Real Madrid 87-75 Barcelona: Doncic, bálsamo y tormento.

post

El Real Madrid se ha impuesto gracias a una gran segunda parte al Barça y de esta manera ha agravado su crisis (87-75). Los de Laso, liderados por un Doncic brillante, con 16 puntos, 7 asistencias y 6 rebotes, se han llevado el Clásico europeo. En el Barça, Tomic con 12 puntos fue el más destacado. Doncic anotó al término del tercer cuarto una de las canastas del año desde su propio campo.

Doncic, además, con dos triples seguidos, comenzó a materializar las primeras ventajas locales de cierta entidad, 34-26 (min.14.45), mientras que Thomas Heurtel adquirió el protagonismo ofensivo que le faltó en los primeros diez minutos. Al final, los azulgranas recuperaron con un Juan Carlos Navarro infalible desde la línea de tiros libres y llegaron al descanso con un 40-38.

Cinco puntos seguidos de Trey Thompkins, en un parcial de salida de 8-0 por parte madridista (48-38, min. 22,50) aumentaron la ventaja local a la decena de puntos, poniendo al Barcelona ante la primera gran prueba del clásico. El Barcelona comenzó a perder el equilibrio ante la doble amenaza permanente de Doncic y Campazzo y el 63-48 (min.29) fue la demostración palpable de esa superioridad.

Y para acabar de demostrarlo, Doncic se vistió de Sergio Llull para en el último suspiro marcarse un triple imposible desde casi su propia línea de fondo, 68-52, y dejar el camino un poco más llano de cara a los últimos diez minutos, tras un parcial de 28-14 en este tercer cuarto.

Por si había alguna duda, el Madrid siguió subiendo como la espuma (75-54, min.31.30) al tiempo que el Barcelona buscaba la manera de no salir con una derrota escandalosa del primer clásico europeo.Tras esos 21 puntos de renta el Barcelona buscó en su orgullo, mientras que el Madrid se relajó un poco, con lo que la ventaja menguó hasta el 80-65 (min.35) y el más inquietante 80-71 min.36).

Hasta ahí llegó todo y fue Doncic el que cerró el partido con un baile sobre Víctor Claver al que dejó literalmente tirado en el parqué para dar una asistencia, otra, al capitán. Al final, 87-75, el Madrid sale victorioso y reforzado y el Barça derrotado y con un poco más de crisis. Es lo que tienen los clásicos. También en Europa.

Barcelona 0-0 Juventus: Eliminatoria con justicia final.

post

El conjunto azulgrana cae eliminado de la Champions tras no poder marcar ningún gol ante los italianos.

El Barcelona no consiguió la milagrosa remontada que necesitaba y ha caído eliminado de la Champions League tras empatar a cero en el Camp Nou ante la Juventus.

Los de Allegri salieron al terreno de juego metiendo el miedo en el cuerpo a los culés con un gran Dybala, pero con el paso de los minutos los locales se fueron haciendo con el mando del partido.

La Juventus demostró tener una de las mejores defensas de Europa, y el Barça no pudo derribar la muralla. Lo intentaron Neymar, Suárez, Messi y compañía, pero lo cierto es que Buffon apenas tuvo que realizar paradas de mérito.

En la segunda parte el Barça jugó con todo, con Alcácer juntándose a la MSN, pero no consiguió ni siquiera estar cerca de remontar la eliminatoria.

Juventus 3-0 Barcelona: Otro repaso en Europa.

post

El conjunto azulgrana volvió a caer goleado como ocurriera en París. Muy mala imagen del equipo de Luis Enrique en Turín. Dybala fue la estrella.

El Barcelona volvió a ofrecer su peor versión en una noche de Champions. Al igual que ocurriera en París, los azulgranas fueron goleador por la Juventus, que lograron tres tantos.

Paulo Dybala fue la gran estrella en el Juventus Stadium. A los 20 minutos el argentino ya había logrado dos goles, dejando en evidencia a la defensa culé. El primero en un remate desde dentro del área totalmente solo, y el segundo desde la frontal superando a Ter Stegen.

