Athletic Bilbao 1-1 Real Madrid: Isco evita la debacle mayor en San Mamés.

post

El equipo blanco empata en La Catedral y pierde el coliderato que compartía con el Barcelona.

El Real Madrid no pudo pasar del empate contra el Athletic Club de Bilbao en un partido en el que fue de menos a más pero en el que nunca marcó las diferencias como para llevarse los tres puntos que hubiesen facilitado que compartiera el liderato de La Liga con el Barça. Así las cosas, el equipo dirigido por Lopetegui se deja los primeros puntos de la temporada en el curso liguero a escasos días de recibir a la Roma en el Santiago Bernabéu, en el que será el estreno de una nueva edición de la Champions League.

Berizzo dibujó desde el inicio un plan que no hizo sentirse cómodo a un Real Madrid que tenía problemas a la hora de sacar el balón jugado desde atrás gracias a la alta e insistente presión que realizaban jugadores como Raúl García y como Muniain. Al equipo blanco le costó llegar a campo contrario, con un excelente trabajo desde lo táctico de Dani García, un pulmón que tapó en todo momento a Luka Modric. Ni Bale, especialmente desaparecido en el primer periodo, ni Marco Asensio encontraron la forma de destacar en la zona central del terreno de juego, donde el Athletic siempre tuvo superioridad numérica con respecto a su contrincante.

En el vaivén de intercambios de ocasiones acabó por reinar ‘Los Leones’, que aprovecharon una tibia presión de Gareth Bale para atacar el costado derecho. Óscar de Marcos rompió por el lado de Marcelo explotando la escasa oposición de sus contrarios y puso un balón al área que entre Williams y Muniain acabaron por marcar en boca de gol, siendo el de la Chantrea el último en tocar el balón en una jugada en la que participaron en la construcción hasta nueve jugadores distintos con once pases previos al gol en apenas 26 segundos.

La diana de Muniain precipitó el juego de un cuadro merengue con excesivas prisas y escasas ideas. No es buen cóctel para cambiar el guion de un partido que jugaba en su contra. Por pasajes del partido perdió confianza en su plan, se rindió a la repetida imprecisión y terminaron por plantear un partido de ida y vuelta que satisfacía más la propuesta del Athletic.

El reloj acabó por pesar al equipo de Lezama, que acusó el cansancio como consecuencia del disciplinado trabajo que realizaron durante la primera hora de partido. Las coberturas ya no llegaban a tiempo y se empezaron a abrir los primeros huecos que explotó Gareth Bale. En la primera ocasión que el galés tuvo la oportunidad de correr a campo a través puso un balón al punto de penalti con su pierna derecha que remató a gol Isco Alarcón, que tan solo llevaba dos minutos en el campo tras la sustitución de un gris Luka Modric.

Berizzo, consciente del cansancio acumulado de sus jugadores, midió los esfuerzos y oxigenó al equipo con cambios que reforzaron la zona medular y que buscaban amarrar el empate. El equipo blanco no tocó corneta en una recta final marcada por las tarjetas amarillas que mostró González González y que rompieron cualquier intento de remontada.

Athletic Bilbao 1-2 Real Madrid: Casemiro salvó el día blanco.

post

El brasileño marcó el gol de la victoria 1-2 en San Mamés. El conjunto de Zinedine Zidane le saca cinco puntos de ventaja al Barcelona.

Todos los defensas del Athletic de Bilbao fueron con Sergio Ramos. el hombre de los cabezazos ganadores para Real Madrid. Y esa distracción permitió que Casemiro tomara la pelota en el centro del área y, con la calma de un goleador, pusiera el 1-2 en la victoria del Real Madrid en San Mamés.

El brasileño recibió el balón que rozó con la cabeza Cristiano Ronaldo en el primer palo, tras un tiro de esquina de Toni Kroos cuando el Athletic había empatado el encuentro tres minutos antes.

La algarabía de la hinchada local, que aún celebraba la igualada a un tanto gracias a Aritz Aduriz (minuto 65), murió. De hecho, hubo un silencio tan prolongado en las tribunas que se alcanzó a escuchar el grito del banquillo del Madrid celebrando.

