Sevilla 0-1 Real Madrid: Benzema vuelve a salvar a un Real Madrid líder.

post

Un gol de Benzema le da los 3 puntos y el liderato a un Real Madrid serio ante el Sevilla.

El Real Madrid ha dado un doble golpe sobre la mesa. No solo se ha impuesto y supo sufrir ante el Sevilla en un complicado duelo en el Ramón Sánchez Pizjuan. El liderato de La Liga también es del conjunto blanco gracias a un tanto de Karim Benzema, que vuelve a ser el referente de los hombres de Zidane cuando más lo necesitaban.

El cuadro de Zinedine Zidane quiso tener el control del encuentro desde el principio. Por ello, los jugadores del Real Madrid entendían que marcar rápido era fundamental para sus intereses para conseguir el liderato. Sin embargo, Vaclik detuvo las dos grandes ocasiones que tuvo el equipo blanco, un disparo de Hazard y otro de Carvajal.

La idea de los de Julen Lopetegui es lo que afirmaba el técnico vasco en la previa. Tener una defensa sólida para aguantar los ataques del cuadro de la capital de España y con jugadores como Ocampos, intentar explotar las carencias defensivas de los blancos, que tras el encuentro ante el PSG, salieron a luz más claras que nunca.

Otra de las claves del planteamiento del Real Madrid estuvo en los espacios. Intentar conseguir el mayor número de espacios posibles para aprovechar la velocidad de Bale era una prioridad para Zidane, que intentaba hacer diferentes variantes para intentar romper el marcador a su favor. Además, la apuesta por tener el control de la posesión con James como uno de los timones, junto al galés, del equipo, estaba dando bastantes réditos al cuadro blanco.

El juego por las bandas y el uso de los laterales fue otro de los puntos en los que hacer hincapié de este encuentro. Reguilón, por parte del Sevilla, tuvo doble protagonismo: tuvo la tarea de aguantar la velocidad de Bale, mientras que intentaba suministrar a los atacantes sevillistas de balones para intentar poner en dificultades a Courtois. Además, la entrada de Oliver Torres para soltar a Jordán en la circulación de balón fue otra de las medidas del técnico sevillista para contener a un Real Madrid muy activo durante el encuentro.

En las situaciones de ataque merengues, Hazard, la gran estrella, quiso hacerse ver pero no terminaba de deshacerse de la defensa del Sevilla, que tenía clara la misión de detener al talentoso jugador belga. En este aspecto, los laterales tuvieron una tarea complicada y es por ello que los dos jugadores hispalenses no tuvieron su mejor actuación en el Sánchez Pîzjuan, estando algo apagados, especialmente en el ataque.

Ante los ataques del Sevilla, Zidane tomó una decisión algo llamativa. Cuando había que defender, Eden Hazard pasó a ser un lateral más para contener los ataques del rival y se encargaba de ir sacando los diferentes balones que le iban llegando a su zona. Mientras, los centrales blancos eran los encargados de ir sofocando las aproximaciones del equipo local, que a medida que iban pasando los minutos en el partido, iban en aumento, al contrario que los intentos de ataque del Real Madrid, que mantenía el control para no dejarse llevar.

Por otra parte, hay una constante que se debe evitar en todo partido: equivocarse con los pases cortos. En alguna ocasión, el Sevilla tuvo esos despistes. En ese aspecto, el Real Madrid estuvo en líneas generales perfecto. Además, el agobio en las primeras fases de la segunda parte del cuadro local fue resuelto por el Madrid con el gol de Benzema.

Una situación de dos contra uno fue aprovechada por el delantero francés, que no dudó y estrenó el marcador en Sevilla, dando oxígeno a su equipo, que estaba pasando en aquel momento su peor fase dentro del terreno de juego. En un encuentro serio por parte del Real Madrid, los jugadores pusieron todo lo que tienen para llevarse los tres puntos de un campo que en los últimos años se le ha atragantado especialmente.

Ante uno de los equipos más complicados, ya no solo de ganar, sino de hacer ocasiones, el Real Madrid dio un paso adelante. Confirma de esta manera que siempre vuelve cuándo más difíciles están las cosas.

