Sevilla 0-0 Manchester United: Los ‘Red Devils’ salen vivos del Sánchez Pizjuán.

post

De Gea salvó el empate y el utradefensivo planteamiento de Mourinho para los ingleses con varias paradas de mérito.

El Manchester United salió vivo del Ramón Sánchez Pizjuán en la Ida de los Octavos de Final de la UEFA Champions League. El Sevilla hizo todo para ganar, menos lo más importante marcar, algo que hizo posible un imperial De Gea.

Los de Montella fueron superiores en la primera parte apoyados en la subidas de Navas y Escudero en las bandas, los locales desbordaron el planteamiento ultradefensivo de Mourinho y sólo De Gea evitó el 1-0 con tres paradas soberbias, dos a Muriel, especialmente espectacular la segunda, y otra N’Zonzi.

Lukaku indultó al Sevilla con una volea que mandó alta con todo a favor en el único acercamiento verdaderamente peligroso de los ‘Red Devils’ en el primer tiempo. La dinámica no cambió en el segundo acto, el cuadro local lo intentó por tierra, mar y aire pero siempre faltaban centímetros para cantar el ansiado gol.

Mourinho sacó velocidad con Rashford y Martial en la recta final para buscar el 0-1 a la contra. El plan estuvo a punto de salirle de sobresaliente si en el 82, el árbitro no hubiera anulado un gol de Lukaku por mano previa del delantero belga. Todo se decidirá en Old Trafford.

Chelsea 1-1 Barcelona: Messi saca petróleo de Londres.

post

El delantero argentino marca el empate para el Barcelona frente a un buen Chelsea en Inglaterra. Willian había abierto la cuenta para los Blues.

El Barcelona ha logrado un buen empate ante el Chelsea en su visita a Inglaterra, en los Octavos de Final de la Liga de Campeones.

El equipo de Ernesto Valverde se fue al descanso con una igualdad sin goles que bien pudo ser derrota, especialmente por los dos tiros al poste que tuvo el equipo inglés, ambos por mediación de Willian.

El propio mediocampista brasileño fue el encargado de abrir la cuenta en Stamford Bridge, también con un remate desde media distancia.

Sin embargo, el Barcelona pudo encontrar el empate a través de Lionel Messi, que no falló tras el pase de Andrés Iniesta dentro del área.

Así las cosas, el Camp Nou dictará sentencia en una eliminatoria que está abierta después del intenso encuentro disputado en Londres.

Bayern Munich 5-0 Besiktas: Eliminatoria sentenciada.

post

Bayern Munich mostró su poderío goleando 5-0 al Besiktas en la Ida de Octavos de Final de Champions League. La revancha será el 14 de marzo.

En un entretenido desafío, el Bayern Munich consiguió un valioso triunfo de local en la Ida de los Octavos de Final de Champions League y quedó con un pie en cuartos.

Así los bávaros se impusieron por 5-0 al Besiktas, en un desafío que se jugó en el Allianz Arena.

En el arranque del partido, el elenco muniqués impuso sus términos y comenzó complicando al representante turco que terminó jugando con 10 hombres tras la expulsión de Domagoj Vida (15’) por derribar a Robert Lewandowski a centímetros del área.

Ahí emergió la figura de Vidal, quien tuvo el primero para su escuadra: le quedó el balón al chileno tras un rebote, pero su remate dio en Pepe y desvió su trayectoria.

Sin embargo, y al término del primer lapso, fue Thomas Müller -después de un desborde de Kingsley Coman- quien abrió la cuenta sobre los de Şenol Güneş, quienes regresaban a esta ronda tras 31 años de ausencia. Y es que el mejor resultado del conjunto otomano en la escena internacional fueron los Cuartos de Final alcanzados en la antigua Copa de Europa en la temporada 86-87.

El gol permitió a los germanos manejar el partido con comodidad y aumentó la diferencia con gol de Coman (52’), tras asistencia del polaco Lewandowski.

Luego repitió Müller (65’) tras un brillante centro al área de Joshua Kimmich. Y, cuando ya se bajaba el telón al partido, Robert (78’ y 87′) cerró la goleada local.

