Real Madrid 89-76 Tenerife: El Real Madrid recupera sensaciones de cara a la Copa del Rey.

post

Tras tres derrotas consecutivas, el Real Madrid recuperó sensaciones de cara a la inminente Copa del Rey con un cómodo triunfo ante un Tenerife irregular al que le faltó fe y que pagó caro su apagón del segundo cuarto, en el que estuvo seis minutos y medio sin ver aro (89-76).

El líder de la Liga, que defenderá en Las Palmas el título logrado en 2017, sumo sin sobresaltos su decimoctava victoria en una gran actuación del base argentino Facundo Campazzo, que anotó 15 puntos, capturó tres rebotes, entregó 8 asistencias y sumó 24 de valoración.

El acierto visitante desde el perímetro, con cuatro triples sin fallo consecutivos, propició un inicio de partido igualado, sin un dominador ni en el marcador ni sobre el parqué y con Luca Doncic protagonizando, un día más, la ofensiva de los de Pablo Laso, con siete puntos en el primer cuarto.

Enfrente, Javier Beirán constituía la principal amenaza con tres triples que contribuyeron a que su equipo terminase los primeros diez minutos con su mayor ventaja de la tarde (18-21).

La puesta en escena en la reanudación fue muy diferente. Los de Pablo Laso apretaron en defensa, mejoraron sus prestaciones en ataque y encadenaron un parcial de salida de 9-0 en tres minutos que obligó a Fotis Katsikaris a parar el partido para evitar males mayores.

Aunque sus jugadores siguieron desconectados un buen rato, errando todas sus acometidas ante la desesperación del técnico griego y otorgando facilidades al líder de la competición, que imprimió velocidad a su juego y selló su zona, lo que impidió a su oponente anotar su primera canasta hasta pasados seis minutos y medio.

Felipe Reyes convertía en oro cada pelota que recibía y, con nueve puntos en ocho minutos, lideró la reacción blanca y permitió a los suyos irse con una cómoda ventaja a los vestuarios tras un segundo acto muy desequilibrado (43-34, min 20).

Los tinerfeños espabilaron tras el descanso, pero no lo suficiente para meter presión a un Real Madrid que mantuvo su buena línea, lo que le permitió conservar su colchón cercano a la decena de puntos durante todo el tercer periodo.

Liderado por un valiente Campazzo, el mejor ataque de la Liga superaba sin excesivos problemas a la segunda mejor defensa, lo que le permitió llegar a los últimos diez minutos con el partido encarrilado (68-53).

El Real Madrid siguió rearmándose de moral de cara a la Copa del Rey en un último cuarto sin historia entre dos equipos que podrían verse las caras de nuevo el próximo sábado en la Semifinal copera si solventan con un triunfo sus respectivos cruces de Cuartos de Final.

Real Madrid 100-72 Fuenlabrada: Rudy y Reyes hacen la victoria más cómoda.

post

El Real Madrid alcanza las doce victorias seguidas en todas las competiciones tras superar con holgura al Fuenlabrada (100-72), en la que es su sexta consecutiva en Liga ACB.

El líder de la Liga Endesa, el Real Madrid, no dio opciones a la sorpresa de la primera mitad del campeonato, el Fuenlabrada, al que derrotó por 100-72 con un partido muy serio en el que el equipo visitante apenas dio sensación de poder dar la campanada.

Poco pudo hacer ante esto el Fuenlabrada del argentino Néstor García, un equipo que había sorprendido a varios de los grandes en su cancha, pero que en casa ajena no encontró la llave de la zona blanca y solo pudo acercarse con los puntos del croata Marko Popovic, que anotó 18 puntos.

