Real Madrid 104-71 Gipuzkoa: Paliza con ‘show’ y récord de Garuba.

post

El pívot madrileño de 16 años aprovechó los 14 minutos que estuvo en la cancha para lograr siete puntos, seis rebotes y tres tapones.

El Real Madrid consiguió una cómoda victoria, 104-71, ante un débil Guipuzkoa, en la que Pablo Laso pudo dar descanso a los titulares y dar protagonismo a los meritorios, que cumplieron con nota. Sobre todo, Usman Garuba, que a sus 16 años disputó 14 minutos y se marchó con 7 puntos (3/3 de dos, 1/1 en libres), 6 rebotes y 3 tapones, récord de gorros en un partido de ACB para un menor de edad.

Dos contundentes parciales de 11-0, mediado el primer cuarto, y de 9-0 en el inicio del segundo, finiquitaron el partido entre el Real Madrid y el GBC. El equipo donostiarra comenzó centrado, intentando asentar su juego y castigando al Madrid hasta que igualó el marcador a 11 (m.5.30). Vyacheslav Bobrov era el jugador más acertado, con 8 puntos. Pero en ese momento se apagaron los focos para los vascos y se encendieron para un Madrid que sin Rudy Fernández, Anthony Randolph y Sergio Llull, a los que Pablo Laso dio descanso en vista de la acumulación de partidos, comenzó a funcionar.

La defensa de los de Sergio Valdeolmillos cometió el peor error que se puede cometer contra el Real Madrid, dejarles correr. Y ahí nació el parcial de 11-0, del 11-11 al 22-11 en menos de dos minutos. A partir de este momento, Laso comenzó con otro partido. Sentó a Facundo Campazzo, excelente en la visión de juego, y dio las riendas del equipo a Klemen Prepelic, que además de ejercer de base consiguió un 3 de 4 en triples para reconciliarse consigo mismo y con la afición.

El segundo parcial de 9-0 fue en el inicio del segundo acto y del 28-18 con el que comenzó se pasó a un 37-18, en poco más de dos minutos. Las personales le gastaron una mala jugada a Prepelic y Laso traspasó la dirección del equipo al joven canterano Melwin Pantzar. Ninguno de los teóricos titulares del Real Madrid estaba en pista, pero el GBC tampoco lo hizo necesario y el 56-31 con el que se llegó al descanso lo corroboró.

Con jornada doble en Euroliga, el martes en Madrid el Gran Canaria y el jueves en Atenas el Olympiacos, Laso decidió reducir esfuerzos a su equipo y repartir minutos entre los menos castigados. Porque el domingo toca visitar al Barcelona en el Palau en Liga. El Madrid bajó el pistón en la reanudación, también el cuadro de San Sebastián, 64-43 (m.25) y el partido languideció.

La entrada de Usman Garuba (16 años) por Walter Tavares (m.26, 69-43) fue la certificación de que el partido estaba más que decidido. Con 79-47 se inició el último cuarto en el que la atención se centró en Garuba, que se mostró más que serio y correcto en defensa y que recibió una gran ovación cuando consiguió su primera canasta, un mate tras asistencia de Prepelic.

No les regalo ningún minuto, se lo ganan en los entrenamientos. Gustavo Ayón ha tenido un golpe en el tobillo y Usman Garuba nos ha dado una buena rotación en los jugadores interiores. Tenemos la suerte de tener gente preparada atrás”, explicó Pablo Laso sobre la presencia del pívot madrileño, que ya había debutado el pasado 28 de octubre. Al final, 104-71 en el marcador y 145-54 en la valoración de los dos equipos. Demasiada diferencia.

Real Madrid 105-107 Andorra: Descubierto el punto débil.

post

El Andorra da la sorpresa de la jornada en ACB tras imponerse a domicilio al Real Madrid y acabar con su condición de invicto. Ante un planteamiento muy serio del cuadro andorrano de nada sirvieron los 32 puntos de Carroll y los 17 de Llull. El equipo visitante dio una exhibición de juego coral con siete jugadores en doble dígito.

Aunque estuvo falto de frescura y acierto durante muchas fases del choque, el Madrid lo intentó todo hasta el último instante, guiado por un soberbio Jaycee Carroll (32 puntos) y tuvo la última posesión para ganar, aunque el lejano triple de Sergio Llull no entró y se consumó la sorpresa en el Palacio.