Real Madrid 3-1 PSG: Cristiano y Zidane le declaran amor eterno a la Champions.

post

Los blancos desarman a un notable PSG (3-1) con dos goles al final. Zidane fue clave con su atrevimiento. Doblete de Ronaldo ante Neymar.

El Real Madrid pidió a su afición que les llevara en volandas al inicio del partido, y el Santiago Bernabéu se vistió para las grandes ocasiones. Parecía que la Copa y La Liga daban pereza a los de Zidane, pero demostraron que la Champions no. Y es que en un primer cuarto de hora impoluto exhibieron pundonor y personalidad como seguramente no lo habían hecho aún en la presente temporada.  Los de blanco eran leones ante un PSG desarmado en la arena de un coliseo madridista entregado. Lástima que sólo durase cuarto de hora.

Poco a poco el equipo parisino fue emergiendo de la lona y tomándole temperatura al partido. No a costa de Neymar, por cierto, magníficamente defendido por Nacho. Sino a costa de un empuje global inversamente proporcional al aguante local. Y Cristiano llegó a tener un mano a mano con Areola desviado con la boca milagrosamente. Sin embargo, se olía que el campo iba desnivelándose hacia la portería de Keylor conforme pasaban los minutos y el Real Madrid cedía en la presión, amodorrado. Así, Rabiot lo aprovechó en un rechace a una jugada aparentemente inofensiva para marcar el 0-1 a la media hora. Llegaba solo desde atrás con los medios merengues marcándole con la vista.

En un momento, el gran Real Madrid se difuminó por completo. Como le pasó en el Clásico. Ya nada salía en ataque, bajo una pasividad impropia de una cita así. Ya nada salía en defensa, persiguiendo las sombras de un PSG que se hizo gigante. Afortunadamente para los intereses blancos, el colegiado sancionó como penalti una internada de Kroos que Ronaldo materializó desde los once metros justo antes del descanso. Oxígeno a toneladas para un equipo blanco que amagó con evaporarse en la primera parte. Y Cristiano ganándole el duelo individual a un Neymar que amagaba pero no golpeaba.

Tras el descanso, aunque el Real Madrid mejoró muchos enteros, fue el PSG el que de nuevo se hizo con el control del balón. De hecho, se pudo desnivelar la balanza antes del 60 si no llega a ser porque Navas sacó un tiro de Mbappé dentro del área, mientras que Sergio Ramos le sacó otro a Rabiot. Francos para el gol los dos. Un aviso de lo que estaba por venir. Y es que ni la salida de Cavani por un lateral como Meunier, ni la entrada de Gareth Bale hizo que el Real Madrid recuperase el balón. Al contrario, con Emery igualando el 4-4-2 que inventó Zidane sorpresivamente, los blancos definitivamente perdieron el duelo del físico y del balón.

El técnico madridista, mostrando una sobrada personalidad en un momento muy sensible, intentó darle un nuevo giro de timón: Lucas y Asensio por Casemiro e Isco. Sangre fresca en busca de la victoria, sin que el empate hubiera sido censurable siquiera. Y el Real Madrid tuvo su recompensa a falta de siete minutos para el pitido final en una jugada lanzada precisamente por Bale y Asensio que acabó en las mallas de rebote, favoreciendo a Ronaldo para cerrar su doblete. Ese gol lo metió el atrevimiento y la flor de Zidane, la historia del Real Madrid, y el karma de Cristiano. Cuatro minutos después Marcelo marcó también de rebote y también a centro de Asensio. Un 3-1 que es una inyección moral para los blancos en el mejor momento posible, y quizás cuando peor lo estaba pasando. Pero el amor es así. Y todo el mundo sabe que el club blanco y la Champions League tienen un romance eterno.

Juventus 2-2 Tottenham: Higuaín brilló pero no pudo evitar el empate.

post

El delantero argentino marcó dos goles para la Vecchia Signora, que terminó empatando 2-2 ante los Spurs.

Gonzalo Higuaín fue el protagonista principal del partido de ida de los Octavos de Final de la Champions League de Juventus ante Tottenham . El argentino marcó los dos goles de su equipo, pero no pudo evitar que los Spurs se despertaran a tiempo y terminen empatando por 2-2.

