Cleveland logra su cuarta victoria y se clasifica para disputar la Final de la NBA

post

Cleveland Cavaliers 113 – 87 Toronto Raptors. Los Cavaliers de Cleveland se dirigen de nuevo a las Finales de la NBA tras el envío de los Toronto Raptors a casa y con una victoria del juego 6 de las Finales de la Conferencia del Este de los Playoffs de la NBA.

El alero LeBron James aportó un doble-doble de 33 puntos, 11 rebotes, 6 asistencias y 3 tapones y lideró a los Cleveland Cavaliers al triunfo a domicilio. Kyrie Irving fue de 30 puntos y 9 asistencias. Y Kevin Love lanzó con 20 puntos y 12 rebotes. James reconoció que todo el equipo había hecho una gran labor, pero sentía una gran admiración y reconocimiento al trabajo de Irving y Love, que después de superar tanta adversidad con las lesiones volvieron a mostrar la gran clase que poseen y tienen la recompensa de poder jugar unas Finales de la NBA.

Los Cavaliers, con James de líder, estuvieron siempre en control del juego y del marcador y se fueron al descanso con la ventaja parcial de 41-55, después de anotar cinco triples en el segundo cuarto y en los últimos 71 segundos antes que sonase la bocina del final de la primera parte aportaron un parcial de 9-3. El equipo de Cleveland había logrado 10 triples de 15 intentos cuando se fueron al descanso, mientras que los Raptors lograron dos canastas desde fuera del perímetro en 12 intentos.

Y por su puesto, como no, de nuevo fueron los triples (10 aciertos en 15 intentos en la primera mitad) de J.R. Smith. El escolta se ha convertido en un verdadero puñal desde la línea de tres puntos y sus grandes actuaciones, cada vez más constantes, podrían ser el factor x en las próximas finales. Los Cavaliers, a falta de 3:53 minutos para el final del tercer periodo, con un triple de Love, lograron parcial de 57-78 y ahí se acabó toda la historia del partido y de la eliminatoria. Todo lo contrario les pasó a los Raptors. Hasta que Lowry no rearmó su fusil en el descanso y salió disparando a diestro y siniestro del vestuario (18 en el tercer cuarto, 35 puntos totales: era demasiado tarde), los locales fueron incapaces de seguir el ritmo de anotación del conjunto de Ohio: solo 2-12 desde el triple en la primera mitad.

Además del tercer cuarto del base, los Raptors contaron con 20 tantos de DeMar DeRozan, pero nadie más se sumó a la fiesta: 13-39 en tiros de campo para todos los demás en el partido más importante de la historia de la franquicia. Y es que lograron el objetivo de estar sus primeras finales de conferencia, pero nunca tuvieron opción de luchar por el anillo de campeones de la NBA porque en realidad es un equipo de dos jugadores (Lowry y DeRozan). Bismack Biyombo, que salió de titular y el lituano Jonas Valanciunas aportaron 9 y 8 rebotes, respectivamente, para ser los mejores dentro de la pintura, pero su aportación no fue suficiente a la hora de superar la inspiración encestadora y el poder de James.

Eso sí, en Toronto no les faltarán razones para estar orgullosos de su equipo. Los canadienses han conseguido en una sola temporada su mejor récord de siempre, ganar una serie por primera vez desde 2001 y debutar en unas Finales de Conferencia. Un salto diferencial para la franquicia.

Por tercera ocasión en su historia, y segundo año consecutivo, los Cavaliers estarán en una final NBA, que disputarán en junio frente al ganador del duelo en el que por el momento se impone 3-2 Oklahoma City Thunder sobre los vigentes campeones, los Golden State Warriors.

Los Warriors no desfallecen y siguen en pie en los Playoffs

post

Oklahoma City Thunder 111 – 120 Golden Stare Warriors. Los Warriors no se dejan intimidar a pesar de estar contra las cuerdas a un partido de perder la serie contra los Thunder en la Final de la Conferencia Oeste de los Playoffs de la NBA.