El arranque eléctrico de Andrew Albicy, con cuatro triples sin fallo en los primeros cinco minutos y cinco asistencias en el primer cuarto, pilló desprevenido a un Real Madrid que, aunque intentaba responder mediante Fabian Causeur y Sergio Llull, no andaba fino y se mostraba incapaz de contrarrestar la efectividad visitante.

A ello se añadió que Shayne Whittington tomó el relevo del base francés y, con otros dos aciertos desde el perímetro, permitió consolidar las ventajas de un Andorra al que sus altos porcentajes desde la línea de 6,75 (siete triples de once intentos) le llevaron a completar un gran primer acto ante el líder de la Liga (26-33).

En la reanudación, los andorranos siguieron moviendo muy bien la pelota, defendiendo en bloque y jugando sin complejos ante un oponente incapaz de recortar las diferencias ante la desesperación de su técnico, Pablo Laso, obligado a parar el partido en el ecuador al ver que su equipo seguía sin carburar (35-43, min 15).

A falta de frescura, el Madrid recurrió a la inspiración de Carroll, que fue calentando su muñeca con el paso de los minutos. A base de triples, el estadounidense fue capaz de cambiar el guión del choque y sus quince puntos en menos de ocho minutos del segundo periodo dejaron el partido en un puño al descanso (58-59).

A la vuelta de vestuarios, el intercambio de golpes mantuvo la incertidumbre. Los del Principado seguían jugando con desparpajo y sin complejos, con buenos minutos del italiano Michele Vitali y el estadounidense John Shurna quien, con un nuevo triple, volvió a despegar a los suyos (67-75, min 24).

El Madrid lo intentaba pero no le salía nada. A los últimos diez minutos se llegó con un 84-92 favorable a los de Ibon Navarro, que empezaban a creer en el milagro y veían cerca poder ser el primer equipo en ganar esta temporada al vigente campeón de Liga y Euroliga.

En medio de la batalla final, solo las canastas de Carroll acercaban puntualmente al Real Madrid a su objetivo. Ello coincidió con un apagón en ataque del Andorra, que estuvo cinco minutos sin anotar y perdió por faltas a tres jugadores claves en el peor momento (97-99, min 38).

Felipe Reyes logró empatar a medio minuto del final y respondió en la siguiente jugada Dylan Ennis con una penetración a 3.5 segundos. Llull buscó el triunfo con un triple lejano, pero el balón no entró y se consumó la sorpresa. La Liga se queda sin equipos invictos.

Real Madrid 92-69 Joventut: Increíble último cuarto para seguir invicto.

post

El Real Madrid sigue invicto en Liga y en la cuarta jornada de la competición sufrió más de lo que refleja el marcador final para poder derrotar al Joventut en el Palacio (92-69). El equipo de Pablo Laso necesitó de un espectacular último cuarto (27-9) para conseguir la victoria de manera holgada. El equipo madrileño acompaña al Barcelona en lo alto de la tabla.

El Real Madrid consiguió la cuarta victoria en Liga al vencer por 92-69 a un Joventut que dio guerra hasta el último cuarto, hasta que la conexión argentina, Facundo Campazzo y Gabriel Deck, hizo despertar al equipo.

Una buena puesta en escena del Joventut y un Real Madrid un tanto apático y con el lanzamiento triple como única idea preconcebida determinaron el dominio de los verdinegros en el primer cuarto, con Shawn Dawson y Nicolás Laprovittola como maestros de ceremonias.

En el Madrid solo Klemen Prepelic pareció salir dispuesto a hacer méritos ante su entrenador, Pablo Laso, y los aficionados.

Pese a todo, el 22-23 con el que finalizaron los primeros diez minutos de partido no fueron preocupantes, porque la sensación es que el equipo de Badalona estaba dando casi todo lo que tenía mientras que el Madrid apenas estaba ofreciendo algo.

Conforme pasaron los minutos el Madrid se mantuvo en el perfil más bajo de lo que llevamos de temporada, sin ideas, sin intensidad, sin circulación de balón, apenas sin defensa y con el triple como solución rápida, cómoda y sencilla, aunque no demasiado efectiva.

El descarte de Sergio Llull y Fabien Causeur -ya avisó Laso de que habría que gestionar este primer maratón de cuatro partidos en ocho días-, pareció como si el resto de jugadores entendieran que había que economizar energías.