La cuenta la había abierto Karim Benzema en la primera parte tras una habilitación de Cristiano Ronaldo, quien le puso la pelota al francés para que este la empujara al palo cruzado del portero Kepa Arrizabalaga. El galo llegó a ocho dianas en el torneo y ratificó sus grandes actuaciones frente a este rival al que en los últimos cinco choques siempre le había marcado.

Los locales se volcaron al ataque, consiguieron el empate, pero en un suspiro volvieron a estar abajo en el marcador. Eso sí, Keylor Navas tuvo un par de intervenciones que ahogó el grito de gol de los 49 mil asistentes. Con este resultado, el equipo de Zinedine Zidane llegó a 65 puntos, cinco más que Barcelona que juega este domingo con el Valencia.

Sevilla (5) 1-2 (4) Athletic Bilbao: Los penaltis deciden semifinalista.

post

Sufrió el Sevilla para ganar una eliminatoria que igualó en dos ocasiones el Athletic, dando paso a la prórroga y por último, a la tanda de penaltis.

El Sevilla espera ya rival en las semifinales de la Europa League tras la victoria conseguida ante un digno rival como el Athletic Bilbao, en una emocionante tanda de penaltis. El Athletic remontó la eliminatoria en la segunda mitad con el tanto de Aduriz, empató a los dos minutos Gameiro y Raúl García, a diez minutos de final, volvió a igualar el global dando paso a la prórroga y a los penaltis donde se decidió la eliminatoria.

No era un jueves cualquiera  de Feria en Sevilla. La capital  hispalense se conjuraba para afrontar una noche tan gloriosa como la de 2006 donde empezó su idilio con la Europa League. Imborrable recuerdo en la memoria del sevillismo el gol de Antonio Puerta durante la prórroga, ante el Schalke 04 y que les encumbró hasta aquella memorable final de Eindhoven. Diez años han pasado de aquel partido en el que el Sevilla sufrió hasta la prórroga, hoy ha tenido que esperar hasta una tanda de penaltis que les ha vuelto a colocar en  las semifinales de su competición talismán.

La primera mitad del partido estuvo muy igualada, alternando la posesión de balón entre los dos conjuntos pero no contó con demasiadas ocasiones de gol pese a todo lo que aconteció después en el choque.  El Sevilla se mostraba mucho más conservador, en parte porque el resultado de la ida le favorecía. El conjunto vasco pisó mucho más el área rival en el primer acto y su primer aviso llegó antes de los diez minutos, salvó Kolo en defensa el disparo de Aduriz. A continuación, fue Rami el que contó con la ocasión más clara para el Sevilla. El francés recibía un magnífico pase al área de Krohn- Delhi que no lo supo aprovechar, finalizando su disparo por encima del travesaño. El cuadro andaluz comenzaba a sufrir por la banda derecha, Escudero era incapaz de poner freno a las llegadas de De Marcos y Susaeta por ese costado provocando la desesperación de Unai Emery. A un minuto del descanso, un error de Kolo en defensa provocó el robo de balón de Raúl García y por consiguiente, un remate que salva David Soria.

Ya en la segunda mitad, la tensión y el nerviosismo se apoderó del Ramón Sánchez Pizjuán. Rondaba el minuto 57 cuando el Athletic empataba la eliminatoria. No podía ser otro que Aduriz, el máximo goleador de la competición con diez tantos. El disparo raso del donostiarra en el área tras recibir una asistencia de Beñat, fue suficiente para batir a David Soria que se lamentaba tras encajar el tanto.

En dos minutos, el Sevilla volvió a adelantarse en la eliminatoria tras un contraataque rapidísimo iniciado por Vitolo, y que finalizó Gameiro con un remate a placer en el área después de una asistencia de Krychowiak. No llegaron de llegar las malas noticias para los leones, al gol del Sevilla se sumó la lesión de Aduriz que tuvo que abandonar el terreno de juego entre la tristeza y la decepción. Un duro revés para el delantero y para los leones que se quedaban sin su máximo referente circunstancia que no impidió que los vascos volviesen a empatar la eliminatoria. El encargado de poner la igualada fue el navarro Raúl García  que cabeceó un centro al área de Beñat. El global de la eliminatoria (3-3) fue preámbulo de una prórroga anunciada.