Si alguien esperaba un inicio plácido para el Real Madrid, es que no conocía a este Fuenlabrada, caracterizado por ser un equipo correoso en defensa y acertado en ataque, con tres triples en sus primeros cuatro intentos que le adelantaban 12-17 (min. 7), al que respondía el Madrid con un vendaval 12-0 con un imparable Thompkins y dos triples de Rudy Fernández, uno sobre la bocina (24-17). Siguió el Real Madrid haciendo camino y el parcial iba por quince tantos seguidos hasta que el mexicano Paco Cruz embocó un triple (27-20, min. 12). Los fuenlabreños solo podían hacer daño por fuera, ya que la zona era territorio blanco, propiedad primero de Tavares y luego del hombre del día, Felipe Reyes, el segundo jugador con más partidos de la Liga ACB. De la mano del menor de los hermanos Reyes, disputando su duelo número 737 -se dice pronto, solo está a 19 partidos de los 756 de Rafa Jofresa- el Real Madrid llegó a ponerse a tiro de la decena de diferencia, con los tiros libres del cordobés y un contraataque iniciado por él para que lo terminara el estadounidense Jaycee Carroll (34-25, min. 16), la misma distancia al descanso: 45-36.

El ‘Fuenla’ perseguía encadenar la racha que le permitiera apretar el partido y llegar a uno de esos finales igualados que tan bien se le dan, pero para cortar eso apareció la inteligencia de Rudy Fernández, quien tras anotar dos tiros libres forzó un campo atrás de Eyenga y coronó la jugada con un triple (75-58, min. 32). Una bandeja de Reyes colocó las dos decenas de diferencia (79-58, min. 33), que llegaron a ser 30 tantos cuatro minutos después (97-67, min. 38) ante un Fuenlabrada ya desquiciado al que no salía nada y que tendrá que esperar otra ocasión para batir al vecino de la capital, que hoy puso oficio para evitar cualquier atisbo de sorpresa y cerró el duelo en 100-72.

Valencia 82-86 Real Madrid: El Real Madrid gana en La Fonteta y sigue invicto.

post

16 puntos, 10 asistencias, 7 rebotes y 25 de valoración. La última genialidad de Luka Doncic, clave en el triunfo madridista en la cancha del Valencia.

El Real Madrid se llevó la victoria de la pista del Valencia Basket en un duelo lleno de alternativas en el que si bien fueron Luka Doncic y Anthony Randolph los que sofocaron la revolución que montaron los locales en la segunda parte, fueron tres ‘secundarios’ como Jeff Taylor, Gustavo Ayón y Facundo Campazzo lo que sellaron el triunfo en el último minuto.

El encuentro arrancó intenso desde el inicio, como si no hubiera acabado aún la final de la liga que ambos equipos disputaron la pasada campaña. Pablo Laso decidió tratar de agobiar desde el inicio al conjunto valenciano situando a Taylor sobre Erick Green su gran referencia anotadora y lo consiguió.

Pero, paradójicamente, no le fue bien pues ‘obligó’ al resto de jugadores del Valencia Basket a involucrarse más en los ataques e hizo a su rival más peligroso. Ese juego coral y el control del rebote, con una buena labor de Will Thomas, permitió a los locales seguir el ritmo anotador de los madrileños liderado por un activo Ayón e incluso ponerse por delante (18-17, m.10).

La aparición de Doncic cambió el guión. Nueve puntos casi seguidos suyos dieron confianza al Real Madrid y aunque el ímpetu de Alberto Abalde y la reaparición de Green, más cómodo defendido por el debutante Randle, permitió al Valencia Basket resistir, la iniciativa volvió a ser del conjunto visitante.

Aunque el esloveno se refugió en el banquillo, el nervio de Campazzo la extendió hasta el descanso y eso que el choque se fue a los vestuarios con un triple de Joan Sastre sobre la bocina (39-43, m.20).

Bajo la batuta de Doncic, el Real Madrid mantuvo el control unos minutos pero al sentarse en el banquillo el partido enloqueció. El apabullante control del rebote compensó la falta de acierto local y permitió al Valencia estrechar el marcador. Y cuando se encadenaron una antideportiva de Ayón y una técnica a Laso por protestar, Doornekamp y Pleiss le pusieron por delante (58-53, m.29).

Volvió el esloveno y volvió a funcionar el conjunto visitante que, con ocho puntos seguidos de Randolph, se metió en el choque y puso nervioso al Valencia Basket. En unos minutos de una impresionante inspiración, el interior estadounidense asestó un duro golpe a su rival.

Pero los locales no se arrugaron. Con cuatro triples casi seguidos castigaron el poco movimiento de la defensa visitante y se pusieron por delante. Pero en el minuto decisivo, un triple desde la esquina de Jeff Taylor, un robo de Gustavo Ayón y una ‘bomba’ de Campazzo, sentenciaron el choque.