El ex de Napoles fue implacable en las primeras dos oportunidades que tuvo dentro de los primeros 10 minutos del encuentro en el Juventus Stadium. Primero la cruzó de manera notable en una jugada preparada y luego dejó sin opciones a Lloris en un penalti que le habían cometido a Bernardeschi.

Pero la Vecchia Signora agotó todas sus energías en ese primer cuarto de hora. El resto del capítulo le cedió la pelota a Tottenham y se dedicó a defender. Y eso los Spurs lo aprovecharon, marcando el descuento con una excelente definición de Harry Kane, otra de las grandes figuras del partido. El Pipa tuvo la oportunidad, otra vez de penalti, de gritar el tercero sobre el final del primer tiempo, pero el travesaño le dijo que no.

La segunda parte siguió con la tónica de la etapa anterior: los de Pochettino manejaron la pelota y la posición dentro del terreno, aunque el gol del empate terminaría llegando gracias a una falta que definió Eriksen ante la estirada de Buffon. La Juve tuvo también sus ocasiones jugando a la contra, pero no gozaron con la suerte de los primeros minutos.

De esta forma, el empate por dos goles deja mejor parado al equipo inglés para el partido de vuelta que se jugará en Wembley el 7 de marzo. Aunque los Bianconneri pueden pensar en positivo ya que podrán contar con un Dybala recuperado para dicho partido.

Basilea 0-4 Manchester City: Goleada en Suiza.

post

Un doblete de Gundogan y los restantes tantos de Bernando Silva y de Agüero sentenciaron la serie en la ida para el equipo de Guardiola ante Basilea.

Manchester City ofreció una nueva exhibición de su fútbol que le sirvió para aplastar por 0-4 a Basilea en Suiza en la ida de una serie de Octavos de Final de Champions League que parece sentenciada, a falta de la revancha del 7 de marzo en Inglaterra.

La primera ventaja llegó desde arriba, con el córner ejecutado por Kevin De Bruyne al primer palo y que encontró el cabezazo de Ilkay Gundogan directo hacia el fondo de la red al minuto 14.

Con la confianza a pleno tras el 0-1, el City aceleró por izquierda con Raheem Sterling, listo para sacar un centro hacia Sergio Agüero, un desvío le dejó el balón servido para el ingreso de Bernardo Silva y, al minuto 18, el portugués resolvió para sacar un zurdazo que se clavó contra el palo.

A los 23′, Agüero subió su tanto al marcador al tomar el balón fuera del área y con un remate bien esquinado que dejó sin reacción al arquero Tomas Vaclik bajo los tres palos.

Basilea no reaccionó en ningún momento del encuentro y el segundo tiempo sólo sirvió para aumentar el resultado. Agüero tocó con Gundogan y el alemán, al minuto 53, probó desde media distancia con total éxito para sellar el 0-4 que deja al equipo de Pep Guardiola con la cabeza en cuartos de la máxima competencia europea de clubes.

Real Madrid 3-2 Borussia Dortmund: Reacción en la competición fetiche.

post

Lucas Vázquez firma la victoria a diez minutos del final, pero el conjunto blanco se marcha preocupado por una nueva lesión de Varane.

El Real Madrid ha sufrido más de lo esperado para arrancar la victoria en la última jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones. Su rival el Borussia Dortmund, que se jugaba la clasificación para Europa League, llegó a empatarle una ventaja de dos goles gracias a sendos tantos de Aubameyang. Sin embargo, el equipo español despertaría de su letargo y Lucas Vázquez hizo la sentencia a diez minutos del final.

Para solucionar su crisis particular, el Real Madrid se valió de un rival en peor situación: un Borussia Dortmund que no gana en liga desde septiembre y que saldría con tres centrales y dos carrileros. Los blancos aprovecharon los espacios concedidos por las bandas para hacer dos tantos en cuarto de hora: el primero de Mayoral, tras un toque afortunado de Isco, y el segundo obra de Cristiano Ronaldo desde la frontal. El portugués se ha convertido así en el primer futbolista que ha marcado en todos los encuentros de una fase de grupos de la Champions League.

