Nueva Zelanda 34-17 Australia: Los All Blacks logran su tercer Mundial.

post

Los All Blacks neozelandeses derrotaron hoy en la final de la Copa del Mundo de rugby de Inglaterra 2015 a los Wallabies australianos por 34-17 y revalidaron su título de campeón, convirtiéndose en la primera selección en la historia en levantar tres Copas Webb Ellis.

Primero y segundo en el ránking de la World Rugby se enfrentaron en una de las catedrales de este deporte, el estadio de Twickenham, en una final inédita. Nunca antes se habían medido en esta instancia neozelandeses y australianos, que, sin embargo, se habían visto las caras en 154 ocasiones, la primera a principios del siglo pasado (1903).

All Blacks, campeones en 1987 y 2011, y Wallabies, vencedores en 1991 y 1999, pugnaban ante 82.000 personas por la supremacía del rugby mundial después de una Copa del Mundo impoluta para ambos: seis victorias y cero derrotas.

Los vigentes campeones comenzaron el duelo con una presión muy arriba, agobiando a los australianos, que vieron como a los siete minutos Dan Carter subía al marcador los tres primeros puntos para los suyos con un golpe de castigo (3-0, m.7).

Mejoraron los ‘aussies’, aferrados a Michael Hooper, David Pocock y Scott Fardy, y al cuarto de hora igualaron el choque con un golpe de castigo de Bernard Foley.

Gozaban los de Hansen de la posesión y del dominio territorial, pero carecían de mordiente, y todos sus acercamientos se perdían una y otra vez en los ‘tackles’ australianos.

Foley, sin embargo, seguía fino a los palos, y gracias a dos golpes de castigo más, al 27 y al 35, puso de nuevo a los suyos por delante.

A falta de un minuto para el descanso, el empuje ‘kiwi’ tuvo su recompensa y Nehe Milner-Skudder logró el primer ensayo de la final tras una excelente circulación de balón.

La jugada, iniciada Aaron Smith y continuada por Dan Carter, Conrad Smith y Richie McCaw, la finalizó Milner-Skudder en la bandera. La conversión de Carter, impecable en los primeros 40 minutos, amplió la ventaja de los All Blacks a los 13 puntos (16-3, m.40).

Los pupilos de Steve Hansen superaron en la primera mitad a sus rivales en todos los aspectos del juego: 71 por ciento de posesión y 79 por ciento del tiempo jugado en terreno ‘aussie’.

Mantuvieron el ritmo los de negro al inicio del segundo periodo, y a los dos minutos Ma’a Nonu dejó en el suelo a Kurtley Beale para avanzar hasta la zona de marca rival y apoyar el oval (21-3, m.42).

Se le complicaron las cosas a los ‘kiwis’ después de que el árbitro, Nigel Owens, con la inestimable ayuda del ‘TMO’ (juez de television), mandara al ‘sin bin’ (expulsión durante diez minutos) a Ben Smith por un placaje peligroso.

Con un jugador más, los Wallabies se fueron a por el ensayo, y lo consiguieron en el 52, obra de David Pocock. Bernard Foley no falló la conversión y puso a los suyos a once puntos (21-10, m.53).

El centro Tevita Kuridrani metió en el partido a los australianos en el minuto 63 con un nuevo ensayo, dejando a sus vecinos con un parcial de 0-14 durante los diez minutos que estuvo Smith en el ‘sin bin’.

Ahí apareció el veterano Carter, ausente hace cuatro años por lesión, con un ‘drop’ a falta de once minutos que ampliaba la ventaja ‘kiwi’ hasta los siete puntos (24-17, m.69). Los All Blacks conseguían la llamada ‘ventaja de seguridad’ mientras Australia buscaba el ensayo que forzara la prórroga.

El apertura, que se despedía hoy de la selección, amplió la ventaja con un penalti a falta de poco más de cinco minutos que dejaba a los de negro acariciando su tercera Copa Webb Ellis.

Con Australia al ataque buscando el ensayo a la desesperada y tras un ‘avant’ de Drew Mitchell, Beauden Barret aprovechó un contragolpe para sentenciar la final en el minuto 79 con un ensayo junto a la hache (34-17, m.80).