Real Madrid 104-76 Bilbao: Llull reengancha al Real Madrid a la Liga.

post

Sergio Llull, autor de 29 puntos, volvió a ser el motor de un Real Madrid que, con su victoria por 104-76 ante el Bilbao, se reengancha de nuevo a la Liga tras haber perdido cuatro de los últimos cinco partidos antes de la visita de los hombres de negro.

El Madrid tardó en entrar al partido. El cambio de horario, el cansancio por jugar su quinto partido en once días, haber perdido cuatro de los últimos cinco encuentros en la Liga, o la frialdad de las gradas influyeron en que el partido no adquiriera tono en los dos primeros cuartos.

Laso tuvo claro que había que frenar a Alex Mumbrú y puso a Jeffery Taylor en su marca desde el inicio. También hubo algunos experimentos con una defensa zonal, pero el marcador no acabó de serle favorable (8-13, min.5) a un Real Madrid que volvió a necesitar del genio de Sergio Llull.

Una ‘mandarina’ marca de la casa desde casi 10 metros, abrió la espita de la fábrica de triples del de Mahón que descerrajó tres seguidos sin fallo en un minuto para pasar a un 17-3.

El primer acto finalizó con un 23-20 y el entrenador madridista dio paso a algunos de los menos habituales en el segundo cuarto, con Suárez jugando todo el cuarto y Andrés Nocioni algo más de 5 minutos.

El marcador funcionó a trompicones, con los hombres de negro apoyándose en sus pívots, Micheal Eric e Ivan Buva, y con un Real Madrid que no acabó de encontrar el paso del partido y cometiendo errores de bulto en defensa.

Otra ‘mandarina’ lejana de Llull y una entrada de raza del base-escolta balear, fueron de lo poco salvable del segundo cuarto, que finalizó con 46-39.

Un 8-0 en el primer minuto y medio de la reanudación, con Anthony Randolph como protagonista absoluto (54-39) abrió una autopista hacia la victoria que Llull se encargó de validar con un nuevo triple lejano que significó un 11-0 de parcial y un marcador de 57-39 (min.22.30).

El Madrid entró en modo ‘off’ y aceptó un 0-8 (57-47) del Bilbao en poco más de un minuto por lo que Laso tuvo que parar el partido e intentar que sus jugadores volvieran a centrarse.

Llull volvió a ser el revulsivo anotando su séptimo triple de ocho intentos para un total de 29 puntos a los 27 minutos de partido (65-50). Al final del tercer cuarto, 73-61.

Felipe Reyes y Jaycee Carroll, se bastaron en el acto final para llevar al equipo a superar la veintena de puntos de ventaja (91-66 min. 33.15) y para tener un plácido final, 104-76, en el reenganche del Real Madrid a la Liga.

Real Madrid 76-75 Barcelona: Llull y nada mas.

post

Una canasta de Sergio Llull en el último segundo dio la victoria al Real Madrid sobre el Barcelona (76-75), deshaciendo el empate entre ambos en la clasificación tras 24 jornadas. El gran trabajo defensivo de los de Bartzokas culminó en una mínima ventaja en el último minuto con un gancho de Tomic, que Llull terminó frustrando liderando una vez más la anotación del equipo blanco.

Un sólido Barça que recordaba al de la Supercopa tomó el mando durante el primer parcial (7-15, m. 5) cosiendo una convincente red defensiva que incomodó el clásico ataque de los de Laso. Respondieron los blancos con la misma medicina, atajando la sangría en la pintura hasta el 23-23 tras los diez primeros minutos.

Con el 5-0 azulgrana de salida el equipo blanco se vio obligado a recuperar de nuevo el tono defensivo, hasta hacerlo también con la fluidez de ataque en la combinación en pista de Doncic, Llull y Carroll.

Con Hunter y Reyes bajo tableros los de Laso encontraron por fin el equilibrio que les había esquivado hasta entonces (37-32, m. 17). La entrada de Randolph encendió aún más el ataque blanco, que cerró la primera parte con una acción arquetípica. Contraataque de Doncic con tres segundos abriendo para el triple de Llull en el último suspiro. El jugadón ponía además la máxima en el marcador (47-36, m. 20).

