Un eterno Nadal logra ‘La Décima’ en Roland Garros.

post

El español rompe un nuevo récord y suma su 15º Grand Slam.

Desafiar a la historia no es sencillo. Pero Rafael Nadal demostró una vez más que no hay récords imposibles para él. Que cuando se trata de la tierra batida, es amo y señor. Y que si es una final en la Philippe Chatrier, su feudo, vencerle es misión imposible. El español conquistó su décimo Roland Garros al superar al campeón de 2015, el suizo Stan Wawrinka, en un encuentro que se estiró por dos horas y 05 minutos y terminó con 6-2, 6-3 y 6-1 en el marcador.

Nadal logra así su Grand Slam Número 15, cifra con la que supera los 14 de Pete Sampras y se coloca en segunda posición por detrás de los 18 de Roger Federer. Además, el español amplía la distancia en la primera posición de la Carrera ATP a Londres después de sumar una cifra astronómica en la gira de tierra: 4680 puntos.

En la primera final de Roland Garros disputada entre dos treintañeros desde 1969, cuando Rod Laver (30) venció a Ken Rosewall (34), Nadal y Wawrinka saltaron a pista con récords impolutos. El español no había perdido ninguna de sus nueve finales previas en el Bois de Boulogne. El suizo había ganado las tres finales de Grand Slam disputadas. Hasta que el español agrandó aún más su leyenda en la capital francesa.

Primero con el respeto y admiración mutuo entre dos grandes adversarios, Nadal y Wawrinka arrancaron cómodos desde el servicio. En el tercer juego, el español tuvo que sobreponerse a la primera ocasión de break, pero lo hizo con un buen servicio ganador y un saque directo. El mallorquín empezó a presionar entonces el servicio del suizo, que si bien salvó cuatro bolas de break en el cuarto juego, no pudo evitar que Nadal le quebrase en dos ocasiones para cerrar el parcial con autoridad y un sólido 6-2 en 42 minutos.

En el segundo set, un parcial fulgurante de 3-0 colocó en una situación de ventaja y tranquilidad a Nadal. El mallorquín, cada vez más entonado, fue encontrándose más y más cómodo al resto, tremendamente sólido al servicio. Tanto fue así, que hasta Wawrinka tuvo que rendirse en una ocasión al poderío de su rival, a quien aplaudió con caballerosa deportividad.

La montaña era demasiado alta para escalar. Nunca nadie antes había remontado un 0-2 en sets a Rafael Nadal sobre tierra batida. El español quebró de inicio en el tercer set. Estaba escrito. El partido pasaba por sus manos y la inercia de la victoria, el imán que tantas veces le atrajo en París, cumplió con la física.

Con 24 triunfos y una sola derrota en toda la gira de tierra, Nadal pone fin a la dulce primavera sobre arcilla con los títulos del Masters 1000 de Montecarlo, el ATP 500 de Barcelona, el Masters 1000 de Madrid y su décimo Roland Garros. Además, con su cuarto título del curso, avanza a Roger Federer, Jo-Wilfried Tsonga y Alexander Zverev (todos con 3) en la clasificación de mayor número de títulos en 2017, quedándose en solitario en la primera plaza.

Nadal ascenderá hasta la segunda plaza del Ranking ATP por primera vez desde octubre de 2014 y Wawrinka mantendrá la tercera plaza. Eso significa que Novak Djokovic bajará hasta el puesto Número 4, su peor ranking desde octubre de 2009.

Nadal alcanza su décima Final en Roland Garros.

post

El español se medirá a Stan Wawrinka por la Copa de Mosqueteros.

Rafael Nadal impuso su ley en Roland Garros. Y lo hizo como nueve veces campeón con hambre de ‘La Décima’. El español superó a un gran Dominic Thiem, que venía de destronar al vigente campeón Novak Djokovic, y tras dos horas y 7 minutos, apurando la luz antes del anochecer, venció por 6-3, 6-4 y 6-0.

Siempre que llegó a la final, Nadal alzó la Copa de Mosqueteros. Y esta vez, igual que en 2008, 2010 y 2012, lo hace sin ceder un set y con tan solo 29 juegos perdidos, su récord personal antes de llegar a un partido decisivo en París (Borg aún posee el récord absoluto con 27 en Roland Garros 1978). El español se convirtió en el tercer hombre en la historia en alcanzar diez finales de un mismo torneo, uniéndose a Bill Tiden (10 finales de US Open) y Roger Federer (10 finales de Wimbledon).

