Celta 2-4 Real Madrid: Benzema se agarra a La Liga.

post

El francés tira del conjunto merengue para vencer en Balaídos.

El Real Madrid se agarra a Karim Benzema y éste se agarra a La Liga. Cuando más obstáculos se encontró delante el conjunto blanco, emergió el siempre criticado, para bien o para mal, delantero francés, para allanar la senda del Real Madrid en la siempre difícil plaza de Balaídos y estrechar el cerco al liderato, del que le separan ahora cuatro puntos.

Así, fue mejor el Real Madrid durante la primera parte y pronto se pudo predecir. Transcurridos menos de tres minutos, ya había tenido dos oportunidades Karim Benzema. Señal de que algo tenía guardado en su lámpara un mago francés que no siempre está cuando lo pide su equipo.

Pero sí estuvo, en cambio, en Balaídos. Con el Celta aún lamentando un remate a la madera a la salida de un córner, el francés bajó de forma magistral un servicio en largo de Modric para batir por bajo a Sergio Álvarez mediada la primera parte. Una genialidad que repitió el ‘9’ poco después. Aislado de un partido vuelto por momentos duro, el francés se inventó una internada por el flanco derecho del área para servirle el balón atrás a Toni Kroos.

Con todo a favor y la sensación de estar ante el segundo tanto blanco, el alemán falló, tal vez castigado por el exceso de confianza. Mantuvo esto con vida a un Celta que ni mucho menos lo aprovechó. Ni verse ante un rival obligado a hacer dos cambios en la primera mitad incitó a ir al ataque a un Celta al que siguió castigando la varita de Benzema. Tras el descanso y después de toparse con el larguero, una genialidad dentro del área del francés, que se aprovechó de un error de Roncaglia en la salida de balón, acabó con un disparo al palo.

El infortunio se topó entonces con los gallegos, ya que el rechace pegó en la cara de Cabral, significando el segundo de los blancos. Un tanto que amansó toda posible reacción celtiña, simple utopía con el tanto de Hugo Mallo. Aunque inquietó y estuvo cerca del tanto del empate, que pudo llegar de los pies de Aspas, un inocente penalti de Juncá, convertido por Sergio Ramos, y un golazo de Ceballos desde la frontal escribieron el punto final del choque. El mismo que vuelve a meter de lleno al Real Madrid en la lucha por el título de Liga.

Celta 1-4 Real Madrid: Cristiano Ronaldo deja el título a un punto.

post

Un nuevo doblete del astro portugués acerca la Liga al Real Madrid, que le basta un empate ante el Málaga el domingo para ser campeón.

Cristiano Ronaldo. Una vez más. El astro portugués se ha encargado de encarrilar la vital victoria del Real Madrid ante el Celta (1-4) con un brillante doblete que deja el título liguero para los blancos a solo un punto, con lo que un empate en Málaga este domingo haría campeón a los de Zinedine Zidane.

Apareció Cristiano Ronaldo en los momentos que hacen más daño a los rivales: al inicio del partido, con un zurdazo sensacional, inalcanzable para Sergio Álvarez; y nada más comenzar el segundo acto, con otro disparo de zurda tras una espectacular galopada de Isco Alarcón.

A pesar de la ventaja de dos goles el Real Madrid sufrió una desconexión que le hizo encajar un gol, obra de Guidetti. Iago Aspas fue expulsado instantes antes de manera polémica -por simular una caída en la que realmente hubo contacto con Sergio Ramos-, pero el punta sueco tuvo la ocasión de acercar al Celta con un tanto que levantó a Balaídos.

Pero la emoción duró dos minutos, los que tardó en aparecer Marcelo por la banda izquierda y servir en bandeja el tercer gol del Real Madrid a Karim Benzema, que aguardaba en el área pequeña para presentar el pie derecho y sentenciar el encuentro.

Todavía quedaría tiempo para un gol más, el de Toni Kroos. El alemán aprovechó una jugada en el área para recortar a un zaguero, acomodarse el esférico y batir a Sergio Álvarez, que a pesar de encajar cuatro goles ha salvado al Celta de una goleada mayor.

Así las cosas, el Real Madrid consigue una victoria que le acerca más que nunca al título de Liga, que se queda a solo un punto. El conjunto blanco será campeón con un empate en Málaga este domingo.