En la reanudación, quiso Bartzokas sumar artillería de perímetro por la necesidad de puntos y el Barça logró reducir la desventaja (54-51, m. 24). Fueron los mejores minutos de Tomic y Koponen, prolongados el cierre del primer parcial (62-57, m. 30).

El Barça siguió intentándolo en el último cuarto a base de sacrificio defensivo, manteniendo distancias cortas en el marcador que tocaron la mínima (66-65, m. 36) con un triple de Eriksson. La contención azulgrana dio resultado hasta el gancho de Tomic que adelantó al Barcelona con 20 segundos en el reloj. Una vez más apareció el genio de Sergio Llull, con un canastón decisivo en el último segundo y en acción individual frustrando la mínima ventaja azulgrana y una victoria que llegaron a tocar con las manos.

Real Madrid 85-71 Valencia: Hasta que la defensa y Llull dijeron basta.

post

El Real Madrid doblega con autoridad a Valencia Basket (85-71) y conserva el liderato de la Liga ACB con 14 victorias en 17 jornadas. El equipo de Pablo Laso remontó un marcador en contra con un aplastante parcial de 26-8 en el tercer cuarto. Sergio Llull sumó 16 puntos y 13 asistencias, secundado por 14 puntos de Rudy Fernández. Guillem Vives, autor de 10 puntos, lideró la anotación rival.

Los locales mantienen una jornada más su buena racha en su pista, donde no pierden en Liga desde el 27 de diciembre de 2015, aunque durante muchos minutos vieron peligrar su buena trayectoria ante un oponente que completó una muy buena primera mitad y al que se le fundieron los plomos tras el paso por vestuarios, lo contrario que le ocurrió al Madrid.

Dos triples de Guillem Vives en los primeros instantes fueron la tarjeta de presentación de un equipo valenciano muy serio y rocoso que no tardó en tomar las primeras ventajas gracias su mejor puesta en escena y su superioridad en ambas zonas (2-10, min 2.30).

A los quince minutos, el Madrid logró, acercarse a un punto con buenos lanzamientos exteriores, lo que no puso nervioso a su rocoso oponente que, con un baloncesto muy práctico y su dominio en el rebote, supo mantener el control e irse al descanso siete puntos arriba (38-45). Los 22 puntos en la pintura de los valencianos frente a los diez de los madridistas y su superioridad en el rebote (18-12) decantaron a su favor una primera mitad en la que los locales sumaron más desde el triple que en sus lanzamientos de dos puntos.

El intercambio de canastas con el que arrancó el tercer acto benefició más al Real Madrid que fue mejorando con el paso de los minutos y minando la resistencia valenciana punto a punto hasta que Anthony Randolph, su mejor hombre en esa fase del juego, les puso con un triple por primera vez por delante tras 25 minutos de sufrimiento (51-49). El panorama cambió radicalmente, con un Madrid cada vez más enchufado y que metió una marcha más tras el descanso y un Valencia venido a menos que frenó en seco su producción ofensiva y se dejó medio partido en un tercer cuarto para olvidar (64-53).

Las dinámicas de ambos conjuntos se mantuvieron en los últimos diez minutos. Los locales disfrutaban con el juego de Rudy Fernández, Sergio Llull y Andrés Nocioni, que dejaron el partido resuelto en el ecuador del cuarto. Con ventajas que se mantuvieron en torno a la decena de puntos, los últimos minutos solo sirvieron para corroborar el triunfo blanco que le mantiene en solitario en lo más alto de la tabla, ahora con dos victorias más que los valencianos.

Bilbao Basket 77-85 Real Madrid: Palabra de líder.

post

El Real Madrid ajustició con un gran último cuarto a un bravo Bilbao Basket (77-85) que llegó a los diez minutos finales con opciones en el partido. Pero el conjunto blanco sacó su mejor nivel defensivo a relucir y acabó por cerrar una nueva victoria en la Liga ACB, la décima, que unida a la derrota del Barcelona, le permite ser mas líder si cabe de la competición.

Llegaba el Real Madrid a Miribilla después de sufrir más de lo debido entre semana en Euroliga frente al Zalgiris Kaunas y con la baja de Sergio Llull, tocado de la rodilla desde hace varios encuentros. Sin embargo, bajo el timón del jovencísimo Luka Doncic el conjunto blanco comenzó de manera demoledora el partido. Sin miramientos, sin dejar prisioneros.

