El FC Barcelona conquista la “CASA BLANCA”

post

El  FC Barcelona se lleva un clásico muy igualado, en el debut del gigante Tavares. Desde el inicio del encuentro no hubo un dominador claro, ya que antes de empezar el definitivo cuarto los dos equipos estaban empatados. El partido se decidió en los últimos instantes, por los errores del  de los blancos, en el ataque. El mejor del Real Madrid, volvió a ser  Luca Doncic con un doble doble (20 puntos, 10 rebotes y 19 de valoración).  En el  Barcelona fueron claves las actuaciones de Moerman (19 puntos y 22 de valoración) y Sanders  que consiguió casi todos los puntos en el último cuarto (13 puntos  y 15 de valoración).

Los dos equipo salieron muy agresivos anotando con gran acierto, la joven perla del Madrid enseguida se presento en el partido con ocho puntos sin fallo, lo cual provoco  la primera ventaja (17-12). Pero enseguida, el FC Barcelona reaccionó  e iguala el partido para acabar con un 19-18 en primer periodo.

El segundo cuarto, el equipo visitante empezó con un gran parcial( 4-11). Después de un tiempo muerto los locales tuvieron una buena reacción para volver a igualar el marcador. Un gran tapón de Rudy Fernández, finalizado con un contraataque desde la línea de tres por Trey Thompkins  igualaba el encuentro. A partir de ahí, Doncic por parte del Madrid y Seraphin por parte de los cules, llevaron las riendas de este cuarto hasta el descanso que finalizó con 45-45.

En el tercer cuarto, los azulgranas volvieron a salir más entonados. Destaco los 10 puntos en este cuarto del pívot Adrien Moerman. Los dos equipos seguían intercambiando canastas, pero una tímida reacción al final  de la conclusión del cuarto volvió a igualar el marcador, que concluyo con un mate del debutante Tavares sobre la bocina, 61-61.

El último periodo, seguía con las misma tónica los equipos intercambiaban canastas hasta los minutos finales. El partido se decidió  por dos malas acciones en ataque del Real Madrid que se jugaron dos tiros desde el perímetro, errando los dos. A pesar de los fallos en los locales, tuvieron una oportunidad más, solo perdían de dos puntos a falta de un minuto. Pero perdieron la posesión sacando de banda, que mandaron el balón fuera. El FC Barcelona no desaprovecho la ocasión y el encuentro finalizo con una canasta del base Heurtel dejando el marcador en 78-81, a falta de 9 segundos. Solo quedo tiempo para dejar el tanteo final en 80-84.

 

80 – Real Madrid (19+26+16+19): Campazzo (6), Doncic (20), Causeur (8), Randolph (4) y Reyes (8) -cinco titular-, Carroll (7), Randle (2), Thompkins (7), Tavares (4), Fernández (10) y Taylor (4)

84 – FC Barcelona Lassa (18+27+16+23): Heurtel (6), Sanders (), Hanga (6), Moerman (19), Seraphin (15) -cinco inicial-, Ribas (9), Pressey (-), Oriola (3), Sanders (13), Koponen (-), Navarro (6) y Tomic (7).

 

Real Madrid 85-69 Barcelona: El madrid consigue el factor campo en un clásico sin alma.

post

El Real Madrid venció por 85-69 a un Barcelona apático y sin objetivos, por estar eliminado de la competición, lo que fue determinante para que el clásico, en versión europea, careciera de alma, emoción y juego vistoso.

El Madrid tenía un objetivo, asegurar el factor campo en los ‘playoffs’ de Cuartos de Final, mientras que el Barcelona, ya eliminado matemáticamente, no.

Este hecho resultó fundamental en el transcurso del partido, porque los azulgranas afrontaron el partido casi como una penitencia por su mala trayectoria europea.

Los de Pablo Laso tuvieron una seria puesta en escena, con una defensa que maniató al Barcelona y que le dejó sin anotar más de tres minutos y medio. El Madrid tampoco es que saliera especialmente entonado en ataque, pero 4 triples de 9 intentos bastaron para hacer la diferencia, 22-13 al final del primer acto.

Sergio Llull y Anthony Randolph fueron los más activos, mientras que Stratos Perperoglou y la apatía de Ante Tomic sobresalieron en el cuadro azulgrana.

El Madrid se relajó en el inicio del segundo cuarto y un 0-7 del Barcelona en los primeros 3 minutos (22-20) pudo haber sido la especia de un partido sin tensión.

Pero fue un espejismo, el Barcelona acumuló falló tras fallo, por falta de tensión, al tiempo que Georgios Bertzokas iba enfadándose cada vez más, hasta que en el minuto 19 se autoexpulsó al perder los papeles de forma clamorosa ante el arbitro principal, Luigi Lamonica.

El partido se fue salvando por acciones aisladas como una remontada por la línea de fondo de Luca Doncic con mate incluido, un gran mate de Othello Hunter y, sí claro, el triple de 9 metros de Sergio Llull sobre la bocina, después de salir trastabillado en la misma jugada, 41-27.

El paso por vestuarios rebajó aún más el nivel del partido y sólo la chispa de Llull con sus triples, y un ‘matazo’ de raza de Gustavo Ayón amenizaron el cuarto. La diferencia se mantuvo en el entorno de los 10 puntos, sin que los azulgranas mostraran la intención de entrar de lleno en la disputa por la victoria.

El 64-51 que registró el marcador al final del tercer cuarto dejó la victoria prácticamente vista para sentencia.

