Djokovic se corona en Madrid.

post

El serbio logra su tercer título en el Madrid Open.

Una demostración de autoridad en toda regla. Novak Djokovic coronó su tercer título del Madrid Open, remarcando su control al frente del ATP Tour. El balcánico, que llevaba cerca de tres años sin ganar un título sobre tierra batida (Roland Garros 2016), completó un viaje en el tiempo para reencontrarse con la superficie más lenta del circuito. La misma que puede terminar de aferrarlo a la cima del tenis masculino. Con una calma absoluta, el serbio se ganó el aplauso del Estadio Manolo Santana.

El N° 1 mundial desbordó por 6-3 y 6-4 al griego Stefanos Tsitsipas para conquistar su 33º título ATP Masters 1000, igualando la plusmarca histórica establecida por Rafael Nadal en torneos de esta categoría. El serbio levanta así el 74º título individual de su carrera deportiva y el segundo de la temporada 2019, después de conquistar el Open Australia el pasado mes de Enero.

La primera manga fue un buen ejemplo de experiencia. Si Tsitsipas intentó acudir a lo desconocido, buscando poner las manos en su primera copa ATP Masters 1000, Djokovic compitió sabiendo lo que encontraría a cada paso. El serbio arrebató el primer turno de servicio a su rival y pudo competir durante toda la primera manga con viento a favor. El 3-0 que supo colocar de inicio antes de romper a sudar le permitió dominar tácticamente la entrada en calor. Apenas una rotura le permitió tener el control ante Tsitsipas, incapaz de generar una pelota de rotura en todo el primer set.

Ante los problemas surgió el gran carácter de Tsitsipas, dispuesto a plantar cara a los mayores nombre del circuito. Ante uno de los mejores restadores del mundo al acecho, cada turno de servicio fue un camino por la cuerda floja. Y Djokovic estuvo a punto de morder bien pronto, con un 15-40 con 1-1 en el marcador. La presión nunca descendió: Novak logró al menos dos puntos por juego en cada turno de devolución desde entonces. Con 4-4 y una sensación de peligro constante arrebató el servicio a Tsitsipas. Para el número 1, la oportunidad fue suficiente para culminar la victoria al saque.

Djokovic tuvo respuestas para el impredecible juego de su adversario. No dudó Tsitsipas en buscar al serbio cerca de la red, un área de pista que el heleno controla como pocos jugadores de su generación. Si las dejadas fueron frecuentes también lo fue la anticipación de Novak, rápido como un rayo para responder a cada cambio de ritmo del griego. A diferencia de muchos compañeros, desesperados durante la semana por la táctica de Stefanos, el N° 1 mundial aceptó cada dificultad táctica que planteó el encuentro.

El triunfo sirvió para que Djokovic empatara el historial head to head ante Tsitsipas (1-1), vencedor en el único duelo previo en los Octavos de Final de la Rogers Cup 2018 en Toronto. Entre dos jugadores bien instalados en el Top 10 del Ranking ATP, acostumbrados a las rondas finales de los mayores torneos, los capítulos de esta rivalidad podrían multiplicarse en los próximos meses.

Los triunfos de Djokovic en Madrid han representado momentos muy especiales en la carrera del balcánico. La edición de 2011 (d. Nadal) fue la antesala de su primer ascenso al No. 1 mundial, terminando de colocar al serbio en la historia del circuito. En la temporada 2016 (d. Murray), con una carrera ya legendaria a la espalda, a su triunfo en la Caja Mágica se sucedió la conquista de Roland Garros para completar la colección del Grand Slam.

Ahora, y tras dejar una firme huella en el corazón de la tierra batida, Djokovic mira con ambición al futuro como líder del ATP Tour. El serbio competirá en el Masters 1000 Roma, su torneo sobre arcilla más solvente con cuatro títulos, y culminará la gira en Roland Garros, donde intentará levantar su cuarta corona consecutiva de Grand Slam. Un horizonte espectacular en manos del actual rey del circuito.

Fognini se corona en Montecarlo.

post

El italiano conquista su primer ATP Masters 1000.

En una final bien inesperada cualquier cosa podía suceder. Fabio Fognini se coronó el Domingo en el Masters 1000 Montecarlo 2019 el título más importante de su carrera, colocando en su palmarés una copa a la altura de su talento. El tenista de San Remo se convirtió en el primer jugador italiano en levantar una copa ATP Masters 1000, categoría inaugurada en la temporada 1990, y dejó su nombre grabado en uno de los torneos más históricos del calendario.

El N° 18 mundial desbordó por 6-3 y 6-4 al serbio Dusan Lajovic en 1 hora y 38 minutos en una Final marcada por los nervios de ambos debutantes. El balcánico, presente en el primer Final ATP Tour de su carrera, sucumbió en una jornada de cielos pesados, bastantes rachas de viento y, sobre todo, una monumental tensión por la copa que tenían entre las manos. Una presión evidente que se notó desde los primeros puntos del encuentro.

Después de avanzar hasta la Final sin ceder una manga, Lajovic creyó en sus opciones desde el desorden. Ante la figura de Fognini, un tenista tan impredecible como definitivo, Dusan procuró ser un objetivo nada fácil de localizar. El serbio comenzó la Final durmiendo la pelota con su revés cortado, tomando la red con decisión y rompiendo cualquier guión desde el fondo en la arcilla. Sin ritmo y alejado de cualquier lógica en el polvo de ladrillo, llegó a romper el saque de Fognini y situarse 2-1 en el marcador.

Si algo caracteriza a Fognini es su indiferencia ante las circunstancias. Con ese aparente temple del que ha hecho firma, el italiano logró imponer su golpe de revés con el paso de los minutos. Un golpe de aceleración máxima, con una capacidad innata para la apertura de ángulos, comenzó a desmontar el difuso plan de Lajovic. Fabio logró ganar cinco de los últimos seis juegos del primer set desde el silencio, apoyado por una grada que lo apoyó mayoritariamente.

El italiano, que superó al 11 veces campeón Rafael Nadal en la Semifinal, tuvo razones de sobra para confiar en que la ocasión sería gloriosa. Fognini rompió a Lajovic en el primer juego del segundo set y comenzó a vislumbrar una opción real de campeonato. Y los problemas nunca desaparecieron: Lajovic recuperó de inmediato la rotura, un vendaje en su pierna derecha fue colocado en mitad de la segunda manga y la agresividad de su rival fue en ascenso hacia el final del partido.

Con todo, la mano de Fognini siempre estuvo un paso por delante. Las derechas invertidas del italiano fueron un martillo contra el revés a una mano de Lajovic. Sus pasos cortos, un arma clave para medir los durísimos golpes de su rival y su intuición, siempre alerta en momentos decisivos, fundamentales para alcanzar las dejadas de emergencia de su adversario. Cuando lo necesitó, Fabio siempre tuvo la respuesta adecuada.

El título supone un balón de oxígeno para Fognini, que asciende a la mejor posición de su carrera en el N° 12 mundial. Montecarlo estrenó nuevo rey.

Federer reina en Miami.

post

El suizo suma el título N° 101 de su carrera y llega a 28 ATP Masters 1000.

A los 37 años, Roger Federer continuó haciendo historia. El suizo, que hace unas semanas llegó a los 100 títulos en Dubai, venció 6-1 y 6-4 a John Isner en la Final del Miami Open y siguió rompiendo récords. Así, al llegar a los 101 trofeos en su carrera, Federer sumó su ATP Masters 1000 número 28, el cuarto en Miami, y cerró exitosamente su primer tramo de la temporada: quitando la derrota contra Stefanos Tsitsipas en los Octavos de Final del Open Australia, Federer ha ganado dos torneos (Dubái y Miami) y ha llegado a la Final en otro (Indian Wells, donde perdió con Dominic Thiem). Para enmarcar.

Y Federer lo hizo de una forma extraordinaria: ganando todos los puntos que jugó con su primer saque y cediendo solo 3 en total, ante Isner, uno de los mejores sacadores de todo el ATP Tour.

Hasta ahora, Federer e Isner se habían encontrado en 7 ocasiones, con un balance de 5-2 para el suizo. Sin embargo, la última vez que se vieron las caras, en París 2015, el triunfo se llevó el estadounidense en un partido que se decidió con un tie-break en el parcial decisivo. Aunque de ese último partido habían pasado casi cuatro años, el recuerdo de haber salido vencedor impulsó a Isner en el arranque de la Final.

El estadounidense, campeón de Miami la temporada pasada al imponerse a Alexander Zverev en la Final, logró el gran objetivo de volver a alcanzar el partido decisivo en el segundo ATP Masters 1000 del calendario, colocándose en la posición ideal para defender el título que consiguió en 2018, hasta ahora el primero y único de la categoría para Isner.

Al pisar la pista, Federer se lanzó a disputar su 50ª final de Masters 1000 (con un balance de 27 victorias por 22 derrotas), la quinta en Miami, con una meta entre ceja y ceja: ganar su Masters 1000 número 28, el título 101 de su carrera, el cuarto en Florida tras las victorias de 2005, 2006 y 2017.

Federer, en cualquier caso, no bajó la guardia y aterrizó en el cruce decisivo redoblando las precauciones.