Rudy Fernández y el capitán Felipe Reyes salieron al rescate. El escolta internacional defendió, dirigió al equipo ante la bisoñez de Melvin Pantzar, y anotó, mientras que el pívot puso algo de orden bajo el aro.

Jaycee Carroll no fue el revulsivo habitual (1 de 4 en triples) y tuvo que ser el argentino Gabriel Deck el que comenzara a demostrar por qué llamó la atención del Real Madrid. Una transición plena de fuerza e intención, finalizada con entrada a canasta fue de lo poco bueno del partido en su primera mitad.

El Madrid fue por detrás en el marcador, 24-29 (min.13) hasta que en los últimos minutos comenzó a pesar más su calidad y consiguió alcanzar los vestuarios con ventaja, 44-39.

Un contraataque, tras robo, de Facundo Campazzo supuso la primera ventaja del Madrid que alcanzó la decena de puntos, 55-45 (min.23.30). Con las fuerzas ya mermando, el fondo de armario del Real Madrid comenzó a imponerse, aunque La Penya supo reaccionar, 57-54 (min.26) y llegar al final del tercer cuarto con opciones, 65-60.

La falta de ritmo del partido y de alguna acción brillante que levantara el ánimo de unas gradas adormecidas lastraron el juego, pero bastó otro arreón del Madrid, con una buena circulación de balón finalizada con corte por el centro de Campazzo y un triple de Carroll (74-61) (m.34) y otro del base argentino (77-61) para que la victoria se abriera de par en par para el vigente campeón de Liga, que acumuló un 12-0 en tres minutos y medio, del 69-61 al 81-61.

El Madrid aumentó la intensidad defensiva, antes sólo Jeffery Taylor puso empeño, y el Joventut lo acusó hasta el punto de que solo anotó 9 puntos en el último cuarto, cuatro de ellos en el último minuto cuando los locales ya dejaron de presionar.

El Madrid acabó ganando con claridad pero tardó en decantar el partido más de lo previsto por su falta de intensidad. Le costó despertar, pero cuando lo hizo fue imparable.

Baskonia 85-96 Real Madrid: Doblete y 34 Ligas.

post

El Real Madrid se proclama campeón de la Liga ACB tras imponerse otra vez a Baskonia en Vitoria (85-96) y cerrar 3-1 la serie final por el título. Apoyado en la mejor versión de Rudy Fernández (27 puntos) y Facundo Campazzo (14) el equipo de Pablo Laso consigue un histórico doblete al añadir a la Euroliga la consecución de su tercer título liguero en los últimos cuatro años. Es la 34ª Liga blanca.

El Real Madrid supo reaccionar ante la primera ventaja clara de los vascos y consiguió acortar la diferencia hasta el 21-18 tras los primeros diez minutos. El plantel madridista aumentó el parcial en el comienzo del segundo acto y con un 2-15 consiguió abrir un hueco de seis puntos, 23-29, y aunque el Baskonia logró mantenerse cerca, no encontró el antídoto para detener el buen momento de Rudy Fernández, autor de 17 puntos en este periodo.

Dos triples del uruguayo Jayson Granger, que trabajó muy bien en la defensa sobre el esloveno Luka Doncic, y de Matt Janning respondieron al acierto del alero mallorquín que mantuvo por delante durante todo el segundo asalto al equipo blanco, que se fue al vestuario con un 38-42 a favor.

El nivel de agresividad subió tras el paso por vestuarios y tras varios encontronazos, Felipe Reyes y Walter Tavares tuvieron que sentarse en el banquillo con tres faltas cada uno, aunque el Real Madrid tuvo mejores sensaciones y se mantuvo por delante, 45-52 (min. 24).

El envite perdió brillantez, pero el Madrid castigó los errores de los baskonistas que se obcecaron con el lanzamiento exterior y no tuvieron la frescura necesaria para circular el balón, lo que llevó al equipo de Pablo Laso a obtener una ventaja de 8 puntos, 57-65, con diez minutos por delante para levantar el título.

Pedro Martínez buscó mayor fluidez en su equipo con la combinación de Luca Vildoza y Marcelinho Huertas, mientras el Madrid lograba una distancia de diez puntos que controlaba con el paso de los minutos.

El Baskonia, con el depósito de gasolina muy justo, no encontró su juego y comenzó a sumar desde el tiro libre para recortar los once puntos de distancia conseguidos por los madridistas (71-75, min. 35).