La reacción sevillista, que incluyó dos grandes ocasiones de Ocampos y De Jong, además de un gol anulado de Chicharito, no fueron suficientes para conservar el liderato, que se marcha a la capital de España ante un encuentro más que aseado de los blancos.

El estreno de Roglic en la reVuelta eslovena donde Valverde repitió podio.

post

Los colombianos pusieron la ‘cruz’ de la carrera.

La Vuelta España 2019 concluyó el Domingo en Madrid con el característico paseo triunfal por las calles de la capital. La etapa arrancó a primera hora de la tarde desde Fuenlabrada para concluir al atardecer en Madrid. Hubo tiempo para las fotos con el champán, una pedida de matrimonio en plena carrera, bromas, la escapada de Rubio y Martínez… Pero a la hora de la verdad fue Jakobsen quien se apuntó el último triunfo en el Paseo de la Castellana con Bennet y Sajnok pisándole los talones. Poco después se formó ahí el podio con los vencedores.

La Vuelta 2019 fue La Vuelta de los eslovenos. Primoz Roglic y Tadej Pogacar coparon el podio de La Cibeles escoltados en el medio por Alejandro Valverde, quien fue segundo diez años después de subirse al cajón por primera vez. El murciano, además de llevarse la etapa parcial en Más de la Costa, consiguió su 9º podio en una grande, el séptimo en la ronda de casa (incluida la victoria de 2009), 19 top-ten en 22 carreras de tres semanas terminadas además de las 17 etapas conquistadas.

El último día, camino de la Plataforma de Gredos, estuvo a punto de perderlo debido al empuje de Pogacar, que se fue en solitario desde Peña Negra. La estrategia conservadora de Movistar, que apostó por intentar salvar los puestos de Nairo y ‘El Bala’, casi les cuesta quedarse sin nada pero el de Las Lumbreras apretó al final para salvaguardar un segundo puesto que no esperaba, puesto que había llegado a esta carrera con la intención de llevarse etapas.

Por delante de él ganó con solvencia Primoz Roglic. El del Jumbo, aunque con bagaje todavía escaso en un deporte al que llegó hace solo ocho años procedente del esquí, se hizo con una Roja que asaltó en la única crono de la carrera, en Pau, y consolidó sorteando como pudo, pero firme, las numerosas vicisitudes que le aparecían cada día. Pogacar, a sus 20 añitos, fue la sensación con tres triunfos de etapa de prestigio en Andorra, Los Machucos y la Plataforma de Gredos además de llevarse el maillot de los jóvenes.

La cruz en esta carrera la pusieron Nairo Quintana y Miguel Ángel López. Es cierto que el de Movistar ganó la etapa de Calpe, dio la machada recortando cinco minutos en Guadalajara y peleó por el triunfo hasta la última etapa competitiva, pero el regusto que dejó finalmente fue amargo. El de Boyacá escribió en esta Vuelta uno de los últimos capítulos, si no el último (aún correrá clásicas con el cuadro navarro), de un matrimonio con el Movistar que nunca dio la sensación de ser estable y acabó con un divorcio que le lleva al Arkae francés.

Supermán, por su parte, fue protagonista indiscutible de la carrera. Para bien y para mal. Ha sido, con Pogacar, el corredor más ofensivo entre los importantes, pero también de los que menos suerte ha tenido. En especial, por la caída al final de la primera semana en Andorra que quizás le mermó para el resto de la carrera. Pero cuando parecía recuperado y todo el mundo le esperaba, al final también le abandonaron las fuerzas pese a que su equipo no paró de calentar la carrera y dificultar la existencia a los rivales.

A falta de grandes figuras, y con La Vuelta un poco más ‘barata’, los equipos españoles aprovecharon para ser protagonistas. Burgos BH brilló sobremanera gracias a las fugas que protagonizaron sus hombres, pero sobre todo por el increíble triunfo de Madrazo en Javalambre.