En la previa, Federer había insistido en la importancia de aprovechar sus oportunidades para romper el poderoso saque de Isner, uno de los mejores del circuito. Sin embargo, el suizo no tardó nada en lograr un break, tomándole la delantera a la Final desde bien pronto. Fue en el primer juego del duelo cuando Federer consiguió un break que le colocó con 1-0 en el marcador, una ventaja que rápidamente convirtió en 2-0.

El suizo, como siempre decidido a practicar un tenis muy agresivo, se mostró igualmente decidido a morder al resto, lo que se tradujo en resultados muy favorables para el campeón de 20 torneos del Grand Slam. En 18 minutos de final, Federer le había roto el saque a Isner otra vez para ponerse 4-1, abriendo una brecha enorme en la pelea por el título cuando ganó su siguiente turno de servicio en blanco para mandar 5-1.

Lanzado por la confianza de encontrarse jugando muy cómodo, Federer se hizo con el primer parcial en 25 minutos, rompiendo de nuevo el saque de Isner, sumando un total de tres breaks en esa primera manga. El suizo, que tuvo un balance de 7 golpes ganadores por tan solo 2 errores no forzados, controló a Isner a placer, anulando todas las armas de su contrario.

Aunque más apretado, el segundo parcial fue un reflejo del partido: Federer fue ganando sus saques con solvencia mientras Isner se resintió de unos problemas en su rodilla derecha que le hicieron terminar la Final con evidentes problemas de movilidad, aguantando las lágrimas de impotencia en los ojos.

Así ganó Federer en Miami: tras romperle el servicio a Isner cuando el estadounidense buscaba el 5-5 en el marcador, la forma de cerrar otra gran tarde en su carrera.

Thiem hace historia en Indian Wells.

post

El austríaco logró su primer ATP Masters 1000 al vencer a Roger Federer.

Roger Federer y Dominic Thiem lucharon por el título de Indian Wells, con mucho en juego para ambos competidores. Un duelo en el desierto para saborear ATP Masters 1000. Federer capturó el primer set 6-3, pero Thiem respondió con otro 6-3 y prevaleció en el último set, por 7-5, logrando así su primer ATP Masters 1000 y mejorando a 3-2 el cara a cara con el suizo.

El primer Masters 1000 del año estuvo en juego en Indian Wells, con Federer en busca de un sexto título récord en el desierto de California y con Thiem buscando inaugurar su palmares con torneos de la categoría. Actualmente, el suizo está empatado con Novak Djokovic en la cima de la tabla de máximos ganadores del prestigioso torneo de pista dura. Además, el suizo estaba persiguiendo su título N° 101, el 28 a nivel de Masters 1000.

En el otro lado de la red, Thiem apuntó a su momento en el centro de la atención de la Final. Apareciendo en su tercera Final, anteriormente cayó ante Rafael Nadal en el Madrid Open 2017 y ante Alexander Zverev el año pasado en la capital española.

Empatados a dos victorias cada uno, el campeón del Domingo se ganó el derecho de dominar la serie en el head to head contra su rival. Federer prevaleció más recientemente en el Masters Cup de 2018, mientras que Thiem ganó los dos encuentros anteriores.

Al igual que en los partidos previos, los márgenes son muy estrechos cuando Federer y Thiem se enfrentan. El suizo llegó en buena forma, entrando al encuentro con una racha de nueve victorias consecutivas, incluyendo 15 sets ganados de forma consecutiva. Su oponente austríaco ha perdido solo un set esta quincena, superando a un determinado Milos Raonic en la Semifinal del Sábado.

Habiendo sido quebrado solo dos veces al entrar en la Final, el servicio de Thiem fue asediado inmediatamente cuando comenzó el juego. Se libraría de un 0-40 con tres errores de revés de Federer, pero no pudo evitar una cuarta oportunidad de quiebre.

A la edad de 37 años, un veterano Federer mostró sus nuevas piernas con 3-1 en el primer parcial, corriendo hacia la línea de fondo para golpear un tweener. Y a pesar de ser de todo, el suizo se adelantó una vez más, tomando una ventaja de 5-3 tras un sublime golpe ganador con una media volea. Así, Fededer sellaría el primer set después de 37 minutos, ganando ocho de ocho puntos en la red.

Antes del partido, Federer había ganado 20 finales consecutivas al hacerse con el primer set. Pero Thiem tenía planes para detener la racha, arrebatando rápidamente un break en el segundo set de repente, Thiem obtuvo 13 de 14 puntos para tomar una ventaja de 4-1. Sin problemas, el swing del austríaco fue rápido y Thiem forzó sin aviso un tercer parcial.

Entonces, el austríaco reclamó la victoria contra Federer, elevando su tenis para firmar un triunfo que difícilmente olvidará.