El Real Madrid mantuvo la serenidad y estuvo acertado desde la línea del 4,60 para seguir por delante hasta que un triple imperial de Luka Doncic a una pierna en la última décima del segundo de posesión tras una gran defensa baskonista acabó con las ilusiones locales. Los vitorianos arriesgaron en su defensa y los blancos consiguieron superar los escollos para hacerse con el partido por 85-96 y el título de Liga.

Real Madrid 101-89 Baskonia: Campeón de la Liga regular al ritmo de Rudy.

post

El Real Madrid selló matemáticamente su condición de líder de la fase regular de la Liga, que le garantiza la ventaja de campo hasta la final, tras derrotar en un partido aplazado y con poca historia a un apagado Baskonia que le permitió afinar su puesta a punto para la Final Four.

El conjunto blanco mantuvo su buena línea de las últimas semanas y no acusó el reparto de minutos entre los menos habituales ni el descanso a Luca Doncic pensando en la cita de Belgrado. A ello contribuyó el buen trabajo de hombres como Trey Thompkins, Felipe Reyes, Sergio Llull o Rudy Fernández.

Contagiados por el frío ambiente en el Palacio, los dos primeros clasificados de la competición salieron relajados en defensa y con jugadores no habituales en sus quintetos iniciales, lo que se tradujo en canastas fáciles en ambos aros.

Comenzó dominando el equipo vasco hasta que un parcial de 8-0 rematado con un triple de Jeffery Taylor igualó el marcador y dio paso a unos minutos de igualdad y de ventajas alternas que se mantuvieron hasta el final del primer cuarto (25-24).

La aparición en cancha de Sergio Llull en su segundo partido liguero tras su grave lesión de rodilla metió una marcha más a la producción ofensiva de su equipo, que empezó el segundo acto mejor que un Baskonia falto de tensión en defensa y que acumulaba pérdidas y errores en ataque.

Un triple del propio Llull subió a diez la diferencia en el minuto 15 (40-30). El base balear volvió entonces al banquillo con los deberes hechos y diez puntos en seis minutos que permitieron abrir brecha con un Baskonia falto de tensión que se iba apagando con el transcurrir del encuentro.

Los hombres de Pablo Laso se fueron al descanso ocho arriba y transmitiendo buenas sensaciones (52-44). Ni el descanso a Doncic ni los minutos que tuvieron jugadores como el canterano Melwin Pantzar mermaron las prestaciones del líder de la Liga. Como los locales seguían con más ganas de triunfo y todos sus hombres aportaban mientras los visitantes seguían sin carburar a su nivel habitual, el colchón estuvo rondando la docena de puntos durante prácticamente todo el tercer cuarto.

Felipe Reyes aprovechaba cada balón y fue el encargado de subir la máxima ventaja del choque, quince puntos (67-52, min 27). También estuvieron a buen nivel Trey Thompkins y Rudy Fernández, que dejaron el partido encarrilado a falta de los últimos diez minutos (75-62). Diez puntos seguidos del argentino Luca Vildoza, máximo anotador de su equipo con 22, despertaron al Baskonia y, de paso, encendieron las alarmas en los de Pablo Laso, que se vio obligado a pedir tiempo muerto al verse con solo siete de renta a seis minutos del final. Aunque el partido ganó algo en emoción, el Madrid supo controlarlo y, en un gran final de Rudy, selló su vigésima séptima victoria liguera, que le asegura el liderato al término de la fase regular.

Real Madrid 89-76 Tenerife: El Real Madrid recupera sensaciones de cara a la Copa del Rey.

post

Tras tres derrotas consecutivas, el Real Madrid recuperó sensaciones de cara a la inminente Copa del Rey con un cómodo triunfo ante un Tenerife irregular al que le faltó fe y que pagó caro su apagón del segundo cuarto, en el que estuvo seis minutos y medio sin ver aro (89-76).

El líder de la Liga, que defenderá en Las Palmas el título logrado en 2017, sumo sin sobresaltos su decimoctava victoria en una gran actuación del base argentino Facundo Campazzo, que anotó 15 puntos, capturó tres rebotes, entregó 8 asistencias y sumó 24 de valoración.

El acierto visitante desde el perímetro, con cuatro triples sin fallo consecutivos, propició un inicio de partido igualado, sin un dominador ni en el marcador ni sobre el parqué y con Luca Doncic protagonizando, un día más, la ofensiva de los de Pablo Laso, con siete puntos en el primer cuarto.