La relajación de la temprana ventaja, sumada a la tercera lesión de Varane esta temporada, desconectó a los blancos y animó al rival a encadenar llegadas. Bajo ese panorama Aubameyang hizo acto de presencia: el gabonés recortó distancias con un remate en plancha al filo del descanso, y tras la reanudación aprovechó un regalo de Kagawa para empatar de cuchara. Con el Madrid volcado en ataque para recuperar el marcador, el plan alemán pasó por balones largos al contragolpe que aprovechaban la velocidad de su línea atacante.

Las entradas de Ceballos y Llorente sirvieron para mejorar el juego local, pues permitieron una reordenación táctica que terminaría encerrando al Borussia. A diez minutos del final, Lucas Vázquez recuperó la ventaja madridista merced a una volea mordida. Y a pesar de que Kagawa estuvo a punto de empatar de nuevo, previo recorte a Casemiro en la frontal, el conjunto de Zidane fue capaz de mantener el resultado e incluso de sentenciarlo. El Real Madrid no se jugaba nada, más allá de llegar con buenas sensaciones al próximo encuentro de Liga, mientras que el Dortmund deberá conformarse con la Europa League.

Tottenham 3-1 Real Madrid: Se alarga el luto.

post

El equipo merengue, de riguroso negro en Wembley, sufrió una de las derrotas más deshonrosas en mucho tiempo (3-1). Impotente en todo momento.

El Real Madrid alarga el luto. Lo de Girona no era casual. Tampoco lo de Valencia, Betis y otros tantos partidos en los que los blancos no jugaron a nada. Y ante el Tottenham volvió a quedar demostrado que el equipo de Zidane no está para nada en este arranque de temporada. Es más, en Wembley el Real Madrid sufrió una de las derrotas más deshonrosas en mucho tiempo: 3-1, y sin enterarse completamente de nada. Ni por fútbol, ni por táctica, ni por corazón.

Sólo en minúsculas fases del encuentro, el Real Madrid pareció querer pelear por la victoria. Demasiado pocas. El resto del tiempo, fue persiguiendo sombras en defensa y totalmente cegado en ataque, sin encontrar huecos ni saber por dónde forzarlos siquiera. El Tottenham, mientras tanto, con su trabajado 3-5-2 pareció tener bajo control el partido en todo instante. Marcó el 1-0 antes del descanso en una jugada aprovechando un fuera de juego, como en el partido en el Santiago Bernabéu. La sensación fue que hubiera llegado igualmente siguiendo cualquier otro camino. Y fue el peor desencadenante posible para los visitantes, de riguroso negro, como manda la festividad de Todos Los Santos en España, porque reforzó al Tottenham en su táctica y desquició al Real Madrid.

Al descanso, Zidane optó por cambiar de dibujo y probar un 3-5-2 para igualar los espacios y posiciones con el Tottenham. Más sencillo para sus jugadores. Pero ni con ésas. Dele Alli marcó el 2-0 aprovechándose de un rebote en Sergio Ramos. Y poco después, en el minuto 65, Eriksen anotaba el 3-0 en un contraataque. En la primera parte, a Pochettino se le había lesionado Alderweireld, y aun así, parecía que jugaba con 15 jugadores. Empequeñecieron totalmente a un irreconocible Real Madrid. El resultado era más que merecido, además.

En el último cuarto de hora, Zidane tiró de Borja Mayoral, Marco Asensio y Theo Hernández para revitalizar su once. Aunque fuera por casta, los blancos sacaron la cara en el tramo final. Incluso Cristiano Ronaldo marcó un gol, y hubo alguna que otra ocasión para recortar distancias. Maquillaje, tan sólo. Este Real Madrid no puede camuflarlo más. La crisis se extiende a España, a Europa, al Santiago Bernabéu y a los partidos fuera de casa. Riguroso luto en la Casa Blanca.

Real Madrid 1-1 Tottenham: Empate bajo palos en el Santiago Bernabéu.

post

Impresionante actuación de Keylor Navas y Hugo Lloris, que evitaron que hubiera más goles en el coliseo blanco.

