Real Madrid 3-2 Borussia Dortmund: Reacción en la competición fetiche.

post

Lucas Vázquez firma la victoria a diez minutos del final, pero el conjunto blanco se marcha preocupado por una nueva lesión de Varane.

El Real Madrid ha sufrido más de lo esperado para arrancar la victoria en la última jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones. Su rival el Borussia Dortmund, que se jugaba la clasificación para Europa League, llegó a empatarle una ventaja de dos goles gracias a sendos tantos de Aubameyang. Sin embargo, el equipo español despertaría de su letargo y Lucas Vázquez hizo la sentencia a diez minutos del final.

Para solucionar su crisis particular, el Real Madrid se valió de un rival en peor situación: un Borussia Dortmund que no gana en liga desde septiembre y que saldría con tres centrales y dos carrileros. Los blancos aprovecharon los espacios concedidos por las bandas para hacer dos tantos en cuarto de hora: el primero de Mayoral, tras un toque afortunado de Isco, y el segundo obra de Cristiano Ronaldo desde la frontal. El portugués se ha convertido así en el primer futbolista que ha marcado en todos los encuentros de una fase de grupos de la Champions League.

La relajación de la temprana ventaja, sumada a la tercera lesión de Varane esta temporada, desconectó a los blancos y animó al rival a encadenar llegadas. Bajo ese panorama Aubameyang hizo acto de presencia: el gabonés recortó distancias con un remate en plancha al filo del descanso, y tras la reanudación aprovechó un regalo de Kagawa para empatar de cuchara. Con el Madrid volcado en ataque para recuperar el marcador, el plan alemán pasó por balones largos al contragolpe que aprovechaban la velocidad de su línea atacante.

Las entradas de Ceballos y Llorente sirvieron para mejorar el juego local, pues permitieron una reordenación táctica que terminaría encerrando al Borussia. A diez minutos del final, Lucas Vázquez recuperó la ventaja madridista merced a una volea mordida. Y a pesar de que Kagawa estuvo a punto de empatar de nuevo, previo recorte a Casemiro en la frontal, el conjunto de Zidane fue capaz de mantener el resultado e incluso de sentenciarlo. El Real Madrid no se jugaba nada, más allá de llegar con buenas sensaciones al próximo encuentro de Liga, mientras que el Dortmund deberá conformarse con la Europa League.

Tottenham 3-1 Real Madrid: Se alarga el luto.

post

El equipo merengue, de riguroso negro en Wembley, sufrió una de las derrotas más deshonrosas en mucho tiempo (3-1). Impotente en todo momento.

El Real Madrid alarga el luto. Lo de Girona no era casual. Tampoco lo de Valencia, Betis y otros tantos partidos en los que los blancos no jugaron a nada. Y ante el Tottenham volvió a quedar demostrado que el equipo de Zidane no está para nada en este arranque de temporada. Es más, en Wembley el Real Madrid sufrió una de las derrotas más deshonrosas en mucho tiempo: 3-1, y sin enterarse completamente de nada. Ni por fútbol, ni por táctica, ni por corazón.

Sólo en minúsculas fases del encuentro, el Real Madrid pareció querer pelear por la victoria. Demasiado pocas. El resto del tiempo, fue persiguiendo sombras en defensa y totalmente cegado en ataque, sin encontrar huecos ni saber por dónde forzarlos siquiera. El Tottenham, mientras tanto, con su trabajado 3-5-2 pareció tener bajo control el partido en todo instante. Marcó el 1-0 antes del descanso en una jugada aprovechando un fuera de juego, como en el partido en el Santiago Bernabéu. La sensación fue que hubiera llegado igualmente siguiendo cualquier otro camino. Y fue el peor desencadenante posible para los visitantes, de riguroso negro, como manda la festividad de Todos Los Santos en España, porque reforzó al Tottenham en su táctica y desquició al Real Madrid.

Al descanso, Zidane optó por cambiar de dibujo y probar un 3-5-2 para igualar los espacios y posiciones con el Tottenham. Más sencillo para sus jugadores. Pero ni con ésas. Dele Alli marcó el 2-0 aprovechándose de un rebote en Sergio Ramos. Y poco después, en el minuto 65, Eriksen anotaba el 3-0 en un contraataque. En la primera parte, a Pochettino se le había lesionado Alderweireld, y aun así, parecía que jugaba con 15 jugadores. Empequeñecieron totalmente a un irreconocible Real Madrid. El resultado era más que merecido, además.

