Sevilla 0-1 Real Madrid: Benzema vuelve a salvar a un Real Madrid líder.

post

Un gol de Benzema le da los 3 puntos y el liderato a un Real Madrid serio ante el Sevilla.

El Real Madrid ha dado un doble golpe sobre la mesa. No solo se ha impuesto y supo sufrir ante el Sevilla en un complicado duelo en el Ramón Sánchez Pizjuan. El liderato de La Liga también es del conjunto blanco gracias a un tanto de Karim Benzema, que vuelve a ser el referente de los hombres de Zidane cuando más lo necesitaban.

El cuadro de Zinedine Zidane quiso tener el control del encuentro desde el principio. Por ello, los jugadores del Real Madrid entendían que marcar rápido era fundamental para sus intereses para conseguir el liderato. Sin embargo, Vaclik detuvo las dos grandes ocasiones que tuvo el equipo blanco, un disparo de Hazard y otro de Carvajal.

La idea de los de Julen Lopetegui es lo que afirmaba el técnico vasco en la previa. Tener una defensa sólida para aguantar los ataques del cuadro de la capital de España y con jugadores como Ocampos, intentar explotar las carencias defensivas de los blancos, que tras el encuentro ante el PSG, salieron a luz más claras que nunca.

Otra de las claves del planteamiento del Real Madrid estuvo en los espacios. Intentar conseguir el mayor número de espacios posibles para aprovechar la velocidad de Bale era una prioridad para Zidane, que intentaba hacer diferentes variantes para intentar romper el marcador a su favor. Además, la apuesta por tener el control de la posesión con James como uno de los timones, junto al galés, del equipo, estaba dando bastantes réditos al cuadro blanco.

El juego por las bandas y el uso de los laterales fue otro de los puntos en los que hacer hincapié de este encuentro. Reguilón, por parte del Sevilla, tuvo doble protagonismo: tuvo la tarea de aguantar la velocidad de Bale, mientras que intentaba suministrar a los atacantes sevillistas de balones para intentar poner en dificultades a Courtois. Además, la entrada de Oliver Torres para soltar a Jordán en la circulación de balón fue otra de las medidas del técnico sevillista para contener a un Real Madrid muy activo durante el encuentro.

En las situaciones de ataque merengues, Hazard, la gran estrella, quiso hacerse ver pero no terminaba de deshacerse de la defensa del Sevilla, que tenía clara la misión de detener al talentoso jugador belga. En este aspecto, los laterales tuvieron una tarea complicada y es por ello que los dos jugadores hispalenses no tuvieron su mejor actuación en el Sánchez Pîzjuan, estando algo apagados, especialmente en el ataque.

Ante los ataques del Sevilla, Zidane tomó una decisión algo llamativa. Cuando había que defender, Eden Hazard pasó a ser un lateral más para contener los ataques del rival y se encargaba de ir sacando los diferentes balones que le iban llegando a su zona. Mientras, los centrales blancos eran los encargados de ir sofocando las aproximaciones del equipo local, que a medida que iban pasando los minutos en el partido, iban en aumento, al contrario que los intentos de ataque del Real Madrid, que mantenía el control para no dejarse llevar.

Por otra parte, hay una constante que se debe evitar en todo partido: equivocarse con los pases cortos. En alguna ocasión, el Sevilla tuvo esos despistes. En ese aspecto, el Real Madrid estuvo en líneas generales perfecto. Además, el agobio en las primeras fases de la segunda parte del cuadro local fue resuelto por el Madrid con el gol de Benzema.

Una situación de dos contra uno fue aprovechada por el delantero francés, que no dudó y estrenó el marcador en Sevilla, dando oxígeno a su equipo, que estaba pasando en aquel momento su peor fase dentro del terreno de juego. En un encuentro serio por parte del Real Madrid, los jugadores pusieron todo lo que tienen para llevarse los tres puntos de un campo que en los últimos años se le ha atragantado especialmente.

Ante uno de los equipos más complicados, ya no solo de ganar, sino de hacer ocasiones, el Real Madrid dio un paso adelante. Confirma de esta manera que siempre vuelve cuándo más difíciles están las cosas.