En la gran despedida de nombres que han hecho historia en el rugby neozelandés, como McCaw, Carter o Conrad, los All Blacks derrotaron a los Wallabies y lograron su tercer mundial -el primero fuera de la isla- y mantendrán su reinado al menos cuatro años más, hasta Japón 2019.

Sudáfrica 24-13 Argentina: Los Springboks se comen a los Pumas.

post

Sudáfrica devoró a Argentina en la final de consolación con un marcador (24-13) que los Pumas maquillaron en el último minuto con un ensayo agónico de Orlandi.

Los albicelestes se vieron penalizados con una amarilla a Cubeli por antijuego en el minuto cinco y cuando el medio melée volvió al campo diez minutos después su equipo ya perdía por 10-0. Argentina se mostró errática, sin ideas para romper la defensaSpringbok y apenas pisó el campo rival en la primera mitad. Demasiado errores jugando a la mano que no se solventaron a base de patadas por más que lo intentaron los de Hourcade.

Físicamente los Pumas estuvieron muy por debajo de los sudafricanos y eso se evidenció en las melées, que se venían abajo del bando albiceleste. Con estos mimbres no hubo nada que hacer y el marcador al descanso señalaba un 16-0 que lo decía todo tras el ensayo tempranero de Pietersen y la bota de Pollard.

En la reanudación la cosa no mejoró y el drop de Nicolás Sánchez en el segundo minuto no fue más que un espejismo contestado (una reacción de impotencia al no poder superar la zaga rival) con un ensayo de Etzebeth.

Si atacando los Pumas mostraron sus debilidades, defendiendo tampoco les fue nada bien. Todo ello contribuyó a crear un estado de ansiedad que les tuvo bloqueados ante un equipo con mucho oficio, mayor potencia física y claridad de ideas. Bryan Habanahizo un mal partido y se quedó con las ganas de romper el récord de ensayos de Jonah Lomu.

Argentina 15-29 Australia: Los Wallabies acaban con el sueño de los Pumas.

post

Australia acabó hoy con el sueño de los Pumas en la Copa del Mundo de Inglaterra 2015 después de derrotarlos en semifinales por 15-29 y reservó su plaza para la final del próximo sábado frente a los All Blacks, en la que ambos equipos lucharán por su tercer título mundial.

Tras una gran fase de grupos y un contundente triunfo sobre Irlanda en cuartos de final (20-43), Argentina se enfrentaba en Twickenham con unos Wallabies invictos en el torneo y que tenían el objetivo de llegar a su cuarta final de un Mundial.

En un estadio dividido, y bajo la atenta mirada de Diego Armando Maradona, que cumplió su promesa y presenció en directo el duelo, los Pumas empezaron nerviosos y al primer minuto ya habían encajado el primer ensayo.

Australia presionaba muy arriba y forzó un error de Nico Sánchez, excelso durante todo el torneo, cuyo pase lo interceptó Rob Simmons para apoyar fácil el oval junto a la hache. Bernard Foley convirtió y los Wallabies se pusieron rápidamente siete arriba (0-7, m.2).

Descontaron los de Daniel Hourcade gracias a un penalti de su apertura a los seis minutos, pero poco después Adam Ashley-Cooper anotó un nuevo ‘try’ para ampliar la ventaja de los oceánicos tras una nueva desconcentración defensiva.

Los de Michael Cheika jugaron bien el ‘scrum’ y consiguieron encontrar por la derecha a Ashley-Cooper, que voló para apoyar la pelota (3-14, m.10).

Los Wallabies, apoyados en los magistrales David Pocock e Israel Folau, quienes no estuvieron en el choque de cuartos ante Escocia, apenas daban opciones a unos Pumas a los que el encuentro se les puso un poco más cuesta arriba después de que el árbitro amonestara a Tomás Lavanini por un ‘tackle’ sin los brazos.

Además, primero Juan Imhoff y más tarde Agustín Creevy tuvieron que abandonar el terreno de juego por lesión. Se le complicaba todavía más el partido a una albiceleste que veía cómo Ashley-Cooper volvía a apoyar el oval en la esquina, ampliando todavía más la ventaja ‘aussie’ (6-19, m.32).

Al filo del descanso, y tras una primera parte poco brillante de los argentinos, Nico Sánchez, gracias a un nuevo golpe de castigo, descontaba hasta los diez puntos (9-19, m.36).

