Sevilla 0-1 Real Madrid: Benzema vuelve a salvar a un Real Madrid líder.

post

Un gol de Benzema le da los 3 puntos y el liderato a un Real Madrid serio ante el Sevilla.

El Real Madrid ha dado un doble golpe sobre la mesa. No solo se ha impuesto y supo sufrir ante el Sevilla en un complicado duelo en el Ramón Sánchez Pizjuan. El liderato de La Liga también es del conjunto blanco gracias a un tanto de Karim Benzema, que vuelve a ser el referente de los hombres de Zidane cuando más lo necesitaban.

El cuadro de Zinedine Zidane quiso tener el control del encuentro desde el principio. Por ello, los jugadores del Real Madrid entendían que marcar rápido era fundamental para sus intereses para conseguir el liderato. Sin embargo, Vaclik detuvo las dos grandes ocasiones que tuvo el equipo blanco, un disparo de Hazard y otro de Carvajal.

La idea de los de Julen Lopetegui es lo que afirmaba el técnico vasco en la previa. Tener una defensa sólida para aguantar los ataques del cuadro de la capital de España y con jugadores como Ocampos, intentar explotar las carencias defensivas de los blancos, que tras el encuentro ante el PSG, salieron a luz más claras que nunca.

Otra de las claves del planteamiento del Real Madrid estuvo en los espacios. Intentar conseguir el mayor número de espacios posibles para aprovechar la velocidad de Bale era una prioridad para Zidane, que intentaba hacer diferentes variantes para intentar romper el marcador a su favor. Además, la apuesta por tener el control de la posesión con James como uno de los timones, junto al galés, del equipo, estaba dando bastantes réditos al cuadro blanco.

El juego por las bandas y el uso de los laterales fue otro de los puntos en los que hacer hincapié de este encuentro. Reguilón, por parte del Sevilla, tuvo doble protagonismo: tuvo la tarea de aguantar la velocidad de Bale, mientras que intentaba suministrar a los atacantes sevillistas de balones para intentar poner en dificultades a Courtois. Además, la entrada de Oliver Torres para soltar a Jordán en la circulación de balón fue otra de las medidas del técnico sevillista para contener a un Real Madrid muy activo durante el encuentro.

En las situaciones de ataque merengues, Hazard, la gran estrella, quiso hacerse ver pero no terminaba de deshacerse de la defensa del Sevilla, que tenía clara la misión de detener al talentoso jugador belga. En este aspecto, los laterales tuvieron una tarea complicada y es por ello que los dos jugadores hispalenses no tuvieron su mejor actuación en el Sánchez Pîzjuan, estando algo apagados, especialmente en el ataque.

Ante los ataques del Sevilla, Zidane tomó una decisión algo llamativa. Cuando había que defender, Eden Hazard pasó a ser un lateral más para contener los ataques del rival y se encargaba de ir sacando los diferentes balones que le iban llegando a su zona. Mientras, los centrales blancos eran los encargados de ir sofocando las aproximaciones del equipo local, que a medida que iban pasando los minutos en el partido, iban en aumento, al contrario que los intentos de ataque del Real Madrid, que mantenía el control para no dejarse llevar.

Por otra parte, hay una constante que se debe evitar en todo partido: equivocarse con los pases cortos. En alguna ocasión, el Sevilla tuvo esos despistes. En ese aspecto, el Real Madrid estuvo en líneas generales perfecto. Además, el agobio en las primeras fases de la segunda parte del cuadro local fue resuelto por el Madrid con el gol de Benzema.

Una situación de dos contra uno fue aprovechada por el delantero francés, que no dudó y estrenó el marcador en Sevilla, dando oxígeno a su equipo, que estaba pasando en aquel momento su peor fase dentro del terreno de juego. En un encuentro serio por parte del Real Madrid, los jugadores pusieron todo lo que tienen para llevarse los tres puntos de un campo que en los últimos años se le ha atragantado especialmente.

