Real Madrid 1-3 Juventus: Cristiano Ronaldo nunca falla.

post

El ‘7’ salva al Real Madrid con un penalti en el descuento después de un partido dramático donde la Juventus acarició una remontada histórica.

Dicen que la primavera la sangre altera, y desde luego que la presente semana es buen reflejo. El lunes se despidieron Fernando Torres y Fabio Capello. El martes lo hicieron en la Champions League tanto Barcelona como Manchester City. Y este miércoles la Juventus puso el corazón en un puño a todo el madridismo. Parecía que el 0-3 en Turín con aquella majestuosa chilena había puesto siete candados a la eliminatoria, pero Mandzukic se empeñó en negarlo desde el primer minuto. Literalmente. Porque fue lo que tardó en poner el 0-1 en el marcador aprovechando un fallo en defesa y una laguna en el segundo palo.

Era el gol más tempranero que encajaban los blancos en su estadio en la historia de la competición. Y aunque entonces nadie quiso acordarse de los fantasmas de Roy Makaay, lo cierto es que el partido llevó aquel mismo guión. Con un Real Madrid errático y nervioso en casi cada jugada. Dicen que un equipo juega lo que juegan sus mediocentros, y en este caso, el equipo blanco era el reflejo de lo que hacían sus centrales. Zidane apostó por Vallejo de inicio haciéndole debutar en Europa, y el central español nunca terminó de quitarse los nervios.

Al contrario, contagió a Varane y a todos los suyos mientras la Juventus olía la sangre a kilómetros de distancia. Sólida en el centro del campo, fue armándose hasta terminar la primera parte con cada jugador midiendo 30 centímetros más por lo menos. El segundo gol de Mandzukic al borde del descanso en similares circunstancias al primero bien lo valía.

Al descanso, en el ambiente del Santiago Bernabéu flotaba la sensación de que la clasificación estaba pendiendo de un hilo con el 0-2. Zidane también lo sintió. Porque hizo un doble cambio en vestuarios para revolucionar el once: Bale y Casemiro se quedaron fuera para dar entrada a Asensio y Lucas en un 4-5-1 con el que recuperar la temperatura al partido. La Champions fue la tumba del galés. Merecida, por otra parte. Las circunstancias así lo demandaban. Sin embargo, apenas cambiaron matices en el equipo. Un poco más de control, pero la Juventus nunca se quitó el disfraz del Milan de Sacchi que estaba luciendo y los locales parecían todos fuera de su sitio sobre el césped. Cada error blanco llevaba el drama a las gradas. Y a la hora de partido, se terminó por consumar: cantada de Keylor para regalarle el gol a Matuidi.

El tercer gol. Un 0-3 en sesenta minutos en el Santiago Bernabéu. Impensable, pero cierto. Vuelta a empezar, y la Vecchia Signora con la ventaja del campo. La sangre de todos, alterada definitivamente.

Sin embargo, justo en ese momento en el que a todos les tiemblan hasta las pestañas, el Real Madrid empezó a ser el Real Madrid en el último tramo del partido. Moviendo el balón de banda a banda, castigando por su flanco izquierdo con Asensio y Marcelo, cercando cada vez más el área bianconera. Así, hasta que en el descuento, el equipo blanco encontró una fuga de escape mientras la Juventus pedía la hora. Un centro de Kroos que dejó atrás Cristiano de cabeza y que acabó con Lucas arrollado dentro del área y con Buffon expulsado por reclamar el penalti al trencilla Michael Oliver. Puede ser su despedida, el Bernabéu se lo reconoció cuando se marchaba a vestuarios con una ovación de gala. Porca miseria acabar así tu carrera, sea como fuere. Cristiano Ronaldo, el que nunca falla, marcaba desde los once metros para meter a los blancos en Semifinal.

La Juventus estaba fuera de la Champions habiendo muerto en la orilla después de tanto y tanto remar. El Real Madrid, rescatado por el de siempre cuando el agua le llegaba al cuello. Nunca una derrota se celebró más. Nunca un jugador fue tan decisivo e influyente en los éxitos de un equipo campeón.