Además, el Gorrión aguantó el maillot de topos casi hasta el final de la ronda. Se lo acabó birlando Bouchard. Murias, por su parte, salió del bache económico en el que se encontraba -ya casi tienen cerrado un patrocinador- y se llevaron un alegrón de altura en Urdax con el triunfo de Iturria, quien culminó con maestría la escapada.

Tan sólo se quedó sin ‘mojar’ Caja Rural-Seguros RGA, quien rozó el éxito varias veces vía Aranburu y Aberasturi. Fue la Vuelta de las ausencias ilustres, del triunfo de Jesús Herrada en Ares del Maestrat, de algunas polémicas internas de Movistar, de las salidas de tono en la ‘batalla de Toledo’, pero sobre todo de la Revuelta eslovena.

Nadal conquista su 19 Grand Slam en Nueva York.

post

El español logró su cuarta corona en el US Open.

Había mucho más que un título en juego. La historia se escribía el Domingo en Flushing Meadows con dos protagonistas que perseguían hitos de diferente magnitud. Rafael Nadal, ampliar su leyenda, y Daniil Medvedev, ser el primer ruso en 15 años en ganar un título de esta categoría. Pero fue el español el que grabó su nombre con letras de oro en Nueva York, conquistando su decimonovena corona de Grand Slam y cuarta en el US Open, tras imponerse ante un rival que propuso una batalla encarnizada por 7-5, 6-3, 5-7, 4-6 y 6-4 en 4 horas y 50 minutos.

A sus 33 años, el balear consiguió el título 84 de su carrera y el cuarto (ATP Masters 1000 de Roma, Roland Garros, ATP Masters 1000 de Canadá y US Open) de una temporada, en la que se distingue como el N° 1 de la ATP Carrera a Londres. Además, su 19º Grand Slam lo sitúa a sólo uno del récord absoluto que ostenta Roger Federer y le permite despegarse de Djokovic, que en tercera posición cuenta con 16.

Los ingredientes del menú incluían a los dos jugadores que más victorias habían acumulado a lo largo de la temporada. Si bien el manacorense registraba 46 partidos ganados en 2019, la cifra del moscovita se elevaba hasta las 50. Y el duelo no defraudó. Ambos querían sumar una más. Añadir otro título a su vitrina. Pero el triunfo N° 47 del español le permitió ampliar su racha de victorias consecutivas hasta 11 (27-1 en sus últimos cinco torneos), en la que era su quinta Final en el US Open.

Nadal, el único jugador junto a Federer que cuenta con al menos cinco finales en tres torneos de Grand Slam diferentes, pudo con el ruso por segunda vez en esta gira americana. Entonces, en la Final del ATP Masters 1000 de Canadá, Nadal ganó por 6-3 y 6-0 para coronarse con su 35º título ATP Masters 1000 en apenas 70 minutos, siete menos duró tan solo el primer set de un nuevo capítulo de su leyenda escrita, esta vez, en la Arthur Ashe.

Sin grandes golpes, pero resistiendo como un muro. Medvedev se levantó como una muralla al resto en los primeros juegos. Tanto que, si bien en el primero disfrutó de una opción de break, que el español salvo con un gran servicio, a la segunda no perdonó para convertir su primer quiebre del encuentro (2-1). Nadal parecía carecer de ‘feeling’ con la pelota y el punto que concedió el quiebre, así lo confirmó.

Pero, de inmediato, el favorito N° 2 en Nueva York devolvió la situación de peligro a su rival. Combinando tiros con profundidad y cambios de ritmo, Nadal encontró su primera opción de break, que convirtió después de que el ruso cometiera su sexto error no forzado del choque. Y reestableció la lógica del servicio en el marcador (3-2).

Nadal fue elevando su porcentaje de éxito hasta el 80% con el primero para garantizar en blanco un juego más con su saque (4-3), después de que Medvedev hiciera lo propio con el suyo. En el octavo juego, el manacorense apretó otra vez al resto para obtener tres opciones de break más, pero el ruso salió ileso de la amenaza del español. También en el décimo juego, donde tras cuatro ‘deuce’ puso el marcador en igualdad (5-5).