Ante uno de los equipos más complicados, ya no solo de ganar, sino de hacer ocasiones, el Real Madrid dio un paso adelante. Confirma de esta manera que siempre vuelve cuándo más difíciles están las cosas.

La reacción sevillista, que incluyó dos grandes ocasiones de Ocampos y De Jong, además de un gol anulado de Chicharito, no fueron suficientes para conservar el liderato, que se marcha a la capital de España ante un encuentro más que aseado de los blancos.

Real Madrid 1-0 Rayo Vallecano: Benzema devuelve la calma a la casa blanca.

post

Un solitario gol del francés derrota a un Rayo Vallecano que sigue en descenso y deja al Real Madrid a cinco puntos del líder.

Volvió la calma a Concha Espina. Acostumbrado a los vértigos de una montaña rusa, le tocó al Real Madrid achicar agua para devolver la tranquilidad a la casa blanca. Y lo hizo, empujado por el hecho de enfrentarse a un Rayo Vallecano en descenso, con un solitario gol de Karim Benzema (1-0). Suficiente para derrotar a los de la franja y mantener enganchado a los suyos al tren delantero de la liga española.

Y eso que se plantó bien el equipo vallecano sobre el césped del Santiago Bernabéu. Tal es así que había pasado casi un cuarto de hora y poco o nada había generado un Real Madrid que, eso sí, a la primera que tuvo, acertó con el marco visitante. Tanto se había empeñado Míchel, con Tito y Advíncula, en tapar la banda izquierda que el gol llegó por el otro lado. Lucas Vázquez trazó un brillante pase interior hacia Benzema, que por bajo abrió el muro rayista (13’).

Un tanto que, aunque pudo tener respuesta inmediata por medio de un cabezazo de Velázquez, acomodó a unos blancos deseosos de paz después de una semana de desencuentros. Por delante en el marcador, masticaron y masticaron las jugadas hasta encontrar espacios en el entramado defensivo franjirrojo. Acertó a avistarlos el Madrid, como Asensio en un contragolpe del que salió vencedor Dimitrievski, pero no a definirlos. Y es que hasta con la madera se toparon los de Solari. Bien habilitado por un buen Benzema, con el palo derecho chocó el trallazo de Kroos desde el balcón del área, manteniendo la tensa calma del que se sabe solo un paso por delante de su rival.

En ese hilo, el de la amenaza del uno a cero, vivió de forma constante el equipo blanco. Si bien no sufrió acometida alguna del Rayo, tampoco hizo el conjunto de Solari por incrementar su renta. Salvo un gol bien anulado a Sergio Ramos por fuera de juego (64’) y una doble ocasión rayista sobre la hora, parecieron firmar ambos la paz. Aquella que permite a los vallecanos superar de forma digna lo que siempre parece un trámite y a los blancos volver a ganar en tranquilidad. Tres puntos como bálsamo para un equipo que, pese a su convulso inicio, sigue subido al tren de La Liga.

Celta 2-4 Real Madrid: Benzema se agarra a La Liga.

post

El francés tira del conjunto merengue para vencer en Balaídos.

El Real Madrid se agarra a Karim Benzema y éste se agarra a La Liga. Cuando más obstáculos se encontró delante el conjunto blanco, emergió el siempre criticado, para bien o para mal, delantero francés, para allanar la senda del Real Madrid en la siempre difícil plaza de Balaídos y estrechar el cerco al liderato, del que le separan ahora cuatro puntos.

Así, fue mejor el Real Madrid durante la primera parte y pronto se pudo predecir. Transcurridos menos de tres minutos, ya había tenido dos oportunidades Karim Benzema. Señal de que algo tenía guardado en su lámpara un mago francés que no siempre está cuando lo pide su equipo.