Enfrente, Javier Beirán constituía la principal amenaza con tres triples que contribuyeron a que su equipo terminase los primeros diez minutos con su mayor ventaja de la tarde (18-21).

La puesta en escena en la reanudación fue muy diferente. Los de Pablo Laso apretaron en defensa, mejoraron sus prestaciones en ataque y encadenaron un parcial de salida de 9-0 en tres minutos que obligó a Fotis Katsikaris a parar el partido para evitar males mayores.

Aunque sus jugadores siguieron desconectados un buen rato, errando todas sus acometidas ante la desesperación del técnico griego y otorgando facilidades al líder de la competición, que imprimió velocidad a su juego y selló su zona, lo que impidió a su oponente anotar su primera canasta hasta pasados seis minutos y medio.

Felipe Reyes convertía en oro cada pelota que recibía y, con nueve puntos en ocho minutos, lideró la reacción blanca y permitió a los suyos irse con una cómoda ventaja a los vestuarios tras un segundo acto muy desequilibrado (43-34, min 20).

Los tinerfeños espabilaron tras el descanso, pero no lo suficiente para meter presión a un Real Madrid que mantuvo su buena línea, lo que le permitió conservar su colchón cercano a la decena de puntos durante todo el tercer periodo.

Liderado por un valiente Campazzo, el mejor ataque de la Liga superaba sin excesivos problemas a la segunda mejor defensa, lo que le permitió llegar a los últimos diez minutos con el partido encarrilado (68-53).

El Real Madrid siguió rearmándose de moral de cara a la Copa del Rey en un último cuarto sin historia entre dos equipos que podrían verse las caras de nuevo el próximo sábado en la Semifinal copera si solventan con un triunfo sus respectivos cruces de Cuartos de Final.

Real Madrid 100-72 Fuenlabrada: Rudy y Reyes hacen la victoria más cómoda.

post

El Real Madrid alcanza las doce victorias seguidas en todas las competiciones tras superar con holgura al Fuenlabrada (100-72), en la que es su sexta consecutiva en Liga ACB.

El líder de la Liga Endesa, el Real Madrid, no dio opciones a la sorpresa de la primera mitad del campeonato, el Fuenlabrada, al que derrotó por 100-72 con un partido muy serio en el que el equipo visitante apenas dio sensación de poder dar la campanada.

Poco pudo hacer ante esto el Fuenlabrada del argentino Néstor García, un equipo que había sorprendido a varios de los grandes en su cancha, pero que en casa ajena no encontró la llave de la zona blanca y solo pudo acercarse con los puntos del croata Marko Popovic, que anotó 18 puntos.

Si alguien esperaba un inicio plácido para el Real Madrid, es que no conocía a este Fuenlabrada, caracterizado por ser un equipo correoso en defensa y acertado en ataque, con tres triples en sus primeros cuatro intentos que le adelantaban 12-17 (min. 7), al que respondía el Madrid con un vendaval 12-0 con un imparable Thompkins y dos triples de Rudy Fernández, uno sobre la bocina (24-17). Siguió el Real Madrid haciendo camino y el parcial iba por quince tantos seguidos hasta que el mexicano Paco Cruz embocó un triple (27-20, min. 12). Los fuenlabreños solo podían hacer daño por fuera, ya que la zona era territorio blanco, propiedad primero de Tavares y luego del hombre del día, Felipe Reyes, el segundo jugador con más partidos de la Liga ACB. De la mano del menor de los hermanos Reyes, disputando su duelo número 737 -se dice pronto, solo está a 19 partidos de los 756 de Rafa Jofresa- el Real Madrid llegó a ponerse a tiro de la decena de diferencia, con los tiros libres del cordobés y un contraataque iniciado por él para que lo terminara el estadounidense Jaycee Carroll (34-25, min. 16), la misma distancia al descanso: 45-36.

El ‘Fuenla’ perseguía encadenar la racha que le permitiera apretar el partido y llegar a uno de esos finales igualados que tan bien se le dan, pero para cortar eso apareció la inteligencia de Rudy Fernández, quien tras anotar dos tiros libres forzó un campo atrás de Eyenga y coronó la jugada con un triple (75-58, min. 32). Una bandeja de Reyes colocó las dos decenas de diferencia (79-58, min. 33), que llegaron a ser 30 tantos cuatro minutos después (97-67, min. 38) ante un Fuenlabrada ya desquiciado al que no salía nada y que tendrá que esperar otra ocasión para batir al vecino de la capital, que hoy puso oficio para evitar cualquier atisbo de sorpresa y cerró el duelo en 100-72.

