Federer logra su octavo Wimbledon.

post

El suizo eleva a 19 el récord de títulos de Grand Slam.

Desafiar a la historia. Una vez más. Roger Federer amplió aún más su leyenda. En el All England Club, escenario de sus más especiales logros, el suizo alzó su octavo Wimbledon y su Grand Slam número 19. El partido para la historia se estiró por una hora y 41 minutos y terminó con un 6-3, 6-1 y 6-4 en el marcador.

El suizo se convierte en el primer hombre capaz de ganar ocho Wimbledon en la Era Abierta, distanciándose de Pete Sampras y sus siete coronas. No sólo eso. Se convierte también a los 35 años y 342 días en el hombre de más edad en ganar Wimbledon en la Era Abierta.

Y eso que el No. 5 del Ranking ATP tuvo que afrontar una opción de break en contra en el cuarto juego del encuentro, cuando sacaba para igualar a 2 el primer set (1-2, 30-40). Sin embargo, fue el propio Federer el que asestó el primer golpe con un quiebre de inmediato (3-2). Con un 82% de puntos con su primer servicio no dio más opciones al croata en el set.

A partir de entonces el suizo soltó la muñeca y, tal y como lo ha hecho a lo largo de las dos semanas, controló de principio a fin. Marcó el tiempo del partido, dominó con el servicio, disfrutó con el revés y mandó con la derecha. En apenas una hora, Federer ya mandaba 6-3, 6-1, mientras Cilic buscaba de manera agónica sacudirse la presión de un rival que conoce las medidas de la Centre Court al milímetro.

El helvético, que no cedió un solo set en esta edición de Wimbledon, cierra otra gira sobre hierba impecable. Además de levantar su octava corona en el All England Club, sumó en el Open de Halle su noveno título, para terminar la temporada sobre el verde con un récord de 12 victorias en 13 partidos. Sólo una derrota en Stuttgart (p. con Tommy Haas) luce en su registro desde su regreso el pasado mes de junio.

En la tercera manga, Cilic elevó su nivel de agresividad con 7 subidas a la red. Sin embargo, Federer contuvo cualquier intento de remontada. El ocho veces campeón de Wimbledon terminó con 23 golpes ganadores y un 81% de puntos con el primer saque.

“Es mágico. No puedo creérmelo aún. Es demasiado. Es increíble poder conseguir estos límites. No estaba seguro si estaría de nuevo en una final después del pasado año, especialmente tras las duras derrotas con Novak [Djokovic] en 2014 y 2015. Pero mantuvo la fe. Aquí estoy con el octavo título. Es fantástico”

Esta es la quinta vez en la historia en la que Federer y Rafael Nadal se han dividido los tres primeros Grand Slams del año: 2006, 2007, 2009 y 2010.

Campeón del Abierto de Australia (v. a Nadal), Indian Wells (v. a Wawrinka), Miami (v. a Nadal), Halle (v. a Zverev) y Wimbledon, Federer ascenderá hasta el tercer puesto del Ranking ATP cuando se actualice la clasificación.

Federer vuelve a la Final de Wimbledon.

post

El suizo venció a Tomas Berdych en Semifinal y luchará con Marin Cilic por ganar el octavo título de su carrera en el torneo.

Roger Federer sigue encantando sin necesidad de desgatarse. Este viernes, aunque por primera vez en dos semanas pasó la barrera de las dos horas de juego (2h18m), superó 7-6(4), 7-6(4), 6-4 al checo Tomas Berdych para alcanzar su undécima Final en Wimbledon y ganar el partido No. 90 de su carrera en el torneo. El suizo llega a 26 sets adjudicados de manera consecutiva contando también los partidos del ATP 500 de Halle que conquistó antes del tercer Grand Slam del año.