En el último cuarto de hora, Zidane tiró de Borja Mayoral, Marco Asensio y Theo Hernández para revitalizar su once. Aunque fuera por casta, los blancos sacaron la cara en el tramo final. Incluso Cristiano Ronaldo marcó un gol, y hubo alguna que otra ocasión para recortar distancias. Maquillaje, tan sólo. Este Real Madrid no puede camuflarlo más. La crisis se extiende a España, a Europa, al Santiago Bernabéu y a los partidos fuera de casa. Riguroso luto en la Casa Blanca.

Real Madrid 1-1 Tottenham: Empate bajo palos en el Santiago Bernabéu.

post

Impresionante actuación de Keylor Navas y Hugo Lloris, que evitaron que hubiera más goles en el coliseo blanco.

Un punto para Real Madrid y Tottenham en un duelo al más puro estilo Champions League. El liderato del grupo en juego a falta de tres jornadas más y ambos conjuntos buscaban los tres puntos que le colocarían en lo alto de la tabla. Comenzó golpeando el Tottenham gracias a un tanto de Varane en propia puerta, pero Cristiano se encargaría de poner el resultado final desde los once metros. Espectacular encuentro realizado por Keylor Navas y Hugo Lloris, claros artífices de que el choque terminara en empate.

Comenzaban bien las cosas para los pupilos de Zinedine Zidane después de una doble ocasión clarísima para que se pudieran adelantar en el marcador. Achraf, que realizó un muy buen partido haciendo la labor de sustituir a Carvajal –tarea nada sencilla-, llegó forzado a línea de fondo para poner un centro al primer palo, donde Cristiano remató directo a la madera. El rechace le cayó a Benzema solo en el punto de penalti con Lloris vencido, pero mandó, de manera últimamente habitual, el esférico desviado. Muchos errores del ariete que le cuestan la mayoría de las críticas por parte de la afición madridista.

El encuentro transcurría con un dominio pasmoso del Real Madrid ante un Tottenham apático que apenas ofrecía peligro durante los primeros minutos en el Santiago Bernabéu. Cristiano volvería a disfrutar de otra ocasión clarísima cuando el crono del colegiado Szymon Marciniak, muy acertado durante los 90 minutos, señalaba el minuto 17. Sin embargo, su remate cruzado se marchó lamiendo la cepa del poste derecho de un Lloris que desesperó sobremanera a los blancos. Dos minutos más tarde aparecía Keylor Navas para evitar el primero de los ingleses después de un testarazo de Kane.

En el momento donde el Tottenham comenzó a disfrutar de algo más el balón llegó a tener acto de presencia un importantísimo Aurier en el carril derecho. Sería gracias a él cuando llegaría el primer tanto de la noche madrileña. Internada por la derecha que centra buscando a un Harry Kane que no logró enchufar un remate de tacón, pero Varane en la cobertura no se esperó el fallo del ariete y termina introduciendo el esférico en su propia portería. Corría el minuto 27.

El Real Madrid, sin embargo, no se vino abajo y sabía de la importancia de lograr devolver la igualada al marcador antes de que el colegiado internacional polaco señalara el camino a los vestuarios. Primero fue Benzema a centro de Achraf, pero no terminó de enganchar correctamente el remate con la testa 10 minutos tras el gol. Fue en el minuto 42 cuando llegó un penalti clarísimo de Aurier sobre Kroos, que llegó hasta la cocina. Cristiano se encargaría de lanzar la pena fatídica con potencia y no perdonó a Lloris.

La situación no parecía moverse después de que los protagonistas de ambas escuadras regresaran tras el tiempo de descanso, aunque con ambos porteros siendo los actores principales de esta magnífica obra. El guardameta francés del Tottenham volvió a dar muestra de su habilidad y detuvo a bocajarro un testarazo de su compatriota: Benzema. El ariete del Real Madrid remató en la frontal del área pequeña, pero Lloris voló de manera instintiva para detener el disparo.