Jugando casi sin oposición, el Madrid, certero en el tiro, amplió la ventaja hasta un 73-55 (min.33).

Al final, sin apenas oposición y gustándose por momentos el Madrid venció por 85-69 y tendrá el factor campo en los cruces de Cuartos de Final. Objetivo cumplido.

Real Madrid 76-75 Barcelona: Llull y nada mas.

post

Una canasta de Sergio Llull en el último segundo dio la victoria al Real Madrid sobre el Barcelona (76-75), deshaciendo el empate entre ambos en la clasificación tras 24 jornadas. El gran trabajo defensivo de los de Bartzokas culminó en una mínima ventaja en el último minuto con un gancho de Tomic, que Llull terminó frustrando liderando una vez más la anotación del equipo blanco.

Un sólido Barça que recordaba al de la Supercopa tomó el mando durante el primer parcial (7-15, m. 5) cosiendo una convincente red defensiva que incomodó el clásico ataque de los de Laso. Respondieron los blancos con la misma medicina, atajando la sangría en la pintura hasta el 23-23 tras los diez primeros minutos.

Con el 5-0 azulgrana de salida el equipo blanco se vio obligado a recuperar de nuevo el tono defensivo, hasta hacerlo también con la fluidez de ataque en la combinación en pista de Doncic, Llull y Carroll.

Con Hunter y Reyes bajo tableros los de Laso encontraron por fin el equilibrio que les había esquivado hasta entonces (37-32, m. 17). La entrada de Randolph encendió aún más el ataque blanco, que cerró la primera parte con una acción arquetípica. Contraataque de Doncic con tres segundos abriendo para el triple de Llull en el último suspiro. El jugadón ponía además la máxima en el marcador (47-36, m. 20).

En la reanudación, quiso Bartzokas sumar artillería de perímetro por la necesidad de puntos y el Barça logró reducir la desventaja (54-51, m. 24). Fueron los mejores minutos de Tomic y Koponen, prolongados el cierre del primer parcial (62-57, m. 30).

El Barça siguió intentándolo en el último cuarto a base de sacrificio defensivo, manteniendo distancias cortas en el marcador que tocaron la mínima (66-65, m. 36) con un triple de Eriksson. La contención azulgrana dio resultado hasta el gancho de Tomic que adelantó al Barcelona con 20 segundos en el reloj. Una vez más apareció el genio de Sergio Llull, con un canastón decisivo en el último segundo y en acción individual frustrando la mínima ventaja azulgrana y una victoria que llegaron a tocar con las manos.

Barcelona 86-91 Real Madrid: El Real Madrid decide el Clasico en un gran último cuarto.

post

Un parcial de 0-15 en el cuarto periodo desinfló a un Barcelona que había dominado el encuentro.

El Real Madrid se impuso este domingo (86-91) al Barcelona en el Palau Blaugrana en la jornada 29 de Liga, en un encuentro en el que los madrileños fueron por detrás en el marcador durante casi todo el partido, remontando en un gran último cuarto, con un parcial de 0-15.

Tras la derrota del pasado jueves (80-92) en Euroliga, que obligará a los culés a jugarse la Final Four en Rusia frente al Lokomotiv, los de Xavi Pascual salieron al Clásico con ganas de despejar las dudas. Un acertado Abrines, con tres triples sin fallo, lideró el gran inicio de los catalanes (14-8, min.6).

Los locales dominaban el rebote, generando múltiples segundas oportunidades, y se mostraban más fiables desde el perímetro, obligando a Pablo Laso a pedir tiempo muerto para cambiar la dinámica (34-20, min.14).

En los blancos, Trey Thompkins y Sergio Rodríguez mantenían a su equipo en el partido, mejorando el acierto desde la línea de tres antes del descanso, con tres triples consecutivos (42-33, min. 19).

Rudy Fernández cerró con un tiro desde el perímetro a la tabla un segundo cuarto en el que Carlos Arroyo aprovechó su facilidad en el uno contra uno para generar situaciones de ventaja para el Barcelona, llegando al final de la primera mitad con 52-43 y duplicando en rebotes a su rival, con 20 (14+6) por 10 (8+2) de los madrileños.

Tras la reanudación, los de Pablo Laso siguieron mejorando sus porcentajes desde la línea de triple, mientras que la sangría en el juego interior no frenaba, evitando que pudieran recortar diferencias. Maciulis lideró el primer parcial que ganaron los de la capital (19-20), asistiendo, reboteando y anotando.

Con esta ligera mejoría, el Real Madrid entró en el último cuarto a ocho puntos (71-63). Sin embargo, en este tramo Sergio Rodríguez tomó el timón de blancos y destrozó la defensa blaugrana ejecutando el bloque y continuación con Gustavo Ayón.

Thompkins volvió para sumarse al festival del canario y los de Laso lograron un parcial de 0-15 (74-80, min.36) que desesperó a Xavi Pascual. Los catalanes perdían balones y ya no lograban imponerse en el rebote, además de precipitar las jugadas ofensivas y realizar tiros en malas situaciones.

Una vez por delante, los blancos no frenaron el ritmo y solo el medio último minuto de nervios posibilitó acercarse al Barcelona, recortando la diferencia a cinco puntos (86-91) y ganando el average, por la victoria por siete de los culés en el Barclaycard Center de la ida.

El pívot croata Ante Tomic, con sus 19 puntos y 12 rebotes (31 de valoración), no fue suficiente para los catalanes, que acusaron los 23 puntos de Thompkins (24 de valoración) y los 15 de Sergio Rodríguez (30 de valoración).