Tal vez fue el encuentro menos cómodo de Federer en dos semanas: abanicó bolas, intentó sorprender con drops que no tocaron la red, se reprochó en voz alta en varios fallos. De hecho llegó por primera vez a 20 errores no forzados (cometió 15 en 2R ante Dusan Lajovic). Pero esa incomodidad no le impidió mandar en la mayoría de los puntos ni tampoco deleitar al público con sus golpes fantásticos. En total se apuntó 53 tiros ganadores.

Habrían sido más, también habría errado menos, si Tomas Berdych no hubiera representado la gran amenaza que fue este viernes, fastidiando al suizo con su potencia (conectó 9 aces y 31 winners), también exigiéndolo a que usara todo su repertorio para vencerlo. Por eso todos los sets se definieron por pequeños detalles.

Después de una ruptura por cada lado en la primera manga, el tie-break se desequilibró por un error no forzado de derecha del checo en el 4/3. En la segunda manga volvieron al desempate luego de tres break points sin convertir y en el 1-1 fue un tiro ganador de revés de Federer el que marcó el primer mini quiebre, definitivo para encaminarse a la victoria.

En el último set, el tercer cabeza de serie rompió la paridad quebrando por segunda vez en el partido. En el séptimo juego se aprovechó de tres errores rivales y una volea ganadora. Y esta vez, a diferencia de la primera manga, sí pudo sostener la ventaja para evitar el desempate y quedarse con el triunfo No. 19 ante Tomas Berdych. Para así sacar revancha de la derrota en los Cuartos de Final de Wimbledon 2010.

Con esta victoria (la No. 1,110 de su carrera), el suizo se convierte en el segundo jugador más veterano (35 años y 342 días) en alcanzar una final de Wimbledon, tras Ken Rosewall que fue subcampeón en 1974 (con 39 años y 246 días). Además, luego de superar por octava vez consecutiva a Berdych, vuelve más inalcanzable su récord en clasificaciones a finales del torneo, con 11 en total, y también de Grand Slams, con 29.

En la siguiente ronda medirá a Marin Cilic, contra el que tiene récord positivo de 6-1. Los dos últimos duelos entre ambos han sido clave en la confrontación. En los Cuartos de Final de Wimbledon 2016, el suizo remontó un 0-2 en sets y salvó tres match points, mientras que el croata se impuso en la Semifinal del US Open 2014 antes de ganar su único título de Grand Slam. Quien gane este domingo, se llevará un cheque de £2.2m.

Federer, que busca su octava corona en Wimbledon y la No. 19 en Grand Slams, deberá ser campeón para pasar a Stan Wawrinka y Novak Djokovic, y así aparecer el próximo lunes como el nuevo No. 3 del Ranking ATP. Además, quedaría a 1,205 puntos del No. 1 Andy Murray y con muchas posibilidad de desbancarlo teniendo en cuenta que no defiende puntos hasta el final de temporada.

Federer pone la directa en Wimbledon.

post

El siete veces campeón supera a Raonic y avanza a semifinales.

En su partido 100 en Wimbledon fue sencillamente imparable. Roger Federer firmó una actuación impecable en los Cuartos de Final de Wimbledon al superar por 6-4, 6-2 y 7-6(4) al finalista de la pasada edición, Milos Raonic, en hora y 58 minutos de encuentro.

Federer avanza así a sus semifinales No. 12 en el All England Club, lo que le deja en primera posición histórica por delante de Jimmy Connors (11). El jugador de Basilea también extiende su récord de semifinales en Grand Slam, que asciende ahora a 42.

El suizo, superlativo en todas las facetas del juego, enlaza así una racha de ocho victorias consecutivas ante rivales miembros del Top 10. No cae ante un rival entre los diez mejores del mundo desde las semifinales de Wimbledon de la pasada edición, donde precisamente perdió ante el canadiense.

Federer conectó un total de 46 golpes ganadores y tan sólo cometió 9 errores no forzados en un duelo en el que salvó las cinco ocasiones de break que enfrentó y además logró lo más complicado: romper el poderoso servicio de Raonic. Hasta en tres ocasiones (una en el primer set y dos en el segundo).