Juventus 1-4 Real Madrid: Doce veces Cristiano Ronaldo, doce veces Real Madrid.

post

Un doblete del astro, desatado en esta Champions League, hace campeón a los blancos por 12ª vez. Casemiro y Asensio completaron la goleada.

El Real Madrid se ha proclamado campeón de la Champions League por duodécima vez tras imponerse a la Juventus (1-4) gracias a un segundo tiempo descomunal en el que los de Zinedine Zidane pasaron por encima de los transalpinos. Cristiano Ronaldo, con un doblete, se convierte además en el pichichi de la competición.

Se presentó la Juventus en el estadio de Cardiff con personalidad, queriendo y consiguiendo dominar un encuentro en el que el Real Madrid no encontraba las cosquillas a la Vecchia Signora. Y pronto actuaría Keylor Navas sacando una mano sensacional, abajo, dura, ante un tiro desde la frontal de Miralem Pjanic, que ha sido la brújula de los transalpinos.

Justo despues de ese momento, el Real Madrid logró soltarse los nervios, agarró el timón del encuentro y empezó a empujar a la Juventus hacia su campo. Y en estas asomó en el partido la asociación más prolífica de los blancos: Cristiano Ronaldo conectó con Carvajal, que devolvió la pelota al luso para alojarla en el marco de Buffon con un derechazo incontestable.

Pero poco duró la alegría en el lado madridista, porque la Juventus supo rentabilizar su ligero dominio sobre el terreno de juego para llegar al descanso con el marcador empatado. Mario Mandzukic se encontró con un balón aéreo, controló con el pecho y de volea acrobática a la media vuelta mandó el esférico a guardar. Golazo del croata que anestesió a un Real Madrid que no logró dar con su mejor versión prácticamente en todo el primer acto.

Pero el guión cambió de manera drástica tras la reanudación y los pupilos de Zinedine Zidane fueron los dueños y señores del encuentro gracias a la dirección de un excelso Luka Modric y un reaparecido Isco Alarcón, que apenas había aparecido en los primeros 45 minutos.

Y en este escenario, el Real Madrid sabe mejor que nadie que es invencible, imparable cuando da rienda suelta a su juego. En el minuto 61 Casemiro puso en ventaja a los blancos con un latigazo desde más allá de la frontal que desvió Khedira para hacer el disparo invisible para Buffon.

Y solo tres minutos después, Cristiano Ronaldo volvía a escribir su nombre en los libros de historia madridista con su segundo gol, el duodécimo en esta Champions League, para la Duodécima del Real Madrid. El portugués, exhibición tras exhibición, se ha convertido en el protagonista absoluto de este título. Luka Modric llegó hasta línea de fondo para servir en bandeja el tanto a Cristiano, que no perdonó por enésima vez.

La Juventus trató de apretar en el final del encuentro, pero su sentencia la firmó Juan Cuadrado, que recibió dos tarjetas amarillas en menos de veinte minutos para dejar a su equipo con diez hombres. Y en estas Marco Asensio cerró la goleada del Real Madrid.

La historia de esta Champions League estaba ya escrita y el Real Madrid vuelve a levantar el título que le acredita como mejor equipo de Europa, nada más y nada menos que por duodécima vez, siendo además el único equipo que en la era moderna consigue dos entorchados consecutivos. Superioridad aplastante de los blancos.

Celta 1-4 Real Madrid: Cristiano Ronaldo deja el título a un punto.

post

Un nuevo doblete del astro portugués acerca la Liga al Real Madrid, que le basta un empate ante el Málaga el domingo para ser campeón.

Cristiano Ronaldo. Una vez más. El astro portugués se ha encargado de encarrilar la vital victoria del Real Madrid ante el Celta (1-4) con un brillante doblete que deja el título liguero para los blancos a solo un punto, con lo que un empate en Málaga este domingo haría campeón a los de Zinedine Zidane.

Apareció Cristiano Ronaldo en los momentos que hacen más daño a los rivales: al inicio del partido, con un zurdazo sensacional, inalcanzable para Sergio Álvarez; y nada más comenzar el segundo acto, con otro disparo de zurda tras una espectacular galopada de Isco Alarcón.

