Dimitrov, campeón del Masters Cup.

post

Grigor Dimitrov ha coronado la mejor temporada de su carrera de la mejor manera posible. El guión perfecto. El búlgaro, se estrenará como N° 3 del Ranking ATP por detrás de Rafael Nadal y Roger Federer, se convirtió en el campeón del Masters Cup después de superar en un apretado duelo de dos horas y 30 minutos al belga David Goffin: 7-5, 4-6 y 6-3.

De esta manera, Dimitrov logra el título más importante de su carrera y se convierte en el primer debutante capaz de ganar el trofeo desde Álex Corretja en 1998 (v. a Moyà). Un título que le dará un total de 1500 puntos en el Ranking ATP y un premio en dinero de 2,5 millones de dólares. Es el cuarto título del curso para el búlgaro, que también venció en Brisbane (v. a Nishikori), Sofía (v. a Goffin) y el ATP World Tour Masters 1000 de Cincinnati (v. a Kyrgios).

“Me siento increíble ahora mismo”, acertó a decir Dimitrov. “Sin duda es el trofeo más importante de mi carrera y sólo puedo dar gracias a mi equipo y a mi familia por haberme apoyado en este año que ha sido tan especial para todos”.

“Creo que David es uno de los jugadores que más ha mejorado durante el año y para mí ha sido maravilloso compartir este momento con él en la final y estoy seguro que compartiremos entrenamientos durante la pretemporada”, halagó a su rival.

Los dos jugadores ya habían hecho historia antes de la Final. Dimitrov, por ser el primer búlgaro en clasificarse para el último evento del año. Goffin, por ser el primer belga. Ambos firmaron un nuevo capítulo en la historia del torneo: por primera vez desde que empezaron las Finales ATP en 1970, dos debutantes disputaban el partido decisivo (Goffin fue reserva la pasada temporada).

Dimitrov llegaba al encuentro definitivo sin haber perdido un partido en todo el torneo. El búlgaro, además, se había enfrentado a Goffin en round-robin con un contundente triunfo por 6-0 y 6-2, ampliando así el head to head a 4-1, con los últimos cuatro encuentros disputados este mismo año. Y en el sexto duelo entre ambos, más apretado que el inmediatamente anterior, Dimitrov amplió la ventaja a 5-1.

El partido arrancó con los nervios propios del escenario y la oportunidad. Tres quiebres consecutivos en el inicio del partido situaron a Goffin con 2-1. En el cuarto juego, el belga pudo amarrar su servicio con dos saques directos consecutivos desde un 30-30 para ponerse por delante en el marcador con una ligera ventaja.

Por su parte, Dimitrov trataba de encontrar su juego para golpear winners, con 3-4 y media hora disputada, sólo había conectado dos ganadores. En el octavo juego, varios errores enlazados de Goffin entregaron el segundo quiebre al búlgaro y el partido empezó de nuevo con 4-4.

Dimitrov fue sintiéndose más y más cómodo hasta que en el momento en el Goffin sirvió por llevar el parcial a la muerte súbita, se hizo con dos puntos de set. El primero fue negado. El segundo neutralizado con una derecha paralela. Se hizo con un tercero, pero Goffin respondió de nuevo con un saque ganador. Dimitrov tampoco aprovechó la cuarta bola de break y disparó una derecha que se fue larga. A la quinta fue la vencida para el próximo No. 3 del mundo, que se llevó la primera manga gracias a un error de derecha de su rival.

El segundo set, a diferencia del primero, empezó con ambos jugadores sintiéndose fuertes desde el servicio. En el sexto juego, Dimitrov tuvo bola de break a favor, la primera del parcial, pero una vez más Goffin neutralizó el quiebre. No sólo eso. Respondió inmediatamente después con un break que le situó 4-3 y saque. Ese break fue suficiente para cerrar el set y llevar el encuentro al tercer y definitivo parcial.

Dimitrov tuvo que resistir los embistes de Goffin ya de entrada, pues en el primerísimo juego el búlgaro se vio obligado a salvar cuatro bolas de break. Su esfuerzo tuvo recompensa y en el sexto juego, tras doce puntos peleadísimos, se hizo con el quiebre que terminaría siendo la llave de su victoria. Cuando Goffin trató de mantenerse con vida en el partido, salvando tres puntos de partido y pidió la ayuda del público. Aunque se llevó una ovación sonada, no pudo evitar lo inevitable: Dimitrov fue campeón.

