Barcelona: Doncic, bálsamo y tormento.

post

El Real Madrid se ha impuesto gracias a una gran segunda parte al Barça y de esta manera ha agravado su crisis (87-75). Los de Laso, liderados por un Doncic brillante, con 16 puntos, 7 asistencias y 6 rebotes, se han llevado el Clásico europeo. En el Barça, Tomic con 12 puntos fue el más destacado. Doncic anotó al término del tercer cuarto una de las canastas del año desde su propio campo.

Doncic, además, con dos triples seguidos, comenzó a materializar las primeras ventajas locales de cierta entidad, 34-26 (min.14.45), mientras que Thomas Heurtel adquirió el protagonismo ofensivo que le faltó en los primeros diez minutos. Al final, los azulgranas recuperaron con un Juan Carlos Navarro infalible desde la línea de tiros libres y llegaron al descanso con un 40-38.

Cinco puntos seguidos de Trey Thompkins, en un parcial de salida de 8-0 por parte madridista (48-38, min. 22,50) aumentaron la ventaja local a la decena de puntos, poniendo al Barcelona ante la primera gran prueba del clásico. El Barcelona comenzó a perder el equilibrio ante la doble amenaza permanente de Doncic y Campazzo y el 63-48 (min.29) fue la demostración palpable de esa superioridad.

Y para acabar de demostrarlo, Doncic se vistió de Sergio Llull para en el último suspiro marcarse un triple imposible desde casi su propia línea de fondo, 68-52, y dejar el camino un poco más llano de cara a los últimos diez minutos, tras un parcial de 28-14 en este tercer cuarto.

Por si había alguna duda, el Madrid siguió subiendo como la espuma (75-54, min.31.30) al tiempo que el Barcelona buscaba la manera de no salir con una derrota escandalosa del primer clásico europeo.Tras esos 21 puntos de renta el Barcelona buscó en su orgullo, mientras que el Madrid se relajó un poco, con lo que la ventaja menguó hasta el 80-65 (min.35) y el más inquietante 80-71 min.36).

Hasta ahí llegó todo y fue Doncic el que cerró el partido con un baile sobre Víctor Claver al que dejó literalmente tirado en el parqué para dar una asistencia, otra, al capitán. Al final, 87-75, el Madrid sale victorioso y reforzado y el Barça derrotado y con un poco más de crisis. Es lo que tienen los clásicos. También en Europa.

Real Madrid 96-91 Zalgiris Kaunas: Doncic da la victoria al Real Madrid en el último minuto.

post

Luka Doncic fue el gran protagonista de la sufrida victoria del Real Madrid ante el Zalgiris Kaunas por 96-91 al conseguir anotar dos triples consecutivos, desde más de 7 metros y en el último minuto.

Doncic, autor de 17 puntos, fue la mano ejecutora, pero no hubiera servido de nada tanta calidad y efectividad sin el gran trabajo del mexicano Gustavo Ayón y del lituano Jonas Maciulis, que sostuvieron al equipo en defensa en momentos críticos.

En los primeros diez minutos los ataques se impusieron claramente a las defensas y el parcial de 25-22 lo demuestra. Kevin Pangos, en los primeros minutos, fue el estilete de un Zalgiris que jugó directo al aro y con mucho tiro exterior. El capitán Felipe Reyes fue el más acertado en un Madrid que no supo ajustar la defensa para evitar los lanzamientos de los lituanos y que fue por detrás en el marcador durante casi todo el cuarto.

No le fueron mucho mejor las cosas al Madrid en el segundo acto, ya que el Zalgiris siguió con una magnífica puntería y volvió a anotar 4 triples, ahora de 7 intentos, para un fenomenal 61.5 % de acierto desde los 6,75 metros en los primeros veinte minutos de juego, con Pangos (3 de 4) y Arturas Milaknis (3 de 5) entre los destacados.

Pablo Laso, entrenador del Real Madrid, tuvo que recurrir a uno de sus quintetos más agresivos en defensa, con Andrés Nocioni y Othello Hunter bajo los aros y Rudy Fernández, Jonas Maciulis y Luka Doncic en posiciones exteriores.

De nuevo al final del cuarto el equipo español pudo enjuagar algo la diferencia y marchar a vestuarios con el partido igualado, 49-49.

Controlados los rebotes (18-13 a favor del Madrid), tapar los tiros lituanos y afinar la puntería propia fueron claramente los aspectos a mejorar para los locales.

El Madrid salió más centrado en la tarea en el tercer cuarto y marcó un 5-0 de salida (54-49) en los primeros tres minutos. Eso unido, o como consecuencia, a la menor efectividad de los lanzamientos de los bálticos se tradujo en un 59-51 (min.23.45), con un parcial de 10-2.

La labor del mexicano Gustavo Ayón y Reyes atrás, unido al gran trabajo de Maciulis y Doncic, comenzó a desnivelar la balanza. Aunque el buen trabajo de los lituanos, desprovistos de la vitola de favoritos pero que están compitiendo con algo más que dignidad, les permitió seguir enganchados al partido y llegar al final del tercer cuarto con un incierto 74-69.

Otro parcial de 5-0 en los dos primeros minutos del último acto, 79-69, permitió al Madrid alcanzar la decena de puntos de ventaja por primera vez en el partido, aunque el Zalgiris reaccionó de inmediato con un 0-6 en poco más de los dos minutos siguientes para un 79-75.

Laso devolvió a pista a Maciulis, Ayón y Doncic con 81-77 y cinco minutos por delante. Leo Westermann clavó un triple asesino, 81-80, para sembrar la incertidumbre en las gradas y el entrenador del Real Madrid también llamó al capitán, a Reyes.

Lukas Lekavicius anotó otro triple y el Zalgiris se puso por delante, 81-83 (min.36.10). Rudy empató con dos tiros libres y un robo de Ayón y posterior contraataque y canasta del mexicano, permitieron al Madrid volver a tomar la delantera por 85-83 a falta de tres minutos.

Entonces, poco antes de llegar al último minuto y nada más cumplirse, llegó el momento Doncic con dos triples consecutivos desde más de siete metros que fueron dos dagas en el corazón de los lituanos, de las que no se pudieron recuperar.

El Madrid ganó por 96-91, pero volvió a sufrir hasta el final. Menos mal que el triple de Rudy, que no entró en el tiempo reglamentario, no hizo falta.