Real Madrid 1-2 Celta: Al borde del abismo.

post

El conjunto gallego sorprendió en el Santiago Bernabéu y parte con ventaja en los cuartos de final de la Copa del Rey.

El Celta de Vigo sorprendió al Real Madrid y se llevó la victoria del Santiago Bernabéu en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey.

Igualado en la primera mitad, el partido se fue con 0-0 al descanso. No obstante, el conjunto gallego elevó la presión tras la reanudación y llegó con peligro sobre la meta defendida por Kiko Casilla.

Iago Aspas aprovechó un balón rechazado por Marcelo dentro del área para poner por delante a su equipo. El Celta trenzó una buena jugada de contraataque, Bongonda centro y la zaga blanca no pudo despejar con acierto.

El propio Marcelo, de duro disparo con su pierna izquierda, también tras un rechace en área rival, materializó el empate con ayuda de un defensa del Celta que desvió el balón.

Pero segundos después, y asistido por Aspas, Jonny se plantó frente a Casilla y le batió por bajo. El Madrid buscó el tanto de la igualada hasta el final, pero sufrió la segunda derrota consecutiva. El Celta se pone en ventaja para plantarse en semifinales.

Celta 1-3 Real Madrid: Keylor Navas protagoniza una nueva victoria blanca.

post

Una gran actuación del guardameta costarricense en la primera mitad decantó el partido para el conjunto blanco frente a unos celestes que lo intentaron hasta con un hombre menos.

Keylor Navas. Ese es el nombre que mejor resume lo que fue la primera mitad del duelo de Balaídos entre Celta y Real Madrid. El equipo blanco se puso por delante en el minuto 8 por mediación de un gol de Cristiano Ronaldo, que recogía un pase algo largo de Lucas Vázquez para, tras corregir su posición, ajustar el balón junto al palo derecho. Pero el delantero luso no volvería a protagonizar el choque antes del descanso.

De hecho, el Celta se mostró, durante buena parte del tiempo, más incisivo y superior a su rival en todo el terreno de juego, excepto enana zona: el área pequeña visitante. Ahí, Keylor Navas se encargaba una y otra vez de desbaratar las buenas ocasiones locales.

Orellana, Jonny, Wass, Iago Aspas y Pablo Hernández pusieron a prueba los guantes del costarricense desde todos los ángulos y de todas las formas habidas y por haber. De cabeza y con el pie, a balón parado y de jugada, desde larga distancia y a bocajarro, daba igual, el costarricense se mostraba indescifrable para un Celta incapaz de recortar distancias.

Ante esta situación, en el único otro remate a portería de que dispuso el Real Madrid antes del descanso, volvió a ampliar su ventaja. En el minuto 23, Danilo recibía solo en la parte derecha del área un buen pase de Jesé para volver a batir a Sergio Álvarez con la parte interior de su pierna derecha. Así, se llegaba al descanso con un 0-2 que, si no hacía justicia a la intención de uno y otro equipo por hacerse con el partido, sí que lo hacía al reflejar la efectividad de los dos equipos y la inspiración de sus porteros.

Tras la reanudación, el choque se igualó, con un Real Madrid más ambicioso frente a un Celta que no iba a regalar ningún metro de su terreno de juego. Así, el juego se endureció, subiendo la temperatura del partido.

Lo hizo hasta el punto de que al Celta, una sola acción le costó tres tarjetas amarillas y una roja. Primero, Pablo Hernández agarraba a Sergio Ramos viendo la tarjeta amarilla en el centro del campo. Cabral protestó la amonestación de su compañero y Clos Gómez no dudó en mostrarle la segunda amarilla, dejando a los locales con un jugador menos. A esta protesta le siguieron las de Iago Aspas y Augusto, cuyos nombres quedaban también anotados en la libreta del colegiado.

A partir de ese momento, el Celta siguió buscando el área rival, aunque mermado por la inferioridad numérica. Una situación que, además, permitía a los de Benítez aprovechar los espacios que dejaban atrás los gallegos con velocidad.

Isco tuvo la ocasión más clara de los visitantes en esa fase del encuentro con un potente disparo desde fuera del área que se encontró con el guante de Sergio Álvarez antes de tocar en el larguero. Pero el Celta también pudo recortar distancias con diez en el terreno de juego. Nolito superaba en el minuto 72 por fin a Keylor Navas ante una mala salida del costarricense, pero su remate se encontraba esta vez con el despeje de Marcelo en la línea de gol.