Pero sí estuvo, en cambio, en Balaídos. Con el Celta aún lamentando un remate a la madera a la salida de un córner, el francés bajó de forma magistral un servicio en largo de Modric para batir por bajo a Sergio Álvarez mediada la primera parte. Una genialidad que repitió el ‘9’ poco después. Aislado de un partido vuelto por momentos duro, el francés se inventó una internada por el flanco derecho del área para servirle el balón atrás a Toni Kroos.

Con todo a favor y la sensación de estar ante el segundo tanto blanco, el alemán falló, tal vez castigado por el exceso de confianza. Mantuvo esto con vida a un Celta que ni mucho menos lo aprovechó. Ni verse ante un rival obligado a hacer dos cambios en la primera mitad incitó a ir al ataque a un Celta al que siguió castigando la varita de Benzema. Tras el descanso y después de toparse con el larguero, una genialidad dentro del área del francés, que se aprovechó de un error de Roncaglia en la salida de balón, acabó con un disparo al palo.

El infortunio se topó entonces con los gallegos, ya que el rechace pegó en la cara de Cabral, significando el segundo de los blancos. Un tanto que amansó toda posible reacción celtiña, simple utopía con el tanto de Hugo Mallo. Aunque inquietó y estuvo cerca del tanto del empate, que pudo llegar de los pies de Aspas, un inocente penalti de Juncá, convertido por Sergio Ramos, y un golazo de Ceballos desde la frontal escribieron el punto final del choque. El mismo que vuelve a meter de lleno al Real Madrid en la lucha por el título de Liga.

Sporting Lisboa 1-2 Real Madrid: Benzema rescata a un Madrid perdido.

post

Los blancos certificaron su pase a la siguiente ronda con un tanto de Benzema a cuatro minutos del final y se jugarán el primer puesto ante el Borussia Dortmund.

El Real Madrid derrotó al Sporting Lisboa por 1-2 en un sufrido encuentro de los madridistas. Los blancos, que jugaron con un jugador más desde el minuto 64, certificaron su pase a la siguiente ronda con un tanto de Karim Benzema a cuatro minutos del final y se jugarán el primer puesto del grupo de Champions League ante el Borussia Dortmund en la última jornada.

Zidane repitió la idea que ante el Atlético de Madrid funcionó, pero la primera parte de Isco no fue la misma. El Real Madrid tuvo el dominio, pero  le faltó chispa arriba y sufrió atrás con la velocidad del conjunto lisboeta. Bale fue el que tiraba del equipo en los primeros minutos. El galés llegó en varias ocasiones al área pero la defensa del Sporting evitó que sus pases llegaran a un compañero. Cristiano Ronaldo fue el primero en probar a Rui Patricio aunque su disparo raso no generó problemas en el guardameta. En el otro área Gelson Martins empezaba a crear peligro por la derecha y un centro suyo estuvo cerca de encontrar en el segundo palo al delantero Dost.

Pasado el ecuador de la primera mitad, y de balón parado, llegaría el gol madridista. Modric saca una falta lateral al punto de penalti, Cristiano remata mordido y el balón queda muerto dentro del área. Varane, en situación al menos dudosa, caza el balón muerto y coloca el 0-1 en el marcador. Era el tercer tanto del francés con la camiseta blanca esta temporada y confirmó su gran inicio goleador. La reacción local llegó a los tres minutos del tanto madridista cuando tras una buena jugada de nuevo de Gelson por la derecha, el balón le cae a Bruno César quien dispara dentro del área con la puntera y Sergio Ramos tiene que despejar a córner con la cabeza.

El partido en los últimos minutos se volvió algo abierto y hubo ocasiones, aunque no claras, para ambos equipos. Marcelo con la derecha la mandó directamente fuera, al igual que Bruno César en un lanzamiento de falta envenenado. Cristiano lo intentaba de falta, pero Dost lo mandaba a córner; un lanzamiento de esquina que remataría Ramos desviado. El jugador de Camas fue protagonista de la última jugada de la primera parte cuando un error suyo está cerca de aprovechar el Sporting, aunque Keylor y el colegiado, señalando fuera de juego. Evitaron el tanto portugués.