El FC Barcelona conquista la “CASA BLANCA”

post

El  FC Barcelona se lleva un clásico muy igualado, en el debut del gigante Tavares. Desde el inicio del encuentro no hubo un dominador claro, ya que antes de empezar el definitivo cuarto los dos equipos estaban empatados. El partido se decidió en los últimos instantes, por los errores del  de los blancos, en el ataque. El mejor del Real Madrid, volvió a ser  Luca Doncic con un doble doble (20 puntos, 10 rebotes y 19 de valoración).  En el  Barcelona fueron claves las actuaciones de Moerman (19 puntos y 22 de valoración) y Sanders  que consiguió casi todos los puntos en el último cuarto (13 puntos  y 15 de valoración).

Los dos equipo salieron muy agresivos anotando con gran acierto, la joven perla del Madrid enseguida se presento en el partido con ocho puntos sin fallo, lo cual provoco  la primera ventaja (17-12). Pero enseguida, el FC Barcelona reaccionó  e iguala el partido para acabar con un 19-18 en primer periodo.

El segundo cuarto, el equipo visitante empezó con un gran parcial( 4-11). Después de un tiempo muerto los locales tuvieron una buena reacción para volver a igualar el marcador. Un gran tapón de Rudy Fernández, finalizado con un contraataque desde la línea de tres por Trey Thompkins  igualaba el encuentro. A partir de ahí, Doncic por parte del Madrid y Seraphin por parte de los cules, llevaron las riendas de este cuarto hasta el descanso que finalizó con 45-45.

En el tercer cuarto, los azulgranas volvieron a salir más entonados. Destaco los 10 puntos en este cuarto del pívot Adrien Moerman. Los dos equipos seguían intercambiando canastas, pero una tímida reacción al final  de la conclusión del cuarto volvió a igualar el marcador, que concluyo con un mate del debutante Tavares sobre la bocina, 61-61.

El último periodo, seguía con las misma tónica los equipos intercambiaban canastas hasta los minutos finales. El partido se decidió  por dos malas acciones en ataque del Real Madrid que se jugaron dos tiros desde el perímetro, errando los dos. A pesar de los fallos en los locales, tuvieron una oportunidad más, solo perdían de dos puntos a falta de un minuto. Pero perdieron la posesión sacando de banda, que mandaron el balón fuera. El FC Barcelona no desaprovecho la ocasión y el encuentro finalizo con una canasta del base Heurtel dejando el marcador en 78-81, a falta de 9 segundos. Solo quedo tiempo para dejar el tanteo final en 80-84.

 

80 – Real Madrid (19+26+16+19): Campazzo (6), Doncic (20), Causeur (8), Randolph (4) y Reyes (8) -cinco titular-, Carroll (7), Randle (2), Thompkins (7), Tavares (4), Fernández (10) y Taylor (4)

84 – FC Barcelona Lassa (18+27+16+23): Heurtel (6), Sanders (), Hanga (6), Moerman (19), Seraphin (15) -cinco inicial-, Ribas (9), Pressey (-), Oriola (3), Sanders (13), Koponen (-), Navarro (6) y Tomic (7).

 

Valencia 82-86 Real Madrid: El Real Madrid gana en La Fonteta y sigue invicto.

post

16 puntos, 10 asistencias, 7 rebotes y 25 de valoración. La última genialidad de Luka Doncic, clave en el triunfo madridista en la cancha del Valencia.

El Real Madrid se llevó la victoria de la pista del Valencia Basket en un duelo lleno de alternativas en el que si bien fueron Luka Doncic y Anthony Randolph los que sofocaron la revolución que montaron los locales en la segunda parte, fueron tres ‘secundarios’ como Jeff Taylor, Gustavo Ayón y Facundo Campazzo lo que sellaron el triunfo en el último minuto.

El encuentro arrancó intenso desde el inicio, como si no hubiera acabado aún la final de la liga que ambos equipos disputaron la pasada campaña. Pablo Laso decidió tratar de agobiar desde el inicio al conjunto valenciano situando a Taylor sobre Erick Green su gran referencia anotadora y lo consiguió.