Con un 0-7 de parcial inicial pusieron tierra de por medio desde el comienzo para no dejar lugar a las dudas. El Bilbao Basket vivía de los triples, y de su conexión interior con Buva, el hombre de negro más destacado del encuentro. Pero la movilidad, y el juego interior y exterior del Madrid era demasiado para un equipo que abusaba de su juego por detrás del 6,75.

Los hombres de Carles Durán no dejaban de hacer la goma durante todo el segundo cuarto. Cuando se acercaban a una diferencia inferior a los siete u ocho puntos, el Real Madrid apretaba un poco el acelerador para irse nuevamente por encima de los diez. Rudy Fernández daba el susto después de un golpe en la rodilla que le mandaba al vestuario, pero que no pasaba a mayores, para alivio del conjunto de Pablo Laso y pudo volver a jugar en la segunda parte.

Draper suplía con acierto a Llull y Doncic seguía demostrando el nivel de sus últimas actuaciones, con Gustavo Ayón, en modo titán dentro de la zona acabando como máximo anotador blanco del partido con 14 puntos. El Bilbao Basket seguía viviendo de su rédito exterior acertado y desacertado a partes iguales, según la fase del encuentro, que llevó al Madrid a su máxima ventaja del partido con 14 puntos. Una canasta final de Tabú al borde de la bocina finalmente dejó el marcador al descanso en 38-48.

No se dio por vencido el Bilbao Basket, con la garra de Álex Mumbrú llegó a ponerse a cinco puntos, y mantuvo vivo el choque, para júbilo de la afición de los hombres de negro. Había partido, y el bajón del Madrid no le gustó nada a Pablo Laso, que vio como su equipo finalmente tenía que afrontar los últimos diez minutos del encuentro, con solamente tres puntos de ventaja en el marcador.

El buen momento de Doncic no fue suficiente, y la grada entró de lleno en la definición del partido que minutos atrás parecía definido con claro color blanco. Pero la reacción duró lo que quiso el Real Madrid. Apretó los dientes en defensa y manejó con maestría el ataque para no dejar dudas de quien es el líder de la Liga. Un parcial demoledor en el último cuarto terminó por cerrar un choque, en el que los blancos fueron por delante durante todo el partido y que pudo complicarse gracias al buen hacer vasco en el tercer cuarto. Pero no fue así, y los blancos sumaron su décima victoria en Liga ACB, siguiendo como líder en solitario, aprovechándo el tropiezo del Barcelona en Andorra.

Gran Canaria 68-76 Real Madrid: Maratón de victorias.

post

El Real Madrid se impiso en un igualado partido al Gran Canaria, culminando una semana perfecta con tres victorias en sendos choques. Apoyados en un juego coral con Ayón, Nocioni y Llull comandando la anotación, consiguieron superar al conjunto de Luis Casimiro que mantuvo opciones de ganar hasta el último cuarto. El equipo blanco mantiene así el liderato de la Liga ACB.

La inercia llevó al Real Madrid a comenzar dominando el partido. El choque contra el Barcelona, al que dominaron claramente en Euroliga, todavía seguía en la memoria de los jugadores blancos que dejaron al Gran Canaria sin anotar durante los primeros tres minutos del partido. Pero el rebote ofensivo dio algo de aire a los locales que seguían por detrás en el marcador.

La entrada de Kuric fue clave. Una serie de tres triples consecutivos permitieron neutralizar los dos de Nocioni, empatando el partido. Pero dos acciones positivas del Madrid hicieron que abrieran algo de ventaja en los segundos finales del periodo de la mano de Doncic en defensa y Gustavo Ayón en ataque (17-21).

El segundo cuarto fue claramente para el Gran Canaria. Subió la defensa y cortocircuiteó el ataque blanco para tomar sus primeras ventajas en el partido. McCalebb hizo acto de presencia tras no jugar de inicio y desde la dirección aportó puntos y asistencias vitales para el quintento de Luis Casimiro.