El equipo de Steve Kerr, que sigue por debajo en el global de la eliminatoria (2-3), salvó el primer ‘match ball’ y se ganó el derecho a viajar a Oklahoma City para disputar el sexto partido de una increíble serie. Stephen Curry volvió a despertar en las Finales y esta vez fue el eficiente jugador que usualmente es. Así, encestó 31 puntos por su cuenta y lideró la victoria de los Golden. Klay Thompson anotó 27 puntos que junto a su compañero Curry, fueron los maximos anotadores de los Warriors, pero cabe también destacar al colaboración fundamental de los secundarios.

Andrew Bogut estuvo inmenso bajo los aros (15 puntos y 14 rebotes) y junto a Draymond Green con 11 puntos, 13 rebotes y 4 tapones, ganaron la partida a la pareja interior formada Steven Adams y Serge Ibaka. Mención especial para Marreese Speights, que contribuyó con 14 puntos en ocho minutos saliendo desde el banquillo. La suma de los guerreros de Kerr pudo con unos Thunder en los que Kevin Durant, estelar con 40 puntos, y Russell Westbrook 31 tantos, estuvieron demasiado solos pero a raíz de sus 71 puntos entre ambos, lograron tener un encuentro muy igualado y en la cual la diferencia fue muy corta.

Desde el comienzo los campeones transmitieron mejores sensaciones, con una actitud muy distinta a la expuesta en Oklahoma City, pero sin embargo, no consiguieron deshacerse de unos engorrosos Thunder que no pararon de hostigarles, como por ejemplo, gracias entre otras cosas, a tres triples de Ibaka, que acabó con 13 puntos y 8 rebotes. El equipo de Billy Donovan llegó a alcanzar diferencias de hasta diez puntos y aguantó hasta el último cuarto haciendo la goma a la espera de su oportunidad. Incluso Donovan sorprendió al ordenar a sus jugadores que cometieran falta sobre Bogut, que no había lanzado un solo tiro libre en toda la serie y que tiene un pobre 48% de acierto esta temporada. El pívot australiano anotó uno de los dos que lanzó.

Fue entonces cuando aparecieron los secundarios de los Warriors para asestar un golpe casi mortal a su rival. Con Curry y Thompson sentados en el banquillo, los locales firmaron un 10-2 al inicio del último acto de la mano de Livingston, Iguodala y Barnes y devolvieron los dobles dígitos de diferencia (91-79). No se rindieron los Thunder, que obligaron al MVP a dar lo mejor de sí para cerrar la victoria. Curry volvió a pista para anotar 12 de sus 31 puntos y tras una canasta marca de la casa que colocaba el 112-101, quiso dejar claro que “No nos vamos a casa”.

Habrá sexto partido en Oklahoma City este próximo sábado y los Thunder volverán a gozar de una segunda oportunidad para eliminar al campeón.

Toronto Raptors hacen historia en los Playoffs 2015-16

post

Miami Heats 89 – 116 Toronto Raptors. Los de Toronto tuvieron que sufrir para llevarse la victoria, una victoria histórica ya que consiguen clasificarse por primera vez en su historia en la final de la Conferencia Este. Estuvieron igualados en el marcador hasta el tercer cuarto. Al final, se valieron de la figura de Thomas Lowry, que consiguió la mejor actuación del encuentro y logró colocar la serie 4-3.

Séptimo partido, Toronto engalanado, con el “We the North” más alto que nunca y, sobre la eliminatoria, la incertidumbre más firme de todo lo que llevamos de Playoffs 2015-16. Podría haber pasado cualquiera. De hecho, la igualdad fue tal durante toda la serie que al descanso del Game 7.

Miami Heat sabe lo que es estar en las finales y ha conseguido tres títulos de liga. De avanzar a las finales, los Heat podrían encontrarse con su exjugador estrella LeBron James, que ahora juega por los Cavaliers de Cleveland.
“Por eso estamos en esta etapa, para que se nos exija, se nos ponga a prueba y se nos desafíe”, declaró el entrenador de los Heat, Erik Spoelstra, quien sabe manejar la presión. “No hay desafío mayor que el séptimo partido”.
Para los Toronto Raptors hay un mal sabor en los labios con respecto a los séptimos partidos. El equipo perdió el séptimo partido como local hace dos años ante los Nets de Brooklyn.