En la segunda parte el Real Madrid tampoco impuso su juego y fue el Sporting quien demostró mayor peligro. Martins continuó creando peligro por la bandas derecha y sus internadas fueron una pesadilla para Marcelo, quien estuvo cerca de lesionarse tras intentar defender una jugada del extremo portugués. Al Sporting le faltó finalización. En cinco minutos cambió el encuentro totalmente. Bale se marchó lesionado y, cuando parecía que los lisboetas podían tener algún tipo de reacción, llegó la expulsión de Joao Pereira. El exjugador del Valencia agredió con un puñetazo a Kovacic y el colegiado le mandó antes de tiempo a vestuarios.

Todo parecía que estaba indicado para la victoria del Real Madrid, pero los madridistas no lo aprovecharon y lo pagaron. Sin apenas llegadas al área rival, y con la entrada de Coentrao por Marcelo, los de Zidane verían como a diez minutos del final los locales empataban. El recién incorporado lateral izquierdo del Real Madrid solicitaba una posible mano de Campbell en el control de una jugada y, cuando tenía los brazos despegados, el balón rebotaba en la mano del jugador madridista. El colegiado no dudaba y Adrien Silva ponía el 1-1 desde los once metros. El Madrid buscaba en los últimos minutos no perder las opciones de luchar por el primer puesto y de nuevo la garra o la heroica valió para que llegara el tanto de la victoria. Esta vez por medio de Benzema, quien reapareció tras su lesión con gol importantísimo. El francés, que había entrado por Isco, remató con un gran cabezazo un centro de Sergio Ramos. El delantero rescataba a un perdido y gris Madrid en Lisboa.

Con este resultado, el Real Madrid se clasifica a Octavos de Final y peleará por el primer puesto en el último partido en el Santiago Bernabéu ante el Borussia Dortmund.

Real Madrid 5-1 Real Sporting de Gijón: Festín de la BBC

post

Primera parte aplastante del conjunto blanco con festín de la BBC.  En la segunda Isma López «recortaba» distancias para el Sporting.

El santiago Bernabéu acogía por segunda jornada consecutiva a los suyos rozando el lleno. La ilusión por ver al nuevo Madrid de Zidane se palpaba en el ambiente. El Real Madrid volvía a ilusionar y tenían que volverlo a demostrar. En frente, se encontraban con un Sporting que necesitaba alcanzar su primer triunfo a domicilio tras seis jornadas consecutivas sin conocer victoria como visitante.

El Madrid salió a morder desde el minuto uno. Cerca del cuarto de hora, la BBC ya tenía hechos sus deberes. Primero marcaba Bale, de Cabeza, tras un preciso saque de esquina de Kroos. Acababan de transcurrir dos minutos, cuando Benzema presionaba y se hacía con el esférico para asistir al portugués. El delantero recogía el testigo y, de media vuelta, se marcaba un tanto como sacado de una jugada del «Pro».  Sólo quedaba el francés por marcar y no se hizo esperar.  A los 12 minutos de juego, Benzema se sacaba de la chistera un magnífico gol acrobático que no dejó indiferente a nadie.

Los blancos disfrutaban sobre el verde y la afición, todavía más. Quién no lo estaba pasando nada bien era el Sporting. Al conjunto de Abelardo se le veía apurado y sin opciones, más que esperar una nueva embestida en su campo. La fiesta blanca seguía y todavía quedaban por caer dos más. De nuevo Cristiano por asistencia de Carvajal. Gran partido del lateral, que estuvo muy participativo en la ofensiva merengue. Y otra vez Benzema. El delantero francés firmaba así su segundo doblete consecutivo.

Sin duda, fue la tarde de la BBC, a la par que accidentada. Primero Bale.  El galés se tuvo que retirar del terreno antes de acabar la primera mitad por molestias en el gemelo derecho. Más que por lesión, por prevención. Y después Benzema. El delantero galo se retiraba tocado cerca del ecuador de la segunda mitad por un golpe con James.