A pesar de la ventaja de dos goles el Real Madrid sufrió una desconexión que le hizo encajar un gol, obra de Guidetti. Iago Aspas fue expulsado instantes antes de manera polémica -por simular una caída en la que realmente hubo contacto con Sergio Ramos-, pero el punta sueco tuvo la ocasión de acercar al Celta con un tanto que levantó a Balaídos.

Pero la emoción duró dos minutos, los que tardó en aparecer Marcelo por la banda izquierda y servir en bandeja el tercer gol del Real Madrid a Karim Benzema, que aguardaba en el área pequeña para presentar el pie derecho y sentenciar el encuentro.

Todavía quedaría tiempo para un gol más, el de Toni Kroos. El alemán aprovechó una jugada en el área para recortar a un zaguero, acomodarse el esférico y batir a Sergio Álvarez, que a pesar de encajar cuatro goles ha salvado al Celta de una goleada mayor.

Así las cosas, el Real Madrid consigue una victoria que le acerca más que nunca al título de Liga, que se queda a solo un punto. El conjunto blanco será campeón con un empate en Málaga este domingo.

Real Madrid 3-0 Atletico Madrid: Cristiano Ronaldo encarga una final.

post

Un hat-trick del portugués deja la Semifinal encarrilada para el conjunto blanco.

El Real Madrid se impuso al Atlético de Madrid en la ida de las semifinales de la Champions League con una soberbia actuación de Cristiano Ronaldo.

El conjunto blanco salió muy enchufado al encuentro y en la primera parte pasó por encima del equipo rojiblanco. Cristiano Ronaldo abrió el marcador en el minuto 10. Casemiro puso el balón desde la derecha al punto de penalti y el ‘7’ saltó más que nadie para rematar de cabeza al fondo de la red.

En la segunda mitad el Atlético buscó entrar en el partido, pero lo cierto es que el equipo de Diego Simeone nunca acabó de estar bien plantado en el Santiago Bernabéu. A poco más de quince minutos para el final Cristiano Ronaldo aprovecharía un rechace para fusilar a Oblak desde la frontal y poner el 2-0.

Llegando ya al final del partido, cuando el Atlético buscaba un 2-1 que le diera vida a la eliminatoria, otra vez Cristiano vio puerta tras una gran jugada de Lucas Vázquez. Ocho goles de CR7 entre cuartos y semifinales. El luso quiere otra Champions, y de momento ya ha encargado una final en Cardiff.

Real Madrid 4-2 Bayern Munich: Noche gloriosa de la mano de Cristiano Ronaldo.

post

El conjunto blanco tuvo que ir a la prórroga para conseguir la clasificación a semifinales.

Séptima vez en siete años. El Real Madrid vuelve a estar en las semifinales de la Champions League después de una noche histórica en el Santiago Bernabéu ante el Bayern de Múnich.

La eliminatoria por momentos se puso difícil para el conjunto blanco. Tuvimos que esperar hasta la segunda mitad para ver el primer tanto, y fue de Robert Lewandowski desde el punto de penalti.

Cristiano Ronaldo empató el partido con un buen remate de cabeza, pero acto seguido Sergio Ramos marcó en propia portería y mandó el encuentro a la prórroga.

Ya en el tiempo extra el Bayern notó la ausencia de Arturo Vidal, expulsado por doble tarjeta amarilla casi al final de los 90 minutos. Cristiano Ronaldo se puso el traje de superhéroe y anotó otros dos tantos para completar su hat-trick y sentenciar el choque.

Todavía quedaría tiempo para una maravilla más, la que firmaría Marco Asensio en forma de gol para poner el 4-2 definitivo y al equipo de Zidane en semifinales de Champions.

Bayern Munich 1-2 Real Madrid: Cristiano Ronaldo vuelve a conquistar el Allianz Arena.

post

Dos goles del delantero del Real Madrid en la segunda mitad remontaron el gol inicial de Arturo Vidal y acercan a los de Zidane a semifinales.