“Ha sido una semana fantástica”, apuntó Goffin, elegante en la derrota. “Me gustaría felicitar a Grigor por su gran año y el gran equipo que tiene a su alrededor. Ha sido una semana con muchas emociones, mucha fatiga y ahora mismo me siento muy cansado. Pero al mismo tiempo, a pesar de lo duro que fue la semana, ha sido genial vivir esta experiencia”.

En Londres, Dimitrov cerró un 2017 de ensueño. Y a Goffin le queda una prueba más. La final de Copa Davis.

 

GP Valencia: Dos vueltas de locura y una salvada dan el título a Marquez.

post

Pedrosa ganó la carrera, Zarco fue 2º y Márquez 3º, tras estar a punto de caer cuando lideraba; Dovizioso, digno rival, lo intentó y cayó.

La tensión se podía cortar en Valencia. La situación estaba favorable para Marc Márquez con Andrea Dovizioso rodando 5º, pero la incertidumbre se podía sentir entre el olor a goma quemada y a gasolina. Quedaban siete vueltas para terminar la última carrera del año: pese a que no lo necesitaba, Márquez decidió arriesgar y se puso a liderar superando a Johann Zarco, pero a final de la recta de meta cometió un error, fallo que solventó con la enésima salvada de la temporada. Una salvada y “un codo” que valen un Campeonato del Mundo de MotoGP.

Las dos Honda comenzaron en cabeza, en una salida soñada por Márquez. En la segunda vuelta, Zarco pasó a Pedrosa y al 93. Las Honda rodaban en persecución de la Yamaha y por delante de Jorge Lorenzo y Dovizioso. Parecía que el balear tenía mejor timo, por lo que Ducati tomó cartas en el asunto. Hasta seis veces le mostraron a Lorenzo la señal de “Suggested Mapping 8”, que en Malasia significó que el balear tenía que dejar pasar a Dovizioso, incluso le señalaron con un “-1” en la pizarra. Lorenzo no dejó pasar a Dovizioso.

Entonces llegó el momento. Este extraordinario campeonato merecía un final así: dos vueltas marcaron el devenir del Mundial. Tras la salvada de Márquez, fue Lorenzo el que cayó, para dar paso a la caída de Dovizioso, que significaba la corona de Márquez. El de Cervera mantuvo la tercera posición hasta el final y se hizo con el título subiendo al podio.

Zarco y Pedrosa quedaron en cabeza. La última vuelta fue para el catalán, que suma así su segundo triunfo de la temporada. Tercer podio para el francés.

Cuarto terminó un gran Álex Rins, quien realizó una nueva remontada y logra su mejor resultado de la temporada. Completó los cinco primeros un constante Valentino Rossi: las Yamaha tuvieron un pésimo fin de semana, con Maverick Viñales en 12ª plaza.

GP Mexico: Hamilton Campeón del Mundo tras una carrera loca.

post

El inglés y Vettel se tocaron en la salida: Lewis pinchó y el teutón rompió su alerón delantero. El nuevo rey de la F1 y el teutón tuvieron que remontar y Vettel no fue capaz de alcanzar las plazas de cabeza para poder posponer el título del inglés.

Lewis Hamilton conquistó su cuarto título Mundial de Fórmula 1 en el GP de México. Vuelve el rey inglés al trono que dejó el pasado curso tras abdicar ante su ex compañero Nico Rosberg. Ya sin el alemán en pista, este curso tenía a otro teutón como principal rival, Sebastian Vettel, pero el germano tiró todas sus opciones por la borda en una desastrosa gira asiática y en México, necesitaba un milagro para aplazar el alirón de Lewis. Estuvo cerca de producirse, o por lo menos, eso es lo que pensaron los aficionados al principio de carrera, cuando Hamilton, Vettel y Verstappen se pusieron en paralelo en la primera curva y la acción terminaba con el inglés pinchando después de que Vettel le tocara, destrozando su alerón delantero. Esto dejó las cosas de cara para un holandés que no tenía nada que perder y que jugó sus cartas a la perfección para terminar ganando controlando la carrera con facilidad. Pero este domingo, la vista no estaba puesta en cabeza, sino en la remontada de los dos aspirantes al título desde atrás, que terminó con Lewis como nuevo campeón después de sufrir entre el resto de coches de la parrilla, lugar en el que no está acostumbrado a navegar.