Un punto para Real Madrid y Tottenham en un duelo al más puro estilo Champions League. El liderato del grupo en juego a falta de tres jornadas más y ambos conjuntos buscaban los tres puntos que le colocarían en lo alto de la tabla. Comenzó golpeando el Tottenham gracias a un tanto de Varane en propia puerta, pero Cristiano se encargaría de poner el resultado final desde los once metros. Espectacular encuentro realizado por Keylor Navas y Hugo Lloris, claros artífices de que el choque terminara en empate.

Comenzaban bien las cosas para los pupilos de Zinedine Zidane después de una doble ocasión clarísima para que se pudieran adelantar en el marcador. Achraf, que realizó un muy buen partido haciendo la labor de sustituir a Carvajal –tarea nada sencilla-, llegó forzado a línea de fondo para poner un centro al primer palo, donde Cristiano remató directo a la madera. El rechace le cayó a Benzema solo en el punto de penalti con Lloris vencido, pero mandó, de manera últimamente habitual, el esférico desviado. Muchos errores del ariete que le cuestan la mayoría de las críticas por parte de la afición madridista.

El encuentro transcurría con un dominio pasmoso del Real Madrid ante un Tottenham apático que apenas ofrecía peligro durante los primeros minutos en el Santiago Bernabéu. Cristiano volvería a disfrutar de otra ocasión clarísima cuando el crono del colegiado Szymon Marciniak, muy acertado durante los 90 minutos, señalaba el minuto 17. Sin embargo, su remate cruzado se marchó lamiendo la cepa del poste derecho de un Lloris que desesperó sobremanera a los blancos. Dos minutos más tarde aparecía Keylor Navas para evitar el primero de los ingleses después de un testarazo de Kane.

En el momento donde el Tottenham comenzó a disfrutar de algo más el balón llegó a tener acto de presencia un importantísimo Aurier en el carril derecho. Sería gracias a él cuando llegaría el primer tanto de la noche madrileña. Internada por la derecha que centra buscando a un Harry Kane que no logró enchufar un remate de tacón, pero Varane en la cobertura no se esperó el fallo del ariete y termina introduciendo el esférico en su propia portería. Corría el minuto 27.

El Real Madrid, sin embargo, no se vino abajo y sabía de la importancia de lograr devolver la igualada al marcador antes de que el colegiado internacional polaco señalara el camino a los vestuarios. Primero fue Benzema a centro de Achraf, pero no terminó de enganchar correctamente el remate con la testa 10 minutos tras el gol. Fue en el minuto 42 cuando llegó un penalti clarísimo de Aurier sobre Kroos, que llegó hasta la cocina. Cristiano se encargaría de lanzar la pena fatídica con potencia y no perdonó a Lloris.

La situación no parecía moverse después de que los protagonistas de ambas escuadras regresaran tras el tiempo de descanso, aunque con ambos porteros siendo los actores principales de esta magnífica obra. El guardameta francés del Tottenham volvió a dar muestra de su habilidad y detuvo a bocajarro un testarazo de su compatriota: Benzema. El ariete del Real Madrid remató en la frontal del área pequeña, pero Lloris voló de manera instintiva para detener el disparo.

El cancerbero de los Spurs aparecería en dos ocasiones casi consecutivas, minutos 62 y 64, para evitar que Cristiano Ronaldo firmara un nuevo doblete en otra jornada de Champions League. Primero con un lanzamiento muy potente desde la derecha y después tras un jugadón maradoniano del portugués que terminó disparando con la zurda por bajo, donde Lloris pudo estirarse para evitar un auténtico golazo.

El Tottenham despertó entonces en ataque tras haber levantado un muro defensivo prácticamente impenetrable, rechazando cualquier tipo de acercamiento por parte del ataque madridista. Ahora le tocaba el turno a Keylor Navas de brillar bajo una lluvia que se echaba de menos en la capital de España. El cronómetro señalaba los minutos 71 y 73. Primero Harry Kane se quedó solo ante el costarricense, que se estiró por bajo para desviar con la yema de los dedos un gol cantado. Acto seguido se vistió de héroe para rechazar un lanzamiento fortísimo de Eriksen desde la derecha al primer palo. Puro espectáculo, y pura vida.