Todo eso ocurría en 45 minutos y  todavía quedaban otros 45 minutos más. Eso irían pensando los rojiblancos de camino a los vestuarios al descanso.

En la segunda mitad, el conjunto blanco perdió intensidad.  El Sporting  salió con otra cara. Lo que deceleró el Madrid, lo empezó a acelerar el cuadro de Gijón. El Sporting empezó a apretar y en el 16 conseguían ver portería. Isma López adelantaba al conjunto asturiano en una de las primeras ocasiones de todo el partido. La tranquilidad de la que disfrutaba Keylor en el primer acto tuvo un atisbo de desaparecer.

El Madrid perdió fuerza y el Sporting también. Así transcurrían los minutos hasta que el colegiado pitó el final del encuentro.

El cuadro madridista se impuso así por 5-1 al Sporting en una primera parte de escándalo, y una segunda sin más.

 

Real Madrid 8-0 Malmö: Ronaldo y Benzema, sin piedad.

post

Un póker del portugués y un hat-trick del francés destrozan a los suecos; Kovavic remató la faena.

Martes, 20:30 horas, y el Santiago Bernabéu volvía a señalar a Rafa Benítez como el principal culpable de los últimos acontecimientos que han acaecido en la cúpula blanca con una sonora pitada cuándo la megafonía anunciaba a los jugadores. Sin embargo, a pesar de que el Real Madrid ya estaba clasificado para octavos, el míster no reservó a todos sus teóricos titulares viendo la importancia material de este encuentro.

Cómo si retrocediéramos en el tiempo al sábado, el equipo merengue salió a por todas y después de una nueva intentona de Cristiano Ronaldo de chilena, el propio portugués se fabricó una buena jugada por la izquierda para que Isco viera cómo Yotún salvaba su disparo bajo palos. No falló Karim Benzema, que volvía a reencontrarse con el gol siguiendo el guión del partido ante el Getafe.

El monólogo de los locales era incesante y a pesar de un par de sustos ante la meta de un Casilla que se quedaba frío, el ‘9’ francés batió de nuevo a Wiland después de otra buena asistencia de Cristiano, esta vez desde la derecha. El cabezazo inapelable del galo encontró la respuesta de la afición al unísono, cómo si de un calco del pasado fin de semana se tratara otra vez.

El acoso incesante del plantel merengue no cesaba y Ronaldo buscaba su momento de cara a gol, con tres oportunidades que erró con alguna que otra intervención del portero sueco. Pero no lo hizo en una de las acciones que más se le ha criticado en las últimas fechas, desde un lanzamiento de falta, con su ‘folha seca’ que sorprendió esta vez a un Wiland que se quedó con una cara de que pudo hacer algo más.

En los últimos cinco minutos de una primera mitad que sólo tuvo un dueño, CR7 pudo ampliar su cuenta particular pero su disparo tras una buena jugada de Isco se marchó alto, ante el asombro del mismo luso que no se lo creía.

En la reanudación, cuándo todavía los aficionados blancos no habían vuelto a sus asientos, Cristiano ya había hecho el cuarto y un quinto histórico porque se convertía así en el primer jugador que llegaba a los 10 goles en una misma fase de grupos de la Champions.

El segundo en su cuenta particular llegaba tras una jugada de mala suerte de la defensa sueca que dejó a Wiland vendido, pero éste tuvo más interés en la banda ya que todos se abrazaron a Cheryshev. Mientras, el hat-trick del luso después de una acción de delantero centro con una zaga demasiado endeble.

El vendaval de los de Rafa Benítez se constató con un ‘set’, el tercer gol en quince minutos, obra otra vez de Ronaldo. El luso, ante una zaga demasiado pasiva, se adelantó a su marcador después de un excelente taconazo de Benzema sobre Isco, que encontró muy bien el desmarque de ruptura de su compañero.