El manacorense reservó su mejor nivel para el final del set. Para entonces ya había calibrado su muñeca. Soltó el brazo y empezó a desplegar su mejor juego de fondo, conectando ganadores con su drive. En el duodécimo juego se terminó el set para Medvdev. El español trabajó dos opciones de break más (2/6) para acabar cerrando la primera manga por 7-5 tras 63 minutos con un balance de 10 winners y 10 errores no forzados, una decena menos que su rival.

Medvedev no dio lugar a la relajación. No estaba dispuesto a levantar la bandera blanca tan pronto. Y desde el inicio del segundo set volvió a exigir máxima tensión a Nadal, que no dudó en exhibirla para levantar otro punto de break. Superada la situación, la calma volvió a ambos lados de la pista, para que se mantuviese la hegemonía del servicio (2-1).

Nadal se agarró al fondo, poniendo cada ataque de Medvedev en pista y profundizando en las dudas de un rival que no había vivido una experiencia similar antes en su carrera. Así llegó una cadena de errores del ruso que colocaron el cuarto juego en 0-40, pero con la misma facilidad que los concedió fue rescatando cada punto para salvar hasta 4 opciones de quiebre (2-2). El balear, sin problemas con su servicio, con paciencia siguió trabajando al resto hasta que en su quinta oportunidad logró premio.

A pesar de que Medvedev subió el listón de agresividad (14 winners) y redujo la lista de errores (9 no forzados), el español jugó como si de una partida de ajedrez se tratase, moviendo las fichas adecuadas para escaparse en el marcador (5-2), gracias a un parcial de 12 puntos ganados en 15 posibles. Tras un juego en blanco del ruso, Nadal cerró el segundo set por 6-3 en 48 minutos.

Tal y como ha ocurrido durante todo el torneo, Nadal se reservó su mejor nivel para la tercera manga, donde empezó a mandar en prácticamente cada punto. Y en el quinto juego aprovechó su primera oportunidad de break del tercer set para asestar un golpe definitivo al partido. Cuando parecía que había asestado un golpe definitivo a la Final y aún construyendo los puntos con criterio, varios errores dejaron al ruso en posición de devolver el quiebre. Y así lo hizo en su tercera oportunidad (3-3).

La tensión de los primeros sets dio lugar al corazón. Ante un Nadal dominador apareció un Medvedev que se negó a marcharse sin dejarse el alma en la pista. Demostró por qué se presentaba en el US Open como el mejor jugador de la gira estadounidense y se aseguró llegar, al menos, al tie-break con una lucha desmesurada, que se ganó el aliento y apoyo de toda la Arthur Ashe. Sin embargo, no hizo falta ir hasta ese desempate. Un sensacional juego al resto le dio el quiebre y estiró el choque un set más.

Que la moneda cayera de su lado en el tramo final del tercer parcial fue una botella de oxígeno para Medvedev, que no tardó en poner en jaque a Nadal al resto (1-0, 30-40). Pero el español no sólo salió del laberinto con 6/6 con primeros saques, sino que devolvió la situación en el quinto juego (2-2, 30-40) hasta en dos ocasiones y el ruso también supo encontrar escapatoria.

A partir de entonces, tanto a uno como a otro le costó volver a hacerse daño al resto. Hasta que en el décimo juego, Medvedev levantó un 40-15 de Nadal para colocar el ‘deuce’ y encontrar el punto de set, que convirtió con un passing a la esquina.

Con la confianza de haber enlazado dos sets consecutivos, Medvedev atravesaba los mejores momentos del partido. Prácticamente con cada uno de sus golpes generaba peligro. Capaz de intercambiar golpes desde el fondo con saque-red. En el segundo juego obligó a Nadal a sacar su versión más guerrera para escapar de hasta tres puntos de break.

El español, que había pasado a ser dominado, supo aguantar cuando el guion lo exigió, cuando enfrente tuvo a un rival sublime que convertía en oro todo lo que tocaba. Y en el quinto juego del quinto set llegó la respuesta de Nadal. Un break, que confirmó a continuación con su servicio (4-2). El sufrimiento al inicio del set se tradujo en superioridad para abrir una brecha con su sexto break (6/19) hasta el 5-2.