Luis Enrique movió ficha en el descanso metiendo a André Gomes por Mathieu, y cuando mejor estaba el Barça llegó el tercer gol de la noche, obra de Chiellini, que remató en el segundo palo un saque de esquina.

El Barça buscará la remontada en el Camp Nou la próxima semana como ya hiciera ante el PSG, aunque esta vez ante uno de los mejores equipos defensivos en Europa.

Real Madrid 85-69 Barcelona: El madrid consigue el factor campo en un clásico sin alma.

post

El Real Madrid venció por 85-69 a un Barcelona apático y sin objetivos, por estar eliminado de la competición, lo que fue determinante para que el clásico, en versión europea, careciera de alma, emoción y juego vistoso.

El Madrid tenía un objetivo, asegurar el factor campo en los ‘playoffs’ de Cuartos de Final, mientras que el Barcelona, ya eliminado matemáticamente, no.

Este hecho resultó fundamental en el transcurso del partido, porque los azulgranas afrontaron el partido casi como una penitencia por su mala trayectoria europea.

Los de Pablo Laso tuvieron una seria puesta en escena, con una defensa que maniató al Barcelona y que le dejó sin anotar más de tres minutos y medio. El Madrid tampoco es que saliera especialmente entonado en ataque, pero 4 triples de 9 intentos bastaron para hacer la diferencia, 22-13 al final del primer acto.

Sergio Llull y Anthony Randolph fueron los más activos, mientras que Stratos Perperoglou y la apatía de Ante Tomic sobresalieron en el cuadro azulgrana.

El Madrid se relajó en el inicio del segundo cuarto y un 0-7 del Barcelona en los primeros 3 minutos (22-20) pudo haber sido la especia de un partido sin tensión.

Pero fue un espejismo, el Barcelona acumuló falló tras fallo, por falta de tensión, al tiempo que Georgios Bertzokas iba enfadándose cada vez más, hasta que en el minuto 19 se autoexpulsó al perder los papeles de forma clamorosa ante el arbitro principal, Luigi Lamonica.

El partido se fue salvando por acciones aisladas como una remontada por la línea de fondo de Luca Doncic con mate incluido, un gran mate de Othello Hunter y, sí claro, el triple de 9 metros de Sergio Llull sobre la bocina, después de salir trastabillado en la misma jugada, 41-27.

El paso por vestuarios rebajó aún más el nivel del partido y sólo la chispa de Llull con sus triples, y un ‘matazo’ de raza de Gustavo Ayón amenizaron el cuarto. La diferencia se mantuvo en el entorno de los 10 puntos, sin que los azulgranas mostraran la intención de entrar de lleno en la disputa por la victoria.

El 64-51 que registró el marcador al final del tercer cuarto dejó la victoria prácticamente vista para sentencia.

Jugando casi sin oposición, el Madrid, certero en el tiro, amplió la ventaja hasta un 73-55 (min.33).

Al final, sin apenas oposición y gustándose por momentos el Madrid venció por 85-69 y tendrá el factor campo en los cruces de Cuartos de Final. Objetivo cumplido.

Real Madrid 76-75 Barcelona: Llull y nada mas.

post

Una canasta de Sergio Llull en el último segundo dio la victoria al Real Madrid sobre el Barcelona (76-75), deshaciendo el empate entre ambos en la clasificación tras 24 jornadas. El gran trabajo defensivo de los de Bartzokas culminó en una mínima ventaja en el último minuto con un gancho de Tomic, que Llull terminó frustrando liderando una vez más la anotación del equipo blanco.

Un sólido Barça que recordaba al de la Supercopa tomó el mando durante el primer parcial (7-15, m. 5) cosiendo una convincente red defensiva que incomodó el clásico ataque de los de Laso. Respondieron los blancos con la misma medicina, atajando la sangría en la pintura hasta el 23-23 tras los diez primeros minutos.