Una de las cosas más conocidas de México es el ‘picante’, un sabor especial que a muchos, les genera sudores, calor intenso o incluso una sensación parecida al dolor que para los paladares más valientes, en lugar de sufrimiento, les genera placer. En cierta manera, la carrera de este domingo en el GP de México se hizo suyas todas estas sensaciones y se convirtió en la cita más ‘picante’ del año, con Lewis Hamilton y Sebastian Vettel chocándose en el inicio de carrera en plena lucha por el Mundial. Verstappen y los dos aspirantes al trofeo se colocaron en paralelo en la primera curva, y tras sortear el segundo viraje, el neerlandés se tocó con el germano de Ferrari obligándole a abrir su trazada. Cuando éste volvió al centro, se encontró con Lewis, al que tocó con la parte izquierda de su alerón delantero. El resultado fue un pinchazo para Hamilton y una entrada a box para Vettel para cambiar dicha pieza. El teutón salió por delante en la penúltima posición y Hamilton ocupaba la última consciente de que de acabar así, sería campeón.

Vettel necesitaba acabar como mínimo segundo para seguir con opciones al título y empezó entonces una espectacular remontada a un ritmo frenético. En la vuelta 5 ya era el 16º y alcanzó la novena plaza en apenas 25 vueltas. Hamilton veía como el de Ferrari no cesaba de ganar posiciones mientras él sufría un tremendo tapón de Sainz, que había pinchado al inicio y que terminó abandonando, y Wehrlein. Pasar a dos pilotos que ruedan juntos es una tarea demasiado compleja incluso para un Mercedes, y es lo que le ocurrió a Lewis. Lo contrario que le sucedía a Vettel, que iba ‘cazando’ uno a uno a sus rivales. La progresión del germano se frenó en cuanto sde encontró con la misma problemática que el inglés llegó a la altura de Alonso en la lucha por la octava plaza, al que sólo pudo superar cuando Ericsson paró a boxes.

Magnussen, Pérez, Ocon y Stroll serían las siguientes presas de un Vettel que conducía con el cuchillo entre los dientes, pero la hazaña que buscaba el teutón en el Autódromo Hermanos Rodríguez era de época, y no lo consiguió. Debía quedar segundo y Bottas, escudero de Hamilton, tenía un ritmo suficiente como para defenderse de Raikkonen e impedir que Vettel se acercara a dicha plaza. Valtteri fue el guardián de la posición que convirtió a Hamilton campeón, en las vueltas finales se tocó con Alonso en la pugna por la novena plaza. Saltaron chispas entre el ovetense y el británico, como en los viejos tiempos. Arriesgó demasiado Lewis, posiblemente para terminar la carrera con un mejor sabor de boca y celebrar con la adrenalina por las nubes su cuarto Mundial tras una carrera loca de principio a fin. El asturiano, que decía el sábado que la carrera de este domingo sería un “test” para 2018, ya le empezó a cogerle la medida al coche de Lewis, contra el que quiere luchar el próximo curso en cabeza con un motor Renault que es capaz de lo mejor y lo peor: dejó a Ricciardo, Hartley y Hülkenberg fuera de carrera y dio el triunfo a Max.

GP Abu Dhabi: Nico Rosberg campeón del mundo.

post

Los Rosberg ya son como los Hill.

Nico Rosberg ya es campeón del mundo, el trigésimo tercero de la historia, tras haber conseguido mantener el segundo puesto en el Gran Premio de Abu Dhabi. El alemán cumple el sueño de emular a su padre, ganador del certamen de 1982 con Williams, y se convierte también en el primer alemán que gana un Mundial con Mercedes.

Lewis Hamilton, a pesar de ganar 10 pruebas este año por 9 del germano, deberá esperar otro año para intentar asaltar las cuatro coronas de Prost y Vettel. Los cuatro triunfos consecutivos con los que acaba el año son una derrota dulce.

Rosberg aguantó en la salida, ya que Daniel Ricciardo, su perseguidor, se quedó enganchado para ceder su tercera plaza con Raikkonen. Fue un alivio para Nico, que a partir de allí pudo regular una carrera casi del todo cómoda.

Otra circunstancia que le ayudó fue el trompo de Verstappen al tocarse con Hulkenberg en la lucha por la sexta plaza. Max se fue al último lugar, pero no había dicho su última palabra.

En otra exhibición, en apenas 10 vueltas, Max adelantó a siete coches y el resto se le quitaron con sus paradas el boxes. Lo justo para aparecer por delante de Rosberg en la tercera plaza, cuando Vettel mandaba y Hamilton intentaba ralentizar todo lo que podía. El inglés tuvo una fase en la que frenó su ritmo para crear un pequeño tren que pusiera en apuros a su compañero.