Tras esta ocasión, el partido entró en una fase de hibernación, en la que el Real Madrid no quería matarlo y el Celta no podía. Hasta que llegó Nolito. En el minuto 85, el de Sanlúcar de Barrameda se sacaba un disparo durísimo desde fuera del área, directamente a la escuadra izquierda, imposible esta vez para Keylor Navas.

En los últimos minutos, el Celta, con diez jugadores, iba con todo a por el empate y Guidetti lo tuvo en sus botas cuando disparó desde dentro del área directamente fuera. El balón era completamente celeste, pero no llegaron más goles locales. De hecho, la última acción todavía reservaría un golpe más para el Celta. Marcelo, solo frente a Sergio Álvarez dentro del área, batía al guardameta local estableciendo el definitivo 1-3.

Celta 4-1 Barcelona: el Barcelona debió fichar a Nolito.

post

El delantero andaluz lidera al Celta ante el Barcelona con un gol y dos asistencias que condenan a los azulgrana, irreconocibles en Balaídos.

Había advertido Luis Enrique Martínez en cuanto al potencial del Celta de Vigo y el equipo gallego no defraudó. Los hombres de Eduardo Berizzo salieron al terreno de juego con la moral a tope y le quitaron la posesión al Barcelona durante unos primeros minutos en los que los azulgrana se mostraron imprecisos e incapaces de frenar el ímpetu de los locales.

Sin embargo, la línea que separa el coraje de la temeridad es muy fina y semejante descaro provocó riesgos en la defensa del Celta, que defendió inicialmente con tres hombres, desafiando al tridente y concediendo alguna que otra ocasión de gol al Barcelona, como la que Sergio Álvarez salvó ante Neymar Da Silva a los quince minutos. Pero los azulgrana no estaban cómodos y seguían perdiendo balones mientras el Celta se venía arriba y encerraba a los azulgrana en su propio campo.

Y el gol no tardó en llegar, gracias a una espléndida rosca de Nolito Agudo, que tuvo todo el tiempo del mundo para buscar el espacio y batir a Ter Stegen con una magnífica rosca desde el vértice del área que se fue directa a la escuadra de Marc-André Ter Stegen y puso al Celta por delante. Iago Aspas pulverizaría los ánimos azulgranas después de robarle el balón a Gerard Piqué en el centro del campo y pegarse una carrera de treinta metros antes de volver a batir al portero alemán del Barcelona.

El Barcelona no reaccionó hasta los últimos minutos del primer tiempo, cuando puso una marcha más aunque tampoco sirvió para encontrar el camino de un gol que permitiera pensar en la remontada. Tras el descanso, el Barcelona empezó a enseñar los dientes pero fue el Celta el que volvió a arrancar al público de sus asientos a los cinco minutos, tras un nuevo uno contra uno de Aspas frente a Ter Stegen que el delantero no conseguiría transformar por muy poco.

Lionel Messi replicó con un enviando un balón al palo en la siguiente jugada. El argentino repitió dos minutos más tarde pero su cañonazo fue rechazado por Sergio. El Barcelona se crecía, pero volvió a ser Aspas el que les recordaría a los azulgrana quién mandaba en Balaídos y Aspas, tras recuperar otro balón en la zona media, armó él solo otra contra con la que puso el 3 a 0 y acabó de descomponer al Barcelona, cuya defensa siguió haciendo aguas, permitiendo a Nolito otra contra que no suspuso el cuarto gol por cuestión de un puñado de centímetros.

Los azulgrana, completamente noqueados tras el tercer tanto del Celta, intentaron hacer valer la calidad del tridente y Neymar consiguió batir al conjunto gallego después de recibir la asistencia de Messi. Pero sólo fue un amago porque en la siguiente jugada, ya en el minuto 37, Guidetti puso el 4 a 1 definitivo al rematar un centro de Hugo Mallo.

Nolito, el jugador por el que suspira el Barcelona para cubrir la marcha de Pedro Rodríguez, estuvo cerca de poner el quinto a falta de tres minutos para el final. En el Camp Nou, si había alguna duda en cuanto su hipotético fichaje, las han despejado todas.