Del Potro vuelve a la Final del US Open.

post

Superó al vigente campeón Nadal para avanzar a su segunda Final de Grand Slam.

Juan Martín del Potro regresa a una Final de Grand Slam en el US Open, precisamente en el mismo escenario donde levantó el primer título de esta categoría hace nueve temporadas. El argentino logró su billete para la última ronda en Flushing Meadows, después de que Rafael Nadal dijese basta tras dos horas de partido cuando el marcador estaba 7-6(3), 6-2.

El español venía arrastrando durante la última semana problemas en la rodilla derecha y ya había necesitado asistencia en su partido de tercera ronda frente a Karen Khachanov. Después de un torneo en el que necesitó 15 horas y 54 minutos para llegar hasta Semifinal, más tiempo que nunca antes en su carrera, el físico no le permitió seguir compitiendo en Nueva York.

Se trata de la segunda retirada de la temporada. La primera se remonta al Open Australia (p. ante Marin Cilic), además de la del viernes ante Del Potro en el US Open. “Odio retirarme”, aseguró el español unos minutos después de salir de la pista en la sala de prensa.

El N° 3 del Ranking ATP rompió una racha de tres derrotas consecutivas ante el español en Grand Slam, después de caer en la Semifinal el pasado curso en Nueva York, en la Semifinal de Roland Garros y en los Cuartos de Final de Wimbledon. Levantó su primera corona de Grand Slam en el US Open 2009 y el domingo peleará por reeditar el éxito que firmó entonces.

Después de un titánico primer set que se prolongó durante 70 minutos, las alternativas se sucedieron en el marcador. Pero desde muy pronto Nadal sintió un pinchazo en la rodilla con 2-2, 15-0. Apenas veinte minutos de partido y el manacorense ya estaba lastrado. Con 4-3 pidió la asistencia del fisioterapeuta, que le proporcionó un vendaje que se retiró él mismo dos juegos más tarde.

Por el camino, tanto Nadal como Del Potro se intercambiaron dos breaks para decidir la manga en el tie-break. El argentino, agresivo en sus tiros de fondo, y el español sin la chispa para poder defenderlos y apoyarse en sus tiros de ataque, acabó cerrando el desempate de su lado.

Con 2-1 en el segundo parcial, Nadal pidió nuevamente la asistencia del fisioterapeuta. Y esta vez tras un tiempo médico, su participación en el partido empezó a ponerse en duda. Cada vez con peor movilidad y más dudas acabó estrechando la mano a su rival al final del segundo set.

Nadal tumba a Del Potro en un partido para el recuerdo.

post

El español firma su sexta Semifinal de Wimbledon.

La fortaleza de Rafael Nadal se hizo visible ante todos en la Centre Court. El español batalló este miercoles hasta vencer por 7-5, 6-7(7), 4-6, 6-4, 6-4 en cuatro horas y 48 minutos al argentino Juan Martín del Potro y alcanzar su sexta Semifinal de Wimbledon – la 28ª semifinal de Grand Slam de su carrera. En un partido para el recuerdo, el balear firmó un ejemplo de convencimiento antes de citarse el viernes con el serbio Novak Djokovic por una plaza en la Final.

El N° 1 mundial se impuso en un partido de vértigo, con dos jugadores dispuestos a librar una batalla de puro corazón. Los cambios de ritmo de Juan Martín, insistente con el revés cortado y definitivo con la derecha, tuvieron respuesta en el ímpetu de Nadal, con los reflejos afilados desde el primer punto para frenar la propuesta de su adversario.

La primera manga fue un aviso evidente. Español y argentino volaron sobre el césped sin concederse una opción de rotura en los siete primeros juegos, dejando presente la igualdad que coparía el choque. En un arranque de ocasiones contadas, Nadal se fue ajustando a la dureza en el golpe del argentino. El español, que ganó el 80% de los puntos con su primer saque, también sacó los dientes en sus últimos dos turnos al resto: primero avisó con 4-3, 15-40 antes de cumplir su amenaza en la devolución con 5-4 cuando Del Potro trataba de forzar el desempate.

Lejos de encontrar una tregua, el partido mantuvo la intensidad inicial. Del Potro siguió abrasando la pista con pelota marcando un ritmo total al partido. Ninguno de los ocho primeros juegos de la manga alcanzó siquiera una situación de iguales y, ejerciendo presión con un juego totalmente profundo, Juan Martín provocó el pestañeo de Rafa para colocarse con 5-4. Como ocurriera en las tres roturas previas recibidas en el torneo, y demostrando una capacidad de reacción total, Nadal devolvió el break en el siguiente game (5-5). Un golpe moral que el español estuvo a punto de culminar en el desempate. El dos veces campeón dispuso de cuatro pelotas de set, incluyendo una triple opción con 6-3, antes de que Del Potro resistiera contra todo y lanzase una derecha cruzada sobre la línea para igualar el encuentro.

Con una Semifinal de Grand Slam como destino la lucha fue de poder a poder. El tercer parcial fue el más vertiginoso hasta entonces, con el juego más firme de Juan Martín en el partido. El argentino se liberó tras superar una situación límite y atravesó un parcial con las curvas justas. Impidió que Nadal generase una opción de quiebre y, con la única pelota de rotura de todo el set, rompió en blanco a Nadal para tomar la tercera manga y situarse con el control del partido.