Sin embargo, Kyle Lowry y DeMar DeRozan fueron los responsables de la victoria crucial en el partido definitorio de la semi, con 35 y 28 puntos respectivamente. El base y el escolta demostraron que cuando se encienden, Toronto se convierte en un rival de temer. Bismack Biyombo, con 16 puntos y 17 rebotes, también fue clave para los Raptors. Dwyane Wade y Goran Dragic, fueron los máximos anotadores de Miami.

La llamada en armas de Lowry fue plena. 5 de 7 en triples, automatizando lanzamientos desde fuera y castigando con puntos tras bloqueo la defensa de Miami. También agredió en transición o después de circulación colectiva (las menos). Además de anotar, Lowry también dirigió sinfónicamente la columna jurásica.

Los Raptors dominaron sobretodo en la pintura cuyos números en rebotes fueron 20 ofensivos y 30 defensivos. Los Heat se quedaron en 7 capturas en ataque y 23 en retaguardia.

Dwayne Wade logró 16 tantos, 4 rebotes y 3 asistencias que junto a su equipo pudieron aguantar la lucha hasta el descanso. Goran Dragic, 16 puntos y 7 asistencias, fue otro de los jefes de sección por los Heat, aunque su concurso resultó insuficiente.

Quien integró el banco de los suplentes, pero no vio acción de juego, fue Scola, quien se cayó de la rotación contra un rival que decidió jugar sin internos tras la lesión de Hassan Whiteside. Contra Cleveland tendrá la oportunidad de regresar, si el técnico Dwane Casey así lo decide. En la serie pudo jugar apenas 5 minutos en un solo juego de los siete de su equipo.

Los Raptors, que se medirán a los Cavaliers en la final de conferencia el próximo martes en Cleveland, la antesala de las Finales NBA 2015-16 supone la primera aparición en una serie tan decisoria.

Así, ya solo quedan tres franquicias sin haber disputado una final de conferencia, L.A. Clippers, Charlotte Hornets (herencia de los Bobcats) y New Orleans Pelicans.

Resumen de partidos

GM 1: MIA 102-96 TOR
GM 2: TOR 96-92 MIA
GM 3: TOR 95-91 MIA
GM 4: MIA 94-87 TOR
GM 5: TOR 99-91 MIA
GM 6: MIA 103-91 TOR

Victoria de los Thunder con un polémico final en San Antonio

post

Oklahoma City Thunder 98-97 San Antonio Spurs. Oklahoma pone el 1-1 en su serie de semifinales del Oeste y gana el factor campo. A falta de 13 segundos, los Thunder ya ganaban 97-98 y tenían la posesión a su favor.

Banda para Dion Waiters que comete falta empujando a Manu Ginóbili para quitárselo de encima. El arbitro no pita nada. Los OKC consiguen sacar, pero Danny Green roba el balón. Ataque rápido de los Spurs que buscan el tiro desesperadamente hasta que Patty Mills lanza de tres bajo la presión de Steve Adams. El tiro va fuera. Pero los Spurs consiguen el rebote y buscan otro tiro. Quedan 2,7 segundos para el final y un espectador agarra de la camiseta a Adams para evitar que el de los Thunder defienda. 2,1…final. Victoria para los Thunder.

Tras el pitido final, el árbitro principal del encuentro, Ken Mauer, reconoció que hubo falta de Waiter a Ginóbili

Entre todos los datos y sensaciones que se pueden analizar, hay dos que llaman poderosamente la atención: la diferencia entre los dos primeros cuartos de los Spurs y las interrupciones patológicas de los Thunder. En el primer encuentro de la serie, los texanos sumaron hasta 43 puntos en unos primeros 12 minutos casi perfectos (10-11 en tiros de campo para arrancar). Pues bien, lo de ayer fue todo lo contrario: no solo fallaban los tiros, sino que el juego era errático. Pases mal dados, poco control y un 0-6 en los primeros lanzamientos en la zona.