Khachanov tumba a Djokovic y alza su primer Masters 1000.

post

El ruso, de 22 años, es campeón ATP Masters 1000 nueve años después de que otro compatriota lo consiguiera.

Karen Khachanov levantó el Domingo su primer título ATP World Tour Masters 1000 al imponerse en la Final del Masters Paris 2018. El ruso superó por 7-5 y 6-4 en una hora y 37 minutos al serbio Novak Djokovic, interrumpiendo una racha de 22 victorias consecutivas del inminente N° 1 Mundial. Fue la confirmación de una figura de futuro con mucho hambre en el ATP World Tour, que logró la copa más importante de su trayectoria profesional ante la atenta mirada de Bercy.

“Significa mucho para mí”, reconoció Khachanov tras el partido. “No podría estar más feliz de acabar así la temporada”.

En una semana imperial, Khachanov firmó un registro histórico al inclinar hasta a cuatro figuras Top 10, venciendo al N° 9 John Isner, al N° 8 Dominic Thiem, al N° 5 Alexander Zverev y al N° 2 Novak Djokovic para hacerse con el trofeo. La victoria permitirá a Khachanov pasar el Lunes del N° 18 al N° 11 del Ranking ATP Mundial firmando la mejor posición de su carrera deportiva.

El moscovita levanta su cuarto título ATP World Tour y el tercero de la temporada 2018, después de imponerse previamente en el Open 13 de Marsella (d. Pouille) y la Kremlin Cup de Moscú (d. Mannarino). Un esfuerzo que le ha permitido cerrar la temporada con un notable balance de 18-3 en pista cubierta. Karen presenta un balance de 4-0 en finales ATP World Tour.

Si Khachanov disputó su primera Final de la categoría no se notó en absoluto. El carácter del ruso fue un constante en el encuentro, convencido de poder mirar a los ojos al inminente N° 1 Mundial en su primera Final ATP World Tour Masters 1000. Con un juego coronado por la potencia pero lleno de coordinación y habilidad, Karen probó estar preparado para una batalla de virtuosos.

El primer ejemplo llegó bien pronto. En su segundo juego al resto, Djokovic arañó desde la línea de fondo hasta colocar un 0-40 sobre el servicio de Khachanov. Con el cuerpo todavía templado y ante situación que haría temblar a medio circuito, el ruso logró equilibrar un juego que después terminaría perdiendo. Fue un detalle fugaz, pero suficiente para comprobar la sangre fría con que salió al partido.

Un juego después, usando golpes cortados y una variedad primorosa en un jugador de 1,98m, Khachanov recuperó de inmediato la herida abierta por Djokovic para colocar el 2-2 en el marcador. El partido estaba recién nacido, pero la batalla estaba bien madura en la mente del jugador ruso. Si Novak exigía incomodidad en cada tiro, Karen apareció dispuesto a cumplir ese guión.

Con una contundencia rara vez vista ante el balcánico, Khachanov encontró vía libre para hacer retroceder al actual N° 1 Mundial. Si Djokovic llegó a la Final restando unos pasos por delante de la línea, la potencia del ruso le hizo retroceder dos metros hasta rozar el muro de fondo. Una demostración de fortaleza total ante la grada de Bercy, atónita al ver dominado a un jugador con 22 victorias seguidas en su bolsa.

Lejos de desaparecer en el momento clave, la agilidad de Khachanov se mantuvo cuando el duelo entró en ebullición. Con una colección de tiros forzados y escorzos imposibles, Khachanov logró arrebatar el servicio a Djokovic y colocarse con 6-5. Un revés paralelo con el cuerpo al límite dobló la mano de Novak, puesto ante el paredón ante el servicio del ruso. Con bombazos de impresión, y levantando un crítico 0-30 con aroma a tiebreak, Karen selló por 7-5 una manga inolvidable.

La actitud de Khachanov quedó resumida con 18 tiros ganadores en una sola manga, una barbaridad ante un defensor del calibre de Djokovic. Firmando superioridad (9 a 7) incluso en puntos que sobrepasaron los nueve golpes, una especialidad total de Novak, y midiendo con cautela cada aproximación a la cinta, Khachanov presentó una candidatura más que firme a la copa.

“Ante Novak no puedes subir simplemente a la red porque conecta passing shots increíbles”, indicó Karen. “Tienes que preparar muy bien el punto antes de subir. Debes tener claros los tiros correctos cuando te acercas a la cinta”.

“La mejor manera es si estoy golpeando de izquierda a derecha y subo con una bola más corta. A veces no es posible pero en ocasiones lo hice realmente bien. En general, mi juego es agresivo y debo intentar entrar más en pista y subir como lo hice hoy”.