Tras un primer intento y unas vueltas de tanteo, Rosberg se deshizo del genial holandés y le rebasó para coger de nuevo la estela de Lewis, antes de que el de Red Bull tomara el camino de boxes para su primera parada. Casi se tocan, pero es una de esas maniobras que garantizan un título.

El marcaje de los dos Mercedes fue ya más tranquilo, aunque con ciertos amagos de Hamilton para desplomar sus tiempos y reagrupar otra vez el pelotón.

El único beneficiado por todo ellos fue Sebastian Vettel, que llegando desde atrás pasó a Kimi, a Ricciardo y el propio Verstappen, ya desfondado con unas gomas muy gastadas, tomando así, a falta de cinco vueltas el podio.

Hamilton apuró para ralentizar de nuevo y esperar a Vettel, por si había jarana, pero era demasiado tarde. Nico aguantó cada ardid de su vecino de box y celebró a lo grande y con sonoros gritos su primer título, más que merecido.

GP Japon: Marc Márquez campeón del mundo de Moto GP 2016.

post

La debacle de los pilotos de Yamaha da anticipadamente al español en Japón su tercer título mundial de Moto GP.

El Gran Premio de Japón de Moto GP se disputaba en Motegi con la victoria de Marc Márquez (Honda), cuyo triunfo le daba matemáticamente el título mundial tras las caídas en carrera de sus rivales Valentino Rossi (Yamaha) y el compañero de equipo de éste, Jorge Lorenzo. Márquez cruzaba línea de meta con una ventaja de 2’9 segundos sobre Andrea Dovizioso (Ducati) y Maverick Viñales (Suzuki) completaba el podio.

La victoria de Márquez rompía el maleficio personal que le impedía ganar en Motegi, la carrera local de Honda, y también le daba el quinto título mundial de su palmarés, pasando a ser el piloto más joven de la historia en conseguir semejante hito. También es su tercer título mundial de la categoría reina, lo que le sitúa a la altura de leyendas como Kenny Roberts, Wayne Rainey o su propio rival esta temporada, Jorge Lorenzo.

Aleix Espargaró, Cal Crutchlow y Pol Espargaró completaban las seis primeras posiciones en una carrera disputada sobre asfalto seco, con cielo despejado y temperaturas de 25 ºC en ambiente y de 36’6 ºC sobre el asfalto.

En la salida la ventaja era para Lorenzo por delante de Rossi, Márquez , Aleix, Crutchlow, Dovizioso y Viñales. Lorenzo tiraba con fuerza, pero Márquez y Rossi se empleaban a fondo. Ambos intercambiaban adelantamientos entre sí, en lo que ya viene siendo una clásica situación esta temporada.

Márquez presionaba a Lorenzo y le rebasaba en la tercera vuelta para ser el nuevo líder de carrera. Lorenzo y Rossi rodaban en su estela, pero el de Honda comenzaba a poner distancia firmando la vuelta rápida. Rossi se resistía a aceptar la situación y superaba a Lorenzo para lanzarse a la caza de Márquez.

Por detrás del trío de cabeza rodaba un segundo grupo compuesto por Dovizioso, Aleix Espargaró y Viñales. En ese momento Jack Miller quedaba fuera por caída. Lo mismo le ocurría a Rossi en la curva 10, que reiniciaba la marcha para volver a su garaje. También caía Héctor Barberá en su fin de semana integrado en el equipo oficial de Ducati.

Así las cosas, la improbable consecución matemática del título para Márquez comenzaba a estar más cerca si Lorenzo terminaba quinto o más atrás. El piloto de Yamaha rodaba segundo y tras él estaban a menos de un segundo Espargaró y Dovizioso.

A siete vueltas de la conclusión Márquez se mantenía líder con una ventaja de 3’7 segundos, mientras Dovizioso se había separado de Espargaró y éste se batía en duelo con Viñales.

Sin embargo, la caída de Lorenzo en la curva 9 dejaba en bandeja la situación para Márquez, que debía limitarse únicamente a terminar la carrera para lograr su quinta victoria del año y ganar el título de forma anticipada.

En la clasificación del campeonato Márquez ya es campeón con 273 puntos, Rossi es segundo con 196 y Lorenzo tercero con 182.

La próxima ronda del Campeonato del Mundo de Moto GP se disputará el 23 de octubre de 2016 en el Gran Premio de Australia, trazado de Phillip Island.