La segunda mitad, pese a que comenzó con penalti errado por Foley a los 30 segundos, fue otra historia, y los Pumas, sin Juan Martín Hernández, pero con Tomás Cubelli y Facundo Isa, se fueron a por el triunfo.

Redujo diferencias Sánchez con un golpe de castigo impecable, y ahí el partido se cerró mucho más, con ambos conjuntos cometiendo muchas imprecisiones.

A falta de ocho minutos para la conclusión los Wallabies finiquitaron la semifinal con un nuevo ensayo, obra de Ashley-Cooper, que conseguía su tercer ‘try’ de la tarde.

Mitchell se fue hacia el centro, habilitó al ala y éste apoyó para anotar su ‘hat-trick’. La conversión de Foley amplió la ventaja australiana hasta los 14 puntos (15-29, m.72), una diferencia casi insalvable.

Pese a que los Pumas se fueron al ataque, los Wallabies se llevaron un triunfo que les sitúa en su cuarta final de Copa del Mundo, en la que lucharán por su tercer entorchado frente a unos All Blacks que el sábado se deshicieron de Sudáfrica (18-20) y que también aspiran a su tercera corona mundial.

Por su parte, los hombres de Hourcade, después de un excelente torneo, se quedan, al igual que sucedió en Francia 2007, a un paso de la final y lucharán el próximo viernes por la tercera plaza ante los Springboks.

Sudáfrica 18-20 Nueva Zelanda: Los All Blacks pueden con los Springboks y defenderán el título.

post

Los All Blacks se impusieron hoy en la primera de las semifinales de la Copa del Mundo de rugby a unos valientes Springboks por 18-20 y defenderán el próximo sábado su título de campeones frente al ganador del duelo entre Argentina y Australia.

No afectó la maldición del campeón a Nueva Zelanda, que este sábado, en un abarrotado estadio de Twickenham, sufrió lo indecible para derrotar a una Sudáfrica que peleó por el triunfo durante los 80 minutos de partido.

Australia 35-34 Escocia: Un golpe de castigo en el último minuto decide el partido.

post

Australia, doble campeona del mundo, sufrió este domingo más de lo esperado ante una aguerrida y batalladora Escocia (35-34) y logró un agónico triunfo que selló su pase a las semifinales de la Copa del Mundo de rugby, donde se medirá con Argentina.

Los Wallabies, sin dos de sus estrellas, los lesionados Israel Folau y David Pocock, se deshicieron de un XV del Cardo que estuvo a escasos segundos de dar la que hubiera sido una de las mayores sorpresas en la historia de los mundiales.

Irlanda 20-43 Argentina: se repite la azaña de 2007.

post

Los Pumas derrotaron hoy en un gran partido a la selección de Irlanda por 20-43 y sellaron su pase a semifinales de la Copa del Mundo de rugby.

Argentina, apoyado en un inicio de partido inmaculado, con dos ensayos en los primeros diez minutos de juego, logró deshacerse del mejor equipo europeo en la actualidad, un XV del Trébol que, si bien está muy mermado por las bajas, es el vigente campeón del Seis Naciones.

La ‘albiceleste’ mantuvo su superioridad sobre los de verde, a los que ya habían derrotado en dos de los tres encuentros entre ambos en los mundiales, y se convirtió en el tercer equipo en semifinales de Inglaterra 2015, junto a Nueva Zelanda y Sudáfrica, que el sábado derrotaron a Francia (62-13) y Gales (23-19), respectivamente.

Nueva Zelanda 62-13 Francia: Humillación.

post

Los imparables All Blacks, dobles campeones del mundo, reservaron este sábado su billete para las semifinales delMundial de rugby de Inglaterra después de derrotar con contundencia a Francia por 62-13. Nueva Zelanda, que reeditaba ante los ‘bleus’ la final del último Mundial, suma y sigue camino a su tercer título, y tras una fase de grupos impecable, con cuatro triunfos en otros tantos partidos -Argentina, Namibia, Georgia y Tonga-, hoy volvió a no dar ninguna opción a su rival.