La segunda manga dio poca opción a la reacción de Djokovic, enfrentado a un rival con el plan bien trazado. De golpazo en golpazo, Khachanov rasgó por completo la defensa del serbio, al que mantuvo a raya con apenas una rotura de servicio. Ante la presión surgió la mejor versión del ruso, capaz de completar la manga más importante de su carrera sin encarar una sola opción de rotura. Palabras mayores ante el restador histórico que tuvo al otro lado de la red. Con los brazos al cielo de Bercy y una sonrisa en el rostro, Karen culminó una jornada inolvidable en su ascendente carrera.

“Quiero hablar de lo bien que jugó durante toda la semana”, dijo Djokovic. “Merece totalmente ganar este partido. Le doy todo el mérito. Es un jugador joven con proyección. Incluso un jugador ya establecido, de élite. Ha mostrado una calidad formidable y veremos mucho de él en el futuro”.

“Me satisface volver a ser número 1, oficialmente desde mañana. ¿Qué más podría pedir? He ganado más de 20 partidos seguidos y he tenido unos últimos cinco meses increíbles”.

Karen Khachanov es el primer campeón ruso de torneos ATP World Tour Masters 1000 desde que Nikolay Davydenko coronara el Masters Shanghai en la temporada 2009.

El moscovita, sumará 1.000 puntos para su Ranking ATP y se embolsa un premio en metálico de 973.480€.

Por su parte, Djokovic añadirá 600 puntos para el Ranking ATP y se embolsará un premio en metálico de 477.315€.

Djokovic toma Shanghai y roza la cima.

post

El serbio queda a 35 puntos de Nadal en la Carrera ATP a Londres.

Novak Djokovic dio un paso de gigante en su regreso a la cima del ATP World Tour. El serbio coronó el domingo su cuarta copa del Masters 1000 de Shanghai, ampliando su colección ATP Masters 1000 hasta las 32 coronas, para confirmarse como el jugador a batir en la actualidad en el vestuario.

El de Belgrado logró el 72º título ATP World Tour de su carrera al superar por 6-3 y 6-4 en una hora y 36 minutos al croata Borna Coric, al que desbordó en una final plagada de tenis de fondo y largos intercambios a toda velocidad. Ante un jugador con capacidad para aguantar un altísimo ritmo de pelota, Djokovic se sumergió en una batalla física mostrando unos reflejos y una capacidad de anticipación en pleno esplendor.

“Es fenomenal. Estoy muy orgulloso de ello”, reconoció Djokovic. “Obviamente los últimos tres o cuatro meses han sido impresionantes para mí. No tengo muchos agujeros en mi juego, especialmente esta semana. Todo ha salido fenomenal”.

Novak ha logrado coronar Shanghai sin ceder un turno de servicio, conservando los 47 juegos en que puso la pelota en circulación. Como hiciera en 2015, última temporada en que finalizó el año como N° 1 mundial, Djokovic abrazó el trofeo sin perder una sola manga en todo el torneo. Un aviso de sus intenciones para el tramo final del curso.

“Ha sido una de las semanas más solventes al servicio que he tenido en mi carrera”, indicó Novak. “Dije estos días que jamás había jugado en unas pistas más rápidas en Shanghai, así que este año era más importante que nunca tener éxito con el primer saque. He podido hacerlo y jugar con buenos porcentajes en cada partido. Eso me da mucha satisfacción”.

La victoria permite a Djokovic volver a situar su figura en la cúspide del tenis masculino. El balcánico comenta su ascenso al N° 2 mundial del Ranking ATP y, además, al apilar 7.445 puntos en la clasificación del año, se coloca apenas a 35 unidades del N° 1 Rafael Nadal (7.480) en la Carrera ATP a Londres. Una circunstancia que asegura una espectacular lucha por el trono al cierre del curso.

Las cuatro coronas de Shanghai (2012, 2013, 2015, 2018) sitúan a Djokovic como jugador más laureado en la historia del torneo, rompiendo la igualdad con Andy Murray (2010, 2011, 2016) y remarcando la fiabilidad de Novak sobre suelo asiático. Ahora, y tras recuperar la corona en el Qi Zhong Stadium, Djokovic firma ya un balance de 11-0 en finales chinas durante su carrera deportiva.

El jugador balcánico, que ha levantado los dos ATP World Tour Masters 1000 y los dos Grand Slam más recientes, confirmó la recuperación de su mejor nivel en esta segunda mitad de temporada 2018. Con un balance de 27-1 desde Wimbledon y una inercia sin aparente freno la autoridad se vuelve a escribir en serbio.