Con el 5-0 azulgrana de salida el equipo blanco se vio obligado a recuperar de nuevo el tono defensivo, hasta hacerlo también con la fluidez de ataque en la combinación en pista de Doncic, Llull y Carroll.

Con Hunter y Reyes bajo tableros los de Laso encontraron por fin el equilibrio que les había esquivado hasta entonces (37-32, m. 17). La entrada de Randolph encendió aún más el ataque blanco, que cerró la primera parte con una acción arquetípica. Contraataque de Doncic con tres segundos abriendo para el triple de Llull en el último suspiro. El jugadón ponía además la máxima en el marcador (47-36, m. 20).

En la reanudación, quiso Bartzokas sumar artillería de perímetro por la necesidad de puntos y el Barça logró reducir la desventaja (54-51, m. 24). Fueron los mejores minutos de Tomic y Koponen, prolongados el cierre del primer parcial (62-57, m. 30).

El Barça siguió intentándolo en el último cuarto a base de sacrificio defensivo, manteniendo distancias cortas en el marcador que tocaron la mínima (66-65, m. 36) con un triple de Eriksson. La contención azulgrana dio resultado hasta el gancho de Tomic que adelantó al Barcelona con 20 segundos en el reloj. Una vez más apareció el genio de Sergio Llull, con un canastón decisivo en el último segundo y en acción individual frustrando la mínima ventaja azulgrana y una victoria que llegaron a tocar con las manos.

PSG 4-0 Barcelona: Goleada histórica en París.

post

Baño total del equipo de Emery al de Luis Enrique, que tiene prácticamente imposible la clasificación a la próxima ronda.

Goleada histórica del PSG. El equipo de Unai Emery pasó por encima del barça como un ciclón en el Parque de los Príncipes y pone prácticamente imposible la clasificación del conjunto culé para Cuartos de Final de la Champions League.

El equipo local fue tremendamente superior desde el primer minuto. En el minuto 19 llegaría el primero con un lanzamiento de falta imparable de Di María. Poco antes del descanso, Draxler puso el 2-0 en el luminoso tras un buen pase de Verratti, el mejor del PSG. Antes, André Gomes tuvo el empate en sus botas, pero falló ante Trapp.

En la segunda mitad llegaría el naufragio total del Barça. No hubo ni amago de reacción. En el 55, Di María anotaría otro golazo para el 3-0, y minutos después Cavani pondría el definitivo 4-0.

Paliza al Barça, que buscará la remontada en el Camp Nou, pero deberá mostrar una imagen muy diferente a la ofrecida en París para siquiera soñar con ello.

Barcelona 1-1 Real Madrid: Sergio Ramos silencia el Camp Nou.

post

El central de Camas marcó el tanto del empate en el minuto 90 del encuentro.

Barcelona y Real Madrid se enfrentaban este sábado en el gran Clásico del fútbol español. El conjunto azulgrana llegaba más necesitado al duelo por los seis puntos de desventaja en la tabla, por lo que una victoria era vital para los de Luis Enrique.

La primera mitad fue algo decepcionante. El Real Madrid salió mejor al terreno de juego, y reclamó un posible penalti de Mascherano a Lucas Vázquez. Minutos más tarde serían los culés los que pedirían mano de Carvajal, pero el colegiado no pitó ni una ni otra. Cristiano Ronaldo tuvo la ocasión más clara de los primeros 45 minutos con un zurdazo que desvió bien Ter Stegen.

La segunda mitad empezó como acabó la primera, con un Madrid que parecía más cómodo sobre el terreno de juego. Pero en el minuto 53 el encuentro cambiaría gracias a una falta que provocó Neymar. El propio brasileño puso un centro perfecto a la frontal del área pequeña que remató Luis Suárez con la cabeza para batir a Keylor Navas y abrió el marcador.

Con el 1-0 y la entrada posterior de Andrés Iniesta al terreno de juego, el partido se fue decantando poco a poco a favor de los locales. Los azulgranas gozaron de buenas ocasiones, sobre todo dos de Neymar y Messi, pero ambos fallaron delante de Keylor.