Con este nuevo tanto volvía a hacer historia en el Real Madrid ya que se convertía en el cuarto jugador en marcar un ‘póker’ en un partido de Copa de Europa tras Di Stéfano, Hugo Sánchez y Puskas.

Entonces llegó el momento de los ‘actores secundarios’ después del baile de cambios en el conjunto local dando descanso para el encuentro liguero y un séptimo tanto, esta vez de Kovacic con un buen disparo desde la segunda línea. Sin embargo, Benzema quería también su triplete particular y con un robo del propio croata en la salida de balón, le dejó sólo ante un Wiland que no podía creer la que se estaba llevando de su visita del Bernabéu.

De ahí al final del encuentro, la dividida entrada al terreno de juego de Cheryshev, con mitad de aplausos y silbidos, y las continuas ocasiones sobre la meta nórdica fue lo más destacado, aunque el marcador no se movió ya. Con este resultado se igualó así las máximas goleadas en los años que lleva habiendo Champions League.

Athletic Bilbao 1-2 Real Madrid: Benzema facilita el liderato.

post

El delantero francés marca los dos goles en el Nuevo San Mamés, donde los blancos vencen con sufrimiento para colocarse en el primer lugar del campeonato.

En un partido vibrante en nuevo San Mamés, el Real Madrid de Benítez comenzó a mostrar signos de equipo maduro. Supo dominar en una primera parte que tuvo absolutamente bajo control, supo apretar los dientes cuando apretaban los leones e incluso aunó acierto y suerte en el momento clave, anotando el 1-2 cuando peor le pintaban las cosas. 

El tempranero gol de Benzema dejó al Athletic bastante KO en la primera parte, no tanto por el gol si no por cómo llegó. Una cesión grotesca de San José a Gorka la interceptó el francés para poner el 0-1 en el marcador. El francés, estaba muy fino y continuaba con su particular carrera goleadora en este inicio de temporada.

Dominó el Madrid tras el gol impulsado por el absoluto dominio de Modric, que bailaba claqué en medio de Vietnam. Su capacidad de dejar en nada la presión del rival es una mina de oro para el Madrid, que creaba continuas superioridades en ataque cada vez que el croata se ventilaba una línea con uno de sus driblings. Pudo irse el Madrid con una ventaja más amplia al descanso, pero Gorka se lució, especialmente en un tirazo a bocajarro de Kovacic que despejó entre la mano y el pie. No se arrugó el joven croata en su primera visita a San Mamés, dejando varias llegadas al área muy peligrosas.

Salió dominante el Madrid en la segunda parte pero no tardaría el Athletic en hacerse con el mando de las operaciones. Un flojo Kroos y un cansado Kovacic dejaron solo a Modric que no no bastaba para contener el asedio del centro del campo bilbaíno. Parecía evidente que el gol llegaría y no tardó en hacerlo, ayudado por una fatal salida de Pepe. No lo despediciaría Susaeta, que centró al segundo palo donde llegaba Sabin en plancha para empatar y estropear el récord de imbatibilidad del Real Madrid, que perseguía Keylor Navas y al que le faltaron solo cuatro minutos.

Pero en un partido de errores defensivos todavía quedaba otro por llegar, esta vez en área del Athletic, instantes después del gol de Sabin. Balenziaga salió a presionar un balón al centro del campo, dejando a Isco absolutamente solo en banda. Mala decisión, pues el presionado era Modric que se deshizo de él con facilidad y aprovechó el boquete defensivo para jugar sobre el malagueño que veía la llegada de Benzema y se la ponía al pie para el 2-1 del francés.

No acusó tanto el Athletic el gol como el cansancio pero aún así tuvo tiempo de forzar dos paradones espectaculares de Keylor Navas, a tiros de Aduriz y Sabin. El Madrid mereció la victoria pero no la habría logrado sin el genial desempeño de su guardameta. Un equipo, el de Benítez, que poco a poco va mostrando signos de madurez y que se coloca por primera vez en lo alto de la clasificación.