Ante una situación adversidad apareció la fe de Nadal, convencido a los pies de la montaña. El español se mantuvo en pista con la seguridad de un cerrojo, adelantó su posición al resto como nunca antes y encontró el titubeo en Del Potro. Dos tropiezos en el quinto juego costaron caros al argentino, que observó desde el suelo cómo Nadal colocaba el 3-2 y se abría una autopista hacia el equilibro en el partido. Así, y con la caída del sol amenazando en Londres, con un enérgico revés cruzado mandó Rafa el encuentro a la manga definitiva.

El momento de la verdad fue no apto para cardíacos. Ambos jugadores fueron más allá del límite y los ejemplos fueron bien claros. Primero, el graderío coreó una volea ganadora en plancha de Del Potro, que terminó tendido sobre el césped exhausto por el esfuerzo. Después, y superando lo anterior, Londres se asombró al ver a Nadal saltando la valla hasta acabar entre los espectadores de la primera fila. Un juego desbordado con el destino del partido en el canto de una moneda.

En un frenesí repleto de tensión y resbalones por doquier, Nadal puso un extra al encuentro. El golpe asestado en el quinto juego, con un revés cruzado colosal para certificar la rotura (3-2), fue un anticipo del desenlace en Londres. El español resistió a la amenaza constante de Juan Martín, levantó dos pelotas de rotura en el sexto juego y hasta tres en el octavo, sudando sangre para firmar el 6-4 y avanzar siete años después a Semifinal de Wimbledon. Una batalla fue culminada pero queda la más grande de todas: dos encuentros por delante para soñar con la copa.

Del Potro Levanta Su Primer Masters 1000.

post

El argentino logra su primer ATP Masters 1000 en Indian Wells al superar a Roger Federer salvando tres puntos de partido.

Un guión perfecto. En el paraíso del tenis. Ante el N° 1 del Ranking ATP en una batalla épica en la que tuvo que salvar tres (¡tres!) puntos de partido. Juan Martín del Potro logró su primer ATP World Tour Masters 1000 en Indian Wells y lo hizo con todas las de ley y por todo lo alto: venciendo al cinco veces campeón Roger Federer, actual N° 1 del mundo, el mismo hombre que no había perdido en todo 2018. El argentino supo recomponerse a tiempo y tras dos horas y 42 minutos de combate sin cuartel, se impuso por 6-4, 6-7(8) y 7-6(2).

A la cuarta fue la vencida para el jugador de Tandil, quien tras caer en Montreal 2009 (p. ante Murray), Indian Wells 2013 (p. ante Nadal) y Shanghái 2013 (p. ante Djokovic), consiguió el tan ansiado Masters 1000. Su segundo título en importancia tras el US Open de 2009. Y los dos trofeos, ante el mismo jugador: Federer. Aunque el suizo sigue dominando el head to head (18-7), es Del Potro quien domina por 4-2 el cara a cara de finales entre ambos.

Del Potro se convierte en el primer argentino en lograr el prestigioso título de Indian Wells (desde 1976) en una semana en la que ha superado la barrera de los 400 triunfos y ha dejado (de momento) en 11 la racha de victorias consecutivas y dos títulos seguidos en Acapulco e Indian Wells. O lo que es lo mismo, 1500 puntos.

El primer quiebre del encuentro llegó cuando el parcial rozaba el cuarto de hora. Del Potro aprovechó la primera oportunidad que dispuso para hacerse con el break, atacando el segundo servicio del suizo. Desde el fondo de la pista, Del Potro dominó los intercambios y se hizo más fuerte cuanto más lejos de la red estuvo. En 34 minutos, con ese único quiebre, el argentino se hacía con el primer set: 10 golpes ganadores por tan solo 3 errores no forzados ante un Federer que dejó su contador a 0. Firmó 11 golpes ganadores pero sumó el mismo número de errores no forzados.

El segundo set empezó con opciones de quiebre para Del Potro, pero esta vez Federer le negó la oportunidad de escaparse en el marcador. El parcial, muy parejo, llegó al undécimo juego, cuando Del Potro dudó por primera vez en todo el encuentro y concedió sus primeras bolas de break, que además significaban dos bolas de set para el suizo. Primero con un derechazo y después forzando el error de su rival, el argentino salvó ambas. Con total resistencia.

El set llegó a su punto álgido: la muerte súbita. El momento clave. El desempate en sí fue un thriller en el que Federer danzó hasta el 6-3, Del Potro regresó de sus cenizas salvando cuatro puntos de set más hasta poner el 7-7 y hacerse con punto de campeonato. De nuevo volvió el suizo para negarle esa opción y en su séptima oportunidad, en su séptima vida, igualó el encuentro.

El tercer y definitivo set fue una demostración de resistencia de ambos jugadores, que no quisieron dar una grieta a su rival. Los ocho primeros juegos transitaron con Federer y Del Potro amarrando sus servicios con decisión y compostura, entrando en la fase decisiva del campeonato con nervios de acero. ¿Quién pestañearía? ¿Quién dudaría por un segundo? De nuevo, como en la segunda manga, la tensión y electricidad fueron in crescendo. Primero quebró Federer -su primer break en todo el partido-, momento que pareció decisivo pues el suizo serviría por el triunfo. Pero eso no entraba en el guion de Del Potro, que tras salvar tres puntos de partido, quebró a su rival para poner el 5-5. Las pulsaciones se disparaban a ambos lados de la red.

Como no podía ser de otra manera, el título se decidió en una muerte súbita. Todo o nada. La gloria para un solo jugador tras una batalla entre dos gladiadores. La fe inquebrantable de Del Potro tuvo sus frutos, pues en un despliegue de poderío en el tie-break, resucitó para reinar en el paraíso.