La reacción sevillista, que incluyó dos grandes ocasiones de Ocampos y De Jong, además de un gol anulado de Chicharito, no fueron suficientes para conservar el liderato, que se marcha a la capital de España ante un encuentro más que aseado de los blancos.

Tottenham 0-2 Liverpool: El Real Madrid ya tiene sucesor.

post

Los ‘reds’ suceden a los blancos como campeones de la Champions League tres años después con un 0-2 gracias a los goles de Salah -de penalti- y Origi.

Se la sentía suya desde hace un año, cuando perdió de forma cruel en Kíev ante el Real Madrid, que tres años después cede la corona de Campeón de Europa a un Liverpool más convencido que nadie de sus propias posibilidades. Capaz de mutar entre dos versiones muy distintas con respecto al equipo que aplastó al Barcelona en Anfield y el que ahogó al Tottenham en la Final del Wanda Metrpolitano, se hizo con el título tras un buen arranque que les brindó a los reds un penalti por manos de Sissoko que tuvo que refrendar el VAR para que Salah adelantara a su equipo cuando no habían pasado siquiera dos minutos de juego.

Ello coartó, y de qué manera, a un Tottenham intimidado por la fastuosidad del escenario, el tempranero gol que hundió la moral de los hombres de Mauricio Pochettino y la convicción e intensidad de un Liverpool que jugó la Final como si se tratara de un día más en la oficina. Fueron a ganar y no titubearon en el camino aunque pudieron matar el partido en la primera parte y no lo hicieron. Tras el 0 a 1 Jürgen Klopp dio órdenes de mantener la templanza y el Liverpool no quiso hacer sangre, limitándose a aguantar a un Tottenham incapaz de rematar a puerta durante los primeros cuarenta y cinco minutos mientras Salah y Robertson lo intentaban desde la distancia pero primero la zaga de los Spurs y luego Hugo Lloris desviaron a córner.

Lo cierto es que ninguno de los dos equipos fue demasiado generoso en cuanto a juego y ocasiones durante la primera parte pero es bien sabido que el Tottenham no había logrado ponerse por delante en el marcador en ninguno de los trece partidos europeos esta temporada y, sin embargo, ahí estaba. Dispuesto a todo en la segunda parte y arrastrado por un Harry Kane muy lejos de su mejor forma debido a una lesión que casi le deja sin Final pero con una gigantesca influencia en el juego ofensivo de su equipo fue acercándose a la porteria rival. Por lo pronto, Eriksen logró imponerse en la zona ancha pero en los últimos metros tanto Dele Alli como Son Heung-Min se mostraban todavía excesivamente imprecisos.

Pero no permitió mucho más el Liverpool, que reaccionaría con un remate de Milner que se marchó fuera rozando el palo y otra acción de Mané que no fue gol de milagro. Y a eso se agarraba el Tottenham, que intentó volver a sorprender con una tímida vaselina de Dele en el primer remate a puerta del equipo londinense en todo el partido y que Allison desintegró sin mayores dificultades. Mientras, el cansancio hacía mella en un Tottenham que rechazó rendirse pero que vio como ninguna de sus ocasiones encontraba, ni por asomo, al brasileño despistado. Esta vez el portero transmitió al Liverpool la seguridad que no sintió en la Final del año pasado y se fue al ataque para que, de nuevo Origi con un latigazo seco, subiera el 0 a 2 en el electrónico que tanto acabó con la esperanza de los Spurs como coronó a un Liverpool intratable en Europa y que corrigió con esmero la única asignatura pendiente que la temporada pasada le privó verse como el mejor equipo del continente.

Chelsea 4-1 Arsenal: Hazard regala a los Blues la Europa League.

post

El belga, figura en Bakú con un doblete ante los Gunners.

El Chelsea ha vencido al Arsenal y ha ganado la Europa League con goles de Olivier Giroud, de Pedro Rodríguez y de Eden Hazard (2), la estrella belga ya puede decir adiós al club de Londres y poner rumbo al Real Madrid.

El equipo de Maurizio Sarri no dejó dudas en el estadio Olímpico de Bakú, Azerbaijan, y es campeón del certamen continental con una goleada por 4-1 sobre el conjunto de Unai Emery.