Los de Donovan consiguieron un partido perfecto en defensa. Seguramente, no existe tal cosa, pero tras el desastre de proporciones colosales que protagonizaron en el partido del sábado, lo de ayer parecía la auténtica muralla china. Agresivos en la defensa del pick&roll, manos activas para evitar los pases hacia dentro y comprometidos, que quizás sea lo más importante. Adams estuvo enorme, peleando cada balón, e Ibaka, acertado en una fase importante del partido en el tiro (12 puntos). Centrados en defensa, sin conceder más de lo que era inevitable y con Westbrook y Durant golpeando una y otra vez, los Thunder fueron incapaces de evitar las desconexiones habituales.

Que los Spurs no iban a meter todos los días lo que metieron el sábado estaba más que claro. Y aquello de que podrían tener problemas en llegar a los 115 puntos venía por partidos como el de ayer. Cuando solo funciona el Big Two (y ayer Leonard solo a ratos), los texanos pueden tener problemas contra estos Thunder. Westbrook y Durant tienen ventaja física en todos los emparejamientos y son, en un día normal, imparables. Los Spurs necesitan puntos de Parker y Mills, que en defensa son un dolor, y mucho más de Duncan, Diaw y West para competir con el ataque de OKC. Siempre que los Thunders sigan manteniendo su muralla defensiva.

Atlanta termina su enfrentamiento con Boston en su sexto juego

post

Atlanta Hawks 104-92 Boston Celtics. Con 17 puntos y ocho rebotes de Paul Millsap, los Atlanta Hawks avanzaron a la segunda ronda de los playoffs de la NBA, al barrer este jueves a los Boston Celtics en el sexto partido de la serie con una diferencia de 12 puntos.

Al Horford y Kent Bazemore añadieron 15 tantos cada uno a la causa de los Hawks. La franquicia no vencía a Boston en postemporada desde la final de 1958, cuando jugaba en San Luis. Las últimas tres apariciones de los Celtics en los playoffs han terminado en eliminaciones durante la primera ronda.

Horford sumó también cuatro rebotes y un par de asistencias y sin olvidar a Kyle Korver con 14 puntos y 9 rebotes.

Tras imponerse por 27 puntos de diferencia en el quinto encuentro, los Hawks aprovecharon la mala puntería mostrada el jueves por Boston. Tomaron una delantera de incluso 28 puntos.

Atlanta definió el encuentro con 39 puntos en el tercer periodo, en el que atinó el 74% de sus disparos de campo. Los Celtics embocaron sólo el 36% de sus tiros en el duelo. De repente, la renta se disparó hasta los 20 tantos (43-63) mediado el tercer acto. Si querían forzar el séptimo, Boston estaba obligado a repetir el guión del domingo. Tocaba remontada eléctrica o morir. Pero la ansiedad les traicionó. Con un último esfuerzo, se acercaron incluso a 10 tantos, pero Atlanta logró enfriar la situación. Su afición entendió enseguida que no era una noche de remontadas heroicas.

Boston que logró acercarse en el marcador en los últimos minutos, estuvo liderado por Isaiah Thomas con 25 puntos y 10 asistencias, Jae Crowder con 15 puntos, Jonas Jerebko 13 puntos y Marcus Smart 13 puntos y 7 rebotes. Sólo entonces despertaron los de Stevens. Ya era tarde, pero apelaron al orgullo. Antes de cometer la sexta personal, Crowder comenzó a clavar triples, Tyler Zeller a anotar con fluidez en la pintura e Isaiah Thomas volvió a ser Isaiah Thomas. Por primera vez en toda la noche pudo entrar en ritmo y encarar el aro con la decisión y descaro que acostumbra. Agridulce despedida para el nuevo ídolo de Boston. Se despide de los Playoffs, y con unas merecidas vacaciones, promediando 24,2 tantos y 5 pases de canasta.

Los Hawks se medirán con Cleveland Cavaliers a partir del lunes. LeBron James ya espera a Atlanta en las semifinales de la Conferencia Este.

Los Spurs barren de los playoffs a los Grizzlies sin despeinarse.

post

San Antonio Spurs 116 – 95 Memhis Grizzlies. Kawhi Leonard anotó 21 puntos y los Spurs de San Antonio aplastaron el domingo 116-95 a los Grizzlies de Memphis para completar la barrida y avanzar a la semifinal de la Conferencia Oeste.