Comenzaron Zinedine Zidane y Mauricio Pochettino a mover el banquillo tratando de encontrar la solución que resultara eficaz en vistas de poder alzarse con unos tres puntos valiosísimos. Poca incisión tuvieron en el guión del choque. El Real Madrid volvía a hacerse con el control del balón y encerró al Tottenham en su área, donde estaba jugando muy cómodo e hizo ver fácil la tarea defensiva ante las acometidas merengues.

Así las cosas, se terminó señalando el final del encuentro con el 1-1 en el luminoso. Un auténtico partidazo vivido en el Santiago Bernabéu donde ambos equipos se jugaban ser líder de grupo en solitario. De continuar igual en la fase de grupos, el primer puesto se decidirá en Wembley. Una final anticipada en un estadio de ensueño.

Borussia Dortmund 1-3 Real Madrid: Bale y Cristiano conducen a la victoria en Dortmund.

post

Primera victoria del conjunto blanco en el feudo del Borussia con doblete de un Ronaldo que se reencuentra con el gol en su competición fetiche.

Le ha costado, pero a la séptima fue la vencida. Esas han sido las visitas del Real Madrid al Signal Iduna Park en la máxima competición continental. Hasta ahora, el triunfo se había resistido, con tres empates y tres derrotas en los seis desplazamientos anteriores. La historia ha sido bien distinta en este encuentro, con los pupilos de Zidane destrozando literalmente la zaga germana a base de verticalidad ofensiva y contragolpe. Bale abrió el marcador y Cristiano, con un doblete, sigue engrosando su condición como máximo goleador histórico de la Liga de Campeones.

El choque fue un combate de boxeo, un intercambio de golpes con dos equipos que salieron a buscar el gol y eso suele terminar beneficiando al que más pólvora tiene arriba. Tras un impetuoso inicio del conjunto germano, los de Zidane se encontraron cómodos saliendo al contragolpe y encontrando ingentes espacios con los que desarmar a la frágil retaguardia local. Así, fueron llegando varias ocasiones muy claras del cuadro español: una de Carvajal, otra de Bale tras recibir un gran servicio de Cristiano. Y a la tercera clara llegó la vencida… Fue el propio Carvajal el que metió un gran centro al segundo palo. Arrastró a la defensa del Dortmund Cristiano y Bale, sin dejarla caer, la pone con el interior en la escuadra de la portería teutona.

El Dortmund trató de sobreponerse al mazazo, pero le faltó continuidad al equipo Peter Bosz y no fue capaz de generar excesivas oportunidades. En uno de esos acercamientos se reclamó mano de Sergio Ramos en el interior del área madridista al intentar despejar un remate de Phillip, aunque el colegiado interpretó que no existió voluntariedad. Mientras, el conjunto visitante aprovechaba la más mínima oportunidad para continuar encontrando petróleo en la defensa local. Cristiano dispuso de dos lanzamientos en el tramo final del primer periodo, pero se interpuso Toprak en primera instancia y posteriormente su lanzamiento se marchó lamiendo el palo de la meta defendida por Bürki.

Tras el paso por los vestuarios, la intensidad y las constantes llegadas al área fueron la norma. Tras una gran opción del Dortmund en la que Varane le robó el gol a Aubameyang cuando el africano solo tenía que empujar el balón al fondo de las mallas. Sin embargo, en el enésimo contragolpe madridista, Ronaldo puso tierra de por medio en el marcador y continúa con su idilio con la Liga de Campeones. Bale recibió un gran servicio en profundidad, el galés divisó la llegada en carrera de CR7 y Ronaldo, esta vez, no falló en la definición. Parecía que el conjunto español dejaba al conjunto negro y amarillo contra las cuerdas, pero reaccionaron rápido y Aubameyang acortó distancias tras adelantarse a Sergio Ramos y rematar un centro de Philipp.

El gol dio alas a los germanos. En esos momentos los locales sí creían en una hipotética remontada y Aubameyang ofreció en todo momento sensación de peligro. Fueron minutos de agobio, aunque cada vez que el cuadro merengue armaba alguna contra, se podía vaticinar que antes o después acabaría por llegar el tanto de la sentencia. En una nueva contra, Modric volvió a fulminar a la zaga alemana con su visión de juego y puso el balón sobre la carrera de CR7. El luso fusiló sin contemplaciones al meta helvético para dejar el partido visto para sentencia.