Una prórroga que tuvo ocasiones en su primer tiempo, en la segunda ninguno de los dos equipos quiso arriesgar, condenando su clasificación a los penaltis. Una lotería. Durante la prórroga, Susaeta tuvo el gol en un mano a mano con David Soria en otro gran balón de Beñat. El Sevilla respondió en una doble ocasión, primero Knoplyanka a través de un centro que pegó en la madera, y en la segunda, fue San José el que sacó bajo palos una chilena de Coke en el área.

La emoción del choque continuó hasta los penaltis donde un mal lanzamiento de Beñat facilitó la parada de David Soria. Un duro castigo para el equipo vasco que estuvo a la altura durante todo el encuentro. Los andaluces se ponían por delante, y finalmente, Kevin Gamerio fue el encargado de certificar el pase a las semifinales que provocó el estallido de alegría de las gradas. El conjunto de Unai Emery sueña ya con poder alcanzar la final de Basilea pero antes tendrá que superar al rival de la siguiente ronda. Que siga la fiesta en Sevilla.

Athletic Bilbao 1-2 Sevilla: Iborra da ventaja al campeón.

post

Un gol de Kolo y otro del valenciano neutralizaron al de Aduriz para que los anadaluces dieran un golpe en la mesa en la ida.

El Sevilla vence en San Mamés (1-2) ante el Athletic Bilbao. Se adelantaron los vascos con el gol de Aduriz de cabeza en la segunda mitad. Los de Nervión lograron empatar con un gol de Kolo e Iborra en el minuto 83, marcó el tanto de la victoria. Resultado que les acerca más a las semifinales pero que les deja una mala noticia, Ever Banega se pierde la vuelta tras ver su quinta amarilla.

Era la primera vez que Athletic y Sevilla cruzaban sus caminos en competición UEFA. El destino ha querido enfrentar al aspirante contra el vigente campeón que persigue obtener  por tercer año consecutivo el trofeo, algo que ningún equipo ha conseguido. Hasta hoy, solo se habían visto las caras en una ocasión esta temporada, fue en Liga donde el  cuadro andaluz venció en su estadio con dos goles de Kevin Gameiro. Pero hoy “los leones” jugaban en San Mamés que se ha convertido en un verdadero fortín, hasta hoy invictos en los anteriores siete partidos disputados en competición europea.

El encuentro no pudo iniciarse de forma más igualada, con una lucha titánica por adueñarse del balón. Pero en el primer remate del Sevilla llegó un serio contratiempo para los andaluces cuando aún no se había cumplido el cuarto de hora de partido. Tremoulinas se hizo daño y su lesión  provocó que Unai Emery se viese obligado a recomponer el equipo dando entrada a Fazio -que en su primer balón cometió un error que a punto estuvo de costarle el primer tanto al Sevilla- tras un absurdo resbalón en el área y el robo de Iñaki Williams. El conjunto hispalense se recompuso, tanto fue así que Herrerín fue el protagonista en el primer tramo con dos intervenciones providenciales. La primera, tras un disparo del argentino Banega desde fuera del área y la siguiente, en  un remate de Vitolo a ras de suelo en el interior del área después de una gran asistencia de Krohn Dehli.

En los últimos minutos del primer acto, fueron los leones los que contaron con las mejores ocasiones, la más clara fue para Aduriz. Magnífico testarazo del donostiarra que se elevó hasta el cielo de Bilbao para peinar un balón que acabó estrellándose en la madera tras un centro de Beñat.  Hubo tiempo para las polémicas, con dos jugadas en las que Gameiro reclamó penalti pero el colegiado  polaco Clattenburg no vio nada punible en ellas.