Aún hubo tiempo a que Medvedev aumentara el drama devolviendo el quiebre (5-3). Era el quinto para él (5/14). En el caos, cuando el corazón le gana a la cabeza, el ruso salvó dos puntos de partido (5-4). Pero tras salvar un punto de break, acabó cerrando con su servicio.

Nadal no cae en la trampa ante Berrettini.

post

El español jugará ante Medvedev su quinta Final del US Open.

El deporte no está sujeto a ninguna lógica. Ni siquiera el tenis, donde el cartel, el ranking y la experiencia sirven como taxonomía. Pero lejos de ser una ciencia exacta, cada partido es una incógnita, y eso es algo que Rafael Nadal se repite cada día antes de encarar la siguiente ronda. El español no cayó en la trampa ante el ‘novato’ Matteo Berrettini para superar la Semifinal del US Open por 7-6(6), 6-4 y 6-1 en 2 horas y 35 minutos.

Nadal se abrió paso en la que será la Final de Grand Slam número 27 de su carrera (18-8) y la quinta en Flushing Meadows. No obstante, el Domingo tratará de recortar distancias frente a Roger Federer en la lista histórica de campeones en esta categoría. Y es que el español guarda en su vitrina 18 títulos, mientras que el suizo conserva 20 coronas de este nivel.

Sin antecedentes ni referencias en el cara a cara, la Arthur Ashe reunió por primera vez a los protagonistas en la Semifinal de Flushing Meadows. El italiano, cabeza de serie N° 24, llegaba con confianza, la muñeca suelta y sin las cadenas de la presión. Toda la responsabilidad estaba al otro lado de la red, sobre todo, desde que Novak Djokovic y Roger Federer se ausentaron del cuadro.

Pero Nadal no sucumbió a la presión de ser el único favorito en juego desde hace varios días en Nueva York. Y mucho menos se confió ante un rival que había sacado un billete para la Semifinal del US Open por derecho propio, desplegando un tenis vistoso, potente y con descaro, que no tardó en dibujar sobre la pista más grande del mundo.

Eso sí, la falta de minutos de rodaje en este tipo de escenario pasó factura a Berrettini en los primeros minutos, que combinaba momentos de brillantez con golpes precipitados. Nadal estuvo cerca de hacer pagar el ansia de su rival en varias ocasiones. Y hasta en tres juegos al resto dispuso de opciones de break. Seis en total. Pero el italiano logró escapar de todas, con su servicio y valentía. Incluido un punto de set.

El tie-break fue el juez que decidió la balanza del primer parcial. Una doble falta y un ángulo corto de revés cruzado de Berrettini hicieron saltar las alarmas con dos mini-breaks (0-4) en el desempate. Tanto fue así, que el jugador nacido en hace 23 años, se colocó 4-6 para cerrar el set. Sin embargo, Nadal demostró por qué es uno de los mejores jugadores de la historia cuando está contra las cuerdas. Enlazó cuatro puntos seguidos para dejar el marcador de su lado (8-6).

Nadal siguió presionando el servicio de Berrettini en el inicio del segundo set. En los dos primeros juegos encontró hasta tres opciones de quiebre, pero no pudo materializar ninguna (3-3). Hasta entonces, la seguridad en el saque del manacorense se tradujo en un 93% de puntos ganados con el primero y ninguna concesión al resto.

Y a la décima fue la vencida. Después de dejar escapar hasta 9 opciones de break, Nadal convirtió el primer quiebre del encuentro en el séptimo juego del segundo set (4-3), que confirmó poco después, apoyado de nuevo en su gran rendimiento con el servicio (21/25). El balear puso otro granito de arena hacia la Final del US Open (6-4).

Apenas tardó un juego en encarrilar la victoria con segundo break del encuentro (3/15 en total) para escaparse 2-0. Ya no hubo respuesta posible de Berrettini que se fue diluyendo como un sobre de azucarillo en un vaso de agua. Las mejores sensaciones del italiano desaparecieron a la vez que el español agrandó su figura sobre la pista, sin prácticamente errores (sólo 3 en el set) selló su pase a la Final.