El cancerbero de los Spurs aparecería en dos ocasiones casi consecutivas, minutos 62 y 64, para evitar que Cristiano Ronaldo firmara un nuevo doblete en otra jornada de Champions League. Primero con un lanzamiento muy potente desde la derecha y después tras un jugadón maradoniano del portugués que terminó disparando con la zurda por bajo, donde Lloris pudo estirarse para evitar un auténtico golazo.

El Tottenham despertó entonces en ataque tras haber levantado un muro defensivo prácticamente impenetrable, rechazando cualquier tipo de acercamiento por parte del ataque madridista. Ahora le tocaba el turno a Keylor Navas de brillar bajo una lluvia que se echaba de menos en la capital de España. El cronómetro señalaba los minutos 71 y 73. Primero Harry Kane se quedó solo ante el costarricense, que se estiró por bajo para desviar con la yema de los dedos un gol cantado. Acto seguido se vistió de héroe para rechazar un lanzamiento fortísimo de Eriksen desde la derecha al primer palo. Puro espectáculo, y pura vida.

Comenzaron Zinedine Zidane y Mauricio Pochettino a mover el banquillo tratando de encontrar la solución que resultara eficaz en vistas de poder alzarse con unos tres puntos valiosísimos. Poca incisión tuvieron en el guión del choque. El Real Madrid volvía a hacerse con el control del balón y encerró al Tottenham en su área, donde estaba jugando muy cómodo e hizo ver fácil la tarea defensiva ante las acometidas merengues.

Así las cosas, se terminó señalando el final del encuentro con el 1-1 en el luminoso. Un auténtico partidazo vivido en el Santiago Bernabéu donde ambos equipos se jugaban ser líder de grupo en solitario. De continuar igual en la fase de grupos, el primer puesto se decidirá en Wembley. Una final anticipada en un estadio de ensueño.

Borussia Dortmund 1-3 Real Madrid: Bale y Cristiano conducen a la victoria en Dortmund.

post

Primera victoria del conjunto blanco en el feudo del Borussia con doblete de un Ronaldo que se reencuentra con el gol en su competición fetiche.

Le ha costado, pero a la séptima fue la vencida. Esas han sido las visitas del Real Madrid al Signal Iduna Park en la máxima competición continental. Hasta ahora, el triunfo se había resistido, con tres empates y tres derrotas en los seis desplazamientos anteriores. La historia ha sido bien distinta en este encuentro, con los pupilos de Zidane destrozando literalmente la zaga germana a base de verticalidad ofensiva y contragolpe. Bale abrió el marcador y Cristiano, con un doblete, sigue engrosando su condición como máximo goleador histórico de la Liga de Campeones.

El choque fue un combate de boxeo, un intercambio de golpes con dos equipos que salieron a buscar el gol y eso suele terminar beneficiando al que más pólvora tiene arriba. Tras un impetuoso inicio del conjunto germano, los de Zidane se encontraron cómodos saliendo al contragolpe y encontrando ingentes espacios con los que desarmar a la frágil retaguardia local. Así, fueron llegando varias ocasiones muy claras del cuadro español: una de Carvajal, otra de Bale tras recibir un gran servicio de Cristiano. Y a la tercera clara llegó la vencida… Fue el propio Carvajal el que metió un gran centro al segundo palo. Arrastró a la defensa del Dortmund Cristiano y Bale, sin dejarla caer, la pone con el interior en la escuadra de la portería teutona.

El Dortmund trató de sobreponerse al mazazo, pero le faltó continuidad al equipo Peter Bosz y no fue capaz de generar excesivas oportunidades. En uno de esos acercamientos se reclamó mano de Sergio Ramos en el interior del área madridista al intentar despejar un remate de Phillip, aunque el colegiado interpretó que no existió voluntariedad. Mientras, el conjunto visitante aprovechaba la más mínima oportunidad para continuar encontrando petróleo en la defensa local. Cristiano dispuso de dos lanzamientos en el tramo final del primer periodo, pero se interpuso Toprak en primera instancia y posteriormente su lanzamiento se marchó lamiendo el palo de la meta defendida por Bürki.