Djokovic fue el tercer jugador en confirmar su acceso a las ATP Finals, una cita donde también han sellado su clasificación figuras como Rafael Nadal, Roger Federer, Juan Martín del Potro y Alexander Zverev. a celebrar del 11 al 18 de Noviembre bajo la cubierta de The O2 en Londres.

Para Coric la semana guarda un impulso excepcional, colocándole entre los principales aspirantes para luchar por una de las tres plazas restantes al torneo broche de temporada. El croata ascenderá 10 posiciones en la Carrera ATP a Londres, pasando del N° 21 al N° 11 en una semana de grandes reflexiones personales.

“He jugado realmente bien”, reconoció Coric. “Me siento bien en pista. No he servido especialmente bien, pero él estaba restado a un enorme nivel, buscaba siempre una marcha más”.

“Me siento feliz con la semana. Creo que ha sido muy positiva para mí. He pasado de pensar que me marcharía del torneo en la noche del lunes tras mi primer partido [ante Stan Wawrinka] a jugar mi primera final Masters 1000. Es increíble. Debo extraer conclusiones positivas de esta semana”.

Djokovic toca el cielo en los Masters 1000.

post

El serbio conquista en Cincinnati el ATP Masters 1000 que faltaba en su palmarés.

No es el jugador que más coronas ATP World Tour Masters 1000 presenta en su palmarés, pero sí el único que puede presumir de haber conseguido al menos un trofeo en los nueve escenarios diferentes de los torneos de esta categoría. Novak Djokovic consiguió el domingo en el Western & Southern Open el último que faltaba en su vitrina en Cincinnati para completar el ‘Golden Masters’.

Y lo hizo en la sexta oportunidad que se le presentaba en su carrera, tras derrotar a Roger Federer por 6-4 6-4, en una hora y 24 minutos. Antes, había cedido en cinco finales previas en 2008 (p. ante Murray), 2009 (p. ante Federer), 2011 (p. ante Murray), 2012 (p. ante Federer) y 2015 (p. ante Federer).

Mientras tanto fue recopilando distintos trofeos de esta categoría hasta sumar 31 títulos, dos menos que Rafael Nadal que lidera la lista histórica con 33. En Cincinnati rompió el maleficio que perseguía desde hace diez temporadas para lograr un hito que sólo él ha conseguido desde que se instauraron los ATP Masters 1000 en 1990.

Ni siquiera había podido anotarse un set en sus anteriores finales en Cincinnati, pero en 2018 cambió su suerte desde el inicio. Y eso que enfrente tenía al siete veces campeón, que llegaba con unos imponentes números en el servicio.

El serbio trató de hacer dudar a Federer desde el primer juego, amenazándole con dos puntos de break, pero el suizo escapó del peligro y firmó 100 juegos consecutivos ganados con el servicio. Hasta que en el séptimo juego Djokovic aprovechó su tercer punto de quiebre para adelantarse en el marcador. La ventaja fue suficiente para cerrar el parcial de su lado (6-4).

Djokovic, que lidera el head to head por 24-22 después de la victoria del domingo, estaba a sólo un set de su segundo título de 2018 (Wimbledon y Cincinnati).

El cabeza de serie N° 2 reaccionó nada más arrancar la segunda manga con un break (2-0). Una doble falta de Djokovic –la primera del partido– concedió el quiebre al suizo. Sin embargo, el de Belgrado recuperó la concentración que había mantenido durante la primera hora para devolver de inmediato el quiebre.

Elástico en el fondo, defendiéndose con la chispa de antaño, fue creando dudas en Federer que siempre buscó ser agresivo, con mayor o menor éxito. Y en el séptimo juego levantó un 40-0 del suizo, le obligó a jugar cada punto hasta arrebatarle el saque (4-3). Al igual que en el primer set, consolidó el quiebre para acabar levantando la corona en Cincinnati.

Nadal abraza en Toronto su título N° 80.

post

El español supera a Stefanos Tsitsipas en la Final de la Rogers Cup y llega a 33 títulos en ATP Masters 1000.

Después de superar tormentosos partidos durante la semana, llenos de lluvia, rivales inspirados, retrasos y suspensiones, Nadal se merecía una coronación como la del domingo en la Rogers Cup. Por primera vez bajo el sol de Toronto en esta edición, el N° 1 del Ranking ATP minimizó el drama y mostró el mejor tenis del torneo en la Final para convertirse en el cuarto jugador en la historia en alcanzar 80 títulos en el ATP World Tour.

Gracias a su triunfo con parciales de 6-2, 7-6(4) en poco más de una hora y media, el español llega a récord de 5-0 en finales de la temporada y a 4-0 en finales de la Rogers Cup, luego de imponerse en 2005, 2008 y 2013. Además, Nadal se convierte en el segundo jugador del 2018 en llegar a 40 victorias en la temporada, tras Alexander Zverev. Lo meritorio es que el zurdo de 32 años alcanza esta cifra con solo ocho torneos disputados.