Después de un primer tiempo sin emociones, el equipo Blue rompió el marcador en la segunda parte, a los 48 minutos. Emerson Palmieri, desde la izquierda, metió un centro al punto de penalti y Olivier Giroud se lanzó de cabeza para desviar el balón y descolocar a Petr Cech.

En el 59′, un desborde por izquierda de Eden Hazard hizo la diferencia con un envío que dejó a Pedro Rodríguez para el 2-0 en un remate de zurda. Los de Sarri no bajaron los brazos y, en el 65′, un pase en profundidad de Pedro para Giroud terminó en penalti cometido por Maitland-Niles y que Hazard no falló.

Los Gunners lograron recortar en el minuto 69, mediante un rechace en él área del Chelsea después de una jugada a balón parado, que le quedó a Iwobi fuera del área y le pegó sin que el balón tocara el césped. Sin embargo, la sentencia fue rápida: en el 71′, Hazard definió de primeras después de una gran combinación en el área con Giroud.

Chelsea, un campeón sin atenuantes que repitió la consagración conseguida en 2013.

Bayern Munich 5-1 Eintracht Frankfurt: Manita de campeón.

post

Séptimo título de la Bundesliga de manera consecutiva para los bávaros; Ribery y Robben anotaron en su despedida.

No hubo preocupación, sí un poco de zozobra, pues en cuestión de minutos Bayern Munich y Eintracht Frankfurt empataban 1-1 y Borussia Dortmund vencía a Borussia Monchengladbach por 1-0. No era suficiente, pero abría la puerta a un posible rompimiento de lo que ha sido la hegemonía del club bávaro en los últimos años. Sin embargo, esa situación fue efímera, pues el equipo de Niko Kovac anotó no uno, ni dos, sino cinco goles y sentenció con un 5-1  su séptimo título de la Bundesliga de manera consecutiva.

Kingsley Coman abrió la cuenta, David Alaba la aumentó y Renato Sánchez siguió con la fiesta de goles. Y ya con la ventaja y con el público celebrando, Kovac mandó al campo primero a Franck Ribery y después a Arjen Robben.

Y, como si estuviera escrito, el francés puso el 4-1 en una muestra de talento en espacio reducido, con una definición delicada, y todos se fueron a celebrar con él en el que fue su último partido con Bayern. Pero faltaba más. En una acción de ataque Alaba, de manera altruista, le dejó la pelota a Robben para que el zurdo pusiera el 5-1 y, de nuevo, festejo colectivo, con otro de los emblemas que dijo adiós marcando.

Locura en el estadio de Múnich, alegría total para un conjunto que quedó fuera de la Champions en la primera ronda de cruces y que retiene la corona de la Bundesliga a manera de premio y de motivación para lo que vendrá en la próxima temporada con un montón de novedades.

Una vez más el Dortmund tuvo que escoltar y ver celebrar a su máximo rival en la última década. El triunfo 0-2 en casa del Borussia Monchengladbach no fue suficiente y el milagro no se dio para una institución que, por ahora, solo vive a la sombra del poderoso Bayern Munich.

Brighton 1-4 Manchester City: Goleada con el título como premio.

post

Aguantó la presión del Liverpool hasta la última jornada.

La Premier League se le ‘escapó’ sólo durante 21 minutos al Manchester City. Entre el gol de Mané en Anfield y el 1-2 de Laporte en el Amex Stadium hubo varios instantes de emoción que cortaron por lo sano los ‘citizens’. Como en 2012 y en 2014, no fallaron en la última jornada y se proclamaron campeónes. Golearon (1-4) al Brighton para conquistar el título con ¡98 puntos! El Liverpool les ha obligado a sufrir y a tener que rozar los 100 de la campaña pasada para mantener su corona inglesa. La sexta de su historia. Desde el Manchester United, que cantó tres alirones seguidos entre 2007 y 2009, ningún club revalidaba la Premier. El City de Guardiola lo ha hecho tras una imperial segunda vuelta.

Han tenido que ganar sus últimos 14 partidos de Liga para agarrar la Liga.Sus tres derrotas en diciembre les dejaron a siete puntos del Liverpool antes de ganarles (2-1) en el Etihad. Desde entonces, se dedicaron a coleccionar victorias: 18 triunfos y una derrota en la segunda vuelta son sus números. Incontestables. El Liverpool, que únicamente ha perdido un partido, se dejó la Liga con cuatro empates entre enero y marzo. El ritmo celeste fue infernal.