Tras el paso por los vestuarios, la intensidad y las constantes llegadas al área fueron la norma. Tras una gran opción del Dortmund en la que Varane le robó el gol a Aubameyang cuando el africano solo tenía que empujar el balón al fondo de las mallas. Sin embargo, en el enésimo contragolpe madridista, Ronaldo puso tierra de por medio en el marcador y continúa con su idilio con la Liga de Campeones. Bale recibió un gran servicio en profundidad, el galés divisó la llegada en carrera de CR7 y Ronaldo, esta vez, no falló en la definición. Parecía que el conjunto español dejaba al conjunto negro y amarillo contra las cuerdas, pero reaccionaron rápido y Aubameyang acortó distancias tras adelantarse a Sergio Ramos y rematar un centro de Philipp.

El gol dio alas a los germanos. En esos momentos los locales sí creían en una hipotética remontada y Aubameyang ofreció en todo momento sensación de peligro. Fueron minutos de agobio, aunque cada vez que el cuadro merengue armaba alguna contra, se podía vaticinar que antes o después acabaría por llegar el tanto de la sentencia. En una nueva contra, Modric volvió a fulminar a la zaga alemana con su visión de juego y puso el balón sobre la carrera de CR7. El luso fusiló sin contemplaciones al meta helvético para dejar el partido visto para sentencia.

Juventus 1-4 Real Madrid: Doce veces Cristiano Ronaldo, doce veces Real Madrid.

post

Un doblete del astro, desatado en esta Champions League, hace campeón a los blancos por 12ª vez. Casemiro y Asensio completaron la goleada.

El Real Madrid se ha proclamado campeón de la Champions League por duodécima vez tras imponerse a la Juventus (1-4) gracias a un segundo tiempo descomunal en el que los de Zinedine Zidane pasaron por encima de los transalpinos. Cristiano Ronaldo, con un doblete, se convierte además en el pichichi de la competición.

Se presentó la Juventus en el estadio de Cardiff con personalidad, queriendo y consiguiendo dominar un encuentro en el que el Real Madrid no encontraba las cosquillas a la Vecchia Signora. Y pronto actuaría Keylor Navas sacando una mano sensacional, abajo, dura, ante un tiro desde la frontal de Miralem Pjanic, que ha sido la brújula de los transalpinos.

Justo despues de ese momento, el Real Madrid logró soltarse los nervios, agarró el timón del encuentro y empezó a empujar a la Juventus hacia su campo. Y en estas asomó en el partido la asociación más prolífica de los blancos: Cristiano Ronaldo conectó con Carvajal, que devolvió la pelota al luso para alojarla en el marco de Buffon con un derechazo incontestable.

Pero poco duró la alegría en el lado madridista, porque la Juventus supo rentabilizar su ligero dominio sobre el terreno de juego para llegar al descanso con el marcador empatado. Mario Mandzukic se encontró con un balón aéreo, controló con el pecho y de volea acrobática a la media vuelta mandó el esférico a guardar. Golazo del croata que anestesió a un Real Madrid que no logró dar con su mejor versión prácticamente en todo el primer acto.

Pero el guión cambió de manera drástica tras la reanudación y los pupilos de Zinedine Zidane fueron los dueños y señores del encuentro gracias a la dirección de un excelso Luka Modric y un reaparecido Isco Alarcón, que apenas había aparecido en los primeros 45 minutos.

Y en este escenario, el Real Madrid sabe mejor que nadie que es invencible, imparable cuando da rienda suelta a su juego. En el minuto 61 Casemiro puso en ventaja a los blancos con un latigazo desde más allá de la frontal que desvió Khedira para hacer el disparo invisible para Buffon.

Y solo tres minutos después, Cristiano Ronaldo volvía a escribir su nombre en los libros de historia madridista con su segundo gol, el duodécimo en esta Champions League, para la Duodécima del Real Madrid. El portugués, exhibición tras exhibición, se ha convertido en el protagonista absoluto de este título. Luka Modric llegó hasta línea de fondo para servir en bandeja el tanto a Cristiano, que no perdonó por enésima vez.

La Juventus trató de apretar en el final del encuentro, pero su sentencia la firmó Juan Cuadrado, que recibió dos tarjetas amarillas en menos de veinte minutos para dejar a su equipo con diez hombres. Y en estas Marco Asensio cerró la goleada del Real Madrid.

La historia de esta Champions League estaba ya escrita y el Real Madrid vuelve a levantar el título que le acredita como mejor equipo de Europa, nada más y nada menos que por duodécima vez, siendo además el único equipo que en la era moderna consigue dos entorchados consecutivos. Superioridad aplastante de los blancos.