El Madrid no se descompuso ni perdió la cara al partido, cuando el cansancio de la semana parecía hacerle mella. Apoyados en su paciencia en ataque consiguieron minimizar la diferencia y con un triple de Rudy Fernández, con algo de fortuna tras varios rebotes en el tablero y el aro, se marchó solamente dos puntos abajo al descanso (39-37).

El partido tuvo una fase mucho más oscura tras la reanudación. Las defensas se imponían a los ataques, y ya no se anotaba con tanta facilidad. El empate campeaba en la mayoría de los minutos disputados, y canasta arriba canasta abajo, nadie conseguía despegarse. Cuando encestaba el Gran Canaria, respondía el Real Madrid y viceversa.

Felipe Reyes dominaba la canasta propia desde el rebote, llegando a la decena a mediados de tercer cuarto. Las muñecas empezaron a calentarse por momentos y la anotación volvió a sus fueros. Se acercaban los últimos diez minutos y no podía haber más emoción en el Gran Canaria Arena (56-55).

Tuvo que llegar el último cuarto para que el Madrid pudiera abrir algo de hueco en el marcador. Doncic en la dirección y Nocioni desde el triple ponían una ventaja de cinco puntos que obligaba a Casimiro a pedir tiempo muerto. En un partido tan igualado saltaban las alarmas amarillas a falta de seis minutos.

Pero el Real Madrid cerró el choque en el tramo final con un triple de Nocioni, que terminó por matar un partido que se decidió en el último cuarto. Una nueva victoria blanca (68-76), con la que se mantiene en el liderato de la Liga ACB empatado a siete victorias con el Barcelona. Con esta victoria, el equipo de Pablo Laso cerró una semana perfecta tras superar en Euroliga al Panathinaikos y a los culés, y en liga al Gran Canaria.

Real Madrid 94-68 Zaragoza: Llull disipa las dudas blancas.

post

El base, con una gran segunda parte, desequilibra el choque ante un Zaragoza que dio la cara dos cuartos.

El Real Madrid despertó en la segunda parte, de la mano de Felipe Reyes y Sergio Llull, principalmente, para conseguir la victoria por 94-68 ante un Zaragoza que llegó al descanso con muchas opciones.

El escaso espíritu con el que comparecieron en el partido los jugadores del Real Madrid, que jugaban su cuarto partido en ocho días, determinó las primeras ventajas del equipo zaragozano, 5-11 (min.2.30), porque la defensa tampoco apareció y el acierto ofensivo también se vio muy resentido.

Pese a todo y más por inercia que por méritos reales el Madrid igualó la contienda (13-13) mediado el primer cuarto, pero el punto de inflexión llegó tras un tiempo muerto en el minuto 7 (13-17), cuando Pablo Laso intentó la solución clásica, poner a Felipe Reyes en pista par inyectar un poco de nervio y a Jaycee Carroll para elevar la anotación.

En el minuto 8.35 los locales consiguieron ponerse por delante por primera vez en el marcador, 21-19, aunque fue una ventaja efímera, porque el primer cuarto se cerró con empate a 21.

El Madrid comenzó con más ganas en el segundo acto, aunque no mejoró en exceso su rendimiento. Ese pequeño cambio le permitió adelantarse en el luminoso 29-25 (min.13.30) y 35-30 (min.15.30) pero sin alcanzar una velocidad de crucero en su juego.

De hecho poco a poco fue aflojando hasta que el equipo maño volvió a igualar las cosas, 37-37 (min.18.30), el mismo marcador con el que finalizó la primera parte.

Uno de los principales problemas del Real Madrid fue el rebote. Los aragoneses consiguieron capturar 10 rebotes más en los dos primeros cuartos, 13-23. Si a esto le unimos un menor porcentaje de acierto en el tiro de 2 puntos, 43 por cuento de los locales y 48 de los visitantes, sólo los 4 triples madridistas permitieron que el marcador fuera equilibrado al descanso.

El paso por vestuarios atemperó a un Real Madrid con más empeño en la tarea (41-37 (min.22) que tiró de manual defensivo para comenzar a dominar en ataque de la mano de Sergio Llull y Rudy Fernández, 45-41 (min. 24.20).

Robin Benzing e Isaac Fotu, los más acertados entre los rojillos, fueron los que más se opusieron a los planes madridistas, sosteniendo a su equipo en el luminoso.