Pero, paradójicamente, no le fue bien pues ‘obligó’ al resto de jugadores del Valencia Basket a involucrarse más en los ataques e hizo a su rival más peligroso. Ese juego coral y el control del rebote, con una buena labor de Will Thomas, permitió a los locales seguir el ritmo anotador de los madrileños liderado por un activo Ayón e incluso ponerse por delante (18-17, m.10).

La aparición de Doncic cambió el guión. Nueve puntos casi seguidos suyos dieron confianza al Real Madrid y aunque el ímpetu de Alberto Abalde y la reaparición de Green, más cómodo defendido por el debutante Randle, permitió al Valencia Basket resistir, la iniciativa volvió a ser del conjunto visitante.

Aunque el esloveno se refugió en el banquillo, el nervio de Campazzo la extendió hasta el descanso y eso que el choque se fue a los vestuarios con un triple de Joan Sastre sobre la bocina (39-43, m.20).

Bajo la batuta de Doncic, el Real Madrid mantuvo el control unos minutos pero al sentarse en el banquillo el partido enloqueció. El apabullante control del rebote compensó la falta de acierto local y permitió al Valencia estrechar el marcador. Y cuando se encadenaron una antideportiva de Ayón y una técnica a Laso por protestar, Doornekamp y Pleiss le pusieron por delante (58-53, m.29).

Volvió el esloveno y volvió a funcionar el conjunto visitante que, con ocho puntos seguidos de Randolph, se metió en el choque y puso nervioso al Valencia Basket. En unos minutos de una impresionante inspiración, el interior estadounidense asestó un duro golpe a su rival.

Pero los locales no se arrugaron. Con cuatro triples casi seguidos castigaron el poco movimiento de la defensa visitante y se pusieron por delante. Pero en el minuto decisivo, un triple desde la esquina de Jeff Taylor, un robo de Gustavo Ayón y una ‘bomba’ de Campazzo, sentenciaron el choque.

Aplastante victoria del Real Madrid (93-65).

El Real Madrid sigue sin conocer derrota en esta tercera jornada de la liga Endesa tras vencer al Tecnyconta Zaragoza (93-65), gracias a una buena aportación de Fabien Caseur (15 puntos) y Anthony Randolph (13 puntos).

Empezaba el partido con un Madrid centrado en defensa, dejando un parcial de 6-0 en tan solo unos minutos. El equipo visitante empezaba a notar la fluidez del Madrid y se cargo muy rápido de faltas, en 5 minutos ya estaban en bonus. El Madrid se aprovecho de eso y se empezaba alejar en el marcador (12-5), obligando a pedir un tiempo muerto al entrenador del Zaragoza. De nada le servia el tiempo muerto al equipo visitante que demostraba una actitud desastrosa en defensa y sin encajar buenos ataques. Terminaba el cuarto (26-13) y el Madrid dominando bajo tablero con un (12-2) en rebotes.

El segundo cuarto estuvo muy igualado, tan igualado que acabaron empate de puntos (20-20) y en rebotes (7-7) para ambos equipos, dejando un cuarto con mucha pasividad en defensa y replicas inmediatas de canastas por parte de ambos equipos. Se iban al descanso con la misma ventaja cogida en el primer cuarto. (46-33).

En el tercer cuarto Tecnyconta Zaragoza poco a poco fue plantando cara al equipo blanco, tanto que obligo a falta de 3 minutos, a Pablo Laso a pedir tiempo muerto tras varias canastas seguidas del equipo visitante, dejando un parcial de (8-10). Aunque el Madrid no saliese victorioso de este cuarto (15-16), acababa el cuarto con buena diferencia cogida. (61-49).

El ultimo cuarto fue dominado de principio a fin por el Real Madrid, sin dejar ninguna opción al Zaragoza, que veía como iba creciendo el marcador cuanto mas pasaba el tiempo. El cuarto dejaba varias jugadas destacadas, una de ellas de Anthony Randolph que se recorrió todo el campo para acabar con un mate y falta adicional.

Real Madrid:  Causeur (15), Reyes (11), Campazzo (4), Ayón (8) y Taylor (3), Randolph (13), Rudy (7), Radoncic (2), Doncic (10), Yusta (8), Carroll (2) y Kuzmic (10).

Tecnyconta Zaragoza: Dragovic (0), Bellas (5), Neal (12), Mazalin (2) y Vanardo (4), Triguero (4), Barreiro (3), García (4), Michalax (5), De Jong (9), Suárez (12) y Blums (5).