Tras el descanso, llegaron los goles a La Catedral. Rapidísimo el tanto de los locales, en el minuto 47 Aritz Aduriz inauguró el marcador de cabeza, tras rematar un centro al área de Iker Muniain. Dominó el conjunto de Valverde a balón parado pero la alegría duró poco en San Mamés. Un error en defensa de Muniain -se confió al entregar el balón a Herrerín- facilitó la recuperación de Ever Banega sobre la línea de fondo y la asistencia para Kolo que perforó la red con un disparo con la zurda en el área. El técnico del conjunto vasco reaccionó rápido introduciendo un doble cambio, se marcharon Williams y Munian -quien no paró de lamentarse tras su fallo- y entraron al terreno de juego Susaeta y Lekue. Iborra salió al terreno de juego en sustitución de Banega que vio la quinta amarilla y no jugará el partido de vuelta. Iborra fue el hombre clave en el último tramo con el gol de la victoria en el minuto 83. Contraataque orquestado por Kevin Gameiro que realizó un pase en profundidad para el valenciano quien solo tuvo que empujar el balón en el área.

El Sevilla sale fortalecido de San Mamés con esta victoria dejando muy encarrilada la eliminatoria para el encuentro de vuelta en el Sánchez Pizjuán aunque los leones no lo pondrán nada fácil. Partidazo asegurado.

Real Madrid 4-2 Athletic Bilbao: Cristiano Ronaldo lidera la victoria blanca.

post

Los blancos vencen a un bravo conjunto vasco, que tuvo a los locales contra las cuerdas en el primer tiempo.

El Real Madrid sumó tres nuevos puntos al vencer al Athletic, por undécimo partido liguero consecutivo en el Santiago Bernabéu. Los blancos se adelantaron pronto con un tanto de Cristiano Ronaldo pero Eraso aprovechó el fallo de Varane para igualar. Con el 1-1 ambos conjuntos tuvieron ocasiones pero fue el cuadro de Zidane el que las aprovechó antes del descanso con los tantos de James y Kroos. En la segunda mitad el encuentro bajó de intensidad y el equipo blanco sufrió la expulsión de Varane por doble amarilla. Después llegaron los goles de Cristiano y Elustondo para el 4-2 definitivo.

El Real Madrid abrió pronto el marcador, cuando apenas se habían disputado tres minutos, con un potente disparo de Cristiano Ronaldo que se coló por la escuadra de la meta de Iraizoz después de haber hecho un recorte en el borde del área. La respuesta del Athletic llegó a los ocho minutos en un centro desde la derecha de Merino que cabeceó fuera Aduriz. En la siguiente acción pudo llegar el segundo de los de Zidane en un centro de Cristiano que despejó Balenziaga y Kovacic se encontró con la buena intervención de Gorka.

En el minuto 11 iba a llegar el tanto del empate para los vascos en un error clamoroso de Varane que entregó a Navas, el meta costarricense despejó el balón como pudo para que no se colara en su portería pero apareció Eraso para anotar el 1-1. El conjunto de Valverde se animó con el gol y ocho minutos más tarde tuvo una nueva ocasión en otro cabezazo de Aduriz que sacó con una mano providencial el meta Keylor Navas.

El choque era un correcalles, con llegadas de uno y otro equipo. La tuvo el cuadro de Zidane en un cabezazo a bocajarro de Danilo que sacó Gorka con una gran intervención. La respuesta la dio el Athletic en el 29 con un remate de Aduriz que se estrelló en el larguero, en una nueva acción en la que la defensa blanca tuvo problemas ante la insistencia de su rival.  El jugador donostiarra asistió poco después a De Marcos que remató forzado y no encontró portería.  Aduriz era, un partido más, protagonista en las fila de Athletic, con presencia en todas las jugadas de peligro de los suyos.

El tanto llegó antes del descanso, en el minuto 38, y fue para el Real Madrid. James Rodríguez adelantó de nuevo a los suyos con un disparo desde fuera del área que se coló por la escuadra derecha de la meta de Gorka. Con el tiempo ya cumplido Kroos marcaba el tercero para los blancos al recibir un balón de Cristiano en el área y revolverse para batir a Gorka Iraizoz y abrir brecha en el tanteador.