El conjunto de Pep Guardiola saltó con presión pero sin nervios a un Amex Stadium en el que el Brighton aguantó las embestidas visitantes. Los ‘seagulls’, que seguirán una campaña más en la Premier, golpearon primero. Un córner botado por Gross lo cabeceó Murray a la red. 13 de los 35 goles del Brighton llevan su firma. Y no es poco.

La felicidad le duraron al Liverpool y al Brighton 83 segundos. El City respondió en la siguiente jugada por medio de Agüero. Silva se la dejó de tacón y el Kun hizo el 1-1. El Brighton no pudo resistir el 1-0 y los ‘citizens’ se quitaron de encima toda la presión. Siguieron apretando y apretando y Laporte, en un córner, hizo el 1-2 que devolvía la Premier al City. Como ante el Leicester, otro central desatascaba un partido. El francés recogía el testigo de Kompany.

El Brighton claudicó. El City había recuperado su ventaja y no la soltó. En la segunda parte, los ‘citizens’ dieron los dos golpes definitivos. Fueron una máquina casi perfecta que dominó a su rival sin darle opciones. Toque a toque. Y sellaron el título con dos golazos. Mahrez se inventó el 1-3: recortó con la izquierda a Dunk y con la derecha colocó un latigazo en la escuadra de Ryan. Y Gündogan clavó una falta que fue el 1-4 definitivo. El City tenía el premio. La Premier vuelve a teñirse de celeste. Guardiola logra su segunda Liga seguida y su quinto título en Inglaterra que pueden ser seis si consigue la FA Cup ante el Watford. Así completaría el póker ingles (Liga, Copa de la Liga, FA Cup y Community) inédito en el ‘football’ en una temporada. Otro entorchado más… y eso que el Liverpool se lo puso más difícil que nunca. Han tenido que ganar los últimos 14 partidos y llegar a los 98 puntos para cantar el alirón. La fiesta es más que merecida.

Liverpool 4-0 Barcelona: Histórica remontada en Anfield.

post

Un desconocido barça vio como un fiero conjunto inglés se levantó del 3-0 en la Ida y certificó su pase a la Final de la Champions League.

El Liverpool logró una de las remontadas más impresionantes de la historia tras vencer 4-0 al Barcelona (4-3 global) en la Vuelta de la Semifinal de la UEFA Champions League, en Anfield.

El primer gol de los locales llegó rápido, apenas a los cinco minutos, tras un fallo garrafal de Jordi Alba por la parte izquierda, donde recuperó Sadio Mané que se marchó hacia el área y cedió a Jordan Henderson, cuyo disparo fue contneido por Ter Stegen, pero el rechace quedó a los pies de Divock Origi, que remató a placer.

Los Reds mantuvieron una alta intensidad en los primeros minutos, pero el Barcelona respondió y equilibró las acciones, incluso mereciendo el empate en alguna ocasión. Llegó el descanso con la sensación de que, si bien el Liverpool no estaba muerto, el Barça tenía la serie bajo control salvo una catástrofe.

La catástrofe comenzó al minuto 54. Volvió a errar Jordi Alba, Alexander Arnold se hizo con el balón, recorrió unos metros y lanzó un pase raso hacia la posición de Georginio Wijnaldum, que entró con todo para fusilar a Ter Stegen, que alcanzó a tocar pero no pudo evitar el gol.

Y apenas dos minutos después, el tercero.  Centro de Shaqiri desde la banda izquierda y nuevamente apareció Wijnaldum, que de cabeza se convirtió en el primer suplente de la historia en marcarle dos goles al Barcelona en un mismo partido de la Champions League.
El derrumbe del Barcelona se concretó al 79′ con uno de los goles más insólitos de la historia. En un tiro de esquina por la banda derecha toda la defensa del Barcelona dio la espalda al balón, Alexander-Arnold  se dio cuenta y sacó rápido a la llegada de Origi, que remató sin marca para consumar la remontada.
El Liverpool buscará ahora su sexto título en la máxima competición europea ante el Tottenham.