Los dos jugadores llegaron a la semifinales en un excelente estado de forma. Ambos como líderes en victorias sobre tierra batida en esta presente temporada, los dos con 22 triunfos. Thiem llegaba con el título de Río de Janeiro (v. a Carreño Busta) y las finales de Barcelona y Madrid en el bolsillo, mientras Nadal lo hacía con los títulos de Montecarlo, Barcelona y Madrid.

Se trataba del cuarto enfrentamiento entre español y austríaco en este 2017, todos sobre tierra batida, todos en torneos consecutivos. En Barcelona y Madrid, Nadal impuso la ley del local. En Roma, Thiem fue superior. El objetivo del pupilo de Günter Bresnik no era otro que unirse a Novak Djokovic y Gastón Gaudio como únicos hombres capaces de ganar en tres ocasiones o más a Nadal en su arcilla.

Pero la misión era harto complicada. Eso no impidió que Thiem arrancase el encuentro con break a favor. El español respondió de inmediato con un parcial de 3-0 y dos breaks que le sirvieron para hacerse fuerte. En su territorio fetiche. En 47 minutos, el primer set más largo para el mallorquín en lo que va de torneo, Nadal se hizo con la manga inicial disparando 9 golpes ganadores y una resistencia desde el resto que llevó a Thiem a cometer 15 errores no forzados.

Ahora sí, el objetivo se volvía hito aún por conquistar. En sus 100 victorias previas en tierra al mejor de cinco sets (de 102 posibles), Nadal había ganado siempre tras llevarse el primer set.

En la segunda manga, Thiem vio como cada vez era más y más difícil ganar un peloteo a Nadal. El español se iba sintiendo cada vez más fuerte y el austríaco se vio obligado a arriesgar demasiado. El nueve veces campeón, que conoce cada rincón de la Chatrier, se hizo con un break tempranero y desde la ventaja, fue creciendo en jerarquía. Thiem dio un paso al frente, menos alejado de la línea de fondo, pero Nadal seguía cual muro infranqueable. Cerró sin apuros la segunda manga, donde sólo cometió seis errores no forzados.

Inspirado, Nadal fue un huracán incontrolable. Y nada más empezar el tercer set, cuando el sol ya caía, quebró de nuevo a Thiem y se encaminó hacia la final pisando el acelerador con tremenda autoridad. Sin mirar atrás.

Stan the man, el rival de la final. En el partido decisivo le espera el campeón de 2015, ganador de 3 Grand Slam: Stan Wawrinka. El suizo se impuso en una épica semifinal a cinco mangas al Número 1 del Ranking ATP Andy Murray (6-7(6), 6-3, 5-7, 7-6(3) y 6-1) y disputará su segunda final en el Bois de Boulogne.

Si bien Nadal domina el head to head por 15-3, Wawrinka se llevó la única final de Grand Slam que han disputado entre ambos. Fue en 2014, en el Open Australia, cuando el suizo se coronó por primera vez en la categoría.

Nadal y Thiem se citan en Semifinal.

post

Rafael Nadal avanzó a sus décimas semifinales de Roland Garros tras el abandono de Pablo Carreño Busta.

No fue de la manera esperada, pero el nueve veces rey de Roland Garros está cada vez más cerca de romper su propio récord. Rafael Nadal ya está en semifinales del Grand Slam sobre tierra batida tras superar a su compatriota Pablo Carreño Busta, que se vio obligado a retirarse por una lesión abdominal cuando el mallorquín dominaba por 6-2 y 2-0 en el marcador tras 51 minutos de partido.

De esta manera, Nadal alcanza su décima Semifinal en París, extendiendo su propio récord de nueve, y amplía a 14-0 el número de triunfos logrados en el Bois de Boulogne ante compatriotas. Ya son 22 victorias sobre tierra batida en este 2017 para un Nadal que, líder en solitario, se ha coronado en Montecarlo, Barcelona y Madrid.

En el partido originalmente programado para el martes pero disputado el miércoles, Nadal y Carreño se enfrentaron a condiciones completamente distintas a las de días previos. Más frío (16 grados) y mucho más viento. El nueve veces campeón arrancó rápido con un 2-0 pero Carreño respondió de inmediato con un contrabreak.