El Real Madrid volvió a conquistar el Allianz Arena en Champions League tras derrotar 1-2 en Cuartos de Final al Bayern de Múnich. Dos goles de Cristiano Ronaldo en la segunda mitad remontaron el gol inicial del chileno Arturo Vidal. Los de Zidane Zidane dan un paso importante para llegar a las semifinales de la máxima competición europea.

Los dos equipos comenzaron con bastante presencia en el partido. El conjunto blanco quería el balón, pero  apenas pisaba el área contraria. El Bayern, más intenso, y tuvo pequeñas llegadas sin peligro ante la portería defendida por Keylor Navas. Los de Zidane fueron a más y en el minuto 15 tuvieron su primera gran ocasión con un disparo alto en el saque de una falta en la frontal del área. Posteriormente, con un Kroos inspirado en vuelta a casa, el mediocentro alemán pudo adelantar a su equipo, pero su remate lo rechazó la defensa del Bayern. Minutos más tarde Benzema tuvo la más clara con un cabezazo picado que da en el larguero tras rozar Neuer y evitar el primer tanto madridista.

Cuando mejor parecía el Real Madrid llegó el golpe del conjunto alemán. Primero avisó Ribery con un disparo desde la frontal que pegó en Bale y que el balón se marchó a córner. En el lanzamiento de esquina, Vidal se quitó del marcaje de Nacho y remató de cabeza desde el punto de penalti lo que supuso el 1-0 en el marcador. Keylor tocó el balón, pero la fuerza del balón superó al costarricense. Antes del descanso hubo una para cada equipo. El partido seguía igualado y con ocasiones para ambos equipos como para Cristiano y Vidal; pero fue el Bayern quien tuvo el 2-0 antes del descanso. El colegiado pitó la pena máxima por mano de Carvajal y el chileno, en busca del doblete, tiró alto el penalti.

Tras la reanudación la reacción madridista fue inmediata. A los tres minutos una apertura de Casemiro a la banda derecha llega a Carvajal quien puso el centro al punto de penalti y Cristiano, con un gran remate de volea, colocó el balón en el palo contrario, imposible para Neuer. Un gol que dejó bastante ‘tocado’ al conjunto alemán. Bale tuvo el 1-2 tras un gran centro de Modric que el guardameta local tuvo que enviar a córner. La balanza a favor del equipo de Zidane continuó en el minuto 60 cuando Javi Martínez fue expulsado por doble amonestación tras derribar a Cristiano en un peligroso contragolpe.

En el tramo final fue un monólogo a favor del Real Madrid. Neuer retuvo el empate durante bastantes minutos. Sobre todo ante dos grandes paradas a Benzema y Cristiano a bocajarro. Pero el guardameta alemán no podía ante el asedio blanco. Tras una jugada elaborada de los blancos, Asensio, que había entrado en la segunda mitad, colocó un centro al punto de penalti y Cristiano metió la bota para colocar el 1-2 en el marcador a falta de diez minutos del final. Ramos tuvo cerca ‘la sentencia’ tras el remate de un falta, pero el colegiado anuló el tanto por estar más adelantado el sevillano a la defensa local.

Real Madrid y Bayern de Múnich volverán a enfrentarse en la vuelta de los Cuartos de Final el próximo martes 18 de abril en el estadio Santiago Bernabéu.

Osasuna 1-3 Real Madrid: Isco y Cristiano Ronaldo mantienen líder al Real Madrid en El Sadar.

post

Los blancos sufrieron más de lo previsto pero acabaron sumando un trabajado triunfo ante Osasuna para volver a mandar en La Liga.

El Real Madrid sudó y durante muchos minutos pareció mortal en El Sadar pero finalmente los merengues encontraron las fisuras en el armazón de Osasuna y lograron una victoria de mérito que les devuelve al liderato de La Liga a pesar de tener dos partidos menos.

Los navarros salieron queriendo morder pero Cristiano Ronaldo pronto les dio un golpe de realidad haciendo el 0-1 tras sólo 24 minutos de juego. El delantero portugués recibió el pase de Benzema, armó el disparo y acabó marcando con la colaboración de Sirigu, poco acertado al intentar blocar.