Nadal se enfrentará en el último partido por el título ante Daniil Medvedev por segunda vez en esta gira americana. El español domina el head to head por 1-0. En el único antecedente entre ambos en la Final del ATP Masters 1000 de Canadá, se impuso por 6-3 y 6-0 en apenas 70 minutos.

El oficio de Nadal le da un billete a Semifinal.

post

El español se medirá a Matteo Berrettini por una plaza en la Final del US Open.

Si Rafael Nadal dispone de una cualidad distintiva es la capacidad para apagar cualquier intento de rebelión de sus rivales. El momento dulce que atraviesa el español, sin ceder ninguna derrota en la gira americana, se mantuvo intacto también en su duelo de Cuartos de Final del US Open frente a Diego Schwartzman. A pesar del desparpajo del argentino, que por momento puso contra las cuerdas a su rival, el favorito N° 2 en Nueva York tiró de oficio para llevarse la victoria por 6-4, 7-5 y 6-2.

El manacorense aseguró en Flushing Meadows una plaza en la Semifinal, una ronda que ha disputado en todos los Grand Slam durante este curso. Por si fuera poco, Nadal ha estado presente entre los cuatro mejores de cada torneo que ha encarado en 2019, salvo en Acapulco (segunda ronda). En los diez restantes, llegó al menos a esta instancia consiguiendo el título Roma, Roland Garros y Canadá, además de una Final más en el Open Australia.

El español construyó su victoria ante un rival al que había derrotado las siete ocasiones anteriores en las que se habían cruzado cara a cara. Y el Miércoles añadió la octava al head to head. Pero como siempre que lo hicieron en un Grand Slam, el desenlace no fue sencillo para Nadal. El argentino exigió oficio, trabajo y nervio durante las 2 horas y 47 minutos que se prolongó el partido. Porque hay días en los que el guion reclama un recurso de emergencia de los que muy pocos jugadores disponen. Un salvavidas para escapar del abismo y aumentar la escala de grises a todo color.

Eso es lo que logró el balear en la primera manga de un partido en el que no había tardado en declarar sus intenciones. En apenas un minuto resolvió su servicio inicial en blanco. Otro juego eterno al resto que se prolongó durante diez minutos con break a favor tras cuatro opciones parecía encarrilarlo de su lado. Mucho más cuando un errático Schwartzman con 9 errores no forzados en los primeros cuatro juegos dejaba a Nadal 4-0 por delante.

El argentino, que tardó prácticamente 25 minutos en aterrizar en la Arthur Ashe, dio un giro inesperado al argumento de la película. Empezó a encadenar un punto tras otro, mientras el cabeza de serie N° 2 no encontraba la vía de escape en un laberinto inesperado que desembocó en otros cuatro juegos consecutivos del bonaerense de 27 años.

La trama empeoró aún más para el español, cuando su rival se adelantó 4-4, 15-40. No le quedó más remedio que aferrarse al único recurso que entonces parecía quedar en su mochila: actitud. Siempre innegociable. Se negó a ceder más ventaja y con más corazón que acierto se agarró al fondo de la pista desde donde fue construyendo su reacción. Un “¡Vamos!” que retumbó en el estadio más grande del mundo sirvió para celebrar el fin de la sequía. Entonces, volvió a sacar su instinto felino para firmar el tercer break a su favor y cerrar el set (6-4). Eso sí, los errores se impusieron a los ganadores (7-13 Nadal; 9-17 Schwartzman).

El tres veces campeón del US Open empezó a construir los puntos, a sentirse poco a poco más cómodo en los intercambios y a generar golpes ganadores con más asiduidad (17 en el segundo set). Así, llegó el quiebre en el cuarto juego para adelantarse 3-1. Sin embargo, el argentino no le perdió la cara al partido. “¡Vamos, Peque, vamos!”, se escuchaba desde el banquillo de Schwartzman, donde se encontraba como invitado la leyenda de la NBA Manu Ginóbili. Pero la reacción inmediata 30-40 en el juego siguiente no se materializó y a partir de entonces Nadal desplegó su mejor tenis.