Nadal es el tenista con menos participaciones en el Top-100 de la Carrera ATP A Londres y al mismo tiempo quien más tiene puntos, y el único clasificado para las ATP Finals. 2018 ha sido uno de los mejores cursos de su carrera, perdiendo apenas tres partidos, ganando su undécimo título tanto en Montecarlo como en Barcelona y Roland Garros. También consiguiendo su octava corona en Roma. Y este domingo volvió a triunfar en Canadá.

Lo hizo sin consideración por su rival, debutante en una final de ATP Masters 1000 y quien estaba en su vigésimo cumpleaños. En sus cuatro partidos anteriores en el torneo había sufrido más de la cuenta. Contra Marin Cilic en Cuartos de Final terminó perdiendo más puntos a pesar de la sufrida victoria. Pero el domingo, su mejor versión volvió como un premio a la perseverancia durante la semana.

La única crisis que atravesó fue cuando desaprovechó la opción de sacar para partido en el 5-4 de la segunda manga. Pero fue una escena de otra película. La prueba es que Tsitsipas llegó a ese juego con apenas tres bolas ganadas al resto en todo el partido. El zurdo de 32 años no dejó crecer a su rival, de hecho salvó un set point con su saque en el 6-5 antes de imponer su experiencia en el tie-break (récord de 223-142 en desempates en su carrera).

“Creo que el espíritu competitivo ha sido muy alto. Alto nivel de competencia para mí. El nivel de tenis no ha sido tan alto durante toda la semana, pero encontré la manera. Y en los momentos importantes, es verdad que jugué con la determinación correcta todo el tiempo. Salvo hoy no en el 5-4”, aseguró Nadal tras su partido ganado N° 430 sobre pistas rápidas.

“Sufriendo, sin jugar a veces el mejor tenis, logré ganar un título muy importante. Ganar cuando estás jugando fantástico es más fácil. Así que ser capaz de ganar muchos partidos cuando no has jugado tan bien, y especialmente en grandes eventos, hace una gran diferencia. Entonces esta victoria tiene un valor más grande para mí que otros”.

En definitiva, el español guardó lo mejor para el final del torneo. Y con este resultado, deja en 2-0 su récord head to head ante Tsitsipas y alarga su liderazgo en la tabla histórica de más títulos en ATP Masters 1000. Ahora ostenta 33 coronas y escapa aún más de sus perseguidores.

“El título No. 80 es por supuesto un gran número, uno importante. Me hace muy feliz conseguirlo. Pero se trata de otro ATP Masters 1000. Los ATP Masters 1000 son torneos muy difíciles de ganar, a veces son incluso más difíciles de ganar que un Grand Slam porque no puedes evitar oponentes difíciles. Por eso estoy tan feliz de cumplir la meta de ganar este torneo”, añadió Nadal, quien horas después de su triunfo anunció su baja del ATP Masters 1000 de Cincinnati.

Nadal logra un histórico octavo título en Roma.

post

El español levanta su 32º ATP World Tour Masters 1000.

Una jornada para la historia en Roma. En una tarde ya imborrable sobre la tierra batida del Foro Itálico, Rafael Nadal levantó su octava corona del Internazionali d’Italia – ampliando su registro como jugador más destacado en la historia del torneo. En uno de los eventos clave de la gira de arcilla, el español tomó su 78º título ATP World Tour y aseguró su ascenso al N° 1 mundial desde este lunes por 174ª semana en su carrera.

El balear subrayó su autoridad en la superficie más lenta del circuito para desmontar por 6-1, 1-6 y 6-3 el juego del alemán Alexander Zverev, destronando así al vigente campeón del torneo. Nadal levanta así el 32º título ATP Masters 1000 de su carrera y el segundo de este calibre en la temporada 2018 (Montecarlo), remarcando su estatus como líder histórico de coronas de la categoría en el ATP World Tour.

La Final de Roma congregó a los dos grandes protagonistas de la gira de arcilla. Con dos copas en la superficie en 2018 incluyendo un ATP Masters 1000 por cabeza (si Nadal coronó el Barcelona Open y el Monte-Carlo Masters, Zverev respondió con el Open de Munich y el Madrid Open), Rafa y Sascha pisaron la pista con credenciales más que probadas.

Y las curvas no tardaron en llegar. Con determinación para lanzar dejadas y acelerar como un rayo, Zverev rompió el servicio de Nadal en el primer juego del encuentro. La amenaza no pudo ser mejor aceptada por el español, que enlazó los seis siguientes juegos adivinando siempre las intenciones su rival.