Parecía que el encuentro iba a acabar con el 1-0, pero otra falta volvería a cambiarlo todo. Esta vez fue Modric el que la puso impecable al punto de penalti, donde apareció Sergio Ramos para rematar de cabeza y poner el empate definitivo. El Madrid mantiene la ventaja de seis puntos sobre el Barcelona.

Barcelona 63-102 Real Madrid: Humillación en el Palau.

post

Llull lideró a los de Laso, con 20 puntos, mientras que el mejor en el Barcelona fue Tyrese Rice, con 23. La mayor victoria de los blancos en el Palau en toda la historia.

El Real Madrid ha ganado al Barcelona (63-102) en un Palau Blaugrana que esta noche de Euroliga fue blanco, no de tono amarfilado como el de la indumentaria del equipo madridista sino impoluto pues el equipo de Pablo Laso se exhibió desde la línea de triples y con un juego imparable para ganar por primera vez el Clásico esta temporada, tras dos victorias catalanas, mientras que los barcelonistas se quedan tocados con dos pinchazos en tres días.

Con un Sergio Llull estelar dando continuidad a la lección dada ante Panathinaikos (87-84) en la pasada jornada con sus 30 puntos y 4/6 en triples, esta noche el de Mahón se fue a los 20 puntos pese a no jugar ya en la parte final del partido. Destacaron también Randolph (18) y Carroll (19) para dar una victoria incontestable al Madrid que les sitúa segundos en la tabla con 6-2 mientras que el Barça pasa a la zona media con un balance de 4-4.

De principio a fin, Real Madrid. No hubo discusión ni batalla alguna en el Palau pues ya de inicio el equipo blanco puso un 0-7 que más que un presagio. Ganó la batalla en la pintura, en el rebote y en la precisión, en el perímetro y desde luego desde la línea de triples. Fue más intenso, estuvo más metido en el partido el equipo de Laso y todo ello se tradujo en el marcador, de escándalo para más de un barcelonista que ni siquiera aguantó a ver la humillación completa.

Comentó el técnico blaugrana, Georgios Bartzokas, que el juego de muchos de sus jugadores ante Olympiacos (59-52) no había llegado a ser ni “decente”, y esta noche ante un rival mucho mejor fue, cuanto menos, igual de poco decente. Apagados, desconectados mentalmente, superados en el físico. Cierto es que este Barça Lassa tiene cinco bajas y de importancia, pero a su regreso deberán hacer una pretemporada exprés para cuajar un equipo que en citas grandes está ya pagando los esfuerzos.

El calendario no perdona, la enfermería no se vacía y el Barça ya no tiene apenas fuelle. Depende demasiado de un Tyrese Rice que estuvo súper vigilado y demasiado solo, y aún así anotó 23 puntos para ser el máximo anotador del partido. Pero el Barça no solo perdió ahí, lo hizo en todos los aspectos. Al descanso el marcador era ya de 31-54, y el Madrid se lo pasaba en grande con su 8/11 en triples por el 1/8 del Barça. El Madrid había anotado el mismo número de triples que su rival había intentado.

Lejos de reaccionar en la segunda parte, tras la reprimenda de Bartzokas en el vestuario, en la segunda parte el Madrid todavía se escapó más en el marcador y de hecho llegó a ganar de 47 puntos (54-101). Una lección dañina para el Barça Lassa, cada vez más hundido, tanto que llegó a bajar los brazos y eso no lo perdonó la afición culé, que llegó a pitar a los suyos y peor aún, a huir en estampida ya al término del tercer periodo.

Y la máxima llegó en el último parcial, con un Madrid desbocado que se desquitó de largo de las derrotas en los Clásicos de la Supercopa y de la Liga, este último hace apenas unos días. El Madrid tenía ganas de batir a su máximo rival y lo demostró desde el salto inicial. El Barça, que necesitaba ganar, no se recuperó del mazazo en Grecia y sale todavía más perjudicado de este pulso donde el Madrid le rompió no ya la mano sino el brazo.