Con 35 años y 342 días, Federer se convierte también en el segundo jugador de más edad en alcanzar las semifinales de Wimbledon en la Era Open por detrás de Ken Rosewall en 1974 (con 39 años y 246 días acabó como finalista).

El objetivo sigue siendo el mismo para el suizo: ser el primer hombre en la historia en ganar ocho títulos de Wimbledon. ¿Lo logrará?

Muller sorprende a Nadal en un duelo épico.

post

El luxemburgués se impone 15-13 en el quinto set en Londres.

La sensación de enfrentar una fuerza incontrolable se hace palpable como en pocas situaciones al observar a Gilles Muller competir sobre hierba. El luxemburgués, arropado por un formidable primer servicio y una variedad idónea para dominar la superficie más rápida del circuito, continuó atrayendo miradas entre los muros del All England Club.

A sus 34 años, el número 26 del Ranking ATP firmó sobre la Court 1 de Londres la victoria más notable de su carrera al derrotar por 6-3, 6-4, 3-6, 4-6 y 15-13 a Rafael Nadal en un duelo para el recuerdo, accediendo por primera vez en su vida a los cuartos de final de Wimbledon. El luxemburgués, que rompió una racha de 22 tropiezos seguidos ante rivales Top 5, completó un esfuerzo de cuatro horas y 47 minutos culminado por el reconocimiento de la grada, que despidió con una ovación cerrada a ambos jugadores.

La victoria fue una prueba de la capacidad de resistencia de Muller, el jugador con más triunfo sobre hierba de la temporada (11) y todo un peligro con el marcador a favor, situación que provocó con un inicio de partido desbocado. Invicto en su carrera tras ganar las dos primeras mangas de un encuentro (14-0 en Grand Slam), el luxemburgués fue capaz de levantar una ventaja desde la que construir un cobijo impenetrable.

Durante las dos primeras mangas, resueltas en apenas 76 minutos a su favor, Muller contó con armas clásicas de su repertorio para infundir respeto en el césped: un primer servicio atronador (31 de 37 puntos ganados) y una frialdad total para anular cualquier amenaza (templando los tres puntos de quiebre generados por el español). Así, el luxemburgués hizo gala de una velocidad de juego abrumadora, ni siquiera detenida cuando Nadal trató de sacarse el asedio en el fondo de pista buscando de manera impecable la cinta (11 de 11 en aproximaciones a la red).

Ante los problemas, claro, el carácter de campeón. Cuando más oscuro anduvo el encuentro, cuando dos mangas perdidas en césped actuaban como sinónimo de condena, surgió la mejor versión de Nadal. El español se vio impulsado por una seguridad notable al servicio (cerró el partido con 23 aces por los 30 saques directos de su rival, una referencia en esta suerte), un golpe clave para equilibrar el encuentro (no encaró pelotas de quiebre en la tercera y la cuarta manga) y plantar cara en un duelo titánico.

El desenlace del partido se fraguó en un quinto set vertiginoso, estirado por encima de las dos horas y decidido con 15-13 en favor de Muller, que logró firmar la victoria con su quinta pelota de partido. Hasta llegar allí, y demostrando una capacidad de sufrimiento excepcional, Nadal atravesó un vía crucis permanente. El español sirvió hasta en nueve ocasiones para mantenerse en el torneo, levantó cuatro pelotas de partido (15-40 con 4-5 y otras dos con 9-10) y hasta puso al límite a Muller, obligado a salvar cuatro pelotas de quiebre cuando el luminoso marcaba el 9-9.

El campeón de 2008 y 2010, batallador como en las tardes más recordadas en Londres, sólo pestañeó cuando el sol ya amenazaba con ocultarse en la capital británica, culminando una participación defendida con uñas y dientes.

Con esta victoria Muller, que ya superó al español en segunda ronda durante la edición de 2005, se une a Roger Federer como único jugador que ha logrado derrotar en dos ocasiones a Nadal en la hierba de Wimbledon.