Ante las bolas cortas de Sascha, Rafa respondió con unos reflejos perfectos en la cinta (8/8) y una voracidad temible al resto. Si Zverev coronó la Caja Mágica días atrás sin conceder una rotura en todo el torneo, Nadal le infligió hasta tres quiebres apenas en la primera manga. Con una posición muy retrasada al resto, comenzando el intercambio a más de cuatro metros de la línea de fondo, Nadal ganó tiempo hasta hacer que el alemán apenas ganara cinco puntos con su servicio en el primer parcial.

Que Zverev es un jugador especial quedó claro de inmediato. Ante un rival jamás batido, con la primera manga todavía caliente y la responsabilidad de proteger la copa entre manos, el de Hamburgo levantó un 0-5 en un puñado de minutos para sentenciar el segundo parcial. En una manga donde Nadal apenas pudo conectar un golpe ganador por los 12 de Zverev, el jugador de Hamburgo encontró la oportunidad para restablecer el equilibrio.

La supervivencia fue la clave para tomar la corona de Roma. Zverev mantuvo el impulso del segundo parcial, sumiendo a Nadal en un amenazador 1-3 hasta la llegada de la lluvia. Intentos por reanudar el encuentro fueron en vano hasta que, con 2-3 en el marcador y una rotura favorable a Zverev, los jugadores acudieron durante una hora al vestuario.

El regreso a pista fue el puro reflejo del campeón español. Con el agua al cuello y el margen de error justo para aspirar a la copa surgió la mejor versión de Nadal. Con una velocidad de piernas antológica, una fe infinita y cruzando el juego sobre la derecha de Zverev, el mallorquín encadenó los últimos cuatro juegos del partido para tomar una victoria histórica en Roma.

Un esfuerzo total que permitió a Nadal frenar una racha de 13 victorias consecutivas de Zverev, reciente campeón sobre la tierra batida de Múnich y Madrid.

Enfrentado a uno de sus principales rivales en la actualidad, Nadal aprovechó el duelo de Roma para trazar una línea firme. El español estiró su impecable dominio ante el joven jugador alemán, al que ya domina por 5-0 en su historial head to head.

En Roma, conocida como la Ciudad Eterna, Nadal grabó a fuego su respeto en el ATP World Tour.

Zverev conquista en Madrid su tercer Masters 1000.

post
El alemán suma las coronas de Madrid, Canadá y Roma.
Era el duelo del futuro, de dos raquetas que lideran el relevo generacional del ATP World Tour y que todos los especialistas señalan como herederos naturales de la élite que ha dominado el circuito en la última década. Alexander Zverev ganó el pulso que sobre la tierra batida de la pista Manolo Santana del Madrid Open mantuvo ante Dominic Thiem por 6-4 y 6-4, en una hora y 18 minutos.

A pesar de sus 21 años, el alemán exhibió una madurez que le permitió encadenar la tercera corona ATP World Tour Masters 1000 de su carrera en la Caja Mágica, añadiendo a las que conquistó la pasada temporada en el Internazionali d’Italia en Roma (v. a Novak Djokovic) y la Rogers Cup de Canadá (v. a Roger Federer). Además, hace apenas unas semanas en el Miami Open (p. con John Isner).

Zverev se convirtió en el primer jugador en activo en alcanzar la cifra de tres ATP Masters 1000 ganados sin ser Rafael Nadal, Novak Djokovic, Roger Federer y Andy Murray. En total, hay 15 jugadores que sepan lo que es levantar un torneo de esta categoría.

Un break inicial marcó la historia de un partido en el que Zverev apenas tardó en tomar el mando. El jugador nacido en Hamburgo en 1997 aseguró el 78% de los puntos que puso en juego con su servicio y aprovechó la única oportunidad de todo el set para cerrar de su lado el marcador por 6-4.

El segundo parcial arrancó de la misma manera que el anterior: quiebre sobre el saque de Thiem. La agresividad del alemán desde el fondo y una serie de errores no forzados, sobre todo desde el lado del revés del austriaco, generó aún más nervios en la raqueta del austriaco que buscaba su primer ATP Masters 1000 en su segunda final en el Madrid Open.

Zverev consiguió mantener la ventaja en el marcador sin ceder una sola opción de break en el partido, elevando su porcentaje de éxito con el primer servicio a un 94%.

El N° 3 del Ranking ATP levantó el octavo título de su carrera en Madrid, uniendo a su palmarés lo que antes había conseguido en Múnich 2018, Canadá 2017, Washington 2017, Roma 2017, Múnich 2017, Montpellier 2017 y San Petersburgo 2016. Ahora viajará a Roma para defender su corona con un impecable récord de 9 victorias consecutivas.