El Madrid, sin embargo, puso un broche de oro al tercer cuarto con un parcial de 8-0 en poco más de un minuto, gracias a seis puntos de Llull -3 tiros libres y un triple- y a 2 de Randolph para finalizar con la mayor renta de todo el partido, 62-48.

El equilibrio en los rebotes, 9-8 para los madridistas, y el parcial de 25-11 en puntos fueron letales para un Zaragoza que fue perdiendo energía en la medida que su rival fue creciendo en juego.

Laso no dejó que sus jugadores bajasen la tensión competitiva que tanto había costado alcanzar, por lo que volvió a dar paso al capitán, a Reyes, para que liderar al equipo. La ventaja siguió subiendo como la espuma, 76-57 (min.34) dejando la victoria prácticamente decantada.

A falta de cinco minutos, 81-59, Alex Suárez pudo debutar en el equipo. El Madrid estaba ya desatado y el Zaragoza en caída libre, 85-59 (min.36.10). Un mate tras asistencia de Reyes fue su tarjeta de presentación ante los aficionados.

Estudiantes 88-96 Real Madrid: Carroll rescata al madrid ante un combativo Estudiantes.

post

El acierto de Jaycee Carroll, con dieciséis puntos en el último cuarto, dio al Real Madrid un sufrido triunfo en su visita a un Estudiantes muy combativo que dejó una buena imagen en el derbi regional y tuvo opciones de victoria hasta la aparición del escolta estadounidense (88-96).

Los hombres de Pablo Laso suplieron la gris actuación de Sergio Llull, su hombre más en forma, con buenos minutos de Anthony Randolph y Rudy Fernández, mientras que en los locales destacó la aportación del francés Edwin Jackson, que mantuvo a los suyos en el tercer cuarto.

Ambos equipos arrancaron con una elevada intensidad defensiva y buscando la velocidad en las transiciones. Los colegiales plantaban cara al vigente campeón y, sin miedo ante el aro y con los puntos de Sitapha Savané, dominaban el choque con suficiencia a dos minutos y medio para el final del cuarto inicial (17-12).

El Real Madrid reaccionó liderado por un imponente Anthony Randolph y encadenó un parcial de 10-0 que le dio ventaja al final de los diez primeros minutos (17-22). El ala-pívot estadounidense sumó once puntos en ese periodo, la mitad de los de su equipo.

El apagón ofensivo de los de Salva Maldonado continuó en el arranque de un segundo acto, lo que no desperdiciaron los madridistas para seguir abriendo brechas de hasta diez puntos, aprovechando que su rival estuvo casi seis minutos sin sumar canastas en juego.

Aunque a base de defensa, mucha pelea bajo los aros y velocidad, los locales lograron cambiar las tornas del derbi. El Real Madrid se estancó en ataque y encajó un parcial de 13-2 que culminó un triple de Jaime Fernández que devolvía la ventaja a los suyos y obligaba a pedir tiempo muerto a Pablo Laso (30-29, min 16.30).

El mayor acierto desde el triple de los estudiantiles y su dominio en el rebote en la primera mitad le permitieron irse al descanso cinco arriba (42-37) y transmitiendo buenas sensaciones a su afición, que llenó por primera vez esta temporada el Barclaycard Center.

En el tercer cuarto, el Estudiantes sufrió para no soltar el mando del partido, sostenido en la inspiración del francés Edwin Jackson, que anotaba desde todas las posiciones, dando ventajas de hasta ocho puntos a los colegiales, aunque enfrente llegó el momento de Rudy Fernández. El balear aportó nueve puntos que devolvieron la delantera a su equipo (53-54, min 26).

La igualdad era máxima y los empates se sucedían sin un dominador claro sobre la pista hasta el final de un tercer cuarto que terminó con dos puntos de ventaja para el Real Madrid.

Jaycee Carroll se encargó de romper la igualdad con dos triples y diez puntos en los primeros cuatro minutos del último cuarto que dieron al Real Madrid la tranquilidad que necesitaba y diez puntos de renta a seis minutos del final (72-82).

El Estudiantes lo intentó, pero fue incapaz de contrarrestar la inspiración de un Carroll que anotó seis de sus siete lanzamientos triples y mantuvo con su gran actuación la condición de invicto en la competición liguera del Real Madrid.