Sin embargo, a medida que Nadal fue dictando más con su derecha, menos opciones aparecían en el horizonte para Carreño. De nuevo el mallorquín se hizo con un quiebre para poner el 3-1 y confirmar con su saque la ventaja. Mantener el servicio se volvió una quimera para ambos. Sirvió Nadal por el primer set y fue entonces cuando el asturiano se hizo con el segundo quiebre y la opción de seguir peleando por el parcial.

Dos dobles faltas consecutivas por parte de Carreño entregaron la primera manga a Nadal, que terminó el parcial con un 38% de puntos ganados con el primer servicio, el 57% con el segundo y conectó 4 golpes ganadores. Después de ser atendido por una lesión abdominal, y al tratar de rematar un smash, Carreño no pudo continuar.

Victoria agridulce para Nadal, pero pase a semifinales conquistado. En la penúltima ronda le espera un Dominic Thiem que viene de destronar al vigente campeón Novak Djokovic. En un sensacional encuentro del austríaco, Thiem se impuso por 7-6 (5), 6-3 y 6-0 en dos horas y cuarto.

En el head to head, Nadal domina el cara a cara por 4-2 pero Thiem se ha llevado la última victoria ante el español, hace menos de dos semanas en Roma. Por cuarto torneo consecutivo, el español y el austríaco cruzan sus caminos. ¿Quién avanzará a la final de finales?

Nadal, imparable, ya está en Cuartos de Final.

post

El español, cada vez más cerca de ‘La Décima’, sigue sin ceder un set.

Rafael Nadal ya está en los cuartos de final Roland Garros. El nueve veces campeón, que busca ‘La Décima’ en el Bois de Boulogne, superó a su compatriota Roberto Bautista Agut en hora y 51 minutos y un 6-1, 6-2 y 6-2 en el marcador. Sin ceder un set en sus cuatro partidos.

“Estoy muy satisfecho y contento con la victoria porque el partido era muy importante para mí”, apuntó aún en pista el español. “Cada día es una historia diferente y hoy era importante porque Roberto tiene un nivel altísimo y mucha consistencia y tener un triunfo así me sirve mucho”.

Nadal está a una victoria de las 100 sobre tierra batida al mejor de cinco sets. Un dato estratosférico teniendo en cuenta que hoy firmó 99 victorias en 101 partidos sobre polvo de ladrillo al mejor de cinco. Además Nadal amplió a 13-0 su récord ante españoles en Roland Garros, que sigue impoluto.

Ante Bautista, el mallorquín siguió a nivel excelente. Aunque el resultado indique un partido cómodo, la intensidad fue altísima en ambos lados de la red. Eso llevó a que ambos jugadores cometiesen más errores no forzados, aunque también hubo un alto número de golpes ganadores.

En el primer set, Nadal concedió en una ocasión su servicio y tuvo que salvar dos bolas de break más pero contrarrestó ese quiebre haciéndose con tres a su favor. En la segunda manga, mucho más sólido al servicio, pasó de un 50% ganados con el primer servicio a un 93%, estadística que le ayudó a reducir el tiempo del parcial de manera exponencial.

En la tercera manga, Nadal se hizo con otro quiebre en el quinto juego y desde la ventaja, ya no dejó escapar el triunfo. Ya son 76 victorias en Roland Garros. Sus dos únicas derrotas vinieron en los Octavos de Final de 2009 (ante Soderling) y los Cuartos de Final de 2015 (ante Djokovic).

“Rafa está a un nivel muy alto. No descansa ni un punto y juega a la máxima intensidad todo el rato. Eso hace que a veces te precipites y te aceleres tú un poco y hagas más fallos de lo normal”., explicó Bautista tras el encuentro. En el primer set creo que he merecido más porque ha sido mi mejor set sin duda alguna. He empezado bien el partido y he tenido la sensación que mandaba un poco más que él pero el resultado ha sido 6-1. Eso me ha alejado un poco de las cosas que tenía que seguir haciendo y él ha empezado a mandar más y tener más control de puntos”.

En Cuartos de Final le espera Pablo Carreño Busta, que sobrevivió a un maratón y cinco mangas  ante el quinto favorito Milos Raonic, a quien superó por  4-6, 7-6(2), 6-7(6), 6-4 y 8-6. En el head to head, Nadal domina por 3 victorias a 0.