Barcelona 3-0 Liverpool: Messi y la suerte dejan al barça a las puertas de la Final.

post

El que perdona siempre la paga. La máxima del fútbol se cumplió en la Ida de la Semifinal de Champions. El Liverpool fue infinitamente mejor que el Barça, pero la fortuna y Leo Messi determinaron que los culés hayan conseguido poner pie y medio en la Final de Madrid del próximo mes de Junio.

Los chicos de Klopp quitaron el balón al Barça, le hicieron correr, les hicieron sufrir como nunca y se fueron con tres goles en contra para la vuelta en Anfield Road. Los culés, con muy poco, consiguieron marcar gracias a la inspiración de Luis Suárez –en su versión más marrullera y letal– y un rato de Messi –vaya obra de arte marcó–.

Los británicos, totalmente desatados y descarados, perdonaban a la hora de dar el último pase, mientras que Coutinho amenazaba a sus ex compañeros con varios disparos de fogueo. El Barça lo estaba pasando mal y no lo ocultaba la cara de un Valverde descompuesto. Pero cuando peor parecían los culés apareció la conexión entre Jordi Alba y Luis Suárez para que el uruguayo culminase en plancha un gol de cazador.

El impresionante ritmo de juego del Liverpool dejaba al Barça con la lengua fuera y eran hasta los propios culés los que perdían tiempo para tomar un poco de aire. Los visitantes, sin embargo, seguían empeñando en dar el último pase más difícil todavía sin llegar a conseguir rematar la faena para empatar.

Los culés, sin embargo, necesitaban muy poco para conseguir un gol y eso quedó demostrado en el minuto 74. Una acción embarullada obró el segundo tanto azulgrana. Messi buscó en profundidad a Sergi Roberto y el rechace cayó en la rodilla de Luis Suárez estrellando el balón en el larguero. La suerte se alió con los locales cayendo el rechace en las piernas de un Messi que sólo tuvo que empujarla. ¿Quizá era el guiño a la suerte del futuro campeón?

Klopp, quien tardó muchísimo en hacer los cambios, sacó a Firmino a diez minutos del final en busca del tanto que les pudiese meter en la eliminatoria. Pero el que ya se estaba desatado fue un Messi que firmó una obra de arte para poner el tercero culé. Él se lo guiso sacando una falta que en realidad realizó él aprovechando que el arbitro no estaba atento para propinar un puñetazo a Fabinho y él se lo comió culminando una falta impresionante desde 30 metros que entró por la escuadra.

Los locales se colgaron del larguero en los minutos finales. Perdieron tiempo como si fuesen un equipo pequeño para conservar un resultado que les pone con pie y medio en la final. El Liverpool no tuvo su noche de cara al gol, mientras que los locales consiguieron un premio excesivo para el fútbol desplegado. La noche en la que el Barça fue menos Barça que nunca se llevó el premio gordo.

PSG 3-1 Monaco: Título con hat-trick de Mbappé y la vuelta de Neymar.

post

El campeón de la liga francesa derrotó 3-1 a Monaco con pleno de goles del joven atacante. Además, el brasileño regresó después de tres meses, así como también Edinson Cavani.

Paris Saint-Germain no pudo cumplir con su deseo de ser campeón mediante un triunfo propio, por lo que fue su escolta, Lille, el que le facilitó dicho trámite: el empate sin goles a primer turno consagró automáticamente a los de Thomas Tuchel antes de salir a jugar al Parque de los Príncipes frente al Monaco.

El conjunto de la capital francesa salió dispuesto a vivir una fiesta y así fue como se lo tomó. En lo futbolístico, tuvo a Kylian Mbappé en su mejor versión y el joven atacante no tuvo piedad de su ex equipo, al que le anotó un hat-trick.

La acción del primer gol fue orquestada por el propio delantero Nº 7 al iniciar jugada desde la mitad del campo, abrir con Moussa Diaby a la izquierda y éste volvió a servir a un Mbappé que voló y le ganó la posición a sus marcadores, para recibir el balón en el área y empujarlo para la apertura del marcador a los 14 minutos.

A los 37′, el veloz galo volvió a golpear al aprovechar una asistencia de Dani Alves, con quien realizó una notable pared para burlar a la defensa visitante.