Sin embargo, Osasuna no iba a vender barata su derrota e hizo honor a la leyenda de que los blancos siempre sufren en El Sadar y aprovecharon un error defensivo para empatar. Sergio León le ganó la espalda a toda la zaga del Real Madrid y batió con tranquilidad a Keylor Navas picando el balón con mucha calidad.

El empate volvió el partido completamente loco y ambos pudieron cobrar ventaja antes del descanso. Navas salvó al Madrid en un disparo de Riviere y Sirigu hizo el milagro de la noche con una magnífica estirada cuando Benzema estaba a punto de empujar el balón a puerta vacía. Los rojillos siguieron sacando partido al efecto que produjo el empate en el arranque del segundo acto y Sergio León obligó a Keylor a sacar un remate cruzado que llevaba veneno.

El equipo de Zidane recuperó el balón, durmió el partido y cuando volvió a arrinconar a Osasuna aprovechó para dar el golpe de gracia al partido con un tanto de Isco, que cazó un rechace dentro del área para hacer el 1-2.

Cristiano Ronaldo tuvo la sentencia pero se encontró con una buena parada de Sirigu, después el luso y Lucas Vázquez pidieron dos penaltis que parecieron claros, el colegiado no pitó nada y Keylor Navas concluyó su gran partido volviendo a cerrar la puerta a Sergio León cuando buscaba el empate de los rojillos.

Lucas Vázquez hizo el tercero en el descuento y el Madrid salió vivo de El Sadar en un partido en el que tuvo que ponerse el mono de trabajo como siempre le ha pasado cuando viaja a Pamplona.

Real Madrid 2-1 Sporting: Cristiano Ronaldo capea el temporal en el Bernabeu.

post

En un partido muy accidentado, comenzando por el clima, los merengues se quedan con los tres puntos tras superar muchos problemas.

Cristiano Ronaldo mantiene a flote al Real Madrid en lo más alto de La Liga con un doblete contra el Sporting que vale su peso en oro tras un encuentro muy accidentado en el que los merengues no se sintieron nada cómodos.

Bajo un clima de perros que encharcó el campo y congeló la grada, las buenas noticias llegaron como un golpe de calor al comienzo del encuentro con un penalti sobre Lucas Vázquez. Ronaldo no falló desde los once metros y todo parecía ir viento en popa.

Las buenas noticias las volvió a confimar el propio Cristiano, auténtico capitán del barco blanco en una enorme piscina de césped que no paró de llenarse en todo el partido. Centro de Nacho en el que mide mal Amorebieta y el luso factura con un remate de cabeza en plancha.

El portugués dejaba un buen flotador en el marcador en el primer tramo de juego, aunque la segunda parte terminó dando muchos más problemas de los esperados. Con las gradas del Bernabéu tiesas entre el frío y la lluvia, el resultado aparentemente listo y un fútbol impracticable, el espíritu de los visitantes terminó dando aliciente al juego.

Carlos Carmona hizo un gran gol y mantuvo viva la llama de la remontada rojiblanca hasta el tramo final del partido, donde los visitantes esperaban obtener su premio al trabajo en forma de penalti de Nacho, pero los asturianos no fueron capaces de subirse a un barco que solo pasa una vez en estadios como el Bernabéu. Duje Cop falló desde los 11 metros, ahogando así la mejor oportunidad del Sporting para rascar algo del puerto merengue.

Sin brillo y con algunos pitos, el Real Madrid se lleva tres puntos que dejan intacta esa primera plaza a la que se aferran los hombres de Zinedine Zidane.

Real Madrid 3-0 Wolfsburgo: Ronaldo lo resuelve todo.

post

El portugués firma un hat-trick en el Bernabéu para que los blancos se instalen en las semifinales de la Champions League.

Ya había ganas. Muchas ganas. Las del madridismo en celebrar una remontada, en rememorar esas gloriosas noches de Copa de Europa en el Santiago Bernabéu, donde nació el medio escénico y en el que la frase “90 minuti en el Bernabéu son molto longos” se ha hecho imborrable en todo aficionado al fútbol. El Real Madrid ganó 3-0 al Wolfsburgo, que, a rachas, fue vapuleado. Los blancos estarán por tanto en semifinales después de remontar por primera vez en la Champions League dos goles adversos del partido de ida. Algo que solo han logrado dos equipos en la historia de la competición: el Barcelona y el Manchester United.