De nuevo, al resto, el manacorense protagonizó un juego impecable con ganadores desde ambos lados para escaparse 5-1. Pero si Nadal no entrega un punto por perdido, Schwartzman tampoco es menos. Y cuando el campeón de 18 Grand Slam se disponía a cerrar el parcial con su servicio, el argentino recuperó uno de los quiebres para darse la oportunidad de seguir peleando en el set (5-2). Un parcial de 12-2 en puntos disputados desde entonces permitió al bonaerense igualar la manga (5-5).

Otra vez Schwartzman había rescatado cuatro juegos consecutivos. ¿Sería capaz de aprovecharlo esta vez? La respuesta se la negó Nadal de la misma forma que en el primer set. Elevando el nivel de agresividad y provocando los errores del argentino. Dos juegos más seguidos, incluyendo su sexto break del encuentro pusieron el partido muy favorable para el español (7-5).

En el tercer set se mantuvo la hegemonía de los servicios hasta que en el sexto juego Nadal amenazó el saque de Schwartzman, colocándose 3-2, 0-40 hasta que quebró una vez más (8/14 en total) para asestar la sentencia final.

Nadal se enfrentará en Semifinal del US Open a Matteo Berrettini, que en la jornada de día consiguió su primera clasificación para esta ronda en un Grand Slam. El italiano se impuso por 3-6, 6-3, 6-2, 3-6 y 7-6(5) ante Gael Monfils. Será el primer duelo entre ambos. El Viernes, por una plaza en la Final del US Open.

Nadal y el don de la regularidad.

post

El español ha llegado a los Cuartos de Final de todos los Grand Slam.

De Melbourne a Nueva York. Rafael Nadal ha alcanzado, al menos, los Cuartos de Final en todos los Grand Slam esta temporada, una regularidad que le permite destacarse como la mejor raqueta de 2019 en la ATP Carrera a Londres. El español sacó esta vez su billete en Flushing Meadows frente a Marin Cilic, tras imponerse por 6-3, 3-6, 6-1 y 6-2, en 2 horas y 49 minutos.

El favorito N° 2 superó el test más serio en esta edición del US Open para seguir dando forma a un curso brillante, en el que ha conseguido llegar a estas alturas con opciones en todos los torneos que ha disputado salvo en Acapulco (segunda ronda). En los Grand Slam fue campeón en Roland Garros, finalista en el Open Australia y semifinalista en Wimbledon. Su techo en la pista dura americana está aún por escribir.

El dato cobra aún más valor si cabe, cuando se mira el historial del balear. Esta regularidad en los Grand Slam sólo la había conseguido en cuatro ocasiones antes (2008, 2010, 2011 y 2018).

“Eso quiere decir que cuando he jugado al tenis he respondido y he estado competitivo en todas las superficies, mentalmente he estado lo suficientemente bien y a nivel de tenis también”, valora Nadal sobre una situación que no vivía desde 2011, cuando completó por segunda temporada consecutiva todos los Grand Slam estando entre los ocho mejores de cada torneo.

Aunque esa regularidad se ha visto enturbiada por un pequeño lunar: los problemas físicos. Aún con todo ha podido dejar su estampa en la estadística, pero con matices. “En cuanto a físico no he respondido tan bien, porque en estos ocho torneos en los que he llegado a Cuartos de Final, me he retirado en dos: en el Open Australia 2018 y en el US Open 2018”, recuerda el español sobre sus últimos grandes.

“El porcentaje tampoco es tan brillante, pero ahí están los números. Ahí quedan unos resultados que me sirven para seguir sintiendo que tengo opciones para pelear por las cosas más importantes, que me ilusionan y me motivan. Eso siempre da energía para seguir adelante”, cierra el manacorense sobre la cifra que consiguió el Lunes.

Por otro lado, el N° 2 del Ranking ATP amplió la racha de victorias que emprendió en esta gira americana, donde ya encadena siete partidos ganados de manera consecutiva. En el ATP Masters 1000 de Canadá consiguió levantar el título mientras que en Flushing Meadows ya se encuentra en Cuartos de Final, una ronda que ha disputado en nueve ocasiones a lo largo de su carrera en este Grand Slam.