En la segunda parte se vivieron más momentos especiales: el regreso de Neymar después de tres meses fuera por haberse resentido de la lesión en el metatarsiano de un pie, la vuelta de Edinson Cavani, otro que se encontró al margen durante dos meses por una molestia en la cadera, y un nuevo tanto de Mbappé para celebrar su hat-trick y seguir en la lucha por la Bota de Oro.

 PSG cortó la racha de tres partidos sin victorias y pudo al fin celebrar su título en la Ligue 1 con cinco fechas de antelación. Acumula 84 puntos, producto de 27 partidos ganados, 3 empatados y 3 perdidos y buscará dentro de seis días coronarse frente a Rennes en la Final de la Copa de Francia para cerrar la campaña con un doblete.

A nivel histórico, el equipo parisino igualó al Nantes y Monaco con 8 títulos y acecha el trono de Olympique de Marsella (9) y Saint Etienne (10) y sostiene su hegemonía en esta década al haber ganado seis de las últimas siete ediciones.

Del lado de Monaco: Aleksandr Golovin convirtió el gol del honor en París, continúa con su pelea por no descender y Radamel Falcao preocupó por su salida en el inicio de la segunda parte por Carlos Vinicius.

Juventus 2-1 Fiorentina: La juve campeón de Liga.

post

El triunfo le alcanzó a la Vecchia Signora para concretar una nueva celebración, esta vez a cinco fechas del cierre de la temporada.

Juventus vuelve a ser campeón del fútbol italiano, con amplia diferencia y varias fechas antes del cierre. Una muestra de su absoluta hegemonía en la Serie A que se rubricó con el triunfo por 2-1 ante la Fiorentina, en Turín, para el octavo título de forma consecutiva.

El campeonato lo pudo haber obtenido en la fecha pasada, pero SPAL dio la sorpresa con la victoria por 2-1 y postergó la fiesta una semana más. Aunque en el arranque ante el equipo viola volvieron las dudas por medio de Nikola Milenkovic, que capturó un rebote y puso en ventaja a los visitantes al minuto 6.

Kevin Mirallas asustó con un disparo que se fue alto y el árbitro anuló el tanto conseguido por Gio Simeone. La Vecchia Signora sólo necesitaba un empate para la consagración y la tranquilidad la tuvo antes de llegar al descanso, a los 37´, en un esforzado cabezazo de Alex Sandro que metió el balón por el primer palo.

La fortuna estuvo del lado bianconero y sentenció el encuentro en la segunda parte: en una escapada de Cristiano Ronaldo por derecha, al minuto 53, el centro rebotó en el argentino Germán Pezzella que la mandó dentro de su propia porteria.

Juventus celebró el campeonato ante su gente, con cinco fechas por disputarse, y alcanzó el título 35 en Serie A que sirve de consuelo ante la dura eliminación en Cuartos de Final de Champions ante el Ajax.

Barcelona 3-0 Manchester United: Messi convierte al Camp Nou en el ‘Teatro de los Sueños’.

post

Doblete del argentino, genio y figura en una victoria que completó Coutinho; los culés, a Semifinal de Champions League.

El Barcelona ha vencido 3-0 al Manchester United en el Camp Nou y clasificó a Semifinal de la Champions League. Lionel Messi convirtió un doblete en el primer tiempo para dejar sin esperanzas a los de Old Trafford y Coutinho definió el partido en la segunda parte.

El conjunto visitante sorprendió en el inicio del juego y Marcus Rashford estrelló un remate en el travesaño antes de los 30 segundos de juego. Sin embargo, Lionel Messi se iluminó a los 15 minutos, le hizo un caño a Fred, abrió el marcador con un gran zurdazo que se metió contra el palo y luego puso el 2-0 con un remate débil que se escurrió entre las manos de David De Gea.

Con la clasificación en el bolsillo, el equipo de Ernesto Valverde manejó la pelota con tranquilidad en el segundo tiempo y definió el partido con un disparo espectacular de Coutinho, que se metió lejos de la estirada de De Gea.

Barcelona había sido eliminado en los Cuartos de Final de la Champions en las últimas tres temporadas. La última vez que superó esta fase fue en la edición 2104-15 y terminó siendo el campeón.