La encumbrada tuvo nombre propio en Cristiano Ronaldo, cuyo doblete en la primera mitad, espoleó a los aficionados que abarrotaron el Coliseo Blanco a iniciar lo que parecía una tarea imposible. La falta que ejecutó en la segunda parte elevó al Olimpo de los Dioses a una hinchada, que se frotaba los ojos de lo que estaba viendo y cuyo seguidor más joven no conocía en persona una de las razones de la leyenda blanca en su competición fetiche: la Copa de Europa/Champions League.

Había avisado Sergio Ramos al poste nada más comenzar. Pero Cristiano Ronaldo no perdonó. Dio por bueno un robo de balón y posterior carrera, pero centro defectuoso, de Dani Carvajal. Y, poco después, aprovechó para rematar de cabeza al palo contrario un centro de saque de esquina de Toni Kroos, que parece que solo sabe dar asistencias en la primera mitad, a la cabeza de su compañero y en jugadas de corner (cuatro de esta forma en Champions League desde que es jugador blanco).

El rey de las estadísticas volvió a engrosarlas. Y no es para menos, el Bota de Oro de 2015 ha marcado ya 40 goles en 36 partidos en el Santiago Bernabéu. Con sus 15 goles y cuatro asistencias, ha participado en el 77% de los tantos madridistas en su casa en esta edición de la competición. Y no solo eso, sino que además esos 16 goles suponen la segunda mejor marca goleadora de un jugador en la historia de la Champions League, solo superado…. Como no… por el propio Cristiano Ronaldo, que marcó 17 tantos en la temporada 2013/2014.

¿Y el Wolfsburgo? Pues no tocó el balón en área rival hasta el minuto 33. En la recta final de la primera parte, se benefició de dos factores. El primero que el Real Madrid empezó a sestear y a administrar esfuerzos; y el segundo empezó a jugar mejor de forma contraproducente, ya que su pelotero Draxler se lesionaba y era sustituido. Hasta el descanso merodeó constantemente por el área de Keylor Navas. Tentativas sin ninguna claridad si descontamos la que gozó Henrique, que gozó de la mejor oportunidad alemana del partido cuando se durmió en los laureles dentro del área con todo a su favor tras una buena individualidad de Schürrle.

Si el Real Madrid dividió la primera parte, en la segunda la fraccionó. Se la tomó con más pausa a sabiendas que el Wolfsburgo daba por hecho la prórroga. Quitando un remate aislado y sin fuerza de Dante a la salida de un saque de esquina los alemanes fueron borrados del mapa. Jarreaba la lluvia y la eliminatoria empezó a tener tintes épicos. Los laterales madridistas se animaban en la reanudación y, a falta de fluidez y huecos, los españoles lo intentaban a través del empuje, el ímpetu, la raza y la fe (sus verdaderas señas de identidad).

Las llegadas creaban más incertidumbre que peligro. Tanto es así que Naldo puso nervioso a su portero y estuvo a punto de marcarse en propia puerta. El nerviosismo acompañaba y contagiaba a la grada. Tanto es así que Concha Espina protestó un gol fantasma que no fue tal. Sergio Ramos remató al poste (primer defensa en la historia de la Champions League que se topa dos veces con el palo), y el balón se paseaba por la línea hasta atajarlo Benaglio. Avisos como el de Cristiano Ronaldo que, en un libre directo anterior, sirvió de preludio para el éxtasis. Naldo se abrió en la barrera en la falta peor tirada de toda la historia y facilitó el quinto hat-trick del luso en la Champions League, que iguala así a Leo Messi.