Atletico Madrid 2-1 Real Madrid: La duodécima espera en Cardiff.

post

Los rojiblancos estuvieron cerca de la machada con un inicio eléctrico, pero Isco calmó los ánimos y los de Zidane consiguieron alcanzar la Final.

El Real Madrid luchará por lograr la duodécima en la Final que se celebrará en Cardiff y que jugará ante la Juventus. El equipo blanco hizo bueno el 3-0 obtenido en la ida y el Atlético no fue capaz de remontar la eliminatoria.

Los rojiblancos salieron al partido en tromba empujados por un Calderón que alentó a su equipo de principio a fin. El milagro parecía más cerca al cuarto de hora de encuentro. A los doce minutos Saúl Ñíguez adelantó a los suyos con un cabezazo, y pocos instantes después Griezmann anotó desde el punto de penalti el 2-0.

Apenas había empezado el duelo y el Atlético ya estaba a solo un gol de igualar las semifinales. Pero tras el segundo gol el equipo de Simeone reculó y el de Zidane sacó calidad para hacerse con el balón. Al borde del descanso, los blancos sentenciaron la elimiantoria. Karim Benzema realizó una jugada espectacular para ceder el balón a Kroos, Oblak rechazó el disparo del alemán y fue Isco el que cazó el esférico para poner el 2-1.

El tanto del malagueño fue un jarro de agua fría para el Calderón. En la segunda mitad los de Simeone lo intentaron de todas las maneras, pero el gol para recortar distancias no llegó. 2-4 en el total de la eliminatoria que sirve al Madrid para buscar su duodécima Champions. Delante estarán Buffon, Dani Alves, Dybala y compañía.

Juventus 2-1 Monaco: Pase certificado a Cardiff.

post

El equipo italiano accedió al partido decisivo tras derrotar por 2-1 a Monaco. El 3 de junio estará en Galés en busca de su 3ª Champions.

El Juventus Stadium entonó fuerte el himno de la máxima competición europea, consciente de que la revancha de este martes entre su equipo y Monaco iba a resultar un trámite tras el gran trabajo realizado en la ida, y a modo de pálpito de lo que será el partido final.

“¡The Chaaaaaampioooons!”, se escuchó fuerte de parte del efervescente público italiano, que tapó la canción oficial de la Liga de Campeones y le hizo sentir a los suyos el deseo de coronarse en esta edición 2016/2017. Y la Vecchia Signora retribuyó con su sólido trabajo en el terreno de juego: triunfo 2-1 en casa para firmar un global de 4-1.

Pese a sufrir el asedio en los primeros minutos de un conjunto monegasco que fue hacia adelante con paciencia, los de Massimiliano Allegri inclinaron la balanza de a poco hacia su favor. Fue así como lucieron su buen toque de pelota y generaron ocasiones que no pudieron capitalizar Mario Mandzukic y Miralem Pjanic.

Hasta los 32 minutos de juego, cuando una notable acción colectiva que hizo llegar el balón de izquierda a derecha tuvo como destinatario a Dani Alves, el hombre de la semifinales, el mismo que le había servido las dos asistencias a Gonzalo Higuaín para su doblete en la ida. El centro desde la derecha del brasileño fue exacto, el croata Mandzukic lo cabeceó y, después de ser tapado por el portero Subasic, en segunda instancia empujó para inflar la red y desatar el festejo.

Para coronarse como la figura de los 180 minutos que tuvo la serie semifinal, Alves apareció en el borde del área grande para recepcionar un rebote: tomó la pelota de aire y la misma viajó hacia la portería vacía, para sentenciar la historia y transformar Turín en una verdadera fiesta.

Los de Leonardo Jardim fueron al frente por la propia necesidad, el conjunto bianconeri controló el resultado y no pasó sobresaltos pese al descuento del joven estrella Kylian Mbappé, quien sopló el balón hacia la red tras el envío de Joao Moutinho a los 23′ de la segunda mitad.

Juventus se clasificó hacia la 9ª final de su historia y el próximo 3 de junio esperará en Cardiff el Real Madrid. Con su firmeza, orden y oportunismo, el equipo italiano tiene argumentos para bañarse de gloria por tercera vez en la Champions.