En la segunda mitad bajó la intensidad y hubo más juego en el centro del campo que en la primera aunque los blancos pudieron marcar el cuarto en un lanzamiento de falta al borde del área de Cristiano que despejó junto al palo Gorka. Tras un tramo inicial con dominio blanco, el Athletic se animó a pesar de tener dos goles de desventaja en el marcador. En el minuto 65 Sabin Merino cabeceó fuera un centro de Lekue. Poco después Aduriz se encontró con  Navas en su disparo, tras un nuevo fallo de la zaga blanca.

El Athletic lo intentaba pero los minutos corrían en su contra y no disponía de ocasiones claras para meterse en el partido. En el minuto 83 el Real Madrid se quedó con un hombre menos por la expulsión de Varane que vio la segunda amarilla en una jugada idéntica, un salto con Aduriz, a la que le costó la primera. Poco después llegaba el cuarto para los blancos, segundo en la cuenta particular de Cristiano que batía a Iraizoz tras un centro desde la derecha de Lucas Vázquez.

El conjunto vasco no bajó los brazos a pesar de que ya perdía por tres goles y tuvo la recompensa de un gol que llegó demasiado tarde para darle opciones de competir por sacar algún punto en el Bernabéu. Elustondo convirtió de cabeza un centro desde la derecha de De Marcos para el definitivo 4-2.

Athletic Bilbao 1-2 Real Madrid: Benzema facilita el liderato.

post

El delantero francés marca los dos goles en el Nuevo San Mamés, donde los blancos vencen con sufrimiento para colocarse en el primer lugar del campeonato.

En un partido vibrante en nuevo San Mamés, el Real Madrid de Benítez comenzó a mostrar signos de equipo maduro. Supo dominar en una primera parte que tuvo absolutamente bajo control, supo apretar los dientes cuando apretaban los leones e incluso aunó acierto y suerte en el momento clave, anotando el 1-2 cuando peor le pintaban las cosas. 

El tempranero gol de Benzema dejó al Athletic bastante KO en la primera parte, no tanto por el gol si no por cómo llegó. Una cesión grotesca de San José a Gorka la interceptó el francés para poner el 0-1 en el marcador. El francés, estaba muy fino y continuaba con su particular carrera goleadora en este inicio de temporada.

Dominó el Madrid tras el gol impulsado por el absoluto dominio de Modric, que bailaba claqué en medio de Vietnam. Su capacidad de dejar en nada la presión del rival es una mina de oro para el Madrid, que creaba continuas superioridades en ataque cada vez que el croata se ventilaba una línea con uno de sus driblings. Pudo irse el Madrid con una ventaja más amplia al descanso, pero Gorka se lució, especialmente en un tirazo a bocajarro de Kovacic que despejó entre la mano y el pie. No se arrugó el joven croata en su primera visita a San Mamés, dejando varias llegadas al área muy peligrosas.

Salió dominante el Madrid en la segunda parte pero no tardaría el Athletic en hacerse con el mando de las operaciones. Un flojo Kroos y un cansado Kovacic dejaron solo a Modric que no no bastaba para contener el asedio del centro del campo bilbaíno. Parecía evidente que el gol llegaría y no tardó en hacerlo, ayudado por una fatal salida de Pepe. No lo despediciaría Susaeta, que centró al segundo palo donde llegaba Sabin en plancha para empatar y estropear el récord de imbatibilidad del Real Madrid, que perseguía Keylor Navas y al que le faltaron solo cuatro minutos.

Pero en un partido de errores defensivos todavía quedaba otro por llegar, esta vez en área del Athletic, instantes después del gol de Sabin. Balenziaga salió a presionar un balón al centro del campo, dejando a Isco absolutamente solo en banda. Mala decisión, pues el presionado era Modric que se deshizo de él con facilidad y aprovechó el boquete defensivo para jugar sobre el malagueño que veía la llegada de Benzema y se la ponía al pie para el 2-1 del francés.

No acusó tanto el Athletic el gol como el cansancio pero aún así tuvo tiempo de forzar dos paradones espectaculares de Keylor Navas, a tiros de Aduriz y Sabin. El Madrid mereció la victoria pero no la habría logrado sin el genial desempeño de su guardameta. Un equipo, el de Benítez, que poco a poco va mostrando signos de madurez y que se coloca por primera vez en lo alto de la clasificación.