Es la mayor paliza del Madrid al Barça en 40 años y la más abultada de toda la historia en el Palau Blaugrana en particular y en Barcelona en general.

Barcelona 86-91 Real Madrid: El Real Madrid decide el Clasico en un gran último cuarto.

post

Un parcial de 0-15 en el cuarto periodo desinfló a un Barcelona que había dominado el encuentro.

El Real Madrid se impuso este domingo (86-91) al Barcelona en el Palau Blaugrana en la jornada 29 de Liga, en un encuentro en el que los madrileños fueron por detrás en el marcador durante casi todo el partido, remontando en un gran último cuarto, con un parcial de 0-15.

Tras la derrota del pasado jueves (80-92) en Euroliga, que obligará a los culés a jugarse la Final Four en Rusia frente al Lokomotiv, los de Xavi Pascual salieron al Clásico con ganas de despejar las dudas. Un acertado Abrines, con tres triples sin fallo, lideró el gran inicio de los catalanes (14-8, min.6).

Los locales dominaban el rebote, generando múltiples segundas oportunidades, y se mostraban más fiables desde el perímetro, obligando a Pablo Laso a pedir tiempo muerto para cambiar la dinámica (34-20, min.14).

En los blancos, Trey Thompkins y Sergio Rodríguez mantenían a su equipo en el partido, mejorando el acierto desde la línea de tres antes del descanso, con tres triples consecutivos (42-33, min. 19).

Rudy Fernández cerró con un tiro desde el perímetro a la tabla un segundo cuarto en el que Carlos Arroyo aprovechó su facilidad en el uno contra uno para generar situaciones de ventaja para el Barcelona, llegando al final de la primera mitad con 52-43 y duplicando en rebotes a su rival, con 20 (14+6) por 10 (8+2) de los madrileños.

Tras la reanudación, los de Pablo Laso siguieron mejorando sus porcentajes desde la línea de triple, mientras que la sangría en el juego interior no frenaba, evitando que pudieran recortar diferencias. Maciulis lideró el primer parcial que ganaron los de la capital (19-20), asistiendo, reboteando y anotando.

Con esta ligera mejoría, el Real Madrid entró en el último cuarto a ocho puntos (71-63). Sin embargo, en este tramo Sergio Rodríguez tomó el timón de blancos y destrozó la defensa blaugrana ejecutando el bloque y continuación con Gustavo Ayón.

Thompkins volvió para sumarse al festival del canario y los de Laso lograron un parcial de 0-15 (74-80, min.36) que desesperó a Xavi Pascual. Los catalanes perdían balones y ya no lograban imponerse en el rebote, además de precipitar las jugadas ofensivas y realizar tiros en malas situaciones.

Una vez por delante, los blancos no frenaron el ritmo y solo el medio último minuto de nervios posibilitó acercarse al Barcelona, recortando la diferencia a cinco puntos (86-91) y ganando el average, por la victoria por siete de los culés en el Barclaycard Center de la ida.

El pívot croata Ante Tomic, con sus 19 puntos y 12 rebotes (31 de valoración), no fue suficiente para los catalanes, que acusaron los 23 puntos de Thompkins (24 de valoración) y los 15 de Sergio Rodríguez (30 de valoración).

Atletico Madrid 2-0 Barcelona: Griezmann nunca dejó de creer.

post

Dos goles del francés dan el pase a las semifinales a los de Diego Simeone en un partido intensísimo.

No era una empresa fácil, pero el Atletico Madrid hizo gala y llevo a buen puerto el lema que han mantenido los aficionados a lo largo de toda la semana: ‘Nunca dejes de creer’. Creyeron los jugadores, creyó Simeone y creyó el público que llevó en volandas a su equipo por segunda vez a las semifinales de la Champions League. Y lo hizo eliminando de nuevo en cuartos de final al Barcelona. De este modo, el conjunto colchonero estará el próximo viernes en el bombo acompañando a Real Madrid, Bayern Munich y Manchester City. Son los cuatro equipos elegidos y solo puede quedar uno.