Gracias a los nueve ensayos anotados este sábado en el estadio del Milenio de Cardiff -cuatro en la primera mitad y cinco en la segunda-, los ‘kiwis’ se clasificaron para su séptima semifinal de Copa del Mundo, donde ya le espera Sudáfrica, que hoy se impuso a Gales por 23-19. Los oceánicos tenían enfrente un XV del Gallo que fue capaz de plantar cara a los ‘kiwis’ durante 20 minutos y que concluye la etapa de Philippe Saint-André como seleccionador (deja su puesto a Guy Noves tras el campeonato) con más penas que alegrías.

Nueva Zelanda salió al ataque, como suele hacerlo, presionando arriba y moviendo la pelota de lado a lado, ante una Francia que no podía si no defenderse. Los del Gallo, además, tenían el hándicap de que no ganan a los oceánicos desde hace siete años. Inauguraron el marcador los de negro gracias a un penalti del siempre fiable Dan Carter, pero respondieron los europeos de igual manera merced a Scott Speeding. (3-3, m.9) Ahí terminó el partido para los franceses, que en poco más de 20 minutos vieron como sus rivales apoyaban el oval en dos ocasiones, primero Brodie Retallick tras taparle un kick a Frederic Michalak (que se lesionó en la acción) y más tarde Nehe Milner-Skudder. (15-6, m.22)

El tercer try de los de Steve Hansen llegó a la media hora de juego, gracias a una gran jugada de Carter -pase por la espalda incluido- que culminó bajo las haches Julian Savea. El XV del Gallo respondió con un ensayo de su número ocho, Louis Picamoles, pero nuevamente Savea fue el encargado de ampliar la distancia de los All Blacks con un ensayo que dejaba el marcador en 29-13 al descanso.

La segunda mitad fue un paseo para los oceánicos, que pese a todos los cambios que realizó Hansen, mantuvieron la competitividad y anotaron cinco ensayos en apenas 40 minutos para humillar todavía más a su rival.
Los franceses, sin respuesta, veían como los de negro apoyaban una y otra vez el oval bajo los palos: Jerome Kaino, Julian Savea, Kieran Read y Tawera Kerr-Barlow, este en dos ocasiones, mientras Carter no fallaba en las conversiones.

Nueva Zelanda, que se convirtió en el primer equipo en pasar la barrera de los 50 puntos en un encuentro de cuartos de final de un Mundial, ha vuelto a demostrar que a día de hoy no tiene rival y que no pretende aflojar hasta alzarse con su tercera Copa Webb Ellis.

Sudáfrica 23-19 Gales: Remontada y a semifinales.

post

Sudáfrica, gracias a un ensayo a falta de seis minutos para el final de Fourie Du Preez, derrotó este sábado en el primer partido de cuartos de final del Mundial de Inglaterra de rugby 2015 a Gales por 23-19 y reservó su plaza para semifinales, donde espera al ganador del duelo entre Francia y Nueva Zelanda. Los Springboks, campeones del mundo en 1995 y 2007, lograron el primero de los cuatro cupos de semifinales en un partido intenso, en el que el acierto a los palos de Handré Pollard resultó a la postre decisivo.

Solo se vio un ensayo en los primeros 40 minutos, obra de Gareth Davies, que mediado el primer tiempo recibió el oval tras una buena jugada del ’10’ de los Dragones, en la que lanzó un kick que él mismo fue a buscar y ganó en el salto a Le Roux. Fueron los europeos, que solo han conseguido derrotar a los Boks en uno de los últimos 30 test disputados, quienes se marcharon al descanso en ventaja, merced a un drop con el tiempo ya cumplido del gran Dan Biggar. El apertura de los Dragones esperó a la salida de un ruck para acertar con el drop y poner por delante a los suyos (12-13, m.41).

En la segunda mitad subió la intensidad de juego, con unos Dragones agresivos, que veían más cerca que nunca en su tercera semifinal de Mundial. Las lesiones, que ya de por sí han sido crueles con Gales, volvieron a hacer mella, y el apertura Biggar tuvo que retirarse lesionado mediado el segundo tiempo. El encuentro, competido hasta el final, se decidió a falta de seis minutos para la conclusión después de Vermeulen sacara muy bien el oval de un scrum y abriera para un Du Preez que solo tuvo que acelerar y apoyar para poner por delante a los Boks.