Había, entonces, que remar y guardar la ropa. El Real Madrid se conjuró a apretar los dientes y a defender como nunca. Hasta Cristiano Ronaldo se comprometió en estas lides viendo y provocando tarjetas. Protagonista hasta en las amonestaciones. El Wolfsburgo apostó por el juego directo. Solo se acogía a la emoción del resultado para maquillar su imagen mediocre. Pero los madridistas no sufrieron. Es más, Karim Benzema, Gareth Bale y Jesé pudieron sentenciar en contras. Estaba hecho y Viktor Kassai decretó la conclusión de una eliminatoria en la que nunca se mentó por superstición el espíritu de Juanito, pero que estuvo más presente que nunca para clasificar por sexta vez consecutiva en la Semifinal de la Champions al Real Madrid.

Roma 0-2 Real Madrid: Cristiano Ronaldo y Jesé conquistan la ‘Ciudad Eterna’.

post

Los de Zidane controlaron el partido y aprovecharon dos grandes acciones individuales para poner un pie en cuartos de final.

El Real Madrid viajaba a Roma con los temores del pasado con Zidane debutando en Champions League como técnico del conjunto blanco. Examen aprobado con nota. Dominación clara de los merengues, que se llevaron un partido con total merecimiento. Increíble labor defensiva desplegada por Ramos y Varane, muy importantes para evitar las acometidas de la Roma. Los de Spalletti tuvieron escasas ocasiones de poder optar a ganar el encuentro. Primero Cristiano, en la segunda mitad, y después Jesé, casi al final del encuentro, dan la victoria al club español y ponen de cara la eliminatoria.

La primera parte destacó por sus escasos acercamientos a las áreas de ambos equipos. Tanto la Roma como el Real Madrid no pudieron romper la igualada del marcador en los primeros 45 minutos. Sin embargo, y a pesar de toda opinión, fue el equipo de Zinedine Zidane quien dominaba el encuentro. Con mucha paciencia y con ganas de adueñarse del encuentro, los blancos se marcharon al descanso con un 64% de posesión, manteniendo al conjunto italiano cerrado en el área. Los de Spalleti se veían completamente superados y no pudieron poner en aprietos  la meta de Keylor Navas. Tanto Sergio Ramos como Raphael Varane se pusieron el traje de héroes e impidieron el paso a cualquier jugador romano.

Siendo las ocasiones muy contadas durante la primera mitad, la más clara de los primeros 45 minutos la firmó Marcelo. El lateral del Madrid ofrecía una mejor salida de balón en ataque ante la desaparición de los tres de arriba. Ni Cristiano, ni Benzema, ni James, daban ese aire que necesitaban los blancos para alcanzar la meta de Szczesny. Fue en el minuto 33 cuando el brasileño del conjunto blanco  apareció por la izquierda para penetrar en el área de la Roma y, tras un pase alto de Ronaldo, enganchar una volea que se marchó rozando la madera. Los de Zidane eran dueños del encuentro, pero no pudieron ponerse por delante antes del descanso.

La segunda parte no parecía que fuera a cambiar de guión.  La Roma parecía salir decidida a llevarse el partido, pero la actitud del Real Madrid iba a impedir cualquier opción de los romanos. Los blancos volvían a hacerse con los controles del partido, y sería en el minuto 57 cuando Cristiano Ronaldo apareció para marcar en su competición favorita –y acallar las dudas de que no marca fuera de casa-. Una arrancada del portugués por la banda izquierda le permite llegar al pico del área, donde , tras recortar a Florenzi hacia dentro, arma el disparo y bate a Szczesny para poner el 0-1. El gol fue con algo de fortuna tras golpear en el defensa, pero sirvió para subir al marcador.

La Roma se vino arriba ante un Real Madrid que, como le ocurre de forma muy habitual, se durmió en los laureles unos minutos. Tanto, que los italianos gozaron de un par de ocasiones para lograr el empate en el marcador. La más clara la tuvo Vainqueur, pero su disparo desde la frontal se marchó rozando el palo. Sin embargo, el fin de las esperanzas de los romanos lo disolvió Jesé en el minuto 86. El canario, que salió al campo no hacía muchos minutos, se perfiló en el pico derecho del área tras un gran control y puso el balón en el segundo palo con un disparo cruzado para poner el 0-2 y encarrilar la eliminatoria para el Real Madrid. Los de Zinedine Zidane, con pie y medio en cuartos de final.