El inicio de partido fue frenético. Estaba escrito en el guión y los pupilos de Simeone lo desempeñaron a la perfección. Intensidad, presión, empuje. Los locales trataban de impedir a toda costa una circulación de balón fluida por parte de los azulgranas. En los primeros compases del partido dispusieron los locales de sus dos primeras oportunidades, con un remate de Gabi que se fue por encima del travesaño y un remate de cabeza de Griezmann a las manos de Ter Stegen.

Dado que era imposible aguantar 90 minutos – y quién sabe si la prórroga –, los futbolistas del Atlético decidieron esperar ligeramente replegado, mientras que los barceloneses comenzaron a tener más protagonismo en la posesión, aunque lo cierto es que fue un dominio estéril, puesto que el Barça tuvo escasa presencia en ataque y no llegaban apenas balones de garantías a la MSN. Los colchoneros, por su parte, se mostraban más incisivos en la zona de tres cuartos, con Carrasco y Saúl haciendo mucho daño por ambos flancos. Precisamente un magistral centro lateral de Saúl, con el exterior de la bota, encontró la testa de Antoine Griezmann. El galo, de inapelable cabezazo, superó la estirada del arquero azulgrana en el tramo final del primer periodo para adelantarse en el marcador y darle la vuelta a momentáneamente a la eliminatoria.

El equipo de la ribera del Manzanares ya había hecho lo más difícil. Ahora solo le bastaba para mantener su portería imbatida. Eso obviamente son palabras mayores ante uno de los equipos con mayor potencial ofensivo del mundo. Pero no hay que olvidar los madrileños se presentaban en este encuentro tras haber conseguido mantener su portería a cero en 12 de sus últimos 14 partidos jugados de Champions League disputados en el Vicente Calderón.

Trató de salir con más mordiente el conjunto barcelonés tras el paso por los vestuarios, pero fue el cuadro colchonero el que siguió poniendo el susto en el cuerpo de los aficionados culés. Nada más comenzar, Saúl realizó un remate con la testa que se estrelló contra el travesaño en una inmejorable oportunidad para haber podido ampliar la renta en el electrónico. A partir de ese momento, el partido ya se sumió en el rodillo de un Barça que buscaba desesperadamente el gol que le hacía falta para superar los cuartos de final. Los de Luis Enrique comenzaron a ejercer la versión a la que estamos acostumbrados y comenzaron a llegar con fluidez hasta los dominios de Oblak. Tocaba sufrir. Nadie dijo que fuera fácil, pero el partido se le iba a hacer tremendamente largo a los rojiblancos.

El conjunto culé apretó de lo lindo, pero Messi sigue desaparecido y solo Luis Suárez parecía mantener opciones reales de volver a darle aire a su equipo. Los locales estaban totalmente replegados, pero conscientes de que podían rematar la faena en alguna contra. Lo intentó Godín, pero perdió el balón en el último pase a Griezmann y a falta de dos minutos para la conclusión, otro contragolpe conducido por Filipe Luis acabó con penalti por una clara mano de Iniesta. Griezmann asumió la responsabilidad de ejecutar la pena máxima y, con suspense porque Ter Stegen llegó a tocar el cuero, acabó alojando el cuero por segunda vez en el interior de la portería catalana.

El equipo de Luis Enrique estaba a un gol de la prórroga y al final llegó la polémica. Gabi cortó un esférico con la mano. Las repeticiones dejan claro que lo hizo en el interior del área, pero el colegiado decretó falta en lugar de penalti ante las protestas de los jugadores visitantes. Messi lanzó la falta, pero el argentino sigue sin encontrar portería en una de sus peores rachas sin marcar de los últimos tiempos. El Barça se quedó sin el gol necesario y se queda fuera de las semifinales de la Champions League por segunda vez en los nueve últimos años.