Monaco 0-2 Juventus: Higuain quiere citarse con su ex equipo en Cardiff.

post

Con el aporte goleador del Pipita y una actuación memorable de Dani Alves, la Vecchia Signora se impuso en el Louis II y puso un pie en la final.

Tan impensado como casi perfecto fue el viaje de la Juventus a Monaco. La Vecchia Signora, multicampeón en Italia pero en deuda a nivel europeo más allá de la final del 2015, jugó un partido soñado para quedarse con el triunfo por 0-2 y encaminar su serie, con destino final en Cardiff, donde muy probablemente enfrente a Real Madrid, que también ganó de forma contundente.

Si bien la imagen del partido es la de Gonzalo Higuaín con la boca llena de gol dos veces, lo de Dani Alves también rozó la perfección: el brasileño fue una daga en el corazón monegasco permanentemente por la derecha y así llegó el primer tanto, con un taconazo para que el Pipa defina a la carrera y deje sin respuesta a Subasic.

Con estilos bien opuestos, el fresco juego del líder de la Ligue 1 chocó con la rudimentaria y sólida defensa italiana. Así, Falcao quedó inmerso en la telaraña formada por Chiellini, Bonucci y Barzagli, mientras que Mbappé, el joven apuntado para ser decisivo, tampoco logró gravitar.

La segunda parte tuvo una tónica similar, cuando los locales salieron a buscar el empate y dejaron los espacios para que Alves vuelva a dejar un surco, largue su centro cruzado e Higuaín se anticipe al portero. Ventaja de dos y momento a la medida de la Vecchia Signora, cerrando el partido y con la posibilidad de Buffon de lucirse con algunas paradas que hacen olvidar sus casi 40 años.

Ni el más optimista bianconero se imaginaba que la revancha en Turín dentro de una semana sería con tal diferencia a favor para empezar a sentirse finalista, donde buscará la revancha de la derrota ante Barcelona hace dos años y, en caso de encontrarse con Real Madrid, reeditar la final de 1998 que quedó en manos merengues.

Real Madrid 3-0 Atletico Madrid: Cristiano Ronaldo encarga una final.

post

Un hat-trick del portugués deja la Semifinal encarrilada para el conjunto blanco.

El Real Madrid se impuso al Atlético de Madrid en la ida de las semifinales de la Champions League con una soberbia actuación de Cristiano Ronaldo.

El conjunto blanco salió muy enchufado al encuentro y en la primera parte pasó por encima del equipo rojiblanco. Cristiano Ronaldo abrió el marcador en el minuto 10. Casemiro puso el balón desde la derecha al punto de penalti y el ‘7’ saltó más que nadie para rematar de cabeza al fondo de la red.

En la segunda mitad el Atlético buscó entrar en el partido, pero lo cierto es que el equipo de Diego Simeone nunca acabó de estar bien plantado en el Santiago Bernabéu. A poco más de quince minutos para el final Cristiano Ronaldo aprovecharía un rechace para fusilar a Oblak desde la frontal y poner el 2-0.

Llegando ya al final del partido, cuando el Atlético buscaba un 2-1 que le diera vida a la eliminatoria, otra vez Cristiano vio puerta tras una gran jugada de Lucas Vázquez. Ocho goles de CR7 entre cuartos y semifinales. El luso quiere otra Champions, y de momento ya ha encargado una final en Cardiff.

Barcelona 0-0 Juventus: Eliminatoria con justicia final.

post

El conjunto azulgrana cae eliminado de la Champions tras no poder marcar ningún gol ante los italianos.

El Barcelona no consiguió la milagrosa remontada que necesitaba y ha caído eliminado de la Champions League tras empatar a cero en el Camp Nou ante la Juventus.

Los de Allegri salieron al terreno de juego metiendo el miedo en el cuerpo a los culés con un gran Dybala, pero con el paso de los minutos los locales se fueron haciendo con el mando del partido.

La Juventus demostró tener una de las mejores defensas de Europa, y el Barça no pudo derribar la muralla. Lo intentaron Neymar, Suárez, Messi y compañía, pero lo cierto es que Buffon apenas tuvo que realizar paradas de mérito.

En la segunda parte el Barça jugó con todo, con Alcácer juntándose a la MSN, pero no consiguió ni siquiera estar cerca de remontar la eliminatoria.