Los Spurs lograron su novena barrida en series de postemporada en la historia del equipo, y su tercera ante los Grizzlies. San Antonio también avanzó con el mínimo de juegos ante Memphis en la primera ronda de 2004 y en la final del Oeste en 2013.

Lo único que demoró el paso de los Spurs fue una falla eléctrica, lo que detuvo el juego durante unos 20 minutos en el segundo cuarto. El partido entre Memphis Grizzlies y San Antonio Spurs se detuvo en el minuto 10 del segundo cuarto por un apagón en el FedEx Forum. El duelo, cuarto en la serie de primera ronda entre ambos, se encontraba con victoria momentáneamente de los texanos por dos puntos (23-25). A los 15 minutos, el suministró eléctrico se recuperó en el pabellón.

Ahora, San Antonio aguarda al ganador de la serie entre Oklahoma City y Dallas, que está 3-1 a favor del Thunder.

LaMarcus Aldridge terminó con 15 puntos y 10 rebotes por los Spurs. Tony Parker finalizó con 16 unidades y David West tuvo otros 11.

Por los Grizzlies, Lance Stephenson tuvo 26 tantos desde la banca. Zach Randolph y Matt Barnes tuvieron 15 cada uno y Vince Carter aportó 14.

Por los Spurs, el argentino Manu Ginóbili terminó con siete puntos, cuatro rebotes y dos asistencias en 14 minutos de acción.

Ahora tendrán tiempo suficiente para mentarlizarse en su próximo rival en estas grandes series de playoffs que nos brinda la NBA. La duda de su próximo rival la podremos resolver el lunes si los Thunders consiguen ganar a Dallas en su casa.

Cavaliers pone contra las cuerdas a los Pistons

post

Cleveland Cavaliers 101 – 91 Detroit Pistons. Tercer partido de playoffs y los Cavaliers parece que no han tenido que sudar mucho para conseguir su tercera victoria y estar a un paso de subir de nivel. Espectacular Kevin Love con 20 pts y 12 reb. Se ve que este año vuelve con ganas tras perderse gran parte de los playoffs el año pasado por una mala jugada por parte de Kelly Olynyk, jugador de los Celtics, donde sufrió una grave lesión haciendo tener que abandonar las canchas por un largo tiempo. También se unieron a la fiesta Lebron James y Kyrie Irving, Lebron anotó 20 puntos y recuperó 13 botes, mientras que Irving fue el máximo anotador del partido con sus 26 pts con dos triples seguidos al final del partido para sentenciar el 3-0 en la serie de la primera ronda.

Andre Drummond se destacó con 17 puntos por los Pistons, pero Detroit flaqueó en el tercer cuarto y una reacción postrera no le alcanzó. En los tres partidos ante Cleveland, ha campado a sus anchas en la pintura: 20,3 puntos, 13,6 rebotes y 1,6 tapones de media. Aunque en la madrugada del viernes al sábado, el jugador de Detroit a destacar fue Reggie Jackson con sus 13 pts, 4 reb y 12 ast.

Y el jugador que lideró la ofensiva fue Kentavious Caldwell-Pope con 18 pts, 3 ast y 4 robos de balón.La grada del Palace of Auburn Hills, que vivía sus primeros minutos de playoffs desde 2009, abucheó a LeBron y animó a los suyos hasta el final. Sin Andre Drummond sobre la madera en los últimos seis minutos por sus problemas con los tiros libres los Pistons lo intentaron primero con Baynes y después sin ‘grandes’ para poder cambiar en todos los bloqueos. Pero a la hora de la verdad; cuando se deciden los partidos importantes, J.R. Smith no falló, Caldwell-Pope sí, Jackson tomó sus únicas dos malas decisiones de todo el partido e Irving puso la puntilla con un triple fantástico desde la esquina en una jugada maestra

Detroit sufrió su 11mo derrota consecutiva en la postemporada ante Cleveland, así como nueve seguidos en total. Creo que Stan Van Gundy va a tener que cambiar de estrategia.