post

Sevilla 0-1 Real Madrid: Benzema vuelve a salvar a un Real Madrid líder.

Un gol de Benzema le da los 3 puntos y el liderato a un Real Madrid serio ante el Sevilla.

El Real Madrid ha dado un doble golpe sobre la mesa. No solo se ha impuesto y supo sufrir ante el Sevilla en un complicado duelo en el Ramón Sánchez Pizjuan. El liderato de La Liga también es del conjunto blanco gracias a un tanto de Karim Benzema, que vuelve a ser el referente de los hombres de Zidane cuando más lo necesitaban.

El cuadro de Zinedine Zidane quiso tener el control del encuentro desde el principio. Por ello, los jugadores del Real Madrid entendían que marcar rápido era fundamental para sus intereses para conseguir el liderato. Sin embargo, Vaclik detuvo las dos grandes ocasiones que tuvo el equipo blanco, un disparo de Hazard y otro de Carvajal.

La idea de los de Julen Lopetegui es lo que afirmaba el técnico vasco en la previa. Tener una defensa sólida para aguantar los ataques del cuadro de la capital de España y con jugadores como Ocampos, intentar explotar las carencias defensivas de los blancos, que tras el encuentro ante el PSG, salieron a luz más claras que nunca.

Otra de las claves del planteamiento del Real Madrid estuvo en los espacios. Intentar conseguir el mayor número de espacios posibles para aprovechar la velocidad de Bale era una prioridad para Zidane, que intentaba hacer diferentes variantes para intentar romper el marcador a su favor. Además, la apuesta por tener el control de la posesión con James como uno de los timones, junto al galés, del equipo, estaba dando bastantes réditos al cuadro blanco.

El juego por las bandas y el uso de los laterales fue otro de los puntos en los que hacer hincapié de este encuentro. Reguilón, por parte del Sevilla, tuvo doble protagonismo: tuvo la tarea de aguantar la velocidad de Bale, mientras que intentaba suministrar a los atacantes sevillistas de balones para intentar poner en dificultades a Courtois. Además, la entrada de Oliver Torres para soltar a Jordán en la circulación de balón fue otra de las medidas del técnico sevillista para contener a un Real Madrid muy activo durante el encuentro.

En las situaciones de ataque merengues, Hazard, la gran estrella, quiso hacerse ver pero no terminaba de deshacerse de la defensa del Sevilla, que tenía clara la misión de detener al talentoso jugador belga. En este aspecto, los laterales tuvieron una tarea complicada y es por ello que los dos jugadores hispalenses no tuvieron su mejor actuación en el Sánchez Pîzjuan, estando algo apagados, especialmente en el ataque.

Ante los ataques del Sevilla, Zidane tomó una decisión algo llamativa. Cuando había que defender, Eden Hazard pasó a ser un lateral más para contener los ataques del rival y se encargaba de ir sacando los diferentes balones que le iban llegando a su zona. Mientras, los centrales blancos eran los encargados de ir sofocando las aproximaciones del equipo local, que a medida que iban pasando los minutos en el partido, iban en aumento, al contrario que los intentos de ataque del Real Madrid, que mantenía el control para no dejarse llevar.

Por otra parte, hay una constante que se debe evitar en todo partido: equivocarse con los pases cortos. En alguna ocasión, el Sevilla tuvo esos despistes. En ese aspecto, el Real Madrid estuvo en líneas generales perfecto. Además, el agobio en las primeras fases de la segunda parte del cuadro local fue resuelto por el Madrid con el gol de Benzema.

Una situación de dos contra uno fue aprovechada por el delantero francés, que no dudó y estrenó el marcador en Sevilla, dando oxígeno a su equipo, que estaba pasando en aquel momento su peor fase dentro del terreno de juego. En un encuentro serio por parte del Real Madrid, los jugadores pusieron todo lo que tienen para llevarse los tres puntos de un campo que en los últimos años se le ha atragantado especialmente.

Ante uno de los equipos más complicados, ya no solo de ganar, sino de hacer ocasiones, el Real Madrid dio un paso adelante. Confirma de esta manera que siempre vuelve cuándo más difíciles están las cosas.

La reacción sevillista, que incluyó dos grandes ocasiones de Ocampos y De Jong, además de un gol anulado de Chicharito, no fueron suficientes para conservar el liderato, que se marcha a la capital de España ante un encuentro más que aseado de los blancos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *